Jose­ba Arre­gi

Des­kar­gak /​Des­car­gas (217 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Jose­ba Arre­giDes­car­gar 
[PDF] [A5] Jose­ba Arre­giDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Jose­ba Arre­giDes­car­gar 
[EPUB] Jose­ba Arre­giDes­car­gar 
[mobi] Jose­ba Arre­giDes­car­gar 
  1. A Jose­ba Arre­gi, miem­bro de ETA, le detu­vie­ron e inte­rro­ga­ron mas de 70 poli­cías, en la Direc­ción Gene­ral de Segu­ri­dad, en el cen­tro de Madrid. Nue­ve días des­pués de su deten­ción, el 13 de febre­ro de 1981, moría en un Hos­pi­tal Peni­ten­cia­rio, a cau­sa de las lesio­nes pade­ci­das en los inte­rro­ga­to­rios. Algu­nos polí­ti­cos (Garai­koe­te­xea, Arza­llus, Bene­gas, Múgi­ca, Ban­drés…), inclu­so los obis­pos vas­cos, la Unión Sin­di­cal de Poli­cías, pro­tes­ta­ron tími­da­men­te, pidien­do la erra­di­ca­ción de la tor­tu­ra y la dimi­sión del comi­sa­rio gene­ral, Balles­te­ros, como res­pon­sa­ble del suce­so.
  2. La con­mo­ción popu­lar fue impor­tan­te, mien­tras que la ofi­cial y mediá­ti­ca fue mucho mas come­di­da. Las orga­ni­za­cio­nes de la izquier­da aber­tza­le con­vo­ca­ron movi­li­za­cio­nes y pro­tes­tas, así como una huel­ga gene­ral en Eus­ka­di. Amplia­men­te secun­da­da. Fue­ron reac­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas, fren­te a la fría y pro­to­co­la­ria acti­tud de la mayo­ría de par­ti­dos y auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les. En el pri­mer for­ce­jeo, entre poder judi­cial y eje­cu­ti­vo, dimi­tió alguno de los altos car­gos de la poli­cía. Cin­co ins­pec­to­res fue­ron dete­ni­dos y acu­sa­dos de tor­tu­ras mor­ta­les. Con­de­na­dos a penas peque­ñas, fue­ron libe­ra­dos. Unos meses des­pués, con el PSOE en el gobierno, serían indul­ta­dos y res­ti­tui­dos en sus pues­tos. Con el cam­bio de gobierno (1982) y Barrio­nue­vo en la car­te­ra de Inte­rior, polí­ti­cos como Bene­gas cam­bia­ron de cri­te­rio, afir­man­do que había que «apo­yar total­men­te a la poli­cía en su lucha anti­te­rro­ris­ta».
  3. El País, del 17 de febre­ro de 1981 con­fir­ma­ban esta muer­te por tor­tu­ras, alu­dien­do al infor­me pre­li­mi­nar de la autop­sia prac­ti­ca­da a Arre­gi. En ella se con­fir­ma la exis­ten­cia de tor­tu­ras y vio­len­cia.: «La cau­sa de la muer­te fue un fallo res­pi­ra­to­rio ori­gi­na­do por un pro­ce­so bron­co­neu­mó­ni­co con inten­so ede­ma pul­mo­nar, San­tia­go Brouard, medi­co y pre­si­den­te de HB, seña­ló que la bron­co­neu­mo­nía esta­ba cau­sa­da por la prác­ti­ca de la tor­tu­ra cono­ci­da como la bañe­ra».
  4. Des­de enton­ces, cada vez que se cum­ple un ani­ver­sa­rio de las tor­tu­ras y muer­te de Arre­gi, unos pocos de acuer­dan del caso. Ape­nas pue­den hacer­lo, per­se­gui­dos por una legis­la­ción que post­mor­tem sigue dife­ren­cia­do a unos de otros. La vic­to­ria con­ti­núa. Y ni siquie­ra cada uno pue­do ente­rrar a sus muer­tos, en igual­dad de con­di­cio­nes. Según pare­ce, los ocu­pan­tes del terri­to­rio vas­co quie­ren mono­po­li­zar no solo la vio­len­cia, sino tam­bién los fune­ra­les.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *