Huel­ga gene­ral… ¿defen­si­va u ofen­si­va?

Des­kar­gak /​Des­car­gas (466 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Huel­ga gene­ral… ¿defen­si­va u ofen­si­va?Des­car­gar 
[PDF] [A5] Huel­ga gene­ral… ¿defen­si­va u ofen­si­va?Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Huel­ga gene­ral… ¿defen­si­va u ofen­si­va?Des­car­gar 
[EPUB] Huel­ga gene­ral… ¿defen­si­va u ofen­si­va?Des­car­gar 
[mobi] Huel­ga gene­ral… ¿defen­si­va u ofen­si­va?Des­car­gar 

El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los «posi­ti­vos éxi­tos» de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, solo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia.

Rosa Luxem­burg: «Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga», Deba­te sobre la huel­ga de masas, Car­ta­go, Argen­ti­na, 1975, p. 110.

Rosa Luxem­burg escri­bió estas pala­bras bri­llan­tes que expli­can la ver­dad cru­da en los pre­mo­ni­to­res deba­tes de 1906 a raíz de la olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1905 en Rusia, pero las cau­sas del deba­te habían sur­gi­do mucho antes. El movi­mien­to ludi­ta inglés asfi­xia­do con la hor­ca en 1816 ya lo anun­ció de algu­na for­ma, pero fue­ron las luchas obre­ras y las con­tra­dic­cio­nes inter­bur­gue­sas en la Ingla­te­rra de 1832 las que sen­ta­ron las bases obje­ti­vas o, si se quie­re, los con­te­ni­dos obje­ti­vos insal­va­bles de todo deba­te pos­te­rior sobre las rela­cio­nes entre la lucha de cla­ses y el refor­mis­mo par­la­men­ta­rio. A la vez, en esos mis­mos años el socia­lis­mo utó­pi­co con­fir­ma­ba los lími­tes insu­pe­ra­bles del paci­fis­mo inter­cla­sis­ta fren­te a la dure­za fle­xi­ble del Esta­do. Ciñén­do­nos a Euro­pa, tres ulte­rio­res cho­ques entre el capi­tal y el tra­ba­jo ter­mi­na­ron por dar obje­ti­vi­dad al deba­te: la revo­lu­ción de 1848, la Comu­na de París de 1871 y las leyes anti­so­cia­lis­tas ale­ma­nas de 1878 – 1890. Sin­te­ti­zan­do esta expe­rien­cia Marx sos­te­nía, en 1881, que:

Un gobierno socia­lis­ta no pue­de poner­se a la cabe­za de un país si no exis­ten las con­di­cio­nes nece­sa­rias para que pue­da tomar inme­dia­ta­men­te las medi­das acer­ta­das y asus­tar a la bur­gue­sía lo bas­tan­te para con­quis­tar las pri­me­ras con­di­cio­nes de una vic­to­ria con­se­cuen­te

Marx a Dome­la Nieu­wenhuy del 22 de febre­ro de 1881
1

Toda Huel­ga Gene­ral, lo mis­mo que cual­quier otra for­ma de movi­li­za­ción, resis­ten­cia, boi­cot, pro­tes­ta, recu­pe­ra­ción de bie­nes, huel­ga sec­to­rial y par­cial, motín, suble­va­ción, etcé­te­ra, al mar­gen de los méto­dos que emplee tie­ne como obje­ti­vo ele­men­tal mos­trar al capi­tal y al opre­sor que no pue­de seguir vio­lan­do, con­cul­can­do, explo­tan­do… por­que sufri­rá las con­se­cuen­cias de sus injus­ti­cias, es decir, bus­can «asus­tar a la bur­gue­sía» ense­ñán­do­le la orga­ni­za­ción, fuer­za y con­cien­cia de las y los opri­mi­dos. La acción de crear valo­res de uso fue el ini­cio de la antro­po­ge­nia, la des­obe­dien­cia se enfren­tó a la pro­pie­dad pri­va­da y la obe­dien­cia será la muer­te de nues­tra espe­cie: estos y no otros son los con­te­ni­dos obje­ti­vos insal­va­bles del deba­te plan­tea­do con­tra la pro­pie­dad pri­va­da por la huma­ni­dad opri­mi­da, con­te­ni­dos que Rosa Luxem­burg nos recor­dó en 1906.

¿Qué tie­ne que ver esta obje­ti­vi­dad his­tó­ri­ca con los fines defen­si­vos u ofen­si­vos de la Huel­ga Gene­ral del 30 de enero en Eus­kal Herria, aho­ra que tan­to se recha­za la exis­ten­cia de la ver­dad como dia­léc­ti­ca de lo con­cre­to, lo obje­ti­vo, lo abso­lu­to y lo rela­ti­vo? Todo. Cuan­do deci­mos que la lucha de cla­ses impo­ne los «con­te­ni­dos obje­ti­vos del deba­te» que­re­mos decir que las cues­tio­nes a diri­mir son par­te de las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les de la his­to­ria de las for­mas de pro­pie­dad pri­va­da en gene­ral y en par­ti­cu­lar de la capi­ta­lis­ta, que deter­mi­nan ten­den­cial­men­te la vida social al mar­gen de las creen­cias sub­je­ti­vas, indi­vi­dua­les, de las per­so­nas, por muchas ilu­sio­nes fan­ta­sio­sas que les hayan incul­ca­do des­de la infan­cia o a las que se hayan ren­di­do en sus giros al refor­mis­mo.

Son deter­mi­na­cio­nes ten­den­cia­les por­que su evo­lu­ción depen­de de la lucha entre los Esta­dos que quie­ren impo­ner las solu­cio­nes bur­gue­sas y las resis­ten­cias obre­ras y popu­la­res en defen­sa de sus dere­chos. Cuan­do cho­can el dere­cho del capi­tal a explo­tar y el dere­cho del tra­ba­jo al socia­lis­mo, deci­de la fuer­za. Pre­ci­sa­men­te, es esto lo que sig­ni­fi­ca «obje­ti­vi­dad del deba­te»: que cual­quier for­ma­ción polí­ti­ca que en deba­tes deci­si­vos, como son los que tocan lo plan­tea­do por Rosa en 1906, olvi­de o nie­gue la exis­ten­cia de con­tra­dic­cio­nes anta­gó­ni­cas sub­te­rrá­neas que mue­ven la reali­dad, ter­mi­na aplas­ta­da por los tem­po­ra­les que ellas gene­ran. Su des­pre­cio por la reali­dad faci­li­ta que más tem­prano que tar­de se impon­gan los intere­ses del capi­tal, unas veces de for­ma sua­ve, «demo­crá­ti­ca»; otra de mane­ra auto­ri­ta­ria, leyes repre­si­vas con­tra la izquier­da; y cuan­do la resis­ten­cia obre­ra es fuer­te, con la bru­ta­li­dad. La pri­me­ra for­ma, la «demo­crá­ti­ca», es la común siem­pre que el pro­le­ta­ria­do se limi­te a rei­vin­di­ca­cio­nes defen­si­vas, para recu­pe­rar dere­chos que tuvo y que le han qui­ta­do, sin cues­tio­nar ni la pro­pie­dad ni el poder bur­gués, solo desean­do vol­ver a la explo­ta­ción ante­rior, a la «nor­ma­li­dad social». La segun­da for­ma, la auto­ri­ta­ria, la sufre aho­ra mis­mo el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co bajo los gol­pes de Macron y del Esta­do fran­cés, ade­más del res­to de las cla­ses obre­ras, o con espe­ci­fi­ci­da­des tam­bién las sufre la nación cata­la­na, la chi­le­na, la colom­bia­na, la ecua­to­ria­na…

Entre ambos méto­dos se inter­ca­lan otros muchos nive­les de repre­sión invi­si­ble o visi­ble: D. Trump apli­ca una com­ple­ja inter­ac­ción de for­mas fle­xi­bles y duras, y has­ta méto­dos inhu­ma­nos con­tra sec­to­res con­cre­tos de la pobla­ción, con­tra niñas y niños migran­tes, la terri­ble «caza del escla­vo», los ata­ques al ele­men­tal dere­cho de abor­to, el impul­so al crea­cio­nis­mo, el des­man­te­la­mien­to de la muy limi­ta­da sani­dad públi­ca, pro­me­sa incum­pli­da por Oba­ma, sin hablar aho­ra de su polí­ti­ca impe­ria­lis­ta que, por citar otro ejem­plo, faci­li­ta que solo sea pota­ble el 3% de la esca­sa agua que le per­mi­te Israel a Gaza. El gobierno dere­chis­ta de la India blo­quea inter­net en las gran­des conur­ba­cio­nes en las que se cue­ce la rebe­lión ante el auto­ri­ta­ris­mo al alza. En Ale­ma­nia el avan­ce del empo­bre­ci­mien­to es tal que la bur­gue­sía imple­men­ta en silen­cio nue­vas leyes para, en su momen­to, derro­tar las pro­tes­tas popu­la­res, sin duda apren­dien­do de la Inte­li­gen­cia fran­ce­sa que ya advir­tió a su bur­gue­sía de la pro­ba­bi­li­dad de moti­nes popu­la­res. Y por no exten­der­nos, Bru­se­las dice que va a pen­sar en orga­ni­zar una comi­sión para que orga­ni­ce un deba­te sobre un posi­ble sala­rio míni­mo para la Unión Euro­pea, mien­tras que deja que el nazi­fas­cis­mo se reor­ga­ni­ce.

Y la ter­ce­ra for­ma es la que se ha impues­to con el gol­pe de Esta­do en Boli­via, por refe­rir­nos al caso más recien­te, que tam­bién tie­ne varias inten­si­da­des y alcan­ces pero que siem­pre bus­ca lo mis­mo: derro­tar pro­fun­da y dura­de­ra­men­te a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, anu­lan­do de hecho la demo­cra­cia bur­gue­sa. Esta ter­ce­ra solu­ción es tan obvia que no la deta­lla­mos aquí.

Hemos rea­li­za­do este rapi­dí­si­mo via­je en el tiem­po des­de 1906 has­ta aho­ra para ver cómo se extre­man, amplían e inte­gran las vio­len­cias cen­tra­li­za­das estra­té­gi­ca­men­te por los Esta­dos para com­pren­der mejor el deci­si­vo deba­te sobre el con­te­ni­do defen­si­vo u ofen­si­vo de la Huel­ga Gene­ral. La dife­ren­cia entre el con­te­ni­do defen­si­vo u ofen­si­vo radi­ca no tan­to en la tabla de rei­vin­di­ca­cio­nes cuan­to en la pers­pec­ti­va socio­po­lí­ti­ca de medio y lar­go pla­zo en la que se inte­gra la Huel­ga Gene­ral. La gran mayo­ría de las rei­vin­di­ca­cio­nes están orien­ta­das a dete­ner la ofen­si­va bur­gue­sa y recu­pe­rar dere­chos per­di­dos. Es inne­ga­ble que esta es una tarea fun­da­men­tal sin la cual no se pue­de avan­zar más allá. Es inne­ga­ble que dete­ner la ofen­si­va del capi­tal recon­quis­tan­do dere­chos ele­men­ta­les arran­ca­dos des­pués de haber sido con­quis­ta­dos con lar­gas y cos­to­sas luchas en el pasa­do, supo­ne una vic­to­ria nece­sa­ria para de inme­dia­to y sobre ella, avan­zar a la auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor, refor­zar su con­cien­cia de cla­se com­ple­ja y rica en face­tas y con­te­ni­dos par­ti­cu­la­res, y cons­truir un pro­yec­to bási­co e inte­gra­dor, polí­cro­mo, de inde­pen­den­cia socia­lis­ta.

En el con­tex­to impe­ria­lis­ta actual, las rei­vin­di­ca­cio­nes de esta Huel­ga Gene­ral toma­das como pro­gra­ma radi­cal en sus fines y medios, pue­den lle­gar a ser incon­ci­lia­bles con el capi­ta­lis­mo siem­pre y cuan­do se man­ten­gan den­tro de una estra­te­gia ofen­si­va, sean bases de arran­que para otras luchas más avan­za­das inme­dia­ta­men­te pos­te­rio­res, no sim­ples esta­cio­nes de lle­ga­da defi­ni­ti­va en cada rei­vin­di­ca­ción ais­la­das unas de otras, sepa­ra­das total­men­te del res­to. Una Huel­ga Gene­ral defen­si­va es la que renun­cia a pre­pa­rar otra Huel­ga Gene­ral más fuer­te que la ante­rior, por­que cree que es sufi­cien­te, que la bur­gue­sía no con­tra­ata­ca­rá para anu­lar esas y otras con­quis­tas, que se limi­ta­rá al «jue­go par­la­men­ta­rio» una vez res­ta­ble­ci­da la «nor­ma­li­dad social», a la «paz».

De todas las rei­vin­di­ca­cio­nes plan­tea­das, hay dos blo­ques que tie­nen más car­ga ofen­si­va explí­ci­ta. Pri­me­ro, anu­lar las lla­ma­das «refor­mas labo­ra­les» del PSOE y del PP, no de Zapa­te­ro y Rajoy, por­que fue­ron y son ata­ques reac­cio­na­rios pla­ni­fi­ca­dos y apli­ca­dos por esos par­ti­dos vita­les para el capi­ta­lis­mo espa­ñol, en uni­dad estra­té­gi­ca de fines y medios con el impe­ria­lis­mo occi­den­tal. No fue­ron ni podían ser deci­sio­nes indi­vi­dua­les sino medi­das impres­cin­di­bles para el capi­ta­lis­mo occi­den­tal que, en su estra­te­gia bási­ca, ya las esta­ba impo­nien­do pau­la­ti­na­men­te sobre todo des­de media­dos de la déca­da de 1980. La cri­sis de 2007 exi­gió un endu­re­ci­mien­to sal­va­je de esas medi­das con­tra muchos pue­blos. Es tarea de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias expli­car que la fra­se: «Dejar sin efec­to las refor­mas labo­ra­les de Zapa­te­ro y Rajoy» en reali­dad quie­re decir derro­tar la úni­ca estra­te­gia del capi­ta­lis­mo en cuan­to tal.

¿Y sus­ti­tuir­la por qué pro­gra­ma obre­ro y popu­lar? Des­pués de las derro­tas y giros espec­ta­cu­la­res, y tenien­do en cuen­ta las trans­for­ma­cio­nes habi­das en el últi­mo ter­cio de siglo debi­do a la ofen­si­va mun­dial del capi­ta­lis­mo des­de media­dos los años 80, está cla­ro que la ela­bo­ra­ción de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria debe sos­te­ner­se en la inde­pen­den­cia de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor nuclea­do alre­de­dor del pro­le­ta­ria­do. Aquí apa­re­ce el segun­do blo­que con más car­ga ofen­si­va explí­ci­ta:

Mar­co pro­pio de Rela­cio­nes Labo­ra­les y Pro­tec­ción Social – Dere­cho de tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res de Eus­kal Herria a deci­dir la mejor mane­ra de garan­ti­zar el sis­te­ma públi­co de pen­sio­nes y unas pen­sio­nes dig­nas – Dere­cho a deci­dir nues­tro pro­pio mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les, así como un mar­co pro­pio de nego­cia­ción colec­ti­va sin nin­gún tipo de inje­ren­cia.

Enten­di­do des­de la pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria, esta rei­vin­di­ca­ción tan sucin­ta tie­ne tres con­te­ni­dos incon­ci­lia­bles con el capi­tal: Eus­kal Herria es un mar­co autó­no­mo de lucha de cla­ses; es el pue­blo tra­ba­ja­dor el que deci­de su des­tino, el de la nación tra­ba­ja­do­ra vas­ca; y la fra­se «dere­cho a deci­dir nues­tro pro­pio mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les» sig­ni­fi­ca, dicho en mar­xis­mo, aca­bar con las rela­cio­nes de explo­ta­ción asa­la­ria­da, por­que «rela­cio­nes labo­ra­les» es un eufe­mis­mo que ocul­ta la obje­ti­vi­dad de las rela­cio­nes de explo­ta­ción asa­la­ria­da impres­cin­di­bles para la extrac­ción de plus­va­lor, plus­va­lía y ganan­cia, por este orden. Vol­ve­mos a lo que decía­mos sobre los con­te­ni­dos obje­ti­vos del deba­te: la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la, el Gobierno PSOE-UP, ERC con su neo­li­be­ra­lis­mo, etc., saben que las «rela­cio­nes labo­ra­les» son las dis­ci­pli­nas que obli­gan a la cla­se obre­ra a dejar­se explo­tar por un míse­ro sala­rio en bene­fi­cio del capi­tal.

En su con­te­ni­do revo­lu­cio­na­rio, las tres carac­te­rís­ti­cas son la base prác­ti­ca de la que, en el fra­gor de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se, pue­de sur­gir tar­de o tem­prano la estra­te­gia capaz de orien­tar la pra­xis que des­tru­ya el capi­ta­lis­mo tal cual es en la ter­ce­ra déca­da del siglo XXI. Sin ellas es impo­si­ble. Por eso las quie­re liqui­dar el Esta­do espa­ñol, la patro­nal vas­ca y el refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal, que ni siquie­ra lle­ga a ser la «izquier­da de Su Majes­tad». Pul­ve­ri­za­das en pol­vo inco­lo­ro mani­pu­la­ble por el refor­mis­mo, las tres se redu­cen a esló­ga­nes miti­ne­ros y elec­to­ra­lis­tas que duran­te un tiem­po sos­tie­nen las espe­ran­zas popu­la­res has­ta que la juven­tud obre­ra y sus orga­ni­za­cio­nes reini­cien las luchas.

Sin embar­go, el poten­cial de avan­ce ofen­si­vo que tie­nen estas rei­vin­di­ca­cio­nes, cho­ca de inme­dia­to con la impo­ten­cia que se escon­de en el deseo de «ins­tar a las ins­ti­tu­cio­nes de la CAPV y Nava­rra a que asu­man sus res­pon­sa­bi­li­da­des y tomen las medi­das nece­sa­rias para avan­zar en ese camino». Las «res­pon­sa­bi­li­da­des» de las ins­ti­tu­cio­nes de la CAPV y Nava­rra con­sis­ten en impe­dir que se mate­ria­li­ce el poten­cial vis­to por­que no son ni siquie­ra «ins­ti­tu­cio­nes neu­tra­les» sino par­te de la arqui­tec­tu­ra del poder espa­ñol en su for­ma par­ti­cu­lar auto­nó­mi­ca y sin­gu­lar vas­con­ga­da y nava­rra. Un poder que no duda en redu­cir prác­ti­ca­men­te a nada varios de los pun­tos fir­ma­dos con solem­ni­dad entre el PSOE y UP hace muy poco tiem­po. Que PNV, PSOE, UP, PP‑N+, UPN, CCOO, UGT, etc., com­ba­tan la Huel­ga Gene­ral por sus con­te­ni­dos y obje­ti­vos socio­po­lí­ti­cos, indi­ca que harán todo lo que haga fal­ta para que las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las en Eus­kal Herria cum­plan con sus «res­pon­sa­bi­li­da­des», como lo lle­van hacien­do des­de que fue­ron impues­tas.

Lle­ga­dos a este pun­to debe­mos releer a la Rosa de 1906 y al Marx de 1881: acep­tan­do por aho­ra la hipó­te­sis de que la liber­tad futu­ra debie­ra pasar obli­ga­to­ria­men­te por las ins­ti­tu­cio­nes de la des­cen­tra­li­za­ción auto­nó­mi­ca espa­ño­la, en esta hipó­te­sis y para evi­tar el entris­te­ce­dor espec­tácu­lo del Par­la­men­to cata­lán de estos días, o del Par­la­men­to de la CAPV cuan­do en 2005 un PNV ali­via­do por no tener que enfren­tar­se al Esta­do lo fes­te­jó comién­do­se el Plan Iba­rretxe con angu­las rega­das con txa­ko­lí, haría fal­ta, en este esce­na­rio, una pode­ro­sí­si­ma ofen­si­va obre­ra y popu­lar cons­cien­te de que «para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder».

Siem­pre en esta hipó­te­sis, des­de la calle y con la fuer­za elec­to­ral alcan­za­da gra­cias fun­da­men­tal­men­te a la lucha exte­rior a las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las en Eus­kal Herria, el poder popu­lar cam­bia­ría cua­li­ta­ti­va­men­te su natu­ra­le­za bur­gue­sa y esta­tal duran­te unos momen­tos, jus­to el tiem­po nece­sa­rio para que se apro­ba­ran leyes que asus­ta­sen a la bur­gue­sía y san­cio­na­ran con la nue­va lega­li­dad popu­lar las pre­vias con­quis­tas obre­ras. Jus­to serían nece­sa­rios unos ins­tan­tes por­que el Esta­do con­tra­ata­ca­ría en el acto tan­to con el artícu­lo 155 como con el res­to de vio­len­cias mate­ria­les y mora­les mejo­ran­do sus méto­dos gra­cias a las lec­cio­nes apren­di­das en Cata­lun­ya, si no es que antes no hubie­se aplas­ta­do ya el avan­ce popu­lar. ¿Cómo lo haría? Pri­me­ro con el apo­yo de quie­nes aho­ra com­ba­ten la Huel­ga Gene­ral y si no fue­se sufi­cien­te… inclu­so con la legión.

En el capi­ta­lis­mo de la ter­ce­ra déca­da del siglo XXI, el con­te­ni­do de la tabla rei­vin­di­ca­ti­va de la Huel­ga Gene­ral es un peli­gro obje­ti­vo para la bur­gue­sía a pesar de sus lagu­nas, que pue­de y debe mate­ria­li­zar­se, sal­tar de poten­cia a acto, gra­cias a la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria en pro­ce­so de reela­bo­ra­ción. La debi­li­dad de la Huel­ga Gene­ral no radi­ca en sus con­te­ni­dos sino en la pers­pec­ti­va polí­ti­ca de muchas de las fuer­zas con­vo­can­tes que, como hemos vis­to, creen que las ins­ti­tu­cio­nes espa­ño­las en Eus­kal Herria son el medio idó­neo para avan­zar a la liber­tad con­cre­ta; o sabien­do que eso no es cier­to silen­cian sus ideas para con­sen­suar el docu­men­to ofi­cial en el que sí se defien­de esta tesis fal­sa. Una de las muchas tareas que debe rea­li­zar la izquier­da nacien­te es la de demos­trar que Arga­la, Rosa, Marx… siguen tenien­do razón.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 28 de enero de 2020

  1. La insu­rrec­ción arma­da, Boltxe libu­ruak, Bil­bao 2013, p. 36).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *