Urta­rri­la­ren 30ean… Gre­ba oro­ko­rra!!

El pró­xi­mo día 30 de enero hay con­vo­ca­da una huel­ga gene­ral en Eus­kal Herria Sur por los sin­di­ca­tos vas­cos y diver­sos colec­ti­vos popu­la­res y sec­to­ria­les. Muchos de ellos ya han anun­cia­do a tra­vés de redes socia­les su apo­yo a la jor­na­da de huel­ga. Los y las pen­sio­nis­tas vas­cas en su inmen­sa mayo­ría tam­bién han deja­do cla­ro su res­pal­do a la huel­ga.

Los sin­di­ca­tos espa­ño­les han mani­fes­ta­do que no res­pal­dan la huel­ga, por lo que una vez más los con­vier­te en esqui­ro­les al ser­vi­cio del capi­tal, de la bur­gue­sía espa­ño­la y vas­ca y de res­pal­do al Esta­do espa­ñol.

Ni UGT, ni CCOO ni CGT con­vo­can huel­ga dan­do pere­gri­nas escu­sas. No cree­mos que sea pre­ci­so per­der mucho tiem­po en reba­tir sus argu­men­tos. Sabe­mos de sobra que el argu­men­to fun­da­men­tal es su fide­li­dad al Esta­do espa­ñol y que no con­tem­plan sumar­se a las luchas que empren­den las nacio­nes opri­mi­das por «su» Espa­ña, por muy jus­tas que estas sean.

Que ellos ape­chu­guen con sus con­tra­dic­cio­nes y su hipo­cre­sía. Es fácil enten­der por qué son cada vez más mino­ri­ta­rios en Eus­kal Herria.

El gobierno vas­con­ga­do de Urku­llu y el nava­rro tam­po­co apo­yan las rei­vin­di­ca­cio­nes que moti­van esta huel­ga. El PNV des­de su men­ta­li­dad reac­cio­na­ria y neo­li­be­ral ya hace años que dejó cla­ro a quién apo­ya­ba… a la patro­nal, a la bur­gue­sía sea de don­de sea y a las res­pec­ti­vas oli­gar­quías.

Las con­di­cio­nes de vida de la cla­se obre­ra vas­ca son cada vez más difí­ci­les. Cada vez es más difí­cil para la cla­se tra­ba­ja­do­ra vivir en este «oasis» del PNV. Y por si fue­se poco, nues­tras pen­sio­nes tie­nen una expec­ta­ti­va cada vez peor. Curio­sa­men­te los ban­cos no dejan de enviar­nos con­ti­nuas cam­pa­ñas de publi­ci­dad de pla­nes pri­va­dos de pen­sio­nes… está cla­ra la juga­da del capi­ta­lis­mo.

Tene­mos cla­ro que la solu­ción no pasa por un capi­ta­lis­mo ama­ble que quie­re repre­sen­tar el nue­vo gobierno esta­tal ni el que tra­tan de apa­ren­tar los gobier­nos vas­cos y nava­rro. La social­de­mo­cra­cia, bien ins­ta­la­da en nues­tro país, tam­bién a tra­vés de múl­ti­ples orga­ni­za­cio­nes, anta­ño revo­lu­cio­na­rias, ha hecho el papel de «poli bueno» defen­dien­do los pla­nes del capi­tal.

Com­par­ti­mos las jus­tí­si­mas rei­vin­di­ca­cio­nes plan­tea­das para esta jor­na­da, pero solo las pode­mos enten­der ade­más de como una urgen­cia que per­mi­ta ali­viar las situa­cio­nes extre­mas que sufre la cla­se tra­ba­ja­do­ra como un paso en el camino hacia el desa­rro­llo de una pra­xis a favor del socia­lis­mo y del comu­nis­mo. Pen­sar que se pue­de vol­ver a ese «Esta­do de menor males­tar» o que pue­de haber con­ci­lia­ción entre cla­ses, mucho más en una situa­ción de tri­ple opre­sión social, nacio­nal y de gene­ro es puro idea­lis­mo y debe­mos des­con­fiar de quien plan­tee que este sis­te­ma es refor­ma­ble.

Este capi­ta­lis­mo ama­ble no exis­tió, no exis­te y no exis­ti­rá. Si la bur­gue­sía, el Esta­do, da algo es por­que los y las tra­ba­ja­do­ras lo hemos con­quis­ta­do con nues­tra lucha. Los que plan­tean a la cla­se tra­ba­ja­do­ra que se ha de luchar por un nue­vo Esta­do de «bien­es­tar» son cons­cien­tes de su men­ti­da y lo que quie­ren es enga­ñar­nos y apar­tar­nos de la lucha por nues­tros obje­ti­vos: el socia­lis­mo y la inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria.

La social­de­mo­cra­cia y el PNV nos tra­je­ron la recon­ver­sión indus­trial, des­man­te­lan­do las gran­des empre­sas side­rúr­gi­cas, dejan­do a la cla­se obre­ra en la calle… y pos­te­rior­men­te nos tra­je­ron como alter­na­ti­va empre­sas de ser­vi­cios con con­tra­tos pre­ca­rios y suel­dos de mise­rias, inten­tan­do rom­per la soli­da­ri­dad de la cla­se obre­ra, su orga­ni­za­ción, su cen­tra­li­dad.

Tra­ba­jos con los que nues­tra juven­tud difí­cil­men­te pue­de tener una vida dig­na.

La mujer sufre toda­vía más esta pre­ca­ri­za­ción y sopor­ta las tres opre­sio­nes: como mujer, como tra­ba­ja­do­ra y como par­te de una nación opri­mi­da.

La opre­sión de la cla­se obre­ra en su con­jun­to ha aumen­ta­do para que el capi­ta­lis­mo pue­da salir de la cri­sis y con­ti­nuar con su tasa de ganan­cia.

Son muchas las crí­ti­cas que se podrían hacer a algu­nos de los con­vo­can­tes, pero no es el momen­to. El momen­to actual lo que exi­ge a las comu­nis­tas vas­cas es res­pal­dar la huel­ga gene­ral del día 30 de enero en Eus­kal Herria, tenien­do en cuen­ta que la huel­ga es un ins­tru­men­to de lucha de la cla­se obre­ra.

Cual­quier movi­li­za­ción debe ser­vir­nos para avan­zar en nues­tra orga­ni­za­ción nece­sa­ria para avan­zar hacia el socia­lis­mo y la inde­pen­den­cia.

Hace­mos un lla­ma­mien­to a sumar­se a las dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes que se lle­va­rán en Eus­kal Herria y den­tro de estas a sumar­se a los blo­ques de cla­se con­for­ma­dos por diver­sos colec­ti­vos bajo el lema de la uni­dad obre­ra.

Boltxe kolek­ti­boa

27 de enero de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *