Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­ta

Des­kar­gak /​Des­car­gas (194 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[PDF] [A5] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[EPUB] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[mobi] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 

La reac­ción furi­bun­da orques­ta­da y diri­gi­da inter­na­cio­nal­men­te con­tra el Encuen­tro anti­im­pe­ria­lis­ta por la Vida, la Paz y la Sobe­ra­nía, que se cele­bra en Cara­cas los días 22 al 25 de enero de 2020, nos exi­ge algu­nas refle­xio­nes sobre todo a quie­nes se nos ha impe­di­do acu­dir.

Pri­me­ra, el boi­cot lle­va­do a cabo por varias líneas aéreas para impe­dir la asis­ten­cia al even­to con­fir­ma su ido­nei­dad, su nece­si­dad, el acier­to del PSUV al con­vo­car­lo. En la actua­li­dad hay varios fren­tes de bata­lla deci­si­vos en la gue­rra entre el impe­ria­lis­mo y la huma­ni­dad explo­ta­da. Vene­zue­la es uno de ellos, el más deci­si­vo jun­to a Cuba para la doble tarea de recom­po­ner las fuer­zas eman­ci­pa­do­ras de Nues­tra­mé­ri­ca y tomar la ofen­si­va del pro­ce­so. Pero Vene­zue­la –y Cuba– tam­bién son impor­tan­tes a nivel mun­dial por­que ade­más de for­ta­le­cer la alian­za con otras poten­cias que de algún modo se enfren­tan al impe­ria­lis­mo por diver­sos intere­ses que no pode­mos ana­li­zar aho­ra, ade­más de esto y, sobre todo, con­fir­man la incues­tio­na­ble lec­ción his­tó­ri­ca de que la sobe­ra­nía de un pue­blo depen­de de su capa­ci­dad de auto­de­fen­sa. La catás­tro­fe de Boli­via vuel­ve a dar la razón a la his­to­ria: el impe­ria­lis­mo nun­ca se da por ven­ci­do, siem­pre está actua­li­zan­do sus con­tra­ata­ques, nun­ca ceja en la des­es­ta­bi­li­za­ción, en el soborno y coop­ta­ción de seres des­pre­cia­bles, mer­ce­na­rios desig­na­dos para cum­plir las órde­nes de la bur­gue­sía y del impe­ria­lis­mo.

Segun­da, des­de hace un tiem­po, per­so­nas de bien, revo­lu­cio­na­rias, venían sopor­tan­do en aero­puer­tos cre­cien­tes res­tric­cio­nes y ata­ques a su liber­tad de comu­ni­ca­ción, de movi­mien­tos, de asis­ten­cia a actos, deba­tes y reunio­nes de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta en otros paí­ses. Asis­ti­mos a un endu­re­ci­mien­to repre­si­vo con­tra estos dere­chos que nos recuer­dan las deses­pe­ra­das medi­das de muchos Esta­dos para impe­dir la soli­da­ri­dad en las revuel­tas gre­co­rro­ma­nas y medie­va­les, en la asfi­xian­te vigi­lan­cia sobre los y las escla­vas, en las gue­rras cam­pe­si­nas, en las suble­va­cio­nes andi­nas y con­ti­nen­ta­les, en las pri­me­ras revo­lu­cio­nes bur­gue­sas, en los comien­zos de lo movi­mien­to obre­ro y popu­lar con tra­bas de toda índo­le, en los con­tro­les repre­si­vos de 1848, en las citas de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal, en el cer­co a la Comu­na de 1871, en las leyes anti­so­cia­lis­tas de fina­les del XIX y el cer­co a la Segun­da Inter­na­cio­nal y en espe­cial a la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, la comu­nis­ta, en las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les y en el Soco­rro Rojo, la siem­pre falli­da obse­sión de amor­da­zar y atar a Cuba y a Nues­trea­mé­ri­ca… Recor­da­mos aque­lla ridí­cu­la pre­ten­sión del rey espa­ñol cre­yen­do que enmu­de­ce­ría a Hugo Chá­vez cuya voz se escu­cha en este vital even­to anti­im­pe­ria­lis­ta, jun­to a la de Fidel Cas­tro, Maru­lan­da, Arga­la, Allen­de, Cami­lo Torres, Lumum­ba, San­ka­ra, Amíl­car Cabral, el Che, Ho Chi Minh, Mao Zedong, Trotsky, Durru­ti, Nin, Mella, Mariá­te­gui, Lenin, Zapa­ta, Rosa Luxem­burg, Jenny, Marx, Mar­tí, Baku­nin, Des­sa­li­nes, Pétion, Bolí­var, Túpac Ama­ru, el Negro Miguel… y a tan­tas y tan­tas muje­res tra­ba­ja­do­ras invi­si­bi­li­za­das que son el cere­bro y el cora­zón de la dig­ni­dad.

Ter­ce­ra, pero todo indi­ca que la cla­ra ten­den­cia repre­so­ra está ace­le­rán­do­se por­que esta vez el man­do impe­ria­lis­ta ha coor­di­na­do el sabo­ta­je a líneas aéreas civi­les de un ter­cer país para que no pue­dan tra­mi­tar bille­tes a Vene­zue­la, es decir, un man­do polí­ti­co-mili­tar ha tor­pe­dea­do a empre­sas civi­les extran­je­ras amplian­do el ata­que a dere­chos huma­nos ele­men­ta­les. Asis­ti­mos a un sal­to más en el recien­te pro­ce­so de uni­fi­ca­ción repre­si­va entre los ser­vi­cios secre­tos y la polí­ti­ca inter­na­cio­nal lo que con­fir­ma la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo como diná­mi­ca incon­ci­lia­ble con la más míni­ma demo­cra­cia. En ponen­cia que no pudi­mos expo­ner públi­ca­men­te en Cara­cas, recor­dá­ba­mos cómo en el ‑338, en la Liga de Corin­to, se toma­ron deci­sio­nes que podría­mos defi­nir como la pri­me­ra estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te inter­na­cio­nal para derro­tar el aumen­to de las luchas socia­les des­de, al menos, el ‑371. Las trans­for­ma­cio­nes suce­si­vas en las for­mas de pro­pie­dad pri­va­da, que han lle­va­do a una ultra­cen­tra­li­za­ción y ultra­con­cen­tra­ción de la gran pro­pie­dad bur­gue­sa en poquí­si­mas manos en la segun­da déca­da del siglo XXI, han ido acom­pa­ña­das de corres­pon­dien­tes avan­ces en la coor­di­na­ción inter­na­cio­nal de las repre­sio­nes, uni­do a una mayor agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses y de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas. Esta com­ple­ji­dad es la que aho­ra mis­mo expli­ca el obse­si­vo ata­que al even­to anti­im­pe­ria­lis­ta en Cara­cas.

Cuar­ta, en la actua­li­dad la eco­no­mía capi­ta­lis­ta en su con­jun­to y el poder de Esta­dos Uni­dos y de la Unión Euro­pea se enfren­tan a obs­tácu­los cada día más dra­má­ti­cos: la gigan­tes­ca deu­da glo­bal, que no para de cre­cer debi­do a la polí­ti­ca sui­ci­da man­te­ni­da por la gran ban­ca en los últi­mos tiem­pos de lo que se lla­ma «dine­ro bara­to», repre­sen­ta ya el 320% del PIB mun­dial y solo hay dos for­mas de redu­cir­la drás­ti­ca­men­te has­ta una cuan­tía míni­ma mane­ja­ble des­de los intere­ses del impe­ria­lis­mo: des­car­gán­do­la sobre la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra y sobre las poten­cias com­pe­ti­do­ras que se resis­ten a ser peo­nes del impe­ria­lis­mo. Pero no es la úni­ca ame­na­za exis­ten­te, hay más, sien­do la más gra­ve la que ani­da en la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa media de ganan­cia y en la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Cuan­do los dife­ren­tes nive­les de estas cri­sis se fusio­nan en una sola quie­bra, al impe­ria­lis­mo no le que­da más recur­so que la des­truc­ción masi­va de valor acu­mu­la­do, de tra­ba­jo muer­to, infra­es­truc­tu­ras y fuer­zas pro­duc­ti­vas para inten­tar empe­zar otra fase expan­si­va, si es que pue­de. Y es por esto que no aguan­ta ni un segun­do la míni­ma eman­ci­pa­ción de los pue­blos: de aquí el ata­que al even­to anti­im­pe­ria­lis­ta de Cara­cas.

Y quin­ta, por tan­to, debe­mos mul­ti­pli­car estos encuen­tros, estos deba­tes, coor­di­nar­los, avan­zar en la pra­xis anti­im­pe­ria­lis­ta por­que cada segun­do que per­da­mos en un segun­do de vida que rega­la­mos al impe­ria­lis­mo para que con­tra­ata­que.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 23 de enero de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *