Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­ta

Des­kar­gak /​Des­car­gas (13 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[PDF] [A5] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[EPUB] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 
[mobi] Cin­co apun­tes urgen­tes sobre el ata­que impe­ria­lis­taDes­car­gar 

La reac­ción furi­bun­da orques­ta­da y diri­gi­da inter­na­cio­nal­men­te con­tra el Encuen­tro anti­im­pe­ria­lis­ta por la Vida, la Paz y la Sobe­ra­nía, que se cele­bra en Cara­cas los días 22 al 25 de enero de 2020, nos exi­ge algu­nas refle­xio­nes sobre todo a quie­nes se nos ha impe­di­do acu­dir.

Pri­me­ra, el boi­cot lle­va­do a cabo por varias líneas aéreas para impe­dir la asis­ten­cia al even­to con­fir­ma su ido­nei­dad, su nece­si­dad, el acier­to del PSUV al con­vo­car­lo. En la actua­li­dad hay varios fren­tes de bata­lla deci­si­vos en la gue­rra entre el impe­ria­lis­mo y la huma­ni­dad explo­ta­da. Vene­zue­la es uno de ellos, el más deci­si­vo jun­to a Cuba para la doble tarea de recom­po­ner las fuer­zas eman­ci­pa­do­ras de Nues­tra­mé­ri­ca y tomar la ofen­si­va del pro­ce­so. Pero Vene­zue­la –y Cuba– tam­bién son impor­tan­tes a nivel mun­dial por­que ade­más de for­ta­le­cer la alian­za con otras poten­cias que de algún modo se enfren­tan al impe­ria­lis­mo por diver­sos intere­ses que no pode­mos ana­li­zar aho­ra, ade­más de esto y, sobre todo, con­fir­man la incues­tio­na­ble lec­ción his­tó­ri­ca de que la sobe­ra­nía de un pue­blo depen­de de su capa­ci­dad de auto­de­fen­sa. La catás­tro­fe de Boli­via vuel­ve a dar la razón a la his­to­ria: el impe­ria­lis­mo nun­ca se da por ven­ci­do, siem­pre está actua­li­zan­do sus con­tra­ata­ques, nun­ca ceja en la des­es­ta­bi­li­za­ción, en el soborno y coop­ta­ción de seres des­pre­cia­bles, mer­ce­na­rios desig­na­dos para cum­plir las órde­nes de la bur­gue­sía y del impe­ria­lis­mo.

Segun­da, des­de hace un tiem­po, per­so­nas de bien, revo­lu­cio­na­rias, venían sopor­tan­do en aero­puer­tos cre­cien­tes res­tric­cio­nes y ata­ques a su liber­tad de comu­ni­ca­ción, de movi­mien­tos, de asis­ten­cia a actos, deba­tes y reunio­nes de soli­da­ri­dad inter­na­cio­na­lis­ta en otros paí­ses. Asis­ti­mos a un endu­re­ci­mien­to repre­si­vo con­tra estos dere­chos que nos recuer­dan las deses­pe­ra­das medi­das de muchos Esta­dos para impe­dir la soli­da­ri­dad en las revuel­tas gre­co­rro­ma­nas y medie­va­les, en la asfi­xian­te vigi­lan­cia sobre los y las escla­vas, en las gue­rras cam­pe­si­nas, en las suble­va­cio­nes andi­nas y con­ti­nen­ta­les, en las pri­me­ras revo­lu­cio­nes bur­gue­sas, en los comien­zos de lo movi­mien­to obre­ro y popu­lar con tra­bas de toda índo­le, en los con­tro­les repre­si­vos de 1848, en las citas de la Pri­me­ra Inter­na­cio­nal, en el cer­co a la Comu­na de 1871, en las leyes anti­so­cia­lis­tas de fina­les del XIX y el cer­co a la Segun­da Inter­na­cio­nal y en espe­cial a la Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal, la comu­nis­ta, en las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les y en el Soco­rro Rojo, la siem­pre falli­da obse­sión de amor­da­zar y atar a Cuba y a Nues­trea­mé­ri­ca… Recor­da­mos aque­lla ridí­cu­la pre­ten­sión del rey espa­ñol cre­yen­do que enmu­de­ce­ría a Hugo Chá­vez cuya voz se escu­cha en este vital even­to anti­im­pe­ria­lis­ta, jun­to a la de Fidel Cas­tro, Maru­lan­da, Arga­la, Allen­de, Cami­lo Torres, Lumum­ba, San­ka­ra, Amíl­car Cabral, el Che, Ho Chi Minh, Mao Zedong, Trotsky, Durru­ti, Nin, Mella, Mariá­te­gui, Lenin, Zapa­ta, Rosa Luxem­burg, Jenny, Marx, Mar­tí, Baku­nin, Des­sa­li­nes, Pétion, Bolí­var, Túpac Ama­ru, el Negro Miguel… y a tan­tas y tan­tas muje­res tra­ba­ja­do­ras invi­si­bi­li­za­das que son el cere­bro y el cora­zón de la dig­ni­dad.

Ter­ce­ra, pero todo indi­ca que la cla­ra ten­den­cia repre­so­ra está ace­le­rán­do­se por­que esta vez el man­do impe­ria­lis­ta ha coor­di­na­do el sabo­ta­je a líneas aéreas civi­les de un ter­cer país para que no pue­dan tra­mi­tar bille­tes a Vene­zue­la, es decir, un man­do polí­ti­co-mili­tar ha tor­pe­dea­do a empre­sas civi­les extran­je­ras amplian­do el ata­que a dere­chos huma­nos ele­men­ta­les. Asis­ti­mos a un sal­to más en el recien­te pro­ce­so de uni­fi­ca­ción repre­si­va entre los ser­vi­cios secre­tos y la polí­ti­ca inter­na­cio­nal lo que con­fir­ma la natu­ra­le­za del impe­ria­lis­mo como diná­mi­ca incon­ci­lia­ble con la más míni­ma demo­cra­cia. En ponen­cia que no pudi­mos expo­ner públi­ca­men­te en Cara­cas, recor­dá­ba­mos cómo en el ‑338, en la Liga de Corin­to, se toma­ron deci­sio­nes que podría­mos defi­nir como la pri­me­ra estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te inter­na­cio­nal para derro­tar el aumen­to de las luchas socia­les des­de, al menos, el ‑371. Las trans­for­ma­cio­nes suce­si­vas en las for­mas de pro­pie­dad pri­va­da, que han lle­va­do a una ultra­cen­tra­li­za­ción y ultra­con­cen­tra­ción de la gran pro­pie­dad bur­gue­sa en poquí­si­mas manos en la segun­da déca­da del siglo XXI, han ido acom­pa­ña­das de corres­pon­dien­tes avan­ces en la coor­di­na­ción inter­na­cio­nal de las repre­sio­nes, uni­do a una mayor agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses y de las con­tra­dic­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas. Esta com­ple­ji­dad es la que aho­ra mis­mo expli­ca el obse­si­vo ata­que al even­to anti­im­pe­ria­lis­ta en Cara­cas.

Cuar­ta, en la actua­li­dad la eco­no­mía capi­ta­lis­ta en su con­jun­to y el poder de Esta­dos Uni­dos y de la Unión Euro­pea se enfren­tan a obs­tácu­los cada día más dra­má­ti­cos: la gigan­tes­ca deu­da glo­bal, que no para de cre­cer debi­do a la polí­ti­ca sui­ci­da man­te­ni­da por la gran ban­ca en los últi­mos tiem­pos de lo que se lla­ma «dine­ro bara­to», repre­sen­ta ya el 320% del PIB mun­dial y solo hay dos for­mas de redu­cir­la drás­ti­ca­men­te has­ta una cuan­tía míni­ma mane­ja­ble des­de los intere­ses del impe­ria­lis­mo: des­car­gán­do­la sobre la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra y sobre las poten­cias com­pe­ti­do­ras que se resis­ten a ser peo­nes del impe­ria­lis­mo. Pero no es la úni­ca ame­na­za exis­ten­te, hay más, sien­do la más gra­ve la que anida en la ley ten­den­cial de la caí­da de la tasa media de ganan­cia y en la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Cuan­do los dife­ren­tes nive­les de estas cri­sis se fusio­nan en una sola quie­bra, al impe­ria­lis­mo no le que­da más recur­so que la des­truc­ción masi­va de valor acu­mu­la­do, de tra­ba­jo muer­to, infra­es­truc­tu­ras y fuer­zas pro­duc­ti­vas para inten­tar empe­zar otra fase expan­si­va, si es que pue­de. Y es por esto que no aguan­ta ni un segun­do la míni­ma eman­ci­pa­ción de los pue­blos: de aquí el ata­que al even­to anti­im­pe­ria­lis­ta de Cara­cas.

Y quin­ta, por tan­to, debe­mos mul­ti­pli­car estos encuen­tros, estos deba­tes, coor­di­nar­los, avan­zar en la pra­xis anti­im­pe­ria­lis­ta por­que cada segun­do que per­da­mos en un segun­do de vida que rega­la­mos al impe­ria­lis­mo para que con­tra­ata­que.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 23 de enero de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: