¿Cri­sis del «régi­men del 78» o cri­sis del Esta­do? Seis refle­xio­nes sobre inter­na­cio­na­lis­mo proletario

Des­kar­gak /​Des­car­gas (578 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] ¿Cri­sis del «régi­men del 78» o cri­sis del Esta­do? Seis refle­xio­nes sobre inter­na­cio­na­lis­mo proletarioDes­car­gar 
[PDF] [A5] ¿Cri­sis del «régi­men del 78» o cri­sis del Esta­do? Seis refle­xio­nes sobre inter­na­cio­na­lis­mo proletarioDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] ¿Cri­sis del «régi­men del 78» o cri­sis del Esta­do? Seis refle­xio­nes sobre inter­na­cio­na­lis­mo proletarioDes­car­gar 
[EPUB] ¿Cri­sis del «régi­men del 78» o cri­sis del Esta­do? Seis refle­xio­nes sobre inter­na­cio­na­lis­mo proletarioDes­car­gar 
[mobi] ¿Cri­sis del «régi­men del 78» o cri­sis del Esta­do? Seis refle­xio­nes sobre inter­na­cio­na­lis­mo proletarioDes­car­gar 

¿Qué suce­de en la cas­ta polí­ti­ca que ha tar­da­do des­de el 1 de junio de 2018 has­ta el 7 de enero de 2020 en for­ma­li­zar un gobierno de coa­li­ción cen­tro-refor­mis­ta tras nue­ve meses de blo­queo des­de abril de 2019? ¿Es una de las con­se­cuen­cias de la lla­ma­da «cri­sis del “régi­men del 78”» o sobre todo es efec­to de un con­jun­to de pro­ble­mas his­tó­ri­cos que carac­te­ri­zan al Esta­do como el mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal lla­ma­do Espa­ña? Des­de hace un tiem­po está abier­to un deba­te en las izquier­das inde­pen­den­tis­tas sobre la cri­sis del Esta­do, deba­te que se exten­de­rá gra­cias a la soli­da­ri­dad plu­ri direc­cio­nal en muchas movi­li­za­cio­nes: la cata­la­na es un ejem­plo, y la más recien­te es la con­vo­ca­to­ria de Huel­ga Gene­ral en Eus­kal Herria del pró­xi­mo 30 de enero para recu­pe­rar dere­chos socia­les, tal cual se reco­ge en La Car­ta abier­ta a los pue­blos del Esta­do des­de los pen­sio­nis­tas de Eus­kal Herria1.

Los inte­rro­gan­tes plan­tea­dos son tan­to o más nece­sa­rios des­pués de ver cómo la mon­ta­ña ha pari­do un ratón: el pro­gra­ma de gobierno PSOE-UP. Des­de el prin­ci­pio el PSOE bus­ca­ba un acuer­do con la dere­cha con tal de no pac­tar con Uni­das-Pode­mos, pero dado que la dere­cha se lo negó, pre­sio­nó a Uni­das-Pode­mos para que cedie­se prác­ti­ca­men­te en todas de sus ya débi­les rei­vin­di­ca­cio­nes. El pro­gra­ma de gobierno es como un suflé: apa­ren­ta y pro­me­te mucho, tan­to que ocul­ta su peque­ño fon­do agra­da­ble escon­di­do entre una enor­me masa de aire, pero el suflé ter­mi­na des­in­flán­do­se que­dan­do en casi nada.

El acuer­do, lleno de pro­me­sas y vacío de con­te­ni­dos, dice que inten­ta­rá mejo­rar algu­nas situa­cio­nes que han lle­ga­do a ser insu­fri­bles por la des­truc­ción social inten­si­fi­ca­da en 2010, endu­re­ci­da por el PP, y amplia­da por la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad del PSOE que las ha deja­do pudrir duran­te su lar­ga pro­vi­sio­na­li­dad en el gobierno des­de junio de 2018, cuan­do podía haber palia­do en bue­na medi­da esas y otras injus­ti­cias. ¿Aca­so no ha impues­to la repre­si­va Ley Digi­tal2 que cer­ce­na dere­chos ele­men­ta­les con el apo­yo abs­ten­cio­nis­ta de Uni­das-Pode­mos, median­te un Decre­to-ley? ¿Por qué solo una «dero­ga­ción par­cial» de la refor­ma anti obre­ra del PP de 2012?3

Una vez que el PSOE asu­mió que no tenía más reme­dio que apo­yar­se en Uni­das-Pode­mos, comen­zó una astu­ta mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca de masas que fue aumen­tan­do con dosis de secre­tis­mo para gene­rar expec­ta­ción ansio­sa por el suflé, uti­li­zan­do a la vez la repre­sión y con­cul­ca­ción de dere­chos nacio­na­les y de cla­se, y pos­po­nien­do leyes vita­les con­tra el terro­ris­mo patriar­cal, el empo­bre­ci­mien­to, los desahu­cios, el racis­mo, etc., para crear un cli­ma de depen­den­cia psi­co­po­lí­ti­ca teme­ro­sa, cua­si infan­til, ante la incer­ti­dum­bre mul­ti­pli­ca­da y tele­di­ri­gi­da. El men­sa­je subli­mi­nal al prin­ci­pio y explí­ci­to al final era y va a seguir sien­do: «o noso­tros o el caos, o la cons­ti­tu­ción o el fas­cis­mo». Pocas fuer­zas polí­ti­cas man­tu­vie­ron la inde­pen­den­cia estra­té­gi­ca y polí­ti­ca nece­sa­ria para no dejar­se embe­le­sar4 por esos can­tos de sirena.

Por aho­ra le ha sali­do bien entre otras razo­nes por­que el tri­fa­chi­to se ha qui­ta­do la care­ta, el fino bar­niz de tole­ran­cia y, siguien­do a VOX, ense­ña al des­nu­do la irra­cio­na­li­dad y el odio inhe­ren­te a la dere­cha espa­ño­la. Tam­bién por la pre­ca­rie­dad vital en aumen­to por el dete­rio­ro gene­ral de las pers­pec­ti­vas de futu­ro, por el apo­yo incon­di­cio­nal y cie­go del refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal, por la debi­li­dad de las izquier­das que tar­dan en inte­gra­se en las nue­vas for­mas de muchas de las con­tra­dic­cio­nes esen­cia­les del capi­ta­lis­mo tal cual se mues­tran en el Esta­do espa­ñol. De este modo, se han crea­do expec­ta­ti­vas en las cla­ses explo­ta­das, en las nacio­nes opri­mi­das y en los mayo­ri­ta­rios sec­to­res depen­dien­tes del sala­rio direc­to o indi­rec­to, de las ayu­das públi­cas con­ver­ti­das en pobre cari­dad, etc., para inten­tar sufrir un poco menos en su viven­cia coti­dia­na aga­rrán­do­se a la fal­sa espe­ran­za de un «gobierno pro­gre­sis­ta»5.

Un sec­tor muy res­trin­gi­do del blo­que de las cla­ses diri­gen­tes pien­sa que en situa­cio­nes de cri­sis pue­de ser opor­tuno abrir algo la espi­ta de la pre­sión en la cal­de­ra, mien­tras se apli­ca la peda­go­gía del mie­do: si no me apo­yas, aun­que te gol­pee, ven­drán otros peo­res que te gol­pea­rán más y no te darán nada. Si ese méto­do falla se lan­za una repre­sión más sis­te­má­ti­ca, aun­que pri­me­ro quie­ra ver qué resul­ta­dos da la «dia­léc­ti­ca de la zanaho­ria y el palo», por­que sabe que en deter­mi­na­das con­di­cio­nes la mani­pu­la­ción psi­co­po­lí­ti­ca, la peda­go­gía del mie­do y el indi­vi­dua­lis­mo bur­gués que cimen­ta la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas pue­de con­ver­tir la decep­ción por el des­in­fle del suflé en una resig­na­da acep­ta­ción de la limos­ni­lla logra­da: algo es algo por­que la «situa­ción no da para más». Otro sec­tor, el más pode­ro­so, pien­sa que no hay que espe­rar, que en esta cri­sis hay que cerrar como sea las vías de agua que ame­na­zan con rom­per la qui­lla del Esta­do: ha lle­ga­do el momen­to de apli­car la «dia­léc­ti­ca del puño y la pistola».

Dis­po­nien­do de un apo­yo direc­to y de un col­chón abs­ten­cio­nis­ta6 que le garan­ti­zan mucha cre­du­li­dad hacia tan­ta pro­me­sa7 siquie­ra tran­si­to­ria entre amplios sec­to­res des­con­fia­dos y crí­ti­cos sobre todo en las nacio­nes opri­mi­das, el gobierno PSOE-UP está ya en con­di­cio­nes de des­in­flar poco a poco el suflé jugan­do con las espe­ran­zas y resig­na­cio­nes crea­das median­te el mar­ke­ting psi­co­po­lí­ti­co. Dis­po­ne de mar­gen de manio­bra por­que los durí­si­mos ata­ques del tri­fa­chi­to pue­den tener un efec­to rebo­te logran­do man­te­ner el apo­yo direc­to o indi­rec­to adqui­ri­do con pro­me­sas vagas, o hacien­do que des­cien­da len­ta­men­te. En gran medi­da, esto va a depen­der de cómo mani­pu­len Uni­das-Pode­mos8 y otras fuer­zas refor­mis­tas la tesis de la «cri­sis del “régi­men del 78”» des­vin­cu­lán­do­la de la ver­da­de­ra situa­ción y de las duras pers­pec­ti­vas de futu­ro del Esta­do espa­ñol. ¿Qué poten­cial teó­ri­co y heu­rís­ti­co tie­ne la tesis de la «cri­sis del “régi­men del 78”»? Muy limi­ta­do, tan­to que si se le abso­lu­ti­za y se le sepa­ra de la uni­dad y lucha de con­tra­rios, se vuel­ve fun­cio­nal a los intere­ses del gobierno español.

Des­de hace unos años la cas­ta inte­lec­tual aca­dé­mi­ca y mediá­ti­ca puso de moda hablar de la cri­sis del «régi­men del 78» como la razón fun­da­men­tal del 15‑M de 2011, de los pri­me­ros cer­cos al Con­gre­so en verano de 2012, de la recom­po­si­ción de las luchas de cla­ses como la Comu­na de Gamo­nal en enero de 2014, del rena­cer del inde­pen­den­tis­mo cata­lán des­de esa épo­ca, del har­taz­go de sec­to­res socia­les ante la corrup­ción y la pre­po­ten­cia de la monar­quía mili­tar que lle­vó a la sus­ti­tu­ción de un rey por otro en junio de 2014, del des­plo­me del bipar­ti­dis­mo en las elec­cio­nes de diciem­bre de 2015 y la apa­ri­ción de nue­vas fuer­zas socio­po­lí­ti­cas espe­cial­men­te de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, la juven­tud y el pen­sio­na­ria­do, del cre­cien­te pudri­mien­to de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal has­ta esta­llar con la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te Rajoy en junio de 2018 y la desig­na­ción de Pedro Sán­chez como pre­si­den­te inte­ri­no, las múl­ti­ples ten­sio­nes y pre­sio­nes de toda índo­le des­de esa fecha has­ta la for­ma­ción del «gobierno progresista»…

A pri­me­ra vis­ta, esto es ver­dad ya que has­ta que la cri­sis de 2007 no ter­mi­nó de for­zar en 2011 un sal­to cua­li­ta­ti­vo en el males­tar social laten­te que se venía acu­mu­lan­do des­de varios años antes, todo pare­cía indi­car que la «paz social» domi­na­ba en el Esta­do, excep­tuan­do las varias huel­gas gene­ra­les en Eus­kal Herria entre 2009 y 2011 y algu­nas otras luchas obre­ras y popu­la­res. En base a esta apa­rien­cia des­de hace varios años se sos­tie­ne la tesis de que el pro­ble­ma úni­co con­sis­te en cómo resol­ver la cri­sis del «régi­men del 78» sin que nada estruc­tu­ral cam­bie: PSOE-UP vuel­ve a ensal­zar el «espí­ri­tu de la tran­si­ción del 78» dicien­do que si ha entra­do en cri­sis es por el sabo­ta­je de la derecha.

Noso­tros vemos la nece­si­dad de dis­cu­tir los tre­men­dos lími­tes de esta tesis super­fi­cial en gra­do sumo. Cual­quier inter­pre­ta­ción de las con­tra­dic­cio­nes que se que­de en su super­fi­cie sin lle­gar a las cal­de­ras de la lucha de cla­ses, se que­da en eso, en una pobre inter­pre­ta­ción de for­mas exter­nas ais­la­das unas de otras, está­ti­cas, refor­zan­do la ideo­lo­gía bur­gue­sa. Dado que de lo que se tra­ta es de aca­bar con el capi­ta­lis­mo lle­van­do sus con­tra­dic­cio­nes al pun­to de esta­lli­do revo­lu­cio­na­rio, que­re­mos des­cu­brir cuá­les son las razo­nes his­tó­ri­cas de la cri­sis del «régi­men del 78» por­que si las izquier­das no com­ba­ten esas cau­sas enton­ces el capi­tal impon­drá otra «tran­si­ción» de casi medio siglo.

Vamos a reco­rrer sucin­ta­men­te cua­tro momen­tos deci­si­vos por sus resul­ta­dos en los que el Esta­do ha tem­bla­do por­que sus estruc­tu­ras no tie­nen fle­xi­bi­li­dad ni pro­fun­di­dad para absor­ber los tre­men­dos cho­ques tec­tó­ni­cos que se inten­si­fi­can bajo la pre­sión de con­tra­dic­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas, nacio­na­les, inter­na­cio­na­les, etc. Debe­ría­mos inves­ti­gar dife­ren­cias y simi­li­tu­des en las cri­sis de cin­co impe­rios –Por­tu­gal, Espa­ña, Tur­quía, Rusia y Chi­na– que por diver­sos moti­vos fue­ron inca­pa­ces de subir­se a la pri­me­ra y segun­da olas de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas, lo que mar­có sus futu­ros par­ti­cu­la­res. Fren­te a la peli­gro­sa super­fi­cia­li­dad de la tesis de la «cri­sis del “régi­men del 78”» es nece­sa­rio tener una con­cep­ción estra­té­gi­ca del capi­ta­lis­mo como pro­ce­so mun­dial que nos evi­te, entre otros muchos ridícu­los sin­to­má­ti­cos, feli­ci­tar a B. Oba­ma, a D. Trump, a las fuer­zas repre­si­vas espa­ño­las en agos­to de 2017…

La pri­me­ra Gran Depre­sión, la de 1873, esta­lló al poco de que la Pri­me­ra Repú­bli­ca, de febre­ro de 1873 a diciem­bre de 1874, repri­mie­ra el gran movi­mien­to can­to­na­lis­ta que exi­gía una total des­cen­tra­li­za­ción pro­gre­sis­ta del Esta­do. Un gol­pe mili­tar monár­qui­co aca­bó con la Pri­me­ra Repú­bli­ca: había que poner orden, ven­cer en la gue­rra car­lis­ta de 1876 des­tru­yen­do el Sis­te­ma Foral vas­co y espa­ño­li­zar Cuba lle­van­do un millón de per­so­nas de 1860 a 1898, un poco menos de la mitad eran civi­les, y un poco más de la mitad, sol­da­dos, ade­más de apli­car méto­dos terro­ris­tas y gue­rras de ham­bre tam­bién con­tra Fili­pi­nas. Aun así, el impe­rio ter­mi­nó de hun­dir­se por­que Espa­ña no podía más. La res­pues­ta fue endu­re­cer la repre­sión inter­na, la dic­ta­du­ra de 1921 – 1930 y el sub impe­ria­lis­mo que gaseó con armas quí­mi­cas al pue­blo ama­zigh del Rif en 1924 – 1927. La Gran Depre­sión lle­vó al extre­mo todas las quie­bras arras­tra­das inclu­so des­de antes del siglo XVII, como la insu­rrec­ción de las Alpu­ja­rras, las gue­rras comu­ne­ras, las ger­ma­nías, las resis­ten­cias de Nava­rra, a comien­zos del siglo XVI, anun­cia­das de algún modo por los irman­di­ños galle­gos entre 1467 – 1469, la des­truc­ción de Al Anda­lus y las deses­pe­ra­das resis­ten­cias de las nacio­nes indias des­de 1492.

La segun­da Gran Depre­sión, de 1929, agu­di­zó todas y cada una de las con­tra­dic­cio­nes agra­va­das des­de 1872, sobre todo la diná­mi­ca dic­ta­to­rial ante­rior. La Segun­da Repú­bli­ca de 1931 fue un inten­to tími­do de moder­ni­za­ción refor­mis­ta res­pe­tan­do la pro­pie­dad capi­ta­lis­ta y el nacio­na­lis­mo espa­ñol, boi­co­tea­do des­de su mis­mo prin­ci­pio por la cla­se domi­nan­te, mien­tras que per­se­guía a las nacio­nes opri­mi­das, masa­cra­ba al cam­pe­si­na­do anda­luz, la revo­lu­ción de 1934, etc. El Fren­te Popu­lar no abor­tó el gol­pe mili­tar de julio de 1936 pese a ser cono­ci­da su pre­pa­ra­ción, tar­dó en armar a las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos y raca­neó todo lo que pudo el reco­no­ci­mien­to de limi­ta­dos dere­chos auto­nó­mi­cos. Des­de mayo de 1937 el gobierno con la ayu­da del PCE, refor­zó el orden bur­gués en el terri­to­rio repu­bli­cano: todo ello expli­ca la derro­ta heroi­ca ante la alian­za nazi­fas­cis­ta y vati­ca­na inter­na­cio­nal, con el apo­yo sub­te­rrá­neo, pero igual­men­te deci­si­vo de las poten­cias «demo­crá­ti­cas» intere­sa­das en impe­dir cual­quier posi­bi­li­dad de revo­lu­ción socia­lis­ta por remo­ta que fuera.

Entre la segun­da y la ter­ce­ra depre­sión se pro­du­jo la cri­sis de fina­les de los años 60 y media­dos de los 70, agra­va­da por la deci­sión de la OPEP de subir el pre­cio del cru­do en res­pues­ta a las pre­sio­nes del impe­ria­lis­mo. Coin­ci­dió con el ago­ta­mien­to del fran­quis­mo y con la fuer­za ascen­den­te de las luchas de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal en muchas par­tes. Para enton­ces, la polí­ti­ca de «recon­ci­lia­ción nacio­nal» del PCE y lue­go del euro­co­mu­nis­mo había debi­li­ta­do en extre­mo la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria de gran par­te de la mili­tan­cia. La débil implan­ta­ción social de la izquier­da esta­tal, así como la pre­sión impe­ria­lis­ta de la zanaho­ria y el palo, de la «monar­quía o dic­ta­du­ra», etc., hicie­ron que en pocos años el capi­tal des­ac­ti­va­ra una cri­sis pre­rre­vo­lu­cio­na­ria dejan­do ais­la­das a las izquier­das de las nacio­nes opri­mi­das, solo apo­ya­das por gru­pos inter­na­cio­na­lis­tas muy admi­ra­bles. El «régi­men del 78» fue res­pon­sa­ble de esta derro­ta que cau­só cien­tos de ase­si­na­tos en las militancias.

La ter­ce­ra Gran Depre­sión en cuyos alti­ba­jos esta­mos inmer­sos, gol­pea con dure­za al Esta­do por­que este no apro­ve­chó el desa­rro­llis­mo fran­quis­ta y los cator­ce años de gobierno de F. Gon­zá­lez para crear una base indus­trial de pro­duc­ti­vi­dad media-alta de modo que cuan­do la con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta deno­mi­na­da neo­li­be­ra­lis­mo des­tro­zó las regu­la­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas esta­ble­ci­das has­ta media­dos de los años 80, el sis­te­ma empe­zó a tem­blar social y polí­ti­ca­men­te de nue­vo a pesar de las des­re­gu­la­cio­nes sui­ci­das del gobierno de Aznar des­de 1996 a 2004, de lo que se bene­fi­ció Zapa­te­ro que gozó subi­do a glo­bos de colo­res que esta­lla­ron uno tras otro des­de 2007 has­ta la tra­ca final de 2010. Los cam­bios mun­dia­les inten­si­fi­ca­dos des­de 2015 cuan­do Rusia y Chi­na empe­za­ron a parar los pies a Oba­ma y sobre todo a Trump con­fir­man que el Esta­do y el gobierno actual son un peón del impe­ria­lis­mo cum­plien­do sus exi­gen­cias mili­ta­ris­tas a cos­ta de la mal viven­cia de las cla­ses y nacio­nes que explota.

Las tres gran­des depre­sio­nes han hecho cru­jir las cua­der­nas del Esta­do y aho­ra las some­ten a múl­ti­ples ten­sio­nes que des­bor­dan la limi­ta­da capa­ci­dad de la cas­ta polí­ti­ca. El capi­tal pre­pa­ra medi­das extre­ma­da­men­te duras que, de ini­cio, serán apli­ca­das con algu­na vase­li­na por el gobierno ata­do por el artícu­lo 135 que el impe­ria­lis­mo obli­gó a refor­mar en 2011 para disi­mu­lar el res­ca­te finan­cie­ro, apa­ren­tan­do que era una «ayu­da». La Cons­ti­tu­ción fue refor­ma­da auto­ri­ta­ria­men­te para impo­ner res­tric­cio­nes dra­co­nia­nas de las que se sal­vó el PP pero que aho­ra aprie­tan al gobierno con un «estre­cho mar­gen presupuestario»9 que ya sir­ve para jus­ti­fi­car que el pro­gra­ma de gobierno res­pe­te las ante­rio­res res­tric­cio­nes tan seve­ras que con­de­nan a más de 3 millo­nes de per­so­nas a deam­bu­lar entre el empleo y el paro10. Ade­más, la tími­da recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que ya se está ago­tan­do per­mi­tió una lige­ra alza sala­rial favo­re­ci­da por el bajo IPC que no ha ser­vi­do para recu­pe­rar todo lo per­di­do des­de hace años ni mucho menos, pero ade­más ya ha empe­za­do des­de fina­les de 2019 el des­cen­so de sala­rios y al aumen­to de la intran­si­gen­cia patro­nal. En este con­tex­to las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias de las nacio­nes opri­mi­das debe­mos actua­li­zar nues­tro inter­na­cio­na­lis­mo para for­mar estra­té­gi­ca, teó­ri­ca, polí­ti­ca y éti­ca­men­te a nues­tra mili­tan­cia en pre­vi­sión de lo que se ave­ci­na por­que sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no hay prác­ti­ca revo­lu­cio­na­ria. Pro­po­ne­mos seis refle­xio­nes con sus corres­pon­dien­tes pre­gun­tas que tam­bién debie­ran hacér­se­las las izquier­das estatales.

  1. En julio de 2019 la CEOE reco­no­cía un aumen­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de las luchas sin­di­ca­les en el últi­mo año en el Esta­do espa­ñol. A media­dos de diciem­bre de este año, el Con­se­jo de Rela­cio­nes Labo­ra­les de la CAV reco­no­cía que las luchas obre­ras han aumen­ta­do en esta comu­ni­dad nada menos que un 180% con res­pec­to a las de 2018. Sabe­mos que el sis­te­ma ofi­cial de medi­ción de las pro­tes­tas obre­ras es tram­po­so, está idea­do para redu­cir la can­ti­dad de accio­nes y sobre todo para anu­lar su cali­dad, para ocul­tar el nivel de con­cien­cia socio­po­lí­ti­ca orga­ni­za­da que ver­te­bran esas luchas. A la vez, las movi­li­za­cio­nes del pen­sio­na­ria­do han cre­ci­do a rit­mo des­igual, pero aumen­tan. Las luchas estu­dian­ti­les tien­den a expan­dir­se, siguien­do la este­la del res­to de movi­li­za­cio­nes, en espe­cial las de las muje­res tra­ba­ja­do­ras que no se dejan enga­tu­sar por el femi­nis­mo burgués.

    Tenien­do en cuen­ta esta ten­den­cia, la pre­gun­ta es ¿qué for­mas orga­ni­za­ti­vas, teó­ri­cas, polí­ti­cas y estra­té­gi­cas han de imple­men­tar las izquier­das para impe­dir que el ascen­so de las luchas se emba­rran­que en la tram­pa de la refor­ma? ¿Qué coor­di­na­cio­nes han de esta­ble­cer­se entre ellas para que no se tra­guen el anzue­lo de la refor­ma y avan­cen en lo estra­té­gi­co? Más aún ¿la estra­te­gia debe asu­mir la lucha a favor de los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos que opri­me den­tro de su terri­to­rio y fue­ra de él median­te el sub impe­ria­lis­mo pro­pio y median­te su par­ti­ci­pa­ción en el euro imperialismo?

  2. La últi­ma inte­rro­gan­te es en reali­dad una par­te espe­cí­fi­ca de la ante­rior, ya que toda lucha de libe­ra­ción nacio­nal lle­va las luchas de cla­ses en su inte­rior. Pero su cre­cien­te impor­tan­cia nos exi­ge res­pon­der­la en dos par­tes: en la pri­me­ra vere­mos las opre­sio­nes den­tro del Esta­do espa­ñol, y la segun­da par­te la res­pon­de­re­mos en la sex­ta pre­gun­ta gene­ral por­que cho­ca­re­mos con el subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol, con el euro impe­ria­lis­mo, y con el impe­ria­lis­mo norteamericano.

    Este resur­gir des­igual y com­bi­na­do de las expre­sio­nes de la lucha de cla­ses entre el capi­tal y el tra­ba­jo, es simul­tá­neo al incre­men­to de las rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les y de rei­vin­di­ca­cio­nes socio­cul­tu­ra­les de regio­nes his­tó­ri­cas en el Esta­do. Se apre­cia cla­ra­men­te en los Paï­sos Cata­lans con inten­si­da­des dife­ren­tes en el Prin­ci­pat, en el País Valen­cià y en las Illes. La ten­den­cia al ascen­so es sos­te­ni­da en Hego Eus­kal Herria; en recu­pe­ra­ción apre­cia­ble en Gali­za; con sín­to­ma de recu­pe­ra­ción en Anda­lu­cía; tam­bién se reac­ti­van sen­ti­mien­tos de iden­ti­dad colec­ti­va macha­ca­da por el nacio­na­lis­mo espa­ñol cen­tra­li­za­do en Madrid, como la rei­vin­di­ca­ción de Cas­ti­lla, o de auto­no­mías y regio­nes con fuer­tes raí­ces socio­cul­tu­ra­les que esta­ban encor­se­ta­dos en el lla­ma­do Esta­do de las Auto­no­mías: Astu­rias, Can­ta­bria, León, Teruel, Cuen­ca e inclu­so en Extre­ma­du­ra pue­de estar empe­zan­do una tibia recu­pe­ra­ción crí­ti­ca de su his­to­ria aho­ga­da en san­gre y pobre­za… Hay que reco­no­cer que par­te del secre­to de la «Espa­ña vacia­da» radi­ca en el impa­ra­ble ultra­cen­tra­lis­mo expo­lia­dor sobre amplias exten­sio­nes de las «pro­vin­cias». Lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de todo ello es que esta ten­den­cia des­igual y com­bi­na­da se pro­du­ce tan­to en medio de una quie­bra eco­nó­mi­ca del mode­lo auto­nó­mi­co que ha sido uno de los sos­te­nes de la «tran­si­ción», como del ascen­so del blo­que for­ma­do por el nacio­na­lis­mo espa­ñol, el nacio­nal-cato­li­cis­mo y el fas­cis­mo: el trifachito.

    Tenien­do en esta ten­den­cia his­tó­ri­ca que resur­ge con nue­va fuer­za en las tres gran­des depre­sio­nes que hemos ana­li­za­do, debe­mos pre­gun­tar­nos sobre ¿qué hacer y cómo para que las nacio­nes opri­mi­das y, si lo desean las izquier­das del Esta­do, ela­bo­ren una estra­te­gia inter­na­cio­na­lis­ta que inte­gre el dere­cho a la inde­pen­den­cia si así lo desea­ran los pue­blos? ¿Qué hacer fren­te a las ten­sio­nes inter­re­gio­na­les que sur­gen en las auto­no­mías como Teruel en Ara­gón, León en Cas­ti­lla-León, Cuen­ca en Cas­ti­lla-La Man­cha…? ¿Qué fuer­zas socia­les están deba­jo de la «Espa­ña des­po­bla­da y aban­do­na­da» recor­dan­do el can­to­na­lis­mo de 1873 – 1874? ¿Cómo com­ba­tir des­de aho­ra el nacio­na­lis­mo espa­ñol en sus ver­sio­nes monár­qui­ca, fas­cis­ta y repu­bli­ca­na? ¿Esta­do auto­nó­mi­co repu­bli­cano? ¿Repú­bli­ca fede­ral? ¿Unión de Repú­bli­cas Socia­lis­tas Ibé­ri­cas? ¿Con­fe­de­ra­ción de Repú­bli­cas Socia­lis­tas en una Euro­pa Socia­lis­ta de los Pue­blos?

  3. El blo­que dere­chis­ta, sin más mati­ces aho­ra, fue deci­si­vo en las tres gran­des cri­sis ante­rio­res y en la actual inten­ta ser­lo de nue­vo recu­rrien­do a todos los medios, por­que se nutre de la reac­ti­va­ción de la explo­si­va mez­cla de com­po­nen­tes irra­cio­na­les y lúci­da­men­te reac­cio­na­rios en la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de masas y en la ideo­lo­gía domi­nan­te, la bur­gue­sa. El aumen­to del terror machis­ta, del racis­mo, del anal­fa­be­tis­mo fun­cio­nal, de las creen­cias eso­té­ri­cas y feti­chis­tas, del con­ser­va­du­ris­mo social, etc., for­ma par­te de una estra­te­gia con sus corres­pon­dien­tes tác­ti­cas y medios de pro­vo­ca­ción de reac­cio­nes repre­so­ras tele­di­ri­gi­das median­te la pro­vo­ca­ción del mie­do, la angus­tia y el odio, como bases de la obe­dien­cia al líder, sea Abas­cal o cual­quier otro. Es una «cien­cia» anti­gua que se per­fec­cio­na des­de fina­les de la Segun­da Gue­rra Mun­dial y en espe­cial des­de comien­zos del siglo XXI. Esta «cien­cia» faci­li­tó la vic­to­ria de Trump, de Bol­so­na­ro, de la dere­cha en Anda­lu­cía, del Bre­xit y de John­son, del ascen­so de VOX, por citar los casos más recien­tes. No hay duda de que de un tiem­po a esta par­te fun­cio­na al máxi­mo en el Esta­do espa­ñol y de que no se entien­de nada de la vida socio­po­lí­ti­ca, cul­tu­ral, reli­gio­sa e ideo­ló­gi­ca sin su per­ma­nen­te incidencia.

    ¿Has­ta qué pun­to las izquier­das han estu­dia­do y com­ba­ti­do estas téc­ni­cas que ya fue­ron muy acer­ta­da­men­te com­ba­ti­das por suce­si­vas gene­ra­cio­nes de mar­xis­tas des­de la segun­da mitad del siglo XIX? ¿Com­ba­tir­las solo en el muy limi­ta­do y casi siem­pre decep­cio­nan­te mun­do aca­dé­mi­co, cul­tu­ra­lis­ta e ins­ti­tu­cio­nal? ¿O sobre todo abrien­do fren­tes rei­vin­di­ca­ti­vos y de lucha den­tro de las orga­ni­za­cio­nes, par­ti­dos, sin­di­ca­tos…, y den­tro de las talle­res y fábri­cas, barrios y ciu­da­des, domi­ci­lios y fami­lias, escue­las y uni­ver­si­da­des…? ¿Y qué hacer con el opio reli­gio­so clá­si­co y con sus nue­vas for­mas cen­tra­das en la ado­ra­ción sumi­sa y reac­cio­na­ria del feti­che-dios cor­po­rei­za­do en la mer­can­cía, en el valor de cam­bio curo ser supre­mo es el capi­tal finan­cie­ro espe­cial­men­te en sus for­mas espe­cu­la­ti­va y fic­ti­cia? ¿Qué rela­cio­nes inter­nas exis­ten entre esta vie­ja-nue­va reli­gio­si­dad en la que el fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano es masi­va­men­te divul­ga­do, con el impe­ria­lis­mo y sus crímenes?

  4. Ade­más del incre­men­to de la lucha de cla­ses, de las rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les y regio­na­les, y del avan­ce pro­gra­ma­do del fas­cis­mo, la cri­sis actual del Esta­do tie­ne la carac­te­rís­ti­ca doble de ser, por un lado, cri­sis de direc­ción polí­ti­co-guber­na­ti­va como se ha com­pro­ba­do en las difi­cul­ta­des para nom­brar gobierno y en que por ejem­plo en los últi­mos cin­co años se han teni­do que pro­rro­gar los pre­su­pues­tos cua­tro veces, retra­so que incre­men­ta el empo­bre­ci­mien­to social. Y por otro lado, de tener la opo­si­ción sis­te­má­ti­ca del gran capi­tal, del Ibex 35, etc., a cual­quier «gobierno pro­gre­sis­ta» antes y des­pués de su crea­ción, a pesar de que el pro­gra­ma del PSOE-UP ape­nas supo­ne un ries­go para la sobre­ex­plo­ta­ción impues­ta: el 90% de los con­tra­tos fir­ma­dos en 2019 han sido tem­po­ra­les, el 40% de la fuer­za de tra­ba­jo está pre­ca­ri­za­da, para el Ibex 35 ha sido el año de más ganan­cias, los casi 46.000 millo­nes de euros rega­la­dos a la Ban­ca, por la con­ti­nui­dad de las refor­mas de Rajoy que rega­lan a la Ban­ca otro 1300 millo­nes de euros anua­les, por­que las arti­ma­ñas fis­ca­les per­mi­ten al gran capi­tal no pagar ni un 1% al fis­co, por­que… en las nacio­nes opri­mi­das tam­bién exis­te la cri­sis de direc­ción polí­ti­ca bur­gue­sa con for­mas espe­cí­fi­cas, aun­que lo deci­si­vo es que sus frac­cio­nes domi­nan­tes optan abier­ta­men­te por la domi­na­ción esta­tal y sus media­nas y peque­ñas bur­gue­sías por un repar­to más jus­to para ellas de la por­ción de la tar­ta de las plus­va­lías que extraen de la explo­ta­ción de sus pueblos.

    ¿Cómo pue­den las izquier­das com­ba­tir las dife­ren­tes pro­pa­gan­das al res­pec­to del gobierno PSOE-UP, de las bur­gue­sías y refor­mis­mos de las nacio­nes opri­mi­das y del tri­fa­chi­to? ¿Cómo las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos pue­den supe­rar los lími­tes del refor­mis­mo, com­ba­tir al fas­cis­mo y orien­tar­se hacia el socia­lis­mo según lo que hemos deba­ti­do arri­ba? ¿Cómo expli­car la rela­ción de con­ti­nui­dad entre las vic­to­rias tác­ti­cas pun­tua­les en rei­vin­di­ca­cio­nes con­cre­tas con la supera­ción del refor­mis­mo, la derro­ta del fas­cis­mo y el avan­ce al socia­lis­mo, sabien­do que el capi­tal va a resis­tir de for­ma inclu­so atroz y de que el refor­mis­mo no com­ba­te ni va a com­ba­tir al capital?

  5. Sabe­mos que la bru­ta­li­dad del capi­tal res­pon­de a que su pers­pec­ti­va de futu­ro es inquie­tan­te por múl­ti­ples razo­nes. Las fun­da­men­ta­les son estas: la eco­no­mía espa­ño­la no pue­de man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad mun­dial en la pro­duc­ción de valor por lo que debe mul­ti­pli­car la sobre­ex­plo­ta­ción en todos los sen­ti­dos; la bur­gue­sía no invier­te en I+D+i, ni en edu­ca­ción bási­ca lo sufi­cien­te, por lo que debe optar por la for­ma­ción ele­men­tal inhe­ren­te a la plus­va­lía abso­lu­ta; el défi­cit total tien­de a aumen­tar estruc­tu­ral­men­te, por lo que debe redu­cir al máxi­mo el gas­to públi­co; la inver­sión en tec­no­cien­cia es sobre todo de gran­des empre­sas extran­je­ras, lo que aumen­ta la depen­den­cia hacia el exte­rior de la eco­no­mía espa­ño­la; el grue­so de las inver­sio­nes exte­rio­res han ido y van al ladri­llo, a la cons­truc­ción; la depen­den­cia ener­gé­ti­ca es gigan­tes­ca y un enca­re­ci­mien­to de sus cos­tos será dra­má­ti­co; su depen­den­cia del turis­mo, nego­cio incier­to, supo­ne el 15% del PIB, la cons­truc­ción el 14% y el comer­cio el 12%… y por no insis­tir: la espa­ño­la es una «eco­no­mía del papel», un dre­na­je de capi­tal, por­que casi el 56% de las empre­sas que se crean son ins­tru­men­ta­les, «de papel», para eva­dir impues­tos, blan­quear gran par­te de las ganan­cias de una enor­me eco­no­mía sumer­gi­da que supo­ne el 25% del PIB pudien­do lle­gar al 30% en verano, ade­más casi el 83% de las «empre­sas de papel» no pasan de dos empleados…

    La cri­sis del «régi­men del 78» es, a la luz de estos datos estruc­tu­ra­les, un efec­to par­cial de la debi­li­dad de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción del capi­tal: ¿qué medi­das con­cre­tas para redu­cir el empo­bre­ci­mien­to social, recu­pe­rar dere­chos, for­ta­le­cer la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar deben tomar las izquier­das para, ade­más de con­quis­tas mate­ria­les inme­dia­tas, tam­bién y sobre todo mues­tren que ape­nas ser­vi­rán de nada sino se avan­za al socia­lis­mo? ¿Cómo expli­car que cual­quier vic­to­ria par­cial, impres­cin­di­ble de por sí, pero que se que­da en sim­ple refor­ma, es anu­la­da por la bur­gue­sía más tem­prano que tar­de sino sir­ve de impul­so para otros avan­ces inme­dia­tos, para otros pasos más exten­sos y radi­ca­les hacia el socia­lis­mo y hacia la inde­pen­den­cia obre­ra de las nacio­nes oprimidas?

  6. Ade­más de la debi­li­dad estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo espa­ñol que le hace depen­der de los «vien­tos de popa», aho­ra tie­ne que supe­rar los cre­cien­tes «vien­tos de proa» que azo­tan a la eco­no­mía euro­pea y mun­dial. Hemos sabi­do que la pro­duc­ción indus­trial euro­pea del auto­mó­vil se ha atas­ca­do y que el motor ale­mán bor­dea la rece­sión des­de verano de 2019. El Bre­xit pone los pelos de pun­ta a la Unión Euro­pea a pesar de las medi­das que lle­va imple­men­tan­do des­de hace meses. El Esta­do fran­cés se encuen­tra en una dura lucha de cla­ses que deci­di­rá bue­na par­te de su futu­ro y el gobierno ha teni­do que ceder por aho­ra en la impor­tan­te cues­tión de alar­gar la vida labo­ral y redu­cir las pen­sio­nes. Los Esta­dos espa­ñol, fran­cés e ita­liano son los tres con más alta tasa de des­em­pleo de la Unión Euro­pea. Han fra­ca­sa­do las suce­si­vas medi­das para reac­ti­var la eco­no­mía, así que a fina­les de 2019 la pren­sa bur­gue­sa habla­ba de la nece­si­dad de una espe­cie de «elec­tro­cho­que» para lograr­lo. Pero su efec­ti­vi­dad depen­de­ría, ade­más de la lucha de cla­ses inter­na a la Unión Euro­pea, tam­bién de la evo­lu­ción de la eco­no­mía mun­dial y recien­te­men­te el Ban­co Mun­dial ha echa­do un océano de agua hela­da al reco­no­cer que la eco­no­mía cre­ce­rá al míni­mo des­de la cri­sis de 2007: el 2,5% y aún peor para la Unión Euro­pea por­que baja­rá del 1,5% de 2019 al 1% en 2020. Es incues­tio­na­ble que todo ello debi­li­ta­rá al capi­ta­lis­mo espa­ñol. A tal pano­ra­ma debe­mos aña­dir los efec­tos de las cre­cien­tes pro­vo­ca­cio­nes, gue­rras comer­cia­les y mili­ta­res, que lan­za el impe­ria­lis­mo, tam­bién los cos­tos cre­cien­tes del desas­tre socio eco­ló­gi­co… Todo esto nos lle­va al papel que jue­ga en subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol en su estra­te­gia refor­mis­ta o sim­ple­men­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria, como hemos vis­to antes.

    ¿Pode­mos sepa­rar total­men­te el deve­nir de las revo­lu­cio­nes socia­les en la penín­su­la ibé­ri­ca y en la Euro­pa empo­bre­ci­da de las con­tra­dic­cio­nes cre­cien­tes de la Unión Euro­pea y del impe­ria­lis­mo mun­dial? ¿Qué inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio deben desa­rro­llar las izquier­das inde­pen­den­tis­tas y las del Esta­do para res­pon­der al subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol, al euro impe­ria­lis­mo y al impe­ria­lis­mo yan­qui? ¿No son con­tun­den­tes las lec­cio­nes que está dan­do la Unión Euro­pea con su apo­yo direc­to e indi­rec­to al Esta­do con­tra Cata­lun­ya? ¿Cree­mos que el capi­tal espa­ñol no va a inten­si­fi­car su nacio­na­lis­mo opre­sor no solo para derro­tar a los pue­blos que opri­me en el Esta­do y alie­nar a la cla­se tra­ba­ja­do­ra del Esta­do, sino tam­bién para aumen­tar el saqueo externo para for­ta­le­cer su poder esta­tal e inter­na­cio­nal? ¿Cómo deben las izquier­das ade­cuar su inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio para derro­tar esta estra­te­gia burguesa?

Nun­ca es bueno gene­rar arti­fi­cial­men­te expec­ta­ti­vas impo­si­bles, fal­sas e irrea­les ilu­sio­nes entre la mili­tan­cia y sec­to­res socia­les con­cien­cia­dos. La ver­dad, sea dicha por Aga­me­nón o por su por­que­ro, siem­pre es nece­sa­ria por­que siem­pre es revo­lu­cio­na­ria, aun­que resul­te duro escu­char­la. Entre las muchas lec­cio­nes que debe­mos extraer de las cua­tro situa­cio­nes que hemos repa­sa­do tan rápi­da­men­te – 1873, 1929, 1978 y 2007 – , que­re­mos ter­mi­nar este tex­to a deba­te con una muy sim­ple: las revo­lu­cio­nes socia­lis­tas triun­fa­rán solo en la medi­da en la que, simul­tá­nea­men­te, des­apa­rez­ca el mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal que lla­man Espa­ña y sea des­trui­do el Esta­do que es el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de sus fuer­zas de explo­ta­ción y repro­duc­ción del capi­tal. De lo con­tra­rio los regí­me­nes inhu­ma­nos que se expre­san en los lemas «la espa­da y la cruz», «monar­quía e inqui­si­ción», etc., segui­rán bajo el lema «capi­tal y monarquía».

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 13 de enero de 2020

  1. http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​6​4​362
  2. http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​l​a​-​s​u​m​i​s​i​o​n​-​d​e​-​u​n​i​d​a​s​-​p​o​d​e​m​o​s​-​s​i​n​-​r​u​b​o​r​-​r​e​a​l​-​d​e​c​r​e​t​o​-​d​i​g​i​t​a​l​-​a​b​s​t​e​n​c​i​o​n​-​a​-​c​a​m​b​i​o​-​d​e​-​que
  3. http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​e​l​-​a​c​u​e​r​d​o​-​p​s​o​e​-​u​p​-​n​o​-​p​l​a​n​t​e​a​-​d​e​r​o​g​a​r​-​l​a​-​c​o​n​t​r​a​r​r​e​f​o​r​m​a​-​l​a​b​o​r​a​l​-​d​e​l​-​p​p​-​n​i​-​e​l​i​m​i​n​a​-​l​a​-​p​r​e​c​a​r​i​e​dad
  4. https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​2​0​/​0​1​/​0​2​/​c​o​m​u​n​i​c​a​d​o​-​d​e​-​c​u​p​-​p​o​r​-​e​l​-​a​c​u​e​r​d​o​-​d​e​-​i​n​v​e​s​t​i​d​u​r​a​-​e​n​t​r​e​-​e​r​c​-​y​-​p​s​oe/
  5. http://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​E​l​-​p​r​o​g​r​a​m​a​-​d​e​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​P​S​O​E​-​P​o​d​e​m​o​s​-​l​o​s​-​l​i​m​i​t​e​s​-​d​e​l​-​s​o​c​i​a​l​-​l​i​b​e​r​a​l​i​s​m​o​-​p​r​o​gre
  6. https://​eh​.lahai​ne​.org/​e​l​-​o​l​v​ido, http://​izca​.net/​2​0​2​0​/​0​1​/​1​0​/​e​l​-​s​i​n​d​r​o​m​e​-​d​e​-​e​s​t​o​c​o​l​m​o​-​y​-​l​o​s​-​a​p​o​y​o​s​-​d​e​-​a​l​g​u​n​a​s​-​i​z​q​u​i​e​r​d​a​s​-​s​o​b​e​r​a​n​i​s​t​a​s​-​a​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​d​e​-​p​e​d​r​o​-​s​a​n​c​h​ez/
  7. https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​c​o​l​e​c​t​i​v​o​s​-​p​o​r​-​l​a​-​v​i​v​i​e​n​d​a​-​c​u​e​s​t​i​o​nan
  8. https://​kao​sen​la​red​.net/​e​l​-​g​o​b​i​e​r​n​o​-​d​e​-​c​o​a​l​i​c​i​o​n​-​d​e​l​-​p​s​o​e​-​y​-​u​n​i​d​a​s​-​p​o​d​e​m​o​s​-​u​n​-​f​r​e​n​t​e​-​p​o​p​u​l​a​r​-​p​a​r​a​-​s​a​l​v​a​r​-​a​-​l​a​-​m​o​n​a​r​q​u​i​a​-​y​-​s​u​-​r​e​g​i​m​e​n​-​d​e​-​l​a​-​c​r​i​s​i​s​-​p​o​l​i​t​i​ca/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *