Salu­do de Navi­dad y Año Nue­vo FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia)

Com­pa­trio­tas que leen este men­sa­je, com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de sue­ños, de armas y de luchas, en cam­pos y ciu­da­des, en cár­ce­les y cam­pa­men­tos, que en este diciem­bre y en las vici­si­tu­des de la vida han sido nues­tros her­ma­nos y her­ma­nas de trin­che­ras y de uto­pías, va nues­tro abra­zo de navi­dad y año nue­vo anhe­lan­do lo mejor en salud, áni­mo y futu­ro, con­tan­do con que los tiem­pos veni­de­ros serán de éxi­tos o al menos de avan­ce de las luchas popu­la­res por un mun­do mejor. Que, en medio de las difi­cul­ta­des y lutos por nues­tros muer­tos, la ale­gría y el opti­mis­mo col­men, así sea por un ins­tan­te, nues­tros cora­zo­nes; pero que la refle­xión cons­tan­te en torno a los pro­ble­mas que debe­mos enfren­tar para abrir cami­nos de eman­ci­pa­ción, sea cada vez más escla­re­ce­do­ra y de ini­cia­ti­va para la acción revo­lu­cio­na­ria.

Esto, sobre todo en una coyun­tu­ra en que la mani­pu­la­ción de la opi­nión ciu­da­da­na, con men­ti­ras y accio­nes de inter­ven­cio­nis­mo que gol­pean la auto­de­ter­mi­na­ción y la sobe­ra­nía de las nacio­nes, siguen cau­san­do el deplo­ra­ble arra­sa­mien­to de los dere­chos fun­da­men­ta­les, con per­fi­dia impe­rial por par­te de los Esta­dos Uni­dos, median­te accio­nes fron­ta­les de des­es­ta­bi­li­za­ción, mien­tras se seña­la a las víc­ti­mas como los cau­san­tes de los males que gene­ra el neo­li­be­ra­lis­mo y se pre­ten­de pre­sen­tar las pro­tes­tas socia­les que hoy por hoy pro­li­fe­ran en el con­ti­nen­te, como ame­na­zas al supues­to orden demo­crá­ti­co.

No pode­mos per­mi­tir silen­cio­sa­men­te, que se siga dise­mi­nan­do la pro­pa­gan­da de enga­ño que dis­fra­za y ocul­ta la des­igual­dad, la mise­ria y la exclu­sión que gene­ra el neo­li­be­ra­lis­mo con el detri­men­to sala­rial, la pre­ca­ri­za­ción labo­ral, el dete­rio­ro ambien­tal, de la salud, de la edu­ca­ción, de los sis­te­mas pen­sio­na­les, del acce­so al agua y de las con­di­cio­nes míni­mas de vida, aumen­tan­do los índi­ces de vio­len­cia y los con­flic­tos socia­les, mien­tras se des­es­ta­bi­li­zan los gobier­nos anti neo­li­be­ra­les y se repri­me a quie­nes se alzan con­tra los regí­me­nes pro impe­ria­lis­tas, ase­si­nan­do a diri­gen­tes socia­les, a jóve­nes, estu­dian­tes y gen­te del común en gene­ral.

Que no se enga­ñen los pode­ro­sos, por­que his­tó­ri­ca­men­te los pue­blos se han dado sus mane­ras, gene­ral­men­te sor­pren­den­tes y úni­cas, de bus­car alter­na­ti­vas, de repen­sar en nue­vos tér­mi­nos el cur­so de su coti­dia­ni­dad, reha­cien­do cami­nos, crean­do nue­vos rela­cio­na­mien­tos entre pasa­do, pre­sen­te y futu­ro, y revi­ta­li­zan­do cuan­do menos se espe­ra a veces, las luchas eman­ci­pa­do­ras, revo­lu­cio­nan­do el orden social de sumi­sión y menos­ca­bo de sus dere­chos.

Por ello no pode­mos menos que feli­ci­tar y seguir el ejem­plo de quie­nes avan­zan en el con­ti­nen­te y otras lati­tu­des del orbe, con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo y con­tra la omni­pre­sen­cia del impe­ria­lis­mo, que de nin­gu­na mane­ra se pue­de con­si­de­rar impo­si­ble de derro­tar. Tene­mos el arma de la ver­dad y, sin duda, con mayor legi­ti­mi­dad que nun­ca antes, el dere­cho uni­ver­sal a la rebe­lión en todas sus moda­li­da­des, inclu­yen­do la rebe­lión arma­da, por­que como hemos dicho en otras oca­sio­nes, no se pue­de con­de­nar a los pue­blos a que, para que sus luchas ten­gan reco­no­ci­mien­to deban estar con­de­na­das a enfren­tar­se con sus manos y sus pechos des­nu­dos, mien­tras sus terri­bles enemi­gos explo­ta­do­res no des­cui­dan­do el aspec­to mili­tar de la lucha de cla­ses, cada día se arman más y más, subor­di­nan­do a sus intere­ses el cono­ci­mien­to, la cien­cia y la tec­no­lo­gía.

No es exa­ge­ra­do decir que, en medio de la cri­sis del pro­gre­sis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo ago­ni­za en Amé­ri­ca Lati­na, y que es nece­sa­rio dar­le la esto­ca­da final. Las pro­me­sas de leche y miel de los paí­ses del «capi­ta­lis­mo avan­za­do», y de sus ins­ti­tu­cio­nes de gáns­te­res como lo son el FMI y el BM, como de sus voce­ros y pro­pa­gan­dis­tas, se derrum­ban sin reme­dio. La far­sa del sis­te­ma chi­leno, por ejem­plo, pues­to en evi­den­cia como maqui­na­ria de saqueo, fue demo­li­da a gol­pe de mani­fes­ta­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias, sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria del país aus­tral y de Nues­tra Amé­ri­ca. Des­en­mas­ca­ra­do ha que­da­do no sólo Sebas­tián Piñe­ra sino todo el con­jun­to del fal­so paraí­so de con­su­mis­mo capi­ta­lis­ta fin­gi­da­men­te demo­crá­ti­co, pero pro­ba­da­men­te atra­ca­dor, y encu­bier­to con la maqui­na­ria mediá­ti­ca que ayu­dó a crear el enga­ño de la bonan­za que nun­ca exis­tió.

Quie­nes, en Amé­ri­ca Lati­na, han sali­do a pro­tes­tar con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo con des­con­ten­to y furia, lo han hecho tam­bién con razo­nes más que sufi­cien­tes. Para des­agra­do de los áuli­cos truha­nes dels­ta­tu quo, que apre­su­ra­da­men­te se des­bo­can a lla­mar­los «ván­da­los», «terro­ris­tas», «des­adap­ta­dos»; y has­ta «alie­ní­ge­nas», según la per­cep­ción obtu­sa de la espo­sa del pre­si­den­te de Chi­le Piñe­ra, han pues­to de pre­sen­te que la vio­len­cia de la reac­ción del ofen­di­do no es más que la res­pues­ta a la vio­len­cia terri­ble de sus explo­ta­do­res, de los plu­tó­cra­tas, que los han con­de­na­do a la mise­ria y a las humi­lla­cio­nes más abo­mi­na­bles en la medi­da en que han saquea­do y feria­do las rique­zas nacio­na­les entre­gán­do­las a las tras­na­cio­na­les.

De esta reali­dad no esca­pa Colom­bia, don­de la dere­cha ultra­neo­li­be­ral ha comen­za­do a sufrir demo­le­do­res gol­pes ya en la elec­cio­nes recien­tes, o ya con las mar­chas de aho­ra en las que sin duda el pue­blo, que es el sobe­rano, ha habla­do, se ha toma­do la pala­bra, para decir con fir­me­za que está can­sa­do de que lo sigan miran­do por enci­ma del hom­bro, que se le siga des­co­no­cien­do, irres­pe­tan­do, abu­san­do, vic­ti­mi­zan­do y tomán­do­se­le del pelo con cada plie­go y cada nego­cia­ción incum­pli­da. Por­que si algu­na vic­ti­mi­za­ción de más alta dimen­sión ha habi­do en nues­tro país es la gene­ra­da por la des­igual­dad, la mise­ria y la exclu­sión impues­tas por el régi­men al con­jun­to de ese pue­blo humil­de y sojuz­ga­do.

Un pre­si­den­te diso­cia­do de la reali­dad, dis­mi­nui­do al papel de mana­de­ro de Uri­be y de Washing­ton, secues­tra­do ade­más por su pro­pia inep­ti­tud y tor­pe­za, pare­ce que no será quien podrá abor­dar un diá­lo­go serio de solu­ción a las nece­si­da­des y exi­gen­cias de quie­nes en mar­chas y cace­ro­la­zos han gri­ta­do su indig­na­ción pidien­do entre tan­tas cosas que se des­mon­te el ESMAD, que se fre­ne y cas­ti­gue la corrup­ción y la impu­ni­dad, que cesen la polí­ti­cas eco­nó­mi­cas ham­brea­do­ras, que se res­pe­te la vida, que se cum­plan los acuer­dos de paz y con los tan­tos com­pro­mi­sos con el movi­mien­to social bur­la­dos. De ahí nues­tra insis­ten­cia en abrir­le paso a la ini­cia­ti­va de con­vo­car a todos los par­ti­dos, movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les, y a todas las fuer­zas vivas del país a con­cer­tar un gran ACUERDO POLÍTICO NACIONAL enca­mi­na­do a defi­nir las refor­mas y ajus­tes ins­ti­tu­cio­na­les nece­sa­rios para aten­der los retos que la paz deman­de, ponien­do en mar­cha un nue­vo mar­co de con­vi­ven­cia que tras un pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te abier­to y ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­co nos per­mi­ta salir de esta pro­fun­da cri­sis nacio­nal que nos ago­bia.

No olvi­den los per­so­ne­ros del pasa­do y los guar­dia­nes del vie­jo orden, que la nati­lla, los buñue­los y los villan­ci­cos, pasan des­pués del 31 de diciem­bre, pero que la incon­for­mi­dad se mul­ti­pli­ca y que cada día será más fer­vien­te la deter­mi­na­ción de las muche­dum­bres veja­das, para enfren­tar y tirar al basu­re­ro de la his­to­ria a sus enemi­gos de cla­se, la pre­po­ten­cia del impe­rio y a sus cóm­pli­ces.

Esta es una tarea difí­cil, pero no impo­si­ble. Y segu­ros esta­mos que se ave­ci­nan tiem­pos pre­ña­dos de gran­des poten­cia­li­da­des de cam­bio. Y como en todos los momen­tos de infle­xión de la his­to­ria, las sor­pre­sas podrían ser mayús­cu­las. De nada val­drán la «neu­tra­li­dad» de los «neu­tra­les», ni el «len­gua­je polí­ti­ca­men­te correc­to» y los bue­nos moda­les de los tibios en la hora de los hor­nos.

¡Mien­tras haya volun­tad de lucha, habrá espe­ran­za de ven­cer!

FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia).

Diciem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *