«El roman­ce de Esta­dos Uni­dos con el auto­mó­vil»: La his­to­ria ocul­ta del coche eléc­tri­co

Un estu­dio sobre los coches de gaso­li­na reve­la uno de los mayo­res frau­des empre­sa­ria­les y los sub­sigf­mauien­tes desas­tres medioam­bien­ta­les que se infli­gie­ron a la socie­dad huma­na. En esta his­to­ria se entre­mez­clan tres cues­tio­nes dife­ren­tes: la pro­mo­ción del trans­por­te movi­do con gaso­li­na por medio de
  • el ase­si­na­to del trans­por­te públi­co masi­vo

  • el geno­ci­dio de los vehícu­los eléc­tri­cos y

  • la crea­ción de barrios a las afue­ras de las ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses para hacer que la pose­sión de un coche fue­ra una nece­si­dad vital.

El roman­ce esta­dou­ni­den­se con el auto­mó­vil fue una con­se­cuen­cia de esas tres cues­tio­nes que empe­zó con una cons­pi­ra­ción masi­va para ase­si­nar a los vehícu­los eléc­tri­cos, lo que con­tri­bu­yó a ase­si­nar al trans­por­te masi­vo y obli­gó a los esta­dou­ni­den­se a poseer un coche pri­va­do.

Como la mayo­ría de las demás his­to­rias, esta empie­za a prin­ci­pios del siglo XX, cuan­do Esta­dos Uni­dos esta­ba ocu­pa­do en indus­tria­li­zar­se, cuan­do el trans­por­te públi­co masi­vo a base de tre­nes y tran­vías satis­fa­cía gran par­te de las nece­si­da­des de la nación. Por supues­to, al mis­mo tiem­po los auto­mó­vi­les evo­lu­cio­na­ron rápi­da­men­te, pero el trans­por­te movi­do con gaso­li­na, ya fue­ra en coche pri­va­do o en trans­por­te masi­vo, tenía menos éxi­to. Casi todo el trans­por­te en tren local y entre ciu­da­des de la nación era eléc­tri­co y los auto­mó­vi­les eléc­tri­cos fue­ron ganan­do terreno rápi­da­men­te a sus riva­les movi­dos por gaso­li­na. Para 1900 casi el 40% de todos los coches esta­dou­ni­den­ses eran eléc­tri­cos y eran tan popu­la­res que la ciu­dad de Nue­va York tenía una flo­ta de taxis eléc­tri­cos.

Los coches eléc­tri­cos supe­ra­ban a sus riva­les de gaso­li­na y a la gen­te les gus­ta­ban por­que no tenían los olo­res, el rui­do o las vibra­cio­nes de los coches de gaso­li­na, eran más fáci­les de mane­jar y no reque­rían una mani­ve­la de arran­que ni cam­bios de mar­chas. El New York Times seña­ló que espe­cial­men­te las muje­res los pre­fe­rían debi­do a la ausen­cia de humo y vapo­res malo­lien­tes, espe­cial­men­te al repos­tar23.

Pare­cía segu­ro que los vehícu­los eléc­tri­cos iba a ser fun­da­men­ta­les en el futu­ro pero enton­ces, en solo unos tres años, cam­bió irre­ver­si­ble­men­te el pai­sa­je del trans­por­te y los vehícu­los eléc­tri­cos, como los dino­sau­rios, sufrie­ron un cam­bio cli­má­ti­co fatal y murie­ron. Es trá­gi­co que se aca­ba­ra con los auto­mó­vi­les eléc­tri­cos tan al prin­ci­pio de sus vidas. Si se hubie­ra per­mi­ti­do que se lle­va­ra a cabo esta tran­si­ción en sus ini­cios aho­ra ten­dría­mos más de cien años de inten­sa inves­ti­ga­ción y desa­rro­llo sobre bate­rías, y unos bene­fi­cios incal­cu­la­bles para el medio ambien­te mun­dial. Solo pode­mos adi­vi­nar los posi­bles resul­ta­dos. Por ejem­plo, hace unos años un estu­dian­te de secun­da­ria chino dise­ñó un aero­des­li­za­dor eléc­tri­co como sus­ti­tu­to del auto­mó­vil que no reque­ría carre­te­ras cos­to­sa­men­te asfal­ta­das. Este VW Aqua ganó un pre­mio inter­na­cio­nal.

En aquel momen­to Gene­ral Motors (GM) y las prin­ci­pa­les empre­sas petro­le­ras se enfren­ta­ba a una cri­sis múl­ti­ple. El mer­ca­do del auto­mó­vil ya se había satu­ra­do y las ven­tas eran tan míni­mas que en 1921 solo GM per­dió más de 65 millo­nes de dóla­res e iba camino de des­apa­re­cer. Los ingre­sos y bene­fi­cios de las empre­sas de petró­leo com­par­tían ese lúgu­bre futu­ro. GM y sus ami­gos se die­ron cuen­ta de que su úni­ca espe­ran­za de sal­va­ción era eli­mi­nar a su úni­co rival, el trans­por­te públi­co masi­vo, y urdie­ron un plan que iba a cam­biar para siem­pre el cur­so de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se, su cul­tu­ra de trans­por­te y su socie­dad. Hace cien años Gene­ral Motors, John Roc­ke­fe­ller y unos pocos ami­gos ínti­mos uti­li­za­ron enor­mes can­ti­da­des de dine­ro y todo tipo de enga­ños, coac­cio­nes e inti­mi­da­cio­nes sin lle­gar al ase­si­na­to para aca­bar sin ayu­da de nadie más con la indus­tria del coche y del tren eléc­tri­co esta­dou­ni­den­se al com­prar y des­truir el mate­rial rodan­te de casi 1.000 ferro­ca­rri­les y tran­vías de Esta­dos Uni­dos para poder ven­der en su lugar vehícu­los con motor de gaso­li­na y al mis­mo tiem­po matar prác­ti­ca­men­te el trans­por­te públi­co de masas4.

Según los pro­pios archi­vos de la empre­sa, GM creó una divi­sión espe­cial secre­ta que se encar­gó de la tarea de exter­mi­nar el trans­por­te de masas, sus­ti­tuir­lo por la pro­pul­sión a gaso­li­na y eli­mi­nar toda hue­lla de los vehícu­los eléc­tri­cos. GM era en aquel momen­to una empre­sa enor­me­men­te pode­ro­sa que tenía una gran influen­cia finan­cie­ra en el sis­te­ma ban­ca­rio y, por con­si­guien­te, en los ferro­ca­rri­les que reque­rían apo­yo y finan­cia­ción de los ban­cos. Ame­na­za­ron a cada ferro­ca­rril con la reti­ra­da com­ple­ta del lucra­ti­vo nego­cio del trans­por­te de mer­can­cías a menos que la empre­sa ferro­via­ria sus­ti­tu­ye­ra sus loco­mo­to­ras eléc­tri­cas por uni­da­des movi­das con gaso­li­na de GM. Por medio de todo tipo de extor­sio­nes tra­ta­ron de obli­gar a los sis­te­mas loca­les de trans­por­te a aban­do­nar los tran­vías loca­les y com­prar auto­bu­ses GM de gaso­li­na. Según los archi­vos del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se, los eje­cu­ti­vos de GM visi­ta­ron los ban­cos que uti­li­za­ban los dis­tin­tos ferro­ca­rri­les, les ofre­cie­ron millo­nes en depó­si­tos adi­cio­na­les y otras recom­pen­sas a cam­bio de que ame­na­za­ran finan­cie­ra­men­te a sus clien­tes de los ferro­ca­rri­les para per­sua­dir­los de que aban­do­na­ran sus sis­te­mas eléc­tri­cos y se pasa­ran a vehícu­los GM de gaso­li­na. La ame­na­za de GM a esos ban­cos era reti­rar todos los depó­si­tos si se nega­ban a coope­rar5.

En cada caso en que esta cons­pi­ra­ción tuvo éxi­to y los tran­vías loca­les se con­vir­tie­ron en auto­bu­ses de gaso­li­na, GM no solo com­pró y aplas­tó los vehícu­los eléc­tri­cos, sino que arran­có todas las vías y redis­tri­bu­yó los dere­chos de paso de mane­ra que fue­ra prác­ti­ca­men­te impo­si­ble recons­truir estos sis­te­mas. En los casos en los que fra­ca­sa­ron sus esfuer­zos, GM for­mó nume­ro­sos hol­ding con sus ami­gos invi­si­bles e inten­ta­ron com­prar y con­ver­tir los ferro­ca­rri­les ellos mis­mos. Según los archi­vos del FBI, cuan­do no se pudie­ron com­prar los sis­te­mas ferro­via­rios, en vez de ello GM com­pró a los fun­cio­na­rios de los ferro­ca­rri­les, los sobor­nó con gran­des can­ti­da­des de dine­ro y con coches nue­vos, y uti­li­zó ame­na­zas y la extor­sión de for­ma sor­pren­den­te­men­te des­inhi­bi­da. GM tam­bién patro­ci­nó y finan­ció a fun­cio­na­rios corrup­tos en muchas elec­cio­nes muni­ci­pa­les, que lue­go iba a votar a favor ven­der su sis­te­ma de ferro­ca­rril eléc­tri­co local a GM. La mayor par­te de todo esto se hizo en nom­bre de un hol­ding lla­ma­do Natio­nal City Lines, que era pro­pie­dad con­jun­ta de GM, Stan­dard Oil y Neu­má­ti­cos Fires­to­ne. Cada vez que estos sis­te­mas ferro­via­rios pasa­ron de eléc­tri­cos a gaso­li­na expe­ri­men­ta­ron una rápi­da y enor­me dis­mi­nu­ción de ingre­sos, ya que los pasa­je­ros aban­do­na­ron los len­tos y malo­lien­tes auto­bu­ses de gaso­li­na, y com­pra­ron auto­mó­vi­les, lo que for­ma­ba par­te del plan.

Un esco­llo fue que muchos sis­te­mas de tran­vías eléc­tri­cos loca­les eran pro­pie­dad de la empre­sa eléc­tri­ca públi­ca regio­nal, que uti­li­za­ba sus pro­pios exce­den­tes de elec­tri­ci­dad para los sis­te­mas de trans­por­te públi­co, y en este caso GM no tenía nin­gu­na influen­cia. Para eli­mi­nar este blo­queo GM y su per­so­nal invi­si­ble pre­sio­na­ron, sobor­na­ron y extor­sio­na­ron a los polí­ti­cos elec­tos de la nación para que apro­ba­ran una nue­va legis­la­ción que prohi­bie­ra a las empre­sas eléc­tri­cas públi­cas «regu­la­das» ope­rar nego­cios «no regu­la­dos» como el tran­vía eléc­tri­co y los sis­te­mas de tre­nes. Este inge­nio­so tru­co legis­la­ti­vo obli­gó a las empre­sas de ser­vi­cios públi­cos a poner en ven­ta todos sus sis­te­mas de tre­nes eléc­tri­cos, todos los cua­les fue­ron com­pra­dos inme­dia­ta­men­te por GM y sus hol­ding y tira­dos a la basu­ra. De este modo y con otras arti­ma­ñas en tres años GM había des­man­te­la­do prác­ti­ca­men­te todos los 1.000 ferro­ca­rri­les y tran­vías eléc­tri­cos de Esta­dos Uni­dos tras com­prar y tri­tu­rar para cha­ta­rra todo su mate­rial rodan­te, que sus­ti­tu­yó por uni­da­des que fun­cio­na­ban con gaso­li­na fabri­ca­das por GM6.

Por supues­to, hubo casos judi­cia­les que tra­ta­ron de abor­dar las múl­ti­ples ile­ga­li­da­des y fis­ca­les fede­ra­les que acu­sa­ron a GM de empren­der «una cam­pa­ña cui­da­do­sa y deli­be­ra­da­men­te pla­nea­da para qui­tar al públi­co esta­dou­ni­den­se sus empre­sas de ser­vi­cios públi­cos más impor­tan­tes y valio­sos». Pero los jue­ces esta­dou­ni­den­ses resul­ta­ron ser tan fáci­les de com­prar como los polí­ti­cos y el asun­to murió final­men­te en los tri­bu­na­les con la impo­si­ción de una mul­ta de 5.000 dóla­res a Gene­ral Motors y de mul­tas de un dólar al Teso­re­ro de GM, H. C. Gross­man y a otras per­so­nas. Con los años GM ha defen­di­do lo que hizo y cul­pa­do a la expan­sión sub­ur­ba­na y al con­si­guien­te aumen­to de ven­tas de auto­mó­vi­les pri­va­dos, así como a la dis­mi­nu­ción de la can­ti­dad de pasa­je­ros en el trans­por­te públi­co eléc­tri­co, igno­ran­do el hecho de que la pro­pia GM fue res­pon­sa­ble de todo ello. Wiki­pe­dia cubre estos hechos con cier­to deta­lle y la úni­ca reser­va es la afir­ma­ción de que se tra­ta de otra «teo­ría de la cons­pi­ra­ción» irres­pon­sa­ble. Pero, como de cos­tum­bre, si lee­mos Wiki­pe­dia y asu­mi­mos que todo lo que afir­ma ser fal­so es real­men­te cier­to, ten­dre­mos una visión bas­tan­te acer­ta­da.

Pero GM aún no había ter­mi­na­do. En aquel momen­to la mayo­ría de la gen­te que que­ría un coche y podía per­mi­tír­se­lo ya había com­pra­do uno, pero un pro­ble­ma toda­vía mayor era que aun tenien­do coche no había adon­de ir. No había muchas carre­te­ras y las bue­nas prác­ti­ca­men­te no exis­tían; la expe­rien­cia más fre­cuen­te a la hora de con­du­cir era que­dar­se atas­ca­do en 60 cen­tí­me­tros de barro sin ayu­da a la vis­ta. Para solu­cio­nar esta fal­ta de infra­es­truc­tu­ras GM y sus ami­gos pre­sio­na­ron, aco­sa­ron y sobor­na­ron fuer­te­men­te a los gobier­nos esta­tal y fede­ral para que cons­tru­ye­ran carre­te­ras. Tuvie­ron mucho éxi­to. El gobierno esta­dou­ni­den­se empren­dió un pro­gra­ma gene­ra­li­za­do de cons­truc­ción de carre­te­ras inter­es­ta­ta­les por todo el país. Una de las mayo­res men­ti­ras de los manua­les de his­to­ria esta­dou­ni­den­ses es el cuen­to de que este vas­to pro­gra­ma de cons­truc­ción de carre­te­ras se empren­dió «debi­do al esfuer­zo béli­co, para pro­te­ger al país» de for­ma sin espe­ci­fi­car.

Al mis­mo tiem­po se per­sua­dió indi­vi­dual­men­te a los esta­dos de que aban­do­na­ran cual­quier inver­sión (¡y man­te­ni­mien­to!) en ferro­ca­rri­les y otros medios de trans­por­te públi­co, y sacri­fi­ca­ran así el bien de la nación, y en vez de ello gas­ta­ran enor­mes can­ti­da­des de dine­ro públi­co en carre­te­ras que solo eran úti­les para quie­nes tenían auto­mó­vi­les pri­va­dos, con lo que se deja­ba a todos los demás ciu­da­da­nos en casa sin posi­bi­li­dad de ir a nin­gu­na par­te. Este sabo­ta­je sin escrú­pu­los de la infra­es­truc­tu­ra de trans­por­te de Esta­dos Uni­dos por par­te de las empre­sas del auto­mó­vil y las petro­le­ras demues­tra la capa­ci­dad casi cri­mi­nal de las empre­sas pri­va­das en un régi­men fas­cis­ta para lle­var a cabo cam­bios radi­ca­les en la vida y cul­tu­ra públi­cas sin tener que ren­dir cuen­tas o sin que haya deba­te públi­co y sin que la opi­nión públi­ca sea siquie­ra cons­cien­te.

GM no se limi­tó a minar el trans­por­te públi­co de la nación y a sus­ti­tuir­lo por un sis­te­ma de carre­te­ras para sus auto­mó­vi­les pri­va­dos. Que­da­ba el pro­ble­ma de ani­mar u obli­gar a la gen­te a com­prar coches. En cual­quier gran metró­po­li euro­pea o asiá­ti­ca un coche pri­va­do es inne­ce­sa­rio ya que estas ciu­da­des cuen­tan con una pla­ni­fi­ca­ción urba­na ejem­plar, dise­ña­da para las per­so­nas y no para los coches, con una alta den­si­dad resi­den­cial, un trans­por­te públi­co exce­len­te y sin una segre­ga­ción arti­fi­cial de las fun­cio­nes bási­cas como vivir, tra­ba­jar y com­prar. Hay muchas prue­bas de que Esta­dos Uni­dos tomó un camino muy dife­ren­te por­que los fabri­can­tes de auto­mó­vi­les y las empre­sas petro­le­ras se infil­tra­ron en las facul­ta­des de pla­ni­fi­ca­ción cívi­ca de las prin­ci­pa­les uni­ver­si­da­des de Esta­dos Uni­dos y des­pués finan­cia­ron las filo­so­fías de pla­ni­fi­ca­ción urba­na que iban a hacer que los auto­mó­vi­les fue­ran nece­sa­rios. El resul­ta­do fue que las ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses (y cana­dien­ses) se pla­ni­fi­ca­ron, dise­ña­ron y cons­tru­ye­ron fun­da­men­tal­men­te, si no exclu­si­va­men­te, para hacer que el trans­por­te pri­va­do fue­ra obli­ga­to­rio. El res­to del mun­do no se dejó sedu­cir, lo que habla mucho a su favor. Las ciu­da­des euro­peas y asiá­ti­cas siguen sien­do mucho más habi­ta­bles y agra­da­bles que cual­quier ciu­dad esta­dou­ni­den­se. Las per­so­nas nor­te­ame­ri­ca­nas que no via­jan no se pue­den ima­gi­nar lo fácil y agra­da­ble que es la vida en esas ciu­da­des, pues su limi­ta­da expe­rien­cia solo les per­mi­te evo­car las imá­ge­nes sobre la vida que apa­re­cen en los car­te­les de un cen­tro comer­cial.

Las zonas resi­den­cia­les a las afue­ras de las ciu­da­des [suburbs] son una inven­ción crea­da en Esta­dos Uni­dos y Cana­dá, que solo exis­ten ahí. Están dise­ña­das total­men­te para man­te­ner los luga­res de tra­ba­jo, de com­pras y de resi­den­cia no solo segre­ga­dos físi­ca­men­te, sino lo sufi­cien­te­men­te dis­gre­ga­dos como para que inclu­so un buen trans­por­te públi­co resul­te inefi­caz o inú­til, lo que obli­ga a cien­tos de millo­nes de per­so­nas a gas­tar cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res en trans­por­te pri­va­do úni­ca­men­te a bene­fi­cio de los fabri­can­tes de coches y de las empre­sas petro­le­ras. La pla­ni­fi­ca­ción urba­na al esti­lo esta­dou­ni­den­se, la crea­ción de las zonas resi­den­cia­les a las afue­ras de las ciu­da­des, fue uno de los pla­nes anti­so­cia­les más per­ver­sos jamás con­ce­bi­dos por el capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se.

En muchas ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas es impo­si­ble vivir sin un coche. Unos eco­no­mis­tas de Har­vard y Ber­ke­ley hicie­ron un estu­dio lla­ma­do Pro­yec­to de Igual­dad de Opor­tu­ni­da­des que des­cu­brió una impor­tan­te corre­la­ción nega­ti­va entre la segre­ga­ción resi­den­cial y la capa­ci­dad de los pobres para ascen­der. En par­te esto sepa­ra­ba los barrios ricos de los pobres, en par­te debi­do a que en las ciu­da­des dise­ña­das en Esta­dos Uni­dos bási­ca­men­te todo está muy lejos de todo lo demás, lo que hace casi impo­si­ble un sis­te­ma de trans­por­te públi­co efi­cien­te. La con­se­cuen­cia más impor­tan­te es que las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras con bajos ingre­sos están aban­do­na­das a su suer­te. Pue­de que haya empleos, pero sin trans­por­te públi­co y sin auto­mó­vil, lite­ral­men­te no pue­den lle­gar a ellos7.

Por des­gra­cia, esta far­sa de pla­ni­fi­ca­ción urba­na se está impor­tan­do en todo el mun­do a con­fia­dos estu­dian­tes de pla­ni­fi­ca­ción de otras nacio­nes. Chi­na está sien­do corrom­pi­da por esos «valo­res» de la pla­ni­fi­ca­ción urba­na esta­dou­ni­den­se que solo bene­fi­cian a empre­sas como GM, como demues­tra el caso del Lujia­zui de Shan­gai o la nue­va y encan­ta­do­ra Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria de Nan­jing, que son visual­men­te atrac­ti­vos aun­que resul­ta impo­si­ble vivir ahí sin coche, ya que todo está dema­sia­do lejos de todo lo demás y el trans­por­te públi­co no logra hacer fren­te a esa situa­ción. Si Chi­na con­ti­núa por ese camino sus ciu­da­des sufri­rán cada vez más los típi­cos pro­ble­mas socia­les esta­dou­ni­den­ses de pobre­za, zonas con dete­rio­ro urbano, inabor­da­bles barria­das de cha­bo­las y un trá­fi­co incon­tro­la­ble.

La siguien­te cita es tan per­sua­si­va­men­te cier­ta que todos los ciu­da­da­nos debe­rían tener­la gra­ba­da:

Es lite­ral­men­te impo­si­ble cal­cu­lar los efec­tos nega­ti­vos a lar­go pla­zo de esta cons­pi­ra­ción de algu­nas de las empre­sas más des­pia­da­das de Esta­dos Uni­dos. La con­se­cuen­cia del cam­bio for­za­do de un trans­por­te públi­co res­pe­tuo­so con el medio ambien­te al auto­mó­vil pri­va­do y a los auto­bu­ses dié­sel es el des­pil­fa­rro de recur­sos petro­lí­fe­ros irreem­pla­za­bles y todos los ase­si­na­tos y el caos que se ha pro­du­ci­do para con­se­guir o robar petró­leo en todo el mun­do. La cons­pi­ra­ción para des­truir los coches eléc­tri­cos y el trans­por­te masi­vo eléc­tri­co ha pro­vo­ca­do una enor­me con­ta­mi­na­ción que cada vez es mayor y, en últi­ma ins­tan­cia, el cam­bio cli­má­ti­co. La pla­ni­fi­ca­da obse­sión por el coche pri­va­do ha pro­vo­ca­do millo­nes de per­so­nas muer­tas y heri­das en acci­den­tes de coche, el endeu­da­mien­to de los esta­dou­ni­den­ses por valor de cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res y un cam­bio catas­tró­fi­co en la for­ma en que se han desa­rro­lla­do las ciu­da­des esta­dou­ni­den­ses devas­tan­do barrios urba­nos, des­tru­yen­do peque­ñas empre­sas urba­nas, ade­más de muchos otros efec­tos eco­nó­mi­cos y socio­ló­gi­cos» (Making the World Safe for Hypo­crisy).

  1. La cro­no­lo­gía ori­gi­nal en inglés se publi­có en 2010 https://​www​.pbs​.org/​n​o​w​/​s​h​o​w​s​/​2​2​3​/​e​l​e​c​t​r​i​c​-​c​a​r​-​t​i​m​e​l​i​n​e​.​h​tml (N. de la t.)
  2. 38% Of Ame­ri­can Cars Were Elec­tric In 1900
  3. http://​query​.nyti​mes​.com/​m​e​m​/​a​r​c​h​i​v​e​-​f​r​e​e​/​p​d​f​?​r​e​s​=​9​4​0​6​E​4​D​A​1​3​3​1​E​2​3​3​A​2​5​7​5​3​C​2​A​9​6​7​9​C​9​4​6​0​9​6​D​6CF
  4. http://​www​.imdb​.com/​t​i​t​l​e​/​t​t​0​4​8​9​0​37/
  5. http://​arti​cles​.mer​co​la​.com/​s​i​t​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​a​r​c​h​i​v​e​/​2​0​0​9​/​0​6​/​3​0​/​G​M​-​D​e​s​e​r​v​e​s​-​t​o​-​G​o​-​B​a​n​k​r​u​p​t​-​f​o​r​-​D​e​s​t​r​o​y​i​n​g​-​P​u​b​l​i​c​-​T​r​a​n​s​p​o​r​t​a​t​i​o​n​.​a​spx
  6. http://​www​.lovearth​.net/​g​m​d​e​l​i​b​e​r​a​t​e​l​y​d​e​s​t​r​o​y​e​d​.​htm
  7. The Equa­lity of Oppor­tu­nity Pro­ject
  8. La cro­no­lo­gía ori­gi­nal en inglés se publi­có en 2010 https://​www​.pbs​.org/​n​o​w​/​s​h​o​w​s​/​2​2​3​/​e​l​e​c​t​r​i​c​-​c​a​r​-​t​i​m​e​l​i​n​e​.​h​tml (N. de la t.)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *