La liber­tad es atea

Des­kar­gak /​Des­car­gas (546 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] La liber­tad es ateaDes­car­gar 
[PDF] [A5] La liber­tad es ateaDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] La liber­tad es ateaDes­car­gar 
[EPUB] La liber­tad es ateaDes­car­gar 
[mobi] La liber­tad es ateaDes­car­gar 

El ateís­mo mar­xis­ta es la expre­sión suma de la liber­tad, por­que recon­ci­lia a la espe­cie huma­na con ella mis­ma, con su mate­ria­li­dad. Su radi­ca­lis­mo eman­ci­pa­dor es tal que con­tra él se alían todas, abso­lu­ta­men­te todas, las corrien­tes ideo­ló­gi­cas: des­de el agnos­ti­cis­mo más ver­gon­zan­te has­ta el idea­lis­mo más solip­sis­ta, pasan­do por las mani­pu­la­cio­nes suti­les o bur­das de los avan­ces cien­tí­fi­cos obse­sio­na­das en demos­trar que no exis­te la reali­dad obje­ti­va, es decir, que no exis­te la ver­dad en cuan­to dia­léc­ti­ca de lo con­cre­to, lo obje­ti­vo, lo rela­ti­vo y lo abso­lu­to. Por razo­nes de espa­cio, deja­mos fue­ra de nues­tro aná­li­sis a las reli­gio­nes no cris­tia­nas, aun­que quien desee una visión más ple­na pue­de encon­trar­la en el libro La liber­tad es atea, publi­ca­do por Boltxe.

La con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria y su crí­ti­ca del feti­chis­mo de la mer­can­cía es la base del ateís­mo, base que le per­mi­te, por ejem­plo, des­cu­brir las razo­nes bur­gue­sas del con­su­mis­mo com­pul­si­vo navi­de­ño, actual esen­cia socio­eco­nó­mi­ca y alie­nan­te de la lla­ma­da fies­ta de la nati­vi­dad, cos­tum­bre toma­da de reli­gio­nes poli­teís­tas. Gros­so modo expues­to: la Igle­sia del modo escla­vis­ta de pro­duc­ción sub­su­mió y des­na­tu­ra­li­zó el cul­to pagano del sols­ti­cio de invierno, de las Satur­na­les, de Mitra y del Sol Invic­tus, den­tro de la cul­tu­ra blan­ca euro­pea para incre­men­tar su poder. La Igle­sia medie­val lo adap­tó des­de el siglo XV a las con­di­cio­nes de Asia y Áfri­ca para refor­zar el nacien­te colo­nia­lis­mo euro­peo, del que extraía pin­gues bene­fi­cios. La inci­pien­te Igle­sia capi­ta­lis­ta, mayo­ri­ta­ria­men­te pro­tes­tan­te, inte­gró las cos­tum­bres del nor­te euro­peo des­de los siglos XVI-XVII para refor­zar la expan­sión de su bur­gue­sía. La Igle­sia cató­li­ca acep­tó la mer­can­ti­li­za­ción de la fies­ta y es que Coca-Cola, epí­to­me del feti­chis­mo con­su­mis­ta, no sola­men­te impu­so a la nati­vi­dad la lógi­ca de la ganan­cia sino tam­bién su esté­ti­ca domi­nan­te, el tra­je rojo de papá Noel.

Pero la sub­sun­ción de la fies­ta paga­na en los suce­si­vos cris­tia­nis­mos has­ta el capi­ta­lis­ta en su expre­sión actual es, ade­más de otra vali­da­ción del ateís­mo, una par­te secun­da­ria de una tota­li­dad rota en tro­zos enfren­ta­dos en esta reli­gión des­de fina­les del I cuan­do el gnos­ti­cis­mo plan­teó una duda irre­so­lu­ble des­de la reli­gión: ¿dios es bueno o malo, o las dos cosas a la vez? Tam­bién sur­gió entre otras dispu­tas per­ma­nen­tes, sobre todo la del cani­ba­lis­mo ritual cris­tiano que el gnos­ti­cis­mo recha­za­ba. En el año ‑70 los judíos valo­ra­ron en cin­co siclos el pre­cio del sacri­fi­cio ritual de ani­ma­les –antes tam­bién mata­ban niños y niñas– por­que era más ren­ta­ble y lim­pio sacri­fi­car dine­ro que ani­ma­les. Los cris­tia­nos dije­ron que el mis­te­rio de la tran­sus­tan­cia­ción del pan y del vino en la car­ne y en la san­gre de Cris­to faci­li­ta­ba la sagra­da comu­nión al tro­cear has­ta el infi­ni­to un cuer­po y una san­gre fini­ta: un nego­cio divino. El cani­ba­lis­mo ritual cris­tiano es una inhu­ma­ni­dad sim­bó­li­ca dis­fra­za­da de «sacra­men­to».

Para impe­dir que se exten­die­ran estas y otras dudas lógi­cas e inevi­ta­bles, la buro­cra­cia que ya domi­na­ba a la Igle­sia del momen­to, emi­tió la que muy pro­ba­ble­men­te sea la pri­me­ra ame­na­za de muer­te con­tra las here­jías: el docu­men­to de san Cle­men­te, obis­po de Roma de fina­les del siglo I antes de ser el ter­cer papa según la lis­ta ofi­cial. Des­de enton­ces, las vio­len­cias físi­cas o psi­co­ló­gi­cas han sido la for­ma domi­nan­te en la Igle­sia de resol­ver su per­ma­nen­te lucha de cla­ses socio reli­gio­sa entre el dios de los explo­ta­do­res y el dios de los y las explotadas.

Aho­ra mis­mo las ten­sio­nes y pug­nas se extien­den tan­to en el inte­rior de las ver­sio­nes cató­li­cas, pro­tes­tan­tes, orto­do­xas, pen­te­cos­ta­les, etcé­te­ra, del cris­tia­nis­mo, cada una de ellas con sus varian­tes inter­nas; como en el exte­rior, entre ellas mis­mas por la com­pe­ten­cia por los mer­ca­dos de cre­yen­tes. La razón hay que bus­car­la en la extre­ma len­ti­tud de las buro­cra­cias cris­tia­nas para adap­tar los dog­mas impues­tos fun­da­men­tal­men­te entre los siglos IV‑V, a los cam­bios acae­ci­dos des­de fina­les del siglo XX por cua­tro razo­nes básicas.

Una, el capi­ta­lis­mo mun­dial ha endu­re­ci­do su fero­ci­dad y agu­di­za­do sus con­tra­dic­cio­nes, con el retro­ce­so sub­si­guien­te del poder mate­rial y reli­gio­so euro­cén­tri­co y el ascen­so de otras cul­tu­ras no occi­den­ta­les, lo que debi­li­ta al impe­ria­lis­mo por cuan­to lo ideal sal­ta a fuer­za mate­rial cuan­do arrai­ga socialmente.

Dos, la expan­sión pla­ne­ta­ria del capi­tal fic­ti­cio-espe­cu­la­ti­vo, del con­su­mis­mo y de la indus­tria cul­tu­ral corres­pon­dien­te, refuer­zan el feti­chis­mo de la mer­can­cía y la nue­va reli­gio­si­dad mun­dia­li­za­da que ese feti­chis­mo impo­ne como opio más poten­te que el dog­ma cris­tiano en una exis­ten­cia precarizada.

Tres, tras la implo­sión de la URSS, vuel­ve el «fan­tas­ma del comu­nis­mo» en un mun­do ten­den­cial­men­te cada vez más lai­co, anti patriar­cal y poli sexual, que pue­de faci­li­tar la pene­tra­ción del ateís­mo marxista.

Y cua­tro, las depen­den­cias estruc­tu­ra­les de las buro­cra­cias cris­tia­nas para con los dos blo­ques impe­ria­lis­tas –Esta­dos Uni­dos y Unión Euro­pea – , y sus res­pec­ti­vos Esta­dos-súb­di­tos, a los que sir­ven, blo­ques que les pre­sio­nan urgi­dos por sus cri­sis específicas.

Seme­jan­te enma­ra­ña­mien­to de con­tra­dic­cio­nes está en el fon­do de que algu­nas amis­ta­des mías me reco­noz­can que sufren su peor cri­sis de fe des­de hace muchos años, tal vez dema­sia­dos, y otras, las que creen en el «Jesús revo­lu­cio­na­rio» y en los curas gue­rri­lle­ros, sos­ten­gan que son prue­bas que dios les envía para pro­bar­les en su fe mili­tan­te. Pero hay cris­tia­nos eufó­ri­cos que creen que, por fin, dios les da el poder que les corres­pon­de en la vida social: por ejem­plo, los que sos­tie­nen que Donald Trump ha sido ele­gi­do pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos por volun­tad de dios para sal­var la civi­li­za­ción occi­den­tal, mien­tras que sec­to­res cató­li­cos obser­van con extre­ma inquie­tud la cal­cu­la­da ambi­güe­dad del papa Fran­cis­co. De entre estos, no fal­tan quie­nes acu­sen al papa de «comu­nis­ta» y con­fa­bu­len den­tro de la buro­cra­cia para redu­cir su poder e impe­dir que su suce­sor con­ti­núe con su línea. Aun­que tam­bién exis­ten gru­pos que le exhor­tan a ser más refor­ma­dor y valien­te, a los que vol­ve­re­mos luego.

Vien­do todo esto, sería bueno para los cris­tia­nos que su dios se dig­na­se avi­sar­les qué ha deci­di­do sobre sus vidas. Mis ami­gas y ami­gos creían que las vir­tu­des teo­lo­ga­les –fe, espe­ran­za y cari­dad – , las vir­tu­des car­di­na­les –pru­den­cia, jus­ti­cia, for­ta­le­za y tem­plan­za – , el ser­món de la mon­ta­ña que pro­me­te jus­ti­cia a man­sos, ham­brien­tos, pobres, sufrien­tes, per­se­gui­dos, calum­nia­dos, pací­fi­cos, vir­tuo­sos, etcé­te­ra, serían luces cáli­das en la géli­da oscu­ri­dad del valle de tinie­blas y lágri­mas que, según creen, es la vida como trán­si­to a la eter­na con­tem­pla­ción del padre. Mis admi­ra­dos «cris­tia­nos comu­nis­tas», mar­gi­na­dos cuan­do no per­se­gui­dos en su mis­mo tem­plo, deses­pe­ran por­que dios no ha aca­ba­do aún con el capi­tal finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­vo y fic­ti­cio –los «mer­ca­de­res» expul­sa­dos del tem­plo según el evan­ge­lio – , y se afe­rran a la lar­ga lis­ta de adver­ten­cias y con­de­nas con­tra los ricos y la pro­pie­dad pri­va­da que dicen que hizo Jesús, y algu­nos de los padres de la Igle­sia. A todas y todos, les sobran razo­nes para sen­tir el mis­mo des­am­pa­ro angus­tio­so que dicen que gri­ta­ba el lla­ma­do hijo cru­ci­fi­ca­do: « ¡Padre… ¿por qué me has aban­do­na­do?». Efec­ti­va­men­te, si dios exis­tie­ra debié­ra­mos admi­tir que ha aban­do­na­do a la huma­ni­dad no solo des­de el siglo I sino des­de los remo­tos ini­cios de la antropogenia.

Pero par­tien­do del Nue­vo Tes­ta­men­to, dios ha teni­do algo más de 2.000 años para per­do­nar a nues­tra espe­cie su ini­cial peca­do de des­obe­dien­cia y sober­bia, ins­tau­ran­do su rei­no de eter­na paz y abun­dan­cia –«de miel y leche», de «maná eterno»- en la Tie­rra. No lo ha hecho. Al con­tra­rio, la omni­po­ten­cia y omnis­cien­cia que le atri­bu­yen los cris­tia­nos nun­ca ha palia­do los sufri­mien­tos huma­nos. Los logros en la mejo­ra en las con­di­cio­nes de vida, des­de el escla­vis­mo al capi­ta­lis­mo, han sido pro­duc­to de la lucha de las cla­ses explo­ta­das con­tra las explo­ta­do­ras. Cuan­to más poten­cial eman­ci­pa­dor crea con su tra­ba­jo la huma­ni­dad opri­mi­da, más cade­nas nos atan a los sufri­mien­tos que nacen de la pro­pie­dad pri­va­da. Si com­pa­ra­mos el poten­cial eman­ci­pa­dor laten­te pero repri­mi­do en el modo de pro­duc­ción escla­vis­ta en el siglo I con el que ya exis­te en el impe­ria­lis­mo del siglo XXI, tam­bién per­se­gui­do con fero­ci­dad, des­cu­bri­mos como míni­mo cua­tro cosas.

Una, se ha mul­ti­pli­ca­do expo­nen­cial­men­te la dis­tan­cia entre la actual posi­bi­li­dad obje­ti­va de feli­ci­dad huma­na con­te­ni­da en el impre­sio­nan­te desa­rro­llo de la cien­cia y de la téc­ni­ca si estu­vie­ran guia­das por el poder del pue­blo en armas, y la muy res­trin­gi­da capa­ci­dad exis­ten­te en el siglo I. Dos, el poder coer­ci­ti­vo y repre­sor aho­ra nece­sa­rio para sal­va­guar­dar la civi­li­za­ción del capi­tal de la revo­lu­ción comu­nis­ta que late en sus con­tra­dic­cio­nes, es cua­li­ta­ti­va­men­te más letal y des­truc­ti­vo que todos los medios repre­si­vos enton­ces nece­sa­rios para ase­gu­rar la civi­li­za­ción escla­vis­ta fren­te a las luchas de las masas explo­ta­das. Tres, aho­ra exis­te la posi­bi­li­dad cier­ta de exter­mi­nio béli­co de la huma­ni­dad debi­do a las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes al capi­ta­lis­mo, algo enton­ces impo­si­ble: el capi­tal sobre­vi­ve con­vir­tien­do en tra­ba­jo muer­to y en fuer­zas des­truc­ti­vas el poten­cial libe­ra­dor con­sus­tan­cial al tra­ba­jo vivo y al pen­sa­mien­to crí­ti­co. Y cua­tro, la Igle­sia crea­da por las corrien­tes triun­fan­tes en las vio­len­tas luchas inter­nas es un dimi­nu­to pero pode­ro­so Esta­do con tal vez el más efec­ti­vo y reac­cio­na­rio ser­vi­cio de inte­li­gen­cia del mun­do, con gran poder finan­cie­ro, par­ti­dos polí­ti­cos e indus­trias cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vas, y cone­xio­nes mili­ta­res… un Esta­do que en sus sóta­nos escon­de la Inqui­si­ción y sus hogue­ras, las vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos, la simo­nía y el nepo­tis­mo, los ase­si­na­tos y las corrup­cio­nes todas.

Las vir­tu­des teo­lo­ga­les y car­di­na­les, el ser­món de la mon­ta­ña y res­tan­tes gra­cias, pro­me­sas, man­da­mien­tos y con­de­nas ya no infun­den espe­ran­za en mis amis­ta­des, que ven cómo la cari­dad no detie­ne el empo­bre­ci­mien­to, la jus­ti­cia pro­te­ge a los ricos, la tem­plan­za y la pru­den­cia atan a los pobres alie­na­dos en la man­se­dum­bre, el paci­fis­mo los con­vier­te en genu­fle­xos ante el impe­ria­lis­mo y quie­nes resis­ten son per­se­gui­dos por su buro­cra­cia… Ven con cier­to espan­to el resur­gir del fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano que jus­ti­fi­ca gol­pes de Esta­do, el terror patriar­cal y el irra­cio­na­lis­mo anti­cien­tí­fi­co. Y es que la ter­ce­ra Gran Depre­sión ha dado la razón a Grams­ci al decir que el poder reac­cio­na­rio de la reli­gión es man­te­ni­do en «reser­va» por el capi­tal has­ta que lo nece­si­ta para man­te­ner­se en el poder: en su tiem­po la Acción Cató­li­ca, y aho­ra la uni­dad polí­ti­ca de orga­ni­za­cio­nes cris­tia­nas y gru­pos repu­bli­ca­nos nor­te­ame­ri­ca­nos, pre­sen­tes en la mis­ma Casa Blan­ca, que se expan­den por toda la Tie­rra, por citar solo dos casos.

El Esta­do vati­cano tie­ne un poder tre­men­do den­tro del Esta­do espa­ñol: roba impu­ne­men­te dece­nas de miles de pro­pie­da­des públi­cas median­te las inma­tri­cu­la­cio­nes tole­ra­das por el poder polí­ti­co. Es cóm­pli­ce de innu­me­ra­bles vio­la­cio­nes infan­ti­les y juve­ni­les al ocul­tar infor­ma­ción vital a la jus­ti­cia. Pre­sio­na para man­te­ner en la mise­ria sexo-afec­ti­va, en el terror patriar­cal, en la igno­ran­cia edu­ca­ti­va y en la pobre­za a la mujer tra­ba­ja­do­ra. Ben­di­ce al capi­tal, a la monar­quía mili­tar y al dic­ta­dor Fran­co, mien­tras obs­ta­cu­li­za todo lo que pue­de la apli­ca­ción de la ley de la Memo­ria His­tó­ri­ca por­que de ini­ciar­se esta inves­ti­ga­ción sis­te­má­ti­ca y a pesar de sus gran­des limi­ta­cio­nes, que­da­ría al des­cu­bier­to la cola­bo­ra­ción de la Iglesia.

La Nun­cia­tu­ra roma­na y la Con­fe­ren­cia Epis­co­pal son ins­tru­men­tos de una poten­cia extran­je­ra que ayu­da al Esta­do espa­ñol a domi­nar a las nacio­nes opri­mi­das con la excu­sa de la uni­dad cató­li­ca del rei­no de dios en la Tie­rra. De hecho, en el siglo XV el Esta­do vati­cano per­mi­tió que la Inqui­si­ción espa­ño­la fue­ra dis­tin­ta a las demás al supe­di­tar­la total­men­te a la monar­quía, hacien­do de la Igle­sia una pie­za cen­tral en el blo­que de cla­ses diri­gen­te y en los suce­si­vos inten­tos falli­dos de crear la «nación espa­ño­la» úni­ca. Las igle­sias vas­ca y cata­la­na, y en menor medi­da la galle­ga, son des­de enton­ces obje­to de espe­cial vigi­lan­cia polí­ti­co-reli­gio­sa. Hace poco, se ha pre­sen­ta­do el docu­men­tal Apaiz kar­tze­la que denun­cia la dura vida en la pri­sión con­cor­da­ta­ria de Zamo­ra, abier­ta entre 1968 – 1977 por un acuer­do de Fran­co con el Esta­do vati­cano para repri­mir exclu­si­va­men­te a curas, mayo­ri­ta­ria­men­te vascos.

El nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol nun­ca des­apa­re­ció, pero ha vuel­to con fuer­za al calor del reim­pul­sa­do fun­da­men­ta­lis­mo cris­tiano y neo­fas­cis­ta espa­ñol. Tene­mos el ejem­plo de Gipuz­koa, el herrial­de vas­co más inde­pen­den­tis­ta y de izquier­das de Eus­kal Herria. La Igle­sia espa­ño­la, con el apo­yo del Esta­do vati­cano, impu­so al obis­po Muni­lla, recha­za­do abier­ta­men­te por amplí­si­mos sec­to­res de la feli­gre­sía. Lo impu­sie­ron para for­ta­le­cer el nacio­nal-cato­li­cis­mo, debi­li­tar el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y las rei­vin­di­ca­cio­nes jus­tas de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, de la cul­tu­ra, popu­lar, del pue­blo tra­ba­ja­dor…, fra­ca­san­do en todas. Hoy Gipuz­koa es más vas­ca, más lai­ca y atea, más libe­ra­da sexo-afec­ti­va­men­te, más femi­nis­ta… que cuan­do Muni­lla fue impues­to des­de fue­ra, que, pese a todos los escán­da­los eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos, se aga­rra a su sillón.

Mis ami­gos y ami­gas cató­li­cas no me res­pon­den cuan­do les digo que gran par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad es suya por­que no se inde­pen­di­zan reli­gio­sa­men­te del Esta­do vati­cano, crean­do la igle­sia nacio­nal vas­ca con su teo­lo­gía pro­pia, tal cual lo hicie­ron los angli­ca­nos, jan­se­nis­tas, lute­ra­nos, cal­vi­nis­tas, zwin­glia­nos, ana­bap­tis­tas…, y tal como lo inten­ta­ron en un prin­ci­pio los cató­li­cos del Esta­do vas­co en Ipa­rral­de tras la inva­sión del sur por los espa­ño­les, tra­du­cien­do la Biblia al eus­ka­ra. Los pri­me­ros repre­sen­ta­ban el ascen­so del dios bur­gués que se impo­nía sobre el dios medie­val. Los cató­li­cos vas­cos se doble­gan al dios medie­val que sobre­vi­ve en la plei­te­sía de la monar­quía espa­ño­la ante el papa­do y acep­tan lo que que­da del con­cor­da­to de Napo­león con el Esta­do vati­cano de 1801 por el que la Igle­sia fran­ce­sa recu­pe­ra­ba pode­res fun­da­men­ta­les para el nacio­na­lis­mo fran­cés como el de la edu­ca­ción y otros. En cues­tio­nes de reli­gión, Eus­kal Herria no será inde­pen­dien­te has­ta que no rom­pa teo­ló­gi­ca­men­te con el Esta­do vati­cano y con sus emba­ja­das en Madrid y París.

Lle­ga­mos así al núcleo del pro­ble­ma del feti­chis­mo reli­gio­so. El ateís­mo mar­xis­ta insis­te en la demos­tra­ción de la inexis­ten­cia o no de dio­ses y dio­sas, no depen­de de la bon­dad o mal­dad, per­ver­si­dad, desidia o indi­fe­ren­cia hacia la espe­cie huma­na de los supues­tos espí­ri­tus, núme­nes, seres de luz, entes de ener­gía pura, fan­tas­mas, duen­des, almas en pena, fuer­zas luci­fe­ri­nas y cohor­tes y jerar­quías de dia­blos y demo­nios, que­ru­bi­nes, potes­ta­des, bea­tos, san­tas y san­tos, vír­ge­nes, ánge­les y arcán­ge­les, dio­sas y dio­ses meno­res y mayo­res, dio­ses úni­cos temi­bles y ven­ga­ti­vos a la par que amo­ro­sos y pater­na­les… El ateís­mo mar­xis­ta sos­tie­ne que estas creen­cias solo mues­tran el des­via­do poder ima­gi­na­ti­vo de la ate­rra­da men­te huma­na ante el mis­te­rio del mal, del dolor y llan­to sin razón cono­ci­da y sin solu­ción posi­ble, o sea del terri­ble Mys­te­rium iniqui­ta­tis que nin­gu­na dio­sa ni dios pue­den expli­car ni solu­cio­nar, deses­pe­ra­ción que lle­va a nues­tra espe­cie a aga­rrar­se al cla­vo ardien­do del opio reli­gio­so y de la ado­ra­ción de feti­ches que ella mis­ma ha crea­do con su sufri­da y explo­ta­da fuer­za de tra­ba­jo pro­pie­dad de la cla­se domi­nan­te. Sola­men­te la pra­xis revo­lu­cio­na­ria y la ver­dad cien­tí­fi­co-crí­ti­ca a ella uni­da, es decir, el ateís­mo, aca­ba­rán con el feti­chis­mo religioso.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 12 de diciem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

2 respuestas

  1. Pingback: Red News (Español) – Protestation
  2. Pingback: El covid 19 y la cuestión del poder | Borroka Garaia da!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *