FARC-EP anun­cia publi­ca­ción del libro «La segun­da Mar­que­ta­lia, la lucha sigue»

FARC-EP anun­cia la pron­ta publi­ca­ción del libro La segun­da Mar­que­ta­lia, la lucha sigue, escri­to por Iván Már­quez, cuyo pró­lo­go, sali­do de la plu­ma de Jesús San­trich, El Disi­den­te, anti­ci­pa­mos para todos los lec­to­res. Dibu­ja el pro­lo­guis­ta sobre un lien­zo, las cau­sas del regre­so a las armas como reac­ción del deco­ro fren­te a la per­fi­dia del Esta­do y las vici­si­tu­des de la mar­cha rebel­de de la Segun­da Mar­que­ta­lia.

Si par­ti­mos del acier­to de enten­der la lucha como algo no lineal, zig­za­guean­te, lleno de difi­cul­ta­des y pro­ce­so del rena­cer cons­tan­te, es lógi­co enten­der las cau­sa­li­da­des y cir­cuns­tan­cias que rodea­ron la deci­sión de anti­guos y nue­vos faria­nos de man­te­ner­se en armas, o de reto­mar­las fren­te al carác­ter terro­ris­ta de un régi­men, ane­ga­do en las aguas del capi­ta­lis­mo voraz, que se pre­ci­pi­ta aho­ra por el abis­mo de su cri­sis glo­bal irre­ver­si­ble. Y de tal cir­cuns­tan­cia no se sal­va nues­tra Colom­bia, hoy por hoy sal­pi­ca­da de paros y pro­tes­tas masi­vas con per­ma­nen­cia y furor, exi­gien­do rei­vin­di­ca­cio­nes que en gran medi­da eran las con­sig­na­das en el Acuer­do de Paz trai­cio­na­do.

Es esta la temá­ti­ca que nos desa­rro­lla en deta­lle, el libro La segun­da Mar­que­ta­lia, la lucha sigue, del cual damos a cono­cer su pró­lo­go, como pie­za ini­cial de aná­li­sis a tomar en cuen­ta en el deba­te ideo­ló­gi­co y polí­ti­co que requie­ren las bata­llas del pre­sen­te.

Pró­lo­go

Iván Már­quez habla con la voz de la sel­va y de las con­vic­cio­nes.

Aden­trar­se en la lec­tu­ra de La Segun­da Mar­que­ta­lia es comen­zar el trán­si­to por rum­bos increí­bles y casi impen­sa­bles de la Colom­bia pro­fun­da; paso a paso, abrien­do tro­chas insó­li­tas entre la mani­gua, sur­can­do ríos, que­bra­das, caña­das y sel­va que se nos va pre­sen­tan­do de mane­ra magis­tral como el retra­to de una reali­dad que tie­ne la con­tra­dic­ción de ser remo­ta y des­co­no­ci­da para la inmen­sa mayo­ría de nues­tros com­pa­trio­tas, pero que está ahí pre­sen­te, pal­pi­tan­te cla­man­do a gri­tos la aten­ción ins­ti­tu­cio­nal nega­da duran­te déca­das; sin duda más, mucho más que el tiem­po que ha dura­do la con­fron­ta­ción polí­ti­ca, social, arma­da, por­que en últi­mas es la reali­dad gene­ra­li­za­da de la Colom­bia rural que tan­ta rique­za natu­ral y huma­na nos ha pro­di­ga­do, pero que tan des­aten­di­da ha sido y sigue sien­do por quie­nes gobier­nan miran­do hacia esos rin­co­nes inhós­pi­tos de la patria sola­men­te para saquear­los y some­ter­los a la mise­ria y a la des­igual­dad que ati­zan una gue­rra de no aca­bar.

Es este rela­to, la cró­ni­ca de una mar­cha mon­te aden­tro, des­cri­bien­do las vici­si­tu­des del ase­dio a un puña­do de hom­bres y muje­res que habién­do­se aven­tu­ra­do a empren­der el rum­bo de la paz y de la lucha sin el tro­nar de los fusi­les, se vie­ron trai­cio­na­dos y empu­ja­dos a reto­mar el camino del legí­ti­mo dere­cho a la rebe­lión arma­da. Por lo que enton­ces se con­vier­te en la cons­tan­cia his­tó­ri­ca tam­bién de las razo­nes que con­lle­va­ron a asu­mir tal deter­mi­na­ción, pues­tos ya en la cir­cuns­tan­cia de los sue­ños frus­tra­dos y en el deber deco­ro­so de no dejar morir la espe­ran­za en la Colom­bia Nue­va, pese a tan­tas adver­si­da­des que son pre­ci­sa­das, en sín­te­sis, pero con sufi­cien­cia, en esta pin­tu­ra de la sel­va y de los hechos polí­ti­cos que rodea­ron la más deplo­ra­ble y vul­gar per­fi­dia de lo que han sido los tra­ta­dos de paz en el mun­do.

La pre­sen­ta­ción de los hechos aquí con­sig­na­dos se da con el rigor secuen­cial en que se sus­ci­ta­ron, mos­tran­do la trans­pa­ren­cia de los esfuer­zos y angus­tias que sus pro­ta­go­nis­tas vivie­ron tra­tan­do de evi­tar lo que evi­den­te­men­te ya era una reali­dad: el nau­fra­gio de un pro­ce­so de recon­ci­lia­ción nacio­nal en el que tan­ta fe y expec­ta­ti­vas cifra­ron las mayo­rías para poner pun­to final a un desan­gre impues­to por déca­das a los más empo­bre­ci­dos y vili­pen­dia­dos.

El ver­bo cru­do y el de las metá­fo­ras, se tur­nan pre­sen­cia entre men­sa­jes epis­to­la­res de todo orden, diri­gi­dos a dig­na­ta­rios y vee­do­res nacio­na­les e inter­na­cio­na­les lla­man­do la aten­ción sobre la mane­ra cómo los incum­pli­mien­tos guber­na­men­ta­les esta­ban asfi­xian­do el sue­ño más entra­ña­ble de los colom­bia­nos, al tiem­po que cla­ma­ban por medi­das y solu­cio­nes, que antes que apa­re­cer fue­ron reem­pla­za­das por más y más actos de felo­nía guber­na­men­tal y par­ti­da­ria, por par­te de des­al­ma­dos que se cen­tra­ron en hacer tri­zas «ese mal­di­to papel» de La Haba­na ‑como lo lla­mó Fer­nan­do Londoño‑, has­ta dejar­lo con­ver­ti­do en una ilu­sión más sin rea­li­zar. Y son pre­ci­sa­men­te per­so­nas que están entre quie­nes mayor empe­ño pusie­ron al anhe­lo de con­cor­dia, quie­nes como per­se­gui­dos de mane­ra absur­da, per­so­ni­fi­can esta nue­va leyen­da ‑como diría Nar­ci­so Isa­con­de- de rear­me de uto­pías.

Todo lo que se dice en este escri­to tie­ne un acen­to pro­fun­da­men­te fran­co y direc­to, con giros lite­ra­rios de énfa­sis tan­to en la des­crip­ción del mun­do mate­rial como del espi­ri­tual, pero tam­bién de aná­li­sis cal­ma­do y sesu­do de la coyun­tu­ra polí­ti­ca a la que se asis­te, vis­lum­bran­do el futu­ro de la resis­ten­cia a par­tir de la tris­te tra­ge­dia de la con­de­na béli­ca que se le impo­ne tan­to a los pro­ta­go­nis­tas de la lar­ga mar­cha de la per­se­ve­ran­cia hacia la Segun­da Mar­que­ta­lia, cate­go­ría del rena­cer cons­tan­te, como a las inmen­sas muche­dum­bres de des­po­seí­dos que una vez más se ven trai­cio­na­dos por la oli­gar­quía mez­qui­na que ha secues­tra­do el poder para bene­fi­cio pro­pio.

Y aun­que la tem­po­ra­li­dad de esta cró­ni­ca está bas­tan­te cir­cuns­cri­ta a los cin­co meses que duró la cami­na­ta de los pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les del via­je des­de El Pato has­ta las hon­du­ras del orien­te colom­biano, al mirar de con­jun­to encon­tra­mos la expli­ca­ción de lo que fue el ini­cio y des­en­vol­vi­mien­to de las con­ver­sa­cio­nes de paz entre el gobierno colom­biano y las FARC-EP, inclu­yen­do su falli­da imple­men­ta­ción y las cau­sas del des­mo­ro­na­mien­to de uno de los sue­ños más pre­cia­dos del pue­blo colom­biano. Ahí están dibu­ja­dos los res­pon­sa­bles del fra­ca­so, las con­se­cuen­cias y el impac­to que a cor­to y mediano pla­zo sig­ni­fi­ca el hecho his­tó­ri­co y polí­ti­co de la bur­la a lo pac­ta­do, el irres­pe­to a la pala­bra empe­ña­da y el ani­qui­la­mien­to de la con­fian­za en el diá­lo­go como ins­tru­men­to de solu­cio­nes cuan­do una de las par­tes piso­tea los prin­ci­pios que rigen una nego­cia­ción de tal cali­bre.

En una gue­rra, se sue­le decir, la pri­me­ra víc­ti­ma es la ver­dad. Pero en este inten­to de paz tam­bién lo fue cuan­do el pri­mer gran aten­tan­do con­tra la ver­dad y la trans­pa­ren­cia fue­ron los cam­bios uni­la­te­ra­les que el gobierno le impri­mió a lo acor­da­do con solem­ni­dad y fren­te a garan­tes de alto nivel. Y aquí el cri­men de la per­fi­dia guber­na­men­tal apa­re­ce como la fie­ra más terri­ble que con sus garras y sus col­mi­llos des­tro­zó lo pac­ta­do, y con ello la más avan­za­da posi­bi­li­dad de aca­bar con una gue­rra de más de medio siglo que tan­tos lutos ha deja­do a lo lar­go y ancho de Colom­bia.

Pero si bien he dicho que esta­mos fren­te a una cró­ni­ca de la mar­cha por la sel­va de árbo­les, de ani­ma­les, de ríos, de hechos polí­ti­cos y sen­ti­mien­tos pro­fun­dos, no por ello care­ce de una meto­do­lo­gía pro­pia de la his­to­rio­gra­fía rigu­ro­sa en la medi­da en que reco­ge la cara ocul­ta de la mone­da de los suce­sos de la vida nacio­nal, docu­men­ta­dos y com­pro­ba­bles, en lo que con­cier­ne al pro­ce­so de paz; esa cara que los gran­des medios no dejan ver por­que cada día y a cada minu­to pre­sen­tan su visión- la de los pode­ro­sos- ses­ga­da y demo­ni­zan­te del ser insur­gen­te, ade­lan­tan­do la pro­fun­di­za­ción de lo que, con­cre­ta­men­te se deno­mi­na la gue­rra de baja inten­si­dad. Bas­tan­te agre­si­va y vul­gar, por cier­to; pues a muchos de esos medios que actúan al ser­vi­cio de las tras­na­cio­na­les o cor­po­ra­cio­nes de la infor­ma­ción, nada les impor­ta tener que des­cen­der has­ta lo más hon­do de la degra­da­ción perio­dís­ti­ca con tal de subir el rating.

Hay aquí un deta­lle más o menos com­ple­to y com­pro­ba­ble, a mi jui­cio lo más impor­tan­te, de los suce­sos que rodea­ron el fra­ca­so en gran medi­da, o la enor­me lesión del Acuer­do de La Haba­na. Sin edul­co­rar­los ni ador­nar­los, pues toda la fie­re­za de los giros expre­si­vos del len­gua­je para lo que se usa es para lim­piar­los de la male­za de la men­ti­ra y el enga­ño, toman­do de entra­da los argu­men­tos de la auto­crí­ti­ca fren­te a las res­pon­sa­bi­li­da­des que a las FARC corres­pon­de en el des­ca­la­bro.

Y al res­pec­to, val­ga pre­ci­sar que si bien el narra­dor habla con la voz múl­ti­ple del colec­ti­vo que pro­ta­go­ni­za des­de las nue­vas FARC-EP el paso al rear­me de las uto­pías, tenien­do cla­ro el prin­ci­pio ele­men­tal de que la ropa sucia se lava en casa, y que por éti­ca de revo­lu­cio­na­rios hay muchas cosas que que­da­rán guar­da­das en el cofre del silen­cio, aten­dien­do tam­bién a aque­lla máxi­ma de que el que calla otor­ga, ha corres­pon­di­do hacer pre­ci­sio­nes sobre asun­tos que quie­nes, sien­do vie­jos com­pa­ñe­ros de lucha, pusie­ron en la pales­tra públi­ca recar­gán­do­los de fal­se­da­des. Es qui­zás la par­te más com­pli­ca­da y con­tro­ver­sial de los capí­tu­los inclui­dos, pero al mis­mo tiem­po la par­te que el deber impo­ne cuan­do de hablar con la ver­dad se tra­ta. Sin dudas los con­tras­tes y cons­ta­ta­cio­nes que haga el lec­tor de este, y de los argu­men­tos que otros han ven­ti­la­do sin pudor, le darán las cla­ves para des­pe­jar dudas y pre­ci­sar «cer­te­zas» sobre asun­tos de los que qui­zá no tenía infor­ma­ción sufi­cien­te para lle­gar a con­clu­sio­nes defi­ni­ti­vas y sin som­bras.

Tie­ne el mate­rial ele­men­tos de cró­ni­ca his­tó­ri­ca y de tes­ti­mo­nio de quie­nes han vis­to y vivi­do en car­ne pro­pia los ava­ta­res de este cuar­to de hora del siglo en el que la lumi­no­si­dad de la posi­bi­li­dad cier­ta de paz se ha vis­to eclip­sa­da por los enga­ños del poder.

Pasan­do por enci­ma de la des­in­for­ma­ción y el enga­ño, tie­ne este tex­to valor tes­ti­mo­nial e his­tó­ri­co y valor docu­men­tal, en tan­to inclu­ye des­co­no­ci­das pie­zas de archi­vo de la vida inter­na de las FARC-EP, que dan noti­cia, por ejem­plo de como fue­ron los últi­mos tres años de vida del coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez, sus preo­cu­pa­cio­nes y pro­yec­cio­nes; su coti­dia­ni­dad y sus refle­xio­nes polí­ti­cas…, has­ta los días de su falle­ci­mien­to, e inclu­so la odi­sea que tuvie­ron que pade­cer sus res­tos mor­ta­les has­ta encon­trar un rin­cón de repo­so en las sel­vas de Colom­bia.

Y reco­ge La Segun­da Mar­que­ta­lia, el rela­to con­ci­so de lo que ocu­rrió real­men­te para lle­gar a la des­ar­ti­cu­la­ción del des­plie­gue estra­té­gi­co, sin garan­tías. Reali­dad res­pec­to a la que los «pro­hom­bres» de la oli­gar­quía crio­lla han des­ple­ga­do en sus libros dedi­ca­dos a hablar de lo que fue el pro­ce­so de La Haba­na, solo para mos­trar­se como los gran­des estra­te­gas que des­ar­ma­ron a las FARC-EP. Ufa­nán­do­se de algo que, en vez de engran­de­cer­los moral­men­te, los mini­mi­za, por­que deve­lan que más que el inte­rés por solu­cio­nar los pro­ble­mas que gene­ra­ron la gue­rra, su pro­pó­si­to era mez­quino, ape­ga­do en estric­to a sus estre­chos intere­ses de cla­se. Y de este mal no esca­pa nin­guno de los tres gran­des escri­tos que sobre el pro­ce­so han hecho des­de la ori­lla de la oli­gar­quía Enri­que San­tos, Juan Manuel San­tos y Hum­ber­to de la Calle Lom­ba­na. Todos lison­je­ros fren­te al esta­ble­ci­mien­to, cui­da­do­sos de sus intere­ses de cla­se y furi­bun­dos y mez­qui­nos en la valo­ra­ción de su adver­sa­rio. Ah, y muy saga­ces, cada cual más que el otro, inclu­so en los fal­sos reco­no­ci­mien­tos mutuos lle­nos de lison­jas babo­sas y meli­fluas. Los entre­si­jos del poder abor­da­dos con men­ti­ri­llas.

No es este el pro­pó­si­to del libro, pero de una u otra for­ma deja al des­nu­do las muchas men­ti­ras de los men­cio­na­dos y de los nue­vos come­dian­tes de la clau­di­ca­ción, por­que es que al fin de cuen­tas no pare­ce tan com­ple­jo poner en evi­den­cia el común deno­mi­na­dor de todos: el ego y la vani­dad, no solo del Nobel de paz; sino la del frus­tra­do can­di­da­to pre­si­den­cial del par­ti­do libe­ral y el del tai­ma­do y mali­cio­so «gue­rri­lle­ro del Chi­có». Nin­gu­na nove­dad por cier­to en la tipi­fi­ca­ción de estos vie­jos cule­breos del esta­ble­ci­mien­to, áuli­cos de Sar­mien­to Ángu­lo, bene­fi­cia­rios de los Pana­má Papers y ren­tis­tas de los con­glo­me­ra­dos comu­ni­ca­cio­na­les y de las corrup­te­las tipo Ode­brecht.

Debo decir en con­tras­te con la bre­ve­dad y vera­ci­dad de La Segun­da Mar­que­ta­lia, y sola­men­te alu­dien­do a uno de los libe­los, que el mamo­tre­to de Juan Manuel San­tos es la ter­gi­ver­sa­ción des­ca­ra­da de medio siglo de vio­len­cia polí­ti­ca impues­ta por el régi­men, en la medi­da en que se esca­mo­tea la res­pon­sa­bi­li­dad pri­me­rí­si­ma que tie­ne el Esta­do en la gene­ra­ción del con­flic­to y en su per­ma­nen­cia, y es la mues­tra de la uti­li­za­ción del anhe­lo de paz para el logro de intere­ses polí­ti­cos par­ti­da­rios y de cla­se en cir­cuns­tan­cias de una gue­rra de la que se lucran sin pudor, lo cual hace del libro La bata­lla por la paz el mani­fies­to de la mayor far­sa de este siglo, en la que aun­que apa­rez­can como adver­sa­rios, san­tis­tas de entra­ña y uri­bis­tas de híga­do son cuca­ra­chas del mis­mo cala­ba­zo. Y ahí si, como dice el mis­mo alias Juam­pa «el vere­dic­to lo dará la his­to­ria», pero lo que es segu­ro, es que ni a él, ni a Uri­be, ni a Duque ni a sus cori­feos, la his­to­ria los absol­ve­rá.

Quie­nes guia­dos por el libro Las bata­llas por la paz hablan de la saga­ci­dad e inte­li­gen­cia de San­tos para «sen­tar a la gue­rri­lla» a dis­cu­tir una agen­da defi­ni­da para ter­mi­nar el con­flic­to con la lla­ve de una jus­ti­cia alter­na­ti­va, pero al mis­mo tiem­po encuen­tran que más allá de cual­quier bue­na inten­ción lo que se pro­du­jo fue un «engen­dro», par­ten de la cica­te­ra con­cep­ción de que en esta his­to­ria de «bue­nos y malos», los pri­me­ros con el inge­nio de Uli­ses lle­va­ron el Caba­llo de Tro­ya a los segun­dos, para lograr en la mesa de con­ver­sa­cio­nes la ren­di­ción que no pudie­ron alcan­zar en el cam­po de bata­lla, pasan­do por alto que la per­fi­dia no es estra­ta­ge­ma váli­da den­tro de las leyes de la gue­rra, y no reco­no­cien­do nin­gún papel altruis­ta en el adver­sa­rio de una con­fron­ta­ción en la que al régi­men le cabe la mayor res­pon­sa­bi­li­dad.

Por aña­di­du­ra siguen repi­tien­do la can­ti­ne­la de la «nar­co­gue­rri­lla», bas­tan­te fal­sa, encu­bri­do­ra de un pro­ble­ma de mafias capi­ta­lis­tas gans­te­ri­za­das que car­co­me la estruc­tu­ra del sis­te­ma. Y tal es la des­fi­gu­ra­ción, que han hecho creer que la polí­ti­ca de sus­ti­tu­ción era en reali­dad una per­ver­sa polí­ti­ca de incen­ti­vos a los a cam­pe­si­nos para que siguie­ran cul­ti­van­do coca, cuan­do es el tra­ta­mien­to mili­tar del pro­ble­ma el que pro­ba­da­men­te des­de hace déca­das ope­ra como fac­tor que incre­men­ta pre­cios y ganan­cias a los ver­da­de­ros bene­fi­cia­rios del macro-nego­cio que está engra­na­do al capi­tal finan­cie­ro. De tal suer­te que la fala­cia de las 200.000 hec­tá­reas here­da­das por Duque se cae de la mata con su per­ma­nen­cia numé­ri­ca, pese a las 95.000 hec­tá­reas que dicen haber erra­di­ca­do en el mar­co de una, ya en reali­dad decré­pi­ta «nue­va polí­ti­ca», que inclu­ye asper­sio­nes aéreas y más cri­mi­na­li­za­cio­nes.

Enton­ces, engen­dro no es lo que se pac­tó sino su pre­me­di­ta­do incum­pli­mien­to; engen­dro no es haber acor­da­do ver­dad, jus­ti­cia, repa­ra­ción y no repe­ti­ción, sino haber pre­ten­di­do que el ban­qui­llo de los acu­sa­dos que­da­ra desig­na­do para una sola de las par­tes, con el agra­van­te que nin­gún cam­bio en los pro­ble­mas socia­les impli­ca la nega­ción ins­ti­tu­cio­nal de la no repe­ti­ción. Es en esos deta­lles don­de des­can­san los nichos de impu­ni­dad.

Engen­dro no fue el pac­to de crea­ción de la JEP, sino su dis­tor­sión hacia con­ver­tir­la en dere­cho penal del enemi­go, para vol­ver­la fuen­te de vin­dic­ta, de estig­ma­ti­za­ción y ali­vio espi­ri­tual para aque­llos que a toda cos­ta, y vio­lan­do cual­quier prin­ci­pio esen­cial del dere­cho como lo son, el de la pre­sun­ción de ino­cen­cia o el de la lega­li­dad, exi­gían extra­di­tar a San­trich para dejar esa tro­cha abier­ta a toda la diri­gen­cia insur­gen­te, al tiem­po que cum­plir «con decir la ver­dad, pedir per­dón y entre­gar “bie­nes”» lo tor­na­ron en un asun­to solo para insur­gen­tes. Enemi­gos y camu­fla­dos adver­sa­rios de la paz hicie­ron cau­sa común con ele­men­tos de este tipo, por­que es que no es nue­vo eso de fin­gir y simu­lar la paz y rein­ven­tar la gue­rra.

Sin dar una refe­ren­cia orde­na­da del desa­rro­llo de los capí­tu­los, debo resal­tar que al traer memo­ria de los inter­cam­bios epis­to­la­res de lo que fue­ron la X Con­fe­ren­cia y el Con­gre­so Fun­da­cio­nal del Par­ti­do, el tex­to logra tocar la almen­dra de las con­tra­dic­cio­nes de fon­do entre quie­nes toma­ron el rum­bo del rear­me y el sec­tor de la anti­gua Direc­ción al que lla­ma la «cama­ri­lla», al indi­car que el pun­to de cho­que no radi­ca­ba sola­men­te en la dis­tor­sión que se hizo del asun­to de la deja­ción de las armas, enten­di­da como colo­car­las más allá de su uso en polí­ti­ca, lle­ván­do­lo a su defi­ni­ción como entre­ga pro­pia de una des­mo­vi­li­za­ción que jamás estu­vo en la agen­da maru­lan­dia­na de las FARC-EP.

Ese de las armas sí que era un pun­to esen­cial, pero lo era tam­bién el ideo­ló­gi­co al cual sin duda está engar­za­do y que se resu­me en la expli­ca­ción del rum­bo refor­mis­ta asu­mi­do por lo que abju­ra­ron al apun­tar­se en la línea del posi­bi­lis­mo. Sin endul­zar el ver­bo, se con­clu­ye que, en la línea estra­té­gi­ca rai­zal, genui­na, de las FARC-EP no está pre­vis­to acep­tar el hori­zon­te demo­crá­ti­co libe­ral, su chan­ta­je con­sis­ten­te en mos­trar cual­quier pers­pec­ti­va de cam­bio radi­cal como un camino al tota­li­ta­ris­mo; o como una ruta absur­da e inve­ro­sí­mil en su posi­bi­li­dad de éxi­to fren­te a la omni­pre­sen­cia irre­me­dia­ble del impe­ria­lis­mo.

Y sobre este últi­mo tenor, son de públi­co cono­ci­mien­to las necias dia­tri­bas lan­za­das, sin que haya­mos dado res­pues­ta algu­na has­ta aho­ra, en con­tra de nues­tra visión sobre la cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo y la nece­si­dad de la insur­gen­cia glo­bal. Cier­ta­men­te, La Segun­da Mar­que­ta­lia aso­ma sin pro­fun­di­zar por­que no es la temá­ti­ca a prio­ri­zar, con­ven­ci­mien­tos pre­sen­ta­dos de for­ma argu­men­ta­da a las ins­tan­cias direc­ti­vas de la Déci­ma Con­fe­ren­cia y del Con­gre­so fun­da­cio­nal del Par­ti­do de la Rosa, en cuan­to a que las ilu­sio­nes bur­gue­sas en una recom­po­si­ción de la peri­fe­ria del capi­ta­lis­mo glo­bal care­cen de fun­da­men­to, y que son de espe­rar­se a futu­ro, muchas cri­sis peri­fé­ri­cas en el mar­co de la alu­di­da cri­sis mun­dial que pue­den abrir pers­pec­ti­vas a la nega­ción ele­va­da de la civi­li­za­ción bur­gue­sa y el des­mo­ro­na­mien­to de la cul­tu­ra impe­ria­lis­ta. Todo en un con­tex­to de lucha, eso sí.

Pero lo más cho­can­te, segu­ra­men­te, ha sido la iden­ti­dad de pun­tos de vis­ta con el ya falle­ci­do maes­tro Jor­ge Beins­tein – a quien lla­má­ba­mos «El Fan­tas­ma» y con cari­ño inmen­so ren­di­mos homenaje‑, en cuan­to al cues­tio­na­mien­to a la retó­ri­ca enga­ño­sa que pre­ten­de diso­ciar arti­fi­cial­men­te la opre­sión impe­rial, el auto­ri­ta­ris­mo de las éli­tes loca­les, la con­cen­tra­ción de ingre­sos, o la catás­tro­fe ambien­tal, de sus raí­ces bur­gue­sas uni­ver­sa­les. Y es sim­ple, pues con El Fan­tas­ma, con quien coin­ci­día­mos en su estra­te­gia insur­gen­te para enfren­tar al impe­ria­lis­mo y en su teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis, cues­tio­ná­ba­mos tajan­te­men­te las fal­sas con­cien­cias que se nutren de las «melo­días mode­ra­do­ras», lo cual era abso­lu­ta­men­te «peca­mi­no­so», en la medi­da en que con tal cobi­ja se tapan tam­bién aque­llos que per­sis­ten en las fala­cias de la eter­na bús­que­da del bur­gués pro­gre­sis­ta, del demó­cra­ta mode­ra­do, de la uni­dad nacio­nal, del huma­nis­mo sen­sa­to, que se repi­ten una y otra vez, rein­ci­dien­do en la repro­duc­ción del sis­te­ma o en apo­yar­se en sus com­po­nen­tes «menos des­pia­da­dos» de mane­ra tal que ter­mi­nan indu­cien­do la pos­ter­ga­ción de la rebe­lión y el enta­bla­mien­to de la con­ci­lia­ción con el ver­du­go. En fin, blas­fe­mias que se dicen con­tra el len­gua­je «polí­ti­ca­men­te correc­to», y que lo mejor es eti­que­tar­las como trots­kis­mo para hacer, cosa por demás absur­da, más sen­ci­llo su des­cré­di­to. ¡Dis­pa­ra­tes de rene­ga­dos!

Enton­ces, cla­ra­men­te, se insis­te en que es nues­tro papel el de seguir rear­man­do la uto­pía, el de seguir exi­gien­do lo impo­si­ble, por­que de lo posi­ble se encar­gan los demás todos los días. El de seguir abrien­do el camino hacia la cons­truc­ción del socia­lis­mo; oja­lá fren­te a la deca­den­cia del capi­ta­lis­mo, con una con­tra-cara que mues­tre la com­bi­na­ción de resis­ten­cias y ofen­si­vas de todo tipo, ope­ran­do como fenó­meno de dimen­sión glo­bal, actuan­do en orden dis­per­so, expre­san­do diver­si­dad de cul­tu­ras, dife­ren­tes nive­les de lucha y de con­cien­cia, con el pro­ta­go­nis­mo cime­ro de la inmen­sa masa de los opri­mi­dos y sufrien­tes.

Des­de las mon­ta­ñas insur­gen­tes de Colom­bia

Jesús San­trich

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *