El Movimiento Pro Amnistia evitó que un torturador participara en una charla en Bilbo.