El Movi­mien­to Pro Amnis­tia evi­tó que un tor­tu­ra­dor par­ti­ci­pa­ra en una char­la en Bil­bo.