Golpe de Estado en Bolivia para profundizar el saqueo capitalista

Se con­su­mó el gol­pe de Esta­do con­tra el gobierno de Evo Mora­les en Boli­via. Aho­ra se vie­ne lo más terro­rí­fi­co con­tra el pue­blo boli­viano, par­ti­cu­lar­men­te con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con­tra las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas de base, con­tra el pen­sa­mien­to crí­ti­co, con­tra toda per­so­na que se opon­ga al saqueo capi­ta­lis­ta, a la depre­da­ción de la natu­ra­le­za, a la explo­ta­ción. Se vie­ne el fun­da­men­ta­lis­mo cató­li­co decla­ra­do y el racis­mo abyec­to, la miso­gi­nia más bru­tal y la nos­tal­gia del tiem­po de las cru­za­das (lo vie­nen anun­cian­do las accio­nes y pro­cla­mas de los gol­pis­tas); se vie­ne la inten­si­fi­ca­ción del saqueo del litio, del gas, de la pla­ta, del oro, del esta­ño, del hie­rro, de los manan­tia­les y demás rique­zas natu­ra­les, se vie­ne mayor explo­ta­ción con­tra las y los tra­ba­ja­do­res, ham­bre y exter­mi­nio con­tra el pue­blo, mon­ta­ñas y ríos capi­ta­li­za­dos por un puña­do de mul­ti­na­cio­na­les y lati­fun­dis­tas.

Bajo el gobierno de Evo se garan­ti­zó la edu­ca­ción gra­tui­ta, se uni­ver­sa­li­zó el acce­so al agua pota­ble, los niños, las muje­res emba­ra­za­das y los ancia­nos tuvie­ron garan­tías esen­cia­les, se creó el Segu­ro Uni­ver­sal de Salud, etc. Aho­ra lo que se vie­ne con los gol­pis­tas faná­ti­cos reli­gio­sos y ávi­dos de inten­si­fi­car el saqueo capi­ta­lis­ta, es la pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción, el des­man­te­la­mien­to del Segu­ro Uni­ver­sal de Salud para que así un puña­do de capi­ta­lis­tas pue­da lucrar­se median­te sus ase­gu­ra­do­ras médi­cas pri­va­das. La pri­va­ti­za­ción de la salud ase­si­na­rá por inasis­ten­cia médi­ca a los millo­nes de per­so­nas que no pue­dan pagar los segu­ros pri­va­dos. Posi­ble­men­te tam­bién intro­duz­can las cajas pri­va­das de pen­sio­nes, para espe­cu­lar con gigan­tes­cos capi­ta­les, mien­tras que las pen­sio­nes de los ancia­nos las redu­ci­rán a una maca­bra mise­ria, como lo que hicie­ron en Chi­le.

Bajo el gobierno de Evo Mora­les, se invir­tió el capi­tal gene­ra­do por la mine­ría y los impues­tos en ser­vi­cios socia­les, para imple­men­tar una mejo­ra de la cali­dad de vida de las per­so­nas más empo­bre­ci­das de la cla­se explo­ta­da (pero no se cues­tio­nó de raíz al capi­ta­lis­mo y siguió exis­tien­do una cla­se explo­ta­da y una cla­se explo­ta­do­ra); las medi­das socia­les obvia­men­te repre­sen­ta­ron un ali­vio para miles de fami­lias boli­via­nas, pero como toda medi­da que no modi­fi­ca la estruc­tu­ra mis­ma del sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co, su dura­bi­li­dad tenía fecha de cadu­ci­dad. Tenía fecha de cadu­ci­dad por­que la cla­se explo­ta­do­ra no cesa nun­ca en su afán por pro­fun­di­zar los nive­les de explo­ta­ción y saqueo, dado que en base a esos meca­nis­mos se enri­que­ce.

La bur­gue­sía local y trans­na­cio­nal que­ría qui­tar­se a Evo de en medio para pro­fun­di­zar los nive­les de saqueo capi­ta­lis­ta: no tole­ra­ba ya a un gobierno que no estu­vie­ra dis­pues­to a ser­le fun­cio­nal al 100%. Evo no colec­ti­vi­zó los medios de pro­duc­ción, es decir la eco­no­mía boli­via­na no fue socia­lis­ta, sino que siguió sien­do capi­ta­lis­ta. De haber hecho cam­bios estruc­tu­ra­les, de haber colec­ti­vi­za­do los medios de pro­duc­ción, se hubie­ra for­ta­le­ci­do Boli­via fren­te a las pre­ten­sio­nes impe­ria­lis­tas; y la bur­gue­sía boli­via­na, pro­fun­da­men­te explo­ta­do­ra y hos­til a todo lo que no sea gober­nar Boli­via como si las y los tra­ba­ja­do­res fue­ran su ser­vi­dum­bre semi escla­vi­za­da, no se hubie­ra que­da­do enros­ca­da en el poder eco­nó­mi­co, mediá­ti­co e inclu­so ins­ti­tu­cio­nal. Es el deba­te de fon­do que este tipo de tra­ge­dias ponen de mani­fies­to: los lími­tes del Refor­mis­mo y la nece­si­dad de cam­bios estruc­tu­ra­les, revo­lu­cio­na­rios. Es el deba­te que Rosa Luxem­burg ya plan­tea­ba en Refor­ma o Revo­lu­ción y que la his­to­ria, una y otra vez, se encar­ga de poner de mani­fies­to. El refor­mis­mo es tole­ra­do por la bur­gue­sía un tiem­po, inclu­so le pue­de lle­gar a ser fun­cio­nal en cier­tas cir­cuns­tan­cias, en tan­to que le «qui­ta pre­sión a la olla» de las ten­sio­nes socia­les inhe­ren­tes a las injus­tas rela­cio­nes de pro­duc­ción del capi­ta­lis­mo. En el caso de Boli­via, es inne­ga­ble que el gobierno de Evo apor­tó gran­des avan­ces, pero tam­bién era total­men­te vul­ne­ra­ble a la volun­tad de la bur­gue­sía al no haber­se pro­du­ci­do la pro­fun­di­za­ción revo­lu­cio­na­ria.

El gol­pe de Esta­do lle­va­ba tiem­po fra­guán­do­se des­de Washing­ton. El pue­blo boli­viano lle­va­ba sema­nas enfren­tan­do el ata­que del fas­cis­mo: la bur­gue­sía boli­via­na y trans­na­cio­nal, en su pre­ten­sión de tum­bar al pre­si­den­te Mora­les y su gobierno, con la fina­li­dad de poder incre­men­tar los nive­les de saqueo capi­ta­lis­ta con­tra el pue­blo y la natu­ra­le­za, desató hor­das mer­ce­na­rias e incen­ti­vó el mayor odio racis­ta. Lin­cha­mien­tos con­tra per­so­nas indí­ge­nas y con­tra las per­so­nas elec­tas per­pe­tra­dos por todo el país por los para­mi­li­ta­res fas­cis­tas (muje­res veja­das, des­nu­da­das, la alcal­de­sa Patri­cia Arce secues­tra­da, emba­dur­na­da de pin­tu­ra roja, tras­qui­la­da y gol­pea­da, diri­gen­tes sin­di­ca­les tor­tu­ra­dos y obli­ga­dos a «pedir per­dón» de rodi­llas por apo­yar a Evo, comu­ni­ca­do­res alter­na­ti­vos a la fal­si­me­dia ama­rra­dos a árbo­les, ancia­nas indí­ge­nas agre­di­das por ves­tir sus tra­jes tra­di­cio­na­les). La herra­mien­ta fas­cis­ta de la bur­gue­sía per­pe­tró nume­ro­sos aten­ta­dos, incen­dios de sedes de las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas, incen­dios de casas de miem­bros del gobierno. La herra­mien­ta mediá­ti­ca de la bur­gue­sía par­ti­ci­pó de la des­es­ta­bi­li­za­ción, median­te mani­pu­la­ción y fal­si­me­dia a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal. Uno de los pila­res de la mani­pu­la­ción que infun­dió la bur­gue­sía a tra­vés de sus medios fue el fomen­to inten­si­fi­ca­do del odio racis­ta, avi­van­do un incen­dio que lle­va siglos: el racis­mo ha sido fomen­ta­do como meca­nis­mo de con­trol social, en un país en el que el colo­nia­lis­mo euro­peo dejó su hue­lla mar­ca­da en san­gre e injus­ti­cia social, un país cuya pobla­ción es sin embar­go de mayo­ría indí­ge­na.

La inje­ren­cia esta­dou­ni­den­se estu­vo finan­cian­do y entre­nan­do mer­ce­na­rios, la poli­cía se puso del lado de los fas­cis­tas y no detu­vo ni las gol­pi­zas con­tra las fami­lias indí­ge­nas, ni la toma de edi­fi­cios ins­ti­tu­cio­na­les, sino que par­ti­ci­pó; el ejér­ci­to no hizo nada para dete­ner las agre­sio­nes con­tra las bases indí­ge­nas y cam­pe­si­nas, y al final ter­mi­na­ría posi­cio­nán­do­se con los gol­pis­tas.

El pue­blo dio la lucha de mane­ra con­tun­den­te con­tra los des­ta­ca­men­tos fas­cis­tas para impe­dir que sea tum­ba­do el pri­mer pre­si­den­te indí­ge­na de toda la His­to­ria de Boli­via (des­de la lle­ga­da de los colo­ni­za­do­res los indí­ge­nas fue­ron explo­ta­dos y exclui­dos). Evo Mora­les no había segui­do a raja­ta­bla los dic­ta­dos del gran capi­tal (y por eso los mag­na­tes se lo qui­sie­ron qui­tar de en medio, y no qui­sie­ron reco­no­cer su vic­to­ria elec­to­ral).

La OEA, que calla total­men­te sobre la repre­sión en Chi­le (calla acer­ca de las vio­la­cio­nes y muti­la­cio­nes per­pe­tra­das por los cara­bi­ne­ros por­que el gobierno chi­leno es total­men­te fun­cio­nal al saqueo capi­ta­lis­ta), en cam­bio sí se lan­zó con­tra Boli­via para adu­cir un supues­to frau­de en las elec­cio­nes del 20 de octu­bre (ejer­cien­do su papel pro-impe­ria­lis­ta). Ante las acu­sa­cio­nes de la OEA (que repli­ca­ban la ver­sión de la bur­gue­sía gol­pis­ta), Evo Mora­les invi­tó, con suma inge­nui­dad, a «veri­fi­ca­do­res de la OEA». Mien­tras tan­to los mer­ce­na­rios fas­cis­tas seguían infun­dien­do terror en las calles. Final­men­te la OEA emi­tió su ama­ña­da deci­sión polí­ti­ca, sien­do el pis­to­le­ta­zo para los últi­mos pasos del gol­pe de Esta­do en Boli­via, algo que era fuer­te­men­te pre­vi­si­ble. Aday Que­sa­da expre­sa: «El gobierno de Evo Mora­les ha come­ti­do “erro­res” difí­cil­men­te expli­ca­bles. Resul­ta abso­lu­ta­men­te insó­li­to que el Eje­cu­ti­vo boli­viano soli­ci­ta­ra la “super­vi­sión” de la OEA (Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos) para que pro­ce­die­ra al peri­ta­je y con­ta­bi­li­za­ción de los votos resul­tan­tes de las pasa­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. […] esa soli­ci­tud de “arbi­tra­je” a la Orga­ni­za­ción que más genui­na­men­te repre­sen­ta los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Amé­ri­ca Lati­na era una peti­ción sui­ci­da, seme­jan­te a la de enco­men­dar a un zorro la cus­to­dia de un galli­ne­ro. […] el dic­ta­men final de la OEA esta­ba rubri­ca­do antes de que se rea­li­za­ra la “ins­pec­ción”. La OEA dic­ta­mi­nó veloz­men­te lo que corres­pon­día al papel que los Esta­dos Uni­dos le han enco­men­da­do»1.

Los acon­te­ci­mien­tos se enca­de­na­ron lue­go a una velo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. La poli­cía se amo­ti­nó en varias ciu­da­des. A la capi­tal de Boli­via arri­ba­ron nume­ro­sas hor­das fas­cis­tas pro­ve­nien­tes de San­ta Cruz. Los medios de comu­ni­ca­ción del Esta­do y varios medios comu­ni­ta­rios fue­ron ata­ca­dos. Varias casas de gober­na­do­res fue­ron incen­dia­das por los mer­ce­na­rios. El gobierno de Evo tenía en ese momen­to dos opcio­nes: o ceder al chan­ta­je del fas­cis­mo y caer en la tram­pa de lla­mar a nue­vas elec­cio­nes, en medio del cli­ma de terror que impo­nen los mer­ce­na­rios de la bur­gue­sía, o bien radi­ca­li­zar el pro­ce­so popu­lar, toman­do su fuer­za de las masi­vas movi­li­za­cio­nes en su apo­yo que seguían en las calles. Se decan­ta­ría a pri­me­ras horas del 10 de noviem­bre por lla­mar a nue­vas elec­cio­nes, sien­do que ya ganó en las elec­cio­nes del 20 de octu­bre, y que cla­ra­men­te la bur­gue­sía no se cal­ma­ría has­ta tener en sus manos todo el poder (es decir, en even­tua­les nue­vas elec­cio­nes el cli­ma de terror impues­to por la herra­mien­ta fas­cis­ta de la bur­gue­sía impe­di­ría a muchos votan­tes por Evo el acer­car­se siquie­ra a votar, y en el caso de que gana­ra Evo nue­va­men­te, cla­ra­men­te la bur­gue­sía segui­ría con la des­es­ta­bi­li­za­ción). Pero ni siquie­ra el anun­cio de Mora­les de lla­mar a nue­vas elec­cio­nes fue sufi­cien­te para la bur­gue­sía: ese mis­mo 10 de noviem­bre la cúpu­la mili­tar emi­tió un comu­ni­ca­do en el que se posi­cio­nó del lado de los gol­pis­tas, lla­man­do a Evo Mora­les a renun­ciar. El pue­blo boli­viano sin embar­go siguió masi­va­men­te en las calles dan­do la bata­lla con­tra las hor­das fas­cis­tas y su pre­ten­sión de gol­pe de Esta­do.

Tras el comu­ni­ca­do de ali­nea­mien­to de la cúpu­la mili­tar con el gol­pe de Esta­do en cur­so, se lle­gó a pre­sa­giar lo peor: que Evo renun­cia­ra, que­dan­do el fas­cis­mo con todos los pode­res en Boli­via. La bur­gue­sía que­ría todo y al ins­tan­te, no pre­ten­día dejar siquie­ra que se rea­li­za­ran unas nue­vas elec­cio­nes. El men­sa­je fue cla­ro: o gobier­na el can­di­da­to ele­gi­do por Washing­ton o nada. Tris­te­men­te no hubo que espe­rar mucho, tras el comu­ni­ca­do gol­pis­ta de los mili­ta­res, para que Evo anun­cia­ra su renun­cia, tal como lo exi­gie­ron los gol­pis­tas, tal como lo vino pre­pa­ran­do el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y la bur­gue­sía a tra­vés de su herra­mien­ta fas­cis­ta. Tras esa renun­cia, ante el gol­pe de Esta­do con­su­ma­do, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, cam­pe­si­nas e indí­ge­nas, que­da­ron a la mer­ced del peor fas­cis­mo.

Es evi­den­te que la inmen­sa mayo­ría del pue­blo boli­viano votó por Evo Mora­les, pues la mayo­ría de la pobla­ción indí­ge­na y cam­pe­si­na, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, lo apo­ya­ba; pero la bur­gue­sía y el gran capi­tal trans­na­cio­nal pre­ten­dían ya qui­tár­se­lo de en medio para poder depre­dar con mayor vora­ci­dad los inmen­sos recur­sos de Boli­via. ¿Pero por qué renun­ció Evo tan rápi­da­men­te cuan­do tenía una fuer­te base de apo­yo popu­lar en las calles? Los medios de la bur­gue­sía titu­la­ron que el pre­si­den­te renun­ció, cuan­do está cla­ro que fue un gol­pe de Esta­do. La renun­cia de Evo fue anun­cia­da bajo un cli­ma de terror y ame­na­za, tras varias renun­cias de miem­bros de su gobierno, igual­men­te ate­rro­ri­za­dos: «Renun­cia­ron por sal­var a su fami­lia ame­na­za­da»2, rela­tó Evo en rue­da de pren­sa. Las «renun­cias» se pro­du­je­ron bajo coac­ción: median­te el secues­tro de fami­lia­res por par­te de la herra­mien­ta fas­cis­ta, que chan­ta­jeó a los repre­sen­tan­tes con ase­si­nar a sus fami­lia­res si no dimi­tían y no pedían públi­ca­men­te a Evo Mora­les que renun­cia­ra.

El gol­pe de Esta­do en Boli­via se dio median­te la bru­ta­li­dad fas­cis­ta y el ame­dren­ta­mien­to; la mayor par­te de la poli­cía no esta­ba pro­te­gien­do al pue­blo de los ata­ques de los mer­ce­na­rios, los mili­ta­res anun­cia­ron que se ali­nea­ban con el gol­pe de Esta­do. Como siem­pre, cuan­do la cla­se explo­ta­do­ra no con­si­gue lo que quie­re median­te unas elec­cio­nes, recu­rre al gol­pe mili­tar y para­mi­li­tar, a la ame­na­za, al terror: prác­ti­cas mafio­sas de un sis­te­ma putre­fac­to. La cla­se explo­ta­do­ra casi siem­pre con­si­gue lo que quie­re median­te las elec­cio­nes pues tie­ne el capi­tal para impo­ner sus can­di­da­tos median­te millo­na­rias cam­pa­ñas alie­nan­tes, pero cuan­do excep­cio­nal­men­te gana algún can­di­da­to más afín a los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tie­ne los días con­ta­dos.

Así está la gue­rra que la cla­se explo­ta­do­ra le hace a la cla­se explo­ta­da: aho­ra saca su herra­mien­ta fas­cis­ta, por todo el pla­ne­ta, para inten­tar barrer a todos los gobier­nos que no le sean total­men­te fun­cio­na­les, y para pro­fun­di­zar la tasa de explo­ta­ción y saqueo que incre­men­ta su acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Los pue­blos tie­nen sus manos des­nu­das para defen­der­se, y su cons­cien­cia de que si no ven­cen en la bata­lla con­tra la herra­mien­ta fas­cis­ta de la bur­gue­sía, se vie­nen tiem­pos de mayor terror, repre­sión, explo­ta­ción, saqueo, empo­bre­ci­mien­to y bar­ba­rie. Mien­tras el capi­ta­lis­mo siga vivo, sigue en su seno viva su herra­mien­ta fas­cis­ta, y sigue impe­ran­do la bru­tal injus­ti­cia social que ham­brea pue­blos y devas­ta la natu­ra­le­za.

Ceci­lia Zamu­dio

11 de noviem­bre de 2019

  1. http://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​2​6​2​5​2​/​c​o​m​o​-​y​-​p​o​r​-​q​u​e​-​l​o​g​r​a​r​o​n​-​d​e​r​r​o​c​a​r​-​a​-​e​v​o​-​m​o​r​a​l​e​s​-​v​i​deo
  2. Renun­cia­ron por sal­var a su fami­lia ame­na­za­da», Evo en rue­da de pren­sa: https://​you​tu​.be/​W​a​D​L​E​2​o​q​wTg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: