Gol­pe de Esta­do en Boli­via para pro­fun­di­zar el saqueo capi­ta­lis­ta

Se con­su­mó el gol­pe de Esta­do con­tra el gobierno de Evo Mora­les en Boli­via. Aho­ra se vie­ne lo más terro­rí­fi­co con­tra el pue­blo boli­viano, par­ti­cu­lar­men­te con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra, con­tra las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas de base, con­tra el pen­sa­mien­to crí­ti­co, con­tra toda per­so­na que se opon­ga al saqueo capi­ta­lis­ta, a la depre­da­ción de la natu­ra­le­za, a la explo­ta­ción. Se vie­ne el fun­da­men­ta­lis­mo cató­li­co decla­ra­do y el racis­mo abyec­to, la miso­gi­nia más bru­tal y la nos­tal­gia del tiem­po de las cru­za­das (lo vie­nen anun­cian­do las accio­nes y pro­cla­mas de los gol­pis­tas); se vie­ne la inten­si­fi­ca­ción del saqueo del litio, del gas, de la pla­ta, del oro, del esta­ño, del hie­rro, de los manan­tia­les y demás rique­zas natu­ra­les, se vie­ne mayor explo­ta­ción con­tra las y los tra­ba­ja­do­res, ham­bre y exter­mi­nio con­tra el pue­blo, mon­ta­ñas y ríos capi­ta­li­za­dos por un puña­do de mul­ti­na­cio­na­les y lati­fun­dis­tas.

Bajo el gobierno de Evo se garan­ti­zó la edu­ca­ción gra­tui­ta, se uni­ver­sa­li­zó el acce­so al agua pota­ble, los niños, las muje­res emba­ra­za­das y los ancia­nos tuvie­ron garan­tías esen­cia­les, se creó el Segu­ro Uni­ver­sal de Salud, etc. Aho­ra lo que se vie­ne con los gol­pis­tas faná­ti­cos reli­gio­sos y ávi­dos de inten­si­fi­car el saqueo capi­ta­lis­ta, es la pri­va­ti­za­ción de la edu­ca­ción, el des­man­te­la­mien­to del Segu­ro Uni­ver­sal de Salud para que así un puña­do de capi­ta­lis­tas pue­da lucrar­se median­te sus ase­gu­ra­do­ras médi­cas pri­va­das. La pri­va­ti­za­ción de la salud ase­si­na­rá por inasis­ten­cia médi­ca a los millo­nes de per­so­nas que no pue­dan pagar los segu­ros pri­va­dos. Posi­ble­men­te tam­bién intro­duz­can las cajas pri­va­das de pen­sio­nes, para espe­cu­lar con gigan­tes­cos capi­ta­les, mien­tras que las pen­sio­nes de los ancia­nos las redu­ci­rán a una maca­bra mise­ria, como lo que hicie­ron en Chi­le.

Bajo el gobierno de Evo Mora­les, se invir­tió el capi­tal gene­ra­do por la mine­ría y los impues­tos en ser­vi­cios socia­les, para imple­men­tar una mejo­ra de la cali­dad de vida de las per­so­nas más empo­bre­ci­das de la cla­se explo­ta­da (pero no se cues­tio­nó de raíz al capi­ta­lis­mo y siguió exis­tien­do una cla­se explo­ta­da y una cla­se explo­ta­do­ra); las medi­das socia­les obvia­men­te repre­sen­ta­ron un ali­vio para miles de fami­lias boli­via­nas, pero como toda medi­da que no modi­fi­ca la estruc­tu­ra mis­ma del sis­te­ma socio­eco­nó­mi­co, su dura­bi­li­dad tenía fecha de cadu­ci­dad. Tenía fecha de cadu­ci­dad por­que la cla­se explo­ta­do­ra no cesa nun­ca en su afán por pro­fun­di­zar los nive­les de explo­ta­ción y saqueo, dado que en base a esos meca­nis­mos se enri­que­ce.

La bur­gue­sía local y trans­na­cio­nal que­ría qui­tar­se a Evo de en medio para pro­fun­di­zar los nive­les de saqueo capi­ta­lis­ta: no tole­ra­ba ya a un gobierno que no estu­vie­ra dis­pues­to a ser­le fun­cio­nal al 100%. Evo no colec­ti­vi­zó los medios de pro­duc­ción, es decir la eco­no­mía boli­via­na no fue socia­lis­ta, sino que siguió sien­do capi­ta­lis­ta. De haber hecho cam­bios estruc­tu­ra­les, de haber colec­ti­vi­za­do los medios de pro­duc­ción, se hubie­ra for­ta­le­ci­do Boli­via fren­te a las pre­ten­sio­nes impe­ria­lis­tas; y la bur­gue­sía boli­via­na, pro­fun­da­men­te explo­ta­do­ra y hos­til a todo lo que no sea gober­nar Boli­via como si las y los tra­ba­ja­do­res fue­ran su ser­vi­dum­bre semi escla­vi­za­da, no se hubie­ra que­da­do enros­ca­da en el poder eco­nó­mi­co, mediá­ti­co e inclu­so ins­ti­tu­cio­nal. Es el deba­te de fon­do que este tipo de tra­ge­dias ponen de mani­fies­to: los lími­tes del Refor­mis­mo y la nece­si­dad de cam­bios estruc­tu­ra­les, revo­lu­cio­na­rios. Es el deba­te que Rosa Luxem­burg ya plan­tea­ba en Refor­ma o Revo­lu­ción y que la his­to­ria, una y otra vez, se encar­ga de poner de mani­fies­to. El refor­mis­mo es tole­ra­do por la bur­gue­sía un tiem­po, inclu­so le pue­de lle­gar a ser fun­cio­nal en cier­tas cir­cuns­tan­cias, en tan­to que le «qui­ta pre­sión a la olla» de las ten­sio­nes socia­les inhe­ren­tes a las injus­tas rela­cio­nes de pro­duc­ción del capi­ta­lis­mo. En el caso de Boli­via, es inne­ga­ble que el gobierno de Evo apor­tó gran­des avan­ces, pero tam­bién era total­men­te vul­ne­ra­ble a la volun­tad de la bur­gue­sía al no haber­se pro­du­ci­do la pro­fun­di­za­ción revo­lu­cio­na­ria.

El gol­pe de Esta­do lle­va­ba tiem­po fra­guán­do­se des­de Washing­ton. El pue­blo boli­viano lle­va­ba sema­nas enfren­tan­do el ata­que del fas­cis­mo: la bur­gue­sía boli­via­na y trans­na­cio­nal, en su pre­ten­sión de tum­bar al pre­si­den­te Mora­les y su gobierno, con la fina­li­dad de poder incre­men­tar los nive­les de saqueo capi­ta­lis­ta con­tra el pue­blo y la natu­ra­le­za, des­ató hor­das mer­ce­na­rias e incen­ti­vó el mayor odio racis­ta. Lin­cha­mien­tos con­tra per­so­nas indí­ge­nas y con­tra las per­so­nas elec­tas per­pe­tra­dos por todo el país por los para­mi­li­ta­res fas­cis­tas (muje­res veja­das, des­nu­da­das, la alcal­de­sa Patri­cia Arce secues­tra­da, emba­dur­na­da de pin­tu­ra roja, tras­qui­la­da y gol­pea­da, diri­gen­tes sin­di­ca­les tor­tu­ra­dos y obli­ga­dos a «pedir per­dón» de rodi­llas por apo­yar a Evo, comu­ni­ca­do­res alter­na­ti­vos a la fal­si­me­dia ama­rra­dos a árbo­les, ancia­nas indí­ge­nas agre­di­das por ves­tir sus tra­jes tra­di­cio­na­les). La herra­mien­ta fas­cis­ta de la bur­gue­sía per­pe­tró nume­ro­sos aten­ta­dos, incen­dios de sedes de las orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas e indí­ge­nas, incen­dios de casas de miem­bros del gobierno. La herra­mien­ta mediá­ti­ca de la bur­gue­sía par­ti­ci­pó de la des­es­ta­bi­li­za­ción, median­te mani­pu­la­ción y fal­si­me­dia a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal. Uno de los pila­res de la mani­pu­la­ción que infun­dió la bur­gue­sía a tra­vés de sus medios fue el fomen­to inten­si­fi­ca­do del odio racis­ta, avi­van­do un incen­dio que lle­va siglos: el racis­mo ha sido fomen­ta­do como meca­nis­mo de con­trol social, en un país en el que el colo­nia­lis­mo euro­peo dejó su hue­lla mar­ca­da en san­gre e injus­ti­cia social, un país cuya pobla­ción es sin embar­go de mayo­ría indí­ge­na.

La inje­ren­cia esta­dou­ni­den­se estu­vo finan­cian­do y entre­nan­do mer­ce­na­rios, la poli­cía se puso del lado de los fas­cis­tas y no detu­vo ni las gol­pi­zas con­tra las fami­lias indí­ge­nas, ni la toma de edi­fi­cios ins­ti­tu­cio­na­les, sino que par­ti­ci­pó; el ejér­ci­to no hizo nada para dete­ner las agre­sio­nes con­tra las bases indí­ge­nas y cam­pe­si­nas, y al final ter­mi­na­ría posi­cio­nán­do­se con los gol­pis­tas.

El pue­blo dio la lucha de mane­ra con­tun­den­te con­tra los des­ta­ca­men­tos fas­cis­tas para impe­dir que sea tum­ba­do el pri­mer pre­si­den­te indí­ge­na de toda la His­to­ria de Boli­via (des­de la lle­ga­da de los colo­ni­za­do­res los indí­ge­nas fue­ron explo­ta­dos y exclui­dos). Evo Mora­les no había segui­do a raja­ta­bla los dic­ta­dos del gran capi­tal (y por eso los mag­na­tes se lo qui­sie­ron qui­tar de en medio, y no qui­sie­ron reco­no­cer su vic­to­ria elec­to­ral).

La OEA, que calla total­men­te sobre la repre­sión en Chi­le (calla acer­ca de las vio­la­cio­nes y muti­la­cio­nes per­pe­tra­das por los cara­bi­ne­ros por­que el gobierno chi­leno es total­men­te fun­cio­nal al saqueo capi­ta­lis­ta), en cam­bio sí se lan­zó con­tra Boli­via para adu­cir un supues­to frau­de en las elec­cio­nes del 20 de octu­bre (ejer­cien­do su papel pro-impe­ria­lis­ta). Ante las acu­sa­cio­nes de la OEA (que repli­ca­ban la ver­sión de la bur­gue­sía gol­pis­ta), Evo Mora­les invi­tó, con suma inge­nui­dad, a «veri­fi­ca­do­res de la OEA». Mien­tras tan­to los mer­ce­na­rios fas­cis­tas seguían infun­dien­do terror en las calles. Final­men­te la OEA emi­tió su ama­ña­da deci­sión polí­ti­ca, sien­do el pis­to­le­ta­zo para los últi­mos pasos del gol­pe de Esta­do en Boli­via, algo que era fuer­te­men­te pre­vi­si­ble. Aday Que­sa­da expre­sa: «El gobierno de Evo Mora­les ha come­ti­do “erro­res” difí­cil­men­te expli­ca­bles. Resul­ta abso­lu­ta­men­te insó­li­to que el Eje­cu­ti­vo boli­viano soli­ci­ta­ra la “super­vi­sión” de la OEA (Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos) para que pro­ce­die­ra al peri­ta­je y con­ta­bi­li­za­ción de los votos resul­tan­tes de las pasa­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. […] esa soli­ci­tud de “arbi­tra­je” a la Orga­ni­za­ción que más genui­na­men­te repre­sen­ta los intere­ses esta­dou­ni­den­ses en Amé­ri­ca Lati­na era una peti­ción sui­ci­da, seme­jan­te a la de enco­men­dar a un zorro la cus­to­dia de un galli­ne­ro. […] el dic­ta­men final de la OEA esta­ba rubri­ca­do antes de que se rea­li­za­ra la “ins­pec­ción”. La OEA dic­ta­mi­nó veloz­men­te lo que corres­pon­día al papel que los Esta­dos Uni­dos le han enco­men­da­do»1.

Los acon­te­ci­mien­tos se enca­de­na­ron lue­go a una velo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. La poli­cía se amo­ti­nó en varias ciu­da­des. A la capi­tal de Boli­via arri­ba­ron nume­ro­sas hor­das fas­cis­tas pro­ve­nien­tes de San­ta Cruz. Los medios de comu­ni­ca­ción del Esta­do y varios medios comu­ni­ta­rios fue­ron ata­ca­dos. Varias casas de gober­na­do­res fue­ron incen­dia­das por los mer­ce­na­rios. El gobierno de Evo tenía en ese momen­to dos opcio­nes: o ceder al chan­ta­je del fas­cis­mo y caer en la tram­pa de lla­mar a nue­vas elec­cio­nes, en medio del cli­ma de terror que impo­nen los mer­ce­na­rios de la bur­gue­sía, o bien radi­ca­li­zar el pro­ce­so popu­lar, toman­do su fuer­za de las masi­vas movi­li­za­cio­nes en su apo­yo que seguían en las calles. Se decan­ta­ría a pri­me­ras horas del 10 de noviem­bre por lla­mar a nue­vas elec­cio­nes, sien­do que ya ganó en las elec­cio­nes del 20 de octu­bre, y que cla­ra­men­te la bur­gue­sía no se cal­ma­ría has­ta tener en sus manos todo el poder (es decir, en even­tua­les nue­vas elec­cio­nes el cli­ma de terror impues­to por la herra­mien­ta fas­cis­ta de la bur­gue­sía impe­di­ría a muchos votan­tes por Evo el acer­car­se siquie­ra a votar, y en el caso de que gana­ra Evo nue­va­men­te, cla­ra­men­te la bur­gue­sía segui­ría con la des­es­ta­bi­li­za­ción). Pero ni siquie­ra el anun­cio de Mora­les de lla­mar a nue­vas elec­cio­nes fue sufi­cien­te para la bur­gue­sía: ese mis­mo 10 de noviem­bre la cúpu­la mili­tar emi­tió un comu­ni­ca­do en el que se posi­cio­nó del lado de los gol­pis­tas, lla­man­do a Evo Mora­les a renun­ciar. El pue­blo boli­viano sin embar­go siguió masi­va­men­te en las calles dan­do la bata­lla con­tra las hor­das fas­cis­tas y su pre­ten­sión de gol­pe de Esta­do.

Tras el comu­ni­ca­do de ali­nea­mien­to de la cúpu­la mili­tar con el gol­pe de Esta­do en cur­so, se lle­gó a pre­sa­giar lo peor: que Evo renun­cia­ra, que­dan­do el fas­cis­mo con todos los pode­res en Boli­via. La bur­gue­sía que­ría todo y al ins­tan­te, no pre­ten­día dejar siquie­ra que se rea­li­za­ran unas nue­vas elec­cio­nes. El men­sa­je fue cla­ro: o gobier­na el can­di­da­to ele­gi­do por Washing­ton o nada. Tris­te­men­te no hubo que espe­rar mucho, tras el comu­ni­ca­do gol­pis­ta de los mili­ta­res, para que Evo anun­cia­ra su renun­cia, tal como lo exi­gie­ron los gol­pis­tas, tal como lo vino pre­pa­ran­do el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y la bur­gue­sía a tra­vés de su herra­mien­ta fas­cis­ta. Tras esa renun­cia, ante el gol­pe de Esta­do con­su­ma­do, las orga­ni­za­cio­nes socia­les, cam­pe­si­nas e indí­ge­nas, que­da­ron a la mer­ced del peor fas­cis­mo.

Es evi­den­te que la inmen­sa mayo­ría del pue­blo boli­viano votó por Evo Mora­les, pues la mayo­ría de la pobla­ción indí­ge­na y cam­pe­si­na, la cla­se tra­ba­ja­do­ra, lo apo­ya­ba; pero la bur­gue­sía y el gran capi­tal trans­na­cio­nal pre­ten­dían ya qui­tár­se­lo de en medio para poder depre­dar con mayor vora­ci­dad los inmen­sos recur­sos de Boli­via. ¿Pero por qué renun­ció Evo tan rápi­da­men­te cuan­do tenía una fuer­te base de apo­yo popu­lar en las calles? Los medios de la bur­gue­sía titu­la­ron que el pre­si­den­te renun­ció, cuan­do está cla­ro que fue un gol­pe de Esta­do. La renun­cia de Evo fue anun­cia­da bajo un cli­ma de terror y ame­na­za, tras varias renun­cias de miem­bros de su gobierno, igual­men­te ate­rro­ri­za­dos: «Renun­cia­ron por sal­var a su fami­lia ame­na­za­da»2, rela­tó Evo en rue­da de pren­sa. Las «renun­cias» se pro­du­je­ron bajo coac­ción: median­te el secues­tro de fami­lia­res por par­te de la herra­mien­ta fas­cis­ta, que chan­ta­jeó a los repre­sen­tan­tes con ase­si­nar a sus fami­lia­res si no dimi­tían y no pedían públi­ca­men­te a Evo Mora­les que renun­cia­ra.

El gol­pe de Esta­do en Boli­via se dio median­te la bru­ta­li­dad fas­cis­ta y el ame­dren­ta­mien­to; la mayor par­te de la poli­cía no esta­ba pro­te­gien­do al pue­blo de los ata­ques de los mer­ce­na­rios, los mili­ta­res anun­cia­ron que se ali­nea­ban con el gol­pe de Esta­do. Como siem­pre, cuan­do la cla­se explo­ta­do­ra no con­si­gue lo que quie­re median­te unas elec­cio­nes, recu­rre al gol­pe mili­tar y para­mi­li­tar, a la ame­na­za, al terror: prác­ti­cas mafio­sas de un sis­te­ma putre­fac­to. La cla­se explo­ta­do­ra casi siem­pre con­si­gue lo que quie­re median­te las elec­cio­nes pues tie­ne el capi­tal para impo­ner sus can­di­da­tos median­te millo­na­rias cam­pa­ñas alie­nan­tes, pero cuan­do excep­cio­nal­men­te gana algún can­di­da­to más afín a los intere­ses de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tie­ne los días con­ta­dos.

Así está la gue­rra que la cla­se explo­ta­do­ra le hace a la cla­se explo­ta­da: aho­ra saca su herra­mien­ta fas­cis­ta, por todo el pla­ne­ta, para inten­tar barrer a todos los gobier­nos que no le sean total­men­te fun­cio­na­les, y para pro­fun­di­zar la tasa de explo­ta­ción y saqueo que incre­men­ta su acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Los pue­blos tie­nen sus manos des­nu­das para defen­der­se, y su cons­cien­cia de que si no ven­cen en la bata­lla con­tra la herra­mien­ta fas­cis­ta de la bur­gue­sía, se vie­nen tiem­pos de mayor terror, repre­sión, explo­ta­ción, saqueo, empo­bre­ci­mien­to y bar­ba­rie. Mien­tras el capi­ta­lis­mo siga vivo, sigue en su seno viva su herra­mien­ta fas­cis­ta, y sigue impe­ran­do la bru­tal injus­ti­cia social que ham­brea pue­blos y devas­ta la natu­ra­le­za.

Ceci­lia Zamu­dio

11 de noviem­bre de 2019

  1. http://​cana​rias​-sema​nal​.org/​a​r​t​/​2​6​2​5​2​/​c​o​m​o​-​y​-​p​o​r​-​q​u​e​-​l​o​g​r​a​r​o​n​-​d​e​r​r​o​c​a​r​-​a​-​e​v​o​-​m​o​r​a​l​e​s​-​v​i​deo
  2. Renun­cia­ron por sal­var a su fami­lia ame­na­za­da», Evo en rue­da de pren­sa: https://​you​tu​.be/​W​a​D​L​E​2​o​q​wTg

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *