El gol­pe en Boli­via: cin­co lec­cio­nes

Des­kar­gak /​Des­car­gas (273 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] El gol­pe en Boli­via: cin­co lec­cio­nesDes­car­gar 
[PDF] [A5] El gol­pe en Boli­via: cin­co lec­cio­nesDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] El gol­pe en Boli­via: cin­co lec­cio­nesDes­car­gar 
[EPUB] El gol­pe en Boli­via: cin­co lec­cio­nesDes­car­gar 
[mobi] El gol­pe en Boli­via: cin­co lec­cio­nesDes­car­gar 

La tra­ge­dia boli­via­na ense­ña con elo­cuen­cia varias lec­cio­nes que nues­tros pue­blos y las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas popu­la­res deben apren­der y gra­bar en sus con­cien­cias para siem­pre. Aquí, una bre­ve enu­me­ra­ción, sobre la mar­cha, y como pre­lu­dio a un tra­ta­mien­to más deta­lla­do en el futu­ro. Pri­me­ro, que por más que se admi­nis­tre de modo ejem­plar la eco­no­mía como lo hizo el gobierno de Evo, se garan­ti­ce cre­ci­mien­to, redis­tri­bu­ción, flu­jo de inver­sio­nes y se mejo­ren todos los indi­ca­do­res macro y micro­eco­nó­mi­cos la dere­cha y el impe­ria­lis­mo jamás van a acep­tar a un gobierno que no se pon­ga al ser­vi­cio de sus intere­ses.

Segun­do, hay que estu­diar los manua­les publi­ca­dos por diver­sas agen­cias de EEUU y sus voce­ros dis­fra­za­dos de aca­dé­mi­cos o perio­dis­tas para poder per­ci­bir a tiem­po las seña­les de la ofen­si­va. Esos escri­tos inva­ria­ble­men­te resal­tan la nece­si­dad de des­tro­zar la repu­tación del líder popu­lar, lo que en la jer­ga espe­cia­li­za­da se lla­ma ase­si­na­to del per­so­na­je («cha­rac­ter assa­si­na­tion») cali­fi­cán­do­lo de ladrón, corrup­to, dic­ta­dor o igno­ran­te. Esta es la tarea con­fia­da a comu­ni­ca­do­res socia­les, auto­pro­cla­ma­dos como «perio­dis­tas inde­pen­dien­tes», que a favor de su con­trol cua­si mono­pó­li­co de los medios tala­dran el cere­bro de la pobla­ción con tales difa­ma­cio­nes, acom­pa­ña­das, en el caso que nos ocu­pa, por men­sa­jes de odio diri­gi­dos en con­tra de los pue­blos ori­gi­na­rios y los pobres en gene­ral.

Ter­ce­ro, cum­pli­do lo ante­rior lle­ga el turno de la diri­gen­cia polí­ti­ca y las eli­tes eco­nó­mi­cas recla­man­do «un cam­bio», poner fin a «la dic­ta­du­ra» de Evo que, como escri­bie­ra hace pocos días el impre­sen­ta­ble Var­gas Llo­sa, aquél es un «dema­go­go que quie­re eter­ni­zar­se en el poder». Supon­go que esta­rá brin­dan­do con cham­pag­ne en Madrid al ver las imá­ge­nes de las hor­das fas­cis­tas saquean­do, incen­dian­do, enca­de­nan­do perio­dis­tas a un pos­te, rapan­do a una mujer alcal­de y pin­tán­do­la de rojo y des­tru­yen­do las actas de la pasa­da elec­ción para cum­plir con el man­da­to de don Mario y libe­rar a Boli­via de un maligno dema­go­go. Men­ciono su caso por­que ha sido y es el inmo­ral por­ta­es­tan­dar­te de este ata­que vil, de esta felo­nía sin lími­tes que cru­ci­fi­ca lide­raz­gos popu­la­res, des­tru­ye una demo­cra­cia e ins­ta­la el rei­na­do del terror a car­go de ban­das de sica­rios con­tra­ta­dos para escar­men­tar a un pue­blo digno que tuvo la osa­día de que­rer ser libre.

Cuar­to: entran en esce­na las «fuer­zas de segu­ri­dad». En este caso esta­mos hablan­do de ins­ti­tu­cio­nes con­tro­la­das por nume­ro­sas agen­cias, mili­ta­res y civi­les, del gobierno de Esta­dos Uni­dos. Estas las entre­nan, las arman, hacen ejer­ci­cios con­jun­tos y las edu­can polí­ti­ca­men­te. Tuve oca­sión de com­pro­bar­lo cuan­do, por invi­ta­ción de Evo, inau­gu­ré un cur­so sobre «Anti­im­pe­ria­lis­mo» para ofi­cia­les supe­rio­res de las tres armas. En esa opor­tu­ni­dad que­dé azo­ra­do por el gra­do de pene­tra­ción de las más reac­cio­na­rias con­sig­nas nor­te­ame­ri­ca­nas here­da­das de la épo­ca de la Gue­rra Fría y por la indi­si­mu­la­da irri­ta­ción cau­sa­da por el hecho que un indí­ge­na fue­se pre­si­den­te de su país. Lo que hicie­ron esas «fuer­zas de segu­ri­dad» fue reti­rar­se de esce­na y dejar el cam­po libre para la des­con­tro­la­da actua­ción de las hor­das fas­cis­tas ‑como las que actua­ron en Ucra­nia, en Libia, en Irak, en Siria para derro­car, o tra­tar de hacer­lo en este últi­mo caso, a líde­res moles­tos para el impe­rio- y de ese modo inti­mi­dar a la pobla­ción, a la mili­tan­cia y a las pro­pias figu­ras del gobierno. O sea, una nue­va figu­ra socio­po­lí­ti­ca: gol­pis­mo mili­tar «por omi­sión», dejan­do que las ban­das reac­cio­na­rias, reclu­ta­das y finan­cia­das por la dere­cha, impon­gan su ley. Una vez que rei­na el terror y ante la inde­fen­sión del gobierno el des­en­la­ce era inevi­ta­ble.

Quin­to, la segu­ri­dad y el orden públi­co no debie­ron haber sido jamás con­fia­das en Boli­via a ins­ti­tu­cio­nes como la poli­cía y el ejér­ci­to, colo­ni­za­das por el impe­ria­lis­mo y sus laca­yos de la dere­cha autóc­to­na. Cuán­do se lan­zó la ofen­si­va en con­tra de Evo se optó por una polí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to y de no res­pon­der a las pro­vo­ca­cio­nes de los fas­cis­tas. Esto sir­vió para enva­len­to­nar­los y acre­cen­tar la apues­ta: pri­me­ro, exi­gir balo­ta­je; des­pués, frau­de y nue­vas elec­cio­nes; ense­gui­da, elec­cio­nes pero sin Evo (como en Bra­sil, sin Lula); más tar­de, renun­cia de Evo; final­men­te, ante su reluc­tan­cia a acep­tar el chan­ta­je, sem­brar el terror con la com­pli­ci­dad de poli­cías y mili­ta­res y for­zar a Evo a renun­ciar. De manual, todo de manual. ¿Apren­de­re­mos estas lec­cio­nes?

Ati­lio A. Boron)

10 de noviem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *