¿Hasta cuando…o ahora es cuando?

Quie­nes pro­pi­cian la gue­rra civil en pos de hacer pre­va­le­cer sus intere­ses bas­tar­dos, sec­to­ria­les, anti­na­cio­na­les y anti­po­pu­la­res, deben ser redu­ci­dos a la nada median­te la acción direc­ta del pue­blo, que es el depo­si­ta­rio abso­lu­to de la sobe­ra­nía polí­ti­ca y la ley pare­ja.

La situa­ción boli­via­na está que arde, y no es la pri­me­ra vez que la dere­cha racis­ta, proim­pe­ria­lis­ta, cipa­ya, soje­ra, nar­co y oli­gár­qui­ca encien­de la mecha. Y tam­po­co es la pri­me­ra vez que los medios «seriosx van en su ayu­da para encen­der la hogue­ra de la gue­rra civil.

Des­de que Evo Mora­les triun­fó por pri­me­ra vez en la Boli­via de los baro­nes y terra­te­nien­tes, en infi­ni­dad de oca­sio­nes la ultra­de­re­cha fas­cis­toi­de arre­me­tió con­tra Evo y la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral.

Qui­sie­ron estos «blan­qui­tos», enco­va­cha­dos en los lla­ma­dos «Comi­tés Cívi­cos» y par­ti­du­chos de la dere­cha ran­cia filo­fas­cis­ta –filo­na­zi, aus­pi­cian­tes de las ban­das fas­cis­tas que, a lo lar­go del tiem­po, han cam­bia­do sus nom­bres- Nación Cam­ba, Juven­tud Cru­ce­ñis­ta, Resis­ten­cia Juve­nil Cocha­la, etc.- «vol­tear al indio» en varia­das opor­tu­ni­da­des y de diver­sas for­mas: –tra­tan­do de enfren­tar a un Evo «mode­ra­do» con el «exgue­rri­lle­ro» Gar­cía Line­ra– lla­man­do a sec­to­res de las Fuer­zas Arma­das y poli­cia­les a alzar­se con­tra el Pre­si­den­te, con cuen­tos diver­sos, como que no defen­día Aguas del Sila­la y tam­po­co el Mar Boli­viano fren­te a Chi­le; ‑boi­co­tean­do la eco­no­mía a tra­vés de aca­pa­ra­mien­tos, blo­queos, incen­ti­va­ción del mer­ca­do negro, etc.- pro­vo­can­do median­te la vio­len­cia, la tor­tu­ra y el ase­si­na­to a los Con­gre­sis­tas que, con­tra vien­to y marea, pro­mul­ga­ron la Nue­va Cons­ti­tu­ción; finan­cian­do a gru­pos para­mi­li­ta­res con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, como el que acau­di­lla­ba Ros­za Flo­res en el 2008, con­jun­ta­men­te con uni­for­ma­dos argen­ti­nos geno­ci­das y demás com­pin­ches, y otros hechos raya­nos con la «bar­ba­rie civi­li­za­to­ria» y racis­ta que los iden­ti­fi­ca.

Lo que ocu­rre en Boli­via no es sólo una lucha de «blan­cos» con­tra «indios, como algu­nos quie­ren hacer creer de bue­na o mala fe. No. Es una lucha de rica­cho­nes y sus come­mier­das vario­pin­tos con­tra el pue­blo pro­duc­tor, tra­ba­ja­dor y aho­ra empo­de­ra­do por la admi­nis­tra­ción del «indio». Ya lo decía­mos en el 2007, al año de haber asu­mi­do Evo, en nues­tro Bole­tín de Noti­cias de Boli­via, que edi­ta­mos des­de el 2006 a puro pul­món duran­te más de tres años. Y que her­ma­na­ba a Boli­via con Argen­ti­na sub­su­mién­do­la en el liber­ta­dor Boli­var.

«La lucha de cla­ses se pro­fun­di­za en Boli­via, como era de espe­rar­se, por cuan­to nin­gún sec­tor de la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo rega­lan nada, nun­ca, a los pue­blos. Sos­tu­vi­mos ya varias veces que son demo­crá­ti­cos y de almas bellas cuan­do les con­vie­ne, y auto­ri­ta­rios y de almas negras, cuan­do tam­bién les con­vie­ne. Su con­ve­nien­cia ali­men­ta sus tác­ti­cas y estra­te­gias, care­cen de prin­ci­pios éti­cos, mora­les y huma­nos y sólo saben reco­no­cer a la fuer­za del adver­sa­rio como ele­men­to esen­cial para tener­lo en cuen­ta. De nada valen los lla­ma­dos al diá­lo­go, a la cor­du­ra, a la bon­dad uni­ver­sal y a la fra­ter­ni­dad huma­na para la bur­gue­sía cuyo sis­te­ma, al decir de Car­los Marx en El Capi­tal, «rezu­ma san­gre y cieno des­de su naci­mien­to». Los pode­ro­sos son prag­má­ti­cos e inven­tan tan­to doc­tri­nas beli­cis­tas como el fas­cis­mo, así como eso­té­ri­cas, al esti­lo new age y otras pare­ci­das, cuan­do son afi­nes a sus intere­ses. Solo los mue­ve la ambi­ción des­me­di­da, logra­da en base a la explo­ta­ción y saqueo de los pue­blos, mon­ta­das sobre su des­mo­vi­li­za­ción y pasi­vi­dad.» (edi­to­rial de [email protected], Noti­cias de Boli­via, 25 de noviem­bre del 2007).

Dos meses antes, el coman­dan­te del Ejér­ci­to boli­viano, ese ejér­ci­to que, al igual que las demás fuer­zas no pudie­ron uti­li­zar los gol­pis­tas de ese momen­to, sos­te­nía en el día de la Inde­pen­den­cia del país y fren­te a 4000 sol­da­dos, 2000 cam­pe­si­nos y 3000 ori­gi­na­rios y en el mis­mo cora­zón de la reac­ción:

Hoy la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la Patria está ame­na­za­da por abo­mi­na­bles enemi­gos que no están de acuer­do con nues­tro desa­rro­llo e inde­pen­den­cia y, apro­ve­chan­do las con­di­cio­nes jurí­di­cas de nues­tro pue­blo libre, se infil­tran en las estruc­tu­ras de la nación ponien­do la segu­ri­dad, inte­gri­dad y dig­ni­dad nacio­na­les en un esta­do de zozo­bra, incer­ti­dum­bre e intran­qui­li­dad (gene­ral Wil­fre­do Var­gas, aero­puer­to de El Trom­pi­llo, San­ta Cruz).

Y noso­tros, des­de la Edi­to­rial de nues­tro [email protected], afir­má­ba­mos poco más tar­de:

Bus­can­do muer­tos, víc­ti­mas o cual­quier argu­men­to que pue­da lle­var agua a su molino, la bur­gue­sía cru­ce­ña y sus acom­pa­ñan­tes está empe­ña­da en soca­var las bases de la demo­cra­cia boli­via­na y vol­ver a impo­ner reflo­ta­dos Ban­zers, Gar­cías Mezas, Gonis u otros expo­nen­tes de la fau­na reac­cio­na­ria local.

No hay diá­lo­go que los con­ven­za. Ellos ven al diá­lo­go como signo de debi­li­dad y no de pru­den­cia o madu­rez polí­ti­ca, y ante cada pro­pues­ta guber­na­men­tal de dia­lo­gar mon­tan nue­vas pro­vo­ca­cio­nes, visua­li­za­bles en can­ti­dad y cali­dad.

No se resis­ten, como bue­nos bur­gue­ses acos­tum­bra­dos a vivir de la opre­sión y explo­ta­ción aje­na, a per­der sus pri­vi­le­gios de cla­se y cas­ta.

Has­ta aho­ra bus­can el enfren­ta­mien­to y no lo encuen­tran. ¿Has­ta cuan­do y cuan­to avan­za­rán en sus obje­ti­vos? ([email protected], 20/​10/​2007)

Hoy, una vez más, los mis­mos de siem­pre vuel­ven a las anda­das de siem­pre. Solo que la situa­ción regio­nal ha cam­bia­do. Bol­so­na­ro en Bra­sil, Piñe­ra en Chi­le, Macri en Argen­ti­na, Lenin Moreno en Ecua­dor, el títe­re Guai­do en Vene­zue­la y otros de su cala­ña, con­tan­do con la pren­sa adic­ta y con el aus­pi­cio, el finan­cia­mien­to y el apo­yo de Donald Trump y su cor­te de monos con nava­ja en los EE.UU., apo­yan sin cor­ta­pi­sas a Mesa, Cama­cho y todos los perros de pre­sa de la oli­gar­quía boli­via­na y el impe­ria­lis­mo. Y han pro­vo­ca­do, y segui­rán pro­vo­can­do, van­da­lis­mo, saqueos, ase­si­na­tos, agre­sio­nes de todo tipo, boi­cot a la eco­no­mía y cual­quier otro hecho que impi­da gober­nar al «indio», gana­dor indis­cu­ti­do de las elec­cio­nes, a quien con inso­len­cia y median­te una «car­ta» se le exi­ge que renun­cie.

Ante esta situa­ción, cabe pre­gun­tar­se: ¿debe­rá el pue­blo boli­viano seguir aguan­tan­do agre­sio­nes, afren­tas, tor­tu­ras y ase­si­na­tos come­ti­dos por estos cipa­yos, que actúan a cuen­ta y orden de gobier­nos extran­je­ros?. ¿No es el momen­to de empo­de­rar a obre­ros, cam­pe­si­nos, ori­gi­na­rios y pue­blo en gene­ral para que, movi­li­za­do y tam­bién arma­do, haga fren­te de una vez por todas a esa cana­lla reac­cio­na­ria?

Cuba, Vene­zue­la, Nica­ra­gua san­di­nis­ta, han con­ta­do y cuen­tan con Mili­cias Terri­to­ria­les. Con­for­ma­da por bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, las Mili­cias, en caso de sabo­ta­jes, des­ma­nes y cons­pi­ra­cio­nes arma­das desata­das por los enemi­gos de la revo­lu­ción, se encar­gan de cus­to­diar los bie­nes de la nación: carre­te­ras, depó­si­tos de agua, escue­las, puen­tes, uni­ver­si­da­des, radio­emi­so­ras y tele­vi­so­ras, trans­por­tes, fuen­tes de tra­ba­jo, tie­rras y demás ele­men­tos que hacen a la defen­sa de la nación y sig­nan las con­quis­tas popu­la­res.

Las Mili­cias Terri­to­ria­les no se con­tra­di­cen con la exis­ten­cia de Fuer­zas Arma­das, cuan­do estas defien­den la sobe­ra­nía del país fren­te a ata­ques extran­je­ros, ni de las fuer­zas de segu­ri­dad, cuan­do cum­plen en ase­gu­rar los dere­chos adqui­ri­dos por la pobla­ción más pobre, la que pro­du­ce los bie­nes del país. Al con­tra­rio. Las Mili­cias Terri­to­ria­les, pue­blo en armas, con­cu­rren a dar sopor­te a la defen­sa nacio­nal e inte­rior, a la par que a garan­ti­zar que nin­guno de los miem­bros de esas fuer­zas arma­das o de segu­ri­dad escu­che los can­tos de sire­na de los reac­cio­na­rios y gol­pis­tas y se pres­te a una situa­ción de quie­bre de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral.

La crea­ción de las Mili­cias Terri­to­ria­les son, a la vez, expre­sión de ese cam­bio cul­tu­ral que vive la nación, que se ha libe­ra­do del colo­nia­lis­mo externo e interno, de sus enemi­gos exter­nos e inter­nos en el mar­co del buen vivir.

El pue­blo boli­viano, como todos los del mun­do, quie­re vivir en paz y con jus­ti­cia. Quie­nes pro­pi­cian la gue­rra civil en pos de hacer pre­va­le­cer sus intere­ses bas­tar­dos, sec­to­ria­les, anti­na­cio­na­les y anti­po­pu­la­res, deben ser redu­ci­dos a la nada median­te la acción direc­ta del pue­blo, que es el depo­si­ta­rio abso­lu­to de la sobe­ra­nía polí­ti­ca y la ley pare­ja.

Que el ¿has­ta cuan­do? que ya expo­nía­mos hace 15 años ante las pro­vo­ca­cio­nes y agre­sio­nes vio­len­tas de los que estu­vie­ron acos­tum­bra­dos a hacer lo que qui­sie­ron has­ta la lle­ga­da del «indio» al gobierno, se trans­for­me en el «aho­ra es cuan­do» de la revo­lu­ción boli­via­na, que nece­si­ta ser pro­fun­di­za­da.

Y que es y será pací­fi­ca, si sus enemi­gos no pre­ten­den des­truir­la.

El pue­blo movi­li­za­do y arma­do es y será la fun­da­men­tal garan­tía de su exis­ten­cia y pro­fun­di­za­ción.

Jor­ge Luis Uber­ta­lli

Resu­men Lati­noa­me­ri­cano

8 de noviem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: