¿Has­ta cuando…o aho­ra es cuan­do?

Quie­nes pro­pi­cian la gue­rra civil en pos de hacer pre­va­le­cer sus intere­ses bas­tar­dos, sec­to­ria­les, anti­na­cio­na­les y anti­po­pu­la­res, deben ser redu­ci­dos a la nada median­te la acción direc­ta del pue­blo, que es el depo­si­ta­rio abso­lu­to de la sobe­ra­nía polí­ti­ca y la ley pare­ja.

La situa­ción boli­via­na está que arde, y no es la pri­me­ra vez que la dere­cha racis­ta, proim­pe­ria­lis­ta, cipa­ya, soje­ra, nar­co y oli­gár­qui­ca encien­de la mecha. Y tam­po­co es la pri­me­ra vez que los medios «seriosx van en su ayu­da para encen­der la hogue­ra de la gue­rra civil.

Des­de que Evo Mora­les triun­fó por pri­me­ra vez en la Boli­via de los baro­nes y terra­te­nien­tes, en infi­ni­dad de oca­sio­nes la ultra­de­re­cha fas­cis­toi­de arre­me­tió con­tra Evo y la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral.

Qui­sie­ron estos «blan­qui­tos», enco­va­cha­dos en los lla­ma­dos «Comi­tés Cívi­cos» y par­ti­du­chos de la dere­cha ran­cia filo­fas­cis­ta –filo­na­zi, aus­pi­cian­tes de las ban­das fas­cis­tas que, a lo lar­go del tiem­po, han cam­bia­do sus nom­bres- Nación Cam­ba, Juven­tud Cru­ce­ñis­ta, Resis­ten­cia Juve­nil Cocha­la, etc.- «vol­tear al indio» en varia­das opor­tu­ni­da­des y de diver­sas for­mas: –tra­tan­do de enfren­tar a un Evo «mode­ra­do» con el «exgue­rri­lle­ro» Gar­cía Line­ra– lla­man­do a sec­to­res de las Fuer­zas Arma­das y poli­cia­les a alzar­se con­tra el Pre­si­den­te, con cuen­tos diver­sos, como que no defen­día Aguas del Sila­la y tam­po­co el Mar Boli­viano fren­te a Chi­le; ‑boi­co­tean­do la eco­no­mía a tra­vés de aca­pa­ra­mien­tos, blo­queos, incen­ti­va­ción del mer­ca­do negro, etc.- pro­vo­can­do median­te la vio­len­cia, la tor­tu­ra y el ase­si­na­to a los Con­gre­sis­tas que, con­tra vien­to y marea, pro­mul­ga­ron la Nue­va Cons­ti­tu­ción; finan­cian­do a gru­pos para­mi­li­ta­res con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios, como el que acau­di­lla­ba Ros­za Flo­res en el 2008, con­jun­ta­men­te con uni­for­ma­dos argen­ti­nos geno­ci­das y demás com­pin­ches, y otros hechos raya­nos con la «bar­ba­rie civi­li­za­to­ria» y racis­ta que los iden­ti­fi­ca.

Lo que ocu­rre en Boli­via no es sólo una lucha de «blan­cos» con­tra «indios, como algu­nos quie­ren hacer creer de bue­na o mala fe. No. Es una lucha de rica­cho­nes y sus come­mier­das vario­pin­tos con­tra el pue­blo pro­duc­tor, tra­ba­ja­dor y aho­ra empo­de­ra­do por la admi­nis­tra­ción del «indio». Ya lo decía­mos en el 2007, al año de haber asu­mi­do Evo, en nues­tro Bole­tín de Noti­cias de Boli­via, que edi­ta­mos des­de el 2006 a puro pul­món duran­te más de tres años. Y que her­ma­na­ba a Boli­via con Argen­ti­na sub­su­mién­do­la en el liber­ta­dor Boli­var.

«La lucha de cla­ses se pro­fun­di­za en Boli­via, como era de espe­rar­se, por cuan­to nin­gún sec­tor de la bur­gue­sía y el impe­ria­lis­mo rega­lan nada, nun­ca, a los pue­blos. Sos­tu­vi­mos ya varias veces que son demo­crá­ti­cos y de almas bellas cuan­do les con­vie­ne, y auto­ri­ta­rios y de almas negras, cuan­do tam­bién les con­vie­ne. Su con­ve­nien­cia ali­men­ta sus tác­ti­cas y estra­te­gias, care­cen de prin­ci­pios éti­cos, mora­les y huma­nos y sólo saben reco­no­cer a la fuer­za del adver­sa­rio como ele­men­to esen­cial para tener­lo en cuen­ta. De nada valen los lla­ma­dos al diá­lo­go, a la cor­du­ra, a la bon­dad uni­ver­sal y a la fra­ter­ni­dad huma­na para la bur­gue­sía cuyo sis­te­ma, al decir de Car­los Marx en El Capi­tal, «rezu­ma san­gre y cieno des­de su naci­mien­to». Los pode­ro­sos son prag­má­ti­cos e inven­tan tan­to doc­tri­nas beli­cis­tas como el fas­cis­mo, así como eso­té­ri­cas, al esti­lo new age y otras pare­ci­das, cuan­do son afi­nes a sus intere­ses. Solo los mue­ve la ambi­ción des­me­di­da, logra­da en base a la explo­ta­ción y saqueo de los pue­blos, mon­ta­das sobre su des­mo­vi­li­za­ción y pasi­vi­dad.» (edi­to­rial de [email protected], Noti­cias de Boli­via, 25 de noviem­bre del 2007).

Dos meses antes, el coman­dan­te del Ejér­ci­to boli­viano, ese ejér­ci­to que, al igual que las demás fuer­zas no pudie­ron uti­li­zar los gol­pis­tas de ese momen­to, sos­te­nía en el día de la Inde­pen­den­cia del país y fren­te a 4000 sol­da­dos, 2000 cam­pe­si­nos y 3000 ori­gi­na­rios y en el mis­mo cora­zón de la reac­ción:

Hoy la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la Patria está ame­na­za­da por abo­mi­na­bles enemi­gos que no están de acuer­do con nues­tro desa­rro­llo e inde­pen­den­cia y, apro­ve­chan­do las con­di­cio­nes jurí­di­cas de nues­tro pue­blo libre, se infil­tran en las estruc­tu­ras de la nación ponien­do la segu­ri­dad, inte­gri­dad y dig­ni­dad nacio­na­les en un esta­do de zozo­bra, incer­ti­dum­bre e intran­qui­li­dad (gene­ral Wil­fre­do Var­gas, aero­puer­to de El Trom­pi­llo, San­ta Cruz).

Y noso­tros, des­de la Edi­to­rial de nues­tro [email protected], afir­má­ba­mos poco más tar­de:

Bus­can­do muer­tos, víc­ti­mas o cual­quier argu­men­to que pue­da lle­var agua a su molino, la bur­gue­sía cru­ce­ña y sus acom­pa­ñan­tes está empe­ña­da en soca­var las bases de la demo­cra­cia boli­via­na y vol­ver a impo­ner reflo­ta­dos Ban­zers, Gar­cías Mezas, Gonis u otros expo­nen­tes de la fau­na reac­cio­na­ria local.

No hay diá­lo­go que los con­ven­za. Ellos ven al diá­lo­go como signo de debi­li­dad y no de pru­den­cia o madu­rez polí­ti­ca, y ante cada pro­pues­ta guber­na­men­tal de dia­lo­gar mon­tan nue­vas pro­vo­ca­cio­nes, visua­li­za­bles en can­ti­dad y cali­dad.

No se resis­ten, como bue­nos bur­gue­ses acos­tum­bra­dos a vivir de la opre­sión y explo­ta­ción aje­na, a per­der sus pri­vi­le­gios de cla­se y cas­ta.

Has­ta aho­ra bus­can el enfren­ta­mien­to y no lo encuen­tran. ¿Has­ta cuan­do y cuan­to avan­za­rán en sus obje­ti­vos? ([email protected], 20/​10/​2007)

Hoy, una vez más, los mis­mos de siem­pre vuel­ven a las anda­das de siem­pre. Solo que la situa­ción regio­nal ha cam­bia­do. Bol­so­na­ro en Bra­sil, Piñe­ra en Chi­le, Macri en Argen­ti­na, Lenin Moreno en Ecua­dor, el títe­re Guai­do en Vene­zue­la y otros de su cala­ña, con­tan­do con la pren­sa adic­ta y con el aus­pi­cio, el finan­cia­mien­to y el apo­yo de Donald Trump y su cor­te de monos con nava­ja en los EE.UU., apo­yan sin cor­ta­pi­sas a Mesa, Cama­cho y todos los perros de pre­sa de la oli­gar­quía boli­via­na y el impe­ria­lis­mo. Y han pro­vo­ca­do, y segui­rán pro­vo­can­do, van­da­lis­mo, saqueos, ase­si­na­tos, agre­sio­nes de todo tipo, boi­cot a la eco­no­mía y cual­quier otro hecho que impi­da gober­nar al «indio», gana­dor indis­cu­ti­do de las elec­cio­nes, a quien con inso­len­cia y median­te una «car­ta» se le exi­ge que renun­cie.

Ante esta situa­ción, cabe pre­gun­tar­se: ¿debe­rá el pue­blo boli­viano seguir aguan­tan­do agre­sio­nes, afren­tas, tor­tu­ras y ase­si­na­tos come­ti­dos por estos cipa­yos, que actúan a cuen­ta y orden de gobier­nos extran­je­ros?. ¿No es el momen­to de empo­de­rar a obre­ros, cam­pe­si­nos, ori­gi­na­rios y pue­blo en gene­ral para que, movi­li­za­do y tam­bién arma­do, haga fren­te de una vez por todas a esa cana­lla reac­cio­na­ria?

Cuba, Vene­zue­la, Nica­ra­gua san­di­nis­ta, han con­ta­do y cuen­tan con Mili­cias Terri­to­ria­les. Con­for­ma­da por bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, las Mili­cias, en caso de sabo­ta­jes, des­ma­nes y cons­pi­ra­cio­nes arma­das des­ata­das por los enemi­gos de la revo­lu­ción, se encar­gan de cus­to­diar los bie­nes de la nación: carre­te­ras, depó­si­tos de agua, escue­las, puen­tes, uni­ver­si­da­des, radio­emi­so­ras y tele­vi­so­ras, trans­por­tes, fuen­tes de tra­ba­jo, tie­rras y demás ele­men­tos que hacen a la defen­sa de la nación y sig­nan las con­quis­tas popu­la­res.

Las Mili­cias Terri­to­ria­les no se con­tra­di­cen con la exis­ten­cia de Fuer­zas Arma­das, cuan­do estas defien­den la sobe­ra­nía del país fren­te a ata­ques extran­je­ros, ni de las fuer­zas de segu­ri­dad, cuan­do cum­plen en ase­gu­rar los dere­chos adqui­ri­dos por la pobla­ción más pobre, la que pro­du­ce los bie­nes del país. Al con­tra­rio. Las Mili­cias Terri­to­ria­les, pue­blo en armas, con­cu­rren a dar sopor­te a la defen­sa nacio­nal e inte­rior, a la par que a garan­ti­zar que nin­guno de los miem­bros de esas fuer­zas arma­das o de segu­ri­dad escu­che los can­tos de sire­na de los reac­cio­na­rios y gol­pis­tas y se pres­te a una situa­ción de quie­bre de la revo­lu­ción demo­crá­ti­ca y cul­tu­ral.

La crea­ción de las Mili­cias Terri­to­ria­les son, a la vez, expre­sión de ese cam­bio cul­tu­ral que vive la nación, que se ha libe­ra­do del colo­nia­lis­mo externo e interno, de sus enemi­gos exter­nos e inter­nos en el mar­co del buen vivir.

El pue­blo boli­viano, como todos los del mun­do, quie­re vivir en paz y con jus­ti­cia. Quie­nes pro­pi­cian la gue­rra civil en pos de hacer pre­va­le­cer sus intere­ses bas­tar­dos, sec­to­ria­les, anti­na­cio­na­les y anti­po­pu­la­res, deben ser redu­ci­dos a la nada median­te la acción direc­ta del pue­blo, que es el depo­si­ta­rio abso­lu­to de la sobe­ra­nía polí­ti­ca y la ley pare­ja.

Que el ¿has­ta cuan­do? que ya expo­nía­mos hace 15 años ante las pro­vo­ca­cio­nes y agre­sio­nes vio­len­tas de los que estu­vie­ron acos­tum­bra­dos a hacer lo que qui­sie­ron has­ta la lle­ga­da del «indio» al gobierno, se trans­for­me en el «aho­ra es cuan­do» de la revo­lu­ción boli­via­na, que nece­si­ta ser pro­fun­di­za­da.

Y que es y será pací­fi­ca, si sus enemi­gos no pre­ten­den des­truir­la.

El pue­blo movi­li­za­do y arma­do es y será la fun­da­men­tal garan­tía de su exis­ten­cia y pro­fun­di­za­ción.

Jor­ge Luis Uber­ta­lli

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

8 de noviem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *