Elec­cio­nes espa­ño­las 10 de noviem­bre: en Cas­ti­lla no hay opción: ¡abs­ten­ción!

Poco ha cam­bia­do des­de las pasa­das elec­cio­nes al par­la­men­to espa­ñol del 28 de abril en la que Comu­nis­tas de Cas­ti­lla pedía­mos la abs­ten­ción acti­va con el fin de no legi­ti­mar a tra­vés de unas elec­cio­nes bur­gue­sas el sis­te­ma de explo­ta­ción y opre­sión que repre­sen­ta el Esta­do espa­ñol a tra­vés de sus dos pilar­les ins­ti­tu­cio­na­les, sena­do y con­gre­so de los dipu­tados.

Un Esta­do que en los últi­mos meses ha teni­do la opor­tu­ni­dad de vol­ver a demos­trar su carác­ter pro­fun­da­men­te anti­de­mo­crá­ti­co y here­de­ro del fran­quis­mo con la pro­mul­ga­ción de la sen­ten­cia con­tra los polí­ti­cos cata­la­nes pre­sos que par­ti­ci­pa­ron en el refe­rén­dum del 1 de octu­bre y la pos­te­rior repre­sión bru­tal sobre el pue­blo de Cata­lu­ña movi­li­za­do para defen­der sus dere­chos nacio­na­les y en soli­da­ri­dad con los polí­ti­cos encar­ce­la­dos.

Un Esta­do espa­ñol que vuel­ve a ejer­cer su vio­len­cia de géne­ro y de cla­se a tra­vés de un entra­ma­do jurí­di­co que favo­re­ce des­ca­ra­da­men­te los intere­ses de la san­ta alian­za capi­tal-patriar­ca­do con una sen­ten­cia judi­cial, en este caso la lla­ma­da sobre la «mana­da de Man­re­sa» que vuel­ve a cri­mi­na­li­zar a la víc­ti­ma de una vio­la­ción con­de­nan­do a sus vio­la­do­res sola­men­te por deli­to de «abu­sos sexua­les».

Tam­po­co nada ha cam­bia­do para el pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano en estos meses. Las éli­tes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que diri­gen las rien­das del esta­do no han varia­do su polí­ti­ca estra­té­gi­ca para nues­tra tie­rra: Cas­ti­lla solo exis­te en la hoja de ruta del capi­ta­lis­mo espa­ñol como semi­lle­ro del espa­ño­lis­mo más reac­cio­na­rio para enfren­tar­nos a otros pue­blos como el de Cata­lu­ña que lucha con deci­sión por su sobe­ra­nía y dig­ni­dad.

Cas­ti­lla sigue sufrien­do el aban­dono del poder cen­tra­lis­ta espa­ñol y el des­dén de las ins­ti­tu­cio­nes auto­nó­mi­cas don­de pacen plá­ci­da­men­te los polí­ti­cos a suel­do de un sis­te­ma que pro­vo­ca la des­po­bla­ción, el aban­dono y des­in­ver­sio­nes del sis­te­ma sani­ta­rio públi­co, que con­de­na a la juven­tud cas­te­lla­na al exi­lio en bus­ca de una vida que se les nie­ga dig­na en su pro­pia tie­rra, que favo­re­ce el expo­lio de nues­tros recur­sos natu­ra­les a tra­vés de con­ce­sio­nes a empre­sas mine­ras mul­ti­na­cio­na­les…

Lo úni­co que ha cam­bia­do en estos meses de parén­te­sis elec­to­ral ha sido para demos­trar que los hechos refuer­zan nues­tros argu­men­tos para defen­der una abs­ten­ción acti­va, cons­cien­te y mili­tan­te ante las nue­vas elec­cio­nes gene­ra­les espa­ño­las.

No exis­te hoy por hoy una opción elec­to­ral que repre­sen­te ver­da­de­ra­men­te los intere­ses y dere­chos del pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano.

El PSOE se pre­sen­ta como una opción de izquier­das cuan­do en reali­dad es un par­ti­do de dere­chas que repre­sen­ta los intere­ses de la oli­gar­quía espa­ño­la. Por su par­te Uni­das Pode­mos no es otra cosa que esa vie­ja social­de­mo­cra­cia ador­na­da con ropa­jes nue­vos, esa izquier­da domes­ti­ca­da y sumi­sa que rehú­ye la movi­li­za­ción social para ins­ta­lar­se cómo­da­men­te en las ins­ti­tu­cio­nes del sis­te­ma, supli­can­do una coa­li­ción elec­to­ral entre ambos acto­res que por lo vis­to garan­ti­za­ría «los intere­ses de la ciu­da­da­nía».

Por otra par­te, la dere­cha más reac­cio­na­ria se divi­de en tres opcio­nes que com­pi­ten en espa­ño­li­dad y en bru­ta­li­dad, con pro­gra­mas neo­li­be­ra­les en lo eco­nó­mi­co y fas­cis­tas en lo polí­ti­co, pre­sen­tán­do­se sin tapu­jos como lo que son: genui­nos here­de­ros del fran­quis­mo.

Nues­tra posi­ción de abs­ten­ción acti­va no se resu­me en que­dar­se en casa el domin­go 10 de noviem­bre. Cons­truir movi­mien­to popu­lar y tejer redes de soli­da­ri­dad entre orga­ni­za­cio­nes y colec­ti­vos socia­les que tra­ba­jan en el exten­so y diver­so terri­to­rio cas­te­llano se impo­ne como una nece­si­dad si no que­re­mos que pasen otros 500 años de ostra­cis­mo para nues­tro pue­blo.

A pocos meses del ini­cio del quin­to cen­te­na­rio de la revo­lu­ción comu­ne­ra y de la pos­te­rior repre­sión bru­tal del inci­pien­te Esta­do espa­ñol, que ente­rró las espe­ran­zas de un pro­yec­to popu­lar y demo­crá­ti­co, en Cas­ti­lla la úni­ca opción es luchar con­se­cuen­te­men­te para cons­truir nues­tras pro­pias herra­mien­tas para la eman­ci­pa­ción, y estas no se hayan en el con­gre­so y sena­do espa­ño­les.

Por ello el 10 de noviem­bre nos reite­ra­mos en nues­tro lla­ma­mien­to a la abs­ten­ción acti­va, com­ba­ti­va, mili­tan­te.

¡En Cas­ti­lla, pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano, socia­lis­mo, inde­pen­den­cia, femi­nis­mo de cla­se!

Comu­nis­tas de Cas­ti­lla

Noviem­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *