NO MÁS GUERRA SUCIA – farc​-ep​.net

Com­pa­trio­tas, salu­do revo­lu­cio­na­rio que envia­mos con nues­tros mejo­res deseos, en medio de las adver­si­da­des que impo­ne la actual situa­ción de zozo­bra pro­duc­to de la gue­rra sucia y la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal.

En el día de hoy nos hemos ente­ra­do de la muer­te de los com­pa­ñe­ros Mil­ton Urru­tia Mora, José Mil­ton Peña Pine­da y Arse­nio Mal­do­na­do, quie­nes des­de el ini­cio del pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción deri­va­do del Acuer­do de Paz de La Haba­na esta­ban vin­cu­la­dos al Espa­cio Terri­to­rial de Capa­ci­ta­ción y Rein­cor­po­ra­ción (ETCR) de Caño Indio, muni­ci­pio de Tibú, en la región del Cata­tum­bo nor­te­san­tan­de­reano.

Según las infor­ma­cio­nes poli­cia­les los com­pa­ñe­ros fue­ron ase­si­na­dos a tiros el vier­nes por sica­rios moto­ri­za­dos, mien­tras desa­yu­na­ban jun­tos en un hotel de la ciu­dad de Cúcu­ta. Dos caye­ron en el acto mien­tras que Mal­do­na­do Gam­boa (Harold) falle­ció en el hos­pi­tal como con­se­cuen­cia de la gra­ve­dad de las heri­das que le cau­sa­ron.

Las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, Ejér­ci­to del Pue­blo, inde­pen­dien­te­men­te de los móvi­les que hubie­ren rodea­do este cri­men ale­ve, lo recha­zan y lo con­de­nan con deter­mi­na­ción expre­san­do que no es admi­si­ble tole­rar ni este ni nin­gún hecho pro­duc­to de la gue­rra sucia sin freno que se vie­ne des­en­vol­vien­do a lo lar­go y ancho del país con­tra quie­nes de bue­na fe die­ron el paso a la lega­li­dad, los cua­les ya son más de 150 aba­ti­dos inmi­se­ri­cor­de­men­te, y con­tra el movi­mien­to social que ya regis­tra la muer­te a san­gre y fue­go de al menos medio millar de sus diri­gen­tes.

Las FARC-EP, lamen­tan estos ase­si­na­tos, y mani­fies­tan sus sen­ti­mien­tos de pesar y soli­da­ri­dad a los fami­lia­res, ami­gos y alle­ga­dos de las víc­ti­mas, al tiem­po que hacen un lla­ma­do a cerrar filas con­tra el des­go­bierno que se ha apo­de­ra­do de Colom­bia, bus­can­do alter­na­ti­vas para tomar un nue­vo rum­bo que se tra­duz­ca en tran­qui­li­dad y buen vivir para las gen­tes del común y para la ciu­da­da­nía en gene­ral.

Reite­ran­do lo dicho en nues­tro recien­te mani­fies­to de agos­to de 2019, deci­mos que “Des­de la fir­ma del Acuer­do de Paz en La Haba­na, y del desar­me inge­nuo de la gue­rri­lla a cam­bio de nada, no cesa la mata­zón…, en medio de la indi­fe­ren­cia y la indo­len­cia del Esta­do”.

Cuan­do fir­ma­mos el Acuer­do de La Haba­na lo hici­mos con la con­vic­ción de que era posi­ble cam­biar la vida de los humil­des y los des­po­seí­dos. Pero el Esta­do no ha cum­pli­do ni con la más impor­tan­te de sus obli­ga­cio­nes, que es garan­ti­zar la vida de sus ciu­da­da­nos, y par­ti­cu­lar­men­te la de evi­tar el ase­si­na­to por razo­nespolí­ti­cas. Todo esto: la tram­pa, la trai­ción y la per­fi­dia, la modi­fi­ca­ción uni­la­te­ral del tex­to del Acuer­do, el incum­pli­mien­to de los com­pro­mi­sos por par­te del Esta­do, los mon­ta­jes judi­cia­les y la inse­gu­ri­dad jurí­di­ca, nos obli­ga­ron a regre­sar al mon­te…. La his­to­ria regis­tra­rá en sus pági­nas que fui­mos obli­ga­dos a reto­mar las armas”.

No más gue­rra sucia, no más crí­me­nes con­tra gen­te iner­me que sigue cre­yen­do en la paz.

Fra­ter­nal­men­te,

DIRECCIÓN NACIONAL, FARC-EP

Sel­vas insur­gen­tes de Colom­bia, sep­tiem­bre 7 de 2019.

Sour­ce link

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *