Mito y reali­dad del pac­to entre Hitler y Sta­lin del 23 de agos­to de 1939

En un libro nota­ble, 1939: The Allian­ce That Never Was and the Coming of World War II [1939, la alian­za que nun­ca exis­tió y la lle­ga­da de la Segun­da Gue­rra Mun­dial], el his­to­ria­dor cana­dien­se Michael Jaba­ra Car­ley des­cri­be cómo a fina­les de la déca­da de 1930 la Unión Sovié­ti­ca inten­tó repe­ti­da­men­te, aun­que sin con­se­guir­lo, cerrar un pac­to de segu­ri­dad mutua (esto es, una alian­za defen­si­va) con Gran Bre­ta­ña y Fran­cia. La fina­li­dad de este acuer­do era con­tra­rres­tar a la Ale­ma­nia nazi que bajo el lide­raz­go dic­ta­to­rial de Hitler se había esta­do com­por­tan­do de for­ma cada vez más agre­si­va y era pro­ba­ble que invo­lu­cra­ra a otros paí­ses, inclui­dos Polo­nia y Che­cos­lo­va­quia, los cua­les tenían moti­vos para temer las ambi­cio­nes ale­ma­nas. El pro­ta­go­nis­ta de este acer­ca­mien­to sovié­ti­co a las poten­cias occi­den­ta­les fue el minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res, Maxim Lit­vi­nov.

Mos­cú desea­ba cerrar ese acuer­do por­que los diri­gen­tes sovié­ti­cos sabían dema­sia­do bien que Hitler pen­sa­ba ata­car y des­truir tar­de o tem­prano su Esta­do. En efec­to, en su obra Mein Kampf, publi­ca­da en la déca­da de 1920, Hitler había deja­do muy cla­ro su pro­fun­do des­pre­cio por la «Rusia gober­na­da por los judíos» (Russ­land unter Judenherrs­chaft), por­que era fru­to de la Revo­lu­ción rusa, obra de los bol­che­vi­ques, que supues­ta­men­te no eran sino una pan­da de judíos. Y en la déca­da de 1930 prác­ti­ca­men­te toda aque­lla per­so­na míni­ma­men­te intere­sa­da por las rela­cio­nes exte­rio­res sabía muy bien que con su remi­li­ta­ri­za­ción de Ale­ma­nia, su pro­gra­ma de rear­ma­men­to a gran esca­la y otras vio­la­cio­nes del Tra­ta­do de Ver­sa­lles Hitler se esta­ba pre­pa­ran­do para una gue­rra cuya víc­ti­ma iba a ser la Unión Sovié­ti­ca. Lo demos­tró muy cla­ra­men­te un deta­lla­do estu­dio de un des­ta­ca­do his­to­ria­dor mili­tar y poli­tó­lo­go, Rolf-Die­ter Müller titu­la­do Der Feind steht im Osten: Hitlers gehei­me Plä­ne für einen Krieg gegen die Sow­je­tu­nion im Jahr 1939 [El enemi­go está en el este: los pla­nes secre­tos de Hitler de una gue­rra con­tra la Unión Sovié­ti­ca en 1939].

En aquel momen­to Hitler esta­ba desa­rro­llan­do el ejér­ci­to ale­mán y pre­ten­día uti­li­zar­lo para borrar la Unión Sovié­ti­ca de la faz de la tie­rra. Des­de el pun­to de vis­ta de las eli­tes que toda­vía tenían mucho poder en Lon­dres, París y otros luga­res en el lla­ma­do mun­do occi­den­tal era un plan que no podían sino apro­bar y que desea­ban fomen­tar e inclu­so apo­yar. ¿Por qué? La Unión Sovié­ti­ca era la encar­na­ción de la temi­da revo­lu­ción social, fuen­te de ins­pi­ra­ción y guía para las per­so­nas revo­lu­cio­na­rias en sus pro­pios paí­ses e inclu­so en sus colo­nias pues­to que los sovié­ti­cos tam­bién eran anti­im­pe­ria­lis­tas que a tra­vés del Komin­tern (o Ter­ce­ra Inter­na­cio­nal) apo­ya­ban la lucha por la inde­pen­den­cia en las colo­nias de las poten­cias occi­den­ta­les.

Por medio de una inter­ven­ción arma­da en Rusia en 1918 y 1919 las poten­cias occi­den­ta­les ya habían tra­ta­do de matar al dra­gón de la revo­lu­ción que había alza­do su cabe­za ahí en 1917, pero el pro­yec­to fra­ca­só estre­pi­to­sa­men­te. Las razo­nes del fra­ca­so fue­ron, por una par­te, la fuer­te resis­ten­cia que ofre­cie­ron los revo­lu­cio­na­rios rusos que con­ta­ban con el apo­yo de la mayo­ría del pue­blo ruso y de muchos otros pue­blos del anti­guo Impe­rio zaris­ta y, por otra par­te, la opo­si­ción den­tro de los pro­pios paí­ses inter­ven­cio­nis­tas don­de tan­to sol­da­dos como civi­les sim­pa­ti­za­ban con los revo­lu­cio­na­rios bol­che­vi­ques y lo demos­tra­ron a tra­vés de mani­fes­ta­cio­nes, huel­gas e inclu­so amo­ti­na­mien­tos. Hubo que reti­rar a las tro­pas de for­ma igno­mi­nio­sa. Los caba­lle­ros que esta­ban en el poder en Lon­dres y París se tuvie­ron que con­for­mar con crear a lo lar­go de la fron­te­ra occi­den­tal del anti­guo Impe­rio zaris­ta Esta­dos anti­so­vié­ti­cos y anti­rru­sos, y apo­yar­los, (sobre todo Polo­nia y los paí­ses del Bál­ti­co) y eri­gir así un «cor­dón sani­ta­rio» que se supo­nía iba a pro­te­ger a Occi­den­te de infec­tar­se con el virus revo­lu­cio­na­rio bol­che­vi­que.

En Lon­dres, París y otras capi­ta­les de Euro­pa occi­den­tal las eli­tes espe­ra­ban que el expe­ri­men­to revo­lu­cio­na­rio en la Unión Sovié­ti­ca colap­sa­ra por sí mis­mo, pero no lo hizo. Al con­tra­rio, des­de prin­ci­pios de la déca­da de 1930, cuan­do la Gran Depre­sión hacía estra­gos en el mun­do capi­ta­lis­ta, la Unión Sovié­ti­ca expe­ri­men­tó una espe­cie de Revo­lu­ción indus­trial que per­mi­tió a la pobla­ción dis­fru­tar de un con­si­de­ra­ble pro­gre­so social. El país tam­bién se vol­vió más fuer­te, no solo eco­nó­mi­ca­men­te, sino tam­bién mili­tar­men­te. A con­se­cuen­cia de ello, el «con­tra­sis­te­ma» socia­lis­ta al capi­ta­lis­mo (y su ideo­lo­gía comu­nis­ta) se vol­vió cada vez más atrac­ti­vo a ojos de las per­so­nas ple­be­yas de Occi­den­te, que cada vez sufrían más des­em­pleo y mise­ria. En este con­tex­to la Unión Sovié­ti­ca era cada vez más una espi­na para las eli­tes de Lon­dres y París. A la inver­sa, Hitler y sus pla­nes de una cru­za­da anti­so­vié­ti­ca pare­cía cada vez más úti­les y apre­cia­bles. Ade­más, las empre­sas y los ban­cos, espe­cial­men­te esta­dou­ni­den­ses, pero tam­bién bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses, gana­ron ingen­tes can­ti­da­des de dine­ro ayu­dan­do a la Ale­ma­nia nazi a rear­mar­se y pres­tán­do­le el dine­ro que tan­to nece­si­ta­ba. Por últi­mo, aun­que no menos impor­tan­te, se creía que fomen­tar la cru­za­da ale­ma­na en el Este redu­cía, si no eli­mi­na­ba total­men­te, el ries­go de una agre­sión ale­ma­na a Occi­den­te. Por con­si­guien­te, pode­mos enten­der por qué las pro­pues­tas de Mos­cú de esta­ble­cer una alian­za defen­si­va con­tra la Ale­ma­nia nazi no atra­je­ron a estos caba­lle­ros. Pero había una razón por la que no se podían per­mi­tir recha­zar sin más estas pro­pues­tas.

Des­pués de la Gran Gue­rra [Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial] las eli­tes de ambos lados del Canal de la Man­cha se habían vis­to obli­ga­das a lle­var a cabo unas refor­mas demo­crá­ti­cas bas­tan­te impor­tan­tes, por ejem­plo, una amplia­ción con­si­de­ra­ble del dere­cho al voto en Gran Bre­ta­ña. Debi­do a ello, hubo que tener en cuen­ta la opi­nión tan­to de los labo­ris­tas como de otras pes­tes de izquier­da que pobla­ban las legis­la­tu­ras y en oca­sio­nes inclu­so hubo que incluir­los en gobier­nos de coa­li­ción. La opi­nión públi­ca y una par­te impor­tan­te de los medios de comu­ni­ca­ción eran mayo­ri­ta­ria­men­te hos­ti­les a Hitler y, por lo tan­to, esta­ban muy a favor de la pro­pues­ta sovié­ti­ca de una alian­za defen­si­va con­tra la Ale­ma­nia nazi. Las eli­tes que­rían evi­tar esta alian­za, pero tam­bién que­rían dar la impre­sión de que la que­rían; a la inver­sa, las eli­tes que­rían ani­mar a Hitler a ata­car a la Unión Sovié­ti­ca e inclu­so ayu­dar­le a hacer­lo, pero tenían que ase­gu­rar­se de que la opi­nión públi­ca nun­ca lo supie­ra. Este dile­ma lle­vó a una tra­yec­to­ria polí­ti­ca cuya fun­ción mani­fies­ta era con­ven­cer a la opi­nión públi­ca de que los diri­gen­tes veían con bue­nos ojos la pro­pues­ta sovié­ti­ca de un fren­te con­jun­to anti­na­zi, pero cuya fun­ción laten­te (esto es, real) era apo­yar los pla­nes anti­so­vié­ti­cos de Hitler: era la tris­te­men­te céle­bre «polí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to» aso­cia­da sobre todo al nom­bre del pri­mer minis­tro bri­tá­ni­co Nevi­lle Cham­ber­lain y a su homó­lo­go fran­cés, Édouard Dala­dier.

Los par­ti­da­rios de esta polí­ti­ca empe­za­ron a tra­ba­jar en cuan­to Hitler lle­gó al poder en Ale­ma­nia en 1933 y empe­za­ron a pre­pa­rar­se para la gue­rra, una gue­rra con­tra la Unión Sovié­ti­ca. Ya en 1935 Lon­dres dio a Hitler una espe­cie de luz ver­de para rear­mar­se al fir­mar un tra­ta­do naval con él. Hitler empe­zó enton­ces a vio­lar todo tipo de dis­po­si­cio­nes del Tra­ta­do de Ver­sa­lles, por ejem­plo, al vol­ver a impo­ner el ser­vi­cio mili­tar obli­ga­to­rio en Ale­ma­nia, al armar has­ta los dien­tes al ejér­ci­to ale­mán y al ane­xio­nar­se Aus­tria en 1937. Los esta­dis­tas de Lon­dres y París se que­ja­ron y pro­tes­ta­ron en cada oca­sión para dar una bue­na impre­sión a la opi­nión públi­ca, pero aca­ba­ron por acep­tar los hechos con­su­ma­dos. Se hizo creer a la opi­nión públi­ca que esta indul­gen­cia era nece­sa­ria para evi­tar la gue­rra. Esta excu­sa fue efi­caz en un pri­mer momen­to por­que la mayo­ría de las per­so­nas bri­tá­ni­cas y fran­ce­sas no que­rían ver­se envuel­tas en una nue­va edi­ción de la mor­tí­fe­ra Gran Gue­rra de 1914 – 1918. Por otra par­te, pron­to fue obvio que el apa­ci­gua­mien­to hacía a la Ale­ma­nia nazi más fuer­te mili­tar­men­te y a Hitler cada vez más ambi­cio­so y exi­gen­te. Por con­si­guien­te, la opi­nión públi­ca aca­bó dán­do­se cuan­ta de que ya se habían hecho sufi­cien­tes con­ce­sio­nes al dic­ta­dor ale­mán y enton­ces los sovié­ti­cos, en la per­so­na de Lit­vi­nov, pre­sen­ta­ron su pro­pues­ta de una alian­za anti-Hitler, lo que pro­vo­có dolo­res de cabe­za a los artí­fi­ces del apa­ci­gua­mien­to, de los que Hitler espe­ra­ba aún más con­ce­sio­nes.

Gra­cias a las con­ce­sio­nes que ya se le habían hecho, la Ale­ma­nia nazi se esta­ba con­vir­tien­do en un gigan­te mili­tar y en 1939 solo un fren­te con­jun­to de las poten­cias occi­den­ta­les y los sovié­ti­cos pare­cía poder con­te­ner­lo por­que en caso de gue­rra Ale­ma­nia ten­dría que luchar en dos fren­tes. Bajo la fuer­te pre­sión de la opi­nión públi­ca los diri­gen­tes de Lon­dres y París acce­die­ron a nego­ciar con Mos­cú, pero había un incon­ve­nien­te: Ale­ma­nia no hacía fron­te­ra con la Unión Sovié­ti­ca pues­to que Polo­nia se encon­tra­ba entre ambos paí­ses. Al menos ofi­cial­men­te Polo­nia era alia­da de Fran­cia, así que era de espe­rar que se unie­ra a la alian­za ofen­si­va con­tra la Ale­ma­nia nazi, pero el gobierno de Var­so­via era hos­til a la Unión Sovié­ti­ca, un enemi­go al que con­si­de­ra­ba tan ame­na­za­dor como la Ale­ma­nia nazi. Se negó ter­ca­men­te a per­mi­tir que en caso de gue­rra el Ejér­ci­to Rojo atra­ve­sa­ra el terri­to­rio pola­co para luchar con­tra los ale­ma­nes. Lon­dres y París rehu­sa­ron pre­sio­nar a Var­so­via, de modo que las nego­cia­cio­nes no aca­ba­ron en un acuer­do.

Mien­tras tan­to, Hitler plan­teó nue­vas exi­gen­cias, esta vez res­pec­to a Che­cos­lo­va­quia. Cuan­do Pra­ga se negó a ceder el terri­to­rio habi­ta­do por una mino­ría ger­ma­no­par­lan­te cono­ci­da como ale­ma­nes sude­tes, la situa­ción ame­na­zó con lle­var a la gue­rra. De hecho, esto supo­nía una opor­tu­ni­dad úni­ca para cerrar una alian­za anti-Hitler con la Unión Sovié­ti­ca y la mili­tar­men­te fuer­te Che­cos­lo­va­quia como socios de Gran Bre­ta­ña y Fran­cia: Hitler habría teni­do que ele­gir entre una reti­ra­da humi­llan­te y una derro­ta casi segu­ra en una gue­rra en dos fren­tes. Pero eso tam­bién sig­ni­fi­ca­ba que Hitler nun­ca podría empren­der la cru­za­da anti­so­vié­ti­ca que tan­to anhe­la­ban las eli­tes de Lon­dres y París. Por ello Cham­ber­lain y Dala­dier no apro­ve­cha­ron la cri­sis che­cos­lo­va­ca para for­mar un fren­te anti-Hitler con los sovié­ti­cos, sino que se pre­ci­pi­ta­ron a tomar un avión a Munich para cerrar un acuer­do con el dic­ta­dor ale­mán según el cual se ofre­cían a Hitler en ban­de­ja de pla­ta las tie­rras sude­tes, que casual­men­te incluían la ver­sión che­cos­lo­va­ca de la Línea Magi­not. El gobierno che­cos­lo­va­co, al que ni siquie­ra se había con­sul­ta­do, no tuvo más opción que acce­der y los sovié­ti­cos, que habían ofre­ci­do a Pra­ga ayu­da mili­tar, no fue­ron invi­ta­dos a esta infa­me reu­nión.

Los esta­dis­tas bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses hicie­ron enor­mes con­ce­sio­nes al dic­ta­dor ale­mán en el «pac­to» que cerra­ron con Hitler en Munich, no con el fin de pre­ser­var la paz, sino para poder seguir soñan­do de una cru­za­da nazi con­tra la Unión Sovié­ti­ca. Pero el acuer­do se pre­sen­tó a los pue­blos de los paí­ses res­pec­ti­vos como la solu­ción más sen­sa­ta a una cri­sis que ame­na­za­ba con pro­vo­car una gue­rra gene­ral. A su vuel­ta a Ingla­te­rra Cham­ber­lain pro­cla­mó triun­fal­men­te «¡Paz en nues­tro tiem­po!». Que­ría decir paz para su pro­pio país y sus alia­dos, pero no para la Unión Sovié­ti­ca, cuya des­truc­ción a manos de los nazis se espe­ra­ba ansio­sa­men­te.

En Gran Bre­ta­ña tam­bién había polí­ti­cos, inclui­do un puña­do de per­so­nas de bue­na fe per­te­ne­cien­tes a la eli­te del país, que se opo­nía a la polí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to de Cham­ber­lain, por ejem­plo Wins­ton Chur­chill. No se opo­nían debi­do a su sim­pa­tía por la Unión Sovié­ti­ca, sino que no con­fia­ban en Hitler y temían que el apa­ci­gua­mien­to fue­ra con­tra­pro­du­cen­te en dos sen­ti­dos. En pri­mer lugar, la con­quis­ta de la Unión Sovié­ti­ca pro­por­cio­na­ría a la Ale­ma­nia nazi una can­ti­dad casi ili­mi­ta­da de mate­ria pri­mas, inclui­dos petró­leo, tie­rras fér­ti­les y otras rique­zas, lo que per­mi­ti­ría al Reich esta­ble­cer en el con­ti­nen­te euro­peo una hege­mo­nía que para Gran Bre­ta­ña supon­dría un peli­gro mayor que el que había supues­to Napo­león. En segun­do lugar, tam­bién era posi­ble que se hubie­ra sobres­ti­ma­do tan­to el poder de la Ale­ma­nia nazi como la debi­li­dad de la Unión Sovié­ti­ca, de modo que la cru­za­da anti­so­vié­ti­ca de Hitler podría pro­du­cir en reali­dad un vic­to­ria sovié­ti­ca lo que podría pro­vo­car una «bol­che­vi­za­ción» de Ale­ma­nia y qui­zá de toda Euro­pa. Por ese moti­vo Chur­chill era extre­ma­da­men­te crí­ti­co con el acuer­do al que se había lle­ga­do en Munich. Al pare­cer afir­mó que en la capi­tal báva­ra Cham­ber­lain había podi­do ele­gir entre el des­ho­nor y la gue­rra, y había ele­gi­do el des­ho­nor, aun­que tam­bién ten­dría gue­rra. Con su «paz en nues­tro tiem­po» Cham­ber­lain había come­ti­do de hecho un error lamen­ta­ble. Ape­nas un año des­pués, en 1939, su país se vería envuel­to en una gue­rra con­tra la Ale­ma­nia nazi que gra­cias al escan­da­lo­so pac­to de Munich se había con­ver­ti­do en un enemi­go aún más temi­ble.

El prin­ci­pal fac­tor deter­mi­nan­te del fra­ca­so de las nego­cia­cio­nes entre el dúo anglo-fran­cés y los sovié­ti­cos había sido la fal­ta de volun­tad no expre­sa de los apa­ci­gua­do­res de lle­gar a un acuer­do anti-Hitler. Un fac­tor auxi­liar fue la nega­ti­va del gobierno de Var­so­via a per­mi­tir la pre­sen­cia de tro­pas sovié­ti­cas en terri­to­rio che­cos­lo­va­co en caso de una gue­rra con­tra Ale­ma­nia, lo que ofre­ció a Cham­ber­lain y Dala­dier un pre­tex­to para no lle­gar a un acuer­do con los sovié­ti­cos, pre­tex­to que nece­si­ta­ban para satis­fa­cer a la opi­nión públi­ca (aun­que tam­bién se esgri­mie­ron otras excu­sas, como la supues­ta debi­li­dad del Ejér­ci­to Rojo, lo que supues­ta­men­te con­ver­tía a la Unión Sovié­ti­ca en un alia­do inú­til). En lo que se refie­re al papel desem­pe­ña­do por el gobierno pla­co en este dra­ma exis­ten algu­nos malen­ten­di­dos gra­ves. Vamos a exa­mi­nar­los más deta­lla­da­men­te.

En pri­mer lugar hay que tener en cuen­ta que la Polo­nia de entre­gue­rras no era un país demo­crá­ti­co, lejos de ello. Tras su (re)nacimiento al final de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial como una demo­cra­cia nomi­nal, el país no tar­dó mucho tiem­po en ser gober­na­do con mano de hie­rro por un dic­ta­dor mili­tar, el gene­ral Józef Pil­suds­ki, en nom­bre de una eli­te híbri­da que repre­sen­ta­ba a la aris­to­cra­cia, la Igle­sia cató­li­ca y la bur­gue­sía. Este régi­men nada demo­crá­ti­co e inclu­so anti­dé­mo­cra­ti­co con­ti­nuó gober­nan­do tras la muer­te del gene­ral en 1935 bajo el lide­raz­go de los «coro­ne­les de Pil­suds­ki», cuyo pri­mus inter pares era Józef Beck, el minis­tro de Asun­tos Exte­rio­res. Su polí­ti­ca exte­rior no refle­ja­ba unos sen­ti­mien­tos muy amis­to­sos hacia Ale­ma­nia, que había per­di­do par­te de su terri­to­rio a bene­fi­cio del nue­vo Esta­do pola­co, inclui­do un «corre­dor» que sepa­ra­ba la región ale­ma­na de Pru­sia Orien­tal del res­to del Reich. Tam­bién había fric­cio­nes con Ber­lín debi­do al impor­tan­te puer­to bál­ti­co de Gdansk (Dan­zig), al que el Tra­ta­do de Ver­sa­lles había decla­ra­do ciu­dad-Esta­do inde­pen­dien­te, pero que recla­ma­ban tan­to Polo­nia como Ale­ma­nia.

La acti­tud de Polo­nia hacia su vecino orien­tal, la Unión Sovié­ti­ca, era aún más hos­til. Pil­suds­ki y otros pola­cos nacio­na­lis­tas soña­ban con la vuel­ta del gran Impe­rio pola­co-lituano de los siglos XVII y XVIII que se había exten­di­do des­de el Bál­ti­co al mar Negro. Y había apro­ve­cha­do la revo­lu­ción y sub­si­guien­te gue­rra civil en Rusia para apro­piar­se de un vas­to tro­zo del terri­to­rio del anti­guo Impe­rio zaris­ta duran­te la gue­rra ruso-pola­ca de 1919 – 1921. Este terri­to­rio, erró­nea­men­te cono­ci­do como «Polo­nia Orien­tal», tenía una exten­sión de varios cien­tos de kiló­me­tros al este de la famo­sa Línea Cur­zon, que debe­ría haber sido la fron­te­ra orien­tal del nue­vo Esta­do pola­co, al menos según las poten­cias occi­den­ta­les que habían apa­dri­na­do a la nue­va Polo­nia a fina­les de la Gran Gue­rra. La región esta­ba pobla­da fun­da­men­tal­men­te por rusos blan­cos y ucra­nia­nos, pero a lo lar­go de los años siguien­tes Var­so­via iba a «polo­ni­zar­la» lo más posi­ble lle­van­do colo­nos pola­cos. La hos­ti­li­dad pola­ca hacia la Unión Sovié­ti­ca tam­bién se vio ali­men­ta­da por el hecho de que los sovié­ti­cos sim­pa­ti­za­ban con los comu­nis­tas y otros ple­be­yos que se opo­nían al régi­men patri­cio en la pro­pia Polo­nia. Por últi­mo, la eli­te pola­ca era anti­se­mi­ta y había abra­za­do el con­cep­to del judeo-bol­che­vis­mo, esto es, la idea de que el comu­nis­mo y otras for­mas del mar­xis­mo for­ma­ban par­te de un nefan­do com­plot judío y que la Unión Sovié­ti­ca (el fru­to de un plan revo­lu­cio­na­rio bol­che­vi­que y, por con­si­guien­te, supues­ta­men­te judío) no era sino «Rusia gober­na­da por los judíos». Aun así las rela­cio­nes con los dos pode­ro­sos veci­nos se nor­ma­li­za­ron tan­to como era posi­ble bajo Pil­suds­ki gra­cias a la fir­ma de dos tra­ta­dos de no agre­sión, uno con la Unión Sovié­ti­ca en 1932 y otro con Ale­ma­nia poco des­pués de que Hitler toma­ra el poder, es decir, en 1934.

Tras la muer­te de Pil­suds­ki los líde­res pola­cos siguie­ron soñan­do con la expan­sión terri­to­rial has­ta las fron­te­ras de la casi míti­ca Gran Polo­nia de un pasa­do lejano. Para rea­li­zar este sue­ño pare­cía haber muchas posi­bi­li­da­des en el este y par­ti­cu­lar­men­te en Ucra­nia, una par­te de la Unión Sovié­ti­ca que se exten­día de for­ma ten­ta­do­ra entre Polo­nia y el mar Negro. A pesar de las dispu­tas con Ale­ma­nia y de una alian­za for­mal con Fran­cia, que con­ta­ba con la ayu­da pola­ca en caso de con­flic­to con Ale­ma­nia, pri­me­ro el pro­pio Pil­suds­ki y des­pués sus suce­so­res coque­tea­ron con el régi­men nazi con la espe­ran­za de una con­quis­ta con­jun­ta de terri­to­rios sovié­ti­cos. El anti­se­mi­tis­mo era otro deno­mi­na­dor común de ambos regí­me­nes que urdie­ron pla­nes para librar­se de sus mino­rías judías, por ejem­plo, depor­tán­do­las a Áfri­ca.

El acer­ca­mien­to de Var­so­via a Ber­lín refle­ja­ba la mega­lo­ma­nía e inge­nui­dad de los líde­res pola­cos, que creían que su país era una gran poten­cia del mis­mo cali­bre que Ale­ma­nia, una poten­cia a la que Ber­lín res­pe­ta­ría y tra­ta­ría como socio de pleno dere­cho. Los nazis fomen­ta­ron esta ilu­sión por­que así debi­li­ta­ban la alian­za entre Polo­nia y Fran­cia. Las ambi­cio­nes orien­ta­les pola­cas tam­bién fue­ron fomen­ta­das por el Vati­cano, que espe­ra­ba aflu­ye­ran unos divi­den­dos con­si­de­ra­bles de las con­quis­tas de la cató­li­ca Polo­nia en la Ucra­nia mayo­ri­ta­ria­men­te orto­do­xa, que se con­si­de­ra­ba que esta­ba pre­pa­ra­da para con­ver­tir­se al cato­li­cis­mo. En este con­tex­to es don­de la maqui­na­ria de pro­pa­gan­da de Goeb­bels, en cola­bo­ra­ción con Polo­nia y el Vati­cano, ela­bo­ró un nue­vo mito, es decir, la fic­ción de una ham­bru­na orga­ni­za­da por Mos­cú en Ucra­nia, con la idea de poder pre­sen­tar las futu­ras inter­ven­cio­nes arma­das pola­cas y ale­ma­nas allí como una acción huma­ni­ta­ria. Este mito se iba a resu­ci­tar duran­te la Gue­rra Fría y a con­ver­tir­se en el mito de la crea­ción del Esta­do inde­pen­dien­te ucra­niano que emer­gió de las rui­nas de la Unión Sovié­ti­ca (para un aná­li­sis obje­ti­vo de esta ham­bru­na remi­ti­mos a los muchos artícu­los del his­to­ria­dor esta­dou­ni­den­se Mark Tau­ger, exper­to en la his­to­ria de la agri­cul­tu­ra sovié­ti­ca, que se han reco­pi­la­do en una edi­ción fran­ce­sa, Fami­ne et trans­for­ma­tion agri­co­le en URSS).

Cono­cer estos ante­ce­den­tes nos per­mi­te enten­der la acti­tud del gobierno pola­co cuan­do se nego­cia­ba un fren­te defen­si­vo común con­tra la Ale­ma­nia nazi. Var­so­via obs­ta­cu­li­zó estas nego­cia­cio­nes no por mie­do a la Unión Sovié­ti­ca sino, por el con­tra­rio, debi­do a aspi­ra­cio­nes anti­so­vié­ti­cas y su con­si­guien­te acer­ca­mien­to a la Ale­ma­nia nazi. En este sen­ti­do la eli­te pola­ca coin­ci­día con sus homó­lo­gos bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses. De este modo tam­bién pode­mos enten­der por qué, una vez cerra­do el Acuer­do de Munich que per­mi­tió a la Ale­ma­nia nazi ane­xio­nar­se la región sude­te, Polo­nia se apro­pió de una par­te del botín terri­to­rial che­cos­lo­va­co, es decir, la ciu­dad de Tes­chen y sus alre­de­do­res. Al caer sobre esta par­te de Che­cos­lo­va­quia como una hie­na (en pala­bras de Chur­chill) el régi­men pola­co reve­la­ba sus ver­da­de­ras inten­cio­nes y su com­pli­ci­dad con Hitler.

Las con­ce­sio­nes hechas por los artí­fi­ces del apa­ci­gua­mien­to hicie­ron más fuer­te que nun­ca a la Ale­ma­nia nazi y a Hitler más segu­ro de sí mis­mo, arro­gan­te y exi­gen­te. Des­pués de Munich demos­tró que esta­ba lejos de estar sacia­do y en mar­zo de 1939 vio­ló el Acuer­do de Munich al ocu­par el res­to de Che­cos­lo­va­quia. En Fran­cia y Gran Bre­ta­ña la opi­nión públi­ca esta­ba impac­ta­da, pero las eli­tes diri­gen­tes no hicie­ron más que expre­sar su espe­ran­za de que «Herr Hitler» aca­ba­ría por vol­ver­se «sen­sa­to», es decir, que empren­de­ría la gue­rra con­tra la Unión Sovié­ti­ca. Hitler siem­pre había teni­do inten­ción de hacer­lo pero antes de com­pla­cer a los apa­ci­gua­do­res bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses que­ría sacar­les más con­ce­sio­nes. A fin de cuen­tas, pare­cía que no había nada que pudie­ran negar­le. Es más, una vez que habían hecho a Ale­ma­nia mucho más fuer­te gra­cias a sus ante­rio­res con­ce­sio­nes, ¿esta­ban en con­di­cio­nes de negar­le el supues­ta­men­te últi­mo peque­ño favor que les había pedi­do? Ese últi­mo peque­ño favor con­cer­nía a Polo­nia.

A fina­les de mar­zo de 1939 Hitler exi­gió repen­ti­na­men­te tan­to Gdansk como un terri­to­rio pola­co situa­do entre Pru­sia Orien­tal y el res­to de Ale­ma­nia. En Lon­dres Cham­ber­lain y los demás defen­so­res a ultran­za del apa­ci­gua­mien­to se incli­na­ban a ceder otra vez, pero la opo­si­ción pro­ve­nien­te de los medios de comu­ni­ca­ción y de la Cáma­ra de los Comu­nes demos­tró ser dema­sia­do fuer­te para per­mi­tir­lo. Cham­ber­lain cam­bió enton­ces repen­ti­na­men­te de rum­bo y el 31 de mazo pro­me­tió for­mal­men­te (aun­que de for­ma nada rea­lis­ta, como seña­ló Chur­chill) a Var­so­via ayu­da arma­da en caso de que Ale­ma­nia agre­die­ra Polo­nia. En abril de 1939, cuan­do las encues­tas de opi­nión reve­la­ban lo que ya sabía todo el mun­do, es decir, que casi el 90 % de la pobla­ción bri­tá­ni­ca que­ría una alian­za anti-Hitler jun­to con la Unión Sovié­ti­ca y Fran­cia, Cham­ber­lain se vio obli­ga­do a mos­trar ofi­cial­men­te inte­rés por la pro­pues­ta sovié­ti­ca de empren­der nego­cia­cio­nes acer­ca de la «segu­ri­dad colec­ti­va» ante la ame­na­za nazi.

En reali­dad los par­ti­da­rios del apa­ci­gua­mien­to seguían sin estar intere­sa­dos por la pro­pues­ta sovié­ti­ca e idea­ron todo tipo de pre­tex­tos para evi­tar cerrar un acuer­do con un país al que des­pre­cia­ban y con­tra otro con el que sim­pa­ti­za­ban en secre­to. Has­ta fina­les de 1939 no se decla­ra­ron dis­pues­tos a ini­ciar nego­cia­cio­nes mili­ta­res y has­ta pri­me­ros de agos­to no se envió una dele­ga­ción fran­co-bri­tá­ni­ca a Lenin­gra­do para lle­var­las a cabo. A dife­ren­cia de la velo­ci­dad con la que un año antes el pro­pio Cham­ber­lain (acom­pa­ña­do de Dala­dier) se había pre­ci­pi­ta­do a tomar un avión a Munich, esta vez se envió a la Unión Sovié­ti­ca en un car­gue­ro len­to a un equi­po de subor­di­na­dos anó­ni­mos. Ade­más, cuan­do des­pués de pasar por Lenin­gra­do final­men­te lle­ga­ron a Mos­cú el 11 de agos­to, resul­tó que no tenían las cre­den­cia­les o la auto­ri­dad nece­sa­rias para lle­gar a cabo esas nego­cia­cio­nes. Para enton­ces los sovié­ti­cos ya esta­ban har­tos y es com­pren­si­ble que rom­pie­ran las nego­cia­cio­nes.

Mien­tras tan­to Ber­lín había empren­di­do un dis­cre­to acer­ca­mien­to a Mos­cú. ¿Por qué? Hitler se sen­tía trai­cio­na­do por Lon­dres y París, que antes habían hecho todo tipo de con­ce­sio­nes, pero aho­ra le nega­ban la nimie­dad de Gdansk y se ponían de lado de Polo­nia, de modo que se enfren­ta­ba a la posi­bi­li­dad de una gue­rra con­tra Polo­nia, que se nega­ba a per­mi­tir­le tener Gdansk, y con­tra el dúo fran­co-bri­tá­ni­co. Para poder ganar esta gue­rra el dic­ta­dor ale­mán nece­si­ta­ba que la Unión Sovié­ti­ca per­ma­ne­cie­ra neu­tral y esta­ba dis­pues­to a pagar un alto pre­cio por ello. Des­de el pun­to de vis­ta de Mos­cú el acer­ca­mien­to de Ber­lín con­tras­ta­ba fuer­te­men­te con la acti­tud de los apa­ci­gua­do­res occi­den­ta­les, que exi­gían a los sovié­ti­cos hacer pro­me­sas vin­cu­lan­tes de ayu­da pero sin ofre­cer un quid pro quo sig­ni­fi­ca­ti­vo. Lo que había empe­za­do entre Ale­ma­nia y la Unión Sovié­ti­ca en las con­ver­sa­cio­nes infor­ma­les de mayo den­tro del con­tex­to de unas nego­cia­cio­nes comer­cia­les sin gran impor­tan­cia en las que los sovié­ti­cos en un prin­ci­pio no mos­tra­ron inte­rés se con­vir­tió final­men­te en un diá­lo­go serio en el que par­ti­ci­pa­ron los emba­ja­do­res de ambos paí­ses e inclu­so los minis­tros de Asun­tos Exte­rio­res, esto es Joa­chim von Rib­ben­trop y Vya­ches­lav Molo­tov, que sus­ti­tuía a Lit­vi­nov.

Un fac­tor que no se debe sub­es­ti­mar aun­que desem­pe­ña­ra un papel secun­da­rio es el hecho de que en la pri­ma­ve­ra de 1939 tro­pas japo­ne­sas basa­das en el nor­te de Chi­na habían inva­di­do terri­to­rio sovié­ti­co en el lejano orien­te. En agos­to serían derro­ta­das y obli­ga­das a retro­ce­der, pero esta ame­na­za japo­ne­sa hizo que Mos­cú se die­ra cuen­ta de la posi­bi­li­dad de tener que luchar una gue­rra en dos fren­tes, a menos de encon­trar una mane­ra de eli­mi­nar la ame­na­za pro­ve­nien­te de la Ale­ma­nia nazi. El acer­ca­mien­to de Ber­lín, refle­jo de su pro­pio deseo de evi­tar una gue­rra en dos fren­tes, ofre­cía a Mos­cú una for­ma de neu­tra­li­zar esta ame­na­za.

Sin embar­go, has­ta agos­to, cuan­do los diri­gen­tes sovié­ti­cos se die­ron cuen­ta de que bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses no habían ido de bue­na fe a las nego­cia­cio­nes, no se resol­vió el asun­to y la Unión Sovié­ti­ca no fir­mó un pac­to de no agre­sión con la Ale­ma­nia nazi, con­cre­ta­men­te el 23 de agos­to. Este acuer­do se deno­mi­nó Pac­to Rib­ben­trop-Molo­tov, por los nom­bres de los minis­tros de Exte­rio­res, pero tam­bién se cono­ció como el Pac­to Hitler-Sta­lin. Ape­nas sor­pren­dió que se lle­ga­ra a ese acuer­do: varios diri­gen­tes polí­ti­cos y mili­ta­res tan­to de Gran Bre­ta­ña como de Fran­cia habían pre­di­cho muchas veces que la polí­ti­ca de apa­ci­gua­mien­to de Cham­ber­lain y Dala­dier arro­ja­ría a Sta­lin «en bra­zos de Hitler».

La expre­sión «en bra­zos» en reali­dad es inapro­pia­da en este con­tex­to. A todas luces el pac­to no refle­ja­ba cáli­dos sen­ti­mien­tos entre ambos sig­na­ta­rios. Sta­lin inclu­so recha­zó la suge­ren­cia de incluir en el tex­to algu­nas líneas con­ven­cio­na­les sobre la hipo­té­ti­ca amis­tad entre ambos pue­blos. Ade­más, el acuer­do no era una alian­za sino mera­men­te un pac­to de no agre­sión y en ese sen­ti­do era simi­lar a otros muchos pac­tos de no agre­sión que se habían fir­ma­do pre­via­men­te con Hitler, por ejem­plo, en Polo­nia en 1934. Se redu­cía a una pro­me­sa de no ata­car­se mutua­men­te y de man­te­ner rela­cio­nes pací­fi­cas, una pro­me­sa que pro­ba­ble­men­te iba a man­te­ner cada par­te mien­tras le pare­cie­ra con­ve­nien­te hacer­lo. Se aña­dió al acuer­do una cláu­su­la secre­ta refe­ren­te a la demar­ca­ción de esfe­ras de influen­cia en Euro­pa Orien­tal para cada uno de los sig­na­ta­rios. Dicha línea corres­pon­día más o menos a la Línea Cur­zon, de modo que «Polo­nia Orien­tal» se encon­tró den­tro de la esfe­ra sovié­ti­ca. Esta­ba lejos de estar cla­ro qué sig­ni­fi­ca­ba en la prác­ti­ca este acuer­do teó­ri­co, pero sin duda el pac­to no impli­ca­ba una par­ti­ción o ampu­tación terri­to­rial de Polo­nia com­pa­ra­ble al des­tino impues­to a Che­cos­lo­va­quia por bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses en el pac­to que habían fir­ma­do con Hitler en Munich.

A veces se con­si­de­ra el hecho de que la Unión Sovié­ti­ca rei­vin­di­ca­ra una esfe­ra de influen­cia más allá de sus fron­te­ras la prue­ba de sus sinies­tras inten­cio­nes expan­sio­nis­tas; sin embar­go, el esta­ble­ci­mien­to de esfe­ras de influen­cia, ya sea uni­la­te­ral, bila­te­ral o mul­ti­la­te­ral­men­te, había sido duran­te mucho tiem­po una prác­ti­ca amplia­men­te acep­ta­da entre poten­cias gran­des y no tan gran­des, y a menu­do su obje­ti­vo era evi­tar con­flic­tos. Por ejem­plo, la Doc­ti­na Mon­roe, que «afir­ma­ba que el Nue­vo Mun­do y el Vie­jo Mun­do iban a seguir sien­do esfe­ras de influen­cia cla­ra­men­te sepa­ra­das» (Wiki­pe­dia), pre­ten­día impe­dir nue­vas empre­sas colo­nia­les trans­atlán­ti­cas por par­te de las poten­cias euro­peas que podrían lle­var­las a entrar en con­flic­to con Esta­dos Uni­dos. De for­ma simi­lar, cuan­do Chur­chill visi­tó Mos­cú en 1944 y ofre­ció a Sta­lin divi­dir la penín­su­la Bal­cá­ni­ca en esfe­ras de influen­cia lo que se pre­ten­día era evi­tar un con­flic­to entre sus res­pec­ti­vos paí­ses cuan­do ter­mi­na­ra la gue­rra con­tra la Ale­ma­nia nazi.

Aho­ra Hitler podía ata­car Polo­nia sin correr el ries­go de tener que luchar una gue­rra tan­to con­tra la Unión Sovié­ti­ca como con­tra el dúo fran­co-bri­tá­ni­co, pero el dic­ta­dor ale­mán tenía bue­nas razo­nes para dudar de que Lon­dres y París decla­ra­ran la gue­rra. Sin la ayu­da sovié­ti­ca esta­ba cla­ro que no se podía ofre­cer una ayu­da efi­caz a Polo­nia, por lo que a Ale­ma­nia no le cos­ta­ría mucho tiem­po derro­tar al país (solo los coro­ne­les de Var­so­via creían que Polo­nia podía resis­tir el ata­que de las pode­ro­sas hor­das nazis). Hitler sabía dema­sia­do bien que los artí­fi­ces del apa­ci­gua­mien­to seguían espe­ran­do que tar­de o tem­prano aca­ba­ría cum­plien­do aque­llo que desea­ban más fer­vien­te­men­te y des­trui­ría a la Unión Sovié­ti­ca, de modo que esta­ban dis­pues­tos a cerrar los ojos ante esta agre­sión a Polo­nia. Y Hitler tam­bién esta­ba con­ven­ci­do de que, aun­que bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses decla­ra­ran la gue­rra a Ale­ma­nia, no ata­ca­rían en Occi­den­te.

Ale­ma­nia empren­dió su ata­que con­tra Polo­nia el 1 de sep­tiem­bre de 1939. Lon­dres y París toda­vía duda­ron unos días antes de reac­cio­nar con una decla­ra­ción de gue­rra con­tra la Ale­ma­nia nazi. Pero no ata­ca­ron al Reich aun­que el grue­so de sus fuer­zas arma­das esta­ba inva­dien­do Polo­nia, como temían algu­nos gene­ra­les ale­ma­nes. De hecho, los pro­ta­go­nis­tas del apa­ci­gua­mien­to solo decla­ra­ron la gue­rra a Hitler por­que lo exi­gió la opi­nión públi­ca. Espe­ra­ban en secre­to que Polo­nia pron­to estu­vie­ra aca­ba­da para que «Herr Hitler» pudie­ra final­men­te diri­gir su aten­ción a la Unión Sovié­ti­ca. La gue­rra que libra­ron fue mera­men­te una «gue­rra fal­sa», como bien se la podría lla­mar, una far­sa en la que sus tro­pas, que podrían haber entra­do en Ale­ma­nia, per­ma­ne­cie­ron inac­ti­vas ins­ta­la­das detrás de la Línea Magi­not. Aho­ra se sabe casi con cer­te­za que los sim­pa­ti­zan­tes de Hitler en el ámbi­to de los apa­ci­gua­do­res fran­ce­ses y posi­ble­men­te tam­bién de los bri­tá­ni­cos habían hecho saber al dic­ta­dor ale­mán que podía usar todo su pode­río mili­tar para aca­bar con Polo­nia sin tener que temer un ata­que de las poten­cias occi­den­ta­les (remi­ti­mos a los libros de Annie Lacroix-Riz, Le choix de la défai­te. Les eli­tes fra­nçai­ses dans les années 1930De Munich à Vichy. L’assassinat de la 3e Répu­bli­que).

Los defen­so­res pola­cos esta­ban abru­ma­dos y pron­to fue obvio que los coro­ne­les que gober­na­ban el país ten­drían que ren­dir­se. Hitler tenía todos los moti­vos para creer que lo harían y era indu­da­ble que sus con­di­cio­nes iban a supo­ner a Polo­nia impor­tan­tes pér­di­das terri­to­ria­les, espe­cial­men­te, por supues­to, en la par­te occi­den­tal del país que hacía fron­te­ra con Ale­ma­nia. No obs­tan­te, pro­ba­ble­men­te habría segui­do exis­tien­do una Polo­nia trun­ca­da, del mis­mo modo que des­pués de su derro­ta en junio de 1940 se iba a per­mi­tir a Fran­cia exis­tir en la for­ma de la Fran­cia de Vichy. Sin embar­go, el 17 de sep­tiem­bre el gobierno pola­co huyó repen­ti­na­men­te a la veci­na Ruma­nía, un país neu­tral, y al hacer­lo dejó de exis­tir por­que, según el dere­cho inter­na­cio­nal, mien­tras duren las hos­ti­li­da­des se debe encar­ce­lar no sólo al per­so­nal mili­tar sino tam­bién a los miem­bros del gobierno de un país en gue­rra al entrar en un país neu­tral. Fue un acto irres­pon­sa­ble e inclu­so cobar­de que tuvo unas con­se­cuen­cias nefas­tas para el país. Sin un gobierno Polo­nia dege­ne­ró en una espe­cie de tie­rra de nadie (en una terra nullius, por uti­li­zar la ter­mi­no­lo­gía jurí­di­ca) en la que los con­quis­ta­do­res ale­ma­nes podían hacer lo que qui­sie­ran ya que no había nadie con quien nego­ciar acer­ca del des­tino del derro­ta­do país.

Esta situa­ción tam­bién dio a los sovié­ti­cos el dere­cho a inter­ve­nir. Los paí­ses veci­nos pue­den ocu­par una poten­cial­men­te anár­qui­ca terra nullius; es más, si los sovié­ti­cos no hubie­ran inter­ve­ni­do, sin duda los ale­ma­nes habrían ocu­pa­do cada cen­tí­me­tro cua­dra­do de Polo­nia, con todas las con­se­cuen­cias que ello habría supues­to. Esta es la razón por la que el mis­mo 17 de sep­tiem­bre de 1939 el Ejér­ci­to Rojo se aden­tró en Polo­nia y empe­zó a ocu­par la par­te orien­tal del país, la antes men­cio­na­da «Polo­nia Orien­tal». Se evi­tó el con­flic­to con los ale­ma­nes por­que ese terri­to­rio per­te­ne­cía a la esfe­ra de influen­cia sovié­ti­ca esta­ble­ci­da en el Pac­to Rib­ben­trop-Molo­tov. Las tro­pas ale­ma­nas que habían pene­tra­do al este de la línea de demar­ca­ción tuvie­ron que reti­rar­se para dar paso a los hom­bres del Ejér­ci­to Rojo. Don­de­quie­ra que los mili­ta­res sovié­ti­cos y ale­ma­nes entra­ron en con­tac­to se com­por­ta­ron correc­ta­men­te y res­pe­ta­ron el pro­to­co­lo tra­di­cio­nal, lo que a veces impli­ca­ba algún tipo de cere­mo­nia, aun­que nun­ca hubo nin­gún «des­fi­le de la vic­to­ria» con­jun­to.

Como su gobierno se había esfu­ma­do, se podría decir que las fuer­zas arma­das pola­cas que siguie­ron ofre­cien­do resis­ten­cia que­da­ron degra­da­das al nivel de irre­gu­la­res, de par­ti­sa­nos, expues­tas a todos los ries­gos que con­lle­va dicho papel. La mayo­ría de las uni­da­des del ejér­ci­to pola­co se deja­ron des­ar­mar y encar­ce­lar por el recién lle­ga­do Ejér­ci­to Rojo, pero a veces se ofre­ció resis­ten­cia, por ejem­plo por par­te de tro­pas coman­da­das por ofi­cia­les hos­ti­les a los sovié­ti­cos. Muchos de estos ofi­cia­les habían ser­vi­do en la gue­rra ruso-pola­ca de 1919 – 1921 y supues­ta­men­te habían come­ti­do crí­me­nes de gue­rra, como eje­cu­tar a pri­sio­ne­ros de gue­rra. Se reco­no­ce amplia­men­te que estos hom­bres fue­ron liqui­da­dos pos­te­rior­men­te por los sovié­ti­cos en Katyn y otros luga­res (aun­que recien­te­men­te han sur­gi­do dudas res­pec­to a Katyn. El libro de Gro­ver Furr, The Mys­tery of the Katyn Mas­sa­cre, ana­li­za deta­lla­da­men­te este tema).

Los sovié­ti­cos encar­ce­la­ron a muchos sol­da­dos y ofi­cia­les pola­cos según las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal. En 1941, des­pués de que la Unión Sovié­ti­ca se invo­lu­cra­ra en la gue­rra y, por tan­to, ya no estu­vie­ra suje­ta a las nor­mas que rigen la con­duc­ta de los neu­tra­les, estos hom­bres fue­ron tras­la­da­dos a Gran Bre­ta­ña (a tra­vés de Irán) para luchar con­tra la Ale­ma­nia nazi al lado de los alia­dos occi­den­ta­les. Entre 1943 y 1945 iban a con­tri­buir de for­ma fun­da­men­tal a la libe­ra­ción de una par­te con­si­de­ra­ble de Euro­pa Occi­den­tal (a los mili­ta­res pola­cos que caye­ron en manos de los ale­ma­nes les tocó una suer­te mucho más trá­gi­ca). Entre quie­nes se habían bene­fi­cia­do de la ocu­pa­ción por par­te de los sovié­ti­cos de los terri­to­rios orien­ta­les de Polo­nia tam­bién se incluían los habi­tan­tes judíos, que fue­ron tras­la­da­dos al inte­rior de la Unión Sovié­ti­ca de modo que se libra­ron del des­tino que les habría espe­ra­do si toda­vía estu­vie­ran en sus shtetls1 cuan­do los ale­ma­nes lle­ga­ron allí como con­quis­ta­do­res en 1941. Muchos de ellos sobre­vi­vie­ron a la gue­rra y des­pués iban a empe­zar una nue­va vida en Esta­dos Uni­dos, Cana­dá y, por supues­to, Israel.

La ocu­pa­ción de «Polo­nia Orien­tal» se lle­vó a cabo correc­ta­men­te, esto es, según las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal, de modo que esta acción no cons­ti­tu­ye un «ata­que» a Polo­nia, como lo han pre­sen­ta­do muchos his­to­ria­do­res (y polí­ti­cos) y des­de lue­go tam­po­co cons­ti­tu­ye un ata­que en cola­bo­ra­ción con un «alia­do» nazi ale­mán. La Unión Sovié­ti­ca no se con­vir­tió en alia­da de la Ale­ma­nia nazi al cerrar un pac­to de no agre­sión con ella ni se con­vir­tió en alia­da debi­do a su ocu­pa­ción de «Polo­nia Orien­tal». Hitler había tole­ra­do esa ocu­pa­ción, pero sin duda habría pre­fe­ri­do que los sovié­ti­cos no inter­vi­nie­ran en abso­lu­to de modo que así se habría podi­do apo­de­rar de toda Polo­nia. En Ingla­te­rra Chur­chill dio públi­ca­men­te su apro­ba­ción a la ini­cia­ti­va sovié­ti­ca del 17 de sep­tiem­bre pre­ci­sa­men­te por­que impe­día a los nazis ocu­par toda Polo­nia. El hecho de que esta ini­cia­ti­va no cons­ti­tu­ye­ra un ata­que y, por con­si­guien­te, no fue­ra un acto de gue­rra con­tra Polo­nia tam­bién que­dó cla­ro gra­cias al hecho de que Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, alia­dos for­ma­les de Polo­nia, no decla­ra­ron la gue­rra a la Unión Sovié­ti­ca, como sin duda habrían hecho de no haber sido así. Y la Liga de las Nacio­nes no impu­so san­cio­nes a la Unión Sovié­ti­ca, que es lo que habría ocu­rri­do si lo hubie­ra con­si­de­ra­do un ver­da­de­ro ata­que con­tra uno de sus miem­bros.

Des­de el pun­to de vis­ta sovié­ti­co, la ocu­pa­ción de la par­te orien­tal de Polo­nia sig­ni­fi­ca­ba recu­pe­rar par­te de su pro­pio terri­to­rio, per­di­do debi­do al con­flic­to ruso-pola­co de 1919 – 1921. Es cier­to que Mos­cú había reco­no­ci­do esta pér­di­da en el Tra­ta­do de Paz de Riga que puso fin a esta gue­rra en mar­zo de 1921, pero Mos­cú había segui­do bus­can­do una opor­tu­ni­dad de recu­pe­rar «Polo­nia Orien­tal» y en 1939 esta opor­tu­ni­dad se mate­ria­li­zó y fue apro­ve­cha­da. Se pue­de estig­ma­ti­zar a los sovié­ti­cos por ello, pero en ese caso tam­bién se debe estig­ma­ti­zar a los fran­ce­ses, por ejem­plo, por recu­pe­rar Alsa­cia y Lore­na al final de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ya que París había reco­no­ci­do la pér­di­da de ese terri­to­rio en el Tra­ta­do de Paz de Frank­furt que había pues­to fin a la gue­rra fran­co-pru­sia­na de 1870 – 1871.

Más impor­tan­te es el hecho de que la ocu­pa­ción (o libe­ra­ción, recu­pe­ra­ción, res­ta­ble­ci­mien­to o como se quie­ra deno­mi­nar) de «Polo­nia Orien­tal» pro­por­cio­nó a la Unión Sovié­ti­ca una baza extra­or­di­na­ria­men­te útil, que en la jer­ga de la tec­no­lo­gía mili­tar se deno­mi­na «gla­cis», esto es, un espa­cio abier­to que tie­ne que cru­zar un ata­can­te antes de lle­gar al perí­me­tro defen­si­vo de una ciu­dad o for­ta­le­za. Sta­lin sabía que a pesar del pac­to tar­de o tem­prano Hitler iba a ata­car la Unión Sovié­ti­ca y, de hecho, este ata­que tuvo lugar en junio de 1941. En aquel momen­to las hues­tes ejér­ci­to de Hitler tuvie­ron que empren­der su ata­que des­de un pun­to de par­ti­da mucho más ale­ja­do de las ciu­da­des impor­tan­tes del cen­tro de la Unión Sovié­ti­ca de lo que habría sido el caso en 1939, cuan­do Hitler ya esta­ba ansio­so por ini­ciar ese ata­que. En vir­tud del pac­to el pun­to de par­ti­da para la ofen­si­va nazi de 1941 esta­ba a varios cien­tos de kiló­me­tros más al oes­te y, por tan­to, a una dis­tan­cia mucho mayor de los obje­ti­vos estra­té­gi­cos situa­dos en el inte­rior de la Unión Sovié­ti­ca. En 1941 las fuer­zas ale­ma­nas lle­ga­rían a un paso de Mos­cú y eso sig­ni­fi­ca que de no exis­tir el pac­to sin duda habrían toma­do la ciu­dad, lo que podría haber hecho capi­tu­lar a los sovié­ti­cos.

Gra­cias al Pac­to Rib­ben­trop-Molo­tov Pact la Unión Sovié­ti­ca no solo ganó un espa­cio valio­so sino tam­bién un tiem­po valio­so, esto es, el tiem­po extra que nece­si­ta­ba para pre­pa­rar­se para un ata­que ale­mán que en un prin­ci­pio se había pro­gra­ma­do para 1939 pero se tuvo que pos­po­ner has­ta 1941. Entre 1939 y 1941 se tras­la­dó al otro lado de los mon­tes Ura­les gran par­te de una infra­es­truc­tu­ra extra­or­di­na­ria­men­te impor­tan­te, sobre todo las fábri­cas que pro­du­cían todo tipo de mate­rial de gue­rra. Ade­más, en 1939 y 1940 los sovié­ti­cos tuvie­ron la opor­tu­ni­dad de obser­var y estu­diar la gue­rra que aso­la­ba Polo­nia, Euro­pa Occi­den­tal y otros luga­res, y de apren­der así impor­tan­tes lec­cio­nes acer­ca del esti­lo de gue­rra ofen­si­va ale­ma­na, moderno, moto­ri­za­do y «rápi­do como un rayo», el Blitz­krieg. Por ejem­plo, los estra­te­gas sovié­ti­cos apren­die­ron que con­cen­trar el grue­so de las pro­pias fuer­zas arma­das con pro­pó­si­to defen­si­vo jus­to en la fron­te­ra sería fatal y que solo una «defen­sa en pro­fun­di­dad» ofre­cía la posi­bi­li­dad de dete­ner la api­so­na­do­ra nazi. Gra­cias, entre otras cosas, a las lec­cio­nes así apren­di­das la Unión Sovié­ti­ca logra­ría, es cier­to que con gran­des difi­cul­ta­des, sobre­vi­vir al emba­te nazi de 1941 y final­men­te ganar la gue­rra a este pode­ro­so enemi­go.

Para poder defen­der mejor Lenin­gra­do, una ciu­dad que tenía indus­trias de arma­men­to vita­les, en oto­ño de 1939 la Unión Sovié­ti­ca pro­pu­so a la veci­na Fin­lan­dia inter­cam­biar terri­to­rios, un acuer­do que habría lle­va­do la fron­te­ra entre ambos paí­ses lejos de aque­lla ciu­dad. Fin­lan­dia, alia­da de la Ale­ma­nia nazi, se negó pero por medio de la «gue­rra de invierno» de 1939 – 1940 Mos­cú con­si­guió final­men­te modi­fi­car la fron­te­ra. Debi­do a ese con­flic­to, que equi­va­lía a una agre­sión, la Liga de las Nacio­nes exco­mul­gó a la Unión Sovié­ti­ca. En 1941, cuan­do los ale­ma­nes ata­ca­ron la Unión Sovié­ti­ca ayu­da­dos por los fin­lan­de­ses y ase­dia­ron Lenin­gra­do duran­te varios años, ese ajus­te de fron­te­ras iba a per­mi­tir a la ciu­dad sobre­vi­vir a esta dura prue­ba.

No fue­ron los sovié­ti­cos, sino los ale­ma­nes quie­nes toma­ron la ini­cia­ti­va de las nego­cia­cio­nes que final­men­te pro­du­je­ron el pac­to. Lo hicie­ron por­que espe­ra­ban sacar ven­ta­ja de ello, una ven­ta­ja tem­po­ral aun­que muy impor­tan­te, esto es, la neu­tra­li­dad de la Unión Sovié­ti­ca mien­tras la Wehr­macht [el ejér­ci­to nazi] ata­ca­ba pri­me­ro Polo­nia y des­pués Euro­pa Occi­den­tal. Pero la Ale­ma­nia nazi tam­bién obtu­vo un bene­fi­cio adi­cio­nal del acuer­do comer­cial que iba aso­cia­do al pac­to. El Reich sufría una penu­ria cró­ni­ca de todo tipo de mate­rias pri­mas estra­té­gi­cas y esta situa­ción ame­na­za­ba con con­ver­tir­se en catas­tró­fi­ca cuan­do, como era de espe­rar, una decla­ra­ción de gue­rra bri­tá­ni­ca lle­va­ra a que la Mari­na Real blo­quea­ra Ale­ma­nia. La entre­ga por par­te de los sovié­ti­cos de pro­duc­tos como petró­leo, tal como esti­pu­la­ba el acuer­do, neu­tra­li­zó este pro­ble­ma. No está cla­ro has­ta qué pun­to fue­ron real­men­te deci­si­vas esas entre­gas, espe­cial­men­te las de petró­leo: según algu­nos his­to­ria­do­res, no muy impor­tan­tes; según otros, extre­ma­da­men­te impor­tan­tes. En todo caso, la Ale­ma­nia nazi siguió sien­do muy depen­dien­te del petró­leo impor­ta­do (en su mayo­ría a tra­vés de puer­tos espa­ño­les) de Esta­dos Uni­dos, al menos has­ta que el Tío Sam entró en gue­rra en diciem­bre de 1941. En verano de 1941 dece­nas de miles de avio­nes, tan­ques, camio­nes y otras máqui­nas de gue­rra nazis que par­ti­ci­pa­ron en la inva­sión de la Unión Sovié­ti­ca seguían sien­do muy depen­dien­tes del com­bus­ti­ble sumi­nis­tra­do por empre­sas petro­le­ras esta­dou­ni­den­ses.

Aun­que no está cla­ro has­ta qué pun­to era impor­tan­te para la Ale­ma­nia nazi el petró­leo sumi­nis­tra­do por los sovié­ti­cos, es cier­to que el pac­to exi­gía a la par­te ale­ma­na corres­pon­der sumi­nis­tran­do a los sovié­ti­cos pro­duc­tos indus­tria­les ter­mi­na­dos, inclui­do equi­pa­mien­to mili­tar de van­guar­dia, que el Ejér­ci­to Rojo uti­li­zó para mejo­rar sus defen­sas con­tra un ata­que ale­mán que espe­ra­ban tar­de o tem­prano. Esto preo­cu­pa­ba mucho a Hitler que, por lo tan­to, esta­ba desean­do empren­der su cru­za­da anti­so­vié­ti­ca lo antes posi­ble. Deci­dió hacer­lo a pesar de que Gran Bre­ta­ña esta­ba lejos de ser des­car­ta­da des­pués de la caí­da de Fran­cia. Por con­si­guien­te, en 1941 el dic­ta­dor ale­mán iba a tener que empren­der el tipo de gue­rra en dos fren­tes que en 1939 espe­ra­ba evi­tar gra­cias a su pac­to con Mos­cú y se iba a enfren­tar a un enemi­go sovié­ti­co que se había vuel­to mucho más fuer­te de lo que era en 1939.

Sta­lin fir­mó un pac­to con Hitler por­que los artí­fi­ces del apa­ci­gua­mien­to en Lon­dres y París recha­za­ron todas las ofer­tas sovié­ti­cas de for­mar un fren­te común con­tra Hitler. Y los apa­ci­gua­do­res recha­za­ron estas ofer­tas por­que espe­ra­ban que Hitler fue­ra hacia el este y des­tru­ye­ra a la Unión Sovié­ti­ca, un tra­ba­jo que espe­ra­ban faci­li­tar ofre­cién­do­le un «tram­po­lín» en la for­ma del terri­to­rio che­cos­lo­va­co. Es prác­ti­ca­men­te segu­ro que sin el pac­to Hitler habría ata­ca­do a la Unión Sovié­ti­ca en 1939. Sin embar­go, debi­do al pac­to Hitler tuvo que espe­rar dos años antes de poder empren­der por fin su cru­za­da anti­so­vié­ti­ca, lo que pro­por­cio­nó a la Unión Sovié­ti­ca un tiem­po y espa­cio adi­cio­na­les que per­mi­tie­ron mejo­rar sus defen­sas lo sufi­cien­te para sobre­vi­vir al emba­te cuan­do en 1941 Hitler final­men­te man­dó sus perros de gue­rra hacia el este. El Ejér­ci­to Rojo sufrió terri­bles pér­di­das, pero final­men­te logró dete­ner al gigan­te nazi. Sin este éxi­to sovié­ti­co, un logro que el his­to­ria­dor Geof­frey Roberts cali­fi­có de «la mayor haza­ña béli­ca de la his­to­ria mun­dial», Ale­ma­nia muy pro­ba­ble­men­te habría gana­do la gue­rra por­que habría logra­do el con­trol de los cam­pos de petró­leo del Cáu­ca­so, de las ricas tie­rras agrí­co­las de Ucra­nia y de muchas otras rique­zas del vas­to terri­to­rio de los sovié­ti­cos. Ese triun­fo habría trans­for­ma­do a la Ale­ma­nia nazi en una super­po­ten­cia inex­pug­na­ble, capaz de empren­der inclu­so gue­rras a lar­go pla­zo con­tra cual­quie­ra, inclui­da una alian­za anglo-esta­dou­ni­den­se. Una vic­to­ria sobre la Unión Sovié­ti­ca habría dado a la Ale­ma­nia nazi la hege­mo­nía de Euro­pa. Hoy la segun­da len­gua del con­ti­nen­te no sería el inglés, sino el ale­mán, y en París los hom­bres ves­ti­dos a la últi­ma moda se pasea­rían por los Cam­pos Elí­seos enfun­da­dos en [pan­ta­lo­nes] Lederho­sen2.

Por con­si­guien­te, sin el Pac­to nun­ca habría teni­do lugar la libe­ra­ción de Euro­pa, inclui­da la libe­ra­ción de Euro­pa Occi­den­tal, por par­te de los esta­dou­ni­den­ses, bri­tá­ni­cos, cana­dien­ses, etc. Polo­nia no exis­ti­ría, las y los pola­cos serían Unter­mens­chen3, sier­vos de colo­nos «arios» en un Ostland4 ger­ma­ni­za­do que se exten­de­ría des­de el Bál­ti­co has­ta los Cár­pa­tos o inclu­so hast a los Ura­les. Y un gobierno pola­co nun­ca habría orde­na­do des­truir los monu­men­tos en honor del Ejér­ci­to Rojo, como ha hecho hace poco, no solo por­que no exis­ti­ría Polo­nia y, por lo tan­to, tam­po­co un gobierno pola­co, sino por­que el Ejér­ci­to Rojo nun­ca habría libe­ra­do Polo­nia y aque­llos monu­men­tos nun­ca se habrían eri­gi­do.

La idea de que el Pac­to Hitler-Sta­lin des­en­ca­de­nó la Segun­da Gue­rra Mun­dial es peor que un mito, es una men­ti­ra des­ca­ra­da. La ver­dad es lo con­tra­rio: el pac­to fue la con­di­ción pre­via para el feliz resul­ta­do del Arma­ge­dón de 1939 – 1945, esto es, la derro­ta de la Ale­ma­nia nazi.

Jac­ques R. Pau­wels

23 de agos­to de 2019

Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos

Fuen­te: https://​www​.glo​bal​re​search​.ca/​h​i​t​l​e​r​-​s​t​a​l​i​n​-​p​a​c​t​-​a​u​g​u​s​t​-23 – 19395687021

  1. Un shtetl («pobla­do» en yidis) era una villa o pue­blo con una nume­ro­sa pobla­ción de judíos en Euro­pa Orien­tal y Cen­tral antes del Holo­caus­to.
  2. Los Lederho­sen son unos pan­ta­lo­nes de cue­ro, lar­gos o cor­tos, típi­cos de Bavie­ra (Ale­ma­nia), Aus­tria y en la región autó­no­ma ita­lia­na de Tren­tino-Alto Adi­gio. Ori­gi­nal­men­te era un tra­je típi­co de la región de los Alpes.
  3. Unter­mensch («sub­hu­mano», en ale­mán) es un tér­mino emplea­do por la ideo­lo­gía nazi para refe­rir­se a lo que con­si­de­ra­ba «per­so­nas infe­rio­res», par­ti­cu­lar­men­te a las masas del Este, es decir, judíos, gita­nos y pue­blos esla­vos, prin­ci­pal­men­te pola­cos, ser­bios y más tar­de tam­bién rusos.
  4. Ostland era la uni­dad admi­nis­tra­ti­va terri­to­rial que agru­pa­ba varios paí­ses y regio­nes ocu­pa­dos por la Ale­ma­nia nazi en Euro­pa del Este duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial y com­pren­día los paí­ses bál­ti­cos (Esto­nia, Leto­nia y Litua­nia), varias regio­nes del este de Polo­nia y zonas occi­den­ta­les de Bie­lo­rru­sia, Ucra­nia y Rusia que has­ta enton­ces se encon­tra­ban bajo el con­trol o sobe­ra­nía de la Unión Sovié­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *