Doce apuntes sobre marxismo (VII de XII). El revisionismo y el reformismo en la actualidad

Hace­mos la entre­ga VII de la serie de XII escri­ta para el colec­ti­vo inter­na­cio­na­lis­ta Paki­to Arria­ran. Como diji­mos, estu­dia­rá el refor­mis­mo en todas sus expre­sio­nes: polí­ti­ca, socio­lo­gía, eco­no­mía, rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, sin­di­ca­lis­mo, etc., pero con una carac­te­rís­ti­ca que expli­ca­re­mos: ana­li­zar el refor­mis­mo actual. La VIII entre­ga desa­rro­lla­rá el perío­do que va de la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917 al final de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, 1945.

En las entre­gas V y VI hemos expues­to los pun­tos ele­men­ta­les del revi­sio­nis­mo y del refor­mis­mo. Dicho muy rápi­da­men­te, el revi­sio­nis­mo es la nega­ción del cor­pus mar­xis­ta como pra­xis de la revo­lu­ción comu­nis­ta y como matriz teó­ri­ca de todas las for­mas de lucha revo­lu­cio­na­ria y de sus res­pec­ti­vas visio­nes polí­ti­cas y teó­ri­cas. Entre fina­les del siglo XIX y comien­zos del XX esta­ba cons­ti­tui­do el núcleo teó­ri­co del revi­sio­nis­mo que entró deci­di­da­men­te en acción a raíz de la revo­lu­ción de 1905 para apa­re­cer des­de 1914 y sobre todo des­de 1917–1918 como uno de los sal­va­vi­das del capi­ta­lis­mo. Dicho muy rápi­da­men­te, el refor­mis­mo es la for­ma de apli­ca­ción pau­la­ti­na, sinuo­sa, a tro­zos e indi­rec­ta del revi­sio­nis­mo, de mane­ra que la mili­tan­cia no se per­ca­te de que, en reali­dad, lo que hace su orga­ni­za­ción, sin­di­ca­to, par­ti­do… es recha­zar las lec­cio­nes de la lucha de cla­ses y acep­tar la ideo­lo­gía bur­gue­sa de la «demo­cra­cia», la «paz», el «con­sen­so», etc. El refor­mis­mo es la prác­ti­ca encu­bier­ta del revi­sio­nis­mo.

La mejor for­ma de des­cu­brir en los hechos si una orga­ni­za­ción es refor­mis­ta es com­pa­rar su prác­ti­ca con la reco­men­da­ción de Marx a Dome­la Nieu­wen­huy basa­da en la expe­rien­cia de la lucha de cla­ses has­ta 1881, y que hemos cita­do en la V entre­ga: «un gobierno socia­lis­ta no pue­de poner­se a la cabe­za de un país si no exis­ten las con­di­cio­nes nece­sa­rias para que pue­da tomar inme­dia­ta­men­te las medi­das acer­ta­das y asus­tar a la bur­gue­sía lo bas­tan­te para con­quis­tar las pri­me­ras con­di­cio­nes de una vic­to­ria con­se­cuen­te». Es muy impor­tan­te que Marx escri­bie­ra en cur­si­va lo de «asus­tar a la bur­gue­sía» por­que esa prác­ti­ca es la que enfren­ta anta­gó­ni­ca­men­te al mar­xis­mo del revi­sio­nis­mo y del refor­mis­mo: asus­tar o tran­qui­li­zar al capi­tal.

No hace fal­ta decir que la his­to­ria ha con­fir­ma­do esta lec­ción: si el pro­le­ta­ria­do no «asus­ta» a la bur­gue­sía con las medi­das socia­les que intro­du­ce una vez que está en el gobierno, para­li­zán­do­la, divi­dién­do­la, y si a la vez, simul­tá­nea­men­te, no ani­ma, no con­cien­cia, no radi­ca­li­za ni poten­cia la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar median­te esas medi­das, enton­ces no pasa­rá mucho tiem­po para que la bur­gue­sía se recu­pe­re, movi­li­ce, por un lado, las fuer­zas reac­cio­na­rias que posee el Esta­do y que el nue­vo gobierno no con­tro­la; y, por otro lado, reac­ti­ve, des­pier­te y diri­ja la reser­va de fuer­zas irra­cio­na­les que dor­mi­tan en la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de masas diri­gién­do­la con­tra el nue­vo gobierno. El apo­yo impe­ria­lis­ta a la bur­gue­sía que ha per­di­do el gobierno para que lo recu­pe­re cuan­to antes y a cual­quier pre­cio, actúa des­de el pri­mer momen­to, e inclu­so des­de antes de su derro­ta polí­ti­co-elec­to­ral.

El de 1881 no era un con­se­jo sin base his­tó­ri­ca, una res­pues­ta de trá­mi­te para que­dar bien a una pre­gun­ta incó­mo­da; era la quin­ta esen­cia de la estra­te­gia enun­cia­da en el decá­lo­go de medi­das que debía impo­ner el gobierno obre­ro según el Mani­fies­to del Par­ti­do Comu­nis­ta de 1848. Como sabe­mos esta obri­ta no fue una súbi­ta ins­pi­ra­ción de sus auto­res, sino el resu­men que por encar­go hicie­ron del pro­gra­ma que debía extraer­se de la lucha de cla­ses habi­da has­ta ese momen­to de cri­sis en el que se espe­ra­ba que esta­lla­se una revo­lu­ción, como efec­ti­va­men­te suce­dió. En el siglo trans­cu­rri­do has­ta la res­pues­ta Nieu­wen­huy no hizo sino con­fir­mar la estra­te­gia enun­cia­da en el Mani­fies­to, pero refor­za­da con muchas más lec­cio­nes. ¿Y qué decir de lo suce­di­do en este poco más de un siglo? ¿Pode­mos apli­car al pre­sen­te lo que se pro­pu­so hace 138 y 171 años res­pec­ti­va­men­te? Divi­di­mos la res­pues­ta en dos par­tes.

La pri­me­ra es que, has­ta aho­ra mis­mo, no exis­te, des­de fina­les del siglo XVIII cuan­do apa­re­cie­ron las luchas obre­ras y popu­la­res con­tra la pri­me­ra indus­tria­li­za­ción bri­tá­ni­ca, nin­gu­na vic­to­ria del tra­ba­jo sobre el capi­tal que no se haya basa­do en algu­na for­ma de mie­do bur­gués ante la fuer­za obre­ra y ante la ame­na­za de mayor vio­len­cia jus­ta del pue­blo. La limi­ta­da y opor­tu­nis­ta refor­ma elec­to­ral bri­tá­ni­ca de 1832 res­pon­dió al mie­do de la bur­gue­sía ante el aumen­to de la radi­ca­li­dad obre­ra que había apren­di­do de la derro­ta del ludis­mo de 1811–1816 bajo el terro­ris­mo de Esta­do. Las mutuas, las coope­ra­ti­vas, los cen­tros socia­les, etc., crea­dos por la filan­tro­pía bur­gue­sa y el cris­tia­nis­mo social has­ta la mitad del siglo XIX res­pon­den al mie­do de esos sec­to­res cons­cien­tes de que, como advir­tie­ra Napo­león, uno pue­de hacer todo con las bayo­ne­tas, menos sen­tar­se sobre ellas. La ala­ba­da polí­ti­ca social de Bis­marck en la segun­da mitad del siglo XIX era la zanaho­ria que endul­za­ba la dura repre­sión que aplas­ta­ba a la izquier­da.

En 1906, Rosa Luxem­burg vol­vía a tener razón cuan­do decía que si la social­de­mo­cra­cia con­se­guía refor­mas en el par­la­men­to era debi­do, antes que nada, a la vio­len­cia obre­ra en las calles y fábri­cas, vio­len­cia laten­te o abier­ta. Sin ella la bur­gue­sía no cede­ría nada. Entre 1918 y 1922, el Par­ti­do Socia­lis­ta Ita­liano, tras dejar que el ejér­ci­to ani­qui­la­se las comu­nas del nor­te y las luchas cam­pe­si­nas del sur de Ita­lia, evi­tó cual­quier polí­ti­ca radi­cal con­tra la bur­gue­sía que en su mayor par­te ya era alia­da de Mus­so­li­ni. Los comu­nis­tas se orga­ni­za­ron en 1921, muy tar­de para impe­dir la vic­to­ria del fas­cis­mo. La Repú­bli­ca de Wei­mar de 1918 a 1933 masa­cró revo­lu­cio­nes e hizo tími­das refor­mas, pero no se atre­vió a impo­ner medi­das radi­ca­les que saca­ran de la pobre­za al pue­blo ale­mán des­de 1929, lo que faci­li­tó la vic­to­ria del nazis­mo en 1933. Des­de 1931, el gobierno repu­bli­cano espa­ñol hizo refor­mas valio­sas, pero sen­tía páni­co a indis­po­ner­se con el ejér­ci­to, la bur­gue­sía y la Igle­sia, negán­do­se a for­ta­le­cer al movi­mien­to obre­ro y a con­ce­der dere­chos ele­men­ta­les a las nacio­nes opri­mi­das: des­de 1936 el fran­quis­mo arra­só con todo. En 1936, el gobierno del Fren­te Popu­lar fran­cés impu­so refor­mas socia­les avan­za­das, pero des­de 1938 se ple­gó al capi­tal ate­mo­ri­za­do por la cri­sis eco­nó­mi­ca y el auge nazi-fas­cis­ta.

El palo y la zanaho­ria fue­ron apli­ca­dos en la Euro­pa capi­ta­lis­ta des­de 1945 y sobre todo des­de 1948 para excul­par a la bur­gue­sía cola­bo­ra­cio­nis­ta o abier­ta­men­te nazi bau­ti­zán­do­la como «demo­crá­ti­ca». Méto­do repe­ti­do en los años seten­ta con las «tran­si­cio­nes demo­crá­ti­cas» en Por­tu­gal, Gre­cia, Esta­do espa­ñol… Sal­van­do algu­nas dife­ren­cias espa­cio-tem­po­ra­les y temá­ti­cas, polí­ti­cas casi idén­ti­cas han sido segui­das por el refor­mis­mo cuan­do ha lle­ga­do al gobierno por vías elec­to­ra­les. La tra­ge­dia chi­le­na, pese al heroís­mo de Allen­de, es el para­dig­ma del fra­ca­so, y la situa­ción actual de Gre­cia, sin lle­gar a los nive­les repre­si­vos, con­fir­ma lo dicho; los ejem­plos nega­ti­vos, sobran, des­gra­cia­da­men­te. Por el con­tra­rio, si Cuba y Vene­zue­la, y en par­te Boli­via, man­tie­nen su inde­pen­den­cia es jus­ta­men­te por haber segui­do la estra­te­gia con­tra­ria, acep­tan­do sus dife­ren­cias. ¿Y Ecua­dor, Hai­tí y otros pue­blos están con­de­na­dos a tener que rebe­lar­se siem­pre que los nue­vos gobier­nos «demo­crá­ti­cos» se arro­di­llan ante el FMI en vez de avan­zar al socia­lis­mo? O para ir más al grano ¿qué ha suce­di­do con el «socia­lis­mo del siglo XXI»?

Habien­do deja­do en el tecla­do un sin­fín de dra­mas y tra­ge­dias idén­ti­cas con dece­nas de millo­nes muer­tos a sus espal­da, y varios miles de millo­nes de per­so­nas some­ti­das a la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta, urge res­pon­der a la pre­gun­ta: ¿qué valía cien­tí­fi­ca –según la teo­ría mar­xis­ta de cien­cia, ver­dad, etc.– tie­nen las lec­cio­nes de tan­to dolor y san­gre? Esta serie de doce artícu­los sobre mar­xis­mo tie­ne la fun­ción de res­pon­der a esta pre­gun­ta que tie­ne el núcleo de su res­pues­ta en la teo­ría de las cri­sis en el capi­ta­lis­mo: esta es la prue­ba de fue­go ante la que huye espan­tan­do el revi­sio­nis­mo y el refor­mis­mo.

Los fra­ca­sos demues­tran que la polí­ti­ca de tran­qui­li­zar y con­sen­suar con el capi­tal apa­ren­te­men­te sur­te efec­to en los perío­dos de cal­ma y de bonan­za eco­nó­mi­ca, cuan­do pue­de ceder algu­nas refor­mas insus­tan­cia­les; pero solo es una apa­rien­cia fugaz por­que duran­te ese tiem­po la bur­gue­sía se ha enri­que­ci­do tan­to o más, ha inte­gra­do y des­mo­vi­li­za­do a amplios sec­to­res pro­le­ta­rios, ha mar­gi­na­do a la izquier­da y ha for­ta­le­ci­do su poder repre­si­vo. Lue­go, cuan­do resur­ge la cri­sis –las cri­sis del capi­tal siem­pre resur­gen y con más gra­ve­dad que las ante­rio­res– la bur­gue­sía par­te con una cla­ra ven­ta­ja, a no ser que duran­te ese tiem­po la izquier­da revo­lu­cio­na­ria haya sido lo que dice su nom­bre. Las cri­sis ponen todo a prue­ba, a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria y al capi­tal, pero en pri­mer lugar al refor­mis­mo y al revi­sio­nis­mo por­que su pla­cen­te­ra y bien remu­ne­ra­da exis­ten­cia depen­de que no exis­tan cri­sis… pero exis­ten e insis­ten en esta­llar más fre­cuen­te­men­te y con más leta­li­dad.

Otro de los pri­me­ros indi­cios para la mili­tan­cia de base de orga­ni­za­cio­nes que decían ser de izquier­das, de que estas están giran­do al refor­mis­mo o ya lo son –mucha mili­tan­cia de base tie­ne depen­den­cias emo­cio­na­les que le atan a su buro­cra­cia más allá de lo lógi­co–, es que han ido liqui­dan­do la for­ma­ción mar­xis­ta has­ta decir que el mar­xis­mo es una de tan­tas «cien­cias socia­les», ocul­tan­do cua­les son las demás. Ya que la buro­cra­cia no pue­de demos­trar que el mar­xis­mo ha «fra­ca­sa­do», se le redu­ce a una «teo­ría» como otra cual­quie­ra a dis­po­si­ción en el mer­ca­do ideo­ló­gi­co pro­fu­sa­men­te sur­ti­do por la indus­tria cul­tu­ral bur­gue­sa. De este modo, la orga­ni­za­ción «abier­ta a todo» pero que exclu­ye de hecho al mar­xis­mo, pue­de prac­ti­car el posi­bi­lis­mo y el prag­ma­tis­mo más inter­cla­sis­ta sin temor a las pre­gun­tas de las bases.

Lle­ga­mos aquí a la segun­da par­te de la res­pues­ta: ¿como lograr que la bur­gue­sía se asus­te inclu­so antes de que la izquier­da lle­gue al gobierno, tenien­do en cuen­ta que el refor­mis­mo actúa en sen­ti­do con­tra­rio, en tran­qui­li­zar­la, en no asus­tar­la? Recor­de­mos lo arri­ba dicho sobre que las cri­sis ponen a prue­ba toda la polí­ti­ca. Des­de 2007, el capi­ta­lis­mo sufre la ter­ce­ra y más poten­cial­men­te des­truc­ti­va depre­sión de su his­to­ria. En las cri­sis ante­rio­res, el poder alie­na­dor inhe­ren­te al capi­tal, el revisionismo/​reformismo, la bru­ta­li­dad repre­si­va y los erro­res de la izquier­da, bási­ca­men­te, han sal­va­do a este sis­te­ma inhu­mano. ¿Qué pode­mos hacer para empe­zar a meter mie­do al capi­tal, a debi­li­tar­lo y a aumen­tar la fuer­za obre­ra? Antes de seguir, vea­mos un ejem­plo: la pren­sa bur­gue­sa pro­tes­ta enfu­re­ci­da con­tra las mani­fes­ta­cio­nes de la cla­se obre­ra del metal en Biz­kaia por­que su ejer­ci­cio del dere­cho de mani­fes­ta­ción «moles­ta al trá­fi­co» en el cen­tro empre­sa­rial y bur­sá­til de la ciu­dad, sem­bran­do dudas sobre el dere­cho de mani­fes­ta­ción del pue­blo tra­ba­ja­dor. Par­tien­do de este caso, vea­mos qué se pue­de hacer en tres áreas vita­les para el sis­te­ma por­que ata­can al cen­tro del pro­ce­so de pro­duc­ción, cir­cu­la­ción, depó­si­to, ven­ta y rea­li­za­ción del bene­fi­cio.

Una hace refe­ren­cia a la exten­sión de la lucha de cla­ses des­de el sec­tor fabril clá­si­co al sec­tor de los ser­vi­cios ban­ca­rios y finan­cie­ros, de segu­ros…; del trans­por­te en gene­ral y sobre todo en los cen­tros de alma­ce­na­je y dis­tri­bu­ción, como puer­tos y aero­puer­tos has­ta peque­ñas empre­sas de repar­to urbano sean mer­can­cías o turis­tas…; de los ser­vi­cios de asis­ten­cia social, salud men­tal y físi­ca para todas las eda­des, edu­ca­ción, ener­gía y agua, carre­te­ras y tre­nes, etc., para la fuer­za de tra­ba­jo y no solo las mer­can­cías y turis­tas, sean públi­cos, pri­va­dos o con­cer­ta­dos; los cen­tros vita­les de las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes impres­cin­di­bles para el capi­tal; la pro­duc­ción de alta tec­no­lo­gía, tec­no­cien­tí­fi­ca, la uni­ver­si­dad como fábri­ca de fuer­za de tra­ba­jo cua­li­fi­ca­da, uni­das a las gran­des cor­po­ra­cio­nes de la indus­tria de la matan­za huma­na, de la petro­quí­mi­ca y ener­gé­ti­cas, bio­tec­no­lo­gía, far­main­dus­tria y agroin­dus­tria, capi­ta­lis­mo-ver­de…

La lucha de cla­ses está pene­tran­do en estas áreas deci­si­vas del capi­tal. Redu­cir los dere­chos eco­nó­mi­cos, labo­ra­les, sin­di­ca­les, etc., de sus tra­ba­ja­do­res es una prio­ri­dad para el sis­te­ma. Para el pro­le­ta­ria­do es deci­si­vo avan­zar en ella para pre­fi­gu­rar el socia­lis­mo en lo estra­té­gi­co y para ata­car al capi­tal en su mis­mo núcleo repro­duc­tor. Aquí, asus­tar a la bur­gue­sía sig­ni­fi­ca al menos expo­ner cla­ra­men­te la nece­si­dad de la expro­pia­ción de estas fuer­zas pro­duc­ti­vas; la nece­si­dad de los comi­tés y con­se­jos de tra­ba­ja­do­res inter­na­cio­nal­men­te conec­ta­dos como auto­or­ga­ni­za­ción a la que deben supe­di­tar­se los sin­di­ca­tos; la nece­si­dad de una pla­ni­fi­ca­ción que advier­ta a la bur­gue­sía que se pon­drá en prác­ti­ca al pre­cio que sea, limi­tan­do gran­de­men­te la demo­cra­cia bur­gue­sa o sus­ti­tu­yén­do­la por la demo­cra­cia socia­lis­ta…

Otra hace refe­ren­cia a la cen­tra­li­dad en la mul­ti­di­ver­si­dad de la fuer­za de tra­ba­jo, cen­tra­li­dad impues­ta por la uni­dad y lucha de con­tra­rios entre bur­gue­sía y pro­le­ta­ria­do, pero que se pre­sen­ta median­te infi­ni­dad de expre­sio­nes con­cre­tas. La mujer tra­ba­ja­do­ra es el cen­tro de la explo­ta­ción por­que aúna en ella la pro­duc­ción y la repro­duc­ción de la for­ma esen­cial para el capi­ta­lis­mo. La sobre­ex­plo­ta­ción de la mujer se extien­de a la de la infan­cia y juven­tud obre­ra, y a lla­ma­da ter­ce­ra edad, fuer­za de tra­ba­jo ago­ta­da pero que ha de suplir con tre­men­dos esfuer­zos la inexis­ten­cia o liqui­da­ción de los ser­vi­cios públi­cos. Fren­te a los par­ches del femi­nis­mo refor­mis­ta y a la indus­tria del asis­ten­cia­lis­mo, que tran­qui­li­zan a la bur­gue­sía, la izquier­da ha de asus­tar al poder exi­gien­do la esta­ta­li­za­ción y/​o la comu­na­li­za­ción auto­or­ga­ni­za­da –sin entrar aho­ra en deta­lles– a cos­tear por el capi­tal y por los bie­nes de la Igle­sia, de la infra­es­truc­tu­ra, loca­les, inver­sio­nes, sala­rios, etc., y sobre todo al avan­ce en una jus­ti­cia popu­lar de auto­de­fen­sa que asus­te a la jus­ti­cia bur­gue­sa obli­gán­do­le a pro­fun­das refor­mas, pero que sobre todo sea el núcleo de la jus­ti­cia socia­lis­ta que debe irse crean­do en la medi­da de lo posi­ble.

Y la últi­ma, o la pri­me­ra, la izquier­da ha de actua­li­zar el dere­cho a la rebe­lión y a la resis­ten­cia con­tra el sis­te­ma, como dere­cho inalie­na­ble. Cada colec­ti­vo opri­mi­do por una injus­ti­cia espe­cí­fi­ca, cada frac­ción de la cla­se pro­le­ta­ria y del pue­blo tra­ba­ja­dor, cada nación opri­mi­da… debe deci­dir cómo, de qué for­ma, con qué obje­ti­vos, duran­te cuán­to tiem­po, bajo qué estra­te­gia de acu­mu­la­ción de fuer­zas y alian­zas tác­ti­cas, etcé­te­ra, ha de prac­ti­car tales o cua­les dere­chos de resis­ten­cia y rebel­día. La izquier­da tie­ne el deber éti­co y polí­ti­co de res­pe­tar tal dere­cho inalie­na­ble, tal cual en su tiem­po lo reco­no­ció la mis­ma bur­gue­sía y aho­ra pre­ten­de negár­se­lo al pro­le­ta­ria­do. Asus­tar el capi­tal en esta cues­tión solo se logra median­te la peda­go­gía de la prác­ti­ca, inclui­da en ella la expli­ca­ción de la efec­ti­vi­dad y del lími­te de los paci­fis­mos con­cre­tos sepa­ra­dos de una estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que debe inte­grar­los, y la demos­tra­ción de la esen­cia inmo­ral y reac­cio­na­ria del paci­fis­mo abso­lu­to, a ultran­za e incon­di­cio­nal: tene­mos la nece­si­dad, el deber y el dere­cho de ayu­dar a las resis­ten­cias de cual­quier opri­mi­do y opri­mi­da.

El revi­sio­nis­mo y el refor­mis­mo tran­qui­li­zan al capi­tal tam­bién en estas tres gran­des áreas que hemos expues­tos de mane­ra muy gene­ral. A resul­tas de ello, la huma­ni­dad explo­ta­da tie­ne muchas difi­cul­ta­des para desa­rro­llar su estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria, es muy cré­du­la para con las men­ti­ras del poder, cree que el capi­ta­lis­mo es el menos malo de los sis­te­mas posi­bles y por tan­to asu­me ese refrán ultra­con­ser­va­dor e indi­vi­dua­lis­ta de que es mejor lo malo cono­ci­do que lo bueno por cono­cer, en un momen­to en el que se agra­va has­ta lo insos­pe­cha­do la cri­sis sis­té­mi­ca que gol­pea con espe­cial dure­za a las y los opri­mi­dos des­de 2007.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 9 de octu­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

One Response

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: