Països Catalans. Hacia la reforma o hacia la revolución

El Par­la­ment de Cata­lun­ya exi­ge la amnis­tía, que se vaya la guar­dia civil y reivin­di­ca el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y la desobe­dien­cia. No somos quién para dar lec­cio­nes (nues­tra his­to­ria recien­te lo acre­di­ta), pero ello no pue­de ser obs­tácu­lo para que siga­mos pre­ten­dien­do libe­rar a nues­tras nacio­nes obre­ras y aca­bar con el capi­tal. Sere­mos bre­ves por­que el deba­te real y obje­ti­vo impli­ca muchos intere­ses y posi­cio­nes de cla­se dife­ren­tes y no nos sen­ti­mos capa­ces de sin­te­ti­zar­los en un artícu­lo. De todos modos, sí tra­ta­re­mos de des­cri­bir y con­cre­tar algu­nas cues­tio­nes, para poder lle­gar a con­clu­sio­nes que ten­gan que ver con la pra­xis revo­lu­cio­na­ria y no con estu­dia­dos veri­cue­tos que sola­men­te bene­fi­cian a las bur­gue­sías cata­la­nas y espa­ño­las y, en defi­ni­ti­va, al capi­tal. Es decir, hacer postureo supues­ta­men­te rup­tu­ris­ta, para que­mar­lo antes de que se pue­da for­mu­lar des­de la posi­ción nacio­nal y de cla­se obre­ra.

Desobediencia

El Par­la­ment de Cata­lun­ya, a ins­tan­cias de la CUP (con el apo­yo de JxCat y ERC), ha reco­no­ci­do la legi­ti­mi­dad de la desobe­dien­cia civil e ins­ti­tu­cio­nal, argu­men­ta­do que es una herra­mien­ta para los dere­chos socia­les, civi­les y polí­ti­cos con­cul­ca­dos.

La pri­me­ra con­tra­dic­ción que nos sur­ge es el mar­co de la deci­sión ins­ti­tu­cio­nal: ¿Y el res­to de los Paï­sos Cata­lans? Segun­da con­tra­dic­ción, ¿has­ta dón­de pue­de ir el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal y has­ta dón­de el poten­cia­do por la cla­se obre­ra cata­la­na? ¿Prac­ti­ca­rá el Par­la­ment la desobe­dien­cia? ¿Se que­ma­rán des­de el Par­la­ment las reivin­di­ca­cio­nes más sen­ti­das antes de que la pro­pia cla­se obre­ra cata­la­na pue­da poten­ciar el con­jun­to de deci­sio­nes que lo cata­pul­ten a una rup­tu­ra total con el Esta­do espa­ñol y la cons­truc­ción socia­lis­ta de los Paï­sos Cata­lans? Esa la cues­tión prin­ci­pal que que­ría­mos situar en este deba­te, en prin­ci­pio, tan com­ple­jo.

La desobe­dien­cia como ins­tru­men­to. Según las fuer­zas polí­ti­cas y sin­di­ca­les ads­cri­tas a la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía, las y los de aba­jo no tene­mos muchas mane­ras de mani­fes­tar nues­tro cabreo y reso­lu­ción sino es por medio del voto y algu­na movi­li­za­ción para tem­plar áni­mos. Así, el capi­tal ins­tru­men­ta­li­za la desobe­dien­cia por medio del voto. Nos hace creer que así aupa­re­mos a los «nues­tros» y cas­ti­ga­re­mos a los «otros».

Al mis­mo tiem­po, sobre todo, la desobe­dien­cia es un ins­tru­men­to de lucha que en manos de la cla­se des­po­seí­da debe tener un desa­rro­llo impres­cin­di­ble, antes y des­pués de la agu­di­za­ción de la lucha entre la cla­se obre­ra cata­la­na y el capi­tal con sus dife­ren­tes dis­fra­ces. Es una diná­mi­ca que tie­ne que ver con los obje­ti­vos fina­les. La desobe­dien­cia en manos de los opri­mi­dos debe supo­ner el des­con­trol para el capi­tal y la bur­gue­sía. El pro­ble­ma para la mayo­ría es cómo con­cien­ciar­se de la situa­ción de opre­sión y ocu­pa­ción para poder orga­ni­zar­se antes de que el capi­tal per­ci­ba ese esta­do de áni­mo. El arte de la insu­rrec­ción en el siglo XXI es bas­tan­te más com­pli­ca­do que el de las dos pri­me­ras déca­das del siglo pasa­do.

Es evi­den­te que esta­mos en infe­rio­ri­dad de con­di­cio­nes, a todos los nive­les, fren­te al capi­tal. En reali­dad, lo úni­co favo­ra­ble es que somos mayo­ría. El asun­to es que esa mayo­ría nece­si­ta ser cons­cien­te de que tie­ne que ser la pro­ta­go­nis­ta y quien impon­ga los rit­mos y los con­te­ni­dos de la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y de cla­se. Son muchos los patro­nes cul­tu­ra­les y de iden­ti­dad que nos han mar­ca­do des­de todos los ins­tru­men­tos de edu­ca­ción y pro­pa­gan­da que tie­ne el capi­tal, espa­ñol y fran­cés. Pero, para eso están las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y, sobre todo, el par­ti­do de la cla­se obre­ra cata­la­na (o vas­ca o galle­ga o anda­lu­za o…), estén cons­trui­das o por cons­truir.

Habrá bata­llas par­cia­les (con desigual resul­ta­do) pero serán un refe­ren­te para todas las cla­ses o frac­cio­nes de cla­se, cara a situa­cio­nes de enfren­ta­mien­tos mayo­res. Va a ser cons­cien­cia, con­cien­cia (volun­tad) y más con­cien­cia y pra­xis has­ta que ésta sea sufi­cien­te para saber quié­nes son los enemi­gos de la cla­se obre­ra cata­la­na, vas­ca (o de otras nacio­nes opri­mi­das den­tro del Esta­do espa­ñol y fran­cés, en este caso), inde­pen­dien­te­men­te de la ban­de­ra que alcen al aire. Noso­tras y noso­tros, tene­mos la roja/​ikurriña/​navarra. No es cues­tión de sim­bo­lo­gía. No es la cues­tión prin­ci­pal, ni de segun­do orden siquie­ra, si esta­mos hablan­do de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social y de crear el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co. En su caso, el Esta­do de los paí­ses cata­la­nes, etc.

La desobe­dien­cia como arma. Es un arma no sólo coyun­tu­ral sino estra­té­gi­ca. No solo es una cues­tión de negar­te (si se dan las cir­cuns­tan­cias) a tu pro­pia iden­ti­fi­ca­ción, ante un muni­ci­pal, un cipa­yo u otra gen­te arma­da de la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía espa­ño­la, cata­la­na, vas­ca… La desobe­dien­cia tie­ne que ser una opción y mode­lo de vida sufi­cien­te­men­te deba­ti­da e inte­rio­ri­za­da para ir con­cien­cian­do y cam­bian­do a los hom­bres y muje­res pro­le­ta­rios de la ingen­te tarea que han lle­var ade­lan­te. Siem­pre enfo­ca­da hacia nues­tra libe­ra­ción inte­gral.

La desobe­dien­cia es una filo­so­fía. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta tie­ne su mode­lo de pro­duc­ción para arran­car a los tra­ba­ja­do­res la plus­va­lía que nece­si­ta para su repro­duc­ción. Tam­bién tie­ne exce­len­te­men­te afi­na­da su super­es­truc­tu­ra. Por eso mis­mo, el pro­le­ta­ria­do nece­si­ta tener en cuen­ta la suma de milla­res de expe­rien­cias insu­rrec­cio­na­les y apren­dien­do de ellas, e inno­van­do otras, nece­si­ta con­quis­tar y repro­du­cir su hege­mo­nía en todos los aspec­tos de nues­tra vida polí­ti­ca, social, cul­tu­ral, etc. Es una tarea difí­cil pero impres­cin­di­ble para los suce­si­vos com­ba­tes a enfren­tar y la cla­se obre­ra lo tie­ne que tener pre­sen­te para supe­rar la influen­cia de la filo­so­fía bur­gue­sa que cons­tan­te­men­te reci­bi­mos.

Amnistía

Amnis­tía para los pre­sos polí­ti­cos cata­la­nes y de todas las nacio­nes que com­po­nen el Esta­do espa­ñol y fran­cés. Haría fal­ta saber qué es lo que entien­de cada cual por el con­cep­to de amnis­tía. Hay quien rela­cio­na direc­ta­men­te la amnis­tía con la liber­tad de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas (los socia­les siem­pre se nos olvi­dan), sin más enre­dos ni con­se­cuen­cias polí­ti­cas. Es cla­ro que eso es un arre­glo opor­tu­nis­ta para hoy y un des­ga­rro des­co­mu­nal para maña­na, si es que lo hubie­re.

¿Por qué? Por­que no se toman en con­si­de­ra­ción las bases del enfren­ta­mien­to entre el capi­tal espa­ñol y la bur­gue­sía cata­la­na por un lado y la que tar­de o tem­prano ten­drá que eri­gir­se como motor revo­lu­cio­na­rio, la cla­se obre­ra cata­la­na. Si no se con­si­de­ra que sólo la cla­se obre­ra cata­la­na pue­de lide­rar su pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social, esta­mos jugan­do a pre­ten­der una nación cata­la­na inser­ta­da en la Unión Euro­pea bajo la batu­ta del capi­tal. Y esta últi­ma opción, nega­ti­va para la cla­se obre­ra cata­la­na, que es la que pon­dría la car­ne en el asa­dor, sola­men­te se podría dar, en últi­ma ins­tan­cia, con el bene­plá­ci­to de los pode­res reales del Esta­do de Espa­ña. Cues­tión que en nin­gún caso se va a dar por las bue­nas.

Así las cosas, la cla­se obre­ra cata­la­na se tie­ne que prin­gar has­ta las cejas para tomar la direc­ción de su inte­gral libe­ra­ción. Mejor hoy que maña­na. Ya sabe­mos que los peque­ños bur­gue­ses, social­de­mó­cra­tas, post­mo­der­nos, etc. anda­rán al ace­cho. Por eso mis­mo. Cuan­to antes sea­mos cons­cien­tes de la reali­dad, en mejor posi­ción nos situa­re­mos para el desigual pero inevi­ta­ble com­ba­te.

Autodeterminación

En Eus­kal Herria hay quien man­tie­ne una línea con­cre­ta en cuan­to a los obje­ti­vos estra­té­gi­cos que pasan por la amnis­tía, el anti­pa­triar­ca­do… y la cons­truc­ción del Esta­do Socia­lis­ta Vas­co (disi­den­tes les lla­man, socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios nos lla­ma­mos). Al mis­mo tiem­po, algu­nos y algu­nas andan «algo» más retar­da­dos que en Cata­lun­ya. No recla­man la inde­pen­den­cia como línea de inter­ven­ción. Tam­po­co el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, o sí, pero de vez en cuan­do. En cam­bio, se mon­ta toda una acti­vi­dad en torno a que se reco­noz­ca el dere­cho a soli­ci­tar el per­mi­so para deci­dir. En Cata­lun­ya hablan de auto­de­ter­mi­na­ción. Bien. ¿Quié­nes, cuan­do y bajo qué pre­mi­sas exi­gen y defen­de­rán la auto­de­ter­mi­na­ción?

Vien­do lo del pri­me­ro de octu­bre, «todos a por la inde­pen­den­cia…». Pero, en bre­ve tiem­po, algunos/​as cam­bian de resi­den­cia públi­ca (exi­lio le lla­man hoy en día –hay que tener valor para cali­fi­car­lo así–), otros son encar­ce­la­dos y el pue­blo tra­ba­ja­dor y la cla­se obre­ra, que debie­ra ser el motor de todo movi­mien­to eman­ci­pa­dor, se que­da per­ple­jo. Es decir, «un poco» de repre­sión aquí y allí, y pare­ce que las ganas de libe­ra­ción de la bur­gue­sía y peque­ña bur­gue­sía cata­la­na se apa­gan. No pre­ten­de­mos ofen­der, pero así es como lo vemos.

Pasa el tiem­po y los de aba­jo dicen que, de eso nada, que hay que ir ade­lan­te. El Esta­do (que en Eus­kal Herria ha ensa­ya­do todo), pre­ven­ti­va­men­te, detie­ne a varios CDR para avi­sar que bro­mas va a haber pocas o la lían de ver­dad. Pano­ra­ma calien­te pero incier­to.

Pen­sa­mos que lo úni­co segu­ro y de futu­ro, a día de hoy, tie­nen que ser las estruc­tu­ras de base, asam­blea­rias y coor­di­na­das. Esta­mos hablan­do de asam­blea-estruc­tu­ra + coor­di­na­ción. Esa es una fór­mu­la gene­ral de orga­ni­za­ción. De aba­jo a arri­ba. No esta­mos hablan­do de célu­las autó­no­mas que qui­zá se coor­di­nen o no. Serán cier­ta­men­te autó­no­mas según las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas de don­de ten­gan que desa­rro­llar­se para hacer su tra­ba­jo polí­ti­co y social. No habla­mos de célu­las autó­no­mas que igual coin­ci­den (o no) en las diná­mi­cas y ni de lejos pien­san en una lucha estruc­tu­ra­da.

Las estruc­tu­ras polí­ti­cas ya exis­ten­tes, sean par­ti­dos, sin­di­ca­tos o lo que fue­re, tie­nen que demos­trar que tie­nen pro­pues­tas y se con­si­de­ra­rá su apor­ta­ción, pero no su lide­raz­go por­que sean estruc­tu­ras públi­cas ante­rior­men­te con­for­ma­das, con mili­tan­cia, expe­rien­cia y logís­ti­ca. Esta orga­ni­za­ción o movi­mien­to hori­zon­tal, asam­blea­rio pero orgá­ni­co y coor­di­na­do de aba­jo a arri­ba tie­ne que ser el embrión del poder popu­lar que tum­be a la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía y sea el suje­to de la revo­lu­ción socia­lis­ta de los paí­ses cata­la­nes.

Por inten­tar visua­li­zar el tema: entre las de aba­jo, harán direc­ción los y las que se emba­rren en la lucha y demues­tren que tie­nen la con­fian­za tem­po­ral (reele­gi­da en tiem­pos ya acor­da­dos) del res­to para coor­di­nar el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Nada es sem­pi­terno y la lucha con sus nece­si­da­des y con­tra­dic­cio­nes, paro­nes y avan­ces será la señal para que los de aba­jo aprue­ben lo rea­li­za­do en cada momen­to o lo rec­ti­fi­quen. En todos los nive­les, sean res­pon­sa­bi­li­da­des nomi­na­les, diná­mi­cas de lucha, etc., etc. Bas­ta de figurones/​as que de la noche a la maña­na nos cuen­tan el vie­jo cuen­to refor­mis­ta de que mejor algo en mano que cien­to volan­do y bla, bla.

Que se vayan

Esta con­sig­na tie­ne, sobre todo, un carác­ter reso­lu­ti­vo estra­té­gi­co. Nin­gún esta­dio de la lucha de cla­ses en la Euro­pa capi­ta­lis­ta del oes­te ten­drá la debi­li­dad sis­té­mi­ca, y el pro­le­ta­ria­do la sufi­cien­te fuer­za como para hacer des­apa­re­cer la vio­len­cia estruc­tu­ral en tan­to que ins­tru­men­to coer­ci­ti­vo del capi­tal, si antes no toma el poder la cla­se obre­ra. Sólo con el poder con­quis­ta­do pue­de el pro­le­ta­ria­do hacer efec­ti­va esta con­sig­na. Evi­den­te que has­ta que todas las con­di­cio­nes con­flu­yan ten­dre­mos que reivin­di­car la diso­lu­ción de cuer­pos repre­si­vos.

No obs­tan­te, tam­bién en este ámbi­to, la cla­se obre­ra ha de ganar espa­cios que pue­den ser coyun­tu­ra­les pero que, en cual­quier caso, serán ense­ñan­zas para el futu­ro. Y no olvi­de­mos que las ense­ñan­zas serán para las dos cla­ses en lucha has­ta el final.

Hemos de seña­lar tam­bién que todos los cuer­pos que estén bajo el man­do del capi­tal sean cen­tra­li­za­dos, loca­les, auto­nó­mi­cos o pri­va­dos de segu­ri­dad, son un enemi­go de la cla­se que se lo va a jugar todo. Y aquí y hoy, no ocu­rre como en el pasa­do siglo que toda­vía la gen­te más des­po­seí­da era mayo­ría entre la sol­da­des­ca del capi­tal, de tal mane­ra que podía ser influen­cia­da por las con­sig­nas nacio­na­les y/​o de cla­se. Si no somos cons­cien­tes de esto, una de tres: nos asus­ta­re­mos, nos equi­vo­ca­re­mos estre­pi­to­sa­men­te o acer­ta­re­mos con la ardua y difí­cil cues­tión. Que­re­mos pen­sar que las orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos de cla­se son cons­cien­tes de todos estos pro­ble­mas y otros que no enu­me­ra­mos (lógi­ca­men­te).

Sobre la decisión de las CUP de presentarse a las elecciones a Madrid

Es evi­den­te que las CUP nada pue­den hacer en Madrid, como tam­po­co se pue­de en los esta­tu­tos auto­nó­mi­cos de Espa­ña repar­ti­dos por todo el Esta­do con dife­ren­te suer­te en cuan­to a poder de ges­tión. Cuan­do deci­mos nada que­re­mos decir nada que sea vital para la cla­se obre­ra cata­la­na en lucha por su eman­ci­pa­ción nacio­nal y social.

Acu­dir a Madrid no hace sino apun­ta­lar aún más al Esta­do espa­ñol. Nada pue­den hacer en Madrid que pue­da ayu­dar a la toma de con­cien­cia de la nación obre­ra cata­la­na sobre el pro­pio gobierno de su futu­ro. ¿Ir para auto­má­ti­ca­men­te aban­do­nar los esca­ños si los tuvie­re? ¿Apro­ve­char la cam­pa­ña, pero no acu­dir? Eso se avi­sa, por lo que no lo con­si­de­ra­mos posi­ble.

Todos los pasos que dé una for­ma­ción polí­ti­ca, y más en el momen­to actual, tie­nen que ver de algu­na for­ma con el futu­ro que se pre­ten­de cons­truir. Dadas las con­di­cio­nes, ir a Madrid no es un paso hacia ade­lan­te sino hacia atrás. Enten­de­mos que esta deci­sión polí­ti­ca se corres­pon­de con las toma­das por el Par­la­ment y de las que hemos dado nues­tra opi­nión.

Es la cla­se obre­ra inde­pen­dien­te la que tie­ne que tomar las rien­das pues no pue­de haber suplan­ta­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio sin caer en el mode­lo bur­gués. No se pue­den per­der opor­tu­ni­da­des rele­van­tes e inclu­so his­tó­ri­cas pen­san­do en uti­li­zar algu­na arti­ma­ña del poder bur­gués pues este las ha engen­dra­do para su exclu­si­va repro­duc­ción.

Jon Iurre­ba­so Atutxa

6 de octu­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: