Paï­sos Cata­lans. Hacia la refor­ma o hacia la revo­lu­ción

El Par­la­ment de Cata­lun­ya exi­ge la amnis­tía, que se vaya la guar­dia civil y rei­vin­di­ca el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción y la des­obe­dien­cia. No somos quién para dar lec­cio­nes (nues­tra his­to­ria recien­te lo acre­di­ta), pero ello no pue­de ser obs­tácu­lo para que siga­mos pre­ten­dien­do libe­rar a nues­tras nacio­nes obre­ras y aca­bar con el capi­tal. Sere­mos bre­ves por­que el deba­te real y obje­ti­vo impli­ca muchos intere­ses y posi­cio­nes de cla­se dife­ren­tes y no nos sen­ti­mos capa­ces de sin­te­ti­zar­los en un artícu­lo. De todos modos, sí tra­ta­re­mos de des­cri­bir y con­cre­tar algu­nas cues­tio­nes, para poder lle­gar a con­clu­sio­nes que ten­gan que ver con la pra­xis revo­lu­cio­na­ria y no con estu­dia­dos veri­cue­tos que sola­men­te bene­fi­cian a las bur­gue­sías cata­la­nas y espa­ño­las y, en defi­ni­ti­va, al capi­tal. Es decir, hacer pos­tu­reo supues­ta­men­te rup­tu­ris­ta, para que­mar­lo antes de que se pue­da for­mu­lar des­de la posi­ción nacio­nal y de cla­se obre­ra.

Des­obe­dien­cia

El Par­la­ment de Cata­lun­ya, a ins­tan­cias de la CUP (con el apo­yo de JxCat y ERC), ha reco­no­ci­do la legi­ti­mi­dad de la des­obe­dien­cia civil e ins­ti­tu­cio­nal, argu­men­ta­do que es una herra­mien­ta para los dere­chos socia­les, civi­les y polí­ti­cos con­cul­ca­dos.

La pri­me­ra con­tra­dic­ción que nos sur­ge es el mar­co de la deci­sión ins­ti­tu­cio­nal: ¿Y el res­to de los Paï­sos Cata­lans? Segun­da con­tra­dic­ción, ¿has­ta dón­de pue­de ir el ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal y has­ta dón­de el poten­cia­do por la cla­se obre­ra cata­la­na? ¿Prac­ti­ca­rá el Par­la­ment la des­obe­dien­cia? ¿Se que­ma­rán des­de el Par­la­ment las rei­vin­di­ca­cio­nes más sen­ti­das antes de que la pro­pia cla­se obre­ra cata­la­na pue­da poten­ciar el con­jun­to de deci­sio­nes que lo cata­pul­ten a una rup­tu­ra total con el Esta­do espa­ñol y la cons­truc­ción socia­lis­ta de los Paï­sos Cata­lans? Esa la cues­tión prin­ci­pal que que­ría­mos situar en este deba­te, en prin­ci­pio, tan com­ple­jo.

La des­obe­dien­cia como ins­tru­men­to. Según las fuer­zas polí­ti­cas y sin­di­ca­les ads­cri­tas a la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía, las y los de aba­jo no tene­mos muchas mane­ras de mani­fes­tar nues­tro cabreo y reso­lu­ción sino es por medio del voto y algu­na movi­li­za­ción para tem­plar áni­mos. Así, el capi­tal ins­tru­men­ta­li­za la des­obe­dien­cia por medio del voto. Nos hace creer que así aupa­re­mos a los «nues­tros» y cas­ti­ga­re­mos a los «otros».

Al mis­mo tiem­po, sobre todo, la des­obe­dien­cia es un ins­tru­men­to de lucha que en manos de la cla­se des­po­seí­da debe tener un desa­rro­llo impres­cin­di­ble, antes y des­pués de la agu­di­za­ción de la lucha entre la cla­se obre­ra cata­la­na y el capi­tal con sus dife­ren­tes dis­fra­ces. Es una diná­mi­ca que tie­ne que ver con los obje­ti­vos fina­les. La des­obe­dien­cia en manos de los opri­mi­dos debe supo­ner el des­con­trol para el capi­tal y la bur­gue­sía. El pro­ble­ma para la mayo­ría es cómo con­cien­ciar­se de la situa­ción de opre­sión y ocu­pa­ción para poder orga­ni­zar­se antes de que el capi­tal per­ci­ba ese esta­do de áni­mo. El arte de la insu­rrec­ción en el siglo XXI es bas­tan­te más com­pli­ca­do que el de las dos pri­me­ras déca­das del siglo pasa­do.

Es evi­den­te que esta­mos en infe­rio­ri­dad de con­di­cio­nes, a todos los nive­les, fren­te al capi­tal. En reali­dad, lo úni­co favo­ra­ble es que somos mayo­ría. El asun­to es que esa mayo­ría nece­si­ta ser cons­cien­te de que tie­ne que ser la pro­ta­go­nis­ta y quien impon­ga los rit­mos y los con­te­ni­dos de la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y de cla­se. Son muchos los patro­nes cul­tu­ra­les y de iden­ti­dad que nos han mar­ca­do des­de todos los ins­tru­men­tos de edu­ca­ción y pro­pa­gan­da que tie­ne el capi­tal, espa­ñol y fran­cés. Pero, para eso están las orga­ni­za­cio­nes de cla­se y, sobre todo, el par­ti­do de la cla­se obre­ra cata­la­na (o vas­ca o galle­ga o anda­lu­za o…), estén cons­trui­das o por cons­truir.

Habrá bata­llas par­cia­les (con des­igual resul­ta­do) pero serán un refe­ren­te para todas las cla­ses o frac­cio­nes de cla­se, cara a situa­cio­nes de enfren­ta­mien­tos mayo­res. Va a ser cons­cien­cia, con­cien­cia (volun­tad) y más con­cien­cia y pra­xis has­ta que ésta sea sufi­cien­te para saber quié­nes son los enemi­gos de la cla­se obre­ra cata­la­na, vas­ca (o de otras nacio­nes opri­mi­das den­tro del Esta­do espa­ñol y fran­cés, en este caso), inde­pen­dien­te­men­te de la ban­de­ra que alcen al aire. Noso­tras y noso­tros, tene­mos la roja/​ikurriña/​navarra. No es cues­tión de sim­bo­lo­gía. No es la cues­tión prin­ci­pal, ni de segun­do orden siquie­ra, si esta­mos hablan­do de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y social y de crear el Esta­do Socia­lis­ta Vas­co. En su caso, el Esta­do de los paí­ses cata­la­nes, etc.

La des­obe­dien­cia como arma. Es un arma no sólo coyun­tu­ral sino estra­té­gi­ca. No solo es una cues­tión de negar­te (si se dan las cir­cuns­tan­cias) a tu pro­pia iden­ti­fi­ca­ción, ante un muni­ci­pal, un cipa­yo u otra gen­te arma­da de la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía espa­ño­la, cata­la­na, vas­ca… La des­obe­dien­cia tie­ne que ser una opción y mode­lo de vida sufi­cien­te­men­te deba­ti­da e inte­rio­ri­za­da para ir con­cien­cian­do y cam­bian­do a los hom­bres y muje­res pro­le­ta­rios de la ingen­te tarea que han lle­var ade­lan­te. Siem­pre enfo­ca­da hacia nues­tra libe­ra­ción inte­gral.

La des­obe­dien­cia es una filo­so­fía. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta tie­ne su mode­lo de pro­duc­ción para arran­car a los tra­ba­ja­do­res la plus­va­lía que nece­si­ta para su repro­duc­ción. Tam­bién tie­ne exce­len­te­men­te afi­na­da su super­es­truc­tu­ra. Por eso mis­mo, el pro­le­ta­ria­do nece­si­ta tener en cuen­ta la suma de milla­res de expe­rien­cias insu­rrec­cio­na­les y apren­dien­do de ellas, e inno­van­do otras, nece­si­ta con­quis­tar y repro­du­cir su hege­mo­nía en todos los aspec­tos de nues­tra vida polí­ti­ca, social, cul­tu­ral, etc. Es una tarea difí­cil pero impres­cin­di­ble para los suce­si­vos com­ba­tes a enfren­tar y la cla­se obre­ra lo tie­ne que tener pre­sen­te para supe­rar la influen­cia de la filo­so­fía bur­gue­sa que cons­tan­te­men­te reci­bi­mos.

Amnis­tía

Amnis­tía para los pre­sos polí­ti­cos cata­la­nes y de todas las nacio­nes que com­po­nen el Esta­do espa­ñol y fran­cés. Haría fal­ta saber qué es lo que entien­de cada cual por el con­cep­to de amnis­tía. Hay quien rela­cio­na direc­ta­men­te la amnis­tía con la liber­tad de pre­sos y pre­sas polí­ti­cas (los socia­les siem­pre se nos olvi­dan), sin más enre­dos ni con­se­cuen­cias polí­ti­cas. Es cla­ro que eso es un arre­glo opor­tu­nis­ta para hoy y un des­ga­rro des­co­mu­nal para maña­na, si es que lo hubie­re.

¿Por qué? Por­que no se toman en con­si­de­ra­ción las bases del enfren­ta­mien­to entre el capi­tal espa­ñol y la bur­gue­sía cata­la­na por un lado y la que tar­de o tem­prano ten­drá que eri­gir­se como motor revo­lu­cio­na­rio, la cla­se obre­ra cata­la­na. Si no se con­si­de­ra que sólo la cla­se obre­ra cata­la­na pue­de lide­rar su pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social, esta­mos jugan­do a pre­ten­der una nación cata­la­na inser­ta­da en la Unión Euro­pea bajo la batu­ta del capi­tal. Y esta últi­ma opción, nega­ti­va para la cla­se obre­ra cata­la­na, que es la que pon­dría la car­ne en el asa­dor, sola­men­te se podría dar, en últi­ma ins­tan­cia, con el bene­plá­ci­to de los pode­res reales del Esta­do de Espa­ña. Cues­tión que en nin­gún caso se va a dar por las bue­nas.

Así las cosas, la cla­se obre­ra cata­la­na se tie­ne que prin­gar has­ta las cejas para tomar la direc­ción de su inte­gral libe­ra­ción. Mejor hoy que maña­na. Ya sabe­mos que los peque­ños bur­gue­ses, social­de­mó­cra­tas, post­mo­der­nos, etc. anda­rán al ace­cho. Por eso mis­mo. Cuan­to antes sea­mos cons­cien­tes de la reali­dad, en mejor posi­ción nos situa­re­mos para el des­igual pero inevi­ta­ble com­ba­te.

Auto­de­ter­mi­na­ción

En Eus­kal Herria hay quien man­tie­ne una línea con­cre­ta en cuan­to a los obje­ti­vos estra­té­gi­cos que pasan por la amnis­tía, el anti­pa­triar­ca­do… y la cons­truc­ción del Esta­do Socia­lis­ta Vas­co (disi­den­tes les lla­man, socia­lis­tas revo­lu­cio­na­rios nos lla­ma­mos). Al mis­mo tiem­po, algu­nos y algu­nas andan «algo» más retar­da­dos que en Cata­lun­ya. No recla­man la inde­pen­den­cia como línea de inter­ven­ción. Tam­po­co el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, o sí, pero de vez en cuan­do. En cam­bio, se mon­ta toda una acti­vi­dad en torno a que se reco­noz­ca el dere­cho a soli­ci­tar el per­mi­so para deci­dir. En Cata­lun­ya hablan de auto­de­ter­mi­na­ción. Bien. ¿Quié­nes, cuan­do y bajo qué pre­mi­sas exi­gen y defen­de­rán la auto­de­ter­mi­na­ción?

Vien­do lo del pri­me­ro de octu­bre, «todos a por la inde­pen­den­cia…». Pero, en bre­ve tiem­po, algunos/​as cam­bian de resi­den­cia públi­ca (exi­lio le lla­man hoy en día –hay que tener valor para cali­fi­car­lo así – ), otros son encar­ce­la­dos y el pue­blo tra­ba­ja­dor y la cla­se obre­ra, que debie­ra ser el motor de todo movi­mien­to eman­ci­pa­dor, se que­da per­ple­jo. Es decir, «un poco» de repre­sión aquí y allí, y pare­ce que las ganas de libe­ra­ción de la bur­gue­sía y peque­ña bur­gue­sía cata­la­na se apa­gan. No pre­ten­de­mos ofen­der, pero así es como lo vemos.

Pasa el tiem­po y los de aba­jo dicen que, de eso nada, que hay que ir ade­lan­te. El Esta­do (que en Eus­kal Herria ha ensa­ya­do todo), pre­ven­ti­va­men­te, detie­ne a varios CDR para avi­sar que bro­mas va a haber pocas o la lían de ver­dad. Pano­ra­ma calien­te pero incier­to.

Pen­sa­mos que lo úni­co segu­ro y de futu­ro, a día de hoy, tie­nen que ser las estruc­tu­ras de base, asam­blea­rias y coor­di­na­das. Esta­mos hablan­do de asam­blea-estruc­tu­ra + coor­di­na­ción. Esa es una fór­mu­la gene­ral de orga­ni­za­ción. De aba­jo a arri­ba. No esta­mos hablan­do de célu­las autó­no­mas que qui­zá se coor­di­nen o no. Serán cier­ta­men­te autó­no­mas según las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas de don­de ten­gan que desa­rro­llar­se para hacer su tra­ba­jo polí­ti­co y social. No habla­mos de célu­las autó­no­mas que igual coin­ci­den (o no) en las diná­mi­cas y ni de lejos pien­san en una lucha estruc­tu­ra­da.

Las estruc­tu­ras polí­ti­cas ya exis­ten­tes, sean par­ti­dos, sin­di­ca­tos o lo que fue­re, tie­nen que demos­trar que tie­nen pro­pues­tas y se con­si­de­ra­rá su apor­ta­ción, pero no su lide­raz­go por­que sean estruc­tu­ras públi­cas ante­rior­men­te con­for­ma­das, con mili­tan­cia, expe­rien­cia y logís­ti­ca. Esta orga­ni­za­ción o movi­mien­to hori­zon­tal, asam­blea­rio pero orgá­ni­co y coor­di­na­do de aba­jo a arri­ba tie­ne que ser el embrión del poder popu­lar que tum­be a la dic­ta­du­ra de la bur­gue­sía y sea el suje­to de la revo­lu­ción socia­lis­ta de los paí­ses cata­la­nes.

Por inten­tar visua­li­zar el tema: entre las de aba­jo, harán direc­ción los y las que se emba­rren en la lucha y demues­tren que tie­nen la con­fian­za tem­po­ral (reele­gi­da en tiem­pos ya acor­da­dos) del res­to para coor­di­nar el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio. Nada es sem­pi­terno y la lucha con sus nece­si­da­des y con­tra­dic­cio­nes, paro­nes y avan­ces será la señal para que los de aba­jo aprue­ben lo rea­li­za­do en cada momen­to o lo rec­ti­fi­quen. En todos los nive­les, sean res­pon­sa­bi­li­da­des nomi­na­les, diná­mi­cas de lucha, etc., etc. Bas­ta de figurones/​as que de la noche a la maña­na nos cuen­tan el vie­jo cuen­to refor­mis­ta de que mejor algo en mano que cien­to volan­do y bla, bla.

Que se vayan

Esta con­sig­na tie­ne, sobre todo, un carác­ter reso­lu­ti­vo estra­té­gi­co. Nin­gún esta­dio de la lucha de cla­ses en la Euro­pa capi­ta­lis­ta del oes­te ten­drá la debi­li­dad sis­té­mi­ca, y el pro­le­ta­ria­do la sufi­cien­te fuer­za como para hacer des­apa­re­cer la vio­len­cia estruc­tu­ral en tan­to que ins­tru­men­to coer­ci­ti­vo del capi­tal, si antes no toma el poder la cla­se obre­ra. Sólo con el poder con­quis­ta­do pue­de el pro­le­ta­ria­do hacer efec­ti­va esta con­sig­na. Evi­den­te que has­ta que todas las con­di­cio­nes con­flu­yan ten­dre­mos que rei­vin­di­car la diso­lu­ción de cuer­pos repre­si­vos.

No obs­tan­te, tam­bién en este ámbi­to, la cla­se obre­ra ha de ganar espa­cios que pue­den ser coyun­tu­ra­les pero que, en cual­quier caso, serán ense­ñan­zas para el futu­ro. Y no olvi­de­mos que las ense­ñan­zas serán para las dos cla­ses en lucha has­ta el final.

Hemos de seña­lar tam­bién que todos los cuer­pos que estén bajo el man­do del capi­tal sean cen­tra­li­za­dos, loca­les, auto­nó­mi­cos o pri­va­dos de segu­ri­dad, son un enemi­go de la cla­se que se lo va a jugar todo. Y aquí y hoy, no ocu­rre como en el pasa­do siglo que toda­vía la gen­te más des­po­seí­da era mayo­ría entre la sol­da­des­ca del capi­tal, de tal mane­ra que podía ser influen­cia­da por las con­sig­nas nacio­na­les y/​o de cla­se. Si no somos cons­cien­tes de esto, una de tres: nos asus­ta­re­mos, nos equi­vo­ca­re­mos estre­pi­to­sa­men­te o acer­ta­re­mos con la ardua y difí­cil cues­tión. Que­re­mos pen­sar que las orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos de cla­se son cons­cien­tes de todos estos pro­ble­mas y otros que no enu­me­ra­mos (lógi­ca­men­te).

Sobre la deci­sión de las CUP de pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes a Madrid

Es evi­den­te que las CUP nada pue­den hacer en Madrid, como tam­po­co se pue­de en los esta­tu­tos auto­nó­mi­cos de Espa­ña repar­ti­dos por todo el Esta­do con dife­ren­te suer­te en cuan­to a poder de ges­tión. Cuan­do deci­mos nada que­re­mos decir nada que sea vital para la cla­se obre­ra cata­la­na en lucha por su eman­ci­pa­ción nacio­nal y social.

Acu­dir a Madrid no hace sino apun­ta­lar aún más al Esta­do espa­ñol. Nada pue­den hacer en Madrid que pue­da ayu­dar a la toma de con­cien­cia de la nación obre­ra cata­la­na sobre el pro­pio gobierno de su futu­ro. ¿Ir para auto­má­ti­ca­men­te aban­do­nar los esca­ños si los tuvie­re? ¿Apro­ve­char la cam­pa­ña, pero no acu­dir? Eso se avi­sa, por lo que no lo con­si­de­ra­mos posi­ble.

Todos los pasos que dé una for­ma­ción polí­ti­ca, y más en el momen­to actual, tie­nen que ver de algu­na for­ma con el futu­ro que se pre­ten­de cons­truir. Dadas las con­di­cio­nes, ir a Madrid no es un paso hacia ade­lan­te sino hacia atrás. Enten­de­mos que esta deci­sión polí­ti­ca se corres­pon­de con las toma­das por el Par­la­ment y de las que hemos dado nues­tra opi­nión.

Es la cla­se obre­ra inde­pen­dien­te la que tie­ne que tomar las rien­das pues no pue­de haber suplan­ta­ción del suje­to revo­lu­cio­na­rio sin caer en el mode­lo bur­gués. No se pue­den per­der opor­tu­ni­da­des rele­van­tes e inclu­so his­tó­ri­cas pen­san­do en uti­li­zar algu­na arti­ma­ña del poder bur­gués pues este las ha engen­dra­do para su exclu­si­va repro­duc­ción.

Jon Iurre­ba­so Atutxa

6 de octu­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *