Ecua­dor. La hora de la insu­rrec­ción popu­lar

No es igual al Cara­ca­zo vene­zo­lano de 1989 pero se le pare­ce bas­tan­te. En esa oca­sión tam­bién el man­da­ta­rio Car­los Andrés Pérez, ata­do de pies y manos a las impo­si­cio­nes del FMI deci­dió subir los pre­cios de los pasa­jes del trans­por­te públi­co y esta­lló la rebe­lión popu­lar que con el tiem­po sir­vió de ante­ce­den­te para parir la actual Vene­zue­la Boli­va­ria­na, Hugo Chá­vez median­te.

Lo de Ecua­dor es la pues­ta en prác­ti­ca del manual coer­ci­ti­vo del Fon­do Mone­ta­rio, lle­va­do a la prác­ti­ca por un suje­to que fin­gió ser una cosa y de bue­nas a pri­me­ras se con­vir­tió en otra. Des­de hace tiem­po, el man­da­más Moreno dejó de ser digno del nom­bre que tie­ne, ya que como se pre­veía, en su fase final de caí­da en pica­da a nivel popu­la­ri­dad, no solo se jac­ta de haber trai­cio­na­do a la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na sino que, sumi­so y cobar­de, se arro­di­lla ante la ban­ca inter­na­cio­nal.

El endeu­da­mien­to y la fal­ta de liqui­dez en una eco­no­mía que ni siquie­ra Rafael Correa pudo des­pe­gar del dólar, hizo que Moreno pac­ta­ra un millo­na­rio pro­gra­ma de cré­di­tos con el FMI y en ese paque­te se incluía la qui­ta de sub­si­dios a los com­bus­ti­bles que deman­da­ban 1300 millo­nes de dóla­res al año. La res­pues­ta inme­dia­ta del mer­ca­do pro­vo­có la suba de la naf­ta y el con­si­guien­te tras­la­do a los via­jes del trans­por­te por tie­rra y otros simi­la­res. De allí que los pri­me­ros en reac­cio­nar hayan sido los cho­fe­res de taxis, camio­nes y otros vehícu­los de uso comer­cial, que se die­ron cuen­ta que para sus bol­si­llos muy empo­bre­ci­dos, lo que aho­ra se les venía enci­ma los iba a poner al bor­de del pre­ci­pi­cio. La memo­ria de lo que era Ecua­dor en tiem­pos de Abda­lá Buca­ram y Lucio Gutié­rrez ha suma­do un nom­bre más al ter­ce­to neo­li­be­ral. Con la toma de con­cien­cia de un oscu­ro deve­nir, todo siguió el rum­bo habi­tual que se gene­ra cuan­do el capi­ta­lis­mo aprie­ta la soga al cue­llo de las cla­ses más gol­pea­das por la cri­sis: del paro gene­ral del trans­por­te se deri­va­ron los cor­tes de carre­te­ra, las barri­ca­das y las gran­des movi­li­za­cio­nes inter­cla­sis­tas, en que obre­ros, estu­dian­tes, cam­pe­si­nos e indí­ge­nas deci­die­ron ganar las calles para inten­tar sacu­dir de sus vidas a un muy mal gobierno.

A par­tir de ese momen­to es que se pudo demos­trar en la prác­ti­ca la famo­so fra­se de Ber­told Brecht: «No hay nada peor que un bur­gués asus­ta­do». Aco­rra­la­do, Moreno cal­cu­ló mal el nivel de su for­ta­le­za y aho­ra inten­ta huir hacia ade­lan­te, des­car­gan­do una bru­tal repre­sión con­tra el pue­blo, tras la apli­ca­ción de un esta­do de excep­ción que le per­mi­te sacar a los mili­ta­res a la calle. Pero por las venas de los ecua­to­ria­nos y ecua­to­ria­nas corre san­gre mayo­ri­ta­ria­men­te indí­ge­na y este fac­tor se va a con­ver­tir en un bas­tión para que el auto­ri­ta­ris­mo no se lo lle­ve por delan­te. De allí, que el paro gene­ral con­tra el «paque­ta­zo» crez­ca con el correr de las horas y a pesar de los ya 350 dete­ni­dos.

«La pul­sea­da es difí­cil pero no hay otra alter­na­ti­va que seguir empu­jan­do para inten­tar que Moreno cai­ga», seña­ló un diri­gen­te obre­ro en Cuen­ca, por­que si bien el pri­mer recla­mo sos­te­nía que era impe­rio­so que el gobierno retro­ce­die­ra en las medi­das eco­nó­mi­cas impues­tas, aho­ra ya son muchos los que están recla­man­do la inme­dia­ta renun­cia del pre­si­den­te. En el plano de la polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal, la bra­vía dipu­tada correís­ta Gabrie­la Riva­de­nei­ra aco­tó: «Se hace impe­rio­so ade­lan­tar las elec­cio­nes y una sesión extra­or­di­na­ria en la Asam­blea Nacio­nal para exi­gir la des­ti­tu­ción del man­da­ta­rio». Sobre todo, por­que ha pues­to en mar­cha (con el esta­do de excep­ción) una maqui­na­ria repre­si­va pro­pia de cual­quie­ra de las dic­ta­du­ras que aso­la­ron el con­ti­nen­te.

¿Qué res­to le que­da a Moreno en estas cir­cuns­tan­cias? Su paté­ti­ca figu­ra se pare­ce bas­tan­te a la del repu­dia­do Luis Alma­gro o la del pre­si­den­te hai­tiano Jove­nal Moi­se. Los tres son engra­na­jes de la maqui­na­ria des­ple­ga­da por Donald Trump en el con­ti­nen­te, ya que cada uno de ellos abre­va en en Washing­ton y están dis­pues­tos a arro­di­llar­se todo lo que haga fal­ta. El uru­gua­yo, por más que pata­lee y quie­ra meter su nariz en Vene­zue­la, ya ha fra­ca­sa­do. No lo quie­ren ni en lo que fue su coa­li­ción polí­ti­ca. Moi­se está aho­ra mis­mo tra­tan­do de apa­gar (como un bom­be­ro con la man­gue­ra agu­je­rea­da en varios tra­mos) los mil fue­gos encen­di­dos por la pro­tes­ta popu­lar. Moreno, quien en su afán de hacer bue­na letra ha ido demo­lien­do todas las ins­ti­tu­cio­nes y medi­das posi­ti­vas para los de aba­jo, que en su momen­to pusie­ra en mar­cha el gobierno de Rafael Correa, dice que no está dis­pues­ta retro­ce­der y se dis­po­ne a gober­nar con los uni­for­ma­dos a su lado. Algo pare­ci­do a lo que en su momen­to ima­gi­nó un tal Lucio Gutié­rrez, cuyo fra­ca­so fue estruen­do­so.

En esta Lati­noa­mé­ri­ca en la que las insu­rrec­cio­nes popu­la­res van de país en país, como se vie­ra recien­te­men­te en las calles de Puer­to Rico, Hai­tí y Perú,o en las urnas pri­ma­rias de Argen­ti­na, es posi­ble pen­sar que lo que ocu­rre por estas horas en Ecua­dor sig­ni­fi­ca­rá en un futu­ro muy cer­cano el derrum­be de una estra­te­gia nefas­ta de apo­de­rar­se de un gobierno con enga­ños y lue­go con­ver­tir­se en alfom­bra de la oli­gar­quía local y el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se.

Car­los Azná­rez

4 de octu­bre de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *