Carta abierta de Jesús Santrich: «No estamos en una actitud guerrerista, pero tampoco en la de la resignación»

A quie­nes cre­ye­ron y siguen cre­yen­do en mi inocen­cia; sobre todo a aque­llas per­so­nas que me brin­da­ron su con­fian­za, res­pal­do y des­pren­di­da soli­da­ri­dad, va mi salu­do de eter­na gra­ti­tud, con la reite­ra­ción de mi com­pro­mi­so en seguir luchan­do por la paz con jus­ti­cia social has­ta el últi­mo alien­to de mi vida, con el jura­men­to de no incli­nar la cabe­za fren­te a las men­ti­ras, los enga­ños, la per­fi­dia y el gue­rre­ris­mo de una cla­se domi­nan­te que sigue some­tien­do al pue­blo llano a la mise­ria, la desigual­dad y la exclu­sión polí­ti­ca que deri­van de su espí­ri­tu mez­quino y de su arro­di­lla­mien­to a los intere­ses de la Emba­ja­da grin­ga como a los de las trans­na­cio­na­les.

No hay quien con sen­ti­do de sen­sa­tez pue­da ocul­tar o negar que per­so­nal­men­te puse todo el empe­ño posi­ble en la cons­truc­ción e impul­so a la imple­men­ta­ción de los Acuer­dos de La Haba­na – excep­tuan­do ese extra­ño arre­glo sobre entre­ga de armas que, cier­ta­men­te, jamás com­par­tí ni com­par­to; pero que ese tra­ta­do de paz fue evi­den­te­men­te trai­cio­na­do, con incum­pli­mien­tos teñi­dos de san­gre inocen­te de gen­te que cre­yó en la recon­ci­lia­ción, tan­to de ex-com­ba­tien­tes como diri­gen­tes y per­so­nas del común, que hoy yacen bajo tie­rra. Y muchos otros com­pa­trio­tas que siguen cre­yen­do y luchan­do por un país digno sin más gue­rra, sufren la per­se­cu­ción judi­cial, los entram­pa­mien­tos y las incon­se­cuen­cias de la intran­si­gen­cia de una cas­ta de gober­nan­tes y pode­ro­sos ava­ros, ren­co­ro­sos y ven­ga­ti­vos que jamás estu­vie­ron dis­pues­tos a la con­cor­dia; que lo úni­co que que­rían real­men­te era el desar­me de la insur­gen­cia, para pro­ce­der no sola­men­te con el ani­qui­la­mien­to polí­ti­co, moral y físi­co de su rebel­día, sino con la des­truc­ción de todo aquel o aque­lla que con­si­de­ren un peli­gro para sus pri­vi­le­gios.

Nun­ca qui­sie­ron real­men­te la paz, ni el Nobel de la Paz Juan Manuel San­tos, que orde­nó fusi­lar a Alfon­so Cano en total inde­fen­sión lue­go de ser cap­tu­ra­do en com­ba­te. Ni mucho menos el para­mi­li­tar en cuer­po y alma, Álva­ro Uri­be Vélez, ese sí, mafio­so del nar­co­trá­fi­co que ayu­dó a Pablo Esco­bar a expor­tar cocaí­na a EEUU al auto­ri­zar­le el fun­cio­na­mien­to de pis­tas aéreas sien­do Direc­tor de Aero­ci­vil; ese sí, res­pon­sa­ble de la Masa­cre del Aro entre otras atro­ci­da­des; ese sí, el arqui­tec­to de la muer­te «acci­den­tal» de su cuña­do Pedro Juan Moreno. O su pupi­lo Iván Duque, pele­le de bol­si­llo, que entre más inep­to más peli­gro­so por lo cha­pu­ce­ro y mani­pu­la­ble (a pro­pó­si­to, ¿qué com­pro­mi­sos hicis­te con el Ñeñe Her­nán­dez y con Ode­brecht, chan­chi­to man­da­rín?). Ban­di­dos todos, ellos y sus com­pin­ches, que arro­pa­dos con un fal­so mora­lis­mo fra­gua­ron la trai­ción; ban­di­dos todos, ellos y sus secua­ces, que gri­tan «¡cojan al ladrón!» al tiem­po que han esta­do liga­dos a las mafias de la corrup­ción de todo tipo en nues­tro país, y mien­tras con el abu­so del poder con el que cuen­tan den­tro de la venal ins­ti­tu­cio­na­li­dad que los pro­te­ge, o del que los ha inves­ti­do su amo impe­rial, van agra­vian­do, calum­nian­do y des­tru­yen­do a tro­cha y mocha a sus con­tra­dic­to­res, cuan­do no es que los borran del mapa valién­do­se de su peli­gro­so sica­ria­to mediá­ti­co o de sus esbi­rros de gati­llo lige­ro, que tam­bién los tie­nen por mon­to­nes.

Fácil es segu­ra­men­te para ellos acu­sar­nos a noso­tros de ser los que incum­pli­mos el acuer­do y la pala­bra empe­ña­da, por­que no nos que­da­mos espe­ran­do a que nos sigan ase­si­nan­do, a que nos sigan mano­sean­do el deco­ro con sus limos­nas, a que se sigan bur­lan­do de la bue­na fe con que dimos el paso a la lega­li­dad, o a pun­ta de men­ti­ras nos encar­ce­len, nos extra­di­ten, o nos man­ten­gan a la defen­si­va, humi­lla­dos y estig­ma­ti­za­dos. No, ¡al cara­jo con su far­sa! Pues para mi caso cier­to es que vol­ví al mon­te para no dejar­me extra­di­tar, tal como lo dice el tal «Juam­pa». Supe que mi cap­tu­ra esta­ba dis­pues­ta para la fecha de mi com­pa­re­cen­cia ante la Cor­te Supre­ma, el 9 de julio; por­que es que eso es par­te de la trai­ción toda que nos empu­ja al rear­me lue­go de obser­var que tam­bién este per­so­na­je oscu­ro que nada de fon­do y efec­ti­vo hizo para defen­der el Acuer­do de Paz, des­co­no­ce la pre­sun­ción de inocen­cia, el debi­do pro­ce­so, el prin­ci­pio de lega­li­dad o cual­quier fun­da­men­to del dere­cho que tan­to invo­can, comen­zan­do por que lo pri­me­ro que piso­tean con su some­ti­mien­to al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia yan­qui es el res­pe­to a la sobe­ra­nía.

Ya lo he dicho y lo repi­to en ver­sión amplia­da: hay más posi­bi­li­dad que haya pasa­do más cocaí­na por las nari­ces del gra­nu­ja ex-fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra y la del señor «Juam­pa» San­tos que por mis manos. Y estos hipó­cri­tas lo saben per­fec­ta­men­te.

No es nada fácil cons­truir la recon­ci­lia­ción basa­da en la jus­ti­cia social, con suje­tos de esta cala­ña a los que nada se les da esca­mo­tear los com­pro­mi­sos de Esta­do, por­que este es para ellos un apa­ra­to que pre­ci­sa­men­te han mol­dea­do como ins­tru­men­to de gue­rra para afian­zar sus pre­rro­ga­ti­vas de cla­se y las de sus amos. No obs­tan­te, hay que seguir luchan­do sin más inge­nui­da­des, por una paz cier­ta, total y con garan­tías que impi­dan que se sal­gan con la suya estos seño­res que nos impo­nen la con­fron­ta­ción por­que no son sus hijos los que mue­ren en ella.

Libres de cual­quier tipo de intran­si­gen­cia, nues­tra dis­po­si­ción al enten­di­mien­to es abso­lu­ta, y por ello agra­de­ce­mos a quie­nes, como el sena­dor Gus­ta­vo Petro, Ayda Abe­lla, Iván Cepe­da y muchos otros, se han mani­fes­ta­do lla­mán­do­nos a per­sis­tir en el diá­lo­go y en la bús­que­da de una solu­ción incruen­ta a los retos de la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal. Y lo hace­mos, par­tien­do como lo han dicho inclu­so algu­nos de nues­tros con­tra­dic­to­res, de la idea de que la paz se cons­tru­ye fun­da­men­tal­men­te por las comu­ni­da­des. Noso­tros no somos los due­ños de ese pro­pó­si­to mayor, ni pre­ten­de­mos ser­lo; pero sí somos par­te del con­jun­to social y tene­mos tam­bién el deber de ayu­dar a alcan­zar­lo. En con­se­cuen­cia, sin áni­mo de creer tener la ver­dad y la razón, la invi­ta­ción es a que repo­sa­da­men­te se ana­li­cen nues­tros recien­tes mani­fies­tos y plan­tea­mien­tos, sin tri­via­li­zar ni demo­ni­zar, sin ridi­cu­li­zar ni des­ca­li­fi­car como lo hacen algu­nos lam­bo­nes pagos y ofi­cio­sos del esta­ble­ci­mien­to, muchos de los cua­les posan de «inde­pen­dien­tes» y «demó­cra­tas» cuan­do lo que son es sim­ples mer­ce­na­rios del micró­fono, o de la plu­ma y el tin­te­ro; pues si en reali­dad se está por encon­trar sali­das jui­cio­sas a los pro­ble­mas polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les que indu­da­ble­men­te se están agra­van­do en el país, debe­mos comen­zar por gene­ra­li­zar los deba­tes res­pe­tuo­sos, con argu­men­tos, aun­que revis­tan con­tra­dic­ción y cho­que de ideas.

¡La lucha sigue! ¡Jura­mos ven­cer y ven­ce­re­mos!

NOTA: Sobre la curul en el Con­gre­so, seño­ras y seño­res del régi­men, «pues ahí les dejo su casa pin­ta­da»; y sobre los sala­rios de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes que la pren­sa dice que ten­go en ven­ta­ni­lla, esta­ría muy com­pla­ci­do si esos recur­sos se des­ti­na­ran a las víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do.

Com­pa­trio­ta, Jesús San­trich

Como diría el gene­ral Her­mó­ge­nes Masa:

Y aún con vida

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: