Car­ta abier­ta de Jesús San­trich: «No esta­mos en una acti­tud gue­rre­ris­ta, pero tam­po­co en la de la resig­na­ción»

A quie­nes cre­ye­ron y siguen cre­yen­do en mi ino­cen­cia; sobre todo a aque­llas per­so­nas que me brin­da­ron su con­fian­za, res­pal­do y des­pren­di­da soli­da­ri­dad, va mi salu­do de eter­na gra­ti­tud, con la reite­ra­ción de mi com­pro­mi­so en seguir luchan­do por la paz con jus­ti­cia social has­ta el últi­mo alien­to de mi vida, con el jura­men­to de no incli­nar la cabe­za fren­te a las men­ti­ras, los enga­ños, la per­fi­dia y el gue­rre­ris­mo de una cla­se domi­nan­te que sigue some­tien­do al pue­blo llano a la mise­ria, la des­igual­dad y la exclu­sión polí­ti­ca que deri­van de su espí­ri­tu mez­quino y de su arro­di­lla­mien­to a los intere­ses de la Emba­ja­da grin­ga como a los de las trans­na­cio­na­les.

No hay quien con sen­ti­do de sen­sa­tez pue­da ocul­tar o negar que per­so­nal­men­te puse todo el empe­ño posi­ble en la cons­truc­ción e impul­so a la imple­men­ta­ción de los Acuer­dos de La Haba­na – excep­tuan­do ese extra­ño arre­glo sobre entre­ga de armas que, cier­ta­men­te, jamás com­par­tí ni com­par­to; pero que ese tra­ta­do de paz fue evi­den­te­men­te trai­cio­na­do, con incum­pli­mien­tos teñi­dos de san­gre ino­cen­te de gen­te que cre­yó en la recon­ci­lia­ción, tan­to de ex-com­ba­tien­tes como diri­gen­tes y per­so­nas del común, que hoy yacen bajo tie­rra. Y muchos otros com­pa­trio­tas que siguen cre­yen­do y luchan­do por un país digno sin más gue­rra, sufren la per­se­cu­ción judi­cial, los entram­pa­mien­tos y las incon­se­cuen­cias de la intran­si­gen­cia de una cas­ta de gober­nan­tes y pode­ro­sos ava­ros, ren­co­ro­sos y ven­ga­ti­vos que jamás estu­vie­ron dis­pues­tos a la con­cor­dia; que lo úni­co que que­rían real­men­te era el desar­me de la insur­gen­cia, para pro­ce­der no sola­men­te con el ani­qui­la­mien­to polí­ti­co, moral y físi­co de su rebel­día, sino con la des­truc­ción de todo aquel o aque­lla que con­si­de­ren un peli­gro para sus pri­vi­le­gios.

Nun­ca qui­sie­ron real­men­te la paz, ni el Nobel de la Paz Juan Manuel San­tos, que orde­nó fusi­lar a Alfon­so Cano en total inde­fen­sión lue­go de ser cap­tu­ra­do en com­ba­te. Ni mucho menos el para­mi­li­tar en cuer­po y alma, Álva­ro Uri­be Vélez, ese sí, mafio­so del nar­co­trá­fi­co que ayu­dó a Pablo Esco­bar a expor­tar cocaí­na a EEUU al auto­ri­zar­le el fun­cio­na­mien­to de pis­tas aéreas sien­do Direc­tor de Aero­ci­vil; ese sí, res­pon­sa­ble de la Masa­cre del Aro entre otras atro­ci­da­des; ese sí, el arqui­tec­to de la muer­te «acci­den­tal» de su cuña­do Pedro Juan Moreno. O su pupi­lo Iván Duque, pele­le de bol­si­llo, que entre más inep­to más peli­gro­so por lo cha­pu­ce­ro y mani­pu­la­ble (a pro­pó­si­to, ¿qué com­pro­mi­sos hicis­te con el Ñeñe Her­nán­dez y con Ode­brecht, chan­chi­to man­da­rín?). Ban­di­dos todos, ellos y sus com­pin­ches, que arro­pa­dos con un fal­so mora­lis­mo fra­gua­ron la trai­ción; ban­di­dos todos, ellos y sus secua­ces, que gri­tan «¡cojan al ladrón!» al tiem­po que han esta­do liga­dos a las mafias de la corrup­ción de todo tipo en nues­tro país, y mien­tras con el abu­so del poder con el que cuen­tan den­tro de la venal ins­ti­tu­cio­na­li­dad que los pro­te­ge, o del que los ha inves­ti­do su amo impe­rial, van agra­vian­do, calum­nian­do y des­tru­yen­do a tro­cha y mocha a sus con­tra­dic­to­res, cuan­do no es que los borran del mapa valién­do­se de su peli­gro­so sica­ria­to mediá­ti­co o de sus esbi­rros de gati­llo lige­ro, que tam­bién los tie­nen por mon­to­nes.

Fácil es segu­ra­men­te para ellos acu­sar­nos a noso­tros de ser los que incum­pli­mos el acuer­do y la pala­bra empe­ña­da, por­que no nos que­da­mos espe­ran­do a que nos sigan ase­si­nan­do, a que nos sigan mano­sean­do el deco­ro con sus limos­nas, a que se sigan bur­lan­do de la bue­na fe con que dimos el paso a la lega­li­dad, o a pun­ta de men­ti­ras nos encar­ce­len, nos extra­di­ten, o nos man­ten­gan a la defen­si­va, humi­lla­dos y estig­ma­ti­za­dos. No, ¡al cara­jo con su far­sa! Pues para mi caso cier­to es que vol­ví al mon­te para no dejar­me extra­di­tar, tal como lo dice el tal «Juam­pa». Supe que mi cap­tu­ra esta­ba dis­pues­ta para la fecha de mi com­pa­re­cen­cia ante la Cor­te Supre­ma, el 9 de julio; por­que es que eso es par­te de la trai­ción toda que nos empu­ja al rear­me lue­go de obser­var que tam­bién este per­so­na­je oscu­ro que nada de fon­do y efec­ti­vo hizo para defen­der el Acuer­do de Paz, des­co­no­ce la pre­sun­ción de ino­cen­cia, el debi­do pro­ce­so, el prin­ci­pio de lega­li­dad o cual­quier fun­da­men­to del dere­cho que tan­to invo­can, comen­zan­do por que lo pri­me­ro que piso­tean con su some­ti­mien­to al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia yan­qui es el res­pe­to a la sobe­ra­nía.

Ya lo he dicho y lo repi­to en ver­sión amplia­da: hay más posi­bi­li­dad que haya pasa­do más cocaí­na por las nari­ces del gra­nu­ja ex-fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra y la del señor «Juam­pa» San­tos que por mis manos. Y estos hipó­cri­tas lo saben per­fec­ta­men­te.

No es nada fácil cons­truir la recon­ci­lia­ción basa­da en la jus­ti­cia social, con suje­tos de esta cala­ña a los que nada se les da esca­mo­tear los com­pro­mi­sos de Esta­do, por­que este es para ellos un apa­ra­to que pre­ci­sa­men­te han mol­dea­do como ins­tru­men­to de gue­rra para afian­zar sus pre­rro­ga­ti­vas de cla­se y las de sus amos. No obs­tan­te, hay que seguir luchan­do sin más inge­nui­da­des, por una paz cier­ta, total y con garan­tías que impi­dan que se sal­gan con la suya estos seño­res que nos impo­nen la con­fron­ta­ción por­que no son sus hijos los que mue­ren en ella.

Libres de cual­quier tipo de intran­si­gen­cia, nues­tra dis­po­si­ción al enten­di­mien­to es abso­lu­ta, y por ello agra­de­ce­mos a quie­nes, como el sena­dor Gus­ta­vo Petro, Ayda Abe­lla, Iván Cepe­da y muchos otros, se han mani­fes­ta­do lla­mán­do­nos a per­sis­tir en el diá­lo­go y en la bús­que­da de una solu­ción incruen­ta a los retos de la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal. Y lo hace­mos, par­tien­do como lo han dicho inclu­so algu­nos de nues­tros con­tra­dic­to­res, de la idea de que la paz se cons­tru­ye fun­da­men­tal­men­te por las comu­ni­da­des. Noso­tros no somos los due­ños de ese pro­pó­si­to mayor, ni pre­ten­de­mos ser­lo; pero sí somos par­te del con­jun­to social y tene­mos tam­bién el deber de ayu­dar a alcan­zar­lo. En con­se­cuen­cia, sin áni­mo de creer tener la ver­dad y la razón, la invi­ta­ción es a que repo­sa­da­men­te se ana­li­cen nues­tros recien­tes mani­fies­tos y plan­tea­mien­tos, sin tri­via­li­zar ni demo­ni­zar, sin ridi­cu­li­zar ni des­ca­li­fi­car como lo hacen algu­nos lam­bo­nes pagos y ofi­cio­sos del esta­ble­ci­mien­to, muchos de los cua­les posan de «inde­pen­dien­tes» y «demó­cra­tas» cuan­do lo que son es sim­ples mer­ce­na­rios del micró­fono, o de la plu­ma y el tin­te­ro; pues si en reali­dad se está por encon­trar sali­das jui­cio­sas a los pro­ble­mas polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les que indu­da­ble­men­te se están agra­van­do en el país, debe­mos comen­zar por gene­ra­li­zar los deba­tes res­pe­tuo­sos, con argu­men­tos, aun­que revis­tan con­tra­dic­ción y cho­que de ideas.

¡La lucha sigue! ¡Jura­mos ven­cer y ven­ce­re­mos!

NOTA: Sobre la curul en el Con­gre­so, seño­ras y seño­res del régi­men, «pues ahí les dejo su casa pin­ta­da»; y sobre los sala­rios de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes que la pren­sa dice que ten­go en ven­ta­ni­lla, esta­ría muy com­pla­ci­do si esos recur­sos se des­ti­na­ran a las víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do.

Com­pa­trio­ta, Jesús San­trich

Como diría el gene­ral Her­mó­ge­nes Masa:

Y aún con vida

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *