SOBRE LA NUEVA SITUACIÓN EN COLOMBIA x Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co

Las Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia-Ejér­ci­to del Pue­blo han dado con­ti­nui­dad a la lucha arma­da, lo que es com­pren­si­ble por el incum­pli­mien­to de la bur­gue­sía colom­bia­na y su Esta­do del Acuer­do de Paz de La Haba­na, des­de que fue sus­cri­to, el exter­mi­nio de cien­tos de diri­gen­tes socia­les, así como de 150 faria­nos.

Es un anun­cio impor­tan­te para el pue­blo de Colom­bia, pues la lucha sigue, y tam­bién para el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de Amé­ri­ca Lati­na, pues se pone de rele­van­cia la vigen­cia de todas las for­mas de lucha para lograr la eman­ci­pa­ción de la cla­se obre­ra y la libe­ra­ción de los pue­blos, cues­tio­nan­do así el dis­cur­so social­de­mó­cra­ta de que el úni­co camino es la dispu­ta entre ges­tión neo­li­be­ral y ges­tión key­ne­sia­na en los mar­cos de las ins­ti­tu­cio­nes de la demo­cra­cia bur­gue­sa.

No podía ser de otra mane­ra, la semi­lla sem­bra­da por la acción revo­lu­cio­na­ria a lo lar­go de más de cin­co déca­das, des­de la epo­pe­ya de Mar­que­ta­lia, fruc­ti­fi­ca en la con­ti­nui­dad de la lucha insur­gen­te. Las ense­ñan­zas de los coman­dan­tes Manuel Maru­lan­da, Jaco­bo Are­nas, Alfon­so Cano, y miles de revo­lu­cio­na­rios, no son la de la sumi­sión y ren­di­ción, sino del com­ba­te inclau­di­ca­ble por lo nue­vo, por el socia­lis­mo, en todas las con­di­cio­nes, inclu­si­ve las más adver­sas, con deter­mi­na­ción en que una cau­sa jus­ta no tie­ne otro des­tino que la vic­to­ria.

Asis­te al pue­blo colom­biano y a todos los pue­blos, el dere­cho uni­ver­sal a la rebe­lión con­tra la injus­ti­cia, con­tra la muer­te, con­tra la explo­ta­ción.

Mere­ce nues­tro res­pe­to la Reu­nión Extra­or­di­na­ria de Coman­dan­tes, que sesio­nó del 22 al 24 de Agos­to, así como sus Reso­lu­cio­nes; el Mun­do ya cono­ció la esta­tu­ra de ellos, cuan­do sin la cam­pa­ña de cri­mi­na­li­za­ción dis­tor­sio­nan­do su pen­sa­mien­to, logra­ron expo­ner su pro­yec­to polí­ti­co, visión de la reali­dad colom­bia­na, cono­ci­mien­to pro­fun­do de la situa­ción de obre­ros, cam­pe­si­nos y sec­to­res popu­la­res de su país, de su his­to­ria, así como el anhe­lo pro­fun­do de los explo­ta­dos y opri­mi­dos.

Las FARC-EP y el Par­ti­do Comu­nis­ta Clan­des­tino de Colom­bia están ya reci­bien­do todo el ata­que reac­cio­na­rio de la cla­se domi­nan­te colom­bia­na, y del impe­ria­lis­mo: la pena capi­tal se esta­ble­ce para quie­nes sub­vier­ten la “paz de los sepul­cros” y pro­cla­man la vida, la jus­ti­cia, y la liber­tad como derro­te­ro de su pue­blo

Pero estos Espar­ta­cos y Vari­nias, espe­ran­za de la insu­bor­di­na­da y sufri­da Colom­bia, que lle­van por uni­for­me la sel­va y la mon­ta­ña, que mar­chan enar­bo­lan­do rojas ban­de­ras, cuen­tan ya con la soli­da­ri­dad del movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio de Amé­ri­ca Lati­na, del cual hace par­te indu­da­ble­men­te, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co.

¡Pro­le­ta­rios de todos los paí­ses, uníos!

El Buró Polí­ti­co del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta de Méxi­co

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *