¡El MCB retoma la iniciativa frente a la brutal contraofensiva imperialista: reactiva sus fuerzas y su accionar!

Deskargak /​Descargas (4 aldiz/​veces)

¡El MCB reto­ma la ini­cia­ti­va fren­te a la bru­tal con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta: reac­ti­va sus fuer­zas y su accio­nar!
¡El MCB retoma la iniciativa frente a la brutal contraofensiva imperialista: reactiva sus fuerzas y su accionar!

Nun­ca antes ha sido tan per­ti­nen­te y nece­sa­ria nues­tra razón de ser: con­tri­buir a libe­rar la Patria Gran­de lati­noa­me­ri­ca­na-cari­be­ña de la opre­sión impe­ria­lis­ta y la vora­ci­dad del gran capi­tal, y tam­bién acom­pa­ñar las luchas simi­la­res de los pue­blos de otros con­ti­nen­tes.

Urge dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo en el accio­nar de las diver­sas corrien­tes popu­la­res y revo­lu­cio­na­rias, y de los movi­mien­tos socia­les con­tes­ta­ta­rios agru­pa­dos en nues­tro Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano (MCB).

Urge reac­ti­var las ener­gías, ampliar las fuer­zas y reim­pul­sar el accio­nar del MCB. Tan­to el inten­so y feroz con­tra-ata­que del impe­ria­lis­mo, par­ti­cu­lar­men­te el esta­dou­ni­den­se, y de sus alia­dos a esca­la regio­nal y mun­dial, como la cre­cien­te indig­na­ción y reno­va­da dis­po­si­ción com­ba­ti­va de los pue­blos agre­di­dos, exi­gen esa deter­mi­na­ción.

No pode­mos per­ma­ne­cer pasi­vos ni vaci­lar fren­te a las agre­sio­nes que sufren los pue­blos y Esta­dos nacio­na­les: gol­pes duros y “blan­dos”, terro­ris­mos de Esta­do, pro­mo­ción de des­es­ta­bi­li­za­ción sedi­cio­sa y caos; gue­rras no con­ven­cio­na­les de diver­sas inten­si­da­des, híbri­das, de cuar­ta y quin­ta gene­ra­ción; saqueos de sus rique­zas, neo­fas­cis­mo, anu­la­ción de sus sobe­ra­nías, impo­si­cio­nes neo­li­be­ra­les y ultra-neo­li­be­ra­les; y drás­ti­cos pro­ce­sos de reco­lo­ni­za­ción.

Es alen­ta­dor a la vez, que no hay ren­di­cio­nes fren­te a este ata­que des­truc­ti­vo, ni don­de se ha con­su­ma­do el retro­ce­so, ni don­de se pre­ten­de impo­ner­lo. Los pue­blos y sus van­guar­dias popu­la­res, revo­lu­cio­na­rias, obre­ras, cam­pe­si­nas y comu­ne­ras resis­ten y luchan, acu­mu­lan nue­vas expe­rien­cias y fuer­zas para reto­mar la ofen­si­va insur­gen­te con mayor cala­do y pro­yec­ción estra­té­gi­ca.

Los pue­blos de Vene­zue­la, Cuba, Corea, Boli­via, Nica­ra­gua, jun­to a sus gobier­nos, defien­den gallar­da­men­te lo con­quis­ta­do y asu­men sin vaci­lar la defen­sa de sus sobe­ra­nías y auto­de­ter­mi­na­cio­nes.

Colom­bia resis­te fren­te el recru­de­ci­mien­to del terro­ris­mo de Esta­do, víc­ti­ma de un acuer­do de paz trai­cio­na­do, y con­tra las bases mili­ta­res y con­tin­gen­tes de sol­da­dos grin­gos que apun­ta­lan la opre­sión.

En Argen­ti­na, Bra­sil, Hon­du­ras, Hai­tí, Para­guay, Puer­to Rico y Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na cre­ce la indig­na­ción con­tra las oli­gar­quías mafio­sas y sus gobier­nos corrup­tos y entreguistas.En todo el con­ti­nen­te, las mafias empre­sa­ria­les, polí­ti­cas y mili­ta­res se enfren­tan a un impac­tan­te cre­ci­mien­to de la exi­gen­cia popu­lar del fin de la corrup­ción y la impu­ni­dad.

Recu­rren­tes ava­lan­chas migra­to­rias de masas empo­bre­ci­das desafían la opu­len­cia de las cla­ses domi­nan­tes loca­les y de las éli­tes impe­ria­les, y su cruel­dad repre­si­va.

Rebel­días pare­ci­das y resis­ten­cias heroi­cas acon­te­cen en otras lati­tu­des del pla­ne­ta, y muy espe­cial­men­te don­de la lla­ma­da gue­rra glo­bal anti­te­rro­ris­ta, des­ple­ga­da por las poten­cias capi­ta­lis­tas más terro­ris­tas de la his­to­ria recien­te, ha pro­vo­ca­do geno­ci­dios atro­ces: Pales­ti­na, Siria, Liba, Yemen, Kur­dis­tán, Ucra­nia, a la vez que la cami­sa de fuer­za del capi­tal finan­cie­ro anu­la la sobe­ra­nía de no pocos Esta­dos euro­peos y empo­bre­ce amplios sec­to­res popu­la­res y de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

En este con­tex­to regio­nal y mun­dial el MCB opta por reagru­par y reali­near sus fuer­zas, ampliar sus filas y reto­mar la ofen­si­va popu­lar revo­lu­cio­na­ria, por reac­ti­var en todos los paí­ses sus estruc­tu­ras de masas, polí­ti­cas y orgá­ni­cas, abrien­do las puer­tas a nue­vas y nutri­das incor­po­ra­cio­nes.

Exhor­ta­mos a todas las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas popu­la­res revo­lu­cio­na­rias y movi­mien­tos socia­les a ten­sar sus filas, a prac­ti­car la uni­dad de acción, a pro­mo­ver y acom­pa­ñar el torren­te de rebel­días de todas las fuer­zas anti­im­pe­ria­lis­tas, anti­ca­pi­ta­lis­tas y anti-patriar­ca­les para asu­mir en uni­dad este tras­cen­den­te e inapla­za­ble com­pro­mi­so.

No hay razón para con­ci­liar. No hay espa­cio para la genu­fle­xión refor­mis­ta. Es momen­to de fecun­dar los com­ba­tes libe­ra­do­res en defen­sa de la huma­ni­dad, la natu­ra­le­za y el pla­ne­ta tie­rra. No exis­ten razo­nes para renun­ciar a nin­gu­na for­ma o moda­li­dad de lucha, y si muchas para com­bi­nar­las todas jun­to a todas la indig­na­cio­nes, rebel­días y libe­ra­cio­nes.

Es anti-his­tó­ri­co e inacep­ta­ble renun­ciar a la lucha de cla­ses y a la libe­ra­ción nacio­nal. La eman­ci­pa­ción nacio­nal nece­sa­ria­men­te está uni­da indi­so­lu­ble­men­te a la eman­ci­pa­ción social.

¡En Bolí­var y el Che nos encon­tra­mos todas y todos!
¡POR PATRIA GRANDE Y SOCIALISMO!
¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!

Nar­ci­so Isa Con­de
Coor­di­na­dor Pre­si­den­cia Colec­ti­va
Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano

Car­los Casa­nue­va Tron­co­so
Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo Direc­ción Gene­ral
Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano

Lla­ma­mien­to con­sen­sua­do en reunión con­jun­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Vene­zue­la (PCV), Juven­tud Comu­nis­ta Vene­zo­la­na (JCV), Resis­ten­cia Para la Libe­ra­ción (RPL) de Argen­ti­na, Movi­mien­to Caa­ma­ñis­ta (MC) de la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Par­ti­do Comu­nis­ta Bra­si­le­ño (PCB), Par­ti­do Comu­nis­ta Para­gua­yo (PCP), Iña­ki Gil de San Vicen­te (miem­bro de la Pre­si­den­cia Colec­ti­va), Car­los Casa­nue­va (Secre­ta­rio Eje­cu­ti­vo), Nar­ci­so Isa Con­de (Pre­si­den­cia Colec­ti­va), Capi­tu­lo Vene­zue­la del Movi­mien­to Con­ti­nen­tal Boli­va­riano.

Cara­cas, Vene­zue­la, agos­to de 2019

Carta abierta a los bolivarianos | Relancemos el Movimiento Bolivariano

El pueblo no puede seguir disperso

Noso­tros, que inte­gra­mos el Movi­mien­to Boli­va­riano, y otros patrio­tas más, que inte­gra­mos dis­tin­tos sec­to­res del pue­blo colom­biano, miles de cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res, hom­bres y muje­res, afros e indí­ge­nas, pobla­ción LGTBI, jóve­nes y estu­dian­tes, inte­lec­tua­les y artis­tas, víc­ti­mas del con­flic­to arma­do y pobla­do­res exclui­dos de las gran­des urbes, des­em­plea­dos y migran­tes, hemos vis­to des­mo­ro­nar­se la espe­ran­za que sig­ni­fi­có la heroi­ca con­se­cu­ción de un Acuer­do de Paz, que de haber­se imple­men­ta­do con volun­tad y bue­na fe hubie­ra podi­do evi­tar la con­ti­nua­ción del desan­gre de la patria, posi­bi­li­tan­do sig­ni­fi­ca­ti­vos avan­ces para lograr un país inclu­yen­te, sanan­do las heri­das que en los colom­bia­nos han deja­do más de 55 años de aban­dono esta­tal y de una gue­rra sos­te­ni­da con­tra las mayo­rías en todos los aspec­tos de la vida social, polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral.

Lo pac­ta­do en La Haba­na con el Esta­do colom­biano apun­ta­ba a avan­zar hacia una nue­va épo­ca para la repú­bli­ca, don­de se die­ran los pri­me­ros pasos para la rea­li­za­ción efec­ti­va de una Refor­ma Rural Inte­gral que dig­ni­fi­ca­ra a nues­tro cam­pe­si­na­do y saca­ra el agro colom­biano del atra­so inve­te­ra­do. Esto fue solo una ilu­sión pron­ta­men­te bur­la­da por el esta­ble­ci­mien­to que embo­la­tó las 10 millo­nes de hec­tá­reas acor­da­das para los cam­pe­si­nos y con­ti­nuó con su polí­ti­ca a favor de las trans­na­cio­na­les de la agroin­dus­tria, los terra­te­nien­tes y los espe­cu­la­do­res finan­cie­ros.

Lo que hoy lla­man fin del con­flic­to y deja­ción de armas, fue redu­ci­do a la entre­ga y des­mon­te uni­la­te­ral e incon­di­cio­nal de la capa­ci­dad mili­tar del ejer­ci­to popu­lar y rebel­de de las FARC-EP, ges­to al que el Esta­do res­pon­dió con­su­man­do la per­fi­dia sobre la tota­li­dad de lo acor­dan­do y reanu­dan­do la gue­rra a muer­te con­tra excom­ba­tien­tes, líde­res socia­les y comu­ni­da­des ente­ras. Una gue­rra sucia con­tra las orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas que lle­va des­de la fir­ma del acuer­do has­ta julio de este año la tris­te suma más de 500 líde­res en los terri­to­rios y más de 140 ex gue­rri­lle­ros ase­si­na­dos; una gue­rra sucia que ha frus­tra­do de fac­to la pro­me­sa de la aper­tu­ra demo­crá­ti­ca con­sa­gra­da en el Acuer­do Final y que sigue obs­ta­cu­li­zan­do la posi­bi­li­dad de cons­truir alter­na­ti­vas polí­ti­cas por fue­ra de las clien­te­las tra­di­cio­na­les y las mafias lega­les e ile­ga­les, como que­da­rá evi­den­cia­do en las pró­xi­mas elec­cio­nes regio­na­les.

La per­se­cu­ción y la des­fi­gu­ra­ción del Sis­te­ma Inte­gral de Ver­dad, Jus­ti­cia, Repa­ra­ción y No Repe­ti­ción, SIVJRNR, ha sido una puña­la­da arte­ra a las víc­ti­mas, a quie­nes el espí­ri­tu del tex­to de La Haba­na ponía en el cen­tro del Acuer­do. Con la exclu­sión de la obli­ga­to­rie­dad de com­pa­re­cen­cia de ter­ce­ros ante la JEP, se le ha nega­do la satis­fac­ción de sus dere­chos a la mayo­ría de las víc­ti­mas del país y se ha vio­len­ta­do un sis­te­ma cuyo sen­ti­do mis­mo pasa­ba por­que este cobi­ja­ra a todos los acto­res del exten­so con­flic­to arma­do y no que se con­vir­tie­ra en un tri­bu­nal de juz­ga­mien­to de los rebel­des.

Los enemi­gos de la paz han azu­za­do aún más la inse­gu­ri­dad jurí­di­ca para los fir­man­tes del Acuer­do y la alte­ra­ción de lo con­ve­ni­do por las par­tes. Mon­ta­jes judi­cia­les como el cons­trui­do con­tra Jesús San­trich, la pro­lon­ga­ción del pre­si­dio para casi 400 rebel­des que aún hoy espe­ran su excar­ce­la­ción, y una sar­ta de micos, y de tram­pas san­tan­de­ris­tas en los desa­rro­llos lega­les e imple­men­ta­ción de las nor­mas del SIVJRNR, han hecho tri­zas la apues­ta por una jus­ti­cia res­tau­ra­ti­va que era esen­cia del Acuer­do Final.

Los millo­nes de colom­bia­nos y colom­bia­nas que creí­mos en esa pro­me­sa de paz, que bene­fi­cia­ría a las inmen­sas mayo­rías de nues­tro pue­blo, exclui­das por el Esta­do y gol­pea­das por el con­flic­to, aho­ra asis­ti­mos a una espe­cie de vuel­ta al pasa­do. El gobierno títe­re de Duque, bajo la égi­da de Álva­ro Uri­be Vélez, está imple­men­tan­do una estra­te­gia mili­tar a la que ha lla­ma­do eufe­mís­ti­ca­men­te “Polí­ti­ca de Segu­ri­dad y Defen­sa para la Lega­li­dad, el Empren­di­mien­to y la Equi­dad”, pero que es la resu­rrec­ción del plan de gue­rra lla­ma­do Segu­ri­dad Demo­crá­ti­ca, esta vez arti­cu­la­do con los pla­nes glo­ba­les de la OTAN, que han con­ver­ti­do nues­tro sue­lo patrio en una vil pla­ta­for­ma mili­tar, lo que ya está cose­chan­do san­gre y pade­ci­mien­tos para el pue­blo colom­biano y la expor­ta­ción de la muer­te hacia nues­tros paí­ses her­ma­nos.

La polí­ti­ca exte­rior y la polí­ti­ca inter­na siguen sien­do diri­gi­das des­de Washing­ton. El nue­vo pre­si­den­te, al igual que sus ante­ce­so­res, ha entre­ga­do la sobe­ra­nía a los intere­ses geo­po­lí­ti­cos impe­ria­les y la vora­ci­dad de las gran­des cor­po­ra­cio­nes. Sin embar­go, como pue­blo no renun­cia­mos a nues­tro dere­cho a ser una patria sobe­ra­na, a vivir en paz con jus­ti­cia social y a recrear alter­na­ti­vas para hacer reali­dad este bien tan pre­cia­do para todos los colom­bia­nos.

Pero el pue­blo no pue­de seguir dis­per­so. Esta­mos en mora de reedi­tar y reen­cau­sar espa­cios que real­men­te aco­jan a las amplias mayo­rías que creí­mos en el acuer­do y que anhe­la­mos la paz. A 200 años de la vic­to­ria en Boya­cá, es nece­sa­rio vol­ver a reivin­di­car al idea­rio patrió­ti­co y “nues­troa­me­ri­cano” para cons­truir el por­ve­nir y la uto­pía, con­vo­can­do a todo el movi­mien­to social y polí­ti­co bajo his­tó­ri­cas y actua­les con­sig­nas boli­va­ria­nas como la uni­dad, la sobe­ra­nía y la paz para una Nue­va Colom­bia. Las ban­de­ras con­ser­van vigen­cia por­que los pro­ble­mas lejos de ser resuel­tos se han acre­cen­ta­do.

El Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia pro­pues­ta, enca­be­za­da por el his­tó­ri­co Coman­dan­te insur­gen­te, Alfon­so Cano hace más de 19 años sig­ni­fi­ca una pro­pues­ta aún vigen­te, don­de pudi­mos encon­trar­nos los patrio­tas de cora­zón y de con­vic­ción, luchan­do y expre­sán­do­nos en muchos y varia­dos modos por la cau­sa del pue­blo colom­biano.

Que­re­mos con­tar con todas y todos los patrio­tas que abra­cen este sue­ño apla­za­do. En par­ti­cu­lar, nos ha con­mo­vi­do pro­fun­da­men­te y enar­de­ci­do nues­tra moral de lucha, la ges­ta heroí­ca de Jesús San­trich y la con­duc­ta dig­na y revo­lu­cio­na­ria de Iván Már­quez y los cama­ra­das que lo acom­pa­ñan, expre­sa­da de mane­ra diá­fa­na en su his­tó­ri­ca auto­cri­ti­ca, insu­mo fun­da­men­tal para reen­cau­zar todos los esfuer­zos eman­ci­pa­do­res y revo­lu­cio­na­rios. Con estos patrio­tas, y otras muchos más, que­re­mos con­tar para con­vo­car jun­tos al res­to de colom­bia­nos incon­for­mes, orga­ni­za­dos y no orga­ni­za­dos, muje­res, hom­bres, jóve­nes, estu­dian­tes, indí­ge­nas, afros, cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas, con­ser­va­do­res y libe­ra­les patrio­tas, nue­vas ciu­da­da­nías, paci­fis­tas, anti­pa­triar­ca­les y anti­fa­cis­tas.

Ape­la­mos a la expe­rien­cia acu­mu­la­da de tan­tos años de tra­ba­jo por las jus­tas cau­sas del pue­blo, a la dig­ni­dad y el deco­ro demos­tra­do ante tan­to incum­pli­mien­to y per­fi­dia, al trasegar en la polí­ti­ca colom­bia­na, que han per­mi­ti­do un pro­fun­do cono­ci­mien­to de tram­pas y veri­cue­tos, así como de vir­tu­des, para vol­ver a levan­tar las ban­de­ras y las con­sig­nas del Movi­mien­to Boli­va­riano por la nue­va Colom­bia.

Cree­mos que quie­nes se sien­tan con el deber de reto­mar el rum­bo, deben dis­po­ner su auto­ri­dad y expe­rien­cia para con­vo­car e impul­sar las pro­pues­tas y líneas grue­sas que nos invi­ta­ron a par­tir del año 2000 y en cabe­za del Coman­dan­te Alfon­so Cano a la con­for­ma­ción de los núcleos, a la cons­ti­tu­ción del Con­se­jo Patrió­ti­co Boli­va­riano for­ma­do por cien colom­bia­nos y colom­bia­nas des­ta­ca­dos por su acti­vi­dad en bien del país y su pul­cri­tud moral y en gene­ral a tran­si­tar por la sen­da de nues­tro liber­ta­dor hacia la Nue­va Colom­bia que tan­to nos ha cos­ta­do.

8 de agos­to de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

2 Responses

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: