Terro­ris­mo de Esta­do fran­co-espa­ñol

Des­kar­gak /​Des­car­gas (750 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

Sien­do Pre­si­den­te del Gobierno, Feli­pe Gon­zá­lez ase­gu­ró que jamás habría prue­bas de la impli­ca­ción de las auto­ri­da­des espa­ño­las en la gue­rra sucia. Se equi­vo­có por com­ple­to y enton­ces dichas auto­ri­da­des pasa­ron de negar toda impli­ca­ción en la gue­rra sucia a jus­ti­fi­car­la, adu­cien­do que la cola­bo­ra­ción fran­ce­sa con­tra ETA se con­si­guió gra­cias a dicha gue­rra sucia.

En con­cre­to, argu­men­ta­ron que las auto­ri­da­des fran­ce­sas empe­za­ron a cola­bo­rar en la lucha con­tra ETA a cam­bio de que cesa­ran los aten­ta­dos de los GAL. Algo com­ple­ta­men­te fal­so, por­que el acuer­do de cola­bo­ra­ción fran­co-espa­ño­la fue ante­rior a que se ini­cia­ran los ase­si­na­tos de exi­lia­dos vas­cos rei­vin­di­ca­dos usan­do las siglas GAL.

Recuér­de­se, al res­pec­to, el argu­men­to que esgri­mió Feli­pe Gon­zá­lez cuan­do tuvo que decla­rar ante el Tri­bu­nal Supre­mo en rela­ción a la pri­me­ra acción rei­vin­di­ca­da por los GAL, el secues­tro de Segun­do Marey. Según Gon­zá­lez, care­cía de toda lógi­ca que las auto­ri­da­des espa­ño­las estu­vie­sen invo­lu­cra­das en dicho secues­tro, por­que antes de que este se pro­du­je­ra, el 4 de diciem­bre de 1983, ya había acor­da­do en secre­to con el pre­si­den­te fran­cés Fra­nçois Mit­te­rrand unas sóli­das bases de cola­bo­ra­ción en la lucha con­tra ETA.

Un gran ami­go de Feli­pe Gon­zá­lez, el emba­ja­dor fran­cés en la épo­ca de los GAL Pie­rre Gui­do­ni, ya había uti­li­za­do ese mis­mo argu­men­to en una tri­bu­na titu­la­da “Una pági­na de his­to­ria”, publi­ca­da por el dia­rio El País el 23 de enero de 1995. En con­cre­to, argu­yó que los aten­ta­dos de los GAL «no podían con­du­cir a obte­ner la coope­ra­ción de Fran­cia», por­que, para enton­ces, «ya se había con­se­gui­do», gra­cias al antes men­cio­na­do acuer­do secre­to de cola­bo­ra­ción fran­co-espa­ño­la con­tra ETA en el que él tam­bién par­ti­ci­pó.

Gui­do­ni ligó aquel acuer­do a unas nego­cia­cio­nes más amplias sobre intere­ses comu­nes y des­car­tó por com­ple­to que el Minis­tro del Inte­rior en la épo­ca de los GAL, José Barrio­nue­vo, y el enton­ces Secre­ta­rio de Esta­do de Segu­ri­dad, Rafael Vera, tuvie­sen nada que ver con el secues­tro de Segun­do Marey, por­que ambos aca­ba­ban de par­ti­ci­par en el acuer­do secre­to.

He aquí lo que se pre­gun­tó Gui­do­ni: «¿Cómo creer que los mis­mos hom­bres, simul­tá­nea­men­te, orga­ni­za­ban los GAL y nego­cia­ban la coope­ra­ción legal, ofi­cial, con Fran­cia?». Sin embar­go, está judi­cial­men­te pro­ba­do que Vera y Barrio­nue­vo hicie­ron ambas cosas a la vez y solo caben dos expli­ca­cio­nes. O las auto­ri­da­des espa­ño­las enga­ña­ron arte­ra­men­te a las fran­ce­sas, o ambas actua­ron de común acuer­do.

Aho­ra bien, no tie­ne nin­gu­na lógi­ca que el PSOE lan­za­ra aque­lla cam­pa­ña de gue­rra sucia en Ipa­rral­de sin el acuer­do de Mit­te­rrand y otros diri­gen­tes del PSF. En ese caso, tenían mucho que per­der y poco que ganar, como expli­ca­ron Feli­pe Gon­zá­lez y Pie­rre Gui­do­ni. Sin embar­go, con el bene­plá­ci­to fran­cés sí que tenían mucho que ganar y muy poco que per­der… si no hubie­sen actua­do con tan­ta pre­po­ten­cia y come­ti­do tan­tas cha­pu­zas.

Cabe resal­tar al res­pec­to el repen­tino cam­bio de acti­tud del prin­ci­pal diri­gen­te del PSF en Ipa­rral­de, Jean-Pie­rre Des­tra­de, quien pasó de acu­sar públi­ca­men­te a la Poli­cía espa­ño­la de los pri­me­ros aten­ta­dos de los GAL, a fina­les de 1983, a guar­dar un más que sos­pe­cho­so silen­cio tras reu­nir­se a prin­ci­pios de 1984 con el pre­si­den­te Mit­te­rrand.

Unos días des­pués, se cele­bró en Baio­na una reu­nión de una quin­ce­na de secre­ta­rios loca­les y diri­gen­tes del PSF en Ipa­rral­de con un envia­do guber­na­men­tal, el minis­tro André Laba­rre­re. Una reu­nión en la que este les trans­mi­tió el men­sa­je de que los GAL eran «un mal nece­sa­rio». Muchos pro­tes­ta­ron con vehe­men­cia. Des­tra­de, en abso­lu­to.

Tras ello, mien­tras se seguían pro­du­cien­do los ase­si­na­tos rei­vin­di­ca­dos usan­do las siglas GAL, las auto­ri­da­des fran­ce­sas hicie­ron exac­ta­men­te lo mis­mo que duran­te la ante­rior cam­pa­ña de gue­rra sucia en Ipa­rral­de: empe­za­ron a tomar con­tun­den­tes medi­das con­tra las víc­ti­mas de dicha gue­rra sucia. Pri­me­ro se pro­du­je­ron múl­ti­ples deten­cio­nes, con­fi­na­mien­tos y depor­ta­cio­nes de exi­lia­dos vas­cos a ter­ce­ros paí­ses y poco más tar­de lle­ga­ron las extra­di­cio­nes.

En todo caso, es indis­cu­ti­ble que la cola­bo­ra­ción fran­ce­sa con­tra ETA no se pro­du­jo a par­tir de que cesa­ran los aten­ta­dos de los GAL, sino que fue simul­tá­nea a dichos aten­ta­dos que, según todos los indi­cios, con­ta­ron con el bene­plá­ci­to de las auto­ri­da­des fran­ce­sas. Aque­llos aten­ta­dos fue­ron «un mal nece­sa­rio» que les per­mi­tió con­se­guir múl­ti­ples bene­fi­cios y por eso se tra­tó, sin duda, de un terro­ris­mo de Esta­do fran­co-espa­ñol.

Por otra par­te, todo indi­ca que si las auto­ri­da­des fran­ce­sas se avi­nie­ron a hacer la vis­ta gor­da, lo harían a cam­bio de con­tra­par­ti­das de la par­te espa­ño­la en la nego­cia­ción secre­ta men­cio­na­da por Gui­do­ni. De ahí la impor­tan­cia de inves­ti­gar­la a fon­do en todos sus aspec­tos: cola­bo­ra­ción con­tra ETA, ingre­so de Espa­ña en la CEE, com­pra por par­te espa­ño­la de tec­no­lo­gía y arma­men­to fran­cés (el repre­sen­tan­te de la fir­ma Alsthom, fabri­can­te del Tren de Alta Velo­ci­dad fran­cés adqui­ri­do por los espa­ño­les, fue pre­ci­sa­men­te Pie­rre Gui­do­ni)…

Se tra­ta de una inves­ti­ga­ción que debe­mos a todas las víc­ti­mas como Segun­do Marey quien, antes de morir, resal­tó que: «Se debe acla­rar toda la ver­dad de los GAL para que las víc­ti­mas de esas siglas dejen de sufrir».

En efec­to, es impres­cin­di­ble que se acla­re no solo todo lo refe­ri­do a los GAL, sino tam­bién a las demás siglas usa­das en la gue­rra sucia (BVE, ATE, Tri­ple A…). Unas siglas que fue­ron puras pan­ta­llas para ocul­tar el terro­ris­mo de Esta­do y cuyas víc­ti­mas nece­si­tan saber toda la ver­dad. Lo nece­si­tan con urgen­cia, por­que sin esa ver­dad jamás podrán reci­bir la jus­ti­cia y repa­ra­ción, con garan­tías de no repe­ti­ción, que les deben los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Ambos.

Xabier Maka­za­ga, inves­ti­ga­dor del terro­ris­mo de Esta­do

3 de julio de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *