Cris Rodrigues [Causa Galiza]: «Apostamos por una Galiza autoorganizada en tránsito al socialismo»

Deskargak /​Descargas (31 aldiz/​veces)

[PDF] A4
[PDF] A4
[PDF] A5
[PDF] A5
[PDF] Let­ter
[PDF] Letter
[ePub]
[ePub]
[mobi] Kind­le
[mobi] Kindle

Estu­ve hace ya varios años en la pri­me­ra apa­ri­ción públi­ca de Cau­sa Gali­za. Algu­nos años ya han tras­cu­rri­do des­de enton­ces y ha ido cam­bian­do y trans­for­mán­do­se. Fue­ra de Gali­za, real­men­te des­co­no­ce­mos bas­tan­te, yo el pri­me­ro, lo que es Cau­sa Gali­za. He teni­do una con­ver­sa­ción con su por­ta­voz Cris Rodri­gues para acla­rar estos pun­tos y que Cau­sa Gali­za sea algo más cono­ci­da fue­ra de la nación galle­ga.

Ando­ni Base­rri­go­rri: ¿Como empe­zó Cau­sa Gali­za?

Cris Rodri­gues: Empe­za­mos en 2007. En este momen­to, exis­tía la posi­bi­li­dad de un pro­ce­so de refor­ma esta­tu­ta­ria bajo un gobierno de Rodrí­guez Zapa­te­ro en el Esta­do y con un bipar­ti­to PSOE-BNG ges­tio­nan­do la Xun­ta de Gali­za. Ante este esce­na­rio, y con un mapa inde­pen­den­tis­ta y sobe­ra­nis­ta muy ato­mi­za­do, des­de lo que se dio en lla­mar el «inde­pen­den­tis­mo his­tó­ri­co» se vio la posi­bi­li­dad de esta­ble­cer un fren­te común anti-auto­no­mis­ta, que denun­cia­se el even­tual pro­ce­so de refor­ma y sus lími­tes estruc­tu­ra­les e hicie­se una apues­ta explí­ci­ta por el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, la rup­tu­ra con el Esta­do y la sobe­ra­nía. Esa uni­dad de acción de míni­mos iba, en el fon­do, hacia uni­da­des más orgá­ni­cas y polí­ti­cas que fue­ron impo­si­bles de alcan­zar. En 2012, cuan­do el sec­tor bei­ris­ta del BNG se escin­de, esa cri­sis impac­ta en sec­to­res que se agru­pa­ban bajo el para­guas de Cau­sa Gali­za, que se des­li­gan de la uni­dad de acción y se embar­can en lo que con el tiem­po será Anova. La recom­po­si­ción del mapa polí­ti­co nacio­na­lis­ta que esta­ba en cur­so y la des­apa­ri­ción de la posi­bi­li­dad de la refor­ma auto­nó­mi­ca, hicie­ron que aque­lla Cau­sa Gali­za ini­cial per­die­se su fun­cio­na­li­dad ori­gi­nal y se refor­mu­la­se en dos años como orga­ni­za­ción polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta a par­tir de los sec­to­res que la cons­ti­tu­ye­ran y con un cuer­po social y polí­ti­co de refe­ren­cia ya mucho más redu­ci­do que el ini­cial.

Lue­go vino la Ope­ra­ción Jaro

Sí. En mar­zo de 2013 nos cons­ti­tuía­mos como orga­ni­za­ción polí­ti­ca, en setiem­bre se dic­ta­ba en la Audien­cia Nacio­nal la pri­me­ra sen­ten­cia que decre­ta­ba la exis­ten­cia jurí­di­ca de una orga­ni­za­ción arma­da ile­gal en nues­tro país y en octu­bre de 2015 fui­mos obje­to de un mon­ta­je poli­cial orga­ni­za­do por la Guar­dia Civil. Bási­ca­men­te, nos acu­sa­ban de ser el «bra­zo polí­ti­co» de una ima­gi­na­ria orga­ni­za­ción arma­da, Resis­tên­cia Gale­ga. No exis­te el menor tipo de prue­ba en este sen­ti­do y, a fal­ta de ella, la Guar­dia Civil apun­tó a nues­tra soli­da­ri­dad con los pre­sos inde­pen­den­tis­tas galle­gos, los actos de home­na­je a la Revo­lu­ción Galle­ga de 1846, o el hecho de aspi­rar a aglu­ti­nar el inde­pen­den­tis­mo que ellos iden­ti­fi­can como «radi­cal». Esa ope­ra­ción se sal­da con 9 deten­cio­nes de mili­tan­tes que, cua­tro años des­pués, aún están inves­ti­ga­das en la Audien­cia Nacio­nal, y una Ope­ra­ción Jaro II, que afec­ta­rá al orga­nis­mo anti-repre­si­vo Cei­var, con tres deten­cio­nes. Los y las mili­tan­tes de la pri­me­ra par­te son inves­ti­ga­dos por «per­te­nen­cia» y «enal­te­ci­mien­to», y los de la segun­da por el segun­do tipo delic­ti­vo. La ope­ra­ción supo­ne ade­más la «sus­pen­sión de acti­vi­da­des» de Cau­sa Gali­za, que fue de hecho una ile­ga­li­za­ción fác­ti­ca y se pro­lon­gó duran­te un año. Curio­sa­men­te, la pro­pia Audien­cia Nacio­nal nos devol­vía en 2016 la con­di­ción de orga­ni­za­ción polí­ti­ca legal des­pués de dar luz ver­de a una ope­ra­ción en que, mediá­ti­ca­men­te, apa­re­cía­mos como «bra­zo polí­ti­co» de una supues­ta orga­ni­za­ción arma­da. Dato sig­ni­fi­ca­ti­vo es que la inves­ti­ga­ción de la que sería­mos obje­to des­de 2015 ten­ga una dura­ción tem­po­ral supe­rior a la que lle­vó una cau­sa infi­ni­ta­men­te más com­ple­ja como el refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lun­ya. En esta dila­ción se adi­vi­na con cla­ri­dad una estra­te­gia de des­gas­te polí­ti­co y de man­te­ner un gru­po de cua­dros y mili­tan­tes en una espe­cie de lim­bo penal, polí­ti­co y per­so­nal de mane­ra pro­lon­ga­da.

Defi­nir­nos que es Cau­sa Gali­za… ¿Un par­ti­do? ¿Un movi­mien­to?… ¿Una uni­dad popu­lar?

Cau­sa Gali­za es una orga­ni­za­ción polí­ti­ca inde­pen­den­tis­ta y socia­lis­ta, que con­si­de­ra que la con­quis­ta de la inde­pen­den­cia nacio­nal es la con­di­ción pre­via impres­cin­di­ble, pri­me­ro, para supe­rar la depen­den­cia colo­nial, que es nues­tro obje­ti­vo prio­ri­ta­rio, y segun­do, para trans­for­mar el mode­lo socio­eco­nó­mi­co actual en direc­ción al socia­lis­mo. Esta prio­ri­dad es la que deter­mi­na hoy todo nues­tro tra­ba­jo y nues­tra polí­ti­ca de alian­zas y el eje cen­tral de todo nues­tra inter­ven­ción.

¿En qué pará­me­tros ideo­ló­gi­cos os movéis? ¿Os con­si­de­ras mar­xis­tas? Ade­más de inde­pen­den­tis­tas por supues­to…

Enten­de­mos que el mar­xis­mo es el méto­do de aná­li­sis más ade­cua­do para la com­pren­sión y la trans­for­ma­ción de la reali­dad. Sin embar­go, en cohe­ren­cia con el comen­ta­rio ante­rior, no hace­mos de esta con­di­ción un per­fil cen­tral de nues­tro dis­cur­so ni una exi­gen­cia para todos los afi­lia­dos y afi­lia­das. Nues­tro dis­cur­so y prác­ti­ca se cen­tran, sobre todo, en evi­den­ciar cómo un sis­te­ma de capi­ta­lis­mo colo­nial, y el régi­men polí­ti­co que lo expre­sa, son com­ple­ta­men­te lesi­vos para los intere­ses de nues­tro pue­blo y cómo la inde­pen­den­cia es la úni­ca solu­ción a esta pro­ble­má­ti­ca tan­to por esta con­di­ción colo­nial como por el hecho de que el espa­ñol no es un Esta­do refor­ma­ble o demo­cra­ti­za­ble don­de nues­tra cues­tión nacio­nal pue­da alcan­zar una solu­ción acep­ta­ble. Cohe­ren­te­men­te con ese plan­tea­mien­to apos­ta­mos por una alian­za de cla­ses popu­la­res para la rup­tu­ra con el Reino de Espa­ña. Bajo este para­guas común se agru­pa gen­te de izquier­da con dis­tin­tas pers­pec­ti­vas ideo­ló­gi­cas.

¿Cómo valo­ráis la situa­ción del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta gale­go?

Como reali­dad socio­ló­gi­ca, como esta­do de opi­nión difu­so y no orga­ni­za­do alre­de­dor de un úni­co pro­yec­to polí­ti­co y una estra­te­gia deter­mi­na­das, el inde­pen­den­tis­mo alcan­za hoy en Gali­za techos his­tó­ri­cos de apo­yo a pesar de seguir sien­do mino­ri­ta­rio en el país y den­tro del pro­pio nacio­na­lis­mo con­si­de­ra­do en su sen­ti­do más exten­so. Su pre­sen­cia se extien­de más allá de los gru­pos polí­ti­cos inde­pen­den­tis­tas orga­ni­za­dos y alcan­za un sec­tor de las bases mili­tan­tes y elec­to­ra­les del BNG e, inclu­so, a pesar de lo que des­de nues­tra ópti­ca son muy gra­ves las con­tra­dic­cio­nes, de Anova. Esto, des­de nues­tra ópti­ca, es en gran par­te el fru­to de las déca­das de lucha inde­pen­den­tis­ta casi en soli­ta­rio que nos ante­ce­dió enfren­tan­do altí­si­mos nive­les de repre­sión. Hoy, la reivin­di­ca­ción inde­pen­den­tis­ta pier­de pro­gre­si­va­men­te el carác­ter de «tabú» que le impu­so his­tó­ri­ca­men­te el piñei­ris­mo y le impo­ne hoy la direc­ción del nacio­na­lis­mo hege­mó­ni­co en Gali­za y coge fuer­za en par­ti­cu­lar en la juven­tud. El reto resi­de aho­ra mis­mo ‑des­pués de una his­to­ria muy mar­ca­da por el frac­cio­na­lis­mo, la mino­ri­za­ción social en un país con sus seña­les de iden­ti­dad y su base mate­rial muy agre­di­das y los efec­tos de una repre­sión bru­tal- en cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co y una estra­te­gia que doten de refe­ren­cias cla­ras y con­fia­bles ese esta­do de opi­nión. Esa tarea es la que, modes­ta­men­te, con impor­tan­tes difi­cul­ta­des y con una pre­sión repre­si­va des­pro­por­cio­na­da como apun­tá­ba­mos más arri­ba, esta­mos tra­tan­do de resol­ver en estos momen­tos a tra­vés de lo que se lla­ma el Pro­ces­so Tre­vin­ca.

¿En que con­sis­te este pro­ce­so?

El Pro­ces­so Tre­vin­ca par­te de una pre­mi­sa bási­ca: si bien nues­tro movi­mien­to fue capaz de lle­gar has­ta el día de hoy a pesar de la fuer­te pre­sión repre­si­va reci­bi­da, es tam­bién evi­den­te que se hace nece­sa­rio un rese­tea­do, una actua­li­za­ción o una pues­ta a pun­to de nues­tros diag­nós­ti­cos sobre la situa­ción nacio­nal e inter­na­cio­nal que posi­bi­li­ten una inter­ven­ción más acer­ta­da y, tam­bién, una cla­ri­fi­ca­ción de la estra­te­gia gene­ral para lle­var a puer­to a medio y lar­go pla­zo un pro­ce­so de rup­tu­ra demo­crá­ti­ca nacio­nal con el Esta­do que abra las puer­tas de la inde­pen­den­cia. Eso es lo que, con paso len­to y luces lar­gas, esta­mos tra­tan­do de arti­cu­lar en estos momen­tos. El pro­ce­so pre­ten­de abrir el deba­te a sec­to­res que com­par­ten con noso­tros y noso­tras la apues­ta estra­té­gi­ca inde­pen­den­tis­ta, for­ta­le­cer el pro­yec­to polí­ti­co e ilu­sio­nar, acti­var e incor­po­rar en pri­mer lugar a nues­tras bases socia­les.

Sin que­rer entrar a valo­rar nada, no soy quien para hacer­lo, ¿cómo están aho­ra mis­mo las rela­cio­nes entre dife­ren­tes colec­ti­vos inde­pen­den­tis­tas en Gali­za?

Es com­ple­jo hacer una sín­te­sis. Resu­mien­do en extre­mo, lo que tene­mos hoy, con segu­ri­dad, es que el esta­do de opi­nión inde­pen­den­tis­ta se encuen­tra en sus máxi­mos his­tó­ri­cos de apo­yo al mar­gen de que carez­ca de un pro­yec­to, una estra­te­gia y una legi­ti­mi­dad sobre las que cris­ta­li­ce este esta­do de opi­nión. Lue­go, exis­ten dis­tin­tas for­mu­la­cio­nes polí­ti­cas y orga­ni­za­ti­vas, des­de Anova y FPG, que se recla­mam «inde­pen­den­tis­tas» y man­tie­nen sin embar­go víncu­los polí­ti­cos con for­ma­cio­nes que defien­den la uni­dad esta­tal, como IU y Pode­mos, por ejem­plo, has­ta sec­to­res que ava­lan, crí­ti­ca­men­te, la estra­te­gia del BNG, que aspi­ra de hecho a un Esta­do plu­ri­na­cio­nal, con el reco­no­ci­mien­to for­mal de nues­tra con­di­ción nacio­nal y a una ele­va­ción del techo com­pe­ten­cial, como el Movi­men­to Gale­go al Socia­lis­mo.

En cada caso, estas for­ma­cio­nes tie­nen sus res­pec­ti­vas orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les y ámbi­tos de influen­cia social y sin­di­cal de refe­ren­cia. Noso­tros y noso­tras, como Cau­sa Gali­za, man­te­ne­mos rela­cio­nes for­ma­les con estos sec­to­res y esta­re­mos siem­pre abier­tas y abier­tos a ini­cia­ti­vas comu­nes en cla­ve de país, pero las impor­tan­tes diver­gen­cias teó­ri­cas y polí­ti­cas hacen invia­ble hoy otro tipo de inter­ac­ción. Final­men­te, exis­ten colec­ti­vos que se recla­man «de izquier­da revo­lu­cio­na­ria» con los que en el pasa­do se com­par­tie­ron expe­rien­cias orga­ni­za­ti­vas como fue el caso de NÓS-Uni­da­de Popu­lar con el final ya cono­ci­do. A pesar de que tan­to en unos casos como en otros se man­tie­nen rela­cio­nes cor­dia­les, las dis­tin­tas diag­no­sis y pers­pec­ti­vas, jun­to a la inexis­ten­cia de espa­cios comu­nes, hacen que, hoy, nues­tra apues­ta se cen­tre sobre todo en la cons­truc­ción de un pro­yec­to polí­ti­co y una estra­te­gia inde­pen­den­tis­tas con voca­ción de masas y mayor plu­ra­li­dad inter­na sobre las bases de lo que hoy es Cau­sa Gali­za. Solo la prác­ti­ca, y no los aprio­ris­mos, los acuer­dos super­es­truc­tu­ra­les o las auto­pro­cla­ma­cio­nes van­guar­dis­tas, dirán en el futu­ro si esta apues­ta nues­tra de hoy era la acer­ta­da o no lo era.

Los pre­sos inde­pen­den­tis­tas gale­gos, ¿nos podríais hablar de ellos, de su esta­do de áni­mo y de su situa­ción…?

Actual­men­te, des­pués de las últi­mas deten­cio­nes y encar­ce­la­mien­tos en el mar­co de la Ope­ra­ción Lusis­ta, hay seis pre­sas y pre­sos inde­pen­den­tis­tas inte­gra­dos en el Cole­ti­vo de Pre­sas y Pre­sos Inde­pen­den­tis­tas Gale­gos (CPIG) y tres inde­pen­den­tis­tas pre­sos que se diso­cia­ron de ese colec­ti­vo. Antes de la cita­da ope­ra­ción poli­cial, el Gobierno espa­ñol, des­pués de años de dis­per­sión, ha tras­la­da­do a los pre­sos a cen­tros peni­ten­cia­rios situa­dos en Gali­za y por par­te del movi­mien­to anti­rre­pre­si­vo y soli­da­rio se tra­ta­ba de ganar la pro­gre­sión de gra­do, el reagru­pa­mien­to y la liber­tad.

En la repre­sión de estos mili­tan­tes, que fue­ron juz­ga­dos por accio­nes de vio­len­cia polí­ti­ca, o que están pre­sos sin jui­cio con simi­la­res acu­sa­cio­nes, el Esta­do intro­du­jo en 2013 la per­te­nen­cia a una supues­ta orga­ni­za­ción arma­da, lo que le per­mi­tió des­de esa fecha dic­tar con­de­nas más duras y, por otra par­te, desa­rro­llar una estra­te­gia repre­si­va que per­mi­tie­se exten­der la repre­sión sobre cual­quier estruc­tu­ra inde­pen­den­tis­ta legal anun­cian­do que es par­te de un entra­ma­do «terro­ris­ta». En ese mar­co, que supu­so el triun­fo de las tesis que man­te­nía en soli­ta­rio la Guar­dia Civil des­de 2005, se encua­dran las dos edi­cio­nes de la Ope­ra­ción Jaro, que afec­ta­ron a Cau­sa Gali­za en 2015 y al orga­nis­mo anti­rre­pre­si­vo Cei­var en 2017.

Habla­bas de las últi­mas deten­cio­nes y encar­ce­la­mien­tos…

Efec­ti­va­men­te. A media­dos de junio fue­ron dete­ni­das por la Guar­dia Civil cua­tro per­so­nas a las que el cuer­po poli­cial acu­sa de inte­grar un «gru­po terro­ris­ta» deno­mi­na­do Resis­ten­cia Gale­ga. Dos de ellas lle­va­ban 13 años hui­das de la acción poli­cial y penal. A todas les fue apli­ca­da la legis­la­ción anti­te­rro­ris­ta y deten­cio­nes inco­mu­ni­ca­das. Estas deten­cio­nes die­ron pié ade­más a un dis­cur­so poli­cial y mediá­ti­co que anun­cia «la derro­ta del últi­mo gru­po terro­ris­ta de Espa­ña». Lo cier­to es que si bien es cons­ta­ta­ble la comi­sión de accio­nes de vio­len­cia polí­ti­ca entre 2005 y 2014, la exis­ten­cia de una orga­ni­za­ción arma­da que las pro­mue­va es par­te del reino de la polí­ti­ca fic­ción y fue uti­li­za­da por el Esta­do a par­tir de 2013 para endu­re­cer las con­de­nas de cár­cel y apli­car un mode­lo repre­si­vo nue­vo en nues­tro país, pero ya ensa­ya­do en Eus­kal Herria, en el que una acti­vi­dad delic­ti­va de natu­ra­le­za polí­ti­ca ya no corres­pon­de solo a las per­so­nas que, even­tual­men­te, la eje­cu­tan, sino tam­bién a todo tipo de orga­ni­za­cio­nes, colec­ti­vos y redes socia­les con los que aque­lla pue­dan com­par­tir unos obje­ti­vos estra­té­gi­cos gené­ri­cos, como la inde­pen­den­cia, la soli­da­ri­dad con los repre­sa­lia­dos y repre­sa­lia­das, etc.

¿Y cuál es la salud de los movi­mien­tos socia­les gale­gos?

Es difí­cil dar una res­pues­ta acer­ta­da a una pre­gun­ta tan exten­sa. Como regla gene­ral pen­sa­mos que se pue­de decir que los movi­mien­tos popu­la­res en nues­tro país gozan de una vita­li­dad que posi­ble­men­te no se expre­sa lue­go con la mis­ma inten­si­dad en el ámbi­to polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal. De hecho, tene­mos uno de los nive­les de con­flic­ti­vi­dad labo­ral más alta, con un sin­di­ca­to pro­pio –la CIG– que es el prin­ci­pal sin­di­ca­to del país; una tasa altí­si­ma de movi­li­za­ción social que el pro­pio Esta­do mide en núme­ro de mani­fes­ta­cio­nes y con­cen­tra­cio­nes, un rico entra­ma­do de aso­cia­cio­nes socio­cul­tu­ra­les, diná­mi­cas impor­tan­tes en defen­sa del terri­to­rio que evi­den­cian la iden­ti­fi­ca­ción de nues­tro pue­blo con el espa­cio físi­co que ocu­pa, etc. Feliz­men­te, la nación orga­ni­za­da y en lucha va mucho más allá de los gru­pos polí­ti­cos que la recla­man.

Des­de mi expe­rien­cia y víncu­lo con Gali­za conoz­co una Gali­za com­ba­tien­te, mili­tan­te, lucha­do­ra… pero exis­te el tópi­co fue­ra de Gali­za que la cali­fi­ca como una tie­rra reac­cio­na­ria, con­ser­va­do­ra… ¿Qué repli­ca­ríais a tal tópi­co?

Los tópi­cos sobre un deter­mi­na­do pue­blo nun­ca son desin­te­re­sa­dos y, cuan­do menos, en nues­tro caso, res­pon­den a una inten­ción cla­ra de estig­ma­ti­zar, infe­rio­ri­zar y des­mo­vi­li­zar que es un clá­si­co en los con­tex­tos colo­nia­les. De hecho, gra­cias a esa pre­sión sis­te­má­ti­ca, fue­ron inte­rio­ri­za­dos por impor­tan­tes sec­to­res de nues­tro pue­blo a pesar de que tene­mos detrás una his­to­ria de lucha y resis­ten­cia poco común y social­men­te des­co­no­ci­da. Pen­sa­mos que se podría hablar de un cier­to con­ser­va­du­ris­mo antro­po­ló­gi­co, que per­mi­tió has­ta hoy la super­vi­ven­cia de nues­tra iden­ti­dad en una situa­ción extre­ma­da­men­te adver­sa, pero polí­ti­ca­men­te nos pare­ce fal­so afir­mar –a pesar de la hege­mo­nía elec­to­ral del PP, que está en su fin de ciclo– que la socie­dad galle­ga sea «espa­ño­lis­ta», o que asu­ma mayo­ri­ta­ria­men­te pre­su­pues­tos de extre­ma dere­cha. Un dato recien­te: Vox no tie­ne un solo con­ce­jal o con­ce­ja­la en nues­tro país, la pre­sen­cia de Ciu­da­da­nos es mar­gi­nal y la filial del PP en Gali­za evi­ta uti­li­zar sim­bo­lo­gía espa­ño­la para esqui­var el recha­zo que gene­ra un espa­ño­lis­mo explí­ci­to. Lo que si exis­te, a nues­tro enten­der, es una espe­sa red clien­te­lar, de con­trol mediá­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal que el PP arti­cu­ló en los últi­mos cua­ren­ta años de post­fran­quis­mo, y que es la que garan­ti­za su hege­mo­nía elec­to­ral, que como deci­mos está en caí­da libre. Con todas las dis­tan­cias nece­sa­rias, se podría com­pa­rar esta red de favo­res y con­trol social con la que arti­cu­ló el PNV en la CAV duran­te déca­das de ges­tión y que favo­re­ce su pre­mi­nen­cia actual.

Ya para ter­mi­nar, ¿cómo es la Gali­za que soñáis, la Gali­za por la que mili­táis y dejáis lo mejor de voso­tros mis­mos?

Noso­tras y noso­tros apos­ta­mos por una nación inde­pen­dien­te, con una socie­dad auto­or­ga­ni­za­da y un Esta­do pro­prio que per­mi­tan desa­rro­llar ya no solo un pro­ce­so de tran­si­ción al socia­lis­mo, sino, en pri­me­ra ins­tan­cia, la recons­truc­ción y digi­ni­fi­ca­ción del país, la con­cien­cia nacio­nal, el con­trol sobre nues­tros recur­sos, terri­to­rio y con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de muje­res y hom­bres, que es como decía­mos para noso­tras la tarea prin­ci­pal.

Bueno, pues eske­rrik asko, nada más, un pla­cer haber man­te­ni­do esta con­ver­sa­ción y espe­ro que sir­va para un mejor cono­ci­mien­to de Gali­za y de Cau­sa Gali­za.

Eske­rrik asko a voso­tros y voso­tras. Y segui­mos en con­tac­to.

1 de julio de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

One Response

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: