Vergüenza nacional vasca

Deskargak /​Descargas (12 aldiz/​veces)

[PDF] A4
[PDF] A4
[PDF] A5
[PDF] A5
[PDF] Let­ter
[PDF] Letter
[ePub]
[ePub]
[mobi] Kind­le
[mobi] Kindle

Aun­que su pro­me­te­dor títu­lo indi­que lo con­tra­rio, este artícu­lo no tra­ta asun­tos polí­ti­cos… O no es esa la inten­ción. Aun­que al final… pue­de ser inevi­ta­ble. Lo cier­to es que yo que­ría decir que, este año en tie­rras de Aban­do, se van a vol­ver a tor­tu­rar y matar en públi­co, no menos de 48 toros. Y se pre­ten­den más, para los pró­xi­mos toros de los lla­ma­dos de lidia o bra­vos. Cuan­do en reali­dad son toros de cam­po, nobles, man­sos, inocen­tes, her­ví­bo­ros y media­na­men­te feli­ces. Pero que han teni­do la des­gra­cia de caer en manos de unos desapren­si­vos y ava­ri­cio­sos empre­sa­rios que los mal­crían, los edu­can para la lidia, los ven­den a peso. Y lue­go ense­ñan en públi­co su tor­tu­ra y pena de muer­te. A cam­bio hacen caja con las entra­das y la sub­ven­cio­nes ofi­cia­les. Mien­tras algún eru­di­to near­den­tal dice que es tra­di­ción y cul­tu­ra.

El aman­ce­ba­mien­to muni­ci­pal de Bil­bao, antes de des­pe­dir­se por la puer­ta trasera, ha cul­mi­na­do su fae­na tore­ró­fi­la pre­sen­tan­do su pro­yec­to de reno­va­ción y con­tra­ta­ción de Vis­ta Muer­te (ellos la lla­man Vis­ta Ale­gre). Es decir la pró­rro­ga, por vein­te de años, del per­mi­so para tor­tu­rar y matar, en públi­co y con pasa­do­bles cañís, a doce­nas de toros inocen­tes. Her­ví­bo­ros, man­sos mani­pu­la­dos y que solo embis­ten para defen­der­se cuan­do están asus­ta­dos o aco­rra­la­dos. Mien­tras algu­nas doce­nas de sádi­cos psi­có­pa­tas, fie­les a la fies­ta nacio­nal espa­ño­la, trans­por­ta­dos del fon­do de la Edad Media, ríen las gra­cias ama­ne­ra­das del «dies­tro». O aplau­den, puro en boca y bota en ris­tre, la esto­ca­da ven­ta­jis­ta del mata­ri­fe. Paga­da a pre­cio de oro con el dine­ro del con­tri­bu­yen­te.

La pre­sen­ta­ción de este denues­to ha corri­do a car­go del des­pe­di­do con­ce­jal Tomás del Hie­rro. Más cono­ci­do como «gorri­lla» o «Espe­ran­za Agui­rre». Por su habi­li­dad apar­can­do en zona prohi­bi­da. Este señor, que se des­pe­día de su tra­ba­jo (?) en el des­pa­cho de Segu­ri­dad des­pués del éxi­to con­se­gui­do al incre­men­tar la delin­cuen­cia, en Bil­bao (metro inclui­do), en mas de un 10%, ha brin­da­do a los tore­ró­fi­los, la posi­bi­li­dad de seguir dis­fru­tan­do muchos años más con la mis­ma tor­tu­ra y la mis­ma cala­mi­dad en Vis­ta Muer­te. Que para eso es, ade­más, pre­si­den­te in-pec­to­re, de la abe­rra­ción.

Acom­pa­ña­do, esta vez, del caci­que­te de Aban­do, señor Pérez y Gil, encar­ga­do, con su espa­ño­lí­si­mo saxo, de los pasa­do­bles entre toro y toro. Beli­ge­ran­te y asi­duo de las pla­zas de la muer­te, des­de los tiem­pos de sus ante­pa­sa­dos cro-mag­non, ha repe­ti­do su apo­lo­gía tore­ró­fi­la, con más entu­sias­mo que nun­ca. Para lo que se entre­na, todos los años, en la bru­ta­li­dad alcoho­li­za­da de los san­fer­mi­nes. Una vela al san­to y otra al alcohó­li­co Heming­way.

Fal­ta­ron, en la come­dia de la muer­te, los repre­sen­tan­tes de las com­par­sas. Cobar­des de suyo, que como su nom­bre indi­ca, sir­ven para acom­pa­ñar los capri­chos de los muní­ci­pes. Hacién­do­se cóm­pli­ces y cola­bo­ra­do­res nece­sa­rios de estas masa­cres repe­ti­das. Com­par­sas que no pare­cen capa­ces de dise­ñar una fies­ta alter­na­ti­va. Sin cebar­se de comer, trasegar alcohol a rau­da­les o acu­chi­llar ani­ma­les impu­ne­men­te. Tam­po­co estu­vie­ron de cuer­po pre­sen­te, los gran­des bene­fi­cia­dos, los hos­te­le­ros invic­tos de cer­ca­nías, que tam­bién hacen caja. Con estas y otras tro­pe­lías.

No me can­sa­ré de repe­tir que este deba­te ya esta­ba en el Bil­bao de antes de la gue­rra. Aun­que tuvie­ra un matiz más polí­ti­co, que anti­tau­rino o ani­ma­lis­ta. Des­pués, con la vic­to­ria de la Espa­ña una, gran­de y san­gre… se impu­so la fies­ta nacio­nal espa­ño­la y el paso­do­ble roji­gual­do de obli­ga­do cum­pli­mien­to. Tal que hoy, que como dice el caci­que­te aquí no se dis­cu­te de toros. Ni de toros, ni de polí­ti­ca… por­que ya está todo dicho, a cua­tro años vis­ta.

El dise­ño espa­ñol de Bil­bao se com­ple­ta­rá aho­ra con la pre­sen­cia de la selec­ción de fút­bol en San Mamés. ¡Qué boni­to!… Así entre vivas a Espa­ña y a Cagan­cho nos vamos a forrar. ¡Todo sea por el Bil­bao feni­cio! Llá­ma­me espa­ñol y dame txi­nes. Es de lo que vive y bebe este pue­blo, des­de siem­pre. Eli Gallas­te­gi que era de Bil­bao y escri­bía, en los años trein­ta, con­tra las fies­tas de impor­ta­ción, ya se que­ja­ba del tono ofi­cia­les­co e ins­ti­tu­cio­nal espa­ñol que rodea­ba los vera­nos de Bil­bao. No por nada, el caci­que­te de Aban­do dice que sin matar toros, no habría Aste Nagu­sia. En cam­bio con toros, barra­cas, deci­be­lios y borra­che­ra… una mara­vi­lla de con­ni­ven­cia, entre alcohol, bru­ta­li­dad y san­gre de toro. O sea, una ver­da­de­ra ver­güen­za nacio­nal. Qué es lo que pasa en los pue­blos como Bil­bao, don­de lle­va­mos cua­ren­ta años votan­do al PNV de Sota, al PSOE de Gon­zá­lez y al PP de Fra­ga. Votos, que no solo votan siglas, par­ti­dos y ban­de­ras… tam­bién dicen tor­tu­ra y san­gre en Vis­ta Muer­te. Don­de como ha escri­to El Roto, «la pla­za esta­rá aba­rro­ta­da… pero no se ve un alma».

El dise­ño espa­ñol de Bil­bao se com­ple­ta­rá aho­ra con la pre­sen­cia de la selec­ción de fút­bol en San Mamés. ¡Qué boni­to!… Así entre vivas a Espa­ña y a Cagan­cho nos vamos a forrar. ¡Todo sea por el Bil­bao feni­cio! Llá­ma­me espa­ñol y dame txi­nes. Es de lo que vive y bebe este pue­blo, des­de siem­pre. Eli Gallas­te­gi que era de Bil­bao y escri­bía, en los años trein­ta, con­tra las fies­tas de impor­ta­ción, ya se que­ja­ba del tono ofi­cia­les­co e ins­ti­tu­cio­nal espa­ñol que rodea­ba los vera­nos de Bil­bao. No por nada, el caci­que­te de Aban­do dice que sin matar toros, no habría Aste Nagu­sia. En cam­bio con toros, barra­cas, deci­be­lios y borra­che­ra… una mara­vi­lla de con­ni­ven­cia, entre alcohol, bru­ta­li­dad y san­gre de toro. O sea, una ver­da­de­ra ver­güen­za nacio­nal. Qué es lo que pasa en los pue­blos como Bil­bao, don­de lle­va­mos cua­ren­ta años votan­do al PNV de Sota, al PSOE de Gon­zá­lez y al PP de Fra­ga. Votos, que no solo votan siglas, par­ti­dos y ban­de­ras… tam­bién dicen tor­tu­ra y san­gre en Vis­ta Muer­te. Don­de como ha escri­to El Roto, «la pla­za esta­rá aba­rro­ta­da… pero no se ve un alma».

Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa

12 de junio de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: