Para qué sirve la Historia (I de III)

Deskargak /​Descargas (23 aldiz/​veces)

[PDF] A4
[PDF] A4
[PDF] A5
[PDF] A5
[PDF] Let­ter
[PDF] Letter
[ePub]
[ePub]
[mobi] Kind­le
[mobi] Kindle

La juven­tud tra­ba­ja­do­ra, ellas sobre todo, mal­vi­ve en una reali­dad incom­pren­si­ble para el poder adul­to, tan­to más en las nacio­nes opri­mi­das. El gaz­tetxe de Hon­da­rri­bia ha pla­nea­do al menos tres char­las-deba­te sobre el tema. El sába­do 25 de mayo dis­cu­ti­re­mos sobre este tex­to y más ade­lan­te sobre sus efec­tos en la juven­tud y, por últi­mo, sobre las pers­pec­ti­vas. La bur­gue­sía fabri­ca una his­to­ria a su medi­da, la de su poder nacio­nal, patriar­cal y adul­to, por lo que es deci­si­vo saber qué es y para qué sir­ve la his­to­ria, y qué pue­de ense­ñar­nos sobre los lími­tes del ins­ti­tu­cio­na­lis­mo. El his­to­ria­dor David Armi­ta­ge sos­tie­ne que:

Des­de la Revo­lu­ción holan­de­sa de los años ochen­ta del siglo XVI has­ta la Revo­lu­ción nor­te­ame­ri­ca­na, y des­de los Esta­dos Uni­dos de 1861 has­ta la Yugos­la­via de 1991, la sece­sión con­du­jo por regla gene­ral a la gue­rra civil. En el inte­rior de un Esta­do, un gru­po, exas­pe­ra­do por lo que con­si­de­ra la repre­sión de su dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción, afir­ma ese dere­cho como una aspi­ra­ción a la inde­pen­den­cia. En res­pues­ta, el Esta­do ya exis­ten­te reafir­ma su dere­cho a la inte­gri­dad terri­to­rial y la auto­ri­dad sobre la tota­li­dad de sus habi­tan­tes y a repri­mir las recla­ma­cio­nes del gru­po con vio­len­cia coer­ci­ti­va. La sece­sión –inten­to de crear un Esta­do nue­vo– lle­va por tan­to a la gue­rra civil; esto es, un con­flic­to arma­do en el seno de un Esta­do esta­ble­ci­do. Por cier­to que ha habi­do sece­sio­nes pací­fi­cas –por ejem­plo la de Norue­ga res­pec­to a Sue­cia en 1905, la de Islan­dia res­pec­to a Dina­mar­ca en 1944, la de Sin­ga­pur res­pec­to a la Fede­ra­ción Mala­ya de 1965 y la de Mon­te­ne­gro res­pec­to a Ser­bia en 2006–, pero son excep­cio­nes. (Las Gue­rras Civi­les, Alian­za Edi­to­rial, Madrid 2018, p. 184.)

Inclu­so aun­que hubie­se habi­do más de cua­tro «sece­sio­nes pací­fi­cas», el pro­ble­ma de fon­do que vamos a deba­tir en la char­la-deba­te de hoy sería el mis­mo: la incom­pa­ti­bi­li­dad entre el dere­cho a la libre auto­de­ter­mi­na­ción –a la inde­pen­den­cia en su sen­ti­do mar­xis­ta– y el dere­cho bur­gués del Esta­do capi­ta­lis­ta. Ambos dere­chos son has­ta tal pun­to incon­ci­lia­bles que, cuan­do cho­can, deci­de la rela­ción de fuer­zas exis­ten­te entre ellos: ven­ce el más fuer­te, el que en el momen­to deci­si­vo ha con­se­gui­do movi­li­zar a su favor más ins­tru­men­tos de pre­sión y de fuer­za sobre el con­tra­rio. Des­de la Anti­güe­dad se ha sabi­do que la capa­ci­dad mili­tar no se mide solo por su poder de des­truc­ción, que pue­de lle­gar a ser deci­si­vo en el momen­to crí­ti­co, sino sobre todo por el con­jun­to de recur­sos inter­ac­ti­vos que doble­gan al con­tra­rio inclu­so antes del posi­ble enfren­ta­mien­to físi­co, recur­sos entre los que des­ta­ca la sub­je­ti­vi­dad, la deci­sión de lucha y de sacri­fi­cio de cada una de las cla­ses, pue­blos o per­so­nas enfren­ta­das.

En este sen­ti­do sería intere­san­te exten­der­nos sobre la efec­ti­vi­dad repre­so­ra e inti­mi­da­do­ra glo­bal de los Esta­dos para des­viar, ago­tar o inte­grar en su lógi­ca de poder a las resis­ten­cias de los pue­blos que opri­me, sin tener que recu­rrir a altos nive­les de repre­sión físi­ca, con­ten­tán­do­se con un astu­to jue­go de palo y zanaho­ria, de coac­ción y con­sen­so, pero lo deja­mos para otro momen­to. Lo real­men­te nece­sa­rio aho­ra es ana­li­zar si las cua­tro excep­cio­nes han sido real­men­te «sece­sio­nes pací­fi­cas» en el sen­ti­do habi­tual, común, de «paz» según la ideo­lo­gía bur­gue­sa de «nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca» basa­da en el escru­pu­lo­so res­pe­to a los dere­chos huma­nos abs­trac­tos, sin exis­tir pre­sio­nes, ame­na­zas y vio­len­cias con­tex­tua­les. Vere­mos que no ha sido así en nin­gu­na de las excep­cio­na­les «sece­sio­nes pací­fi­cas».

Norue­ga tenía muchos dere­chos cua­si-esta­ta­les antes de su inde­pen­den­cia en 1905, inclu­so un peque­ño pero deci­di­do ejér­ci­to pro­pio. Su pujan­te eco­no­mía expor­ta­do­ra intere­sa­ba mucho a Ale­ma­nia y Gran Bre­ta­ña, sobre todo, y su bur­gue­sía poten­te exi­gía ple­na liber­tad de comer­cio inter­na­cio­nal, algo que la más débil Sue­cia le nega­ba por los bene­fi­cios que expo­lia­ba con su mono­po­lio legal. Los ultra­na­cio­na­lis­tas sue­cos pedían la inter­ven­ción de su supe­rior ejér­ci­to, la Casa Real com­pren­dió que ceder era más ren­ta­ble eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y mili­tar­men­te a medio pla­zo vis­ta la fir­me­za y deter­mi­na­ción del pue­blo norue­go y los gran­des apo­yos inter­na­cio­na­les con los que con­ta­ba. La fuer­te izquier­da norue­ga esta­ba deci­di­da a una gue­rra de libe­ra­ción y el sec­tor sue­co menos obtu­so sabía que la fuer­za no se mide nun­ca solo por lo estric­ta­men­te mili­tar sino que es el resul­ta­do de una con­jun­ción de muchos fac­to­res entre los que des­ta­ca el sub­je­ti­vo, la con­cien­cia nacio­nal, que pue­de lle­gar a ser el que incli­ne la balan­za hacia un lado y otro. Ade­más, en el plano inter­na­cio­nal, Sue­cia veía cómo la olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1905 aña­día un inquie­tan­te cli­ma de incer­ti­dum­bre que reco­men­da­ba reser­var fuer­zas mili­ta­res ante posi­bles luchas inter­nas.

Jus­to al ter­mi­nar la gue­rra de 1914–1918, con una Euro­pa des­tro­za­da y con una dura lucha de cla­ses, Dina­mar­ca esta­ba muy gol­pea­da eco­nó­mi­ca­men­te por el férreo blo­queo marí­ti­mo inglés, pese a su neu­tra­li­dad. Su recu­pe­ra­ción fue len­ta: bas­ta saber que en 1925 la pro­duc­ción media euro­pea era toda­vía un 13% menor a la de 1914. Fue en este con­tex­to cuan­do en 1918 Dina­mar­ca nego­ció con Islan­dia una limi­ta­da inde­pen­den­cia en la que ella seguía con­tro­lan­do la defen­sa y las rela­cio­nes exte­rio­res, dos pila­res cen­tra­les de cual­quier inde­pen­den­cia que se pre­cie. Los dane­ses com­pen­sa­ron muy rápi­da­men­te las pocas pér­di­das eco­nó­mi­cas sufri­das al ceder algu­na sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca a Islan­dia, con la inte­gra­ción en 1920 de la rica región de Schles­wig-Hols­tein en Dina­mar­ca.

De todos modos, el gobierno danés man­tu­vo el domi­nio mili­tar y de rela­cio­nes inter­na­cio­na­les sobre Islan­dia duran­te vein­ti­dós años más, jus­to has­ta que Islan­dia fue inde­pen­dien­te de fac­to, auto­má­ti­ca­men­te, en 1940 por la ocu­pa­ción de Dina­mar­ca por los nazis pues el ejér­ci­to, la polí­ti­ca inter­na­cio­nal y el pro­pio Esta­do danés habían deja­do de exis­tir. En 1944, la rena­ci­da Dina­mar­ca no tenía ni fuer­zas ni ganas de vol­ver a ocu­par Islan­dia. Sin las dos gue­rras mun­dia­les, que debi­li­ta­ron a Dina­mar­ca, Islan­dia hubie­ra teni­do mucho más difí­cil su inde­pen­den­cia, y podría con­je­tu­rar­se que tal vez ésta hubie­ra sido impo­si­ble por­que una Dina­mar­ca fuer­te hubie­se segui­do «pro­te­gien­do mili­tar­men­te» a la Isla que tenía un fun­da­men­tal valor geo­es­tra­té­gi­co para el impe­ria­lis­mo duran­te la mal lla­ma­da «gue­rra fría»: un valor tan gran­de que fue el ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano el que «pro­te­gió» Islan­dia des­de 1951 has­ta 2006 con su pode­ro­sa y sofis­ti­ca­da base en Kefla­vik.

Sin­ga­pur era –es– una «ciu­dad esta­do» del impe­ria­lis­mo en Asia, tan­to en lo finan­cie­ro como por su encla­ve mili­tar. Japón lo com­pren­dió y por eso aplas­tó la guar­ni­ción bri­tá­ni­ca en 1942. Los san­grien­tos con­flic­tos inter­ét­ni­cos y las gue­rras de libe­ra­ción en la amplia zona del sud­es­te asiá­ti­co como Bir­ma­nia, Indo­ne­sia, Viet­nam…, urgie­ron al impe­ria­lis­mo a refor­zar Sin­ga­pur median­te su encua­dre en Mala­sia, a la vez que garan­tiz­ba su «paz social» inter­na res­trin­gien­do los dere­chos sin­di­ca­les y demo­crá­ti­cos. Pero el plan falló por los lógi­cos mie­dos de Mala­sia a que aumen­ta­sen los vio­len­tos cho­ques inter­ét­ni­cos –lucha de cla­ses en reali­dad– por el gran poder acu­mu­la­do por la pobla­ción chi­na de Sin­ga­pur, y Occi­den­te deci­dió inde­pen­di­zar­la a la fuer­za para abor­tar poten­cia­les con­flic­tos y ase­gu­rar­se un encla­ve vital. El reco­no­ci­do his­to­ria­dor Josep Fon­ta­na ha escri­to sobre las tor­men­to­sas rela­cio­nes de uni­dad des­de 1963 y pos­te­rior sepa­ra­ción for­za­da entre la «ciu­dad esta­do» de Sin­ga­pur y Mala­sia:

Una unión pro­ble­má­ti­ca por el temor de los mala­yos al peso que podía tener en el con­jun­to de la fede­ra­ción esta enti­dad de mayo­ría étni­ca chi­na y por los con­flic­tos racia­les que se pro­du­je­ron en 1964, lo que expli­ca que el Tun­ku expul­sa­se a Sin­ga­pur de la fede­ra­ción en 1965 y le obli­ga­se a cons­ti­tuir­se como nación inde­pen­dien­te diri­gi­da por ese sin­gu­lar per­so­na­je que es Lee Kuan Yew, pri­mer minis­tro de 1959 a 1990 y algo así como «pri­mer minis­tro emé­ri­to» (minis­ter men­tor) toda­vía hoy: un jefe de gobierno que reci­bió la noti­cia de la inde­pen­den­cia for­za­da, caso úni­co de la his­to­ria del colo­nia­lis­mo, «lamen­tan­do con lágri­mas «este momen­to de ago­nía»» y que ha cons­trui­do un sin­gu­lar ejem­plo de demo­cra­cia auto­ri­ta­ria. (Por el bien del impe­rio, P&P, Bar­ce­lo­na 2013, p. 180.)

La crea­ción del Esta­do de Mon­te­ne­gro fue simul­tá­nea a la crea­ción del Esta­do de Ser­bia, ambos en 2006 tras dar por con­clui­da volun­ta­ria­men­te la fede­ra­ción ser­bio-mon­te­ne­gri­na que man­te­nían des­de 1992, algo pare­ci­do a un divor­cio con­sen­sua­do bajo for­tí­si­mas pre­sio­nes. Con la implo­sión de la URSS, el impe­ria­lis­mo azu­zó las gra­ves cri­sis inter­nas de Yugos­la­via, ace­le­ran­do así el esta­lli­do de sal­va­jes gue­rras que la des­tro­za­ron. El impe­ria­lis­mo nece­si­ta­ba vol­ver a la bal­ca­ni­za­ción reac­cio­na­ria para asen­tar­se estra­té­gi­ca­men­te en el área como una cabe­za de puen­te para ulte­rio­res pre­sio­nes con­tra Rusia. Como en todo el blo­que del Este y en la exURSS, el gra­do de podre­dum­bre de la cas­ta buro­crá­ti­ca que se esta­ba trans­for­man­do rápi­da­men­te en la muy corrup­ta nue­va bur­gue­sía faci­li­ta­ron las estra­te­gias de mani­pu­la­ción y pro­vo­ca­ción del impe­ria­lis­mo. Esta­lla­ron gue­rras, y la OTAN des­tro­zó la Fede­ra­ción en 1999 con bom­bar­deos masi­vos que recor­da­ban la Segun­da Gue­rra Mun­dial, sobre todo con­tra Ser­bia por­que nece­si­ta­ba des­truir la Fede­ra­ción ser­bio-mon­te­ne­gri­na para impo­ner la bal­ca­ni­za­ción. En uno de los bom­bar­deos la OTAN lan­zó misi­les de alta pre­ci­sión con­tra la emba­ja­da de Chi­na Popu­lar en Bel­gra­do, des­tru­yén­do­la par­cial­men­te: un avi­so de lo que ven­dría al cabo de los años…

La Unión Euro­pea ela­bo­ró ese mis­mo año un plan de 2000 a 2006 por el que inyec­ta­ría, bajo con­di­cio­nes, nada menos que 12.000 millo­nes de euros para reac­ti­var todas las eco­no­mías excep­to la de Ser­bia-Mon­te­ne­gro. Aun así, en 2002, ambos paí­ses inten­ta­ron man­te­ner su alian­za. En 2004, Putin comen­za­ba su segun­do man­da­to en Rusia con una polí­ti­ca que cada vez inquie­ta­ba más al impe­ria­lis­mo por­que se nega­ba a humi­llar­se como lo había hecho el borra­cho Yel­tsin. En 2005, la OTAN inten­si­fi­có su avan­ce hacia el este, incum­plien­do las pro­me­sas dadas a un auto derro­ta­do Gor­ba­chov. La Fede­ra­ción ser­bio-mon­te­ne­gri­na tenía acce­so al Adriá­ti­co con la cos­ta de Mon­te­ne­gro, lo que era un peli­gro para la OTAN por­que impo­si­bi­li­ta­ba una asfi­xia total­men­te terres­tre de Ser­bia. Para enton­ces, la mez­cla de mie­do por las gue­rras y ame­na­zas, y de pobre­za por el cer­co eco­nó­mi­co, más las pro­me­sas impe­ria­lis­tas, empe­za­ron a debi­li­tar la deter­mi­na­ción de un sec­tor mon­te­ne­grino: su gobierno orga­ni­zó un refe­rén­dum de auto­de­ter­mi­na­ción.

Hay que recor­dar que en esos mis­mos años de 2004–2005 en Ucra­nia el impe­ria­lis­mo puso en prác­ti­ca la pri­me­ra de las «revo­lu­cio­nes naran­ja», que lue­go inten­tó exten­der a otros sitios, refor­zan­do el poder de la dere­cha neo­fas­cis­ta. En Mon­te­ne­gro fue­ron muy fuer­tes las pre­sio­nes, pro­me­sas y ame­na­zas vela­das de la Unión Euro­pea para que gana­se el sí a la inde­pen­den­cia en junio 2006, como suce­dió. Ser­bia res­pe­tó la volun­tad mon­te­ne­gri­na y ella mis­ma se decla­ró Esta­do sobe­rano sin rela­ción algu­na con la ya extin­ta Fede­ra­ción de 1992–2006. En noviem­bre de 2007 el nue­vo Esta­do de Mon­te­ne­gro, en ejer­ci­cio de su «sobe­ra­nía» vigi­la­da a dis­tan­cia, dio per­mi­so al ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano para que se esta­ble­cie­ra en su terri­to­rio «inde­pen­dien­te», ini­cian­do un pro­ce­so de sumi­sión a pode­res extran­je­ros que se ha vuel­to abso­lu­ta en la mal lla­ma­da «cri­sis de Cri­mea».

Estas son las cua­tro «sece­sio­nes pací­fi­cas» excep­cio­na­les en la his­to­ria, tal cual la pre­sen­ta David Armi­ta­ge. Las hemos con­tex­tua­li­za­do míni­ma­men­te para mos­trar cómo han esta­do siem­pre mar­ca­das por for­tí­si­mas pre­sio­nes múl­ti­ples y extre­mas vio­len­cias físi­cas o psi­co­ló­gi­cas en ellas mis­mas o en su entorno inme­dia­to. Por tan­to, la excep­cio­na­li­dad de estos cua­tro casos es debi­da no a que los Esta­dos domi­nan­tes sufrie­ran un súbi­to ata­que de demo­cra­cia y res­pe­to a los dere­chos de los pue­blos, sino a que sufrie­ron chan­ta­jes, pre­sio­nes y ata­ques de toda índo­le pro­ve­nien­tes de sus con­tex­tos res­pec­ti­vos, lo que uni­do a la mayor o menor movi­li­za­ción de los pue­blos opri­mi­dos, hizo que no tuvie­ran más reme­dio que acep­tar la inde­pen­den­cia de Norue­ga, Islan­dia y Mon­te­ne­gro; mien­tras que en el caso de Sin­ga­pur, fue­ron los temo­res de Mala­sia y los intere­ses de Occi­den­te, los que obli­ga­ron a su cla­se domi­nan­te a acep­tar una inde­pen­den­cia que, en todo caso, esta­ba pro­te­gi­da por las fuer­zas impe­ria­lis­tas, como la de Islan­dia y Mon­te­ne­gro.

Lle­ga­dos a este pun­to, y antes de seguir, es con­ve­nien­te refle­xio­nar sobre qué impor­tan­cia tie­ne la His­to­ria –la que rápi­da­men­te hemos vis­to arri­ba– para nues­tro pre­sen­te y futu­ro. Nos aho­rra­mos un esfuer­zo y a la vez apren­de­mos, si recu­rri­mos a Terry Eagle­ton:

Un escla­vo sabe lo que es, pero cono­cer por qué es un escla­vo supo­ne el pri­mer paso para dejar de ser­lo. Así pues, al des­cri­bir cómo son las cosas, estas teo­rías ofre­cen tam­bién una vía para supe­rar­las y alcan­zar un esta­do más desea­ble. Pasan de expo­ner «cual es» la situa­ción a pro­po­ner «cuál debe­ría ser». Las teo­rías de este tipo hacen posi­ble que los hom­bres y las muje­res se des­cri­ban a sí mis­mos y des­cri­ban sus situa­cio­nes de un modo que con­tro­vier­te tales reali­da­des y que, por con­si­guien­te, les per­mi­te redes­cri­bir­se a sí mis­mos y a sí mis­mas. Hay, en este sen­ti­do, una estre­cha rela­ción entre razón, cono­ci­mien­to y liber­tad. Cier­tos tipos de cono­ci­mien­to son de vital impor­tan­cia para la liber­tad y la feli­ci­dad huma­nas. Y a medi­da que las per­so­nas actúan sobre la base de tales cono­ci­mien­tos, van adqui­rien­do una com­pren­sión más pro­fun­da de los mis­mos, lo que, a su vez, les per­mi­te actuar con­for­me a ellos de mane­ra más efi­caz. Cuan­to más pode­mos com­pren­der, más pode­mos hacer. Pero, a jui­cio de Marx, el tipo de com­pren­sión que real­men­te impor­ta es el que solo pue­de pro­du­cir­se a par­tir de la lucha prác­ti­ca. (Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2011, p. 141.)

La His­to­ria, es decir la crí­ti­ca, es deci­si­va para la feli­ci­dad y la liber­tad huma­nas por­que des­cu­bre los lími­tes de nues­tra reac­cio­na­ria igno­ran­cia o nues­tra creen­cia ilu­sa y por­que, a la vez y si es real­men­te crí­ti­ca, nos ofre­ce pau­tas que nos ayu­dan a ser más libres y feli­ces si las apli­ca­mos de mane­ra crea­ti­vaauto­crí­ti­ca en nues­tras luchas. Por ejem­plo, des­pués de lo vis­to has­ta aho­ra y estu­dian­do las con­tra­dic­cio­nes en su gra­do actual y pre­vi­si­ble de anta­go­nis­mo ¿pode­mos creer en la fac­ti­bi­li­dad de una tran­si­ción pací­fi­ca a la inde­pen­den­cia y al socia­lis­mo res­pe­tan­do con obe­dien­cia perru­na las leyes del capi­tal, de la Unión Euro­pea y de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés?

Si bus­ca­mos un poco, a cada ins­tan­te que trans­cu­rre acce­de­mos a noti­cias, infor­mes y estu­dios sobre la reali­dad que, con­ve­nien­te­men­te deba­ti­dos, nos abren pers­pec­ti­vas impor­tan­tes. Vea­mos unos pocos de los más recien­tes:

Según el FMI el cos­to que la gue­rra comer­cial que Esta­dos Uni­dos endu­re­ce con­tra Chi­na Popu­lar es de 0,5 pun­tos anua­les del PIB mun­dial; aho­ra bien, y sin enjui­ciar este dato, el cos­to es y será mayor por­que la agre­sión se inten­si­fi­ca y ade­más ya se extien­de con­tra otras eco­no­mías, como la rusa, la ira­ní, la vene­zo­la­na, la cuba­na… e inclu­so ame­na­za a Ale­ma­nia y a paí­ses euro­peos. En una coyun­tu­ra de des­ace­le­ra­ción mun­dial que se inser­ta en el con­tex­to de cri­sis ini­cia­do en 2007, los efec­tos del expan­sio­nis­mo yan­qui pue­den lle­gar a ser demo­le­do­res, sobre todo sabien­do que las vein­ti­seis per­so­nas que tie­nen la rique­za de 3.800 millo­nes de seres huma­nos come­te­rán las peo­res atro­ci­da­des para man­te­ner y mul­ti­pli­car sus pro­pie­da­des. Así, por ejem­plo, la trans­na­cio­nal Ford va a echar al des­em­pleo al 10% de su plan­ti­lla, 7.000 per­so­nas; el fon­do bui­tre nor­te­ame­ri­cano Blacks­to­ne ya tie­ne cer­ca de 30.000 vivien­das en alqui­ler en el Esta­do espa­ñol, lo que sig­ni­fi­ca que pue­de desahu­ciar impu­ne­men­te a 30.000 fami­lias cuan­do quie­ra para mul­ti­pli­car sus bene­fi­cios.

En Nues­tra­mé­ri­ca, cua­ren­ta ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras en die­ci­sie­te paí­ses han con­ge­la­do 5.470 millo­nes de dóla­res de Vene­zue­la, país que ha sufri­do 40.000 muer­tes pro­vo­ca­das des­de que Esta­dos Uni­dos endu­re­ció su asfi­xia sani­ta­ria, tecno-eco­nó­mi­ca, finan­cie­ra, ener­gé­ti­ca, mili­tar… des­de 2017, según el rigu­ro­so estu­dio de una Fun­da­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Cuan­ti­fi­ca­ción que no inclu­ye los ase­si­na­tos cau­sa­dos por el neo­fas­cis­mo y la extre­ma dere­cha gol­pis­ta que actúa a las órde­nes yan­quis. La dic­ta­du­ra hon­du­re­ña, que des­de 2009 ase­si­na median­te goteo selec­to, expul­sa a las 25 cuba­nas y cuba­nos inter­na­cio­na­lis­tas de la sani­dad popu­lar y acep­ta la inva­sión legal de 1.000 exper­tos israe­líes en con­tra­in­sur­gen­cia. Con la ayu­da bri­tá­ni­ca, Israel pene­tra en Argen­ti­na des­de fina­les de 2017, y ella sola o con la ayu­da impe­ria­lis­ta extien­de sus ten­tácu­los por Para­guay, Colom­bia, Bra­sil… En Orien­te Medio, Israel –poten­cia nuclear– bom­bar­dea Siria siem­pre que pue­de, ayu­da a masa­crar el Yemen, nego­cia con la dic­ta­du­ra patriar­cal de Ara­bia Sau­dí que quie­re tener sus bom­bas nuclea­res, y ade­más de ase­si­nar y tor­tu­rar pales­ti­nas y pales­ti­nos casi a dia­rio, se pre­pa­ra para des­truir Irán y Líbano, si le dejan.

Por su par­te, la Unión Euro­pea avan­za en la crea­ción de un euro ejér­ci­to para defen­der a la bur­gue­sía den­tro de la Unión Euro­pea y for­ta­le­cer el euro­im­pe­ria­lis­mo, lo que le está supo­nien­do más roces con Esta­dos Uni­dos que se nie­ga a con­ce­der cier­ta auto­no­mía cien­tí­fi­co-mili­tar a Euro­pa. Pare­ce que Ale­ma­nia ha logra­do salir lige­ra­men­te del parón eco­nó­mi­co que había teni­do, pero el Bre­xit aña­de incer­ti­dum­bres que se suman a los efec­tos de las ame­na­zas de Esta­dos Uni­dos de impo­ner aran­ce­les a la Unión Euro­pea. La dere­cha ale­ma­na, que domi­na en la Unión Euro­pea, no quie­re enfren­tar­se con el neo-nazis­mo que pene­tra en la buro­cra­cia del Esta­do y del ejér­ci­to, de modo que la ideo­lo­gía que cimen­ta sus pro­me­sas para estas elec­cio­nes euro­peas del 26 de mayo hace silen­cio­sas con­ce­sio­nes al racis­mo y al auto­ri­ta­ris­mo.

Esta­dos Uni­dos pre­sio­na para que se acer­quen las extre­mas dere­chas euro­peas en lo estra­té­gi­co, como paso nece­sa­rio para refor­zar el poder yan­qui en la Unión Euro­pea: el Pen­tá­gono y Ucra­nia sope­san crear bases nava­les en el Mar Negro para ame­na­zar a Rusia, a la vez que rear­ma e ins­ta­la mor­tí­fe­ros cohe­tes que pue­den ser nuclea­res en fron­te­ras de estos paí­ses con Bie­lo­rru­sia y Rusia, jus­to cuan­do el gas­to mun­dial en armas es el más alto de la his­to­ria y nun­ca antes hemos esta­do tan cer­ca del holo­caus­to nuclear. En Asia, Japón ha roto con su anti­mi­li­ta­ris­mo ofi­cial des­de 1945 y desa­rro­lla un poten­te ejér­ci­to refor­za­do con una ideo­lo­gía mili­ta­ris­ta que recu­pe­ra los valo­res de la supe­rio­ri­dad racial nipo­na, valo­res que ver­te­bra­ron su ideo­lo­gía impe­ria­lis­ta des­de fina­les del siglo XIX. No hace fal­ta decir que Chi­na Popu­lar, Corea del Nor­te y Rusia son los obje­ti­vos prio­ri­ta­rios de ese rear­me aplau­di­do por el Pen­tá­gono y los secun­da­rios: Viet­nam y el del­ta del Mekong. En la India las ten­sio­nes polí­ti­co-reli­gio­sas y la lucha de cla­ses, que van uni­das, pro­pi­cian tan­to el ascen­so del con­ser­va­du­ris­mo hin­dú más vio­len­to impul­sa­do por el gobierno, como la masi­fi­ca­ción de la lucha de cla­ses inter­na, lo que a su vez recru­de­ce las gue­rras loca­les con Pakis­tán, que, como la India, tie­ne armas nuclea­res.

La vida está sien­do devo­ra­da por el capi­ta­lis­mo median­te dos for­mas de uni­dad. Una, la pri­me­ra fuen­te de ganan­cias del capi­ta­lis­mo y de esos vein­ti­seis hom­bres más ricos del pla­ne­ta es la sobre­ex­plo­ta­ción sexo-eco­nó­mi­ca, afec­ti­va, edu­ca­cio­nal, de cui­da­dos, etc., de los varios miles de millo­nes de muje­res tra­ba­ja­do­ras empo­bre­ci­das. La «indus­tria de la vagi­na» y la tra­ta de muje­res es uno de los escla­vis­mos más ren­ta­bles a la vez que un efec­ti­vo sis­te­ma de infor­ma­ción poli­cial, de nar­co­ca­pi­ta­lis­mo, de empo­bre­ci­mien­to por el impe­ria­lis­mo sexual y de gen­tri­fi­ca­ción con­tra las barria­das popu­la­res que se resis­ten a la omní­vo­ra indus­tria del turis­mo. El Esta­do nor­te­ame­ri­cano de Ala­ba­ma prohí­be el abor­to inclu­so en casos de vio­la­ción e inces­to, y la dere­cha yan­qui jalea seme­jan­te inhu­ma­ni­dad. En el Esta­do espa­ñol en los cua­tro pri­me­ros meses de 2019 se ha dupli­ca­do el femi­ni­ci­dio sufri­do en todo el año 2018.

La otra for­ma de des­truir la vida, inse­pa­ra­ble de la ante­rior, es mer­can­ti­li­zan­do la Natu­ra­le­za: una super­fi­cie de tie­rra cul­ti­va­ble equi­va­len­te a un cam­po de fut­bol se ero­sio­na cada cin­co segun­dos, mien­tras que tar­da 1.000 años en cre­cer un cen­tí­me­tro; nun­ca ha habi­do tan­tos gases inver­na­de­ros en la his­to­ria de la Tie­rra y no ha lle­ga­do a los cin­co meses cuan­do la Unión Euro­pea ha con­su­mi­dos los recur­sos dis­po­ni­bles para un año… y es tal el poder de la indus­tria de la ali­men­ta­ción quí­mi­ca­men­te tra­ta­da que, según la OMS, 5.000 millo­nes de per­so­nas, más de dos ter­cios de la pobla­ción mun­dial, están –esta­mos– en ries­go por las gra­sas trans. Mon­san­to, la trans­na­cio­nal del cán­cer, tie­ne que hacer fren­te ya a 13.400 deman­das solo en Esta­dos Uni­dos lo que pue­de ter­mi­nar arrui­nan­do al gigan­te Bayer, pode­ro­sí­si­ma cor­po­ra­ción de la far­main­dus­tria con sinies­tra his­to­ria que se enri­que­ció con el nazis­mo. Los nive­les actua­les de con­ta­mi­na­ción redu­cen en vein­te meses la dura­ción de la vida de las y los recién naci­dos.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 23 de mayo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

One Response

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: