Víc­ti­mas mor­ta­les de la cár­cel

Des­kar­gak /​Des­car­gas (360 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

La Aso­cia­cion de Fun­cio­na­rios de Pri­sio­nes Uni­dos, hacen públi­co y denun­cian a tra­vés de «Necro­ló­gi­cas SOS­pri­sio­nes» qué, des­de el 1 de diciem­bre de 2018 has­ta el 14 de abril, en tan solo cua­tro meses, 69 per­so­nas han «falle­ci­do» en las cár­ce­les espa­ño­las. Este san­gran­te, ocul­ta­do y gra­ve goteo de muer­tes den­tro de las cár­ce­les es mayo­ri­ta­ria­men­te de per­so­nas jóve­nes que mue­ren por moti­vos no natu­ra­les, muchas en ais­la­mien­to. Reco­gen la maca­bra des­crip­ción de los méto­dos fina­les que han des­en­ca­de­na­do estas muer­tes: sui­ci­dios, ahor­ca­mien­tos, inges­ta de fár­ma­cos o «inges­ta de pilas» o supues­tas sobre­do­sis. Nada más y nada menos que una per­so­na muer­ta cada dos días. No sabe­mos a qué intere­ses res­pon­de ésta denun­cia, pero nos ale­gra­mos de que el fun­cio­na­ria­do de pri­sio­nes, se ocu­pe de hacer visi­bles estas muer­tes, más allá de sus rei­vin­di­ca­cio­nes labo­ra­les.

La buro-repre­sión es una for­ma de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal que ope­ra con dis­po­si­ti­vos admi­nis­tra­ti­vos cuyo resul­ta­do final pro­vo­ca que, per­so­nas pri­va­das de liber­tad bajo cus­to­dia estric­ta de la admi­nis­tra­ción, y por tan­to, quien tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad sobre sus vidas, para­dó­ji­ca­men­te pier­dan la vida sin ver­du­gos apa­ren­tes en ins­ti­tu­cio­nes del esta­do. Es decir, lo que pode­mos deno­mi­nar, median­te la apli­ca­ción extra-judi­cial de la «pena de muer­te», la omi­sión del deber de soco­rro e inclu­so la nega­ción de la víc­ti­ma.

Efec­ti­va­men­te duran­te hace dema­sia­do tiem­po, son miles las per­so­nas que han muer­to, mue­ren y mori­rán den­tro de la cár­cel o, nada más ser excar­ce­la­das, para que mue­ran fue­ra y no engor­den aún más las desor­bi­tan­tes tasas de muer­tes en las pri­sio­nes espa­ño­las. Según los datos de los que dis­po­ne­mos, la mayo­ría de fuen­tes ofi­cia­les, en los últi­mos cua­ren­ta años, más de 15.000. Tal y como hemos veni­do denun­cian­do, muchas de ellas en con­di­cio­nes de ais­la­mien­to y deses­pe­ra­ción, la mayo­ría por moti­vos no natu­ra­les. Ade­más, son sobre todo muer­tes de per­so­nas jóve­nes, de per­so­nas enfer­mas y, en su prác­ti­ca tota­li­dad, muer­tes no inves­ti­ga­das por las auto­ri­da­des polí­ti­cas, admi­nis­tra­ti­vas o judi­cia­les.

Tras estas muer­tes exis­ten cró­ni­cas y rela­tos encu­bier­tos que tie­nen un deno­mi­na­dor común: haber sido pro­vo­ca­das por la desidia buro­crá­ti­ca, la des­aten­ción sani­ta­ria, el retra­so en su hos­pi­ta­li­za­ción o excar­ce­la­ción, en una inter­ven­ción qui­rúr­gi­ca o en la apli­ca­ción de un tra­ta­mien­to médi­co espe­cia­li­za­do, así como la inco­rrec­ta apli­ca­ción de los pro­to­co­los ante enfer­me­da­des infec­to con­ta­gio­sas, pro­ble­mas de enfer­me­dad men­tal que pro­vo­ca la pri­sio­ni­za­ción, o en los casos de ries­go de sui­ci­dio ante la deses­pe­ra­ción que pro­vo­ca el encie­rro.

Mien­tras, algu­nos cele­bres y mal­pa­ra­dos fami­lia­res de las víc­ti­mas de deli­tos mediá­ti­cos se auto-otor­gan la repre­sen­ta­ción de las pre­sun­tas víc­ti­mas del mun­do ente­ro. Piden ávi­dos de ven­gan­za y empa­pa­dos de resen­ti­mien­to, cuan­do no, abdu­ci­dos por intere­ses espu­rios aje­mos total­men­te a un deseo de repa­ra­ción, la apli­ca­ción de la pri­sión per­ma­nen­te y su amplia­ción a nue­vos supues­tos, para los auto­res últi­mos de bar­ba­ri­da­des que jamás se pre­vie­nen, tra­tan y erra­di­can recu­rrien­do a la pri­sión, y al final, se con­vier­ten en lo mis­mo que quie­nes per­pe­tra­ron esos exe­cra­bles actos. Pare­ce ser que las víc­ti­mas de la cár­cel y sus fami­lia­res, es decir, de la buro-repre­sión esta­tal son víc­ti­mas de segun­da cla­se a las que se pue­de igno­rar, nin­gu­near y negar en rela­ción con las víc­ti­mas de hechos delic­ti­vos que se dan fue­ra de la esfe­ra ins­ti­tu­cio­nal y que no dejan de ser repu­dia­bles.

Bas­ta ya de hipo­cre­sía. El dine­ro y el odio no pue­den gober­nar nues­tras vidas. Para comen­zar a edi­fi­car un sis­te­ma de jus­ti­cia que se fun­da­men­te en la pre­ven­ción y lucha con­tra la cri­mi­na­li­dad pode­mos comen­zar res­pon­dien­do a pre­gun­tas fun­da­men­ta­les que, por des­gra­cia, el dis­cur­so y la prác­ti­ca cri­mi­no­ló­gi­ca ofi­cial, que viven y se lucran gra­cias a su visión y ges­tión del deli­to, se dedi­can a ocul­tar:

¿Por qué en pri­sión están los auto­res últi­mos de pre­sun­tos hechos delic­ti­vos a los que otros indu­je­ron o pro­vo­ca­ron, están fun­da­men­tal­men­te chi­vos expia­to­rios o cabe­zas de tur­co? ¿Por qué las poli­cías se dedi­can casi siem­pre a per­se­guir a los auto­res de deli­tos comu­nes y no a inves­ti­gar los deli­tos mayo­res que solo excep­cio­nal­men­te son per­ci­bi­dos, pro­ce­sa­dos y pena­li­za­dos? ¿Por qué intere­sa poten­ciar la indus­tria car­ce­la­ria que nos cues­ta 30 mil euros anua­les por pla­za de la que vivi­mos muchas empre­sas y par­ti­cu­la­res a cos­ta de ence­rrar y aban­do­nar, cuan­do no exter­mi­nar a per­so­nas exclui­das?, etcé­te­ra.

Dema­sia­das pre­gun­tas sin plan­tear que pro­vo­can el que la cri­mi­na­li­dad real y con mayús­cu­las, hayan con­ver­ti­do nues­tras socie­da­des en estruc­tu­ra que con­ni­ven y se repro­du­cen gra­cias al ile­ga­lis­mo y a la impu­ni­dad fren­te al deli­to ampa­ra­da por la inexis­ten­te la segu­ri­dad jurí­di­ca. Si somos inca­pa­ces tan siquie­ra de garan­ti­zar el dere­cho a la vida de per­so­nas que están bajo cus­to­dia del esta­do ¿cómo vamos a garan­ti­zar los dere­chos fun­da­men­ta­les del res­to de la ciu­da­da­nía?

Resul­ta fun­da­men­tal coor­di­nar­se para obli­gar al Esta­do a que inves­ti­ga­se, para tra­tar de dete­ner este geno­ci­dio car­ce­la­rio, des­en­te­rrar, abrir pro­ce­sos judi­cia­les, así como coor­di­nar los inter­pues­tos a lo lar­go y ancho del esta­do por algu­nas de las fami­lias de las víc­ti­mas. Es una tarea urgen­te y prio­ri­ta­ria en el áni­mo de hacer visi­bles los crí­me­nes de esta­do, escla­re­cer res­pon­sa­bi­li­da­des, esta­ble­cer dis­po­si­ti­vos para que esto no ocu­rra y, sobre todo, brin­dar apo­yo psi­co­so­cial a éstas miles de víc­ti­mas de la vio­len­cia ejer­ci­da por el esta­do que no solo no son reco­no­ci­das, sino que son igno­ra­das cuan­do no cri­mi­na­li­za­das.

Ade­más, tan urgen­te y nece­sa­rio es crear un mode­lo de segu­ri­dad públi­ca y de pre­ven­ción y lucha con­tra el deli­to que no se rija por cri­te­rios cla­sis­tas, racis­tas y sexis­tas. No nos olvi­de­mos que uno de los prin­ci­pa­les impe­di­men­tos para garan­ti­zar la segu­ri­dad, y com­ba­tir la delin­cuen­cia, es el pro­pio sis­te­ma poli­cial y penal cuya fun­ción es garan­ti­zar la segu­ri­dad del esta­do y de las éli­tes de poder que lo con­tro­lan y no la segu­ri­dad de las per­so­nas.

César Man­za­nos Bil­bao, Pro­fe­sor en la EHU/​UPV. Espe­cia­lis­ta en socio­lo­gía del deli­to, repre­sen­tan­te de Salha­ke­ta de Ala­va

16 de abril de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *