Víctimas mortales de la cárcel

Deskargak /​Descargas (12 aldiz/​veces)

[PDF] A4
[PDF] A4
[PDF] A5
[PDF] A5
[PDF] Let­ter
[PDF] Letter
[ePub]
[ePub]
[mobi] Kind­le
[mobi] Kindle

La Aso­cia­cion de Fun­cio­na­rios de Pri­sio­nes Uni­dos, hacen públi­co y denun­cian a tra­vés de «Necro­ló­gi­cas SOS­pri­sio­nes» qué, des­de el 1 de diciem­bre de 2018 has­ta el 14 de abril, en tan solo cua­tro meses, 69 per­so­nas han «falle­ci­do» en las cár­ce­les espa­ño­las. Este san­gran­te, ocul­ta­do y gra­ve goteo de muer­tes den­tro de las cár­ce­les es mayo­ri­ta­ria­men­te de per­so­nas jóve­nes que mue­ren por moti­vos no natu­ra­les, muchas en ais­la­mien­to. Reco­gen la maca­bra des­crip­ción de los méto­dos fina­les que han des­en­ca­de­na­do estas muer­tes: sui­ci­dios, ahor­ca­mien­tos, inges­ta de fár­ma­cos o «inges­ta de pilas» o supues­tas sobre­do­sis. Nada más y nada menos que una per­so­na muer­ta cada dos días. No sabe­mos a qué intere­ses res­pon­de ésta denun­cia, pero nos ale­gra­mos de que el fun­cio­na­ria­do de pri­sio­nes, se ocu­pe de hacer visi­bles estas muer­tes, más allá de sus reivin­di­ca­cio­nes labo­ra­les.

La buro-repre­sión es una for­ma de vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal que ope­ra con dis­po­si­ti­vos admi­nis­tra­ti­vos cuyo resul­ta­do final pro­vo­ca que, per­so­nas pri­va­das de liber­tad bajo cus­to­dia estric­ta de la admi­nis­tra­ción, y por tan­to, quien tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad sobre sus vidas, para­dó­ji­ca­men­te pier­dan la vida sin ver­du­gos apa­ren­tes en ins­ti­tu­cio­nes del esta­do. Es decir, lo que pode­mos deno­mi­nar, median­te la apli­ca­ción extra-judi­cial de la «pena de muer­te», la omi­sión del deber de soco­rro e inclu­so la nega­ción de la víc­ti­ma.

Efec­ti­va­men­te duran­te hace dema­sia­do tiem­po, son miles las per­so­nas que han muer­to, mue­ren y mori­rán den­tro de la cár­cel o, nada más ser excar­ce­la­das, para que mue­ran fue­ra y no engor­den aún más las desor­bi­tan­tes tasas de muer­tes en las pri­sio­nes espa­ño­las. Según los datos de los que dis­po­ne­mos, la mayo­ría de fuen­tes ofi­cia­les, en los últi­mos cua­ren­ta años, más de 15.000. Tal y como hemos veni­do denun­cian­do, muchas de ellas en con­di­cio­nes de ais­la­mien­to y deses­pe­ra­ción, la mayo­ría por moti­vos no natu­ra­les. Ade­más, son sobre todo muer­tes de per­so­nas jóve­nes, de per­so­nas enfer­mas y, en su prác­ti­ca tota­li­dad, muer­tes no inves­ti­ga­das por las auto­ri­da­des polí­ti­cas, admi­nis­tra­ti­vas o judi­cia­les.

Tras estas muer­tes exis­ten cró­ni­cas y rela­tos encu­bier­tos que tie­nen un deno­mi­na­dor común: haber sido pro­vo­ca­das por la desidia buro­crá­ti­ca, la des­aten­ción sani­ta­ria, el retra­so en su hos­pi­ta­li­za­ción o excar­ce­la­ción, en una inter­ven­ción qui­rúr­gi­ca o en la apli­ca­ción de un tra­ta­mien­to médi­co espe­cia­li­za­do, así como la inco­rrec­ta apli­ca­ción de los pro­to­co­los ante enfer­me­da­des infec­to con­ta­gio­sas, pro­ble­mas de enfer­me­dad men­tal que pro­vo­ca la pri­sio­ni­za­ción, o en los casos de ries­go de sui­ci­dio ante la deses­pe­ra­ción que pro­vo­ca el encie­rro.

Mien­tras, algu­nos cele­bres y mal­pa­ra­dos fami­lia­res de las víc­ti­mas de deli­tos mediá­ti­cos se auto-otor­gan la repre­sen­ta­ción de las pre­sun­tas víc­ti­mas del mun­do ente­ro. Piden ávi­dos de ven­gan­za y empa­pa­dos de resen­ti­mien­to, cuan­do no, abdu­ci­dos por intere­ses espu­rios aje­mos total­men­te a un deseo de repa­ra­ción, la apli­ca­ción de la pri­sión per­ma­nen­te y su amplia­ción a nue­vos supues­tos, para los auto­res últi­mos de bar­ba­ri­da­des que jamás se pre­vie­nen, tra­tan y erra­di­can recu­rrien­do a la pri­sión, y al final, se con­vier­ten en lo mis­mo que quie­nes per­pe­tra­ron esos exe­cra­bles actos. Pare­ce ser que las víc­ti­mas de la cár­cel y sus fami­lia­res, es decir, de la buro-repre­sión esta­tal son víc­ti­mas de segun­da cla­se a las que se pue­de igno­rar, nin­gu­near y negar en rela­ción con las víc­ti­mas de hechos delic­ti­vos que se dan fue­ra de la esfe­ra ins­ti­tu­cio­nal y que no dejan de ser repu­dia­bles.

Bas­ta ya de hipo­cre­sía. El dine­ro y el odio no pue­den gober­nar nues­tras vidas. Para comen­zar a edi­fi­car un sis­te­ma de jus­ti­cia que se fun­da­men­te en la pre­ven­ción y lucha con­tra la cri­mi­na­li­dad pode­mos comen­zar res­pon­dien­do a pre­gun­tas fun­da­men­ta­les que, por des­gra­cia, el dis­cur­so y la prác­ti­ca cri­mi­no­ló­gi­ca ofi­cial, que viven y se lucran gra­cias a su visión y ges­tión del deli­to, se dedi­can a ocul­tar:

¿Por qué en pri­sión están los auto­res últi­mos de pre­sun­tos hechos delic­ti­vos a los que otros indu­je­ron o pro­vo­ca­ron, están fun­da­men­tal­men­te chi­vos expia­to­rios o cabe­zas de tur­co? ¿Por qué las poli­cías se dedi­can casi siem­pre a per­se­guir a los auto­res de deli­tos comu­nes y no a inves­ti­gar los deli­tos mayo­res que solo excep­cio­nal­men­te son per­ci­bi­dos, pro­ce­sa­dos y pena­li­za­dos? ¿Por qué intere­sa poten­ciar la indus­tria car­ce­la­ria que nos cues­ta 30 mil euros anua­les por pla­za de la que vivi­mos muchas empre­sas y par­ti­cu­la­res a cos­ta de ence­rrar y aban­do­nar, cuan­do no exter­mi­nar a per­so­nas exclui­das?, etcé­te­ra.

Dema­sia­das pre­gun­tas sin plan­tear que pro­vo­can el que la cri­mi­na­li­dad real y con mayús­cu­las, hayan con­ver­ti­do nues­tras socie­da­des en estruc­tu­ra que con­ni­ven y se repro­du­cen gra­cias al ile­ga­lis­mo y a la impu­ni­dad fren­te al deli­to ampa­ra­da por la inexis­ten­te la segu­ri­dad jurí­di­ca. Si somos inca­pa­ces tan siquie­ra de garan­ti­zar el dere­cho a la vida de per­so­nas que están bajo cus­to­dia del esta­do ¿cómo vamos a garan­ti­zar los dere­chos fun­da­men­ta­les del res­to de la ciu­da­da­nía?

Resul­ta fun­da­men­tal coor­di­nar­se para obli­gar al Esta­do a que inves­ti­ga­se, para tra­tar de dete­ner este geno­ci­dio car­ce­la­rio, des­en­te­rrar, abrir pro­ce­sos judi­cia­les, así como coor­di­nar los inter­pues­tos a lo lar­go y ancho del esta­do por algu­nas de las fami­lias de las víc­ti­mas. Es una tarea urgen­te y prio­ri­ta­ria en el áni­mo de hacer visi­bles los crí­me­nes de esta­do, escla­re­cer res­pon­sa­bi­li­da­des, esta­ble­cer dis­po­si­ti­vos para que esto no ocu­rra y, sobre todo, brin­dar apo­yo psi­co­so­cial a éstas miles de víc­ti­mas de la vio­len­cia ejer­ci­da por el esta­do que no solo no son reco­no­ci­das, sino que son igno­ra­das cuan­do no cri­mi­na­li­za­das.

Ade­más, tan urgen­te y nece­sa­rio es crear un mode­lo de segu­ri­dad públi­ca y de pre­ven­ción y lucha con­tra el deli­to que no se rija por cri­te­rios cla­sis­tas, racis­tas y sexis­tas. No nos olvi­de­mos que uno de los prin­ci­pa­les impe­di­men­tos para garan­ti­zar la segu­ri­dad, y com­ba­tir la delin­cuen­cia, es el pro­pio sis­te­ma poli­cial y penal cuya fun­ción es garan­ti­zar la segu­ri­dad del esta­do y de las éli­tes de poder que lo con­tro­lan y no la segu­ri­dad de las per­so­nas.

César Man­za­nos Bil­bao, Pro­fe­sor en la EHU/​UPV. Espe­cia­lis­ta en socio­lo­gía del deli­to, repre­sen­tan­te de Sal­ha­ke­ta de Ala­va

16 de abril de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: