Oku­par dere­chos tor­ci­dos

Des­kar­gak /​Des­car­gas (490 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

Hemos apren­di­do del dis­cur­so sim­bó­li­co de los «dere­chos huma­nos» y de los «dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les», que nos sir­ven para iden­ti­fi­car aque­llo a lo que «no hay dere­cho». En el caso del dere­cho a la vivien­da, lec­ción apren­di­da es que «no hay dere­cho» a que haya quien acu­mu­le dece­nas de miles de pisos, lon­jas y edi­fi­cios vacíos, debi­do a intere­ses espe­cu­la­ti­vos, mien­tras hay incal­cu­la­ble can­ti­dad de per­so­nas y fami­lias pri­va­das de éste dere­cho.

Des­de aquí se expli­ca la legi­ti­mi­dad de la oku­pa­ción, y se entien­de el por­qué de las polí­ti­cas que sata­ni­zan y cri­mi­na­li­zan a quie­nes ocu­pan y cues­tio­nan la sacro-san­ta pro­pie­dad pri­va­da. Las empre­sas mediá­ti­cas, en sus agen­das pac­ta­das han con­ver­ti­do la oku­pa­ción en el enemi­go núme­ro uno de la segu­ri­dad. Des­plie­gan una sucia pro­pa­gan­da que iden­ti­fi­can a quie­nes lo pro­ta­go­ni­zan con la esco­ria social y, ampa­ran el nego­cio de «la lucha ciu­da­da­na con­tra la oku­pa­ción» aus­pi­cian­do leyes, pla­ta­for­mas y empre­sas anti-oku­pas.

Mien­tras, en su agen­da, se han pues­to de acuer­do para ocul­tar los desahu­cios de fami­lias que los ban­cos, con la con­ni­ven­cia del esta­do eje­cu­tan a dia­rio. Tam­bién han pac­ta­do ocul­tar el geno­ci­dio pro­vo­ca­do por la pri­va­ción del dere­cho a la vivien­da que oca­sio­na infi­ni­dad de sui­ci­dios ante la deses­pe­ra­ción de ver­se en la calle.

Pero por suer­te, esta repre­sión de las luchas que supo­nen hacer efec­ti­vos por par­te de la pobla­ción aque­llos dere­chos de los que se nos pri­va, no pue­de parar la capa­ci­dad espon­tá­nea y orga­ni­za­da que las per­so­nas, fami­lias y colec­ti­vos tene­mos para rei­vin­di­car y con­ver­tir en reales los dere­chos que nos arre­ba­tan.

Por eso es tan impor­tan­te poten­ciar ini­cia­ti­vas de coor­di­na­ción y auto-orga­ni­za­ción des­ti­na­das a luchar con­tra la exclu­sión resi­den­cial des­de la soli­da­ri­dad con las per­so­nas y fami­lias afec­ta­das y, des­de el des­en­mas­ca­ra­mien­to de unas admi­nis­tra­cio­nes loca­les, terri­to­ria­les, auto­nó­mi­cas y cen­tra­les que están al ser­vi­cio de las enti­da­des finan­cie­ras y de los pro­pie­ta­rios que nos pri­van del dere­cho a techo.

César Man­zano Bil­bao, Sozio­lo­gia eta Gizar­te Lan­gin­tza Saila/​Departamento de Socio­lo­gía y Tra­ba­jo Social

14 de mayo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *