Car­ta abier­ta a Iván Már­quez, Joa­quín Gómez y demás com­pa­ñe­ros que los acom­pa­ñan

Des­kar­gak /​Des­car­gas (472 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

La pala­bra disi­den­te vie­ne del ver­bo latino dis­si­de­re» que se pue­de tra­du­cir como sen­tar­se lejos, pero que moder­na­men­te ha toma­do varios y com­ple­jos sig­ni­fi­ca­dos tan­to indi­vi­dua­les como colec­ti­vos, tales como: Estar sepa­ra­do, dis­cre­par, ale­jar­se, dis­gre­gar, dis­tan­ciar­se, aban­do­nar, des­pren­der­se de un cri­te­rio, de una opi­nión, de una orga­ni­za­ción o de una creen­cia. Es usa­do como sus­tan­ti­vo apli­ca­do a per­so­nas, o colec­ti­vi­da­des. Se usó ini­cial­men­te en Ingla­te­rra medioe­val como una pala­bra peyo­ra­ti­va y estig­ma­ti­zas­te para aque­llas per­so­nas que no admi­tie­ron la reli­gión ofi­cial angli­ca­na y pos­te­rior­men­te ya en el siglo XX, se des­en­te­rró del voca­bu­la­rio añe­jo con un carác­ter emi­nen­te­men­te polí­ti­co e ideo­ló­gi­co que con la mis­ma inten­ción estig­ma­ti­zar­te y peyo­ra­ti­va se usó con­tra la Unión Sovié­ti­ca y cual­quier país socia­lis­ta para englo­bar en una sola pala­bra a cual­quier adver­sa­rio indi­vi­dual o colec­ti­vo del socia­lis­mo, fue­ra euro­peo, asiá­ti­co o lati­no­ame­ri­cano. Su uso moderno tie­ne pues, ori­gen en el anti­co­mu­nis­mo.

De ahí, dado el carác­ter colo­ni­za­do y anti­co­mu­nis­ta de la cien­cias socia­les y de la polí­ti­ca en Colom­bia, a fina­les del pro­ce­so de paz entre el Esta­do colom­biano y la gue­rri­lla de la Farc-EP, cuan­do un gru­po de gue­rri­lle­ros de esa orga­ni­za­ción no estu­vo de acuer­do con las orien­ta­cio­nes de sus coman­dan­tes, las que final­men­te se impu­sie­ron como par­te del Acuer­do de noviem­bre de 2016, y se regre­sa­ron a con­ti­nuar la lucha arma­da ori­gi­na­ria, todos los apa­ra­tos con­tra­in­sur­gen­tes del Esta­do los estig­ma­ti­za­ron, demo­ni­za­ron y cata­lo­ga­ron de inme­dia­to como «disi­den­tes» ile­ga­les y mons­truo­sos cri­mi­na­les; y así nacie­ron las Farc-Disi­den­tes. El eje estra­té­gi­co esen­cial por la lega­li­dad y la legi­ti­mi­dad que estu­vo detrás de la lar­ga lucha con­tra­in­sur­gen­te (tan­to mili­tar como polí­ti­ca) para des­po­jar de esos dos atri­bu­tos a las insur­gen­cias, había obte­ni­do una nue­va vic­to­ria.

Pero el asun­to no que­dó ahí. Como las cosas se mue­ven debi­do a la sem­pi­ter­na lucha de cla­ses tan­to den­tro del Esta­do como hacia aba­jo hacia el pue­blo que espe­ra­ba y ansia­ba la «Paz de San­tos y Lon­do­ño» que no lle­ga­ba «rápi­di­to» como se había pro­me­ti­do en la eufo­ria mediá­ti­ca de la fir­ma del pac­to de la Haba­na; debi­do prin­ci­pal­men­te a la per­fi­dia pla­ni­fi­ca­da del gober­nan­te quien no movió un dedo para que se gana­ra el ple­bis­ci­to refren­da­to­rio de tal Acuer­do, y se die­ra ini­cio al pro­lon­ga­do vía cru­cis de su bur­la, incum­pli­mien­to, muti­la­ción y al «per­fec­cio­na­mien­to acor­da­do con los opo­si­to­res»; empe­za­ron a sur­gir den­tro del recien­te crea­do par­ti­do polí­ti­co de la Farc-Rosa, voces dis­cor­dan­tes, inclu­so abier­ta­men­te dis­cre­pan­tes sobre la for­ma como se esta­ban diri­gien­do las cosas por par­te de la direc­ción de ese nue­vo par­ti­do polí­ti­co. Pero como la con­tra­in­sur­gen­cia es insom­ne, enton­ces se dio un paso más en la estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te para des­po­jar de la legi­ti­mi­dad y la lega­li­dad otor­ga­da a los des­ar­ma­dos que esta­ban crean­do pro­ble­mas con sus crí­ti­cas dis­cor­dan­tes, creán­do­se una «Disi­den­cia Polí­ti­ca» den­tro del par­ti­do Farc-Rosa. Así sur­ge la «disi­den­cia polí­ti­ca» del gru­po de Iván Már­quez, San­trich, el Pai­sa, Roma­ña, etc, entre los más cono­ci­dos, que dio como resul­ta­do el mon­ta­je del apa­ra­to con­tra­in­sur­gen­te de la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación con­tra el ínte­gro San­trich que lo tie­ne al bor­de de la muer­te, y el ope­ra­ti­vo mili­tar para cap­tu­rar a los demás disi­den­tes polí­ti­cos que los lle­vó a su replie­gue de las zonas don­de se encon­tra­ban, for­zán­do­los a una acti­vi­dad polí­ti­ca «semi­clan­des­ti­na».

Obvia­men­te, las dis­cre­pan­cias fue­ron en aumen­to y sobre­pa­sa­ron los aspec­tos pun­tua­les en la direc­ción del nue­vo par­ti­do, para abar­car aspec­tos más gene­ra­les de la polí­ti­ca y la ideo­lo­gía que se habían plan­tea­do en las tesis de abril 2017, pre­pa­ra­to­rias al con­gre­so de las Farc y su con­ver­sión en par­ti­do polí­ti­co legal (http://​www​.cede​ma​.org/​u​p​l​o​a​d​s​/​F​A​R​C​_​T​e​s​i​s​-​A​b​r​i​l​.​pdf) pues la cri­sis gene­ral del sis­te­ma glo­bal del Impe­ria­lis­mo neo­li­be­ral y su geo­es­tra­te­gia agre­si­va por el con­trol terri­to­rial y por apo­de­rar­se de los recur­sos natu­ra­les de los paí­ses peri­fé­ri­cos ha lle­va­do a desa­rro­llos ver­ti­gi­no­sos, reaco­mo­dos y recon­fi­gu­ra­cio­nes impo­si­bles de pre­ver hace dos años:

Por ejem­plo, no esta­ba pre­vis­to el triun­fo elec­to­ral de Duque/​AUV en junio de 2018 como pre­si­den­te de Colom­bia, o de lo con­tra­rio la Farc Rosa no hubie­ra lan­za­do can­di­da­to pre­si­den­cial pro­pio. Tam­po­co se sabía con la niti­dez actual que el triun­fo elec­to­ral de Trump como pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos ocu­rri­do seis meses atrás (noviem­bre de 2016) y el lla­ma­do bre­xit inglés de junio de 2016, fue­ran los pun­tos de par­ti­da de un redi­se­ño radi­cal de la eco­no­mía finan­cie­ra tras­na­cio­nal y de todo el sis­te­ma glo­bal impe­ria­lis­ta que englo­ban­do las eco­no­mías y los Esta­dos de Esta­dos Uni­dos, Ingla­te­rra, Cana­dá y Aus­tra­lia-Nue­va Zelan­da, en lo que se ha dado en lla­mar el impe­ria­lis­mo anglo­sa­jón, die­ra ini­cio al pro­ce­so de aban­dono del «aper­tu­ris­mo» y subs­ti­tu­ción por un «pro­tec­cio­nis­mo», cerra­mien­to de fron­te­ras, y recha­zo a la emi­gra­ción (Bre­xit, Amé­ri­ca First, muro con Méxi­co, rup­tu­ra del acuer­do trans-pací­fi­co, etc.), que ha sido res­pon­di­do por Chi­na, Rusia, India y otras poten­cias emer­gen­tes en sen­ti­do con­tra­rio; hacia un mul­ti­la­te­ra­lis­mo glo­bal como rem­pla­zo del hege­mo­nis­mo de poten­cia úni­ca de Esta­dos Uni­dos y hacia un mayor aper­tu­ris­mo, ori­gi­nan­do las gue­rras de san­cio­nes comer­cia­les de Esta­dos Unidos/​Chi­na y con­tra otras poten­cias eco­nó­mi­cas. Tam­po­co la agre­sión mili­tar esta­dou­ni­den­se-israe­lí-sau­di­ta al pue­blo de Siria había sido derro­ta­da. Ni la gue­rra glo­bal por el petró­leo mun­dial había lle­ga­do a la situa­ción de «caos glo­bal orga­ni­za­do» a la que ha sido lle­va­do actual­men­te con la gue­rra de «todas las opcio­nes sobre la mesa» con­tra Vene­zue­la Boli­va­ria­na por apo­de­rar­se de sus ingen­tes reser­vas de petró­leo y, con la reac­ti­va­ción de las accio­nes de des­es­ta­bi­li­za­ción y gue­rra en el Magreb nora­fri­cano (Túnez, Arge­lia y Libia) en don­de se encuen­tran las reser­vas de gas y petró­leo para Fran­cia, Ita­lia y Espa­ña, que recién comien­zan.

Tam­po­co la renun­cia volun­ta­ria a los lega­dos teó­ri­cos y prác­ti­cos de Marx y Boli­var abrió a los anti­guos gue­rri­lle­ros las puer­tas de la hege­mo­nía con­tra­in­sur­gen­te domi­nan­te que no vio en esto una entre­ga inne­ce­sa­ria de prin­ci­pios polí­ti­cos e ideo­ló­gi­cos mil veces supli­ca­da de hino­jos, sino una manio­bra sub­ver­si­va de camu­fla­je para «infil­trar los movi­mien­tos y par­ti­dos lega­les» que se tra­du­jo en mayo­res incum­pli­mien­tos a los pac­tos en mate­ria polí­ti­ca de la Haba­na, mayo­res tra­bas y obs­tácu­los a su acti­vi­dad polí­ti­ca legal y un mayor ais­la­mien­to polí­ti­co social que solo le per­mi­tió obte­ner a Timo­león Lon­do­ño el enfer­mo can­di­da­to pre­si­den­cial de las Farc-Rosa 50 mil votos en todo el país.

Des­pués de que la direc­ción del par­ti­do de la rosa, arro­gan­te­men­te cali­fi­can­do a quien hicie­ra una crí­ti­ca de «gue­rre­ris­ta» y se nega­ra a rea­li­zar un ver­da­de­ro con­gre­so de par­ti­do que corri­gie­ra la serie de erro­res de direc­ción y acla­ra­ra las denun­cias pre­sen­ta­das con­tra ella como lo pidie­ron insis­ten­te­men­te varias sec­cio­na­les y regio­na­les; una pesa­da y den­sa cor­ti­na muy oscu­ra cayó sobre el edi­fi­cio polí­ti­co, teó­ri­co-prác­ti­co del nue­vo par­ti­do lle­ván­do­lo a un ais­la­mien­to social deplo­ra­ble, y a una pér­di­da de las pers­pec­ti­vas en su volun­tad de poder. La tesis cen­tral de pre­ten­der lle­gar a ser «un par­ti­do para la supera­ción del orden social capi­ta­lis­ta y la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad» había que­dó solo como for­mu­la­ción en un papel: el estruen­do­so fra­ca­so del lla­ma­do post con­flic­to de San­tos, la fal­ta de finan­cia­ción a los pro­yec­tos pac­ta­dos en La Haba­na con su esca­sa para no decir nula imple­men­ta­ción de todo lo acor­da­do, así como la ofen­si­va de todo el apa­ra­ta­je con­tra­in­sur­gen­te, bien fue­ra legal, extra­le­gal o abier­ta­men­te ile­gal y geno­ci­da con el fin de «hacer tri­zas ese mal­di­to papel». Así como el anun­cio del gobierno Duque de reac­ti­var «la gue­rra mili­tar y quí­mi­ca con­tra las dro­gas»; acre­cen­ta­ron, muy en serio, las dudas sobre la correc­ción de la tesis sobre la excep­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca y con­tra­dic­ción prin­ci­pal del «Acuer­do final» que se supo­nía: «Abri­ría la posi­bi­li­dad de tra­mi­tar los con­flic­tos que le son inhe­ren­tes al orden social vigen­te por la vía exclu­si­va­men­te polí­ti­ca, y la posi­bi­li­dad de un ciclo refor­mis­ta que de lle­var­se a cabo podrá des­en­ca­de­nar pro­ce­sos hacia la mayor demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y social del país».

Y así, mien­tras se daba todo este pro­ce­so de ais­la­mien­to polí­ti­co social y de lucha de ideas inter­na den­tro del par­ti­do Farc-Rosa, en para­le­lo, el colum­nis­ta ofi­cial del por­tal Las 2 Ori­llas, Gabriel Ángel, anti­guo gue­rri­lle­ro subor­di­na­do y muy cer­cano al «coman­dan­te Timo­león», daba la lucha ideo­ló­gi­ca sumán­do­se al pro­ce­so con­tra­in­sur­gen­te de des­le­gi­ti­ma­ción e ile­ga­li­za­ción de sus anti­guos com­pa­ñe­ros de armas sin ser nun­ca ofi­cial­men­te des­men­ti­do; ini­cián­do­lo con un escri­to (en abril de 2018) jus­to un año des­pués de publi­ca­das las tesis del par­ti­do men­cio­na­das arri­ba y a raíz del mon­ta­je judi­cial que hicie­ron con­tra Jesús San­trich dos enemi­gos decla­ra­dos de la paz en Colom­bia, el juez de Esta­dos Uni­dos Geof­frey S. Ber­man, ami­go per­so­nal de Donal Trump, y el reco­no­ci­do per­so­na­je de la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na Fis­cal Mar­tí­nez Nei­ra: (https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​d​u​e​l​e​-​l​o​-​q​u​e​-​l​e​-​p​a​s​a​-​s​a​n​t​r​i​c​h​-​a​m​a​r​g​a​-​s​u​-​e​f​e​c​to/) que en prin­ci­pio se pen­só sería un «blan­queo per­so­nal», pero des­pués se vino a con­fir­mar era algo de más lar­go alcan­ce com­par­ti­do por un gru­po empo­tra­do en la direc­ción del par­ti­do Farc-Rosa; no solo con­tra sus crí­ti­cos de momen­to (https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​i​v​a​n​-​m​a​r​q​u​e​z​-​s​i​e​m​p​r​e​-​q​u​i​s​o​-​s​e​r​-​e​l​-​m​a​x​i​m​o​-​c​o​m​a​n​d​a​n​t​e​-​d​e​-​l​a​s​-​f​a​rc/) o con­tra los «Disi­den­tes de las Farc» (https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​3​3​0​608 – 2/​) sino tam­bién con­tra la memo­ria anti­gua de los fun­da­do­res de la gue­rri­lla de las Farc-EP para mos­trar­los como vul­ga­res y «duros» mafio­sos como siem­pre los pre­ten­dió mos­trar la pro­pa­gan­da con­tra­in­sur­gen­te, tal como lo aca­ban de denun­ciar públi­ca­men­te los mis­mos miem­bros del par­ti­do Farc-Rosa asen­ta­dos en la zona ETCR –Amaury Rodrí­guez. Pon­do­res. Fon­se­ca– Gua­ji­ra el 7 de abril de 2019. (Ver https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​l​o​s​-​c​o​n​s​e​j​o​s​-​d​e​-​g​u​e​r​r​a​-​e​r​a​n​-​l​a​-​u​l​t​i​m​a​-​i​n​s​t​a​n​c​i​a​-​a​n​t​e​s​-​d​e​-​d​a​r​-​l​a​-​o​r​d​en/) y (https://​www​.las2o​ri​llas​.co/​e​l​-​e​n​c​u​e​n​t​r​o​-​d​e​-​d​o​s​-​d​u​r​o​s​-​e​n​-​b​o​g​o​t​a​-​e​l​-​m​o​n​o​-​j​o​j​o​y​-​y​-​r​o​d​r​i​g​u​e​z​-​g​a​c​ha/)

Falla­da la carac­te­ri­za­ción mate­rial de la con­tra­dic­ción prin­ci­pal, todo lo demás que­dó sin sus­ten­to. No se pro­du­jo el tan espe­ra­do ciclo pro­gre­sis­ta con todo lo demás, y una par­te impor­tan­te de los con­flic­tos socia­les y polí­ti­cos siguie­ron sin tra­mi­tar­se por la vía exclu­si­va­men­te polí­ti­ca. Por el con­tra­rio, un nue­vo tipo de con­flic­to arma­do difu­so y más com­ple­jo aún que el ante­rior se empe­zó a desa­rro­llar en las zonas aban­do­na­das por las anti­guas Farc-EP. Se reini­ció una nue­va eta­pa del geno­ci­dio polí­ti­co social sis­te­má­ti­co, gota a gota, que ya lle­va más de 500 líde­res socia­les y gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos fusi­la­dos. Y la cre­cien­te movi­li­za­ción social, estu­dian­til, pro­fe­so­ral, y cam­pe­si­na, étni­ca popu­lar, han sido repri­mi­das inmi­se­ri­cor­de­men­te y a bala, por ese mons­truo poli­cial del ESMAD, apo­ya­do por los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia del terro­rí­fi­co ejér­ci­to colom­biano; gene­ran­do como era de espe­rar­se una reac­ción inusi­ta­da y per­sis­ten­te de res­pues­ta popu­lar con múl­ti­ples resis­ten­cias al poder con­tra­in­sur­gen­te domi­nan­te, que con su poten­cial cons­ti­tu­yen­te ha reba­sa­do cual­quier «direc­ción polí­ti­ca cen­tra­li­za­da», y ha con­fi­gu­ra­do un ver­da­de­ro esce­na­rio cua­si-insu­rrec­cio­nal autó­geno que impo­ne o hace nece­sa­rio un nue­vo plan­tea­mien­to polí­ti­co alter­na­ti­vo sobre el Esta­do con­tra­in­sur­gen­te colom­biano, su eco­no­mía, y su socie­dad actual en tras­for­ma­ción ace­le­ra­da, sus cla­ses socia­les con sus luchas inten­sas en desa­rro­llo en todos los nive­les, la recons­truc­ción de las múl­ti­ples resis­ten­cias popu­la­res y socia­les des­trui­das y liqui­da­das; con la fina­li­dad estra­té­gi­ca de des­ar­ti­cu­lar median­te las diver­sas for­mas de lucha y movi­li­za­ción popu­lar el pode­ro­so y com­ple­jo apa­ra­ta­je con­tra­in­sur­gen­te domi­nan­te en Colom­bia des­de hace tan­tos años y que aho­ra, com­ple­ta­men­te en manos de la emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, se ha con­ver­ti­do en una pun­ta de lan­za para una even­tual gue­rra geo­es­tra­té­gi­ca de gran­des pro­por­cio­nes con­tra el Esta­do sobe­rano y legí­ti­mo de la Vene­zue­la Boli­va­ria­na.

Mien­tras todo esto suce­día, el twit­ter, canal prin­ci­pal de comu­ni­ca­ción y de direc­ción del jefe del par­ti­do Farc-Rosa, cuya máxi­ma aspi­ra­ción pro­gra­má­ti­ca era la supera­ción del orden social capi­ta­lis­ta y la cons­truc­ción de una nue­va socie­dad, enca­be­za las tími­das denun­cias de papel sobre la coac­ción con­tra­in­sur­gen­te en cur­so con el siguien­te trino, que pare­ce ser el máxi­mo obje­ti­vo estra­té­gi­co y cen­tral de toda su direc­cio­na­li­dad polí­ti­ca y su pro­gra­ma para el momen­to actual, ponien­do en evi­den­cia la nece­si­dad de su supera­ción:

Rodri­go Lon­do­ño ‏@TimoFARC

Y que sea el momen­to opor­tuno para repe­tir­lo: El acuer­do de paz nadie, nadie lo va a hacer tri­zas y si así lo hacen, reco­ge­re­mos cada peda­ci­to y lo recons­trui­re­mos. @PartidoFARC🌷

Esta­mos como cuan­do en el inge­nio­so pre­si­den­te con­ser­va­dor Marro­quín, al reti­rar­se del poder en 1904 des­pués de la gue­rra de los mil días y de la ampu­tación de la pro­vin­cia de Pana­má por el gobierno de Esta­dos Uni­dos, decla­ró con sor­na «yo no sé de qué se que­jan. Reci­bí un país y les devuel­vo dos». Timo­león Lon­do­ño reci­bió un par­ti­do comu­nis­ta en armas y un movi­mien­to social amplio o Movi­mien­to Boli­va­riano por una nue­va Colom­bia, gol­pea­dos por la lucha y la gue­rra, es ver­dad, pero uni­dos férrea­men­te y sin ser derro­ta­dos des­pués de más de cin­cuen­ta años de resis­ten­cia de todo tipo y, aho­ra, pude decir bal­bu­cean­te y estu­po­ro­so, paro­dian­do a Marro­quín: No sé de qué se que­jan. Reci­bí unas Farc y les devuel­vo tres: La Farc-Rosa. La Disi­den­cia de la Rosa. Y la Farc-Disi­den­cia>.

La situa­ción geo­es­tra­té­gi­ca en el nor­te del con­ti­nen­te sur­ame­ri­cano don­de se encuen­tra Colom­bia, a la fecha se ha tor­na­do ines­ta­ble e impre­de­ci­ble y no pue­de pasar­se por alto, así extra­ña­men­te se crea que, metien­do la cabe­za en la are­na, como el aves­truz, o hacien­do decla­ra­cio­nes retó­ri­cas de papel o sacan­do tri­nos ano­di­nos y repe­ti­ti­vos sin nin­gu­na cre­di­bi­li­dad, se va a remon­tar. Somos par­te de la con­tra­dic­ción que está dina­mi­zan­do toda la situa­ción y el Pue­blo Boli­va­riano de Colom­bia tie­ne y debe asu­mir sus res­pon­sa­bi­li­da­des fren­te a los dos esce­na­rios posi­bles que se pue­den pre­sen­tar: uno, paz en Vene­zue­la, o dos, gue­rra en Vene­zue­la.

Uno: El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se se da por ven­ci­do, reti­ra la pre­si­den­cia del auto­pro­cla­ma­do Guai­dó y se lle­ga a una solu­ción polí­ti­ca gobierno opo­si­ción gua­rim­be­ra, ini­cián­do­se un perío­do paci­fi­co en el her­mano país que indu­da­ble­men­te ten­drá reper­cu­sio­nes en el Esta­do colom­biano com­pro­me­ti­do en la aven­tu­ra mili­tar esta­dou­ni­den­se. Esce­na­rio que todos espe­ra­mos. Pero ¿Cuál sería enton­ces la acti­tud polí­ti­ca del pue­blo colom­biano (no solo el boli­va­riano) sino tam­bién el que se ha expre­sa­do en la poten­te movi­li­za­ción social pasa­da?

Dos: El impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se con sus alia­dos laca­yos pro­fun­di­za la gue­rra de «todas las opcio­nes sobre la mesa» para derro­car a N. Madu­ro, el pre­si­den­te legí­ti­mo y legal del Esta­do vene­zo­lano e impo­ner vía mili­tar a su títe­re Guai­dó en el poder, lo que lle­va­ría a una even­tual gue­rra civil de gran­des pro­por­cio­nes, que sin duda impli­ca­ría al Esta­do con­tra­in­sur­gen­te de Colom­bia. Enton­ces se repi­te la pre­gun­ta: ¿Cuál sería enton­ces la acti­tud polí­ti­ca del pue­blo colom­biano (no solo el boli­va­riano) sino tam­bién el que se ha expre­sa­do en la poten­te movi­li­za­ción social pasa­da?

Res­pon­der en la teo­ría y en la prác­ti­ca todos estos inte­rro­gan­tes plan­tea­dos en el pre­sen­te escri­to: recons­truir lo des­trui­do o arte­ra­men­te liqui­da­do y pre­pa­rar­se para cual­quie­ra de los dos esce­na­rios plan­tea­dos en la diná­mi­ca situa­ción del her­mano pue­blo Boli­va­riano de Vene­zue­la, pasa nece­sa­ria­men­te por hacer lo que en el jue­go de billar se lla­ma sim­ple­men­te «borrón y cuen­ta nue­va». Se hace nece­sa­rio enten­der que la con­tra­dic­ción en el seno del par­ti­do Farc-Rosa ha madu­ra­do com­ple­ta­men­te y se debe pasar a su supera­ción dia­léc­ti­ca (aufhe­ben mar­xis­ta) crean­do una orga­ni­za­ción pro­pia, dis­tin­ta, nue­va, que se recla­me Mar­xis­ta y Boli­va­ria­na como fue crea­da ori­gi­na­ria­men­te, con obje­ti­vos CONSTITUYENTES con­cre­tos no con­tem­pla­dos en el plan­tea­mien­to de la direc­ción actual del par­ti­do de la Rosa, por ejem­plo, sobre una VERDADERA la SOLUCIÓN POLÍTICA no solo al con­flic­to social his­tó­ri­co, sino como tam­bién al con­flic­to arma­do que se ha repro­du­ci­do y per­sis­te en Colom­bia, llá­me­se Farc-Disi­den­cia, ELN o EPL.

La man­za­na está madu­ra y si no se reco­ge a tiem­po se pudri­rá sola. Es enton­ces nece­sa­rio rea­li­zar (don­de sea) un con­gre­so cons­ti­tu­ti­vo de la nue­va orga­ni­za­ción lo más amplio, deli­be­ra­ti­vo y demo­crá­ti­co posi­ble que ana­li­ce seria­men­te la reali­dad real­men­te exis­ten­te. Pro­duz­ca unas con­clu­sio­nes polí­ti­cas, las de a cono­cer para tra­ba­jar sobre ellas con dedi­ca­ción, con­vic­ción y volun­tad indo­ble­ga­ble de mili­tan­tes cur­ti­dos en tan­tos años de adver­si­da­des recor­dan­do siem­pre la insig­nia de Grams­ci: Pesi­mis­mo de la inte­li­gen­cia. Opti­mis­mo de la volun­tad.

Es pues la tarea del momen­to. A rea­li­zar­la enton­ces. Alguien tie­ne que poner el cas­ca­bel al gato

Alber­to Pin­zón Sán­chez

Ber­lín, 12 de abril de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *