Plan Cón­dor II: cómo Pro­sur vuel­ve a poner a Lati­noa­mé­ri­ca bajo ame­na­za

Des­kar­gak /​Des­car­gas (351 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

La crea­ción del Foro para el pro­gre­so de Amé­ri­ca del Sur, Pro­sur, el pasa­do 22 de febre­ro, no pare­ce ser una impro­vi­sa­ción y, entre más repi­te el pre­si­den­te chi­leno Sebas­tián Piñei­ra que «no es un foro ideo­ló­gi­co» menos creí­ble se hace.

Lo que debe preo­cu­par y ocu­par a Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be es la dis­cu­sión a puer­tas cerra­das que sos­tu­vie­ron esos pre­si­den­tes de Pro­sur. Si no hubie­se pla­nes oscu­ros de por medio, la reu­nión rea­li­za­da en San­tia­go de Chi­le habría sido trans­mi­ti­da por los medios de comu­ni­ca­ción.

Preo­cu­pa más aún cuan­do el pre­si­den­te de Bra­sil Jair Bol­so­na­ro aca­ba de visi­tar Esta­dos Uni­dos don­de ade­más de reu­nir­se con su homó­lo­go, reali­zó una sona­da visi­ta a la CIA.

Los líde­res del Foro Pro­sur com­par­ten pro­fun­das coin­ci­den­cias, entre ellas: su sumi­sión y admi­ra­ción por el pre­si­den­te Donald Trump, su deseo de hacer des­apa­re­cer cual­quier movi­mien­to pro­gre­sis­ta, su odio a las ideas izquier­dis­tas, su deseo de cola­bo­rar mili­tar­men­te con Esta­dos Uni­dos y la OTAN, la deci­sión de res­tau­rar las ideas del neo­li­be­ra­lis­mo y las pri­va­ti­za­cio­nes, entre otras.

Una­sur bajo ata­que

Entre sus tác­ti­cas para afin­car su pro­yec­to, uti­li­zan el méto­do del des­cré­di­to. Argu­men­tan que la Una­sur ha fra­ca­sa­do adu­cien­do que hay un «exce­so de ideo­lo­gis­mo y de buro­cra­cia».

Lo cier­to es que, si la Una­sur está prác­ti­ca­men­te inac­ti­va hace más de tres años es por el sabo­ta­je que rea­li­za­ron los repre­sen­tan­tes de algu­nos paí­ses, que inten­ta­ron impo­ner un Secre­ta­rio Gene­ral, sabo­tea­ron la con­vo­ca­to­ria a reunio­nes y no per­mi­tie­ron la apro­ba­ción del pre­su­pues­to.

El pre­si­den­te colom­biano Iván Duque dijo que la Una­sur será reem­pla­za­da por Pro­sur, y a esos ata­ques se sumó el Vice­pre­si­den­te de Bra­sil, Hamil­ton Mou­rão, quien con­si­de­ra­que la Una­sur murió.

A más de eso, sue­nan cíni­cas las pala­bras del pre­si­den­te chi­leno Piñe­ra cuan­do dijo que Pro­sur «está abier­to a todos los paí­ses que cum­plan con dos requi­si­tos esen­cia­les. Pri­me­ro, vigen­cia cla­ra de la demo­cra­cia y del esta­do de dere­cho y segun­do, res­pe­to pleno a las liber­ta­des y a los dere­chos huma­nos de sus habi­tan­tes».

El pre­si­den­te chi­leno nos quie­re dar lec­cio­nes de demo­cra­cia y dere­chos huma­nos cuan­do él mis­mo hace unos años, expre­só su pro­fun­da soli­da­ri­dad con el dic­ta­dor Pino­chet, quien fue uno de los líde­res del Plan Cón­dor en Suda­mé­ri­ca, que oca­sio­nó mucho dolor y muer­te en el Cono Sur.

La pre­gun­ta cla­ve que debe­mos hacer­nos lue­go de la crea­ción de Pro­sur es: ¿qué hay detrás de eso? La decla­ra­ción fir­ma­da es ape­nas la facha­da.

Esta­dos Uni­dos y los gobier­nos afi­nes a Trump han pues­to todo su empe­ño para que la OEA sea el úni­co el foro de dis­cu­sión polí­ti­ca en la región; por otro lado, si de aran­ce­les y comer­cio se tra­ta, ahí están la Aso­cia­ción Lati­no­ame­ri­ca­na de Inte­gra­ción Ala­di, el Mer­co­sur y la Comu­ni­dad Andi­na.

¿Para qué enton­ces un nue­vo foro? Algu­nas accio­nes, en espe­cial del pre­si­den­te Bol­so­na­ro, que al pare­cer aho­ra es el fac­tor de cohe­sión del gru­po, podrían ayu­dar­nos a enten­der.

Atan­do cabos

Duran­te la visi­ta rea­li­za­da por el pre­si­den­te Bol­so­na­ro el pasa­do 21 de mar­zo a Esta­dos Uni­dos, no solo se tra­ta­ron asun­tos bila­te­ra­les, fue­ron más allá, ya que inclu­so se reu­nió con la CIA para «abor­dar asun­tos de la región».

Por otro lado, el pasa­do 11 de febre­ro Ita­ma­ri­ti anun­cia­ba que el minis­tro Ernes­to Arau­jo se reu­nió en Bra­si­lia con el almi­ran­te Craig Faller, jefe del Coman­do Sur de Esta­dos Uni­dos, para dis­cu­tir la coope­ra­ción y las alian­zas bila­te­ra­les en el área de defen­sa y segu­ri­dad.

Vale aquí recor­dar que Craig S. Faller, decla­ró el 7 de febre­ro pasa­do que Washing­ton está estre­chan­do lazos con los paí­ses del South­com y acla­ró que «esta cola­bo­ra­ción no solo se da entre mili­ta­res, sino tam­bién con diplo­má­ti­cos, aus­pi­cia­da por el Depar­ta­men­to de Esta­do y otras orga­ni­za­cio­nes, como la Agen­cia para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal y los Depar­ta­men­tos de Jus­ti­cia y de Segu­ri­dad Nacio­nal».

Un hecho no menor es que, duran­te una cena ofre­ci­da en la Emba­ja­da de Bra­sil en Washing­ton, el pre­si­den­te bra­si­le­ño Jair Bol­so­na­ro dijo que lo que que­ría era «libe­rar a Bra­sil de la ideo­lo­gía nefas­ta de izquier­da» y no esca­ti­mó pala­bras para hala­gar a Ola­vo Car­valho, de quien dijo que «es el ins­pi­ra­dor de muchos jóve­nes en Bra­sil y en gran par­te le debe­mos a él la revo­lu­ción que esta­mos vivien­do».

Ola­vo Car­valho admi­ra­dor de Evo­la

Car­valho, quien resi­de en Esta­dos Uni­dos, expre­sa abier­ta­men­te su pro­fun­da admi­ra­ción por Julius Evo­la y Gio­van­ni Gen­ti­le, inte­lec­tua­les fas­cis­tas, tra­di­cio­na­lis­tas radi­ca­les, con­si­de­ra­do por muchos como anti­de­mo­crá­ti­cos y anti igua­li­ta­rios.

Gio­van­ni Gen­ti­le fue inclu­so coau­tor jun­to a Beni­to Mus­so­li­ni de la doc­tri­na del fas­cis­mo.

Hum­ber­to Eco advier­te que «el Ur-Fas­cis­mo está aún a nues­tro alre­de­dor, a veces con tra­jes de civil. Sería muy cómo­do, para noso­tros, que alguien se aso­ma­ra a la esce­na del mun­do y dije­ra: “¡Quie­ro vol­ver a abrir Ausch­witz, quie­ro que las cami­sas negras vuel­van a des­fi­lar solem­ne­men­te por las pla­zas ita­lia­nas!”. Por des­gra­cia, la vida no es tan fácil. El Ur-Fas­cis­mo pue­de vol­ver toda­vía con las apa­rien­cias más ino­cen­tes».

Por cier­to, Car­valho fue quien reco­men­dó desig­nar al actual Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Bra­sil, Ernes­to Arau­jo, por ser uno de sus mejo­res dis­cí­pu­los.

Aca­llar para impo­ner

Aca­so alguien cree que sabien­do de las ver­gon­zo­sas demos­tra­cio­nes de some­ti­mien­to de esos gober­nan­tes ante Esta­dos Uni­dos, ¿serán ellos quie­nes lide­ren un pro­yec­to de pros­pe­ri­dad para Lati­noa­mé­ri­ca?

No es des­ca­be­lla­do pen­sar que podría­mos estar asis­tien­do al sur­gi­mien­to de una espe­cie de Plan Cón­dor II, con nue­vos ins­tru­men­tos e ideas para some­ter a la región.

Esta­dos Uni­dos están ávi­dos de vol­ver a con­tro­lar Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be a cual­quier pre­cio. Por tan­to, se hace impres­cin­di­ble refres­car la memo­ria.

El nefas­to y san­grien­to Plan Cón­dor

Como lo cuen­ta el Juez espa­ñol Bal­ta­sar Gar­zón Real en el libro Ope­ra­ción Cón­dor 40 años des­pués, «la Ope­ra­ción Cón­dor for­ma­ba par­te del com­ple­jo sis­te­ma inter­ame­ri­cano de con­tra­in­sur­gen­cia pro­mo­vi­do por la polí­ti­ca exte­rior nor­te­ame­ri­ca­na. Median­te su accio­nar trans­na­cio­nal, Cón­dor com­ple­men­ta­ba las polí­ti­cas repre­si­vas que las Fuer­zas Arma­das del Cono Sur ejer­cían den­tro de sus terri­to­rios nacio­na­les».

El uso de escua­dro­nes de la muer­te y méto­dos ile­ga­les era un medio para des­mo­vi­li­zar movi­mien­tos popu­la­res, ate­rro­ri­zar a la socie­dad, y soli­di­fi­car las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas y mili­ta­res en la región, apun­ta la escri­to­ra J. Patri­ce McSherry en el libro escri­to por Gar­zón.

Esta coor­di­na­ción impli­có, ofi­cial y direc­ta­men­te, el segui­mien­to, vigi­lan­cia, deten­ción, inte­rro­ga­to­rios con tor­tu­ra, tras­la­dos entre paí­ses, y des­apa­ri­ción o ase­si­na­to de per­so­nas con­si­de­ra­das por dichos regí­me­nes como «sub­ver­si­vas del orden ins­tau­ra­do, o con­tra­rias a su polí­ti­ca o ideo­lo­gía».

Solo a mane­ra de ejem­plo se pue­den men­cio­nar los lla­ma­dos ‘Archi­vos del Terror” halla­dos en Para­guay en 1992, que arro­jan la cifra de 50.000 per­so­nas ase­si­na­das, 30.000 des­apa­re­ci­das y 400.000 encar­ce­la­das.

¿Per­mi­ti­re­mos que des­tru­yan Una­sur?

La inte­gra­ción regio­nal pasa por momen­tos difí­ci­les, es cier­to, pero no es defi­ni­ti­vo, y no serán esas visio­nes exclu­yen­tes, oscu­ras y retró­gra­das las que pros­pe­ren.

Un gra­ví­si­mo error his­tó­ri­co de estos tiem­pos en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be sería sumar­nos a las voces que quie­ren ver muer­ta a Una­sur y a la Celac.

Se requie­re asi­mis­mo una fuer­te dosis de auto­crí­ti­ca y un pro­fun­do repa­so de la his­to­ria, para evi­tar que nues­tros pue­blos pier­dan la espe­ran­za de que pode­mos vivir en armo­nía en la diver­si­dad.

María Lui­sa Ramos Urza­gas­te

25 de mar­zo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *