Duque y el Esta­do con­tra­in­sur­gen­te colom­biano como tes­ta­fe­rro de Washing­ton

Des­kar­gak /​Des­car­gas (373 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

La tesis de la Solu­ción Polí­ti­ca al con­flic­to arma­do en Colom­bia ha sido con­fir­ma­da por la vida mis­ma, a tal pun­to de que hoy (28.03.2019) cons­ti­tu­ye un axio­ma. Es decir, el con­flic­to his­tó­ri­co social y arma­do colom­biano NO tie­ne solu­ción mili­tar. Este pun­to de par­ti­da, que he veni­do luchan­do sin des­can­so des­de el 2001 cuan­do con­for­mé la lla­ma­da «comi­sión de nota­bles del Caguán», para mí no tie­ne dis­cu­sión, y menos aho­ra que la prác­ti­ca polí­ti­ca en nues­tro país lo ha con­fir­ma­do.

A par­tir de estas tres dimen­sio­nes ana­lí­ti­cas, con­tra­dic­to­rias y diná­mi­cas sobre el con­flic­to interno colom­biano: his­tó­ri­co, social y arma­do, tan men­cio­na­das, pero tan menos­pre­cia­das, es que se debe ana­li­zar (para com­pren­der) no solo «el momen­to polí­ti­co actual» tal y como lo escri­be el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y diri­gen­te del par­ti­do Farc Jai­ro Estra­da, en su más recien­te artícu­lo publi­ca­do en la Revis­ta Izquier­da, nº 78, Bogo­tá: Espa­cio crí­ti­co – Cen­tro de Estu­dios, 2019. (http://​www​.espa​cio​cri​ti​co​.com) y repro­du­ci­do en el por­tal Rebe­lión-Colom­bia; sino tam­bién para tra­tar de visua­li­zar algu­nas ten­den­cias del mediano pla­zo en la polí­ti­ca colom­bia­na, es decir, «estra­té­gi­cas»; lo cual deman­da hacer algu­nas obser­va­cio­nes ami­ga­bles al artícu­lo que aca­bo de men­tar.

La dimen­sión his­tó­ri­ca en gene­ral ha sido pues­ta una vez más en actua­li­dad con la soli­ci­tud de «sen­ti­do común» del pre­si­den­te de Méji­co AMLO al rey de Espa­ña y al Papa, para que pidan dis­cul­pas a los pue­blos meji­ca­nos actua­les y sobre­vi­vien­tes (y por exten­sión a todos los pue­blos ame­ri­ca­nos real­men­te exis­ten­tes) por las bar­ba­ri­da­des, robos, saqueos, hogue­ras reli­gio­sas, mitas de tra­ba­jo escla­vo, trá­fi­co de escla­vos afri­ca­nos, repo­bla­mien­tos con­ti­nen­ta­les, acul­tu­ra­cio­nes for­za­das y vio­len­tas y los varios y múl­ti­ples geno­ci­dios colec­ti­vo­so­cu­rri­dos en nues­tra­mé­ri­ca duran­te la eta­pa de la «acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal» y la colo­ni­za­ción espa­ño­la y euro­pea des­cri­ta por Marx. Y cuyo revue­lo uni­ver­sal está demos­tran­do, no solo que la His­to­ria no tie­ne fin como lo soñó el neo­li­be­ral Fuku­ya­ma al desin­te­grar­se la Unión Sovié­ti­ca, sino que, ade­más, el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co esta­ble­ci­do por Marx y cuyo motor es la lucha de cla­ses, es tam­bién como la crí­ti­ca de la eco­no­mía, una acti­vi­dad emi­nen­te­men­te polí­ti­ca. (¡Ay, de las ver­da­des his­tó­ri­cas no polí­ti­cas!)

Y así tene­mos que, la «comi­sión his­tó­ri­ca del con­flic­to y sus víc­ti­mas» crea­da en la Haba­na en 2015, por la Farc-EP y el Esta­do colom­biano para con­tri­buir al escla­re­ci­mien­to del «con­flic­to arma­do» y del cual for­mó par­te des­ta­ca­da el pro­fe­sor Estra­da mos­tran­do la his­to­ria de la implan­ta­ción del neo­li­be­ra­lis­mo y la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía colom­bia­na duran­te los últi­mos cua­ren­ta años; en el libro edi­ta­do por la mesa de con­ver­sa­cio­nes. Bogo­tá. Noviem­bre de 2015, se pue­de leer toda la exten­sa demos­tra­ción argu­men­ta­ti­va y biblio­grá­fi­ca hecha por el his­to­ria­dor y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de his­to­ria Renán Vega Can­tor, sobre la his­to­ria que ha teni­do la inje­ren­cia del gobierno de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia y de la subor­di­na­ción tam­bién his­tó­ri­ca de las cla­ses domi­nan­tes colom­bia­nas a esta suje­ción, ata­du­ra o depen­den­cia. Uno de los hechos com­pro­ba­dos en la demos­tra­ción, es el cómo (pro­ce­so) se esta­ble­ce en nues­tro país, duran­te el post­con­flic­to de la gue­rra de los mil días, muy a prin­ci­pios del siglo XX, una «con­tra­in­sur­gen­cia crio­lla o nati­va» basa­da prin­ci­pal­men­te en el anti­co­mu­nis­mo de raíz vati­ca­na y esta­dou­ni­den­se, muchos años antes de que exis­tie­ra en Colom­bia una insur­gen­cia, siquie­ra comu­nis­ta (pp. 629 y ss).

La con­tra­in­sur­gen­cia, como cos­mo­vi­sión o ideo­lo­gía no es pues algo nue­vo entre noso­tros, Vil­ma Lilia­na Fran­co en su exce­len­te libro (no me can­so de pon­de­rar­lo) Orden Con­tra­in­sur­gen­te y Domi­na­ción, tam­bién con­fir­ma la dimen­sión his­tó­ri­ca de este fenó­meno, al expli­car y enu­me­rar su estruc­tu­ra, su fun­cio­na­mien­to y los resul­ta­dos de esa máqui­na mons­truo­sa de 10 rue­das den­ta­das que une y con­den­sa en un Blo­que de Poder Con­tra­in­sur­gen­te (BPCi) las cla­ses socia­les domi­nan­tes his­tó­ri­ca­men­te en Colom­bia con sus apo­yos en las cla­ses medias subal­ter­nas y coop­ta­das. Pero tam­bién, se debe valo­rar el logro de Vil­ma Lilia­na, de haber­se apo­ya­do en las últi­mas inves­ti­ga­cio­nes mate­ria­lis­tas his­tó­ri­cas sobre la Teo­ría del Esta­do (me refie­ro entre muchos otros a Grams­ci, Pou­lan­tzas, Jes­sop, etc.) para dejar cla­ro que el Esta­do colom­biano como cual­quier otro Esta­do es una rela­ción social his­tó­ri­ca con­cre­ta que tie­ne una Hege­mo­nía (con mayús­cu­la) domi­nan­te, un amplio con­sen­so ideo­ló­gi­co con­tra­in­sur­gen­te, una espa­cie de cemen­to ideo­ló­gi­co abun­dan­te que pega todas las cla­ses domi­nan­tes y las frac­cio­nes (no fac­cio­nes, Jai­ro) en las que se divi­de y que se des­plie­ga sobre las cla­ses subor­di­na­das y coop­ta­das como una Hege­mo­nía den­sa e impe­ne­tra­ble; que es sopor­ta­da por una «Coer­ción con­tra­in­sur­gen­te bifron­te» (tam­bién con mayús­cu­la) legal e ile­gal, con todas las inter­sec­cio­nes entre lo legal e ile­gal que se han dado a lo lar­go de su exis­ten­cia has­ta la actua­li­dad.

Así nos que­da más fácil enten­der que lo vis­to has­ta el momen­to con rela­ción al Acuer­do de la Haba­na, como inten­to al pare­cer frus­tra­do de Solu­ción Polí­ti­ca al con­flic­to arma­do colom­biano; des­de la per­fi­dia del ludó­pa­ta San­tos para incum­plir-cum­plien­do y que es peor que la ofen­si­va final de AUV/​Duke/​Londoyos para hacer­lo añi­cos defi­ni­ti­va­men­te, no es ni más ni menos que la pues­ta en mar­cha de un epi­so­dio más de los muchos otros de la lar­ga lucha con­tra­in­sur­gen­te por con­ti­nuar con su domi­na­ción his­tó­ri­ca, su acu­mu­la­ción de capi­tal por des­po­jo y para con­ser­var lo acu­mu­la­do a lo lar­go de tan­tos años.

Aho­ra bien, si nos ate­ne­mos a lo demos­tra­do por el his­to­ria­dor Renán Vega quien afir­ma sin empa­cho que el Esta­do colom­biano es un Esta­do tes­ta­fe­rro de Esta­dos Uni­dos, así como a lo esta­ble­ci­do por la pro­pia Vil­ma Lilia­na Fran­co; ese Blo­que de Poder Con­tra­in­sur­gen­te (BPCi) tie­ne un eje cen­tral de carác­ter esen­cial sobre el cual giran y se mue­ven las demás rue­das den­ta­das y es, nada más ni nada menos, que la gigan­tes­ca Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá, des­de don­de se coor­di­na y se orde­na (no ya des­de fue­ra sino den­tro del país) todo lo rela­cio­na­do no solo con sus polí­ti­cas y estra­te­gias para Colom­bia, sino tam­bién sobre el sis­te­ma de bases mili­ta­res des­ple­ga­do en todo el terri­to­rio colom­biano para el con­trol Regio­nal y andino ama­zó­ni­co, y sin lo cual, no es posi­ble enten­der cabal­men­te «el momen­to polí­ti­co actual»: el papel de Esta­do Con­tra­in­sur­gen­te de Colom­bia como tes­ta­fe­rro de los intere­ses polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y estra­té­gi­cos del gru­po gober­nan­te en Esta­dos Uni­dos en la actua­li­dad en la Región y en espe­cial, en la agre­sión con­tra­in­sur­gen­te que está lle­van­do a cabo des­de Cúcu­ta y la fron­te­ra con­tra el pue­blo boli­va­riano y el Esta­do sobe­rano de Vene­zue­la.

Duke/​AUV no están gober­nan­do para Colom­bia. Les impor­ta un ble­do la muer­te extra­ju­di­cial de más de 500 líde­res socia­les y cívi­cos. La suer­te de los estu­dian­tes, o de los indí­ge­nas, o de los negros, o cam­pe­si­nos, o de los ras­pa­chi­nes y cas­ca­re­ros de las regio­nes coca­le­ras a fumi­gar. Ni que hablar del esta­lli­do social que repre­sen­ta la Min­ga Social en cur­so, o de los, maes­tros, de los obre­ros y otros sec­to­res pre­ca­ri­za­dos en movi­li­za­ción. ¿Qué le va a impor­tar la ver­dad his­tó­ri­ca del con­flic­to y sus víc­ti­mas? Para eso puso en el Cen­tro de Memo­ria His­tó­ri­ca a Ace­ve­do Car­mo­na, para que haga el tra­ba­jo sucio de negar­lo todo, y, para las demás ver­da­des que se supo­nía iban a flo­tar en la JEP, tie­ne la estra­te­gia esta­tal con­tra­in­sur­gen­te ela­bo­ra­da por el Fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­ti­nez de tra­bar­la, obs­truir­la, enre­dar­la, chan­ta­jear­la y ame­na­zar­la, has­ta hacer­la com­ple­ta­men­te inope­ran­te y así poder cum­plir la orden de Esta­dos Uni­dos ya tras­mi­ti­da en Bogo­tá por el emba­ja­dor Whi­ta­ker de extra­di­tar al «rebel­de San­trich».

Duke, está aten­to sola­men­te al cur­so que va toman­do la agre­sión esta­dou­ni­den­se al pue­blo boli­va­riano de Vene­zue­la, y, para eso tie­ne 4 mas­ca­ro­nes de proa y figu­ro­nes polí­ti­cos, los más ran­cios y viles en la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na actual: Pachi­to San­tos el jefe para­mi­li­tar del blo­que Capi­tal como emba­ja­dor en Washing­ton, Mon­se­ñor TFP Ordo­ñez como asis­ten­te más cer­cano de Alma­gro en la OEA, el bien ama­do de Cali Hol­mes Tru­ji­llo como Can­ci­ller, y la res­pon­sa­ble de la Ope­ra­ción Orión y la masa­cre en la comu­na 13 de Mede­llín, la vice­pre­si­den­te Mar­ta Lucía Ramí­rez. ¿Cuál labor pro­fe­sio­nal «espe­cia­li­za­da» de la cual care­cen, fue­ra de la con­tra­in­sur­gen­cia, pue­den real­men­te desa­rro­llar estos per­so­na­jes?

En un prin­ci­pio se pen­só que la moda­li­dad de agre­sión de Esta­dos Uni­dos con­tra el pue­blo boli­va­riano y el Esta­do vene­zo­lano sería una espe­cie modi­fi­ca­da de «con­tra nica­ra­güen­se» usa­da por Elliott Abrahams des­de la fron­te­ra de Cos­ta Rica; pero a medi­da que el pre­si­den­te Madu­ro gana más apo­yos inter­nos, inclu­so exter­nos, y supera las duras prue­bas y las tor­tu­ras de la incer­ti­dum­bre de esa gue­rra «de todas las opcio­nes sobre la mesa» que se les están impo­nien­do, y, a medi­da que la cala­ña del auto­pro­cla­ma­do Guai­dó va sien­do cono­ci­da por el mun­do, va sur­gien­do la hipó­te­sis de que el Coman­do Sur y la CIA pare­cie­ran regre­sar­se a la vie­ja tesis Impe­ria­lis­ta usa­da en la gue­rra de Viet­nam de hacer que los viet­na­mi­tas del sur com­ba­tie­ran a los viet­na­mi­tas del nor­te. Y en ese esce­na­rio, la úni­ca opción posi­ble es: hacer que los colom­bia­nos com­ba­tan a los vene­zo­la­nos. Cla­ro, con la som­bri­lla del Bra­sil de Bol­so­na­ro y la cola­bo­ra­ción de la OTAN en el Cari­be. Para tal posi­bi­li­dad cuen­tan ya incon­di­cio­nal­men­te con el Esta­do Tes­ta­fe­rro y Con­tra­in­sur­gen­te que coman­dan Duke/​AUV.

Así las cosas, com­pren­der «el momen­to polí­ti­co actual» en Colom­bia, pasa por tomar en cuen­ta que la situa­ción del país for­ma un todo con­tra­dic­to­rio den­tro del cual se tie­ne que incluir la reali­dad de lo que pasa en la veci­na Vene­zue­la. Que sin paz en Vene­zue­la no habrá paz en Colom­bia y vice­ver­sa. Que esta es la con­tra­dic­ción prin­ci­pal actual y depen­de a su vez de lo que deci­da el Impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se para la Región.

Y, ade­más, reco­no­cer auto­crí­ti­ca­men­te que la estig­ma­ti­za­ción con­tra el cas­tro­cha­vis­mo impues­ta por la Hege­mo­nía con­tra­in­sur­gen­te colom­bia­na para para­li­zar a la Izquier­da, fren­te a la cual muchos izquier­dis­tas libe­ra­les y coop­ta­dos acep­ta­ron e inclu­so se suma­ron a ese ata­que, abju­ran­do de Marx y de Bolí­var por incó­mo­dos, hoy ya no pue­de seguir­se sos­te­nien­do. Que el ata­que bru­tal del Impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se con­tra el pue­blo boli­va­riano lo ha con­ver­ti­do en el cen­tro de la bata­lla mun­dial por la libe­ra­ción y la eman­ci­pa­ción de los pue­blos del Mun­do, fren­te a lo cual ya ni pue­de haber dudas sobre cual lado de la lucha nos encon­tra­mos.

Alber­to Pin­zón Sán­chez

27 de mar­zo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *