Duque y el Estado contrainsurgente colombiano como testaferro de Washington

Deskargak /​Descargas (12 aldiz/​veces)

[PDF] A4
[PDF] A4
[PDF] A5
[PDF] A5
[PDF] Let­ter
[PDF] Letter
[ePub]
[ePub]
[mobi] Kind­le
[mobi] Kindle

La tesis de la Solu­ción Polí­ti­ca al con­flic­to arma­do en Colom­bia ha sido con­fir­ma­da por la vida mis­ma, a tal pun­to de que hoy (28.03.2019) cons­ti­tu­ye un axio­ma. Es decir, el con­flic­to his­tó­ri­co social y arma­do colom­biano NO tie­ne solu­ción mili­tar. Este pun­to de par­ti­da, que he veni­do luchan­do sin des­can­so des­de el 2001 cuan­do con­for­mé la lla­ma­da «comi­sión de nota­bles del Caguán», para mí no tie­ne dis­cu­sión, y menos aho­ra que la prác­ti­ca polí­ti­ca en nues­tro país lo ha con­fir­ma­do.

A par­tir de estas tres dimen­sio­nes ana­lí­ti­cas, con­tra­dic­to­rias y diná­mi­cas sobre el con­flic­to interno colom­biano: his­tó­ri­co, social y arma­do, tan men­cio­na­das, pero tan menos­pre­cia­das, es que se debe ana­li­zar (para com­pren­der) no solo «el momen­to polí­ti­co actual» tal y como lo escri­be el pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio y diri­gen­te del par­ti­do Farc Jai­ro Estra­da, en su más recien­te artícu­lo publi­ca­do en laRevis­ta Izquier­da, nº 78, Bogo­tá: Espa­cio crí­ti­co – Cen­tro de Estu­dios, 2019. (http://​www​.espa​cio​cri​ti​co​.com) y repro­du­ci­do en el por­tal Rebe­lión-Colom­bia; sino tam­bién para tra­tar de visua­li­zar algu­nas ten­den­cias del mediano pla­zo en la polí­ti­ca colom­bia­na, es decir, «estra­té­gi­cas»; lo cual deman­da hacer algu­nas obser­va­cio­nes ami­ga­bles al artícu­lo que aca­bo de men­tar.

La dimen­sión his­tó­ri­ca en gene­ral ha sido pues­ta una vez más en actua­li­dad con la soli­ci­tud de «sen­ti­do común» del pre­si­den­te de Méji­co AMLO al rey de Espa­ña y al Papa, para que pidan dis­cul­pas a los pue­blos meji­ca­nos actua­les y sobre­vi­vien­tes (y por exten­sión a todos los pue­blos ame­ri­ca­nos real­men­te exis­ten­tes) por las bar­ba­ri­da­des, robos, saqueos, hogue­ras reli­gio­sas, mitas de tra­ba­jo escla­vo, trá­fi­co de escla­vos afri­ca­nos, repo­bla­mien­tos con­ti­nen­ta­les, acul­tu­ra­cio­nes for­za­das y vio­len­tas y los varios y múl­ti­ples geno­ci­dios colec­ti­vo­so­cu­rri­dos en nues­tra­mé­ri­ca duran­te la eta­pa de la «acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria del capi­tal» y la colo­ni­za­ción espa­ño­la y euro­pea des­cri­ta por Marx. Y cuyo revue­lo uni­ver­sal está demos­tran­do, no solo que la His­to­ria no tie­ne fin como lo soñó el neo­li­be­ral Fuku­ya­ma al desin­te­grar­se la Unión Sovié­ti­ca, sino que, ade­más, el mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co esta­ble­ci­do por Marx y cuyo motor es la lucha de cla­ses, es tam­bién como la crí­ti­ca de la eco­no­mía, una acti­vi­dad emi­nen­te­men­te polí­ti­ca. (¡Ay, de las ver­da­des his­tó­ri­cas no polí­ti­cas!)

Y así tene­mos que, la «comi­sión his­tó­ri­ca del con­flic­to y sus víc­ti­mas» crea­da en la Haba­na en 2015, por la Farc-EP y el Esta­do colom­biano para con­tri­buir al escla­re­ci­mien­to del «con­flic­to arma­do» y del cual for­mó par­te des­ta­ca­da el pro­fe­sor Estra­da mos­tran­do la his­to­ria de la implan­ta­ción del neo­li­be­ra­lis­mo y la finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía colom­bia­na duran­te los últi­mos cua­ren­ta años; en el libro edi­ta­do por la mesa de con­ver­sa­cio­nes. Bogo­tá. Noviem­bre de 2015, se pue­de leer toda la exten­sa demos­tra­ción argu­men­ta­ti­va y biblio­grá­fi­ca hecha por el his­to­ria­dor y pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio de his­to­ria Renán Vega Can­tor, sobre la his­to­ria que ha teni­do la inje­ren­cia del gobierno de Esta­dos Uni­dos en Colom­bia y de la subor­di­na­ción tam­bién his­tó­ri­ca de las cla­ses domi­nan­tes colom­bia­nas a esta suje­ción, ata­du­ra o depen­den­cia. Uno de los hechos com­pro­ba­dos en la demos­tra­ción, es el cómo (pro­ce­so) se esta­ble­ce en nues­tro país, duran­te el post­con­flic­to de la gue­rra de los mil días, muy a prin­ci­pios del siglo XX, una «con­tra­in­sur­gen­cia crio­lla o nati­va» basa­da prin­ci­pal­men­te en el anti­co­mu­nis­mo de raíz vati­ca­na y esta­dou­ni­den­se, muchos años antes de que exis­tie­ra en Colom­bia una insur­gen­cia, siquie­ra comu­nis­ta (pp. 629 y ss).

La con­tra­in­sur­gen­cia, como cos­mo­vi­sión o ideo­lo­gía no es pues algo nue­vo entre noso­tros, Vil­ma Lilia­na Fran­co en su exce­len­te libro (no me can­so de pon­de­rar­lo)Orden Con­tra­in­sur­gen­te y Domi­na­ción, tam­bién con­fir­ma la dimen­sión his­tó­ri­ca de este fenó­meno, al expli­car y enu­me­rar su estruc­tu­ra, su fun­cio­na­mien­to y los resul­ta­dos de esa máqui­na mons­truo­sa de 10 rue­das den­ta­das que une y con­den­sa en un Blo­que de Poder Con­tra­in­sur­gen­te (BPCi) las cla­ses socia­les domi­nan­tes his­tó­ri­ca­men­te en Colom­bia con sus apo­yos en las cla­ses medias sub­al­ter­nas y coop­ta­das. Pero tam­bién, se debe valo­rar el logro de Vil­ma Lilia­na, de haber­se apo­ya­do en las últi­mas inves­ti­ga­cio­nes mate­ria­lis­tas his­tó­ri­cas sobre la Teo­ría del Esta­do (me refie­ro entre muchos otros a Grams­ci, Pou­lan­tzas, Jes­sop, etc.) para dejar cla­ro que el Esta­do colom­biano como cual­quier otro Esta­do es una rela­ción social his­tó­ri­ca con­cre­ta que tie­ne una Hege­mo­nía (con mayús­cu­la) domi­nan­te, un amplio con­sen­so ideo­ló­gi­co con­tra­in­sur­gen­te, una espa­cie de cemen­to ideo­ló­gi­co abun­dan­te que pega todas las cla­ses domi­nan­tes y las frac­cio­nes (no fac­cio­nes, Jai­ro) en las que se divi­de y que se des­plie­ga sobre las cla­ses subor­di­na­das y coop­ta­das como una Hege­mo­nía den­sa e impe­ne­tra­ble; que es sopor­ta­da por una «Coer­ción con­tra­in­sur­gen­te bifron­te» (tam­bién con mayús­cu­la) legal e ile­gal, con todas las inter­sec­cio­nes entre lo legal e ile­gal que se han dado a lo lar­go de su exis­ten­cia has­ta la actua­li­dad.

Así nos que­da más fácil enten­der que lo vis­to has­ta el momen­to con rela­ción al Acuer­do de la Haba­na, como inten­to al pare­cer frus­tra­do de Solu­ción Polí­ti­ca al con­flic­to arma­do colom­biano; des­de la per­fi­dia del ludó­pa­ta San­tos para incum­plir-cum­plien­do y que es peor que la ofen­si­va final de AUV/​Duke/​Londoyos para hacer­lo añi­cos defi­ni­ti­va­men­te, no es ni más ni menos que la pues­ta en mar­cha de un epi­so­dio más de los muchos otros de la lar­ga lucha con­tra­in­sur­gen­te por con­ti­nuar con su domi­na­ción his­tó­ri­ca, su acu­mu­la­ción de capi­tal por des­po­jo y para con­ser­var lo acu­mu­la­do a lo lar­go de tan­tos años.

Aho­ra bien, si nos ate­ne­mos a lo demos­tra­do por el his­to­ria­dor Renán Vega quien afir­ma sin empa­cho que el Esta­do colom­biano es un Esta­do tes­ta­fe­rro de Esta­dos Uni­dos, así como a lo esta­ble­ci­do por la pro­pia Vil­ma Lilia­na Fran­co; ese Blo­que de Poder Con­tra­in­sur­gen­te (BPCi) tie­ne un eje cen­tral de carác­ter esen­cial sobre el cual giran y se mue­ven las demás rue­das den­ta­das y es, nada más ni nada menos, que la gigan­tes­ca Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Bogo­tá, des­de don­de se coor­di­na y se orde­na (no ya des­de fue­ra sino den­tro del país) todo lo rela­cio­na­do no solo con sus polí­ti­cas y estra­te­gias para Colom­bia, sino tam­bién sobre el sis­te­ma de bases mili­ta­res des­ple­ga­do en todo el terri­to­rio colom­biano para el con­trol Regio­nal y andino ama­zó­ni­co, y sin lo cual, no es posi­ble enten­der cabal­men­te «el momen­to polí­ti­co actual»: el papel de Esta­do Con­tra­in­sur­gen­te de Colom­bia como tes­ta­fe­rro de los intere­ses polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y estra­té­gi­cos del gru­po gober­nan­te en Esta­dos Uni­dos en la actua­li­dad en la Región y en espe­cial, en la agre­sión con­tra­in­sur­gen­te que está lle­van­do a cabo des­de Cúcu­ta y la fron­te­ra con­tra el pue­blo boli­va­riano y el Esta­do sobe­rano de Vene­zue­la.

Duke/​AUV no están gober­nan­do para Colom­bia. Les impor­ta un ble­do la muer­te extra­ju­di­cial de más de 500 líde­res socia­les y cívi­cos. La suer­te de los estu­dian­tes, o de los indí­ge­nas, o de los negros, o cam­pe­si­nos, o de los ras­pa­chi­nes y cas­ca­re­ros de las regio­nes coca­le­ras a fumi­gar. Ni que hablar del esta­lli­do social que repre­sen­ta la Min­ga Social en cur­so, o de los, maes­tros, de los obre­ros y otros sec­to­res pre­ca­ri­za­dos en movi­li­za­ción. ¿Qué le va a impor­tar la ver­dad his­tó­ri­ca del con­flic­to y sus víc­ti­mas? Para eso puso en el Cen­tro de Memo­ria His­tó­ri­ca a Ace­ve­do Car­mo­na, para que haga el tra­ba­jo sucio de negar­lo todo, y, para las demás ver­da­des que se supo­nía iban a flo­tar en la JEP, tie­ne la estra­te­gia esta­tal con­tra­in­sur­gen­te ela­bo­ra­da por el Fis­cal Nés­tor Hum­ber­to Mar­ti­nez de tra­bar­la, obs­truir­la, enre­dar­la, chan­ta­jear­la y ame­na­zar­la, has­ta hacer­la com­ple­ta­men­te inope­ran­te y así poder cum­plir la orden de Esta­dos Uni­dos ya tras­mi­ti­da en Bogo­tá por el emba­ja­dor Whi­ta­ker de extra­di­tar al «rebel­de San­trich».

Duke, está aten­to sola­men­te al cur­so que va toman­do la agre­sión esta­dou­ni­den­se al pue­blo boli­va­riano de Vene­zue­la, y, para eso tie­ne 4 mas­ca­ro­nes de proa y figu­ro­nes polí­ti­cos, los más ran­cios y viles en la con­tra­in­sur­gen­cia colom­bia­na actual: Pachi­to San­tos el jefe para­mi­li­tar del blo­que Capi­tal como emba­ja­dor en Washing­ton, Mon­se­ñor TFP Ordo­ñez como asis­ten­te más cer­cano de Alma­gro en la OEA, el bien ama­do de Cali Hol­mes Tru­ji­llo como Can­ci­ller, y la res­pon­sa­ble de la Ope­ra­ción Orión y la masa­cre en la comu­na 13 de Mede­llín, la vice­pre­si­den­te Mar­ta Lucía Ramí­rez. ¿Cuál labor pro­fe­sio­nal «espe­cia­li­za­da» de la cual care­cen, fue­ra de la con­tra­in­sur­gen­cia, pue­den real­men­te desa­rro­llar estos per­so­na­jes?

En un prin­ci­pio se pen­só que la moda­li­dad de agre­sión de Esta­dos Uni­dos con­tra el pue­blo boli­va­riano y el Esta­do vene­zo­lano sería una espe­cie modi­fi­ca­da de «con­tra nica­ra­güen­se» usa­da por Elliott Abrahams des­de la fron­te­ra de Cos­ta Rica; pero a medi­da que el pre­si­den­te Madu­ro gana más apo­yos inter­nos, inclu­so exter­nos, y supera las duras prue­bas y las tor­tu­ras de la incer­ti­dum­bre de esa gue­rra «de todas las opcio­nes sobre la mesa» que se les están impo­nien­do, y, a medi­da que la cala­ña del auto­pro­cla­ma­do Guai­dó va sien­do cono­ci­da por el mun­do, va sur­gien­do la hipó­te­sis de que el Coman­do Sur y la CIA pare­cie­ran regre­sar­se a la vie­ja tesis Impe­ria­lis­ta usa­da en la gue­rra de Viet­nam de hacer que los viet­na­mi­tas del sur com­ba­tie­ran a los viet­na­mi­tas del nor­te. Y en ese esce­na­rio, la úni­ca opción posi­ble es: hacer que los colom­bia­nos com­ba­tan a los vene­zo­la­nos. Cla­ro, con la som­bri­lla del Bra­sil de Bol­so­na­ro y la cola­bo­ra­ción de la OTAN en el Cari­be. Para tal posi­bi­li­dad cuen­tan ya incon­di­cio­nal­men­te con el Esta­do Tes­ta­fe­rro y Con­tra­in­sur­gen­te que coman­dan Duke/​AUV.

Así las cosas, com­pren­der «el momen­to polí­ti­co actual» en Colom­bia, pasa por tomar en cuen­ta que la situa­ción del país for­ma un todo con­tra­dic­to­rio den­tro del cual se tie­ne que incluir la reali­dad de lo que pasa en la veci­na Vene­zue­la. Que sin paz en Vene­zue­la no habrá paz en Colom­bia y vice­ver­sa. Que esta es la con­tra­dic­ción prin­ci­pal actual y depen­de a su vez de lo que deci­da el Impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se para la Región.

Y, ade­más, reco­no­cer auto­crí­ti­ca­men­te que la estig­ma­ti­za­ción con­tra el cas­tro­cha­vis­mo impues­ta por la Hege­mo­nía con­tra­in­sur­gen­te colom­bia­na para para­li­zar a la Izquier­da, fren­te a la cual muchos izquier­dis­tas libe­ra­les y coop­ta­dos acep­ta­ron e inclu­so se suma­ron a ese ata­que, abju­ran­do de Marx y de Bolí­var por incó­mo­dos, hoy ya no pue­de seguir­se sos­te­nien­do. Que el ata­que bru­tal del Impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se con­tra el pue­blo boli­va­riano lo ha con­ver­ti­do en el cen­tro de la bata­lla mun­dial por la libe­ra­ción y la eman­ci­pa­ción de los pue­blos del Mun­do, fren­te a lo cual ya ni pue­de haber dudas sobre cual lado de la lucha nos encon­tra­mos.

Alber­to Pin­zón Sán­chez

27 de mar­zo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: