Vigen­cia del socia­lis­mo

Des­kar­gak /​Des­car­gas (388 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

Bas­ta­ría con escu­char el odio que inyec­ta la bur­gue­sía a sus denues­tos con­tra el socia­lis­mo para dedu­cir que algo muy bueno para los seres huma­nos impli­ca ter­mi­nar con la jerar­quía de los opre­so­res para ir a un sis­te­ma Socia­lis­ta capaz de erra­di­car el inte­rés del capi­tal sobre los seres huma­nos y erra­di­car todo el far­do indi­vi­dua­lis­ta, racis­ta, exclu­yen­te y opre­sor que nos ha amar­ga­do la exis­ten­cia duran­te dema­sia­do tiem­po. Poner a la socie­dad como prio­ri­dad mayor para la socie­dad mis­ma, ha sido una lucha cuya vigen­cia es cada día mayor según se ven los estra­gos eco­ló­gi­cos y huma­nís­ti­cos que el capi­ta­lis­mo ha veni­do cau­san­do a lo lar­go de su his­to­ria. La reali­dad se encar­ga de reite­rar la vigen­cia del socia­lis­mo.

Es abe­rran­te el tono sepul­tu­re­ro con que la bur­gue­sía (y algu­nos «loros» amaes­tra­dos por ella) se empe­ña en dar por muer­to al socia­lis­mo, al Comu­nis­mo y al Mar­xis­mo. En esas «exe­quias» pro­pa­gan­dis­tas invier­ten tiem­po, dine­ro y esfuer­zos a gra­nel. Pagan publi­cis­tas, aca­dé­mi­cos y mer­ce­na­rios de todo tipo para con­ven­cer­nos del «fra­ca­so» de un sis­te­ma eco­nó­mi­co, polí­ti­co y cul­tu­ral del cual no hemos vis­to desa­rro­llar­se (para decir­lo ale­gó­ri­ca­men­te) ni un 10%. Y, en con­tras­te con ese «fra­ca­so», nos pin­tan al capi­ta­lis­mo como si fue­se un sis­te­ma exi­to­so que ha triun­fa­do de una for­ma ejem­plar y rotun­da. «Hablan sobre el fra­ca­so del socia­lis­mo, pero ¿dón­de está el éxi­to del capi­ta­lis­mo en Áfri­ca, Asia y Amé­ri­ca Lati­na?» Fidel Cas­tro.

Rei­na la ava­ri­cia antes que el inte­rés por lo social. Mien­tras el capi­ta­lis­mo es, según sus resul­ta­dos maca­bros, una pesa­di­lla gene­ra­li­za­da que cada día empu­ja al pla­ne­ta y a los seres huma­nos a un colap­so tapi­za­do por gue­rras, terro­ris­mo, caos e ines­ta­bi­li­dad de todo tipo, las rique­zas natu­ra­les y labo­ra­les se con­cen­tran en unas cuan­tas manos. Unas pocas fami­lias y empre­sas con­tro­lan la mayor par­te de las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas de todo el mun­do. La espe­cie huma­na vive bajo una pau­pe­ri­za­ción galo­pan­te mien­tras la mono­po­li­za­ción regis­tra records insa­lu­bres para toda for­ma de vida; mien­tras las dife­ren­cias entre ricos y pobres aumen­ta sin escrú­pu­los, sin pudor e impu­ne­men­te. Se mul­ti­pli­ca la inse­gu­ri­dad para los des­po­seí­dos y se repri­men las mani­fes­ta­cio­nes del males­tar. Las evi­den­cias son tan ofen­si­vas como nume­ro­sas.

Es cru­cial resol­ver la con­tra­dic­ción capi­tal-tra­ba­jo que tie­ne secues­tra­das las fuer­zas pro­duc­ti­vas en todo el mun­do y las des­tru­ye de mane­ra irra­cio­nal y pro­caz, pero hay que resol­ver tal con­tra­dic­ción con un sis­te­ma de pla­ni­fi­ca­ción inte­li­gen­te y par­ti­ci­pa­ti­vo que per­mi­ta a la huma­ni­dad supe­rar todos los pro­ble­mas y desa­rro­llar­se a un nivel de civi­li­za­ción y cul­tu­ra pro­fun­da­men­te nue­vo. El capi­ta­lis­mo es un sis­te­ma socio-eco­nó­mi­co cuya razón de ser sólo sir­ve a unos cuan­tos opre­so­res, «arma­dos has­ta los dien­tes», que en la ter­que­dad de enri­que­cer­se sin lími­tes está des­tru­yén­do­lo todo y nos lle­va a una fase que sólo impli­ca daños irre­ver­si­bles para la huma­ni­dad. Pero lo pin­tan como si fue­se lo mejor que nos ha pasa­do.

Es vigen­te el socia­lis­mo que per­mi­te trans­for­mar la reali­dad impul­sa­do por las fuer­zas socia­les uni­das y orga­ni­za­das igua­li­ta­ria­men­te. Un socia­lis­mo irre­duc­ti­ble por buro­cra­cia algu­na y sin tota­li­ta­ris­mo de Esta­do. Un socia­lis­mo capaz de cam­biar el orden de la reali­dad para des­te­rrar defi­ni­ti­va­men­te las cla­ses socia­les y toda for­ma de opre­sión. Un socia­lis­mo no utó­pi­co. Un socia­lis­mo cien­tí­fi­co. Es decir, sin dog­mas. Ese que Marx expli­có en su Mani­fies­to.

Un socia­lis­mo que pon­ga fin a toda con­fu­sión, des­orien­ta­ción o dis­per­sión del movi­mien­to eman­ci­pa­dor de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, que sea capaz de unir fuer­zas con­tra el capi­ta­lis­mo para no repe­tir­lo y para impe­dir que sobre­vi­va con sus dis­fra­ces más soco­rri­dos. Que sea capaz de abrir un movi­mien­to trans­for­ma­dor a pro­fun­di­dad y sin exclu­sio­nes, don­de se admi­ta a todas las ten­den­cias que luchan por la eman­ci­pa­ción de la huma­ni­dad. Socia­lis­mo para ter­mi­nar con la dic­ta­du­ra del capi­tal, o él aca­ba­rá con noso­tros. Sin ate­nuan­tes, sin des­via­cio­nes, sin espe­jis­mos, sin ilu­sio­nis­mos. Esta vigen­te el socia­lis­mo por­que es nece­sa­rio para que la huma­ni­dad pue­da resol­ver todos sus pro­ble­mas y esca­le su desa­rro­llo his­tó­ri­co sin las­tres de cla­se, sin com­ple­jos y sin opre­so­res. El socia­lis­mo está vigen­te por­que es una nece­si­dad para la espe­cie huma­na. Y no hay sali­das alter­nas, la dis­yun­ti­va obje­ti­va es: Socia­lis­mo o Bar­ba­rie.

Socia­lis­mo como radi­ca­li­za­ción del amor por la vida… capaz de trans­for­mar, trans­for­mán­do­se. No como un sis­te­ma que debe impo­ner­se des­de fue­ra sino como una nece­si­dad que debe desa­rro­llar­se ple­na­men­te des­de el seno de la con­tra­dic­ción his­tó­ri­ca del capi­tal y el tra­ba­jo. «Un movi­mien­to real que anu­la y supera el esta­do de cosas actual». Marx. Una lucha que sur­ge de lo con­cre­to como posi­bi­li­dad no rea­li­za­da aun pero rea­li­za­ble. No como un ideal, utó­pi­co, sino como un socia­lis­mo Cien­tí­fi­co, es decir, movi­mien­to real eman­ci­pa­dor y pro­duc­to his­tó­ri­co de ese movi­mien­to. Socia­lis­mo desea­ble, posi­ble y rea­li­za­ble. Socia­lis­mo trans­for­ma­dor de las con­di­cio­nes obje­ti­vas inclui­da la con­cien­cia de su rea­li­za­ción, la aspi­ra­ción a rea­li­zar­lo con la orga­ni­za­ción y la lucha corres­pon­dien­tes.

Por­que la vigen­cia del socia­lis­mo como nece­si­dad obje­ti­va y sub­je­ti­va de trans­for­mar el mun­do, es nece­si­dad que no podrá ser aho­ga­da por los «escu­de­ros de la bur­gue­sía» que difun­den pesi­mis­mo pue­ril e indi­vi­dua­lis­mo, irra­cio­na­lis­mo, uto­pis­mo y con­su­mis­mo. La vigen­cia del socia­lis­mo no podrá ser eclip­sa­da por los des­es­pe­ran­za­dos ni los nihi­lis­tas padres del catas­tro­fis­mo de oca­sión. Decía Marx «de lo que se tra­ta es de trans­for­mar el mun­do» y eso supo­ne luchar con­tra el capi­ta­lis­mo y el impe­ria­lis­mo pero tam­bién luchar ‑con las armas de la crí­ti­ca- para que el socia­lis­mo sea, ver­da­de­ra­men­te, ade­más de desea­ble y posi­ble… rea­li­za­ble. Como insis­tía Sán­chez Váz­quez.

No tene­mos en nues­tras manos la cla­ve de la his­to­ria futu­ra pero ani­dan en la pra­xis del socia­lis­mo los más vigen­tes anhe­los huma­nos dis­pues­tos a dar­se sali­das obje­ti­vas y con­cre­tas por cuya rea­li­za­ción hay que luchar per­ma­nen­te­men­te. Pode­mos expe­ri­men­tar ajus­tes y correc­cio­nes que son par­te del camino, dejar atrás méto­dos que resul­ten inú­ti­les, pero no pode­mos cam­biar de camino ‑el camino socia­lis­ta- por­que no pode­mos con­fun­dir la tác­ti­ca con los prin­ci­pios. Y es que en la vigen­cia del socia­lis­mo hay un com­po­nen­te crí­ti­co de impor­tan­cia supre­ma que es, en sí mis­mo, com­ple­jo y con­tra­dic­to­rio pre­ci­sa­men­te por­que el socia­lis­mo no es la sim­ple apli­ca­ción dog­má­ti­ca de una «idea» o «ideal inma­cu­la­do» des­pe­ga­do de la reali­dad. Todo lo con­tra­rio. Y, qui­zá, no sepa­mos, por aho­ra, cómo será el socia­lis­mo en su ple­ni­tud, pero sí sabe­mos cómo no que­re­mos que sea. Y eso impli­ca y exi­ge luchar, orga­ni­za­dos, por ello. Nada más vigen­te.

Fer­nan­do Buen Abad

13 de mar­zo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *