Vene­zue­la tie­ne una mala salud de hie­rro

Des­kar­gak /​Des­car­gas (398 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] A4Des­car­gar 
[PDF] A5Des­car­gar 
[PDF] Let­terDes­car­gar 
[ePub]Des­car­gar 
[mobi] Kind­leDes­car­gar 

El mar­xis­ta aca­dé­mi­co Hans Die­trich ha diag­nos­ti­ca­do la muer­te del gobierno boli­va­riano por­que, según él, ya no pue­de cum­plir sus fun­cio­nes ele­men­ta­les como la de ase­gu­rar los ser­vi­cios bási­cos o repri­mir a su prin­ci­pal opo­si­tor ile­gal, Juan Guai­dó, el auto­pro­cla­ma­do pre­si­den­te, «hijo natu­ral pero reco­no­ci­do» de Donald Trump.

Die­trich se afa­na en seña­lar que el gobierno de Madu­ro no gobier­na, care­ce de sig­nos vita­les, es una ente­le­quia. Y ade­más el sesu­do pro­fe­sor vati­ci­na –con la dere­cha que gobier­na en Washing­ton– el fin de los gobier­nos pro­gre­sis­tas de la Región.

Pero lo intere­san­te no es lo que dice sino lo que calla, ya sea por­que su atur­di­mien­to meto­do­ló­gi­co meca­ni­cis­ta lo pri­va de una visión dia­léc­ti­ca dia­léc­ti­co de la situa­ción vene­zo­la­na, ya sea por su feroz anti­cha­vis­mo que lo lle­va a igno­rar, o a fin­gir que igno­ra, que exis­te una revo­lu­ción nacio­nal y social cuyas con­quis­tas y logros for­man par­te de la con­cien­cia de un pue­blo y un ejér­ci­to («el pue­blo que pue­de» – Bolí­var) radi­cal­men­te refrac­ta­rios a la agen­da opo­si­to­ra de vol­ver al pasa­do para ins­ta­lar un mode­lo depen­dien­te y neo­li­be­ral, ese nue­vo des­po­tis­mo que se quie­re reins­ta­lar en Lati­noa­mé­ri­ca con liber­tad total de expro­pia­ción para los ricos, escla­vi­tud total para los pobres.

Die­trich pare­ce creer, con Hegel, que «el pue­blo es la par­te del Esta­do que no sabe lo que quie­re» y por lo tan­to no lo con­si­de­ra pro­ta­go­nis­ta de lo que pasa en Vene­zue­la. Un pue­blo que inclu­ye a los cha­vis­tas que cri­ti­can a Madu­ro, pero saben que sus enemi­gos de siem­pre, sus enemi­gos de cla­se, sus decla­ra­dos enemi­gos a muer­te, no están en el gobierno sino en la opo­si­ción. Dicen «sólo el pue­blo sal­va al pue­blo», y en los pri­me­ros años de la Revo­lu­ción bro­mea­ban «menos mal que tene­mos a Chá­vez infil­tra­do en el gobierno».

El pue­blo cha­vis­ta cri­ti­ca la inefi­cien­cia y la corrup­ción, pero se sabe bene­fi­cia­rio, eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral­men­te, de la inver­sión social del gobierno. Y, sobre todas las cosas, es un pue­blo que recu­pe­ró su dig­ni­dad con la revo­lu­ción, esa dig­ni­dad que para los tra­ba­ja­do­res –dice Marx- es más impor­tan­te que el pan. Un pue­blo que entien­de la impor­tan­cia prác­ti­ca de los con­cep­tos de Patria y dig­ni­dad nacio­nal, des­co­no­ci­dos por la dere­cha opo­si­to­ra y, por lo que vemos, des­co­no­ci­dos tam­bién por el pro­fe­sor Die­trich.

El gigan­te Chá­vez y la imper­fec­ta y siem­pre incom­ple­ta pero mila­gro­sa revo­lu­ción boli­va­ria­na, con­vo­ca­ron al pue­blo a la refun­da­ción de la Nación, tal como Bolí­var con­vo­có al pue­blo a la fun­da­ción de la Patria, en ambos casos luchan­do con los impe­rios más pode­ro­sos del mun­do. Como a la hora de los ata­ques y con­tra­ata­ques no se tra­ta sólo del gobierno sino de un pue­blo, Vene­zue­la se segui­rá refun­dán­do­se, sin pri­sa y sin pau­sa, por­que de algu­na mane­ra se ha crea­do «la situa­ción que impi­de todo regre­so al pasa­do».

Ni los Esta­dos Uni­dos, ni los paí­ses veci­nos, ni las «fuer­zas de paz» de las Nacio­nes Uni­das o la OEA, tie­nen la capa­ci­dad para ocu­par el terri­to­rio vene­zo­lano y sos­te­ner a un gobierno anti­cons­ti­tu­cio­nal. Lo más que pue­den lograr es ini­ciar y per­der una gue­rra lar­ga con la mayo­ría de un pue­blo, uni­for­ma­do o no: los sue­ños de Trump y Guai­dó son tigres de papel mone­da. De hecho, lo úni­co que ha logra­do la dere­cha crio­lla en sus 20 años es trans­for­mar un pro­ce­so de cam­bio demo­crá­ti­co en una gue­rra social de baja inten­si­dad. Gue­rra social que final­men­te enten­die­ron no pue­den ganar, con votos o con botas, por lo que lla­man a pode­res extran­je­ros, ofre­cién­do­les Vene­zue­la a pre­cios de mer­ca­do libre, dán­do­se ellos como garan­tía, rema­tan­do a pre­cio vil su nacio­na­li­dad, hon­ra y dig­ni­dad… pidien­do una inva­sión y lla­man­do «inver­sión a futu­ro» la even­tual muer­te de sus con­na­cio­na­les.

La mario­ne­ta Guai­dó pue­de pro­cla­mar­se Empe­ra­dor de Etio­pia o rei­na de car­na­val, nadie cae­rá en sus pro­vo­ca­cio­nes y ter­mi­na­rá sien­do lo que siem­pre fue, un par­ti­cu­lar ridícu­lo; si es que sus amos no des­cu­bren, algún día, que les sir­ve más muer­to que vivo.

Vene­zue­la tie­ne una mala salud de hie­rro. Lo que Die­trich con­si­de­ra el prin­ci­pio del fin no es ni siquie­ra el fin del prin­ci­pio: el sabo­ta­je eléc­tri­co nacio­nal sólo fue una bata­lla de las muchas que la revo­lu­ción boli­va­ria­na ha gana­do. Otras ven­drán, has­ta la vic­to­ria final, que es la vic­to­ria de la Patria Gran­de, de la huma­ni­dad sobre sus ver­du­gos, de la paz sobre la gue­rra e, inclu­so, del pue­blo nor­te­ame­ri­cano sobre la dere­cha neo­li­be­ral y su pesa­di­lla de un mun­do uni­po­lar.

Mien­tras tan­to, pode­mos diver­tir­nos vien­do cómo el gobierno boli­va­riano des­mien­te, con accio­nes, el cer­ti­fi­ca­do de defun­ción emi­ti­do por el ilu­so pro­fe­sor Die­trich.

Eduar­do Rothe

17 de mar­zo de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *