Edi­to­rial de Cuba­de­ba­te: Con­tun­den­te apo­yo a la Revo­lu­ción y el Socia­lis­mo

El pue­blo revo­lu­cio­na­rio cubano dio el 24 de febre­ro otra mues­tra de su gran­de­za huma­na y del vigor de la fibras de que está hecho. El resul­ta­do del Refe­ren­do Cons­ti­tu­cio­nal de este domin­go es la reafir­ma­ción de la inn­men­sa mayo­ría que somos los que apos­ta­mos por una Patria inde­pen­dien­te, sobe­ra­na, socia­lis­ta y demo­crá­ti­ca como la que nos pro­pu­si­mos cons­truir des­de hace 43 años, cuan­do apro­ba­mos la Cons­ti­tu­ción de 1976 que has­ta hoy ha regi­do nues­tros des­ti­nos.

Aho­ra, con la nue­va Car­ta Mag­na, tam­bién apos­ta­mos por la pros­pe­ri­dad indi­vi­dual y colec­ti­va que soña­mos alcan­zar para bien de las pre­sen­tes y futu­ras gene­ra­cio­nes de cuba­nos. Y le abri­mos paso a las nece­si­da­des y las nue­vas reali­da­des que estos tiem­pos nos han impues­to, a los dere­chos y las garan­tías nue­vas, a los pro­pó­si­tos que nos hici­mos al defi­nir nues­tro mode­lo socia­lis­ta y tra­zar nues­tros obje­ti­vos de desa­rro­llo para el 2030 y hacia ade­lan­te.

Es el pun­to más alto de un pro­ce­so cons­trui­do des­de el rea­lis­mo, la osa­día, la per­ma­nen­te incon­for­mi­dad y el sen­ti­do del momen­to his­tó­ri­co de la direc­ción revo­lu­cio­na­ria y des­de el pen­sa­mien­to colec­ti­vo, la agu­de­za y los anhe­los de nues­tro inmen­so pue­blo.

Es el fru­to de todos nues­tros con­sen­sos posi­bles en el difí­cil camino de cons­truir la uni­dad, arma indes­tuc­ti­ble de la Revo­lu­ción en estas seis déca­das.

El camino no ha sido fácil. Una Cons­ti­tu­ción no pue­de cubrir todos los deseos y encuen­tra por eso algu­nos adver­sa­rios cir­cuns­tan­cia­les, que no sig­ni­fi­ca que se opon­gan en lo más pro­fun­do a los pro­pó­si­tos de jus­ti­cia social y de soli­da­ri­dad huma­na que la Revo­lu­ción tie­ne.

Hay sí los adver­sa­rios con­ven­ci­dos, los que sucum­ben a los can­tos de sire­na, los que desean pros­pe­ri­dad indi­vi­dual supre­ma por sobre la jus­ti­cial social colec­ti­va. Pero ellos siguen sien­do mino­ría en la Cuba de estos tiem­pos.

Ni con inten­sas cam­pa­ñas mediá­ti­cas gene­ro­sa­men­te finan­cia­das, ni gro­se­ras mani­pu­la­cio­nes de los hechos, ni ava­lan­chas de escri­tos y con­sig­nas en redes socia­les (bue­na par­te de ellos ela­bo­ra­dos y postea­dos des­de el exte­rior), ni deses­pe­ra­dos men­sa­jes por SMS en las horas de defi­ni­ción pudie­ron variar el deseo abru­ma­dor de votar por la Cons­ti­tu­ción, que es votar por la Revo­lu­ción y el Socia­lis­mo.

Si Trump pre­ten­dría ame­dren­tar a este pue­blo con su infla­ma­do dis­cur­so en la Flo­ri­da, en el que ame­na­zó con eli­mi­nar el socia­lis­mo de esta región del pla­ne­ta; los cuba­nos le dimos la mejor res­pues­ta: direc­ta, níti­da, con­tun­den­te; como aquel nocaut legen­da­rio de Teó­fi­lo Ste­ven­son a Dua­ne Bobick en el ring de la Olim­pia­da de Munich.

Lo más esti­mu­lan­te fue la masi­va asis­ten­cia de nues­tros jóve­nes; acti­vos pen­sa­do­res de este tex­to cons­ti­tu­cio­nal y quie­nes ten­drán la tama­ña res­pon­sa­bi­li­dad de hacer bue­nos sus pre­cep­tos en los tiem­pos por venir.

Ven­drá aho­ra la pro­cla­ma­ción solem­ne de nues­tra nue­va Cons­ti­tu­ción, a la som­bra glo­rio­sa de aque­lla pro­cla­ma­da en Guái­ma­ro hace 150 años. Y ven­drán, tam­bién, tiem­pos fecun­dos para la gene­ra­ción y deba­te de las legis­la­cio­nes que harán efec­ti­va la Cons­ti­tu­ción nue­va. Toca a nues­tra Asam­blea Nacio­nal, al Gobierno, a nues­tros juris­tas, a nues­tro pue­blo, pro­po­ner, pen­sar, defi­nir derro­te­ros mejo­res por los que abrir­nos paso hacia el futu­ro.

¡VIVA CUBA LIBRE, SOBERANA Y SOCIALISTA!

Cuba­de­ba­te

26 de febre­ro de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *