Vene­zue­la: La casa de la dignidad

Un des­plie­gue mili­tar tan inso­len­te como absur­do en su des­pro­por­ción, rodea a Vene­zue­la por todos sus flancos.

Los tele­vi­den­tes de todo el pla­ne­ta tie­nen la mesa ser­vi­da. En una suer­te de cir­co romano todos apues­tan por adi­vi­nar cómo comen­za­rá el fes­tín. Engra­sa­da la maqui­na­ria de la opi­nión públi­ca mun­dial, asu­men que ha lle­ga­do la hora de los cañones.

Un des­plie­gue mili­tar tan inso­len­te como absur­do en su des­pro­por­ción, rodea a Vene­zue­la por todos sus flan­cos, se roban sus bie­nes en el extran­je­ro, impi­den el abas­to de insu­mos bási­cos, boi­co­tean las redes eléc­tri­cas y las tele­co­mu­ni­ca­cio­nes. Pero no fal­ta quien vea en estos atro­pe­llos la inmi­nen­cia de una pre­ten­di­da libertad.

El blac­kout sobre Vene­zue­la es total. Se esfuer­zan los medios por hacer creer que un país que sigue con valen­tía su mar­cha coti­dia­na, está deses­pe­ra­do por ayu­da huma­ni­ta­ria. Ase­gu­ran los medios que el vecino des­igual en el que los niños se mue­ren de ham­bre, la opo­si­ción polí­ti­ca es exter­mi­na­da a bala­zos y polí­ti­cos extran­je­ros nari­cean a los gober­nan­tes, quie­re brin­dar ayu­da huma­ni­ta­ria. Juran los medios que hace fal­ta un des­plie­gue de por­ta­avio­nes y naves de asal­to para «ayu­dar» a los vene­zo­la­nos. Mien­ten los medios que lue­go de años de blo­queo eco­nó­mi­co, boi­cot a las finan­zas y los ser­vi­cios públi­cos y con­fis­ca­ción de recur­sos en el extran­je­ro, las difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas del país son endo­sa­bles al pre­si­den­te Nico­lás Maduro.

Hoy sabe­mos que la empre­sa orga­ni­za­do­ra del supues­to con­cier­to huma­ni­ta­rio en Cúcu­ta es una con­tra­tis­ta mili­tar depen­dien­te de la Fuer­za Aérea Colom­bia­na. Todo el espec­tácu­lo es par­te de una ope­ra­ción mili­tar pre­pa­ra­da para for­zar el casus belli, para pene­trar por la fuer­za el sagra­do sue­lo de Vene­zue­la y for­zar a su pue­blo, su gobierno y sus mili­ta­res a tomar medi­das defensivas.

La des­pro­por­ción entre los supues­tos 20 millo­nes de dóla­res en ayu­da huma­ni­ta­ria aco­pia­dos en Cúcu­ta y los más de 30 mil millo­nes de dóla­res secues­tra­dos a las arcas del Esta­do por dis­tin­tas vías, es par­ti­cu­lar­men­te ofen­si­va, y toca de mane­ra par­ti­cu­lar la sen­si­ble dig­ni­dad del pue­blo de Vene­zue­la. El pre­si­den­te Madu­ro leyó muy bien la situa­ción cuan­do afir­mó que «Vene­zue­la no es ni será men­di­go de nadie».

Una de las aris­tas más infa­mes para la his­to­ria de Amé­ri­ca Lati­na es el tris­te papel de Colom­bia en esta afren­ta. Colom­bia toda, por­que en 2002, cuan­do Vene­zue­la sufrió un gol­pe de Esta­do, fue el pue­blo quien salió a pro­te­ger su mode­lo polí­ti­co, sacó del poder al auto­pro­cla­ma­do dic­ta­dor y res­ca­tó a su pre­si­den­te en menos de 48 horas. Los pue­blos pue­den cuan­do quieren.

En con­tras­te, esa Colom­bia que tie­ne nom­bre gra­cias a un vene­zo­lano que se lla­mó Fran­cis­co de Miran­da, esa Colom­bia que tuvo liber­tad gra­cias a un vene­zo­lano que se lla­mó Simón Bolí­var, esa Colom­bia que tuvo una opor­tu­ni­dad de regre­sar a la paz gra­cias a un vene­zo­lano que se lla­mó Hugo Chá­vez, esa Colom­bia que en cotra­pres­ta­ción apro­bó leyes que lega­li­zan el con­tra­ban­do de recur­sos estra­té­gi­cos de Vene­zue­la, hoy tie­ne un gobierno cola­bo­ra­dor nece­sa­rio para la felo­nía y en su ser­vi­lis­mo des­cien­de a nue­vos nive­les de indig­ni­dad y ver­güen­za histórica.

La tena­za se cie­rra con fuer­za con­tra Vene­zue­la, la poten­te ope­ra­ción sico­ló­gi­ca basa­da en la ame­na­za mili­tar está orien­ta­da a que­brar la leal­tad de los mili­ta­res. Le ven­den al mun­do la fal­sa pre­mi­sa de que una trai­ción que faci­li­te la cap­tu­ra y entre­ga del pre­si­den­te Madu­ro evi­ta­ría la inva­sión y la vio­len­cia. La his­to­ria de Libia nos dice a gri­tos que no hay nada más fal­so. La hipo­té­ti­ca pér­di­da del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro no sería sino el ini­cio de un atro­pe­llo gene­ra­li­za­do con­tra el gigan­tes­co lega­do de la revo­lu­ción boli­va­ria­na y el exter­mi­nio de todos sus líderes.

Ya denun­cia­ba la pasa­da sema­na el emba­ja­dor de Vene­zue­la ante la OEA, Samuel Mon­ca­da, cuál es el plan que des­de Esta­dos Uni­dos está dis­pues­to para Vene­zue­la, en oca­sión de la más recien­te reu­nión extra­or­di­na­ria del Con­se­jo Permanente:

El pro­pó­si­to de esta reu­nión de hoy es decir «no se pue­de hacer elec­cio­nes en Vene­zue­la y hay que dejar que el títe­re se aguan­te ahí varios años». Por­que según lo que escu­cha­mos acá el sis­te­ma está tan malo que hay que aca­bar con todo el cha­vis­mo pri­me­ro. Hay que salir de toda esa gen­te, por todos lados, de los gober­na­do­res inclu­so, dijo el super­ex­per­to. Hay que salir de todos los gober­na­do­res para lla­mar a unas elec­cio­nes. Y todas las elec­cio­nes fue­ron malas.

Todas las elec­cio­nes fue­ron terri­bles, menos las que gana­ron en la asam­blea nacio­nal. Esas sí fue­ron mara­vi­llo­sas. ¿Se dan cuen­ta de la far­sa? Lo que están es jus­ti­fi­can­do la dic­ta­du­ra en Vene­zue­la, se les aca­bó el dis­cur­so por­que el gol­pe fracasó.

Los mer­ca­de­res de la gue­rra han de saber que los tiem­pos han cam­bia­do. La hege­mo­nía de Esta­dos Uni­dos en el mun­do está vivien­do su últi­mo capí­tu­lo. La huma­ni­dad toda está en un momen­to que hace muy difí­cil el éxi­to de una cana­lla­da como la que se pre­ten­de con­tra Venezuela.

Lo dijo el pre­si­den­te Madu­ro: La for­ma como se resuel­va el actual con­flic­to en Vene­zue­la, será la for­ma como se resuel­van todos los con­flic­tos del mun­do de aho­ra en más. Que­da por ver si las poten­cias emer­gen­tes van a tole­rar la cao­ti­za­ción del orden inter­na­cio­nal jus­to cuan­do aso­ma su momen­to de tomar el liderazgo.

Por lo que res­pec­ta a Vene­zue­la, man­tie­nen ple­na vigen­cia las pala­bras del liber­ta­dor Simón Bolí­var, quien escri­bió a un inso­len­te repre­sen­tan­te de Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, John Bap­tist Irvi­ne, el 7 de octu­bre de 1818:

Pare­ce que el inten­to de usted es for­zar­me a que alter­ne los insul­tos: No lo haré; pero si pro­tes­to a usted, que no per­mi­ti­ré se ultra­je ni des­pre­cie al gobierno y los dere­chos de Vene­zue­la. Defen­dién­do­los con­tra la Espa­ña ha des­apa­re­ci­do una gran par­te de nues­tra pobla­ción y el res­to que que­da ansía por mere­cer igual suer­te. Lo mis­mo es para Vene­zue­la com­ba­tir con­tra Espa­ña que con­tra el mun­do ente­ro, si todo el mun­do la ofende

Luis Gif­fo­ni

20 de febre­ro de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *