Bran­son, Rubio & Co y los tam­bo­res de la gue­rra

Si de ver­dad los músi­cos qui­sie­ran ali­viar las penu­rias del pue­blo vene­zo­lano, ten­drían que can­tar el pró­xi­mo vier­nes 22 a favor de que el gobierno de Esta­dos Uni­dos levan­te las san­cio­nes impues­tas con­tra Cara­cas y de que los vene­zo­la­nos diri­man sus pro­ble­mas en casa sin intro­mi­sio­nes exter­nas.

La alian­za del mul­ti­mi­llo­na­rio bri­tá­ni­co Richard Bran­son y los empre­sa­rios colom­bia­nos Ricar­do Ley­va y Bruno Ocam­po, en torno al con­cier­to Ayu­da y Liber­tad (Vene­zue­la Aid Live), seña­la­do para el vier­nes 22 de febre­ro en Cúcu­ta, ten­dría las tra­zas de una gigan­tes­ca ope­ra­ción de mer­ca­do­tec­nia si no fue­ra por­que repre­sen­ta el pró­lo­go de una pro­ba­ble pro­vo­ca­ción de mar­ca mayor que pudie­ra desem­bo­car en un gra­ve con­flic­to inter­na­cio­nal, al inten­tar intro­du­cir poco des­pués en Vene­zue­la, por la fuer­za y sin la venia del país recep­tor, un car­ga­men­to de mer­can­cías y bie­nes bajo el pre­tex­to de ayu­da huma­ni­ta­ria.

Bran­son es un hom­bre de nego­cios, crea­dor de la mar­ca Vir­gin, que abar­ca des­de el trans­por­te aéreo a la pro­duc­ción de dis­cos. Su patri­mo­nio se cal­cu­la en 5 000 millo­nes de dóla­res. El mejor pro­duc­to suyo es él mis­mo, al bla­so­nar de ser el eje­cu­ti­vo más ami­ga­ble, el usua­rio más fiel a Twit­ter en Gran Bre­ta­ña y la per­so­na más segui­da en Lin­ke­din. Cada acción suya de inte­rés social, va acom­pa­ña­da de una aureo­la pro­pa­gan­dís­ti­ca exa­cer­ba­da, como cuan­do deci­dió que los 170 emplea­dos de la casa matriz toma­ran vaca­cio­nes a gus­to siem­pre que cum­plan con sus tareas –bene­fi­cio jamás exten­di­do a los 50.000 tra­ba­ja­do­res de sus 400 empre­sas – , o cuan­do aus­pi­ció un cen­tro de orien­ta­ción sobre abor­to y sexua­li­dad para jóve­nes, o lan­zó la ini­cia­ti­va Vir­gin Earth Cha­llen­ge a fin de hallar solu­cio­nes para redu­cir la emi­sión de gases tóxi­cos.

Nadie se lla­me a enga­ño: Bran­son es un tibu­rón empre­sa­rial de nue­vo cuño. A un corres­pon­sal espa­ñol en Lon­dres, dijo en 2011: «Tene­mos que “rein­ven­tar” el capi­ta­lis­mo, al que sigo con­si­de­ran­do como el mejor de los sis­te­mas. Creo real­men­te que el capi­ta­lis­mo ha ayu­da­do a mucha gen­te a mejo­rar sus vidas, lo que ocu­rre es que en los últi­mos tiem­pos ha per­di­do el camino». Fue el año en que inau­gu­ró un aero­puer­to espa­cial en un ári­do para­je de Nue­vo Méxi­co y comen­zó a ven­der bole­tos para futu­ros via­jes al cos­mos a razón de 200.000 dóla­res por cabe­za.

Ley­va y Ocam­po, uno en el ámbi­to de la publi­ci­dad y el otro en el del trans­por­te, tie­nen en Bran­son una refe­ren­cia para mul­ti­pli­car los divi­den­dos de sus car­te­ras de nego­cios y encuen­tran bajo su som­bri­lla una posi­bi­li­dad de ocu­par un pri­mer plano en la vida social domés­ti­ca colom­bia­na.

Bran­son y sus ému­los sud­ame­ri­ca­nos esta­rán en Cúcu­ta ani­man­do a los artis­tas con­vo­ca­dos para el con­cier­to. Por ahí tro­pe­za­rán con el man­da­ta­rio chi­leno Sebas­tián Piñe­ra, dere­chis­ta has­ta los tué­ta­nos, quien en un tuit com­pro­me­tió a su anfi­trión el pre­si­den­te colom­biano Iván Duque:

«Vene­zue­la y su pue­blo nece­si­tan apo­yo inter­na­cio­nal para recu­pe­rar su liber­tad y demo­cra­cia. Con el pre­si­den­te Iván Duque esta­re­mos este vier­nes en Cúcu­ta entre­gan­do ayu­da huma­ni­ta­ria a quie­nes lle­van años sufrien­do cri­sis cau­sa­da por la dic­ta­du­ra», escri­bió en su cuen­ta.

Mar­co Rubio pro­ta­go­ni­za los com­pa­ses pre­vios al even­to. Ya estu­vo en el tea­tro de los acon­te­ci­mien­tos. Su odio con­tra Vene­zue­la se mani­fies­ta como una enfer­me­dad. Voci­fe­ra y ame­na­za: «Sé que la demo­cra­cia va a regre­sar a Vene­zue­la, lo úni­co es que aho­ra hay que ver si será con la coope­ra­ción de algu­nos de los que están en el gobierno o si ellos tam­bién van a pasar el res­to de sus vidas como pre­sos o fugi­ti­vos», dijo el últi­mo domin­go quien ha sido man­da­ta­do por Trump para for­zar el pul­so en la fron­te­ra colom­bo-vene­zo­la­na.

Trump ala­bó a su exri­val: «Yo escu­cho mucho al sena­dor Rubio en lo rela­ti­vo a Vene­zue­la, es un tema muy cer­cano para él», con­fe­só a ini­cios de febre­ro el inqui­lino de la Casa Blan­ca. Rubio fue recí­pro­co: «Si Esta­dos Uni­dos actúa mili­tar­men­te en cual­quier par­te del mun­do, se ente­ra­rán de ello», apos­ti­lló con la mira­da pues­ta en Vene­zue­la.

En sep­tiem­bre pasa­do, Rubio se pasó de ros­ca, al inci­tar actos de hos­ti­ga­mien­to con­tra el empre­sa­rio gas­tro­nó­mi­co tur­co Nus­ret Gok­ce por haber invi­ta­do al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro a cenar en uno de sus esta­ble­ci­mien­tos en Estam­bul. Rubio tui­teó con rabia a sus con­ciu­da­da­nos para que boi­co­tea­ran el res­tau­ran­te Nust-Et Steakhou­se, que Gok­ce abrió en Mia­mi.

Al sena­dor no le intere­sa la músi­ca, solo derro­car a como sea al gobierno de Cara­cas. No sé si los músi­cos con­vo­ca­dos están cons­cien­tes de esto. Todos son estre­llas mediá­ti­cas; bue­nos, regu­la­res y malos. Medio­cres que pasan por bue­nos y bue­nos que se han deja­do arras­trar por la ilu­sión de ayu­dar a una cau­sa vicia­da en su ori­gen, pues para nadie es un secre­to que la inje­ren­cia de la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na se halla en las antí­po­das de la ges­tión huma­ni­ta­ria. El dia­rio Washing­ton Exa­mi­ner repor­tó el 15 de febre­ro el des­plie­gue al este de la Flo­ri­da del por­ta­vio­nes Abraham Lin­coln, un cru­ce­ro misi­lís­ti­co y cua­tro des­truc­to­res, «una fuer­za –afir­ma la nota– que pudie­ra diri­gir­se a Colom­bia antes del 23 de febre­ro».

Si de ver­dad los músi­cos qui­sie­ran ali­viar las penu­rias del pue­blo vene­zo­lano, ten­drían que can­tar a favor de que el gobierno de Esta­dos Uni­dos levan­te las san­cio­nes impues­tas con­tra Cara­cas y de que los vene­zo­la­nos diri­man sus pro­ble­mas en casa sin intro­mi­sio­nes exter­nas. ¿Cien millo­nes de dóla­res dice Bran­son que recau­da­rán? De mucho más dis­pon­dría el pue­blo vene­zo­lano de rever­tir­se el efec­to de las san­cio­nes de Esta­dos Uni­dos cuyo cos­to se cal­cu­la en 38.000 millo­nes de dóla­res, según el cré­di­to de una infor­ma­ción divul­ga­da por la cade­na tele­vi­sual pri­va­da Glo­bo­vi­sión.

Fren­te al con­cier­to de Bran­son y com­pa­ñía, habrá otro en el Puen­te Inter­na­cio­nal Simón Bolí­var, empla­za­do en la fron­te­ra colom­bo-vene­zo­la­na el vier­nes 22 y sába­do 23 de febre­ro, el cual con­ta­rá con la par­ti­ci­pa­ción de nume­ro­sos artis­tas nacio­na­les e inter­na­cio­na­les en res­pal­do a la demo­cra­cia vene­zo­la­na, anun­ció el minis­tro de Comu­ni­ca­ción e Infor­ma­ción del Gobierno boli­va­riano, Jor­ge Rodrí­guez.

Alguien podría recor­dar a Bran­son sus decla­ra­cio­nes a la revis­ta mexi­ca­na Quién el 21 de noviem­bre de 2014: «Mis padres me ense­ña­ron, des­de niño, a no juz­gar. Si yo comen­ta­ba algo nega­ti­vo de alguien, me lle­va­ban al espe­jo para que me vie­ra y empe­za­ra por mí. Esto me incul­có res­pe­to hacia los demás des­de muy tem­pra­na edad y es algo que les agra­dez­co mucho». En el caso de Vene­zue­la, debía apli­car­se a sí mis­mo tal lec­ción.

Pedro de la Hoz

19 de febre­ro de 2019

Fuen­te: http://​www​.gran​ma​.cu/​m​u​n​d​o​/​2​019 – 02-19/­bran­son-rubio-co-y-los-tam­bo­res-de-la-gue­rra-19 – 02-2019 – 20-02 – 25

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *