Pano­ra­ma de Áfri­ca en 2018: Polí­ti­ca elec­to­ral, esta­bi­li­dad social y nece­si­dad de un ver­da­de­ro desa­rro­llo eco­nó­mi­co (III) – El mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta y la bús­que­da de recons­truc­ción

Las cons­tan­tes inter­fe­ren­cias exter­nas y la des­es­ta­bi­li­za­ción del con­ti­nen­te obs­ta­cu­li­zan los inten­tos de lograr la uni­dad e inte­gra­ción regio­nal de Áfri­ca

A lo lar­go de 2018 han aumen­ta­do los bom­bar­deos del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se en Soma­lia, un Esta­do del Cuerno de Áfri­ca.

Una vez que entró en fun­cio­nes el gobierno del pre­si­den­te Donald Trump hace casi dos años se levan­ta­ron las supues­tas «res­tric­cio­nes» impues­tas a las ope­ra­cio­nes del Pen­tá­gono por medio del Man­do de Áfri­ca de Esta­dos Uni­dos (AFRICOM).

No obs­tan­te, no se debe malin­ter­pre­tar en el con­ti­nen­te o en la comu­ni­dad inter­na­cio­nal esta noción de levan­tar las res­tric­cio­nes a los ata­ques aéreos con­tra los lla­ma­dos «terro­ris­tas» que ope­ran en el país. La gue­rra con­tra Soma­lia es otro de los muchos inten­tos de ins­ta­lar regí­me­nes vica­rios al gus­to de Washing­ton, inten­tos que se cons­ta­tan des­de hace déca­das.

Tam­bién se han mejo­ra­do las uni­da­des de coman­dos espe­cia­les que aun­que afir­man que su prin­ci­pal obje­ti­vo es adies­trar a las Fuer­zas Arma­das Soma­líes, se dedi­can fun­da­men­tal­men­te a ata­car a «enemi­gos» iden­ti­fi­ca­dos, entre los que se inclu­yen la dos fac­cio­nes prin­ci­pa­les de [el gru­po yiha­dis­ta fun­da­men­ta­lis­ta] Al-Sha­baab. A con­se­cuen­cia de la impli­ca­ción cada vez mayor de AFRICOM dece­nas de per­so­nas han per­di­do la vida en los últi­mos meses.

Grá­fi­co: ¿Quién gobier­na Soma­lia? (Leyen­da: en ama­ri­llo cla­ro: sol­da­dos y mili­cia local kenia­nos; en mora­do: mili­cia local apo­ya­da por Etio­pía; en rojo: sol­da­dos y mili­cia local etío­pes; en ver­de: con­tro­la­do por isla­mis­tas; en azul: admi­nis­tra­cio­nes a favor del gobierno; en ama­ri­llo oscu­ro: con­tro­la­do por la UA/​el gobierno).

Una fuer­za mili­tar regio­nal de man­te­ni­mien­to de la paz cono­ci­da como Misión de la Unión Afri­ca­na en Soma­lia (AMISOM, por sus siglas en inglés) ope­ra en el país des­de más de hace once años. Los más de 20.000 sol­da­dos de AMISOM se han can­sa­do de la gue­rra ya que no se pre­vé el final de esta gue­rra de Soma­lia.

Al mis­mo tiem­po en 2018 Washing­ton ha res­ta­ble­ci­do una misión diplo­má­ti­ca en Moga­dishu des­pués de 28 años. En 1991 cayó el gobierno de Moha­med Siad Barre, res­pal­da­do por Esta­dos Uni­dos, y des­de enton­ces ha habi­do inva­sio­nes direc­tas perió­di­cas (1992−1994), se han uti­li­za­do ejér­ci­tos regio­na­les vica­rios (2006−2009) y se están lle­van­do a cabo manio­bras diplo­má­ti­cas para bus­car bene­fi­cios poten­cia­les de la explo­ra­ción de recur­sos petro­lí­fe­ros en el nor­te del país.

En las veci­nas Etio­pía y Eri­trea, dos nacio­nes que han esta­do en gue­rra des­de 1998, se lle­gó a un acuer­do de paz en julio de 2018. Los jefes de Esta­do de ambos gobier­nos, el pri­mer minis­tro Abiy Ahmed de Etio­pía e Isaias Afwer­ki de Eri­trea, se han visi­ta­do mutua­men­te en las res­pec­ti­vas capi­ta­les de Addis Abe­ba y Asma­ra. Rei­na el opti­mis­mo ya que estos acon­te­ci­mien­tos pro­me­ten el ini­cio de pro­yec­tos comer­cia­les y eco­nó­mi­cos con­jun­tos en el Cuerno de Áfri­ca. Ante los acuer­dos de paz en la zona el Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU han levan­ta­do las san­cio­nes que había impues­to a Eri­trea.

No obs­tan­te, tan­to den­tro de Áfri­ca como fue­ra da que pen­sar el hecho de que la fir­ma de al menos uno de los acuer­dos entre Addis Abe­ba y Asma­ra el pasa­do mes de sep­tiem­bre tuvie­ra lugar en Ara­bia Sau­dí mien­tras que los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) desem­pe­ña­ban un papel fun­da­men­tal para faci­li­tar las nego­cia­cio­nes. Ara­bia Sau­dí y los EAU siguen con su gue­rra geno­ci­da en nom­bre del impe­ria­lis­mo en Yemen. Estas monar­quías son tris­te­men­te céle­bres por vio­lar los dere­chos huma­nos y polí­ti­cos tan­to de sus pro­pios ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, como de las per­so­nas resi­den­tes en ellas.

Entre las moti­va­cio­nes para este acer­ca­mien­to en el Cuerno de Áfri­ca está la posi­bi­li­dad enor­mes bene­fi­cios finan­cie­ros para Abu Dha­bi y Riyadh debi­do a la cons­truc­ción de un oleo­duc­to en la zona. Tan­to las con­si­de­ra­cio­nes mili­ta­res como los inten­tos de evi­tar que la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán cul­ti­ve rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con Sudán, Eri­trea, Etio­pía y Yibu­ti sólo pue­den ser­vir a los intere­ses de Washing­ton y sus alia­dos entre las monar­quías del Gol­fo.

Un infor­me publi­ca­do en noviem­bre por el Inter­na­tio­nal Cri­sis Group cuya sede está en Bél­gi­ca insis­tía: «En su cam­pa­ña con­tra Irán Riad soli­ci­tó la asis­ten­cia de sus anti­guos alia­dos Sudán y Eri­trea, que habían estre­cha­do sus rela­cio­nes con Tehe­rán mien­tras los tres paí­ses eran obje­to de san­cio­nes inter­na­cio­na­les. Des­de la déca­da de 1990 Sudán había crea­do su indus­tria de defen­sa con la asis­ten­cia y cono­ci­mien­tos téc­ni­cos ira­níes; Eri­trea había ofre­ci­do a la arma­da ira­ní uti­li­zar su puer­to, Assab. Sin embar­go, en 2014 ambos paí­ses expul­sa­ron a los diplo­má­ti­cos ira­níes. Un año des­pués ambos paí­ses acce­die­ron a apor­tar sol­da­dos y recur­sos para la gue­rra de Yemen» (The Uni­ted Arab Emi­ra­tes in the Horn of Afri­ca , 6 de noviem­bre de 2018).

El mis­mo artícu­lo con­ti­núa ilus­tran­do cómo «[…] los EAU asu­mie­ron de fac­to la res­pon­sa­bi­li­dad de las ope­ra­cio­nes en el sur de Yemen y rápi­da­men­te se encon­tra­ron con la nece­si­dad de una base naval y aérea en el Mar Rojo. El can­di­da­to natu­ral era Yibu­ti, cuyo puer­to había sido cons­trui­do por DP World. Sin embar­go, para enton­ces las rela­cio­nes de Abu Dha­bi con Yibu­yi se esta­ban agrian­do debi­do a las acu­sa­cio­nes de corrup­ción rela­cio­na­das con el con­tra­to de DP World (DP World cues­tio­na las acu­sa­cio­nes). Altos car­gos de ambos dos paí­ses tuvie­ron una pelea en abril de 2015, cuan­do los EAU, con la infra­es­truc­tu­ra de DP World, tra­ta­ron de uti­li­zar Yibu­ti como pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to mili­tar a Yemen. La coa­li­ción enca­be­za­da por Ara­bia Sau­dí se diri­gió a otro puer­to, el puer­to Assab de Eri­trea. Tam­bién en abril Riad fir­mó un acuer­do de segu­ri­dad para uti­li­zar Assab y dejó que Abu Dha­bi lle­va­ra a cabo los tér­mi­nos del acuer­do. En sep­tiem­bre el ejér­ci­to de los EAU vola­ba con cazas bom­bar­de­ros des­de la cos­ta de Eri­trea».

El encuen­tro entre los líde­res de Soma­lia, Etio­pía y Eri­trea en Moga­dishu tam­bién fue his­tó­ri­co por­que se acu­sa a Asma­ra de apo­yar a Al-Sha­baab, una acu­sa­ción que ha nega­do rotun­da­men­te a lo lar­go de los años. Otras com­pli­ca­cio­nes en las rela­cio­nes entre Esta­dos pro­vie­nen de la lar­ga dispu­ta terri­to­rial entre Yibu­ti y Eri­trea.

El Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, Anto­nio Gute­rres, se ha refe­ri­do al des­acuer­do al tiem­po que expre­sa­ba su opti­mis­mo acer­ca de la reu­nión cele­bra­da tam­bién en Ara­bia Sau­dí, en la que se reu­nie­ron el Pre­si­den­te de Eri­trea Afwer­ki y su homó­lo­go de Yibu­ti Ismail Omar Gullen. Un infor­me de la reu­nión afir­ma­ba que este des­acuer­do «empe­zó hace unos diez años y pro­vie­ne de una dispu­ta fron­te­ri­za acer­ca del esta­tus de la mon­ta­ña Dumei­ra y la isla Dumei­ra Island, fren­te a las cos­tas de Yibu­ti y Eri­trea, que han sido recla­ma­das por ambas nacio­nes. El encuen­tro de Jed­dah se pro­du­ce tras una peti­ción hecha en julio por el emba­ja­dor de Yibu­ti ante la ONU, Moha­med Siad Doua­leh, soli­ci­tan­do ayu­da para resol­ver la dispu­ta con Eri­trea. El domin­go (16 de sep­tiem­bre de 2018) el jefe de la ONU aplau­dió otro paso impor­tan­te para la paz en la región con la fir­ma del acuer­do de paz entre Etio­pía y Eri­trea que puso fin a déca­das de hos­ti­li­da­des en una zona fron­te­ri­za en dispu­ta» (UN News Cen­tre, 18 de sep­tiem­bre de 2018).

Yibu­ti es el prin­ci­pal pues­to de avan­za­da de AFRICOM en el con­ti­nen­te. Miles de sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses están esta­cio­na­dos en Camp Lemon­nier, que tam­bién uti­li­zan Fran­cia, Ita­lia, Espa­ña y Japón. La repú­bli­ca Popu­lar Chi­na tie­ne una peque­ña pre­sen­cia en Yibu­ti con el úni­co fin de reabas­te­cer a sus tro­pas que par­ti­ci­pan en ope­ra­cio­nes de man­te­ni­mien­to de la paz en la zona.

No se pue­den con­si­de­rar estos inten­tos de uni­dad entre Esta­dos del Cuerno de Áfri­ca sin tener en cuen­ta el papel de las fuer­zas mili­ta­res alia­das del impe­ria­lis­mo. Todos estos gobier­nos capi­ta­lis­tas occi­den­ta­les están allí para pro­mo­ver sus pro­pias estra­te­gias de explo­ta­ción y con­ten­ción, que son diver­gen­tes de los intere­ses de las masas popu­la­res del con­ti­nen­te y de la Penín­su­la ará­bi­ga.

El Sur de Áfri­ca en tran­si­ción: la cues­tión de la tie­rra y la bús­que­da de una sobe­ra­nía dura­de­ra en Sudá­fri­ca y Zim­ba­bue

El pre­si­den­te Cyril Ramapho­sa here­dó una eco­no­mía suda­fri­ca­na que se enfren­ta a la rece­sión debi­do a la alta tasa de paro, la dis­mi­nu­ción de los ingre­sos de las expor­ta­cio­nes y la incer­ti­dum­bre entre las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les debi­do al fuer­te deba­te en torno a las pro­pues­tas de un pro­gra­ma radi­cal de redis­tri­bu­ción de la tie­rra. En los pró­xi­mos meses podría haber elec­cio­nes en Sudá­fri­ca, el país más indus­tria­li­za­do del con­ti­nen­te, en las que el par­ti­do en el poder, el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano (ANC, por sus siglas en inglés), tra­ta­rá una vez más de seguir sien­do el par­ti­do mayo­ri­ta­rio.

El ANC ha sido el par­ti­do domi­nan­te en todos los gobier­nos des­de que fue­ra derro­ca­do el apartheid en 1994 cuan­do el líder del movi­mien­to de libe­ra­ción, el pre­si­den­te Nel­son Man­de­la, pasó de ser el prin­ci­pal pre­so polí­ti­co de la déca­da de 1980 a ocu­par las estan­cias del gobierno en Pre­to­ria y Ciu­dad del Cabo. Ramapho­sa debe hacer deli­ca­dos equi­li­brios entre tra­tar de man­te­ner algu­na apa­rien­cia de esta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca al tiem­po que abor­da seria­men­te las aspi­ra­cio­nes y nece­si­da­des con­cre­tas de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, agri­cul­to­ras y jóve­nes de Sudá­fri­ca.

Se pue­de apren­der mucho de la veci­na Zim­ba­bue don­de tras más de un año de pre­si­den­cia de Emmer­son Mnan­gag­wa, [su capi­tal] Hara­re con­ti­núa bajo un régi­men de san­cio­nes eco­nó­mi­cas impues­to por Lon­dres y Washing­ton, un blo­queo que dura dos déca­das. El par­ti­do gober­nan­te, la Unión Nacio­nal Afri­ca­na de Zim­ba­bue – Fren­te Patrió­ti­co (ZANU-PF, por sus siglas en inglés), se man­tie­ne en el poder des­de la libe­ra­ción nacio­nal en 1980.

Las elec­cio­nes cele­bra­das bajo super­vi­sión inter­na­cio­nal el 30 de julio de 2018 vol­vie­ron a situar al ZANU-PF en el gobierno de Hara­re. Con todo, se man­tie­nen las san­cio­nes occi­den­ta­les por­que el ver­da­de­ro obje­ti­vo de los Esta­dos capi­ta­lis­tas no es una demo­cra­cia bur­gue­sa en Zim­ba­bue, sino que lo que bus­ca el impe­ria­lis­mo es rever­tir la tra­yec­to­ria revo­lu­cio­na­ria derro­can­do al ZANU-PF, un par­ti­do naci­do en la lucha con­tra el colo­nia­lis­mo de asen­ta­mien­to.

Sudá­fri­ca podría ver­se some­ti­da a san­cio­nes simi­la­res si el gobierno del ANC da pasos para expro­piar la tie­rra y los intere­ses mine­ros a las empre­sas mul­ti­na­cio­na­les, que son apén­di­ces del capi­tal finan­cie­ro inter­na­cio­nal. El pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Trump ya ha adver­ti­do de gra­ves con­se­cuen­cias si se obli­ga a aban­do­nar sus gran­jas e indus­trias extrac­ti­vas a los agri­cul­to­res colo­nos euro­peos que roba­ron la tie­rra al pue­blo afri­cano.

La Repú­bli­ca de Nami­bia, que estu­vo bajo el régi­men racis­ta de apartheid has­ta 1990, dis­cu­te tam­bién una refor­ma agra­ria. Las comu­ni­da­des here­ro y nama han enta­bla­do accio­nes lega­les para exi­gir indem­ni­za­cio­nes por el geno­ci­dio al que le some­tie­ron los ale­ma­nes a prin­ci­pios del siglo XX.

Estos Esta­dos, Sudá­fri­ca, Zim­ba­bue y Nami­bia, obtu­vie­ron la inde­pen­den­cia gra­cias a la com­bi­na­ción de las luchas de masas, sin­di­cal y arma­da. Aun­que no han podi­do avan­zar hacia un sis­te­ma eco­nó­mi­co no capi­ta­lis­ta, el carác­ter de sus res­pec­ti­vos movi­mien­tos los hizo bene­fi­cia­rios de la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal de los Esta­dos socia­lis­tas de la anti­gua Unión Sovié­ti­ca, y las toda­vía exis­ten­tes Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y la Repú­bli­ca de Cuba. En su con­di­ción de bases de reta­guar­dia de movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal des­de media­dos de la déca­da de 1970 a prin­ci­pios de la de 1990, Ango­la y Mozam­bi­que tuvie­ron sus pro­pios expe­ri­men­tos de orien­ta­ción socia­lis­ta en los pri­me­ros años de inde­pen­den­cia.

La Comu­ni­dad de Desa­rro­llo de Áfri­ca Aus­tral (SADC, por sus siglas en inglés) sigue sien­do el gru­po regio­nal más esta­ble y uni­fi­ca­do del con­ti­nen­te. La SADC está impli­ca­da en la reso­lu­ción de los con­flic­tos inter­nos des­de su afi­lia­da más leja­na en el nor­te, la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go, pasan­do por Mozam­bi­que, Mala­wi, Bots­wa­na, Eswa­ti­ni, Lesotho, Zam­bia y otros Esta­dos has­ta los Esta­dos miem­bros del Océano Índi­co de la Unión de las Como­ras, Sey­che­lles y Mada­gas­car. Para lle­var a buen tér­mino este pro­ce­so el sub­con­ti­nen­te debe aca­bar unién­do­se a otras orga­ni­za­cio­nes regio­na­les para imple­men­tar una zona de libre comer­cio fac­ti­ble de todos los paí­ses afri­ca­nos, refor­za­da por unas estruc­tu­ras legis­la­ti­vas via­bles que estén res­pal­da­das por un alto man­do mili­tar inte­gra­do que ope­re inde­pen­dien­te­men­te del Pen­tá­gono, de la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te y de sus alia­dos.

Recons­truir Áfri­ca: los impe­ra­ti­vos de una sobe­ra­nía dura­de­ra

Estos acon­te­ci­mien­tos suce­di­dos a lo lar­go de 2018 en dife­ren­tes zonas de Áfri­ca no hacen sino con­fir­mar nues­tra tesis de que para logar un ver­da­de­ro desa­rro­llo los Esta­dos miem­bros de la Unión Afri­ca­na deben empren­der una cam­pa­ña coor­di­na­da de uni­fi­ca­ción que inclu­ya a todos los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de la socie­dad con­tem­po­rá­nea. Lite­ral­men­te exis­te todo lo nece­sa­rio para lle­var a cabo dicho pro­gra­ma inter­na­men­te: abun­dan­cia de recur­sos natu­ra­les, poten­cial agrí­co­la, una pujan­te mano de obra y unas vías flu­via­les esen­cia­les y estra­té­gi­cas jun­to con un patri­mo­nio ideo­ló­gi­co que ape­la direc­ta­men­te a la nece­si­dad de uni­fi­ca­ción en un camino anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta.

Los prin­ci­pa­les cen­tros impe­ria­lis­tas ubi­ca­dos en Euro­pa Occi­den­tal y Nor­te­amé­ri­ca se opo­nen y segui­rán opo­nién­do­se a este revo­lu­cio­na­rio pro­gra­ma de desa­rro­llo pan­afri­cano. El empo­de­ra­mien­to de Euro­pa y pos­te­rior­men­te de Esta­dos Uni­dos pro­vie­ne de la escla­vi­tud, colo­ni­za­ción y neo­co­lo­ni­za­ción de Áfri­ca y otras zonas del pla­ne­ta.

Por con­si­guien­te, no cabe sino con­si­de­rar que las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, agri­cul­to­ras o otros estra­tos de popu­la­res de Áfri­ca solo supe­ra­rán su difí­cil con­di­ción de empo­bre­ci­mien­to e ines­ta­bi­li­dad social por medio de un movi­mien­to coor­di­na­do para erra­di­car los últi­mos ves­ti­gios de la domi­na­ción occi­den­tal, para lo que se reque­ri­rá valor, con­vic­ción pro­gra­má­ti­ca y dis­ci­pli­na polí­ti­ca con el fin de lograr una exis­ten­cia segu­ra inde­pen­dien­te de las ins­ti­tu­cio­nes de opre­sión nacio­nal y de explo­ta­ción eco­nó­mi­ca.

Aba­yo­mi Azi­ki­we, direc­tor de Pan-Afri­can News Wire

7 de enero de 2019

Fuen­te: http://​www​.pam​ba​zu​ka​.org/​p​a​n​-​a​f​r​i​c​a​n​i​s​m​/​a​f​r​i​c​a​-​r​e​v​i​e​w​-​2​0​1​8​-​p​a​r​t​-​i​i​i​-​i​m​p​e​r​i​a​l​i​s​t​-​m​i​l​i​t​a​r​i​s​m​-​a​n​d​-​q​u​e​s​t​-​r​e​c​o​n​s​t​r​u​c​t​ion

[Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *