Pano­ra­ma de Áfri­ca en 2018: Polí­ti­ca elec­to­ral, esta­bi­li­dad social y nece­si­dad de un ver­da­de­ro desa­rro­llo eco­nó­mi­co (II) – La ines­ta­bi­li­dad regio­nal y la polí­ti­ca de sub­de­sa­rro­llo

Intro­duc­ción

En los últi­mos doce meses los acon­te­ci­mien­tos en el con­ti­nen­te afri­cano han refor­za­do la rela­ción de siglos con las nacio­nes impe­ria­lis­tas a tra­vés del pro­ce­so de explo­ta­ción eco­nó­mi­ca de los recur­sos huma­nos y natu­ra­les que ha dis­pa­ra­do los bene­fi­cios de las fuer­zas domi­nan­tes en sis­te­ma mun­dial. Aun­que en los 55 paí­ses que con­for­man la Unión Afri­ca­na (UA) hay varian­tes suti­les y pro­fun­das de esta reali­dad, las simi­li­tu­des en todo el con­ti­nen­te supe­ran con cre­ces las dife­ren­cias.
Esta segun­da entre­ga que eva­lúa los acon­te­ci­mien­tos del perío­do con­tem­po­rá­neo sólo se pue­de enten­der ade­cua­da­men­te si se sitúa la con­ti­nua cri­sis en un con­tex­to his­tó­ri­co. Aun­que todos estos Esta­dos miem­bros de la UA son nomi­nal­men­te inde­pen­dien­tes, excep­to el Sáha­ra Occi­den­tal que aún está bajo ocu­pa­ción marro­quí, casi nin­gu­na de las deci­sio­nes polí­ti­cas toma­das por los gobier­nos en las dife­ren­tes regio­nes geo­po­lí­ti­cas se pue­de lle­var a cabo sin un meticu­loso razo­na­mien­to rela­cio­na­do con la res­pues­ta de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras inter­na­cio­na­les y los regí­me­nes capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos de Occi­den­te.

Ines­ta­bi­li­dad en el Nor­te de Áfri­ca: los casos de Egip­to y Libia

El ter­cer país más pobla­do de la UA es Egip­to, que des­de 2011 pade­ce una fuer­te agi­ta­ción polí­ti­ca. La dimi­sión del expre­si­den­te Hos­ni Muba­rak tras las pro­tes­tas masi­vas gene­ral­men­te cono­ci­das como la «Pri­ma­ve­ra Ára­be» crea­ron las con­di­cio­nes para el ascen­so del líder mili­tar con­ver­ti­do en pre­si­den­te Abdel-Fat­tah al-Sisi en 2013.
El gobierno de los Her­ma­nos Musul­ma­nes gana­dor de las elec­cio­nes en 2012 bajo la ense­ña del Par­ti­do de Liber­tad y Jus­ti­cia (PLJ) sólo había dura­do un año cuan­do los mili­ta­res reto­ma­ron el poder ale­gan­do que tenían un man­da­to popu­lar para «res­tau­rar el orden» y devol­ver la nación al «lai­cis­mo». Miles de par­ti­da­rios del PLJ fue­ron ase­si­na­dos o dete­ni­dos tras el gol­pe.
El derro­ca­do pre­si­den­te Moha­med Mor­si con­ti­núa en pri­sión y el pasa­do mes de diciem­bre com­pa­re­ció en la mis­ma sala que Muba­rak en un jui­cio que tra­ta de cul­par al líder del PLJ de los dis­tur­bios pro­du­ci­dos en Egip­to en 2011 y 2012. Pero no fue­ron los Her­ma­nos Musul­ma­nes quie­nes ini­cia­ron las mani­fes­ta­cio­nes masi­vas con­tra Muba­rak en febre­ro de 2011, sino el des­con­ten­to gene­ra­li­za­do pro­vo­ca­do por la subor­di­na­ción de la eco­no­mía al impe­ria­lis­mo faci­li­ta­da por la finan­cia­ción del apa­ra­to mili­tar y de segu­ri­dad egip­cio como apén­di­ce de los intere­ses estra­té­gi­cos de Washing­ton rela­cio­na­dos con que siguie­ra exis­tien­do el Esta­do de Israel y su papel en todo el nor­te de Áfri­ca y Asia Occi­den­tal.
Un aten­ta­do con­tra un auto­bús turís­ti­co en El Cai­ro cer­ca de las mile­na­rias pirá­mi­des aca­bó con la vida de tres per­so­na viet­na­mi­tas. Al día siguien­te las auto­ri­da­des egip­cias anun­cia­ron que el ejér­ci­to habían eli­mi­na­do a 40 «acti­vis­tas» en una ope­ra­ción anti­te­rro­ris­ta.
Estos inci­den­tes de vio­len­cia como repre­sa­lia con el obje­ti­vo de debi­li­tar y des­pués for­ta­le­cer la eco­no­mía y el sis­te­ma polí­ti­co egip­cio pue­den pare­cer rela­cio­na­dos con la apli­ca­ción de la ley. Sin embar­go, el ori­gen del ato­lla­de­ro hay que bus­car­lo en el lega­do del colo­nia­lis­mo bri­tá­ni­co y fran­cés que se extien­de des­de el siglo XVIII has­ta el siglo XX. Otros fac­to­res de la cri­sis egip­cia son pro­duc­to de la intru­sión de Tel Aviv y del apo­yo que reci­be de Washing­ton, que con­tro­la ambos pues­tos avan­za­dos pro-occi­den­ta­les por medios eco­nó­mi­cos y mili­ta­res.
El pro­lí­fi­co y cono­ci­do estu­dio­so egip­cio Samir Amin falle­ció el 12 de agos­to de 2018 en un hos­pi­tal de París a la edad de 86 años. Amin fue secre­ta­rio eje­cu­ti­vo y cofun­da­dor del Con­se­jo para el Desa­rro­llo de la Inves­ti­ga­ción Social en Áfri­ca en 1973 y uno de los más des­ta­ca­dos inves­ti­ga­do­res mar­xis­tas en el cam­po de lo que en la déca­da de 1970 se cono­ció como teo­ría de la depen­den­cia.
Amin indi­có que Áfri­ca no podría obte­ner una inde­pen­den­cia dura­de­ra sin «des­vin­cu­lar­se» del impe­ria­lis­mo mun­dial. Este aná­li­sis se pue­de apli­car a otros Esta­dos de la región nor­te del con­ti­nen­te.
Lo impe­ra­ti­vo de la tesis de Amin se pue­de ilus­trar mejor en la veci­na Libia, don­de a prin­ci­pios de 2011 el Pen­tá­gono y la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) empren­die­ron una gue­rra geno­ci­da tras cali­fi­car­la fal­sa­men­te de movi­mien­to a favor de la demo­cra­cia. Uti­li­zan­do a rebel­des con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios loca­les, una cam­pa­ña aérea de sie­te meses de dura­ción, de mar­zo a octu­bre, derro­có el sis­te­ma de la Jamahi­ri­ya bajo el man­do del coro­nel Mua­mar Gada­fi y creó un vacío de poder que con­ti­núa a fina­les de 2018.
A pesar de varios inten­tos de reha­cer la Libia post-Gad­da­fi a ima­gen y seme­jan­za del impe­ria­lis­mo, la vio­len­cia entre fac­cio­nes y la con­ti­nua inter­fe­ren­cia mili­tar de los Esta­dos de la OTAN y sus alia­dos han sumi­do al país en un caos per­pe­tuo. En los últi­mos tres años Libia se ha gana­do la repu­tación de ser un impor­tan­te cen­tro de tra­ta de seres huma­nos en el que se vio­lan ruti­na­ria­men­te los dere­chos de las y los afri­ca­nos, a quie­nes se ven­de como mano de obra bara­ta y escla­vos sexua­les.
Cien­tos, si no miles, de per­so­nas están sien­do tras­la­da­das ile­gal­men­te todos los días al sur de Euro­pa a tra­vés del Medi­te­rrá­neo. Muchas de estas per­so­nas mue­ren den­tro y fue­ra de las des­ven­ci­ja­das embar­ca­cio­nes mien­tras que el deba­te acer­ca del nivel de la migra­ción ha crea­do las bases polí­ti­cas para el ascen­so de par­ti­dos neo­fas­cis­tas de dere­cha que han logra­do un impor­tan­te apo­yo en todo el con­ti­nen­te euro­peo.

Bal­ca­ni­za­ción de Áfri­ca Occi­den­tal: la frac­tu­ra de Nige­ria y Came­rún

El pre­si­den­te Muham­ma­du Buha­ri de la Repú­bli­ca Fede­ral de Nige­ria ha hecho públi­ca su can­di­da­tu­ra en nom­bre del Con­gre­so de Todos los Pro­gre­sis­tas para su reelec­ción en 2019. Cuan­do Buha­ri asu­mió la pre­si­den­cia en 2015 decla­ró que el gru­po isla­mis­ta Boko Haram sería derro­ta­do en seis meses. Sin embar­go, la vio­len­cia en el nores­te del país ha con­ti­nua­do a lo lar­go de toda su pre­si­den­cia. A fina­les de diciem­bre varios com­ba­tien­tes arma­dos ocu­pa­ron el cuar­tel gene­ral de una fuer­za ope­ra­ti­va con­jun­ta anti­te­rro­ris­ta en Baga, en el esta­do de Borno.
Aun­que Boko Haram se ha escin­di­do en dos fac­cio­nes iden­ti­fi­ca­bles, una de las cua­les está alia­da con el Esta­do Islá­mi­co de Áfri­ca Occi­den­tal, la capa­ci­dad del gru­po para uti­li­zar fuer­za letal ha segui­do sien­do un fac­tor de des­es­ta­bi­li­za­ción en el noroes­te, una de las zonas menos desa­rro­lla­das de este Esta­do rico en petró­leo que es el más pobla­do del con­ti­nen­te. El pro­ble­ma de la segu­ri­dad inter­na será una de las cues­tio­nes prin­ci­pa­les que plan­teen los par­ti­dos de la opo­si­ción que quie­ren derro­car a Buha­ri en las pró­xi­mas elec­cio­nes nacio­na­les.
La drás­ti­ca baja­da de los pre­cios del petró­leo y el colap­so de las expor­ta­cio­nes de petró­leo a Esta­dos Uni­dos tuvo un efec­to devas­ta­dor en la eco­no­mía nacio­nal des­de 2015. Des­pués de que el actual pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se Donald Trum asu­mie­ra el car­go han mejo­ra­do las rela­cio­nes entre Abu­ja y Washing­ton y se reanu­da­do la ven­ta de equi­pa­mien­to mili­tar a Nige­ria bajo la pre­mi­sa de for­ta­le­cer la capa­ci­dad de país de derro­tar a Boko Haram.
Lo que a menu­do se igno­ra en el ámbi­to inter­na­cio­nal es la repre­sión con­tra el Movi­mien­to Islá­mi­co de Nige­ria (IMN, por sus siglas en inglés), un gru­po de base chií. El líder del IMN, Sheikh Ibrahim Zak­zaky, y su espo­sa siguen encar­ce­la­dos en Nige­ria a pesar de una orden judi­cial que orde­na su pues­ta en liber­tad. El IMN afir­ma que las auto­ri­da­des nige­ria­nas han ase­si­na­do y encar­ce­la­do a cien­tos y qui­zá miles de sus miem­bros. Las mani­fes­ta­cio­nes para exi­gir la libe­ra­ción de sus líde­res y segui­do­res se enfren­tan a menu­do a dis­pa­ros y más deten­cio­nes.
Nige­ria sigue sien­do muy depen­dien­te de los ingre­sos en divi­sas pro­ve­nien­tes de la ven­ta de petró­leo en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, que en los últi­mos años ha cam­bia­do hacia nacio­nes de Asia como Chi­na e India. Debi­do a la pro­duc­ción de petró­leo y gas natu­ral ha aumen­ta­do el movi­mien­to sin­di­cal, que recla­ma el aumen­to del sala­rio míni­mo y mejo­res con­di­cio­nes labo­ra­les.
Des­gra­cia­da­men­te, Nige­ria sigue sien­do un Esta­do capi­ta­lis­ta en el que los intere­ses de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, cam­pe­si­nas y jóve­nes no son una prio­ri­dad para la bur­gue­sía nacio­nal. Las muje­res han hecho gran­des pro­gre­sos en los ámbi­tos pro­fe­sio­nal y de los nego­cios. No obs­tan­te, toda­vía que­da mucho por hacer para crear una socie­dad ver­da­de­ra­men­te demo­crá­ti­ca dis­pues­ta a ocu­par el lugar que le corres­pon­de en los esfuer­zos por trans­for­mar a Áfri­ca en una poten­cia indus­trial reco­no­ci­da inter­na­cio­nal­men­te.
El vecino Came­rún, una anti­gua colo­nia ale­ma­na, bri­tá­ni­ca y fran­ce­sa, no solo está aso­la­do por la insur­gen­cia de Boko Haram, sino que los pro­ble­mas no resuel­tos entre las regio­nes fran­có­fo­nas y angló­fo­nas se han poli­ti­za­do has­ta el pun­to de lle­gar a una insu­rrec­ción arma­da.
Un movi­mien­to gue­rri­lle­ro angló­fono que rei­vin­di­ca la inde­pen­den­cia de Amba­zo­nia, una nación no reco­no­ci­da en las regio­nes sur­oes­te y noroes­te del país (cono­ci­da como Came­rún Sur), ha pro­vo­ca­do impor­tan­tes ata­ques con­tra civi­les y el secues­tro de estu­dian­tes. La reelec­ción del pre­si­den­te Paul Biya, que lle­va muchos años en este car­go, ha gene­ra­do ten­sio­nes ya que los líde­res nacio­na­les no abor­dan ade­cua­da­men­te la urgen­cia de una posi­ble desin­te­gra­ción de este esta­do pro­duc­tor de petró­leo.
Este tipo de divi­sio­nes den­tro de Came­rún sus­ci­ta el espec­tro de una inter­ven­ción aún más pro­fun­da del Pen­tá­gono y la OTAN con la excu­sa del anti­te­rro­ris­mo y la supues­ta esta­bi­li­za­ción de la zona de Áfri­ca Occi­den­tal. El Man­do de Áfri­ca de Esta­dos Uni­dos (AFRICOM) está muy impli­ca­do en Áfri­ca Occi­den­tal don­de rea­li­za anual­men­te ejer­ci­cios mili­ta­res con­jun­tos con miem­bros de la Comu­ni­dad Eco­nó­mi­ca de los Esta­dos de Áfri­ca Occi­den­tal.

Se debe supe­rar el lega­do del colo­nia­lis­mo para fomen­tar el desa­rro­llo regio­nal

Áfri­ca Occi­den­tal es una zona geo­po­lí­ti­ca estra­té­gi­ca y vital para el sis­te­ma eco­nó­mi­co mun­dial debi­do a sus vas­tos recur­sos ener­gé­ti­cos, su poten­cial agrí­co­la y su pro­xi­mi­dad al Océano Atlán­ti­co. Al igual que ocu­rre en el nor­te de Áfri­ca, Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña y otros gobier­nos de la Unión Euro­pea tra­tan de aumen­tar su pre­sen­cia mili­tar y eco­nó­mi­ca en toda la región.
La depen­den­cia de Occi­den­te a la hora de fijar los pre­cios de los pro­duc­tos bási­cos y las pre­fe­ren­cias rela­cio­na­das con el comer­cio con los Esta­dos afri­ca­nos supo­nen una tra­ba impor­tan­te para la sobe­ra­nía y la uni­fi­ca­ción ver­da­de­ras del con­ti­nen­te. Has­ta que no se abor­den estos desa­fíos des­de un pun­to de vis­ta con­ti­nen­tal no podrá haber ver­da­de­ra segu­ri­dad fren­te a las ame­na­zas pro­ve­nien­tes tan­to de los ele­men­tos inter­nos como exter­nos.
No exis­te fun­da­men­to his­tó­ri­co alguno para con­fiar en AFRICOM y la OTAN en lo que res­pec­ta al sumi­nis­tro de mate­rial mili­tar, el adies­tra­mien­to de tro­pas y el esta­cio­na­mien­to de sol­da­dos occi­den­ta­les en Áfri­ca. Con las recien­tes expe­rien­cias de Libia, Cos­ta de Mar­fil, Egip­to y Soma­lia abun­dan los ejem­plos que refu­tan que el mili­ta­ris­mo impe­ria­lis­ta en el con­ti­nen­te ten­ga resul­ta­do posi­ti­vo alguno.
La crea­ción de un Alto Man­do Afri­cano inte­gra­do por fuer­zas mili­ta­res nacio­na­les y mili­cias popu­la­res es la úni­ca solu­ción para las cri­sis de segu­ri­dad, y está estre­cha­men­te vin­cu­la­da a los mode­los de desa­rro­llo cen­tra­dos en las per­so­nas. Para crear este ejér­ci­to arma­do pan­afri­cano los Esta­dos miem­bros de la UA deben aca­bar con su depen­den­cia del capi­ta­lis­mo y dedi­car­se a resol­ver las con­tra­dic­cio­nes inter­nas que son un refle­jo de las con­ti­nuas explo­ta­ción y la opre­sión engen­dra­das por la cons­truc­ción post­co­lo­nial que sólo bene­fi­cia a las cla­ses domi­nan­tes en Washing­ton, Nue­va York, París, Lon­dres, Bru­se­las y otros pues­tos avan­za­dos del impe­ria­lis­mo.
Aba­yo­mi Azi­ki­we, direc­tor de Pan-Afri­can News Wire
4 de enero de 2019
Fuen­te: http://​www​.pam​ba​zu​ka​.org/​p​a​n​-​a​f​r​i​c​a​n​i​s​m​/​a​f​r​i​c​a​-​r​e​v​i​e​w​-​2​0​1​8​-​p​a​r​t​-​i​i​-​r​e​g​i​o​n​a​l​-​i​n​s​t​a​b​i​l​i​t​y​-​a​n​d​-​p​o​l​i​t​i​c​s​-​u​n​d​e​r​d​e​v​e​l​o​p​m​ent
[Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *