«Debe­mos vivir como per­so­nas»: cró­ni­ca des­de un Hai­tí al rojo vivo

El cli­ma social vie­ne cal­deán­do­se en Hai­tí, con­for­me las frus­tra­cio­nes socia­les se acu­mu­lan en un pol­vo­rín que nun­ca ter­mi­na de des­ac­ti­var­se. Des­pués de las inten­sas movi­li­za­cio­nes del año pasa­do, con epi­cen­tros masi­vos y radi­ca­les en los meses de julio, octu­bre y noviem­bre, la tre­gua táci­ta de fin de año dio lugar a unas navi­da­des mate­rial­men­te pre­ca­rias, pero tran­qui­las. Pero las fes­ti­vi­da­des no fue­ron más que un inter­lu­dio bre­ve. Pron­to se reanu­da­rían las bata­llas con­tra la cares­tía de la vida, la corrup­ción endé­mi­ca, la cri­sis social y eco­nó­mi­ca y la ausen­cia de un mode­lo de nación para la pri­me­ra repú­bli­ca inde­pen­dien­te sur­gi­da a la his­to­ria de este lado del Río Bra­vo. Las pro­tes­tas ya lle­van ocho inten­sas jor­na­das, y nada pare­ce seña­lar que vayan a dete­ner­se.

Los pri­me­ros sín­to­mas de este nue­vo ciclo de pro­tes­tas se mani­fes­ta­ron en nues­tro pro­pio pue­blo, cuan­do jóve­nes des­con­ten­tos por el accio­nar poli­cial en un con­flic­to de tie­rras pren­die­ron fue­go a la comi­sa­ría de poli­cía de la loca­li­dad de Mon­trouis, en el depar­ta­men­to Arti­bo­ni­te. La res­pues­ta, pre­vi­si­ble, fue la rápi­da mili­ta­ri­za­ción de un pobla­do por lo demás pací­fi­co. Al día siguien­te del hecho, las fuer­zas espe­cia­les del CIMO ya dor­mían su sies­ta lar­ga fren­te al mer­ca­do del pue­blo, y nadie podía recor­dar cómo era que habían ido a parar allí, ni con qué pro­pó­si­to. Pero pron­to el con­flic­to comen­zó a mul­ti­pli­car­se en dife­ren­tes focos del país has­ta lle­gar a la explo­si­va jor­na­da del 7 de febre­ro, ani­ver­sa­rio de la hui­da del país del dic­ta­dor Jean-Clau­de Duva­lier. Des­de enton­ces comen­zó a com­bi­nar­se todo el reper­to­rio de accio­nes calle­je­ras habi­das y por haber: con­cen­tra­cio­nes espo­rá­di­cas, inmen­sas movi­li­za­cio­nes espon­tá­neas, cara­va­nas de moto­ci­cle­tas, huel­gas de trans­por­tis­tas, la que­ma de comi­sa­rías y edi­fi­cios guber­na­men­ta­les, y, sobre todo, miles de barri­ca­das que rápi­da­men­te tabi­ca­ron la capi­tal y los diez depar­ta­men­tos del país.

Hace sema­nas que la esca­sez de com­bus­ti­ble no deja de agra­var­se. Las lar­gas colas que pobla­ban las esta­cio­nes de gas han cedi­do paso a puer­tas cerra­das y pla­yo­nes vacíos, sin autos ni tran­seún­tes. Los últi­mos galo­nes de cir­cu­la­ción legal fue­ron engu­lli­dos por el con­tra­ban­do, y aho­ra sólo es posi­ble con­se­guir com­bus­ti­ble en la calle, tras arduas nego­cia­cio­nes y a pre­cios impo­si­bles. En estas refrie­gas es el peque­ño con­su­mi­dor quién lle­va todas las de per­der, des­de el cho­fer que nece­si­ta echar a rodar su moto­ci­cle­ta para com­prar su ración dia­ria de arroz con fri­jo­les, has­ta la ven­de­do­ra que pre­ci­sa encen­der su meche­ro para con­ti­nuar sus ven­tas al menu­deo en las horas sin sol. Las cau­sas del des­abas­te­ci­mien­to tie­nen que ver con las res­pon­sa­bi­li­da­des con­traí­das por el defi­ci­ta­rio esta­do hai­tiano, que adeu­da pagos millo­na­rios a la empre­sa que con­cen­tra las impor­ta­cio­nes. Los mono­po­lios, sin remor­di­mien­tos, ajus­tan cuen­tas hacien­do rechi­nar los dien­tes de toda la pobla­ción con su poder de para­li­zar el país. Las calles están casi vacías, y los pre­cios de todas las cosas, des­de el trans­por­te has­ta la ali­men­ta­ción, se han dis­pa­ra­do por los aires. La eco­no­mía coti­dia­na está des­he­cha, y está para­li­za­do el tra­ji­nar dia­rio de quié­nes cada día luchan por su sub­sis­ten­cia en el país más pobre (o más bien, empo­bre­ci­do) de todo el hemis­fe­rio.

Mien­tras la agen­da inter­na­cio­nal se empe­ci­na en vol­ver la mira­da hacia la agre­di­da Vene­zue­la, la gra­ve cri­sis hai­tia­na pasa, una vez más, prác­ti­ca­men­te des­aper­ci­bi­da. Y es que a los moti­vos del ais­la­mien­to que sufre la nación cari­be­ña, en dón­de los fac­to­res polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos son aún más deter­mi­nan­tes que su con­di­ción insu­lar o su sin­gu­la­ri­dad lin­güís­ti­ca, se suma un hecho fun­da­men­tal. El ensi­mis­ma­do gobierno nacio­nal de Jove­nel Moï­se, jaquea­do por ocho días de pro­tes­tas y repu­dia­do por prác­ti­ca­men­te todos los sec­to­res de la vida nacio­nal hai­tia­na, vie­ne de dar una sig­ni­fi­ca­ti­va señal de ali­nea­mien­to a la diplo­ma­cia de gue­rra nor­te­ame­ri­ca­na, al reco­no­cer en la OEA al auto­pro­cla­ma­do Juan Guai­dó. «Whi­te dog», como se ha dado en lla­mar al recien­te­men­te ungi­do «pre­si­den­te» del Depar­ta­men­to de Esta­do. La polí­ti­ca abs­ten­cio­nis­ta que Hai­tí venía sos­te­nien­do jun­to a otras nacio­nes cari­be­ñas, había sido deter­mi­nan­te para evi­tar que los Esta­dos Uni­dos y el Gru­po de Lima expul­sa­ran a Vene­zue­la del mis­mo orga­nis­mo inter-regio­nal en el mes de febre­ro del 2018. Aho­ra bien, la polí­ti­ca prag­má­ti­ca y men­di­can­te de Moï­se mala­men­te podría ser con­fun­di­da con afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca con el socia­lis­mo del siglo XXI. Al ser jala­do de la correa Moï­se vol­vió rápi­da­men­te al redil, trai­cio­nan­do los víncu­los his­tó­ri­cos del país con Vene­zue­la y sobre todo la gene­ro­sa polí­ti­ca sos­te­ni­da por Hugo Chá­vez Frias y la pla­ta­for­ma de inte­gra­ción ener­gé­ti­ca Petro­ca­ri­be des­de el año 2005.

Así es que a casi nadie con­vie­ne hoy seña­lar que si se tra­ta de urgen­cias huma­ni­ta­rias, éxo­dos migra­to­rios, inse­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, repre­sión esta­tal y ausen­cia de demo­cra­cia, el foco de las preo­cu­pa­cio­nes debe­ría recaer sobre el devas­ta­do Hai­tí y las mira­das admo­ni­to­rias sobre su cla­se polí­ti­ca y sus pun­ta­les inter­na­cio­na­les. Pero es evi­den­te, dado el apo­yo irres­tric­to de los Esta­dos Uni­dos al apartheid israe­lí o al des­qui­cia­do régi­men de la monar­quía abso­lu­tis­ta sau­dí, que de lo que se tra­ta es de garan­ti­zar la explo­ta­ción del cru­do vene­zo­lano y de com­ple­tar el pro­ce­so de reco­lo­ni­za­ción con­ti­nen­tal inau­gu­ra­do con el gol­pe de esta­do en Hon­du­ras hace ya exac­ta­men­te una déca­da. Lo demás son tan sólo coar­ta­das más o menos ima­gi­na­ti­vas, como las armas de des­truc­ción masi­va de Iraq o el patro­ci­nio de Cuba al terro­ris­mo.

A esta reso­nan­te indi­fe­ren­cia ante la cri­sis hai­tia­na, debe­mos sumar tam­bién una expli­ca­ción liga­da al secu­lar racis­mo de un mun­do colo­nial­men­te estruc­tu­ra­do des­de los tiem­pos de la escla­vi­tud plan­ta­cio­nis­ta y el comer­cio trian­gu­lar. Racis­mo que hace que diver­sos sec­to­res, inclu­so pro­gre­sis­tas o de «izquier­da», se encan­di­len ante la «ele­gan­cia» con que luchan en las calles pari­si­nas miles de cha­le­cos ama­ri­llos (cier­ta­men­te dig­nos), pero des­pre­ciar las bata­llas deses­pe­ra­das de un pue­blo negro y ter­cer­mun­dis­ta que no ha cesa­do de movi­li­zar­se de a cien­tos de miles, e inclu­so de a millo­nes, des­de la insu­rrec­ción popu­lar de julio de 2018.

La pala­bra «ladrón» tie­ne en creol, la len­gua nacio­nal de los hai­tia­nos, una con­no­ta­ción mucho más subi­da que en otras len­guas con­ti­nen­ta­les como el por­tu­gués, el espa­ñol y el inglés. No es un tér­mino de uso tan fre­cuen­te ni un voca­blo para dis­pen­sar a la lige­ra. El robo es con­si­de­ra­do una ofen­sa gra­ve a toda la comu­ni­dad, por lo que en algu­nas zonas rura­les aún se lo cas­ti­ga seve­ra­men­te, con méto­dos de jus­ti­cia auto­ges­tio­na­dos por las pro­pias comu­ni­da­des. Por eso es que carac­te­ri­zar al pre­si­den­te de la repú­bli­ca y a toda la cla­se polí­ti­ca como viles ladro­nes, es un hecho menos fre­cuen­te y aún más sig­ni­fi­ca­ti­vo que en muchos de nues­tros paí­ses. La acu­sa­ción se rela­cio­na al des­fal­co de fon­dos públi­cos, pro­ba­do por el Sena­do hai­tiano e inves­ti­ga­do por el pro­pio Tri­bu­nal Supe­rior de Cuen­tas, que incul­pa a altos fun­cio­na­rios de esta­do de la actual admi­nis­tra­ción y de la ante­rior ges­tión pre­si­den­cial de Michel Mar­telly. La suma, dila­pi­da­da por la cla­se polí­ti­ca local en con­ve­nio con capi­ta­les diver­sos, es de unos 3.800 millo­nes de dóla­res, pre­vis­tos para aten­der las infi­ni­tas urgen­cias infra­es­truc­tu­ra­les que tie­ne el país. Se tra­ta de fon­dos que la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na otor­ga­ra gene­ro­sa­men­te en el mar­co de los pro­gra­mas de desa­rro­llo de la Pla­ta­for­ma Petro­ca­ri­be.

Si a esta corrup­ción endé­mi­ca suma­mos la deli­ca­da situa­ción de la eco­no­mía y la socie­dad hai­tia­nas, podre­mos com­pren­der fácil­men­te los ren­co­res acu­mu­la­dos y las ansias de tras­for­ma­ción social, expre­sa­das en las calles por un mosai­co que expre­sa con­tra­dic­to­ria­men­te a sec­to­res sin­di­ca­les y polí­ti­cos, urba­nos y cam­pe­si­nos, ecle­siás­ti­cos y empre­sa­rios, con­ser­va­do­res y radi­ca­les. Algu­nos indi­ca­do­res eco­nó­mi­cos pue­den ayu­dar­nos a resu­mir rápi­da­men­te la situa­ción: una deva­lua­ción de la mone­da nacio­nal, el gour­de, de un 20 por cien­to a lo lar­go del 2018; una infla­ción de dos dígi­tos que algu­nos ana­lis­tas esti­man en el orden del 14 o 15 por cien­to; el derro­che de recur­sos públi­cos en pre­ben­das de todo tipo absor­bi­das por la cla­se polí­ti­ca; el des­ma­ne­jo eco­nó­mi­co de un esta­do que ni siquie­ra cuen­ta con un pre­su­pues­to ofi­cial des­de que fue­ra reti­ra­do el pre­vis­to para el ciclo 2018 – 2019; los nive­les alar­man­tes de des­em­pleo y la com­ple­ta infor­ma­li­dad del mun­do labo­ral; la rui­na pro­nun­cia­da de la pro­duc­ción agrí­co­la; el éxo­do per­ma­nen­te de las jóve­nes, expul­sa­dos del cam­po a la ciu­dad y de allí a paí­ses dón­de son dis­cri­mi­na­dos y super­ex­plo­ta­dos; y por últi­mo, el ham­bre que gol­pea dura­men­te a prác­ti­ca­men­te un 60% de toda la pobla­ción.

Un carro blin­da­do de las Nacio­nes Uni­das, con­du­ci­do por mili­ta­res extran­je­ros, per­dió el con­trol y embis­tió de lleno a un tap tap, el popu­lar medio de loco­mo­ción hai­tiano. El sal­do, trá­gi­co, fue de cua­tro muer­tos y nue­ve heri­dos. Un acci­den­te invo­lun­ta­rio, sin dudas. Pero el estu­por y la bron­ca de los ciu­da­da­nos de a pie no pare­ce deber­se a la impe­ri­cia del con­duc­tor, sino al hecho de no poder enten­der por qué un carro blin­da­do, un vehícu­lo de gue­rra, cir­cu­la ame­na­zan­te por un país pobre y sin fuer­zas arma­das que no repre­sen­ta una ame­na­za para la segu­ri­dad de ter­ce­ros paí­ses. Hace 15 años comen­zó la lla­ma­da paci­fi­ca­ción de Hai­tí, impul­sa­da por las Nacio­nes Uni­das y plas­ma­da en la inter­ven­ción de una fuer­za mili­tar y civil mul­ti­la­te­ral, la MINUSTAH (hoy MINUJUSTH). Pero al día de hoy, la prin­ci­pal ame­na­za para la pobla­ción, más que la inse­gu­ri­dad local (baja si la com­pa­ra­mos con su inci­den­cia en el res­to de la región) y aún más que el accio­nar sus pro­pias fuer­zas poli­cia­les, lo cons­ti­tu­ye la pre­sen­cia de una fuer­za de ocu­pa­ción. Entre los atro­pe­llos se cuen­tan las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas a muje­res de los lla­ma­dos «gue­tos», entre 7 mil y 9 mil víc­ti­mas fata­les por la epi­de­mia de cóle­ra traí­da al país por un con­tin­gen­te de sol­da­dos nepa­líes, y un núme­ro incier­to de jóve­nes ase­si­na­dos en las barria­das de la capi­tal Puer­to Prín­ci­pe. En Hai­tí, cómo podría suce­der en Vene­zue­la, la lla­ma­da «ayu­da huma­ni­ta­ria» no ha sido más que una exce­len­te coar­ta­da para vio­lar la sobe­ra­nía terri­to­rial de nues­tras nacio­nes. La peque­ña nación cari­be­ña es hoy un mues­tra­rio de lo que el «capi­ta­lis­mo huma­ni­ta­rio» podría gene­rar en Vene­zue­la.

10 muer­tos reco­no­cen ya las fuer­zas poli­cia­les. Una media cen­te­na, e igual núme­ro de heri­dos, afir­man enfá­ti­ca­men­te sec­to­res de la opo­si­ción y los movi­mien­tos socia­les. En los últi­mos días las calles y las redes socia­les mues­tran una serie de imá­ge­nes esca­bro­sas. Jóve­nes y niños ten­di­dos, ago­ni­zan­do, en las calles de la capi­tal. Un mili­tan­te popu­lar soco­rri­do por sus com­pa­ñe­ros, tras ser derri­ba­do por una bala poli­cial en las inme­dia­cio­nes del par­la­men­to. Una den­sa huma­ra­da negra que cubre la ciu­dad de for­ma casi per­ma­nen­te, gene­ran­do un cli­ma irres­pi­ra­ble. El mer­ca­do de Croix-des-Bos­sa­les, mil veces incen­dia­do, mil veces recons­trui­do, otra vez redu­ci­do a una mara­ña de hie­rros retor­ci­dos. Pero tam­bién hay imá­ge­nes indu­da­ble­men­te heroi­cas, con ese heroís­mo pro­pio de las gen­tes sen­ci­llas, sin mar­gen, que se ani­man. Estar en las calles de Hai­tí es hoy mucho más que una opción polí­ti­ca y un ges­to de cora­je: es una nece­si­dad vital, el cross deses­pe­ra­do de un pue­blo con­tra las cuer­das. Hom­bres en sillas de rue­das o en mule­tas mar­chan­do bajo el sol abra­sa­dor de medio­día. Ven­de­do­ras y muje­res ancia­nas gri­tan­do sus con­sig­nas des­afo­ra­das fren­te a la repre­sión poli­cial. Y tam­bién, peque­ños de ges­tos de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal que titi­lan como luces tenues, y lle­gan al país sal­tan­do las barre­ras del idio­ma y la desidia.

Nou gen dwa viv tan­kou moun. «Tene­mos dere­cho a vivir como per­so­nas», se lee en una pan­car­ta que sin­te­ti­za un pro­gra­ma míni­mo, ele­men­tal, mera­men­te humano. El pro­gra­ma de un pue­blo que aún recuer­da las glo­rias pasa­das, que aún cree en las posi­bi­li­da­des de rege­ne­ra­ción nacio­nal y que bus­ca faná­ti­ca­men­te y por segun­da vez, su inde­pen­den­cia y su dig­ni­dad. Un pue­blo que sufre, sí, pero que jamás se resig­na.

Lau­ta­ro Riva­ra

14 de febre­ro de 2019

Fuen­te: http://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​9​/​0​2​/​1​4​/​d​e​b​e​m​o​s​-​v​i​v​i​r​-​c​o​m​o​-​p​e​r​s​o​n​a​s​-​c​r​o​n​i​c​a​-​d​e​s​d​e​-​u​n​-​h​a​i​t​i​-​a​l​-​r​o​j​o​-​v​i​vo/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *