La OEA: esa cosa tan fea

Con gran cla­ri­vi­den­cia en 1829 Simón Bolí­var advir­tió que los Esta­dos Uni­dos pare­cían des­ti­na­dos por la pro­vi­den­cia a pla­gar la Amé­ri­ca de mise­rias a nom­bre de la liber­tad. Lue­go no sería solo a nom­bre de la liber­tad, sino tam­bién se uti­li­za­rían has­ta el pre­sen­te otros eufe­mis­mos como el de «intere­ses de segu­ri­dad nacio­nal» y la defen­sa de los «dere­chos huma­nos».

Lo cier­to es que Esta­dos Uni­dos logró los obje­ti­vos fun­da­men­ta­les de su polí­ti­ca exte­rior hacia Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be en el siglo XIX: la expan­sión terri­to­rial a cos­ta de más del cin­cuen­ta por cien­to del terri­to­rio mexi­cano; la pose­sión de la Flo­ri­da; hacer per­ma­ne­cer a Cuba y Puer­to Rico en manos de Espa­ña, en espe­ra de la hora opor­tu­na en que pudie­ra adue­ñar­se de ellas; frus­trar los pro­pó­si­tos uni­ta­rios de Bolí­var y sem­brar las dis­cor­dias y la divi­sión entre los paí­ses recién inde­pen­di­za­dos de Espa­ña para con­du­cir­los a la idea del pan­ame­ri­ca­nis­mo, en la cual Esta­dos Uni­dos ten­dría abso­lu­to con­trol; y comen­zar a des­pla­zar a Ingla­te­rra del domi­nio eco­nó­mi­co de la región. Ya con­clui­da la Segun­da Gue­rra Mun­dial en el siglo XX, Washing­ton había logra­do la supre­ma­cía abso­lu­ta en el Hemis­fe­rio Occi­den­tal.

Fue en ese con­tex­to, en 1948, que sur­gió la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), como ins­tru­men­to de Esta­dos Uni­dos para moder­ni­zar e ins­ti­tu­cio­na­li­zar su domi­na­ción sobre le región lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña. Su naci­mien­to fue bau­ti­za­do con el derra­ma­mien­to de san­gre del pue­blo colom­biano, en medio de un levan­ta­mien­to popu­lar cuyo deto­nan­te fue el ase­si­na­to del líder pro­gre­sis­ta Jor­ge Elié­cer Gai­tán. El gobierno ser­vil a los intere­ses de Washing­ton impues­to lue­go de aque­llos acon­te­ci­mien­tos sería el úni­co que envia­ría tro­pas a la gue­rra de Corea para com­pla­cer al amo del Nor­te.

De inme­dia­to comen­zó a evi­den­ciar­se, que el pro­pó­si­to de la OEA nada tenía que ver real­men­te con la «uni­dad y la soli­da­ri­dad con­ti­nen­tal» fren­te a desa­fíos comu­nes y «ame­na­zas extra regio­na­les», sino que cons­ti­tuía una pie­za más en el nue­vo sis­te­ma mun­do que sur­gía en fun­ción de satis­fa­cer los intere­ses hege­mó­ni­cos de la éli­te de poder de Esta­dos Uni­dos. El lla­ma­do sis­te­ma inter­ame­ri­cano, era en reali­dad par­te del sis­te­ma de domi­na­ción de Esta­dos Uni­dos. La OEA sim­ple­men­te cons­ti­tuía una ade­cua­ción de la Doc­tri­na Mon­roe al esce­na­rio pos­bé­li­co. De ahí su inuti­li­dad –más allá de la posi­bi­li­dad de con­de­nar ver­bal­men­te al impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se- para repre­sen­tar los intere­ses de los pue­blos lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños.

La his­to­ria de la OEA no ha sido otra que la del res­pal­do más infa­me de gobier­nos oli­gár­qui­cos a los intere­ses de Washing­ton, o el irres­pe­to de Washing­ton a la mayo­ría, cuan­do esa mayo­ría ha disen­ti­do de sus posi­cio­nes, refle­jan­do la fala­cia de su pro­pia exis­ten­cia como espa­cio de con­cer­ta­ción entre las Dos Amé­ri­cas. La pro­pia car­ta de la OEA ha sido vul­ne­ra­da y los con­sen­sos regio­na­les bur­la­dos cada vez que Esta­dos Uni­dos lo ha esti­ma­do con­ve­nien­te.

Repa­se­mos algo de esa his­to­ria gris:

1954: Fuer­zas mer­ce­na­rias orga­ni­za­das y apo­ya­das por Washing­ton inva­den Gua­te­ma­la para derri­bar al gobierno pro­gre­sis­ta de Jaco­bo Arbenz. La OEA se limi­tó a «dejar hacer» al impe­ria­lis­mo yan­qui e igno­rar los recla­mos legí­ti­mos del gobierno de Gua­te­ma­la que había adop­ta­do medi­das de bene­fi­cio social, entre ellas la refor­ma agra­ria.

1959 – 1964: Las admi­nis­tra­cio­nes de Eisenho­wer, Ken­nedy y John­son uti­li­za­ron el mar­co de la OEA para agre­dir y ais­lar a Cuba, bajo los pre­tex­tos de «ame­na­za de pene­tra­ción del comu­nis­mo en el hemis­fe­rio occi­den­tal» y de la incom­pa­ti­bi­li­dad de la Revo­lu­ción Cuba­na «con los prin­ci­pios y pro­pó­si­tos del sis­te­ma inter­ame­ri­cano».

1965: Se pro­du­ce inter­ven­ción mili­tar de Esta­dos Uni­dos en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, bajo el pre­cep­to de la Doc­tri­na John­son: no más Cubas en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Por dife­ren­cia de un voto, se apro­bó en la OEA una reso­lu­ción para crear una Fuer­za Inter­ame­ri­ca­na de Paz. Por pri­me­ra vez, bajo el sello de la OEA, se pro­du­cía una inter­ven­ción colec­ti­va en un país lati­no­ame­ri­cano, vio­lan­do los prin­ci­pios de no inje­ren­cia esta­ble­ci­dos en la pro­pia car­ta de la OEA.

1979: Ante el inmi­nen­te triun­fo de la Revo­lu­ción San­di­nis­ta el gobierno de Esta­dos Uni­dos inten­tó crear una fuer­za inter­ame­ri­ca­na de inter­ven­ción, pero sus esfuer­zos se estre­lla­ron con­tra el recha­zo mayo­ri­ta­rio de los paí­ses miem­bros de la orga­ni­za­ción. Para evi­tar que­dar ais­la­do Esta­dos Uni­dos votó jun­to a la mayo­ría una reso­lu­ción que rati­fi­ca­ba el prin­ci­pio de no inter­ven­ción.

1982: Fren­te a la inter­ven­ción bri­tá­ni­ca en las Isla Mal­vi­nas, lejos de apli­car el prin­ci­pio de soli­da­ri­dad con­ti­nen­tal esta­ble­ci­do en el Tra­ta­do Inter­ame­ri­cano de Asis­ten­cia Recí­pro­ca (TIAR), Esta­dos Uni­dos no solo apo­yó polí­ti­ca y mili­tar­men­te al agre­sor, sino que tam­bién esta­ble­ció san­cio­nes eco­nó­mi­cas con­tra Argen­ti­na.

1983: Esta­dos Uni­dos con el apo­yo de varios paí­ses cari­be­ños inva­die­ron la peque­ña isla de Gra­na­da bajo el pre­tex­to de garan­ti­zar la segu­ri­dad regio­nal, invo­can­do la car­ta de la OEA. No fue posi­ble para otros paí­ses miem­bros adop­tar una reso­lu­ción de con­de­na, pero tam­po­co Esta­dos Uni­dos pudo con­tar con la anuen­cia de la mayo­ría de los miem­bros de la OEA.

1989: Con el pre­tex­to de pro­te­ger el Canal, res­tau­rar la demo­cra­cia, pro­te­ger la vida de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses y apre­sar al gene­ral Manuel Anto­nio Norie­ga por nar­co­trá­fi­co, los Esta­dos Uni­dos inva­den Pana­má. Nue­va­men­te Washing­ton se que­dó solo en mar­co de la OEA, don­de la gran mayo­ría de los paí­ses miem­bros con­de­na­ron la inter­ven­ción. Nue­va­men­te el gobierno esta­dou­ni­den­se igno­ró olím­pi­ca­men­te a la OEA, ponien­do cada vez más en cri­sis la exis­ten­cia de la orga­ni­za­ción.

Años 90: Esta­dos Uni­dos, ante la evi­den­te cri­sis de la OEA y con ella del sis­te­ma inter­ame­ri­cano, dise­ñó e imple­men­tó la idea de las lla­ma­das Cum­bres de las Amé­ri­cas. La pri­me­ra de estas cum­bres se cele­bró en Mia­mi, 1994. El obje­ti­vo: esta­ble­cer un Área de Libre Comer­cio para las Amé­ri­cas (ALCA). En otras pala­bras, con­so­li­dar la domi­na­ción eco­nó­mi­ca sobre nues­tra región. En la Cum­bre de las Amé­ri­cas cele­bra­da en Mar del Pla­ta, Argen­ti­na, en el año 2005, esta ini­cia­ti­va fue defi­ni­ti­va­men­te ente­rra­da, ante el recha­zo de varios man­da­to­rios de la región, entre ellos Hugo Chá­vez, Nés­tor Kirch­ner y Luis Igna­cio Lula Da Sil­va.

Lla­ma la aten­ción que a estas altu­ras Esta­dos Uni­dos, con el apo­yo de varios gobierno laca­yos, pre­ten­da reno­var los bríos de ese cadá­ver putre­fac­to que es la OEA den­tro de su ofen­si­va de res­tau­ra­ción con­ser­va­do­ra en la región. Pero la Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be de hoy ya es otra, el mun­do de hoy tam­bién es otro. Si bien ha cose­cha­do éxi­to la arre­me­ti­da de nue­vos gobier­nos reac­cio­na­rios y de dere­cha, toda­vía el pre­sen­te y el futu­ro de la región cons­ti­tu­ye un esce­na­rio en dispu­ta. La pro­pia ava­lan­cha vio­len­ta y des­car­na­da del gobierno de Washing­ton con­tra Vene­zue­la, Cuba, Nica­ra­gua y Boli­via, demues­tra que el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se se encuen­tra en una fase de deses­pe­ra­ción por con­ser­var su domi­nio glo­bal, en espe­cial por ase­gu­rar el con­trol de lo que con­si­de­ran su tras­pa­tio segu­ro. Sin duda, Esta­dos Uni­dos ha entra­do de mane­ra irre­ver­si­ble en una eta­pa de sobre­di­men­sio­na­mien­to impe­rial, es decir, tie­ne más desa­fíos a su hege­mo­nía que capa­ci­dad real para enfren­tar­los. Esto pue­de ser muy peli­gro­so para la huma­ni­dad, en espe­cial para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, sobre todo, cuan­do sabe­mos qué tipo de hal­co­nes son los que hoy habi­tan y se mue­ven en torno a la Casa Blan­ca.

Den­tro de ese esta­do de impo­ten­cia nue­va­men­te sale a la pales­tra la des­pres­ti­gia­da e inser­vi­ble OEA, con un secre­ta­rio tan impre­sen­ta­ble y sumi­so a la éli­te de poder esta­dou­ni­den­se, como pocos ha cono­ci­do la his­to­ria: Luis Alma­gro.

Recien­te­men­te cono­ci­mos que en foro onli­ne, este oscu­ro per­so­na­je, jun­to a la neo­ane­xio­nis­ta Rosa María Payá, pre­ten­den cues­tio­nar­se la nue­va Car­ta Mag­na deba­ti­da amplia­men­te por el pue­blo cubano, en ejer­ci­cio sobe­rano y demo­crá­ti­co, y que será lle­va­da a refe­rén­dum el pró­xi­mo 24 de febre­ro. ¿Has­ta dón­de va a lle­gar el inje­ren­cis­mo, el mer­ce­na­ris­mo y la des­fa­cha­tez de estos per­so­na­jes? ¿Has­ta qué nivel bajo tie­rra segui­rá ente­rrán­do­se la OEA por su ser­vi­lis­mo a Washing­ton? No lo sabe­mos. Pero si sabe­mos de la cla­ri­dad meri­dia­na de José Mar­tí cuan­do expre­só: «Pues­to que la des­unión fue nues­tra muer­te, ¿qué vul­gar enten­di­mien­to, ni cora­zón mez­quino, ha menes­ter que se le diga que de la unión depen­de nues­tra vida?» Hoy ese gri­to de uni­dad o muer­te debe­mos poner­lo los que ama­mos la patria gran­de de Bolí­var, Mar­tí, Chá­vez y Fidel, en fun­ción de la defen­sa de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na, colo­ca­da en el epi­cen­tro mis­mo de la geo­po­lí­ti­ca inter­na­cio­nal. Y ante el bur­do papel de la OEA en ese esce­na­rio recor­dar el estri­bi­llo de la can­ción de Car­los Pue­bla:

«Cómo no me voy a reír de la OEA
si es una cosa tan fea
tan fea que cau­sa risa».

Elier Ramí­rez Cañe­do

13 de febre­ro de 2019

Fuen­te: https://​dia​lo​gar​dia​lo​gar​.word​press​.com/​2​0​1​9​/​0​2​/​1​3​/​l​a​-​o​e​a​-​e​s​a​-​c​o​s​a​-​t​a​n​-​f​e​a​/​#​m​o​r​e​-​2​967

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *