De la V Asam­blea al mar­xis­mo vas­co (I)

Os pre­sen­ta­mos el pri­mer capí­tu­lo del tex­to De la V Asam­blea al mar­xis­mo vas­co escri­to por Iña­ki Gil de San Vicen­te para el libro recien­te­men­te publi­ca­do por Boltxe Libu­ruak bajo el títu­lo El nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio: her­ma­nos Etxe­ba­rrie­ta, Txi­kia, Arga­la. Sema­nal­men­te vamos a publi­car cada uno de los capí­tu­los que con­for­man el tex­to. El libro com­ple­to se pue­de adqui­rir a tra­vés de nues­tra tien­da onli­ne por unos módi­cos 8€.

Pre­sen­ta­ción

La capa­ci­dad de auto­go­bierno del pue­blo vas­co está demos­tra­da duran­te siglos. Antes de la vic­to­ria polí­ti­ca y mili­tar del capi­ta­lis­mo, mien­tras que los terri­to­rios vas­cos tuvie­ron sus pro­pias leyes fora­les en el Anti­guo Régi­men, ese auto­go­bierno pre­ca­pi­ta­lis­ta demos­tró su efi­ca­cia y el enor­me apo­yo de masas cam­pe­si­nas, arte­sa­nas y tra­ba­ja­do­ras que lo asu­mían como pro­pio a pesar de sus lógi­cas con­tra­dic­cio­nes de cla­se y de sexo-géne­ro. Las rela­cio­nes con los rei­nos de Fran­cia y Espa­ña se man­te­nían en un equi­li­brio que se esta­ba rom­pien­do en la medi­da en la que ambos Esta­dos nece­si­ta­ban cen­tra­li­zar­se, asen­tar sus finan­zas, man­te­ner sus ejér­ci­tos y ayu­dar a las bur­gue­sías nacien­tes.

Con ten­sio­nes inter­nas, las frac­cio­nes bur­gue­sas que hege­mo­ni­za­ban los blo­ques de cla­se domi­nan­tes fue­ron pre­sio­nan­do cada vez más des­de los siglos XVII y XVIII para aplas­tar los obs­tácu­los que ponían las leyes del Anti­guo Régi­men a su acu­mu­la­ción de capi­tal. Pri­me­ro la revo­lu­ción bur­gue­sa fran­ce­sa de 1789 y sus gue­rras has­ta el Con­gre­so de Vie­na de 1815. Y lue­go las con­vul­sio­nes, cri­sis y gue­rras cau­sa­das por el hun­di­mien­to del impe­rio espa­ñol y por los falli­dos inten­tos de unas bur­gue­sías débi­les y cobar­des para crear la nación espa­ño­la, duran­te el siglo XX, ambas diná­mi­cas hicie­ron que Eus­kal Herria sufrie­ra inva­sio­nes mili­ta­res extran­je­ras apo­ya­das por la bur­gue­sía autóc­to­na. Esas gue­rras le die­ron el poder polí­ti­co y mili­tar que redon­dea­ba su ya esta­ble­ci­do poder eco­nó­mi­co.

Des­de enton­ces, la cues­tión del Esta­do, de la auto­de­fen­sa y de la capa­ci­dad de direc­ción social y eco­nó­mi­ca ha mar­ca­do la his­to­ria recien­te vas­ca. Una con­tra­dic­ción que esta­lla­rá con fuer­za en suce­si­vos momen­tos. En este capí­tu­lo ana­li­za­re­mos cómo ocu­rrió en el perío­do que va de 1950 a 1970.

Ekin en la era oscu­ra

Cuan­do un redu­ci­do gru­pi­to de estu­dian­tes, mayo­ri­ta­ria­men­te de ori­gen social peque­ño-bur­gués, crea­ron un colec­ti­vo clan­des­tino de estu­dio y deba­te en 1952 con el nom­bre de Ekin esta­ban dan­do la razón a Marx, natu­ral­men­te sin saber­lo. La mayor par­te del esque­le­to ideo­ló­gi­co del gru­pi­to esta­ba cons­ti­tui­do por diver­sas inter­pre­ta­cio­nes del con­fu­so y retró­gra­do idea­rio de Sabino Ara­na, que E. Reno­ba­les lo ha sin­te­ti­za­do así:

Ara­na, con su pre­ma­tu­ra muer­te, deja una ideo­lo­gía inma­du­ra, sin cerrar por ente­ro, con som­bras alar­ga­das repre­sen­ta­das por el giro espa­ño­lis­ta, el inter­cla­sis­mo sin con­cre­tar, los enfo­ques estra­té­gi­cos sobre el capi­ta­lis­mo o la lucha de cla­ses o el papel de la mujer como acti­vo social y polí­ti­co. Todo que­da incom­ple­to; lo úni­co tal vez más defi­ni­do es la reli­gio­si­dad y tal posi­cio­na­mien­to se vol­ve­rá un incon­ve­nien­te cuan­do la socie­dad del lado del inte­gris­mo y aña­da por el de la con­fe­sio­na­li­dad1.

Debe­mos par­tir del hecho de que los jóve­nes «igno­ra­ban todo de la his­to­ria del PNV y de las nefas­tas con­se­cuen­cias que de la polí­ti­ca de este se han deri­va­do para la cau­sa de la libe­ra­ción nacio­nal de Euz­ka­di»2. Ekin tuvo que empe­zar, por tan­to, en un mun­do inte­lec­tual y teó­ri­ca­men­te oscu­ro, sin un refe­ren­te míni­ma­men­te crí­ti­co sobre el PNV en con­cre­to y en gene­ral sobre el com­por­ta­mien­to de la media­na y peque­ña bur­gue­sía vas­ca. Ese vacío faci­li­ta­rá que, pese a los avan­ces, perió­di­ca­men­te reapa­re­cie­ran con nue­vas expre­sio­nes algu­nas de estas carac­te­rís­ti­cas en las suce­si­vas orga­ni­za­cio­nes vas­cas por­que la ideo­lo­gía peque­ño-bur­gue­sa rena­ce siem­pre cuan­do lo nece­si­ta la repro­duc­ción amplia­da del capi­tal. Pero tam­bién tuvo que empe­zar con un des­co­no­ci­mien­to casi abso­lu­to de la his­to­ria vas­ca por­que la dic­ta­du­ra fran­quis­ta la había barri­do y por­que la his­to­ria crea­da has­ta ese momen­to era bur­gue­sa y espa­ño­lis­ta. Toda­vía en 1966 la direc­ción de ETA era cons­cien­te de ese muy gra­ve impe­di­men­to3.

A pesar de tales difi­cul­ta­des Ekin abrió un pro­ce­so cua­li­ta­ti­vo que, suma­do a otros que tam­bién eran impe­li­dos con la tre­men­da agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo mun­dial en la épo­ca, con­fir­ma­ría la vali­dez de la ley ten­den­cial del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do, impres­cin­di­ble para revo­lu­cio­nar la reali­dad. Sur­gió, pues, una cua­li­dad nue­va que Arga­la sin­te­ti­zó así: ETA «enten­di­da más como fenó­meno que como orga­ni­za­ción»4. A lo lar­go de ese fenó­meno his­tó­ri­co se suce­die­ron y coexis­tie­ron a veces diver­sas orga­ni­za­cio­nes que lle­ga­ron por momen­tos a emplear la mis­ma sigla. Para orien­tar­nos en este labe­rin­to en el que se entre­cru­zan lo vie­jo, lo per­ma­nen­te y lo nue­vo debe­re­mos recu­rrir siem­pre al hilo de Ariad­na de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se y en ese hilo que van crean­do una red vere­mos siem­pre deter­mi­na­dos nudos que cie­rran evo­lu­cio­nes pos­te­rio­res o que abren otras nue­va. Uno de los nudos peo­res que han atas­ca­do y hecho fra­ca­sar diná­mi­cas posi­ti­vas ha sido el de la recu­rren­te creen­cia de que el futu­ro de Eus­kal Herria y el del socia­lis­mo, que van uni­dos, pasan a la fuer­za por nues­tra supe­di­ta­ción a la prio­ri­ta­ria crea­ción de un Esta­do socia­lis­ta espa­ñol.

La lucha de cla­ses como tota­li­dad con­cre­ta con una pra­xis esen­cial inter­na y otra exter­na, que se mue­ven con dife­ren­cias rela­ti­vas den­tro de esa tota­li­dad, es en últi­ma ins­tan­cia la que expli­ca no solo la per­vi­ven­cia del «fenó­meno ETA» ofi­cial­men­te has­ta 2018, sino tam­bién las evo­lu­cio­nes par­ti­cu­la­res de las dife­ren­tes orga­ni­za­cio­nes a lo lar­go de ese tiem­po. Pero la acción obje­ti­va de la lucha de cla­ses era incues­tio­na­ble antes de ETA y antes de Ekin: en 1951, una poten­te huel­ga obre­ra había sido aplas­ta­da por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta que no dudó en repri­mir tam­bién a los muchos sacer­do­tes que habían toma­do par­te acti­va en ella5.

La par­ti­ci­pa­ción de la Igle­sia popu­lar en estas y otras resis­ten­cias venía de anti­guo: la Igle­sia de base tenía un pres­ti­gio entre el pue­blo gana­do a pul­so y en la medi­da en que toda­vía las con­tra­dic­cio­nes socia­les no habían demos­tra­do la inca­pa­ci­dad últi­ma de la reli­gión para siquie­ra ali­viar el dolor humano; en esa medi­da la Igle­sia de base seguía sien­do una fuer­za mate­rial con­si­de­ra­da pro­gre­sis­ta por sec­to­res popu­la­res que sabían que el fran­quis­mo había fusi­la­do a die­ciéis curas vas­cos y alre­de­dor de doce más en el Esta­do6 , tor­tu­ran­do a varios de ellos con sal­va­jis­mo, y des­te­rran­do y encar­ce­lan­do a otros muchos. La par­ti­ci­pa­ción de esta Igle­sia en la lucha se incre­men­tó pos­te­rior­men­te obli­gan­do a la dic­ta­du­ra a crear en 1968 la úni­ca cár­cel del mun­do exclu­si­va para curas7 , en la que los reos eran vas­cos some­ti­dos a toda cla­se de veja­cio­nes.

Des­de el nacio­na­lis­mo espa­ñol de izquier­das y dere­chas se ha uti­li­za­do la pre­sen­cia de mili­tan­tes cató­li­cos para des­acre­di­tar el con­te­ni­do socia­lis­ta y lue­go comu­nis­ta que adqui­rió la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca. Sería con­ve­nien­te que leye­ran lo que Lenin había escri­to en 1909 sobre cómo debían com­por­tar­se los obre­ros comu­nis­tas con las masas explo­ta­das cre­yen­tes8 para enten­der una de las ini­cia­les carac­te­rís­ti­cas de la libe­ra­ción de cla­se vas­ca. Pero tam­bién lo sería por­que per­mi­te un acer­ca­mien­to algo limi­ta­do al nudo gor­diano de la opre­sión nacio­nal que ana­li­za­re­mos más ade­lan­te: el desa­rro­llo del valor, de la mer­can­ti­li­za­ción… y del papel del feti­chis­mo ideo­ló­gi­co nacio­na­lis­ta en sus dos expre­sio­nes anta­gó­ni­cas pero uni­das por la uni­dad y lucha de con­tra­rio.

Es cier­to que Lenin y una amplia corrien­te mar­xis­ta no enten­die­ron del todo el cru­cial papel del feti­chis­mo de la mer­can­cía, pero en este tex­to Lenin abre algu­nas vías de explo­ra­ción de ines­ti­ma­ble impor­tan­cia por sus rela­cio­nes con el valor y con la socia­bi­li­dad que sur­ge de la for­ma valor: la incer­ti­dum­bre y el mie­do inhe­ren­tes al feti­chis­mo son com­po­nen­te bási­co de la nación bur­gue­sa. El avan­ce capi­ta­lis­ta aplas­ta­ba pue­blos y comu­ni­da­des, tam­bién a los «sis­te­mas nacio­na­les de pro­duc­ción pre­ca­pi­ta­lis­ta»9 que ofre­cían una tenaz resis­ten­cia para no ser desin­te­gra­dos como nacio­nes pre­ca­pi­ta­lis­tas en la tri­tu­ra­do­ra de la for­ma-valor, que simul­tá­nea­men­te crea­ba nacio­nes bur­gue­sas con esos res­tos pul­ve­ri­za­dos.

En el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, la for­ma­ción de los sen­ti­mien­tos nacio­na­les de cla­se está en últi­ma ins­tan­cia deter­mi­na­da por la con­tra­dic­ción entre, por un lado, los lími­tes que impo­ne el feti­chis­mo de la mer­can­cía en el poten­cial de la con­cien­cia bur­gue­sa y, por otro, los avan­ces de la con­cien­cia obre­ra hacia el socia­lis­mo y con­tra el feti­chis­mo. Seme­jan­te con­tra­dic­ción se ali­men­ta a su vez de otra más pro­fun­da que es la que exis­te en la dia­léc­ti­ca expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de capi­tal, ori­gen igno­to de los anta­go­nis­mos que car­co­men, pudren y rom­pen siem­pre la frá­gil uni­dad de la nación bur­gue­sa por­que, de un lado, hace que den­tro de esa nación bulla la lucha de cla­ses y, por otro lado, que fue­ra de la nación exis­ta una ten­sión múl­ti­ple cre­cien­te entre frac­cio­nes del capi­tal y de la bur­gue­sía inter­na­cio­nal, frac­cio­nes de las bur­gue­sías esta­ta­les y frac­cio­nes de las bur­gue­sías depen­dien­tes u opri­mi­das nacio­nal­men­te, así como las corres­pon­dien­tes luchas de cla­ses a todas las esca­las. Seme­jan­te com­ple­ji­dad en espi­ral solo pue­de com­pren­der­se estu­dian­do lo uni­ver­sal, lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar en cada caso.

Las nacio­nes opri­mi­das sopor­tan inde­fen­sas este enre­ve­sa­do entre­cru­za­mien­to de con­tra­dic­cio­nes que, en últi­ma ins­tan­cia, nos remi­ten a la ley gene­ral de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta. Cono­cer cómo se refuer­zan mutua­men­te en cada nación opri­mi­da los hilos casi infi­ni­tos de esta caó­ti­ca made­ja es una prio­ri­dad, por­que, entre otras cosas, las lec­cio­nes extraí­bles de la his­to­ria nacio­nal, es decir, de la his­to­ria de la lucha de cla­ses en esa nación, depen­den de ello. Vere­mos los tre­men­dos obs­tácu­los que tuvo que supe­rar Ekin pre­ci­sa­men­te por esa igno­ran­cia que no era otra cosa que un freno polí­ti­co.

Por ejem­plo, sin retro­ce­der más en el tiem­po, a comien­zos de la déca­da de 1950 Ekin igno­ra­ba que die­ci­nue­ve años antes, en 1933, la Fede­ra­ción Comu­nis­ta Vas­co-Nava­rra10 mos­tró la dia­léc­ti­ca de lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se en su con­tra­dic­ción anta­gó­ni­ca con el feti­chis­mo de la bur­gue­sía nacio­na­lis­ta y dere­chis­ta, pero, a la vez, mos­tró sus ata­du­ras inter­pre­ta­ti­vas hacia el mar­co teó­ri­co y polí­ti­co del VI Con­gre­so de la III Inter­na­cio­nal cele­bra­do en 1928. Lo hizo con las limi­ta­cio­nes impues­tas por el con­tex­to his­tó­ri­co en el que los y las comu­nis­tas vas­cas, que defen­dían la inde­pen­den­cia socia­lis­ta de su nación, esta­ban sin embar­go ata­das por la ver­sión domi­nan­te en el mar­xis­mo de la épo­ca que, como hemos dicho arri­ba, gira­ba alre­de­dor de los gran­des Esta­dos cen­tra­li­za­dos.

Muña­go­rri ana­li­zó en abril 1933 la iden­ti­dad de com­por­ta­mien­tos de la bur­gue­sía vas­ca y ucra­nia­na con res­pec­to tan­to a la lucha por la inde­pen­den­cia de ambos pue­blos como con res­pe­to a las opcio­nes de ambas de pedir ayu­da a ejér­ci­tos reac­cio­na­rios extran­je­ros. Las dos ante­pu­sie­ron sus intere­ses de cla­se explo­ta­do­ra aban­do­nan­do su dema­go­gia inde­pen­den­tis­ta, y con­clu­ye: «Los obre­ros y cam­pe­si­nos de Eus­ka­di, las masas nacio­na­lis­tas de Eus­ka­di, sabrán luchar enér­gi­ca­men­te por la con­quis­ta de sus dere­chos nacio­na­les, alián­do­se con los obre­ros y cam­pe­si­nos de Espa­ña, para aplas­tar a la bur­gue­sía vas­ca y al impe­ria­lis­mo espa­ñol»11. La fra­se final en un tan­to impre­ci­sa: ¿qué gra­do de alian­za? ¿De supe­di­ta­ción de los obje­ti­vos, estra­te­gia, tác­ti­cas y rit­mos vas­cos a los espa­ño­les? Como vere­mos este deba­te reco­rre toda la his­to­ria de la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria.

Bajo el pseu­dó­ni­mo de Jei­ki se publi­có el tex­to titu­la­do «El pro­ble­ma nacio­nal a tra­vés de la teo­ría comu­nis­ta» en la revis­ta Euz­ka­di Roja en tres entre­gas suce­si­vas que se pre­sen­ta en for­ma de resu­men en el nº 15, de 1 de julio de 1933, en el que tras la obli­ga­da, para aque­lla épo­ca, refe­ren­cia lau­da­to­ria a Sta­lin, se afir­ma que: «Los comu­nis­tas enten­de­mos, pues, que es nece­sa­rio incor­po­rar de una mane­ra efec­ti­va la cues­tión nacio­nal de Eus­ka­di (como la de Cata­lu­ña, Gali­cia, Marrue­cos, etc.) al fren­te gene­ral de la lucha por el triun­fo de la revo­lu­ción espa­ño­la. (Es evi­den­te, por otra par­te, que la cues­tión agra­ria y los pro­ble­mas de inde­pen­den­cia nacio­nal plan­tea­dos actual­men­te den­tro del Esta­do impe­ria­lis­ta espa­ñol son dos cues­tio­nes fun­da­men­ta­les a las que debe pres­tar aten­ción el pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio.)»12.

En un docu­men­to pro­gra­má­ti­co del 28 de octu­bre de 1933, la Fede­ra­ción Comu­nis­ta Vas­co-Nava­rra plan­tea las con­sig­nas:

¡Aba­jo el impe­ria­lis­mo espa­ñol! ¡Fue­ra de Eus­ka­di las fuer­zas arma­das de la con­tra­rre­vo­lu­ción que nos opri­me y repri­me san­grien­ta­men­te!

¡Luche­mos con­tra los enemi­gos del pue­blo tra­ba­ja­dor en nues­tro pro­pio país, los gran­des pro­pie­ta­rios del cam­po, los capi­ta­lis­tas vas­cos!

¡Aba­jo los fomen­ta­do­res del odio chau­vi­nis­ta y de la lucha fra­tri­ci­da entre los tra­ba­ja­do­res!

¡Aba­jo el Esta­tu­to de enga­ño y clau­di­ca­ción ante el Esta­do opre­sor espa­ñol!

¡Votad en el ple­bis­ci­to por la pla­ta­for­ma revo­lu­cio­na­ria de lucha del Par­ti­do Comu­nis­ta por la ver­da­de­ra libe­ra­ción nacio­nal y social de Eus­ka­di!

¡Luchan­do codo con codo con nues­tros her­ma­nos los obre­ros y cam­pe­si­nos de Espa­ña!

¡For­me­mos el fren­te úni­co por la libe­ra­ción nacio­nal y social de todos los opri­mi­dos!

¡OBREROS Y CAMPESINOS, TRABAJADORES ESPAÑOLES!

¡Apo­yad y sos­te­ned el movi­mien­to nacio­nal revo­lu­cio­na­rio del Pue­blo Vas­co!

¡Luchad des­pia­da­da­men­te con­tra el impe­ria­lis­mo espa­ñol, opre­sor de Eus­ka­di y demás nacio­na­li­da­des opri­mi­das!

¡Luchad por el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de la nación vas­ca has­ta la sepa­ra­ción del Esta­do espa­ñol!

¡Impo­ned la eva­cua­ción inme­dia­ta del terri­to­rio vas­co por el ejér­ci­to, la Guar­dia Civil y demás fuer­zas arma­das del impe­ria­lis­mo espa­ñol!

¡Luchad con­tra la per­se­cu­ción del movi­mien­to nacio­nal revo­lu­cio­na­rio vas­co por par­te del Esta­do espa­ñol, por la liber­tad de todos los pre­sos nacio­nal-revo­lu­cio­na­rios. Com­ba­tid y des­en­mas­ca­rar la acti­tud chau­vi­nis­ta y espa­ño­lis­ta de los jefes socia­lis­tas y anar­quis­tas con­tra la liber­tad del pue­blo vas­co!

¡TRABAJADORES EXPLOTADOS VASCOS! ¡ESPAÑOLES Y DEMÁS PUEBLOS OPRIMIDOS POR EL ESTADO ESPAÑOL!

¡Viva el gobierno obre­ro y cam­pe­sino de Espa­ña!

¡Viva la libe­ra­ción revo­lu­cio­na­ria nacio­nal y social de las nacio­na­li­da­des opri­mi­das de Eus­ka­di, Cata­lu­ña, Gali­cia y de Marrue­cos y demás colo­nias!

¡Viva el Par­ti­do Comu­nis­ta, van­guar­dia orga­ni­za­da de la revo­lu­ción obre­ra y cam­pe­si­na y de la lucha por la libe­ra­ción revo­lu­cio­na­ria de los pue­blos opri­mi­dos!13

Ciñén­do­nos al tema que nos ocu­pa y no pudien­do exten­der­nos en otras cues­tio­nes que sur­gen de este tex­to, rese­ña­mos al menos tres refle­xio­nes. Una, la pro­fun­da iden­ti­dad «nacio­nal revo­lu­cio­na­ria» de los y las comu­nis­tas vas­cas en aque­llos años en los que la III Inter­na­cio­nal comen­za­ba su lucha con­tra el fas­cis­mo en ascen­so. Dos, la impla­ca­ble crí­ti­ca del chau­vi­nis­mo y del espa­ño­lis­mo de las izquier­das espa­ño­las del momen­to. Tres, el tra­to de igual a igual de las y los revo­lu­cio­na­rios vas­cos con el res­to de pue­blos opri­mi­dos, dis­tin­guien­do cla­ra­men­te la nacio­na­li­dad de cada uno. Y cua­tro, la creen­cia y la espe­ran­za de que derro­ta­rían al nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol median­te la lucha uni­ta­ria por un gobierno obre­ro y cam­pe­sino en Madrid, espe­ran­za que empe­za­ría a esfu­mar­se des­de mar­zo de 1937, sino antes, con el comien­zo del giro defi­ni­ti­vo del PCE hacia el nacio­na­lis­mo repu­bli­cano espa­ñol14.

La pla­ta­for­ma de los comu­nis­tas vas­cos res­pon­día ade­más a la estra­te­gia de «cla­se con­tra cla­se» de la III Inter­na­cio­nal, ante­rior a la del Fren­te Popu­lar que bus­ca­ba acuer­dos con el refor­mis­mo y las bur­gue­sías demo­crá­ti­cas para dete­ner al fas­cis­mo, fren­te­po­pu­lis­mo adop­ta­do en el VII Con­gre­so de la III Inter­na­cio­nal en 1935 y que fra­ca­sa­ría rotun­da­men­te. Pero antes, en el con­tex­to de lucha de cla­ses fron­tal, el anta­go­nis­mo se plas­mó en la insu­rrec­ción de 1934 y espe­cial­men­te en el hecho de que la repre­sión mili­ta­ri­zó la mayo­ría inmen­sa de los ser­vi­cios públi­cos y de fran­jas de tra­ba­ja­do­res que podían ser­vir de chi­va­tos como los por­te­ros de las vivien­das, etcé­te­ra15. Las rela­cio­nes entre feti­chis­mo y mili­ta­ri­za­ción son espe­cial­men­te intrin­ca­das y las ire­mos des­en­tra­ñan­do pau­la­ti­na­men­te.

Des­de lue­go que hubo muchos más ejem­plos de lucha obre­ra y popu­lar con­tra el feti­chis­mo capi­ta­lis­ta en sus dos for­mas nacio­na­les: la de Esta­do espa­ñol y la de la media­na bur­gue­sía vas­ca, pero estos dos ejem­plos acla­ran la dife­ren­cia sus­tan­cial entre el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta de 1933 y los lími­tes insu­pe­ra­bles del feti­chis­mo del capi­tal en la ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta peque­ño bur­gue­sa domi­nan­te en 1952 en Ekin. Pero tam­bién sir­ven para des­ta­car tan­to la trá­gi­ca suer­te pos­te­rior del inde­pen­den­tis­mo comu­nis­ta vas­co –y cata­lán, y a otra esca­la el sen­ti­mien­to nacio­nal ara­go­nés – , barri­do des­de den­tro el nacio­na­lis­mo espa­ñol del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña y de otras izquier­das esta­ta­les, como el hecho de que Ekin des­en­ca­de­na­se una diná­mi­ca que ter­mi­nó des­bor­dán­do­le. Sobre el aplas­ta­mien­to del inde­pen­den­tis­mo comu­nis­ta vas­co y cata­lán por el impe­ria­lis­mo «de izquier­da» espa­ñol ya hemos habla­do en otro tex­to, así nos remi­ti­mos a su lec­tu­ra16.

Igno­ran­do esto y más, Ekin tuvo que enfren­tar­se des­de sus ini­cios a la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma bus­can­do suge­ren­cias teó­ri­cas don­de podía: ANV ofre­cía «líneas nacio­na­les pro­gre­sis­tas de un socia­lis­mo no mar­xis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta […] El Jagi-Jagi les ofre­cía la doc­tri­na sabi­nia­na más pura tami­za­da por las apor­ta­cio­nes huma­nis­tas de mili­tan­tes de la talla de Guda­ri o Etar­te , inde­pen­den­tis­mo a ultran­za y avan­ce social»17. Recor­de­mos que en 1953 Esta­dos Uni­dos y el Vati­cano reco­no­cían al fran­quis­mo y a fina­les de ese año esta­lla­ba la tenaz huel­ga de Eus­kal­du­na que se extien­de a otras gran­des empre­sas como La Naval, Asti­lle­ros del Ner­vión…, en medio de una repre­sión total en la que la Igle­sia se lava las manos ante los tra­ba­ja­do­res cató­li­cos que piden su ayu­da18. Así enten­de­mos por qué se pro­du­jo un cor­te gene­ra­cio­nal en el que la juven­tud se rebe­ló con­tra el poder adul­to median­te la auto­or­ga­ni­za­ción de un poder juve­nil que empe­za­ba a expre­sar­se fun­da­men­tal­men­te en Ekin.

Hemos esco­gi­do dos tes­ti­mo­nios de la épo­ca que lo expli­can cla­ra­men­te. El pri­me­ro es de Txi­llar­de­gi: «Al igual que Sabino Ara­na cor­tó con el Par­ti­do Car­lis­ta o Lenin con la II Inter­na­cio­nal, con­si­de­rá­ba­mos que noso­tros tam­bién nos veía­mos obli­ga­dos a hacer lo mis­mo con el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta Vas­co, en el cual no podía­mos mili­tar»19. Y el segun­do del bene­dic­tino Sabin Azkue: «La ver­dad es que la juven­tud vas­ca ha arran­ca­do con brío; pero hay una lagu­na. Los vie­jos se han dor­mi­do insus­tan­cial­men­te y no hay quien los des­pier­te. Es un letar­go en toda regla y, cla­ro, los jóve­nes se han sal­ta­do la lagu­na sin ayu­da y como han podi­do. Pero no es suya la res­pon­sa­bi­li­dad sino nues­tra. Por eso hay que estar jun­to a ello aun­que no pode­mos estar con ellos»20. Por ejem­plo, el estu­dio que se rea­li­za en la IV Asam­blea de verano de 1964 sobre la com­po­si­ción de la mili­tan­cia rebe­la que su cuan­tía osci­la entre 150 y 200 y que la mayo­ría tie­ne una edad de entre 17 y 25 años21.

La cri­sis socio­eco­nó­mi­ca de aque­llos años pre­sio­na para que se agu­di­ce la lucha de cla­ses: «El cos­te de la vida pasa de un índi­ce de 100 para 1955 a un 155 para enero de 1956. La eco­no­mía se movía en un des­or­den espe­cu­la­ti­vo, en el que la mayo­ría de los patro­nos se cen­tra­ban en lograr bene­fi­cios rápi­dos»22 pagan­do sala­rios muy bajos en un con­tex­to repre­si­vo que impe­día cual­quier rei­vin­di­ca­ción. De este modo, empie­zan a agrie­tar­se las cua­der­nas ideo­ló­gi­cas de Ekin del mis­mo modo que empie­zan a for­mar­se otros peque­ños gru­pos que avan­za­rán con diver­sas inten­si­da­des de izquier­da. De entre las muchas pre­sio­nes que exi­gían a Ekin replan­tear­se su ideo­lo­gía, cita­re­mos solo cua­tro.

Una, la repre­sión del eus­ka­ra y de la cul­tu­ra vas­ca que se endu­re­cía por momen­tos, lo que deter­mi­nó que la len­gua vas­ca fue­se de uso obli­ga­to­rio en Ekin23. Dos, el coope­ra­ti­vis­mo se con­vir­tió en una prác­ti­ca muy deba­ti­da por sus gran­des dife­ren­cias inter­nas: mode­lo de tran­si­ción al socia­lis­mo, o como lo con­tra­rio, bien como refor­mis­mo o peor, como recur­so de la dic­ta­du­ra con­tra la libe­ra­ción nacio­nal de cla­ses24. Tres, las pri­me­ras «comi­sio­nes de tra­ba­ja­do­res»25 sur­gi­das duran­te la gran huel­ga de 1956 para com­pen­sar la debi­li­dad de la mili­tan­cia de izquier­da des­tro­za­da una y otra vez por la repre­sión, y para sal­tar sobre el poder del empre­sa­rio median­te la uni­dad obre­ra y acce­der al poder polí­ti­co en la medi­da de lo posi­ble. Y cuar­ta, los deba­tes sobre socia­lis­mos varios serían impul­sa­dos por los efec­tos sís­mi­cos de las reve­la­cio­nes de Krus­chev duran­te el XX Con­gre­so del PCUS de febre­ro de 1956.

Con mayor o menor inten­si­dad, los cua­tro cho­ca­ban de inme­dia­to con el PNV como expre­sión de la pasi­vi­dad polí­ti­ca de la media­na y peque­ña bur­gue­sía nacio­na­lis­ta, como a más lar­go pla­zo, con el nacio­na­lis­mo espa­ñol y fran­cés de las «izquier­das» for­ma­das en el meca­ni­cis­mo de la II Inter­na­cio­nal y del esta­li­nis­mo, omo vere­mos. Con un inde­pen­den­tis­mo comu­nis­ta aplas­ta­do por el esta­li­nis­mo espa­ñol, con la repre­sión anu­lan­do el acce­so a la mayo­ría de tex­tos e impo­nien­do muy res­tric­ti­vas con­di­cio­nes de deba­te, con un cor­te gene­ra­cio­nal casi abso­lu­to… Ekin se replan­teó la tota­li­dad de la exis­ten­cia y «[…] hur­gó en los con­cep­tos y en las reali­da­des de nues­tra nación»26. Todo fue cues­tio­na­do según la divi­sa pre­fe­rid de Marx: De omni­bus dubi­tan­dum.

ETA: las pri­me­ras luces

En 1961 y 1962 la recién naci­da ETA se topó de sope­tón con la huel­ga de la CAF de Bea­sain que se exten­dió a otras zonas. Iba­rra Güell dijo una vez que el movi­mien­to obre­ro ini­ció una nue­va fase de lucha en 1962 «com­ple­ta­men­te dis­tin­ta» a la ante­rior27. Hemos vis­to arri­ba que Ekin esta­ba bajo la pre­sión cre­cien­te de al menos cua­tro con­tra­dic­cio­nes: la opre­sión lin­güís­ti­co-nacio­nal, la com­ple­ji­dad del coope­ra­ti­vis­mo, la apa­ri­ción de los comi­tés de fábri­ca, y los deba­tes sobre los socia­lis­mos. En un Zutik publi­ca­do en abril de 1962 se dice que ETA «pre­co­ni­za una pro­fun­da modi­fi­ca­ción del esta­tu­to de la pro­pie­dad. Para ello se legis­la­rá de mane­ra a resal­tar y pro­te­ger su pri­mor­dial dimen­sión social, tan­to en la indus­tria como en la agri­cul­tu­ra, la pes­ca y demás sec­to­res eco­nó­mi­cos y socia­les»28.

Pero en el pos­te­rior Zutik nº 20 se apre­cia un avan­ce con­fu­so pero sig­ni­fi­ca­ti­vo: se acep­ta la reali­dad de la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta en una «Euz­ka­di libre con obre­ros libres», aun­que se abo­ga por un incre­men­to de la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo «pero racio­nal­men­te». Las ambi­güe­da­des del plan­tea­mien­to, sin embar­go, se resol­ve­rán por la pra­xis, ya que poco antes ETA asu­mía la inter­ac­ción de las for­mas de lucha: pací­fi­ca, de masas y vio­len­ta29.

Fal­tan varios años para que ETA y el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que se ha for­ma­do con su impul­so lle­guen a tener en lo esen­cial la cla­ri­dad estra­té­gi­ca del Par­ti­do de los Comu­nis­tas Vas­cos fun­da­do clan­des­ti­na­men­te en 193530 , pero ya sur­gían dife­ren­cias e iden­ti­da­des serias. Por ejem­plo, las y los comu­nis­tas de los años trein­ta eran esta­li­nis­tas aun­que enton­ces se endu­re­cie­ron las pur­gas, pero hacia 1963 ETA ya defen­día un socia­lis­mo que ade­más de basar­se en la pro­pie­dad colec­ti­va, en la pla­ni­fi­ca­ción social, etc., no caye­ra en una «inqui­si­ción roja» por­que «Dji­las y Trotsky no son ni reac­cio­na­rios ni locos»31. Sien­do estas dife­ren­cias muy impor­tan­tes por­que pre­fi­gu­ra­ban el mode­lo futu­ro de socia­lis­mo que enton­ces tenía ETA, opues­to al esta­li­nis­ta, exis­tían sin embar­go iden­ti­da­des como la prio­ri­dad de la filo­so­fía de la pra­xis: en la dia­léc­ti­ca entre la men­te y la mano es esta segun­da, la acción, la que a lar­go pla­zo con­di­cio­na a la pri­me­ra, man­te­nien­do siem­pre una uni­dad en la tota­li­dad.

Cuan­do ETA en el Zutik nº 20 ana­li­za el pro­ce­so que va del paci­fis­mo a la vio­len­cia pasan­do por la acción de masas, está prac­ti­can­do la filo­so­fía de la pra­xis32 y pre­pa­ran­do la crí­ti­ca del paci­fis­mo de Gandhi que hará en el siguien­te núme­ro. El gandhis­mo es valo­ra­do como «valien­te […] digno de aná­li­sis»33 , pero res­pon­de que hay que estu­diar con rigor la natu­ra­le­za del fran­quis­mo para saber si el fran­quis­mo cede­ría pací­fi­ca­men­te su poder. El deba­te sobre la no-vio­len­cia irá dejan­do espa­cio a otros más can­den­tes como la inmi­gra­ción, el uso de la len­gua vas­ca y la opre­sión lin­güís­ti­ca, el de las for­mas de pro­pie­dad, etc. Es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo que en este últi­mo tema se ter­mi­ne exi­gien­do que «la tie­rra no sea pro­pie­dad de nadie»34.

El con­te­ni­do comu­nis­ta interno de esta rei­vin­di­ca­ción abs­trac­ta en su for­ma exter­na, no se le esca­pa a nadie. Y sur­ge la pre­gun­ta ¿qué lega­li­dad deter­mi­na y hace cum­plir que la tie­rra no sea pro­pie­dad de nadie, es decir, sea pro­pie­dad de todos? La res­pues­ta apa­re­ce poco más ade­lan­te en el mis­mo Zutik : «La lega­li­dad vas­ca […] nos hemos ple­ga­do a la ley del opre­sor, a que nos hemos acos­tum­bra­do a su “lega­li­dad”. “Lega­li­dad” que no es otra cosa que la vio­len­cia “lega­li­za­da” y el poder que da la fuer­za. “Lega­li­dad” que se man­tie­ne con las armas, las tor­tu­ras y la san­gre de nues­tro pue­blo, la expo­lia­ción sis­te­má­ti­ca de nues­tra eco­no­mía y el hun­di­mien­to de nues­tra cul­tu­ra nacio­nal»35.

Vere­mos más ade­lan­te que la crí­ti­ca del nacio­na­lis­mo bur­gués solo es radi­cal cuan­do pro­fun­di­za­mos a la crí­ti­ca del feti­chis­mo y que la supera­ción his­tó­ri­ca de la for­ma-valor adquie­re enton­ces su pleno con­te­ni­do al supe­rar­se a la vez la pro­pie­dad pri­va­da. Los deba­tes en ETA sobre socia­lis­mos diver­sos no tenían más reme­dio que, tar­de o tem­prano, lle­gar a la base his­tó­ri­ca de la pro­pie­dad pri­va­da empe­zan­do por la de la tie­rra, que es una de las bases del capi­ta­lis­mo y por tan­to de la for­ma valor. La pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra es una ado­ra­ción feti­chis­ta por­que ha adqui­ri­do un aura de «dere­cho natu­ral» exte­rior a la espe­cie huma­na, sien­do por tan­to into­ca­ble. Pero he aquí que la huma­ni­dad explo­ta­da y ETA quie­ren aca­bar con la lega­li­dad de la pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra. La civi­li­za­ción del capi­tal ya lan­zó las jau­rías fran­quis­tas con­tra la rei­vin­di­ca­ción de la Fede­ra­ción Comu­nis­ta Vas­co-Nava­rra de 1933 de que la tie­rra se entre­ga­ra a los base­rri­ta­rras, como hemos vis­to antes, y lue­go con­tra el Par­ti­do de los Comu­nis­tas Vas­cos que exi­gían lo mis­mo en 1935. Las aho­gó en san­gre, pero ETA vuel­ve a las anda­das.

El secre­to no es otro que el de la pro­pie­dad de la tie­rra defi­ne la pro­pie­dad de la nación: quien posee la tie­rra posee la nación. Más aún, como la tie­rra es par­te de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, se tra­ta de que la nación tra­ba­ja­do­ra sea pro­pie­ta­ria comu­nal de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, de su nación, de ella mis­ma. Así enten­de­mos mejor el jero­glí­fi­co social del que nos habla­ba Marx. Vemos así el avan­ce des­de Ekin has­ta la I Asam­blea de ETA, que no se deten­drá. Y en mar­zo de 1963 se reali­zó la II Asam­blea que aun­que bus­ca­ba asen­tar teó­ri­ca­men­te lo logra­do y pro­yec­tar­lo al futu­ro, en reali­dad fue des­bor­da­da rápi­da­men­te por la lucha de cla­ses: gran par­te de la estruc­tu­ra fue des­man­te­la­da y muchos mili­tan­tes dete­ni­dos por­que la orga­ni­za­ción se había vol­ca­do en las luchas obre­ras y en la cam­pa­ña de boi­cot a las elec­cio­nes del sin­di­ca­lis­mo fran­quis­ta.

Apo­yar e impul­sar la lucha de cla­ses no había sido una deci­sión tác­ti­ca, sino estra­té­gi­ca ya que expre­sa la com­po­si­ción cla­sis­ta vas­ca: «Todos los vas­cos sin dis­tin­ción sufri­mos la opre­sión nacio­nal de nues­tro pue­blo. Pero los tra­ba­ja­do­res (que inte­gran la mayo­ría del pue­blo vas­co) sufri­mos ade­más la opre­sión del capi­ta­lis­mo, sea nacio­nal (vas­co) o extran­je­ro (espa­ñol, fran­cés, etc.)»36. En este mis­mo Zutik de noviem­bre de 1963 se con­ti­núa con la dura crí­ti­ca a la Igle­sia espa­ño­la como ins­tru­men­to de domi­na­ción, a la pasi­vi­dad de muchos cató­li­cos vas­cos pidién­do­les que no entre­guen dona­ti­vos a la Igle­sia has­ta que no sea cam­bia­da su jerar­quía.

No esta­mos ante una crí­ti­ca atea de la reli­gión, solo ante una crí­ti­ca de algu­nas de las peo­res prác­ti­cas de la jerar­quía cató­li­ca. Hemos vis­to cómo en la huel­ga de 1951 ya se vio el com­pro­mi­so de curas de base, pro­ce­so que iría en aumen­to. La crí­ti­ca del cato­li­cis­mo es impres­cin­di­ble para enten­der el con­te­ni­do del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. Los nacio­na­lis­mos demo­crá­ti­co-bur­gue­ses tuvie­ron en el Vati­cano uno de los peo­res enemi­gos y la buro­cra­cia cató­li­ca fue y es un pilar de la opre­sión nacio­nal que pade­ce Eus­kal Herria. Sec­to­res demó­cra­tas radi­ca­les y revo­lu­cio­na­rios se han pre­gun­ta­do muchas veces por qué los cató­li­cos vas­cos inde­pen­den­tis­tas no se lan­za­ron por la sen­da de eman­ci­pa­ción polí­ti­co-reli­gio­sa ini­cia­da como míni­mo con la revo­lu­ción husi­ta en la Bohe­mia del siglo XV y que tuvo un momen­to de esplen­dor cuan­do el Esta­do de Nava­rra tra­du­jo la Biblia al eus­ka­ra para refor­zar su inde­pen­den­cia con la inter­pre­ta­ción pro­tes­tan­te del cris­tia­nis­mo, en la segun­da mitad del siglo XVI.

No es este el sitio para denun­ciar la incon­gruen­cia que supo­ne para un cató­li­co luchar por la inde­pen­den­cia de su pue­blo pero acep­tan­do la domi­na­ción polí­ti­co-reli­gio­sa extran­je­ra. Tal no era el caso de un cono­ci­do mili­tan­te, José Luis Zal­bi­de, cató­li­co prac­ti­can­te que se negó a acu­dir a la misa obli­ga­to­ria en la pri­sión de Cara­ban­chel en 1968 por­que pen­sa­ba que la cere­mo­nia exal­ta­ba el fas­cis­mo y la dic­ta­du­ra, sufrien­do por ello un duro cas­ti­go aña­di­do37. Muy cer­ca­nas al nacio­na­lis­mo peque­ño-bur­gués ara­nis­ta esta­ban las duras expe­rien­cias de los nacio­na­lis­mos ita­liano y ale­mán en la segun­da mitad del siglo XIX en sus rela­cio­nes con el impe­ria­lis­mo del Vati­cano38. Tan­to en Ita­lia, Ale­ma­nia y Esta­do espa­ñol, el Vati­cano tuvo una gran impor­tan­cia en la per­vi­ven­cia del terror nazi­fas­cis­ta. Tam­bién en 1968 ETA afir­ma­ba que: «Así para un tra­ba­ja­dor cató­li­co, su reli­gión no pue­de ser un obs­tácu­lo para no luchar jun­to a los de su cla­se, for­man­do un clan apar­te y orga­ni­zán­do­se en sin­di­ca­tos autó­no­mos y pro­fe­sio­na­les que fre­nen la acción revo­lu­cio­na­ria»39.

Pese a que la uni­dad Vati­cano-Espa­ña gol­pea­ba a plo­mo40 y pese a que ETA había recha­za­do el «con­fe­sio­na­lis­mo» y bus­ca­do siem­pre rela­cio­nes de igual­dad mili­tan­te con la Igle­sia popu­lar41. Hubo resis­ten­cias bri­llan­tes como la suce­di­da en el Semi­na­rio donos­tia­rra en oto­ño de 1964 con­tra un pro­fe­sor faná­ti­co –Román Orbe– lle­gán­do­se al sabo­ta­je del libro de oro al arran­car­se la pági­na en la que había fir­ma­do el dic­ta­dor Fran­co, o tam­bién la Car­ta de los 300 sacer­do­tes y un lar­go etcé­te­ra, pero nun­ca se poten­ció estra­té­gi­ca y sos­te­ni­da­men­te des­de la Igle­sia en su con­jun­to la crea­ción de una igle­sia nacio­nal vas­ca, has­ta don­de lle­ga nues­tra infor­ma­ción.

Sin embar­go, al fran­cis­cano Jose­ba Insaus­ti se le atri­bu­ye el docu­men­to que rea­li­za el más pon­de­ra­do aná­li­sis de ETA has­ta 1962 en res­pues­ta a las ter­gi­ver­sa­cio­nes del PNV. Entre otras cosas, el autor demues­tra el abis­mo que sepa­ra a ETA del PCE y del espa­ño­lis­mo en su con­jun­to, pero no de un Lenin estu­dia­do des­de las con­tra­dic­cio­nes vas­cas fren­te al dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción42. El fran­cis­cano pone el dedo en lla­gas que siguen sien­do actua­les aun des­pués de cerra­da la ETA de 2018: una de ellas es pre­ci­sa­men­te, la de acu­sa­ción de «terro­ris­mo», etc., pero lo que aho­ra nos intere­sa es la vía de aná­li­sis abier­ta por el autor al opo­ner el PCE a Lenin en lo que se refie­re a la opre­sión nacio­nal.

Vere­mos en su momen­to cómo Lenin enri­que­ce su inter­na­cio­na­lis­mo des­de fina­les de 1912 y cómo su relec­tu­ra de Hegel des­de 1914 le lle­va­rá a un avan­ce sus­tan­cial sobre la carac­te­ri­za­ción de las luchas nacio­na­les en tres nive­les dife­ren­tes, un plan­tea­mien­to sis­te­má­ti­ca­men­te «olvi­da­do» por la izquier­da fran­co-espa­ño­la. La dia­léc­ti­ca de Lenin es «el des­cu­bri­mien­to de lo nue­vo»43 , de lo que antes era incon­ce­bi­ble y que aho­ra se pre­sen­ta como una nove­dad con­cre­ta. Exac­ta­men­te lo mis­mo que se dice en un Zutik : «Una de las gran­des apor­ta­cio­nes hechas por Marx a la dia­léc­ti­ca ha sido el haber vis­to que el sis­te­ma que Hegel apli­ca­ba a los con­cep­tos abs­trac­tos era en sí ver­da­de­ro, pero que apli­ca­do a los entes abs­trac­tos no podía ser fruc­tí­fe­ro. La gran apor­ta­ción filo­só­fi­ca de Marx fue apli­car el sis­te­ma hege­liano a los hechos con­cre­tos. En vez de exa­mi­nar entes abs­trac­tos tomar el mate­rial que dia­léc­ti­ca­men­te se debe estu­diar en los entes con­cre­tos»44.

Es basán­do­se en esta dia­léc­ti­ca de lo con­cre­to que en el siguien­te Zutik se sos­tie­ne que la lucha vas­ca está a la van­guar­dia euro­pea por­que: «Hemos plan­tea­do en Euro­pa un pro­ble­ma incon­ce­bi­ble. En el mis­mo epi­cen­tro del capi­ta­lis­mo, rene­ga­mos de él y nos decla­ra­mos revo­lu­cio­na­rios socia­les y nacio­na­les»45. La libe­ra­ción nacio­nal de cla­se vas­ca es incon­ce­bi­ble en el fon­do para la men­ta­li­dad polí­ti­ca esta­ble­ci­da por­que tie­ne muy cla­ro que no solo lucha con­tra las opre­sio­nes acci­den­ta­les, con­tra las dic­ta­du­ras o demo­cra­cias bur­gue­sas pun­tua­les, pasa­je­ras, sino sobre todo su lucha es de lar­go alcan­ce estra­té­gi­co por­que se enfren­ta el lla­ma­do «fac­tor per­ma­nen­te» de la opre­sión, al impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol: «El fin de nues­tra lucha es la ple­na sobe­ra­nía nacio­nal del pue­blo vas­co sobre su país […] Cual­quier vas­co que sir­va a la opre­sión es un trai­dor. Son prin­ci­pios cla­ros, rec­ti­lí­neos, sin con­fu­sio­nis­mos ni jesui­te­rías»46.

Estos tex­tos y otros idén­ti­cos en el fon­do se hacen públi­cos alre­de­dor del perío­do de la III Asam­blea rea­li­za­da entre mar­zo y abril de 1964, perío­do duran­te el cual se rea­li­za una impre­sio­nan­te sín­te­sis de muchos de los con­te­ni­dos desa­rro­lla­dos por las gue­rras de libe­ra­ción nacio­nal anti­co­lo­nia­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta. Poco des­pués las tesis de Frantz Fanon, Mao Zedong, Lin Piao, Ho Chi Minh, Krut­wig, Che Gue­va­ra, Sar­tre… así como de mili­tan­tes de ETA han sem­bra­do raí­ces que no serán com­pren­di­das en abso­lu­to por las izquier­das occi­den­ta­les que acu­sa­rán a ETA de «ter­cer­mun­dis­mo»47 des­de enton­ces. Lo incon­ce­bi­ble se esta­ba mate­ria­li­zan­do en medio del des­con­cier­to inte­lec­tual de la izquier­da dog­má­ti­ca, que no reac­cio­na­ba según el con­se­jo de Lenin vis­to en la cita ante­rior, sino vol­vien­do al dog­ma.

Nos encon­tra­mos aquí fren­te a otra carac­te­rís­ti­ca de lo que ya empe­za­ba a ser la len­ta crea­ción del mar­xis­mo vas­co: si por la par­te teo­ri­cis­ta se ela­bo­ra­ban sesu­das ponen­cias sobre la gue­rra revo­lu­cio­na­ria, sobre la gue­rra de gue­rri­llas, etcé­te­ra, según obras teó­ri­cas del lla­ma­do «ter­cer mun­do» por lo gene­ral; por la par­te prác­ti­ca se desa­rro­lla­ban las luchas que sur­gían al calor de las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo indus­trial en la Eus­kal Herria opri­mi­da en la déca­da de 1960. Ortzi hace una sin­té­ti­ca expo­si­ción de las prin­ci­pa­les ideas enton­ces deba­ti­das48 , mos­tran­do cómo, a la pos­tre, era la obje­ti­vi­dad de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se la que for­za­ba el avan­ce teó­ri­co espe­cí­fi­co del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta.

Como vere­mos, es duran­te estos deci­si­vos años en los que sur­gen las con­tra­dic­cio­nes que esta­lla­rán en 1966 – 1967 dan­do paso a dos esci­sio­nes bási­cas para nues­tro estu­dio: la de ETA Berri en diciem­bre de 1966 y la de ETA VI en agos­to de 1970, en las que nos vamos a cen­trar. Exis­tie­ron otras: los «cabras»; Bran­ka o los «cul­tu­ra­lis­tas»; LAIA en verano de 1974 con sus pos­te­rio­res deri­va­cio­nes; los Coman­dos Autó­no­mos; y ETApm y EIA-EE tam­bién con sus rami­fi­ca­cio­nes. Nin­gu­na de estas esci­sio­nes o ramas que se sepa­ran del tron­co base tie­nen en su ori­gen las cons­tan­tes de las dos pri­me­ras. Aun­que los «cabras», Bran­ka y sec­to­res de ETApm y, en espe­cial, de Eus­ka­di­ko Eske­rra (EE) eran cla­ra­men­te refor­mis­tas no gira­ron tan pron­to como ETA Berri y ETA VI hacia el dog­ma esta­ta­lis­ta, dog­ma que estu­dia­re­mos en el segun­do capí­tu­lo. Sí es cier­to que al final un gru­pi­to de EE fue absor­bi­do por el nacio­na­lis­mo espa­ñol del PSOE, pero fue en 1993, a los die­ci­séis años de fun­dar­se Eus­ka­di­ko Eske­rra en 1977.

Mien­tras tan­to, y por sim­ple refle­jo de las con­tra­dic­cio­nes, la toda­vía impre­ci­sa con­cep­ción estra­té­gi­ca de ETA se veía pre­sio­na­da por las corrien­tes teó­ri­cas que pro­li­fe­ra­ban en el mun­do. El sam­be­ni­to de «ter­cer­mun­dis­mo» era en reali­dad una inne­ga­ble capa­ci­dad adap­ta­ti­va ante las exi­gen­cias de todo tipo. Una mili­tan­cia joven, que había roto con las cade­nas men­ta­les del poder adul­to, se enfren­ta­ba a la nove­dad del mun­do des­co­no­cien­do pro­ba­ble­men­te estas pala­bras de Lenin, pero apli­can­do sin duda su méto­do interno: «Debe­mos estu­diar minu­cio­sa­men­te los bro­tes de lo nue­vo, pres­tar­les la mayor aten­ción, favo­re­cer y “cui­dar” por todos los medios el cre­ci­mien­to de estos débi­les bro­tes […] Es pre­ci­so apo­yar todos los bro­tes de lo nue­vo, entre los cua­les la vida se encar­ga­rá de selec­cio­nar los más viva­ces»49.

La III Asam­blea sacó a la luz una carac­te­rís­ti­ca pro­fun­da del pue­blo tra­ba­ja­dor que se nega­ba a des­apa­re­cer: se deci­dió apro­bar la figu­ra del buru­za­gi que en len­gua­je buro­crá­ti­co podría­mos tra­du­cir como algo pare­ci­do a «secre­ta­rio gene­ral» del par­ti­do. Esta nue­va figu­ra ape­nas tuvo reco­rri­do y no solo por­que mul­ti­pli­ca­ba los ries­gos de des­man­te­la­mien­to ante la repre­sión50 , sino tam­bién por­que no cua­dra­ba con los pro­fun­dos hábi­tos de hori­zon­ta­li­dad, demo­cra­cia de base, igual­dad, etcé­te­ra, que había desa­rro­lla­do la cul­tu­ra popu­lar de auto­or­ga­ni­za­ción y resis­ten­cia fren­te a la opre­sión nacio­nal: el cur­so de 1959 – 1960 fue el que vio nacer a las tres pri­me­ras ikas­to­las con sesen­ta alum­nos apren­dien­do de las expe­rien­cias clan­des­ti­nas ante­rio­res.

Tene­mos un ejem­plo que con­fir­ma lo dicho. En sep­tiem­bre de 1964, medio año des­pués de la III Asam­blea, ETA edi­ta un Zutik sobre la lucha de cla­ses que se está libran­do en eso momen­to con­tra la patro­nal, la poli­cía y el sin­di­ca­lis­mo ver­ti­ca­les fran­quis­ta:

Como inme­dia­ta con­se­cuen­cia a todos los casos cita­dos dedu­ci­mos que solo al mar­gen de los actua­les sin­di­ca­tos (?) es posi­ble una acción efi­caz y posi­ti­va. Lo prue­ba el mie­do de los ver­ti­ca­les a la for­ma­ción de autén­ti­cos comi­tés y comi­sio­nes y lo prue­ba sobre todo la con­fian­za de los obre­ros en lo que ellos mis­mos deci­den y orga­ni­zan. Es el úni­co camino que pue­de dar a la lucha el ner­vio y el espí­ri­tu que pre­ci­sa una lucha de cla­ses. La cla­se obre­ra lo está com­pren­dien­do y está lle­gan­do a la madu­rez polí­ti­ca que le lle­va­rá al triun­fo de sus intere­ses que son los intere­ses de Euz­ka­di51.

Hemos vis­to que Ekin se enfren­tó a múl­ti­ples retos sien­do el de la apa­ri­ción de las comi­sio­nes de fábri­ca uno de ellos; tam­bién a los dife­ren­tes coope­ra­ti­vis­mos, a la ini­cio de la auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar clan­des­ti­na en defen­sa del eus­ka­ra y de la cul­tu­ra vas­ca, etcé­te­ra. Des­de sus orí­ge­nes y como en otros muchos pue­blos, la lucha obre­ra y popu­lar tuvo que auto­or­ga­ni­zar­se no solo en la clan­des­ti­ni­dad, sino tam­bién en las cri­sis socio­po­lí­ti­cas: la expe­rien­cia de la Comu­na de Donos­tia en verano de 1936 mos­tró la crea­ti­vi­dad del pue­blo donos­tia­rra para con­te­ner sin medios el ata­que nazi­fas­cis­ta inter­na­cio­nal duran­te dos meses52. ETA como fenó­meno his­tó­ri­co man­ten­drá una con­fian­za abso­lu­ta en esa capa­ci­dad popu­lar como se verá pos­te­rior­men­te en la for­ma-movi­mien­to, aun­que tam­bién exis­tan diri­gis­mos muy per­ni­cio­sos en algu­nos momen­tos. Pues bien, el fra­ca­so de la figu­ra del buru­za­gi res­pon­de sobre todo a la fuer­za de esa capa­ci­dad de auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar.

La auto­or­ga­ni­za­ción popu­lar exi­gía medios. La cla­se tra­ba­ja­do­ra sufra­ga­ba clan­des­ti­na­men­te la mayor par­te apor­tan­do el res­to la peque­ña y media­na bur­gue­sía, por este orden. Los recur­sos, des­de dine­ro has­ta loca­les, pasan­do por medios de difu­sión, etc., pro­ve­nían en últi­ma ins­tan­cia del tra­ba­jo obre­ro: es el sudor del pue­blo el que crea la rique­za que ter­mi­na sien­do pro­pie­dad pri­va­da bur­gue­sa. La for­ma­ción de la mili­tan­cia popu­lar se rea­li­za­ba con el apo­yo de la mili­tan­cia clan­des­ti­na, que a su vez tenía gas­tos pro­pios en cuan­to orga­ni­za­ción. El dine­ro en un arma de poder mate­rial, polí­ti­co y sim­bó­li­co, feti­chis­ta. ETA asu­mía en la prác­ti­ca la teo­ría mar­xis­ta que expli­ca todo esto y por ello exi­gía a la bur­gue­sía que devol­vie­ra par­te de su pro­pie­dad al pue­blo, devo­lu­ción que se hacía median­te el impues­to revo­lu­cio­na­rio: la lucha de cla­ses entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía den­tro de la nación opri­mi­da. En noviem­bre de 1964 ETA expli­ca­ba con deta­lle el cola­bo­ra­cio­nis­mo con el impe­ria­lis­mo fran­cés del empre­sa­rio Sota53 , que había ayu­da­do a la lucha pero se había vuel­to con­tra el pue­blo.

Duran­te esos tiem­pos había ido ascen­dien­do en la direc­ción median­te la Ofi­ci­na Polí­ti­ca y par­te del Fren­te Obre­ro un sec­tor al que más tar­de sería deno­mi­na­do des­pec­ti­va­men­te como «obre­ris­ta», por­que pres­tó más aten­ción a la lucha de cla­ses y al socia­lis­mo sin por ello, de entra­da, aban­do­nar la lucha nacio­nal, pero avan­zó cues­tio­nes de refle­xión que se demos­tra­rían deci­si­vas a la lar­ga pese a las duras pug­nas esci­sio­nis­tas que apa­re­ce­rían des­pués. Vea­mos cua­tro por orden cro­no­ló­gi­co. La pri­me­ra mues­tra cómo ETA ya pen­sa­ba en las refor­mas que podrían implan­tar­se debi­do a las dispu­tas entre la bur­gue­sía fran­quis­ta y la neo­ca­pi­ta­lis­ta no resol­ve­rían nada por­que «lo impor­tan­te es que tan­to si ganan unos como si los otros, segui­re­mos estan­do explo­ta­dos eco­nó­mi­ca­men­te y opri­mi­dos nacio­nal­men­te»54. Se iba con­cre­tan­do así la visión ini­cial un tan­to borro­sa de que den­tro del impe­ria­lis­mo es impo­si­ble con­se­guir la inde­pen­den­cia vas­ca en su pleno sen­ti­do.

La segun­da apa­re­ce en unos con­se­jos a los asis­ten­tes que acu­di­rían al Abe­rri Egu­na de ese año que debía cele­brar­se en Ber­ga­ra, para evi­tar ser dete­ni­dos:

La lucha de masas no es algo ale­gre e impro­vi­sa­do. Una acción de masas debe ser algo tan cui­da­do­sa­men­te orga­ni­za­do como un ope­ra­ti­vo mili­tar.

SIN ORGANIZACIÓN, LA ENERGÍA DE LAS MASAS SE PIERDE COMO PÓLVORA EN SALVAS.

Por ello, FORMEMOS GRUPOS GRANDES. ÚNETE A OTROS COMPATRIOTAS. NO TE AISLES.

YENDO EN GRUPO NIÉGATE A ENTREGAR LA DOCUMENTACIÓN.

NO PERMITAS QUE A NADIE SE LO LLEVE LA POLICÍA. LÁNZATE CON OTROS
E IMPÍDELO55.

Estos ele­men­ta­les con­se­jos alber­gan en su inte­rior cuan­do menos dos gran­des pro­ble­má­ti­cas: una, la rela­ción entre estra­te­gia polí­ti­ca y estra­te­gia mili­tar en el sen­ti­do his­tó­ri­co des­de los deba­tes sobre la teo­ría del Esta­do y sobre Clau­se­witz, y otra la rela­ción entre dic­ta­du­ra fas­cis­ta y demo­cra­cia bur­gue­sa. En los tex­tos sobre la insu­rrec­ción, la gue­rri­lla, etc., del perío­do alre­de­dor de la III Asam­blea se habían deba­ti­do estas cues­tio­nes deci­si­vas, pero aquí apa­re­ce con­cen­tra­do en un pan­fle­ti­to todo un deba­te teó­ri­co-polí­ti­co que nos remi­te inclu­so a la defen­sa de la efi­ca­cia de la vio­len­cia por el vie­jo Engels.

La ter­ce­ra es la asun­ción de la eman­ci­pa­ción de la mujer:

De entre los obje­ti­vos socia­lis­tas que pre­ten­de­mos hay uno que por su impor­tan­cia, con­vie­ne que sea des­ta­ca­do: nos refe­ri­mos a la libe­ra­ción y pro­mo­ción social de la mujer […] la mujer vive toda­vía en la épo­ca de la escla­vi­tud: explo­ta­da pro­fe­sio­nal­men­te, sin posi­bi­li­dad de per­fec­cio­na­mien­to, sin dere­cho a la pro­tes­ta, aban­do­na­da por todos. La mujer obre­ra es la más opri­mi­da por las actua­les estruc­tu­ras, pues ade­más de cobrar sala­rios infra­hu­ma­nos, debe sufrir todas las veja­cio­nes inhe­ren­tes al sis­te­ma capi­ta­lis­ta: ocu­pa los pues­tos más ingra­tos, hace las peo­res labo­res, se pros­ti­tu­ye; son pocas las posi­bi­li­da­des que tie­ne de libe­rar­se […] La mujer casa­da debe tener una inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca56.

Y la cuar­ta es el explí­ci­to lema: «No que­re­mos un Esta­do vas­co…, que­re­mos un Esta­do socia­lis­ta vas­co»57. Una pre­ci­sión cua­li­ta­ti­va que ponía al des­cu­bier­to un deba­te per­ma­nen­te en la his­to­ria pos­te­rior de la izquier­da aber­tza­le. Como se apre­cia, las cua­tro que hemos rese­ña­do ata­ñían a pro­ble­mas estruc­tu­ra­les del capi­ta­lis­mo y que se plan­tea­ran ya enton­ces indi­ca que, al mar­gen de des­ave­nen­cias pos­te­rio­res, la pra­xis de ETA en aque­llos años acu­mu­la­ba refle­xio­nes crí­ti­cas que con el tiem­po serían deci­si­vas a pesar de que fue­ran escri­tas en len­gua espa­ño­las. Efec­ti­va­men­te, una de las denun­cias que mili­tan­tes de base ya empe­za­ban a hacer con toda razón era que la len­gua vas­ca había des­apa­re­ci­do de los Zutik sien­do sus­ti­tui­da por la len­gua espa­ño­la. Peyo­ra­ti­va­men­te se lla­mó «cul­tu­ra­lis­tas» a quie­nes hicie­ron esa crí­ti­ca nece­sa­ria, como vere­mos en su momen­to. La nue­va direc­ción tar­da­ría un año en reco­no­cer su «error»58 , en mar­zo de 1966 nue­ve meses antes de la V Asam­blea, pero escu­dán­do­se en que la mayo­ría de la mili­tan­cia habla­ba y escri­bía mal la len­gua vas­ca o la des­co­no­cía. Aun­que la nue­va direc­ción corri­gió en par­te el «error» su legi­ti­mi­dad había sufri­do una bre­cha deba­jo de su línea de flo­ta­ción.

Más tar­de, otras deci­sio­nes agran­da­ron esa bre­cha impo­si­bi­li­tan­do su cie­rre, pero eso suce­de­ría des­pués de rea­li­za­da la IV Asam­blea en verano de 1965, que tenía como obje­ti­vo avan­zar en la estruc­tu­ra­ción inter­na y afian­zar pro­gra­má­ti­ca­men­te lo con­se­gui­do has­ta enton­ces, pero las fuer­zas de ocu­pa­ción impi­die­ron a tiro lim­pio que lle­ga­ran los repre­sen­tan­tes del exi­lio, así que la direc­ción resul­tan­te de la IV Asam­blea repre­sen­ta­ba a la mili­tan­cia del inte­rior. Hemos vis­to que la mayo­ría de la mili­tan­cia osci­la­ba entre 17 y 25 años. Esta juven­tud se había libe­ra­do en la déca­da de los cin­cuen­ta de la for­ma nacio­na­lis­ta bur­gue­sa del poder adul­to repre­sen­ta­do por el PNV. En los sesen­ta esta­ba rom­pien­do con una de las expre­sio­nes más dañi­nas del poder adul­to: el temor al cono­ci­mien­to crí­ti­co y la acep­ta­ción de la ideo­lo­gía domi­nan­te.

ETA Zaha­rra – ETA Berri

Tales avan­ces en el con­tex­to de 1965 solo podían gene­rar una pro­li­fe­ra­ción de corrien­tes y sub­co­rrien­tes que se entre­mez­cla­ban, toda vez que ya para enton­ces se había roto el con­trol esta­li­nis­ta de la orto­do­xia, había sur­gi­do la dispu­ta entre la URSS y Chi­na Popu­lar, Cuba había ven­ci­do a Esta­dos Uni­dos en Bahía Cochi­nos y pro­cla­ma­do el socia­lis­mo, etc.; y en Euro­pa que toda­vía se encon­tra­ba den­tro de la lar­ga épo­ca de expan­sión key­ne­sia­na deno­mi­na­da «los trein­ta glo­rio­sos», de 1945 a 1975, emer­gían corrien­tes revo­lu­cio­na­rias nove­do­sas para una juven­tud radi­cal como la vas­ca con enor­mes ansias de apren­der pero toda­vía sin sufi­cien­te expe­rien­cia pro­pia que evi­ta­se el error de mime­tis­mo entu­sias­ta, como le suce­dió en ese momen­to a la Ofi­ci­na Polí­ti­ca de ETA.

La visión domi­nan­te en esas corrien­tes polí­ti­cas sobre la «cues­tión nacio­nal», que expon­dre­mos con deta­lle en el capí­tu­lo siguien­te, esta­ba las­tra­da por el meca­ni­cis­mo eco­no­mi­cis­ta, por su inca­pa­ci­dad para desa­rro­llar la uni­dad dia­léc­ti­ca entre lo obje­ti­vo y lo sub­je­ti­vo, de modo que se esta­ble­ce un cor­te de supe­rio­ri­dad de lo «eco­nó­mi­co» sobre lo «nacio­nal». Des­de esta prio­ri­dad de lo eco­nó­mi­co se jus­ti­fi­ca­ba y jus­ti­fi­ca prio­ri­zar la polí­ti­ca rea­li­za­da en los gran­des Esta­dos domi­nan­tes, con la excu­sa del inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio abs­trac­ta­men­te defi­ni­do. El aban­dono de la len­gua y cul­tu­ra vas­ca y la acep­ta­ción prác­ti­ca de la cul­tu­ra espa­ño­la por la Ofi­ci­na Polí­ti­ca era una demos­tra­ción ade­lan­ta­da de cómo el meca­ni­cis­mo se impo­nía en aque­lla direc­ción de ETA.

El meca­ni­cis­mo deter­mi­nis­ta apa­re­ce expues­to en el Zutik nº 41 en diver­sos momen­tos. Era cier­to que el Plan de Esta­bi­li­dad había per­mi­ti­do con la sobre­ex­plo­ta­ción y los capi­ta­les extran­je­ros y el boom turís­ti­co, una inci­pien­te mejo­ra rela­ti­va de las con­di­cio­nes de vida, inclu­so unos atis­bos de con­su­mis­mo59 en las nue­vas cla­ses medias. Sin embar­go, la vía que podría abrir este nece­sa­rio y correc­to estu­dio de la reali­dad cam­bian­te que­da­ba cor­ta­da por el meca­ni­cis­mo ampa­ra­do en una cita casi lite­ral de Marx, para expli­car cómo esa evo­lu­ción pre­pa­ra­ba las con­di­cio­nes de una refor­ma del fran­quis­mo; inme­dia­ta­men­te des­pués el deter­mi­nis­mo estruc­tu­ra una ver­sión for­mal del «inter­na­cio­na­lis­mo obre­ro» ambi­guo que ter­mi­na abrien­do un res­qui­cio para la supe­di­ta­ción de la lucha vas­ca a la esta­tal: «Es obvio que la cola­bo­ra­ción con aque­llos gru­pos e ins­ti­tu­cio­nes que no reco­noz­can la exis­ten­cia de Euz­ka­di como nación y actúen en con­se­cuen­cia no será posi­ble en nin­gún modo. Aho­ra bien: no nos ampa­re­mos en el des­co­no­ci­mien­to que los tra­ba­ja­do­res de otros paí­ses demues­tran por nues­tros pro­ble­mas para elu­dir las res­pon­sa­bi­li­da­des de la común tarea»60.

Este for­ma­lis­mo mecá­ni­co lle­va­do a la lucha por la demo­cra­cia reapa­re­ce pági­nas des­pués pre­ci­sa­men­te en un tema cada vez más deli­ca­do en los deba­tes inter­nos: «Uni­dad, sí; pero ¿qué uni­dad?»61 , en el que tras cer­ti­fi­car la mayo­ría pro­le­ta­ria de la mili­tan­cia hace un ata­que fron­tal al «ori­gen nacio­na­lis­ta peque­ño-bur­gués» de la orga­ni­za­ción des­preo­cu­pán­do­se por el míni­mo pero impres­cin­di­ble rigor en el aná­li­sis de las media­cio­nes de esa con­tra­dic­ción. Esta ausen­cia de dia­léc­ti­ca hacía que la Ofi­ci­na Polí­ti­ca no pudie­ra desa­rro­llar el poten­cial heu­rís­ti­co laten­te en el con­cep­to de «pue­blo tra­ba­ja­dor» que ya se emplea­ba enton­ces, pero que solo demos­tra­rá su enor­me poder teó­ri­co des­de la V Asam­blea en ade­lan­te.

En el Zutik nº 42 se for­ta­le­ce la ten­den­cia a la supe­di­ta­ción esta­ta­lis­ta de la lucha vas­ca bajo el ampa­ro de un aná­li­sis la evo­lu­ción del neo­ca­pi­ta­lis­mo en gene­ral y sobre todo en el Esta­do espa­ñol. La ten­den­cia aún no ofi­cial va uni­da a la difu­mi­na­ción del papel de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria pues si bien varias veces se insis­te en que el socia­lis­mo solo lle­ga­rá median­te la vio­len­cia anti­ca­pi­ta­lis­ta, sin embar­go en el momen­to de pro­po­ner méto­dos con­cre­tos de lucha des­apa­re­ce la auto­de­fen­sa pro­po­nién­do­se solo la acción polí­ti­ca, la acción sin­di­cal y la acción cívi­co-cul­tu­ral62. Sobre esta últi­ma for­ma de acción cívi­co-cul­tu­ral, vemos una vez más cómo la pra­xis revo­lu­cio­na­ria gene­ra­ba por su mis­ma fuer­za obje­ti­va refle­xio­nes muy váli­das que más ade­lan­te se con­cre­ta­rían en la rique­za del mul­ti­fa­cé­ti­co movi­mien­to popu­lar y sin­di­cal vas­co, y que al mar­gen de for­mas expo­si­ti­vas son aho­ra mis­mo obje­to de deci­si­vos deba­tes y prác­ti­cas cru­cia­les.

La impor­tan­cia de estos fren­tes venía acre­cen­ta­da con razón por el aná­li­sis que hace Zutik de las nue­vas for­mas de inte­gra­ción y alie­na­ción desa­rro­lla­das por el neo­ca­pi­ta­lis­mo que exi­gen otras tan­tas res­pues­tas nue­vas con­tra el neo­ca­pi­ta­lis­mo que ha ins­tau­ra­do «una explo­ta­ción per­ma­nen­te, una opre­sión total»63. El pro­ble­ma radi­ca­ba en que esas valio­sas apor­ta­cio­nes de la mili­tan­cia clan­des­ti­na eran deri­va­das por la Ofi­ci­na Polí­ti­ca hacia una estra­te­gia erró­nea, cada vez más recha­za­da por un sec­tor cre­cien­te de la mili­tan­cia dán­do­se el caso de que hubo zonas en don­de no se repar­tió el Zutik nº 42. De este modo, el mar­xis­mo vas­co iba for­mán­do­se en su más puro sen­ti­do dia­léc­ti­co de uni­dad de con­tra­rios.

El Zutik nº 43 es el deto­nan­te para que se rom­pa la uni­dad de con­tra­rios y ETA entre en una nue­va fase gra­cias a su V Asam­blea. Al igual que en los ante­rio­res, este Zutik apor­ta­ba ideas que remi­tían a los clá­si­cos del mar­xis­mo y al pen­sa­mien­to polí­ti­co de izquier­das en la Euro­pa de aque­llos años, pero lo hacía sin la sufi­cien­te adap­ta­ción con­cre­ta para el con­tex­to vas­co some­ti­do a una sal­va­je dic­ta­du­ra extran­je­ra. Por esto, la idea de «refor­mas no-refor­mis­tas» o «refor­mas revo­lu­cio­na­rias»64 , que en sí mis­ma exi­ge una expli­ca­ción dete­ni­da de la dia­léc­ti­ca polí­ti­ca para evi­tar ilu­sio­nes refor­mis­tas, encres­pó más la ten­sión inter­na, con­si­de­ran­do ade­más que la Ofi­ci­na Polí­ti­ca pro­po­nía par­ti­ci­par en las elec­cio­nes con las que se podría diri­gir las nacien­tes Comi­sio­nes Obre­ras, que en algu­nos sitios tam­bién se lla­ma­ban Comi­tés Obre­ros, hacia la lucha revo­lu­cio­na­ria. La Comi­sio­nes inte­gra­ban a un amplí­si­mo espec­tro de sec­to­res, sien­do la pos­tu­ra del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña ambi­gua en un prin­ci­pio aun­que siem­pre den­tro de su estra­te­gia de «recon­ci­lia­ción nacio­nal»65 espa­ño­la, lo que más tar­de pro­vo­ca­ría un áspe­ro enfren­ta­mien­to con ETA Berri.

Pero el argu­men­to de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca para par­ti­ci­par en el apa­ra­to sin­di­cal fran­quis­ta así como toda su estra­te­gia, vol­vía a ser abs­trac­to, en don­de la inde­pen­den­cia de cla­se vas­ca esta­ba ausen­te; peor aún, el siguien­te párra­fo mos­tra­ba la falla inter­na de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca: «Todos los pro­ble­mas de nues­tra socie­dad –des­de el lin­güís­ti­co has­ta el de urba­nis­mo– serán resuel­tos de un modo o de otro según que la uni­dad obre­ra se logre o no. La revo­lu­ción socia­lis­ta sola­men­te la rea­li­za­rá la cla­se obre­ra pues­to que el socia­lis­mo supo­ne, a la vez, su rea­li­za­ción huma­na y la des­apa­ri­ción de la bur­gue­sía»66.

Como míni­mo, este párra­fo con­te­nía dos erro­res garra­fa­les: uno, el meca­ni­cis­ta, ya que «todos los pro­ble­mas» ten­drían solu­ción con la vic­to­ria socia­lis­ta; y dos, la len­gua vas­ca es un «pro­ble­ma» simi­lar al urba­nís­ti­co. Rizan­do el rizo, para avan­zar en su reso­lu­ción se lla­ma­ba a la uni­dad obre­ra en abs­trac­to y a esca­la esta­tal median­te la par­ti­ci­pa­ción en el apa­ra­to sin­di­cal fran­quis­ta. La direc­ción ante­rior había defen­di­do en el Zutik nº 22 de 1964 la dia­léc­ti­ca de lo con­cre­to; en 1966 la Ofi­ci­na Polí­ti­ca diva­ga­ba en lo abs­trac­to mien­tras se des­li­za­ba hacia el refor­mis­mo y el esta­ta­lis­mo, por lo que una par­te de la mili­tan­cia deci­dió cor­tar por lo sona­do y con­vo­car la V Asam­blea.

Pero al igual que en otros pro­ble­mas ante­rio­res, aho­ra de nue­vo la incom­pa­ti­bi­li­dad de la lucha de cla­ses en Eus­kal Herria con la esen­cia impe­ria­lis­ta de la cul­tu­ra polí­ti­ca espa­ño­la reapa­re­ció inclu­so entre los sec­to­res de ETA que par­ti­ci­pa­ron en las elec­cio­nes sin­di­ca­les. Vuel­ve a ser ilus­tra­ti­vo que en el Zutik nº 43 tam­bién se uti­li­za­se el con­cep­to de «pue­blo tra­ba­ja­dor» por­que era la reali­dad que ese con­cep­to sin­te­ti­za­ba la que, al mar­gen aho­ra de su pro­fun­di­dad teó­ri­ca en aquel momen­to, cho­có anta­gó­ni­ca­men­te con el nacio­na­lis­mo del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña tam­bién pre­sen­te en las Comi­sio­nes Obre­ras de 1966 – 1967. En efec­to, ocho meses des­pués de la esci­sión en la V Asam­blea entre ETA Berri y ETA Zaha­rra, mili­tan­tes segui­do­res de las tesis de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca des­ti­tui­da rea­li­za­ron una demo­le­do­ra crí­ti­ca del nacio­na­lis­mo espa­ñol de las Comi­sio­nes Obre­ras diri­gi­das por el PCE. ETA Berri defen­dió la «lucha por la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, cul­tu­ral y social; por la apro­pia­ción popu­lar de la Nación»67 vas­ca, en con­tra de la pro­pues­ta nacio­na­lis­ta espa­ño­la del PCE.

Retro­ce­dien­do un tiem­po, has­ta los meses inme­dia­ta­men­te ante­rio­res a la V Asam­blea, la lucha de cla­ses en su for­ma socio­eco­nó­mi­ca pero tam­bién socio­po­lí­ti­ca, dio un sal­to más con la his­tó­ri­ca huel­ga de Ban­das en Frío de Etxa­ba­rri, que se fue pre­pa­ran­do des­de oto­ño de 1966, esta­lló a final de ese año y se sos­tu­vo has­ta fina­les de mayo de 1967. La explo­ta­ción era sal­va­je: el sala­rio real en 1966 era infe­rior al de 1962. La resis­ten­cia obre­ra fue apo­ya­da por la movi­li­za­ción popu­lar y «las muje­res de los obre­ros juga­ron un papel muy acti­vo en la lucha, movi­li­zán­do­se ante los cen­tros ofi­cia­les y res­pal­dan­do a sus com­pa­ñe­ros»68. Había más con­flic­tos y todo indi­ca­ba que empe­za­ba a des­per­tar el movi­mien­to obre­ro y popu­lar, que se asen­ta­ba la lucha de la Igle­sia de base, que se refor­za­ba la defen­sa de la cul­tu­ra vas­ca sobre todo en su capa­ci­dad crea­ti­va lin­güís­ti­ca y artís­ti­ca69.

Fue en esta ten­den­cia al alza gene­ra­li­za­da de la inter­ven­ción popu­lar la que envol­vió a las fric­cio­nes, cho­ques y alian­zas que se rea­li­za­ron entre las tres frac­cio­nes de ETA pre­vias a la V Asam­blea en su pri­me­ra par­te. Natu­ral­men­te, un sec­tor más o menos amplio que toda­vía no se había posi­cio­na­do por nin­gu­na de las tres: una, la de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca que hemos vis­to, deno­mi­na­da como «obre­ris­ta»; otra, la que se nuclea­ría alre­de­dor de la revis­ta Bran­ka y que era deno­mi­na­da «cul­tu­ra­lis­ta»; y la últi­ma, la que esta­ba for­mán­do­se en la mitad de ambas de la que algu­nos se auto­de­no­mi­na­ban «comu­nis­tas aber­tza­les», pero más cono­ci­da por «nacio­na­lis­ta-revo­lu­cio­na­ria».

Los nom­bres pues­tos a cada corrien­te deben ser vis­tos des­de las limi­ta­cio­nes del con­tex­to. El «obre­ris­mo» de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca no tenía nada que lo iden­ti­fi­ca­se como el de la depau­pe­ra­ción abso­lu­ta del siglo XIX ni con la rela­ti­va de la pri­me­ra mitad del siglo XX, sino al con­tra­rio: la Ofi­ci­na Polí­ti­ca se preo­cu­pó por estu­diar los cam­bios socia­les pro­fun­dos, acer­tan­do en muchos de ellos como hemos vis­to arri­ba. La rica evo­lu­ción pos­te­rior del inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta debe mucho a ese «obre­ris­mo» de la ETA de 1965 – 1966 que mos­tró la nece­si­dad del estu­dio de los cam­bios socia­les.

Por su par­te, los lla­ma­dos «cul­tu­ra­lis­tas» o inclu­so «etni­cis­tas» que ade­más serían tacha­dos de «ara­nis­tas peque­ño­bur­gue­ses» apor­ta­ron una visión deci­si­va en su con­te­ni­do de fon­do a la que vol­ve­re­mos en el capí­tu­lo siguien­te al hablar de las ideas de Marx sobre la len­gua comu­nal. Pero aho­ra debe­mos retro­ce­der tem­po­ral­men­te más en la evo­lu­ción de las ideas bási­cas de Marx por­que encon­tra­re­mos una sig­ni­fi­ca­ti­va iden­ti­dad entre una crí­ti­ca «cul­tu­ra­lis­ta» a los «obre­ris­tas»: resu­mien­do una reu­nión en Baio­na, el repre­sen­tan­te «cul­tu­ra­lis­ta» reco­no­ció la for­ma­ción teó­ri­ca de su con­ter­tu­lio «obre­ris­ta» pero afir­mó que «da la impre­sión de no poseer emo­ción nacio­nal algu­na»70. Sin duda, por «emo­ción nacio­nal» pode­mos enten­der lo que Marx defi­nía como «orgu­llo nacio­nal». Escri­bien­do a Ruge en mar­zo de 1843, Marx decía:

Le ase­gu­ro que, por muy poco orgu­llo nacio­nal que se ten­ga, la ver­güen­za nacio­nal se sien­te has­ta en Holan­da. Inclu­so el últi­mo holan­dés es un ciu­da­dano com­pa­ra­do con el pri­me­ro de los ale­ma­nes […] Para una revo­lu­ción no bas­ta con la ver­güen­za: Yo le res­pon­do: la ver­güen­za es ya una revo­lu­ción, es real­men­te la vic­to­ria de la Revo­lu­ción fran­ce­sa sobre el patrio­tis­mo ale­mán que le ven­ció en 1813. La ver­güen­za es una for­ma de ira, de ira con­te­ni­da. Y si una nación ente­ra se aver­gon­za­ra real­men­te, sería como un león reple­gán­do­se para sal­tar71.

Los «cul­tu­ra­lis­tas» no eran mar­xis­tas, aun­que reco­no­cían su impor­tan­cia, pero, tal vez sin que­rer­lo, habían man­te­ni­do con­tra el vien­to y la marea del dog­ma­tis­mo nacio­na­lis­ta de las izquier­das esta­ta­les el valor de la sub­je­ti­vi­dad de la nación opri­mi­da, ese orgu­llo nacio­nal veja­do que reac­cio­na como un león heri­do que coge impul­so para sal­tar. El cho­que de tre­nes entre el inde­pen­den­tis­mo obre­ro de ETA Berri en agos­to de 1967 y el nacio­na­lis­mo espa­ñol del PCE den­tro de Comi­sio­nes Obre­ras, como hemos vis­to, debió sor­pren­der muy gra­ta­men­te a los «cul­tu­ra­lis­tas» que medio año antes habían for­za­do su expul­sión en la V Asam­blea en alian­za con­tra natu­ra con los «comu­nis­tas aber­tza­les». Los «cul­tu­ra­lis­tas» esta­ban en lo cier­to en la defen­sa de la «emo­ción nacio­nal» pero erra­ron al acha­car a todos los «obre­ris­tas» la mis­ma ausen­cia de sen­ti­mien­to nacio­nal que vie­ron en uno de sus diri­gen­tes.

La corrien­te nacio­na­lis­ta-revo­lu­cio­na­ria o «comu­nis­ta aber­tza­le» redac­tó el Infor­me Txa­ta­rra que se ha per­di­do debi­do a los ava­ta­res de la lucha clan­des­ti­na. Hubo tam­bién otros docu­men­tos crí­ti­cos con la línea de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca, pero fue el Infor­me Txa­ta­rra el que se deba­tió posi­ble­men­te por su mayor pro­fun­di­dad teó­ri­ca y alcan­ce polí­ti­co estruc­tu­ra­do alre­de­dor de auto­res como Lenin y otros. Su argu­men­ta­rio sos­te­nía que la línea de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca era:

Utó­pi­ca por­que plan­tea­ba la lucha obre­ra en abs­trac­to. Ucró­ni­ca por­que no dis­tin­guía eta­pas en el pro­ce­so de lucha y no veía la nece­si­dad de una alian­za coyun­tu­ral con la peque­ña bur­gue­sía nacio­na­lis­ta. Ana­cio­nal, por­que no com­pren­día la impor­tan­cia de la opre­sión nacio­nal, que era vis­ta más como un obs­tácu­lo para la revo­lu­ción. Refor­mis­ta, por­que menos­pre­cia­ba la lucha polí­ti­ca, sobre­va­lo­ra­ba la sin­di­cal y creía que con las «refor­mas revo­lu­cio­na­rias» podría ven­cer­se al fas­cis­mo. Anti­or­ga­ni­za­ti­va por pre­ten­der diluir a ETA en un vago fren­te de izquier­das. Paci­fis­ta, por renun­ciar a una vía de pau­la­ti­na des­apa­ri­ción del apa­ra­to esta­tal en Eus­kal Herria median­te la lucha arma­da72.

La sín­te­sis de esta crí­ti­ca la encon­tra­mos en el bre­ve resu­men sobre la ideo­lo­gía de la V Asam­blea, del que, para nues­tro estu­dio, nos bas­ta con extraer los tres pun­tos del apar­ta­do dedi­ca­do a la revo­lu­ción vas­ca:

1) Toma de con­cien­cia nacio­nal y social. 2) Teo­ría revo­lu­cio­na­ria vas­ca. 3) Pues­ta en prác­ti­ca de esta teo­ría revo­lu­cio­na­ria, por medio de una estra­te­gia basa­da en las con­di­cio­nes obje­ti­vas de nues­tro pue­blo73.

La exten­sa res­pues­ta a este docu­men­to de la que ya era cono­ci­da como ETA Berri apa­re­ció en febre­ro de 1967 y se carac­te­ri­za­ba por un noto­rio engrei­mien­to de supe­rio­ri­dad teó­ri­ca y polí­ti­ca –«oscu­ri­da­des meta­fí­si­cas de sub­je­ti­vis­mo idea­lis­ta des­truc­tor ideo­ló­gi­co de la de la tota­li­dad orgá­ni­ca de la His­to­ria»74 – que no pue­de tapar la visión for­ma­lis­ta de la diná­mi­ca de cla­ses en Eus­kal Herria deter­mi­na­da por la opre­sión nacio­nal como reali­dad estruc­tu­ran­te en base a la ocu­pa­ción mili­tar y opre­sión polí­ti­ca.

Como veni­mos remar­can­do, una de las mayo­res difi­cul­ta­des a las que tuvie­ron que hacer fren­te Ekin y ETA fue la inexis­ten­cia de una his­to­rio­gra­fía crí­ti­ca de Eus­kal Herria. En 1966, meses antes de la V Asam­blea, tan­to «obre­ris­tas» como «cul­tu­ra­lis­tas» la echa­ban en fal­ta y las corrien­tes de la Orga­ni­za­ción esta­ban de acuer­do, aun­que el pro­ble­ma de fon­do seguía sin deba­tir­se ¿qué méto­do debía emplear­se para ela­bo­rar esa his­to­ria? La res­pues­ta de mar­zo de 1967 de ETA Berri tam­bién ado­le­ce del mis­mo fallo: su con­cep­ción de la lucha de cla­ses era total­men­te libres­ca pese a la refe­ren­cia a Lukács sobre la «orto­do­xia»75 , lo que le impo­si­bi­li­ta­ba ver los enre­ve­sa­dos nudos que bajo la opre­sión nacio­nal conec­ta­ban las dis­tin­tas frac­cio­nes de cla­se del pro­le­ta­ria­do entre sí, con la cla­se base­rri­ta­rra y arran­tza­le en rápi­do retro­ce­so, con una peque­ña bur­gue­sía ten­sa­da al máxi­mo, con los pri­me­ros sec­to­res de la lla­ma­da «cla­se media» que no eran sino tra­ba­ja­do­res con sala­rios más altos que la media, gene­ral­men­te en el sec­tor ser­vi­cios, ban­ca y aho­rro, etc., en expan­sión, y, por no exten­der­nos, todo ello den­tro de la ago­nía del eus­ka­ra76 y de la cri­sis del cato­li­cis­mo que ya se vis­lum­bra­ba.

Pero la cal­de­ra esta­ba en ebu­lli­ción por­que el fue­go que la calen­ta­ba, las con­tra­dic­cio­nes capi­ta­lis­tas, no era exclu­si­va­men­te socio­eco­nó­mi­co con for­mas socio­po­lí­ti­cas e ideo­ló­gi­cas como en cual­quier país no opri­mi­do nacio­nal­men­te, sino que era el resul­ta­do de la fusión de la ocu­pa­ción mili­tar, la opre­sión nacio­nal y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta den­tro de una nación que tenía una his­to­ria pro­pia des­de al menos el siglo VIII. En defi­ni­ti­va, lo que empe­za­ba a rozar­se en los deba­tes del momen­to no era otra cosa que los lími­tes del «mar­xis­mo» meca­ni­cis­ta y de su inter­pre­ta­ción del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co para com­pren­der otras reali­da­des dife­ren­tes.

Tenía razón, por tan­to, J. Apa­la­te­gi cuan­do dijo que en los deba­tes de 1966 – 1967 el inde­pen­den­tis­mo de izquier­da «va a acep­tar ofi­cial­men­te el mar­xis­mo como su ideo­lo­gía ins­pi­ra­do­ra»77 lo que pro­vo­ca­rá una serie de dis­cu­sio­nes per­ma­nen­tes con otras corrien­tes mar­xis­tas que no acep­tan la lógi­ca de la lucha nacio­nal de cla­se. Pero la toda­vía deno­mi­na­da ETA Zaha­rra tenía la ven­ta­ja cua­li­ta­ti­va de la pra­xis en su sen­ti­do radi­cal y pleno. En los deba­tes alre­de­dor de la V Asam­blea, Krut­wig había cri­ti­ca­do como no dia­léc­ti­ca, como una «fala­cia», la ver­sión de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca de la «refor­ma revo­lu­cio­na­ria», afir­man­do por el con­tra­rio que «la dia­léc­ti­ca tie­ne que ser apli­ca­da en con­cre­to. En caso con­tra­rio jus­ta­men­te el méto­do dia­léc­ti­co pue­de con­du­cir a una delez­na­ble char­la­ta­ne­ría»78.

Krut­wig cono­cía al dedi­llo la cul­tu­ra clá­si­ca grie­ga y es posi­ble que supie­ra que una de las pri­me­ras acep­cio­nes del tér­mino «dia­léc­ti­ca» apa­re­ce en La Ilía­da de Home­ro para desig­nar el momen­to de opción, de tomar pos­tu­ra, optar en situa­cio­nes crí­ti­cas tras ana­li­zar todas las cir­cuns­tan­cias. En ese momen­to, la dia­léc­ti­ca se desa­rro­lla den­tro mis­mo de la cri­sis optan­do por la sali­da radi­cal, la úni­ca que pue­de solu­cio­nar el pro­ble­ma aun­que sea la opción más dura y peli­gro­sa: Héc­tor deci­de luchar con Aqui­les el Astu­to sabien­do que lo más pro­ba­ble es que mue­ra. En este sen­ti­do esen­cial, dia­léc­ti­ca quie­re decir optar libre­men­te por la liber­tad, aun­que sea extre­ma­da­men­te peli­gro­so. Livio Sichi­ro­llo lo sin­te­ti­za así: «Es nece­sa­rio acep­tar la lucha»79. Y no hay nada más con­cre­to que la lucha.

Para el obje­to de este estu­dio, o sea, la ten­den­cia hacia la crea­ción de un mar­xis­mo vas­co, la V Asam­blea fue deci­si­va en todos los sen­ti­dos. Uno fun­da­men­tal fue el de adap­tar a Eus­kal Herria la for­ma orga­ni­za­ti­va viet­na­mi­ta muy fle­xi­ble con­tra el impe­ria­lis­mo. Para muchos esta deci­sión con­fir­ma el «ter­cer­mun­dis­mo» de ETA. Para noso­tros con­fir­ma dos cosas: una, que se avan­za­ba en el camino a lo que más tar­de sería KAS-Blo­que diri­gen­te que auna­ba la teo­ría leni­nis­ta de la orga­ni­za­ción, no la esta­li­nis­ta, con la fle­xi­bi­li­dad desa­rro­lla­da en la V Asam­blea; y otra, que adap­ta­ba a Eus­kal Herria la estra­te­gia de con­cien­cia­ción desa­rro­lla­da por Ho Chi Minh sobre todo en su céle­bre tex­to Doce reco­men­da­cio­nes80 de 1948 espe­cial­men­te en la exi­gen­cia de res­pe­to de la mili­tan­cia hacia la cul­tu­ra popu­lar y las tra­di­cio­nes, la nece­si­dad de ganar­se su con­fian­za median­te la ver­dad y el ejem­plo, etc. El méto­do viet­na­mi­ta de los «cua­tro fren­tes» exi­gía del cum­pli­mien­to de las Doce reco­men­da­cio­nes por­que inten­si­fi­ca­ban las inter­ac­cio­nes entre el pue­blo y la mili­tan­cia.

Aun­que exis­tían gran­des y obvias dife­ren­cias entre Viet­nam y Eus­kal Herria, sin embar­go el méto­do de los «cua­tro fren­tes» era adap­ta­ble y mul­ti­for­me para la lucha con­tra la opre­sión nacio­nal y la explo­ta­ción capi­ta­lis­ta en aque­lla fase ini­cial de asen­ta­mien­to orga­ni­za­ti­vo en la que «al pare­cer, todos hacían de todo, según las nece­si­da­des del momen­to, aun­que sí exis­tía algún mili­tan­te que se ocu­pa­ba en mayor medi­da de esa área» par­ti­cu­lar. En con­cre­to, el Fren­te Obre­ro «no lle­gó a cons­ti­tuir­se como una estruc­tu­ra cerra­da. Más bien era el cam­po de tra­ba­jo de los mili­tan­tes de la orga­ni­za­ción que tenían más pre­dis­po­si­ción ideo­ló­gi­ca o prác­ti­ca, por ser tra­ba­ja­do­res de la indus­tria, en desa­rro­llar su labor en el fren­te obre­ro»81. Pre­ci­sa­mos lo de fase ini­cial por­que al ampliar­se las luchas y con ellas las repre­sio­nes, sur­gió el pro­ble­ma de la segu­ri­dad ya que si no se man­te­nía cier­ta estan­quei­dad las repre­sio­nes en espe­cial con­tra el Fren­te Mili­tar gol­pea­ban fácil­men­te a los res­tan­tes, sobre todo al Fren­te Obre­ro, gene­ran­do ten­sio­nes que pro­pi­cia­ran una nue­va esci­sión.

La corrien­te «cul­tu­ra­lis­ta» recha­zó las nue­vas bases teó­ri­cas de la V Asam­blea y en abril de 1967 envió varias car­tas y comu­ni­ca­dos anun­cian­do su sali­da de ETA. Para Bran­ka , el nom­bre que die­ron a su colec­ti­vo, ETA se había vuel­to comu­nis­ta, mar­xis­ta-leni­nis­ta, etc., repro­du­cien­do inter­na­men­te los com­por­ta­mien­tos auto­ri­ta­rios del comu­nis­mo82. De este modo, dos refor­mis­mos dife­ren­tes, un encu­bier­to como el de ETA Berri y otro públi­co como el de Bran­ka , deja­ban la orga­ni­za­ción. Pare­cía que la cohe­sión teó­ri­ca rei­na­ba defi­ni­ti­va­men­te, pero no sería así por mucho tiem­po. De hecho, si estu­dia­mos la his­to­ria del mar­xis­mo en gene­ral y sobre todo la de sus con­cre­tas plas­ma­cio­nes nacio­na­les, los perío­dos de «cal­ma doc­tri­nal» son por lo gene­ral bre­ves por­que una «carac­te­rís­ti­ca de la dia­léc­ti­ca es que no que­da nun­ca satis­fe­cha»83 , al decir de R. Schae­rer.

En efec­to, era impo­si­ble que se detu­vie­ra el desa­rro­llo teó­ri­co por­que la pra­xis avan­za­ba con más rapi­dez que el pen­sa­mien­to ais­la­do, como se demos­tró en verano de 1968: el día 7 de junio murie­ron en sen­dos enfren­ta­mien­tos el poli­cía Par­di­nes y el mili­tan­te Txa­bi Etxe­ba­rrie­ta, y el 2 de agos­to fue eje­cu­ta­do el cono­ci­do tor­tu­ra­dor Man­za­nas. El comu­ni­ca­do en el que ETA expli­ca el por­qué de la acción tie­ne un espe­cial valor teó­ri­co por­que es una res­pues­ta irre­ba­ti­ble a una de las acu­sa­cio­nes que la izquier­da dog­má­ti­ca con­tra ETA como una orga­ni­za­ción peque­ño­bur­gue­sa radi­ca­li­za­da que prac­ti­ca el «acti­vis­mo indi­vi­dual» sepa­ra­da del pue­blo:

Pero no que­re­mos que esta eje­cu­ción sea con­si­de­ra­da como un hecho ais­la­do, como una ven­gan­za pri­va­da de poca impor­tan­cia. La eje­cu­ción del poli­cía Man­za­nas es un impor­tan­te paso ade­lan­te en nues­tra lucha revo­lu­cio­na­ria y adquie­re su ver­da­de­ro valor al situar­lo den­tro de esa lucha. Esto quie­re decir que hemos avan­za­do has­ta esta eje­cu­ción, lo que sig­ni­fi­ca no sola­men­te un avan­ce de nues­tro Fren­te Mili­tar, sino un avan­ce glo­bal de nues­tros cua­tro fren­tes (jus­ta­men­te el avan­ce de los Fren­tes Cul­tu­ral, Eco­nó­mi­co y Polí­ti­co es lo que lo ha hecho posi­ble) […] Dicen que care­ce­mos de arrai­go en el pue­blo, que el pue­blo no nos apo­ya. Pero resul­ta que es el pue­blo el que nos da dine­ro, infor­ma­ción, quien nos escon­de en sus casas, etc. ¿Enton­ces, qué? […] Edi­fi­car la socie­dad del opri­mi­do, sig­ni­fi­ca nece­sa­ria­men­te des­truir la del opre­sor. La vio­len­cia del opri­mi­do, es la exi­gen­cia de su huma­ni­dad, de su nece­si­dad de dejar de estar opri­mi­do. Esto es exac­ta­men­te lo que pre­ten­de­mos84.

Dejan­do sin ana­li­zar las direc­tas cone­xio­nes con la obra de Fantz Fanon sobre el papel eman­ci­pa­dor y des­alie­na­dor de la vio­len­cia del opri­mi­do que tie­ne el docu­men­to, y apre­cian­do inme­dia­ta­men­te el «aire a lo Marx» de la últi­ma fra­se cita­da, debe­mos vol­car­nos en la res­pues­ta que da a la tesis dog­má­ti­ca del «acti­vis­mo indi­vi­dua­lis­ta peque­ño-bur­gués»: solo la tota­li­dad de los cua­tro fren­tes actuan­do en con­jun­to y siem­pre den­tro del pue­blo pue­de expli­car la acu­mu­la­ción de pra­xis sufi­cien­te como para rea­li­zar aque­lla eje­cu­ción. Arri­ba hemos habla­do de la efec­ti­va fle­xi­bi­li­dad de la teo­ría viet­na­mi­ta de los «cua­tro fren­tes» adap­ta­da a Eus­kal Herria, al menos antes de que la repre­sión masi­fi­ca­da fre­na­ra la ágil com­ple­men­ta­rie­dad inte­gra­da de los cua­tro fren­tes.

De hecho, en la prác­ti­ca dia­ria inclu­so ante­rior a 1966 las con­di­cio­nes pre­sio­na­ban para que se fun­cio­na­se de una for­ma muy pare­ci­da, empi­ris­mo que creó el ambien­te de auto­crí­ti­ca nece­sa­rio para que al poco de la eje­cu­ción de Man­za­nas un miem­bro de la direc­ción escri­bie­ra el «Rap­port M» que empe­za­ba así: «Hace un año, la ideo­lo­gía era total­men­te abs­trac­ta y teó­ri­ca»85 , con un efec­to posi­ti­vo de cara a otras orga­ni­za­cio­nes, pero con un efec­to nega­ti­vo para el inte­rior de la orga­ni­za­ción que corre el ries­go de escle­ro­ti­zar­se. Aun­que reco­no­ce los avan­ces, el infor­me cri­ti­ca la ten­den­cia al ais­la­mien­to y al sec­ta­ris­mo, plan­tean­do la nece­si­dad de ampliar las rela­cio­nes con el pue­blo como se había deci­di­do:

Otra de las rea­li­za­cio­nes fue­ron los batza­rres […] cata­li­zar el movi­mien­to aber­tza­le en los pue­blos: de ahí la crea­ción de unos orga­nis­mos que res­pon­die­ran a razo­nes tác­ti­cas y estra­té­gi­cas. A) tác­ti­cas… a nivel de base, no a nivel de cabe­za. […] crea­ción del embrión del con­tra­po­der socia­lis­ta» median­te el estre­cha­mien­to de rela­cio­nes con el pue­blo y has­ta con la peque­ña bur­gue­sía, para «radi­ca­li­zar las pos­tu­ras de estos batza­rres , hacién­do­les com­pren­der las pos­tu­ras socia­lis­tas y aumen­tan­do cons­tan­te­men­te su repre­sen­ta­ti­vi­dad den­tro del pue­blo […] Comen­zar la labor real del con­tra­po­der de las estruc­tu­ras del pue­blo don­de radi­ca­se […] se veía la posi­bi­li­dad de con­ver­tir­los en ver­da­de­ros órga­nos de tra­ba­ja­do­res que con­tro­la­ran el pue­blo, de don­de batzar ven­dría a ser más o menos equi­va­len­te a soviet86.

El régi­men de esta­do de excep­ción de enero de 1969, que otor­ga­ba total impu­ni­dad a la repre­sión, fue res­pon­di­do en febre­ro de ese año por ETA insis­tien­do en la nece­si­dad de pro­fun­di­zar y ampliar la rai­gam­bre de su mili­tan­cia en el pue­blo tra­ba­ja­dor, indi­can­do a cada uno de los cua­tro fren­tes qué y cómo tenía que tra­ba­jar en el obje­ti­vo de for­ta­le­cer «la alian­za revo­lu­cio­na­ria de todas las cla­ses popu­la­res vas­cas (pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co) en la que el pro­le­ta­ria­do indus­trial por su fuer­za numé­ri­ca y por su situa­ción en el pro­ce­so de pro­duc­ción va ase­gu­ran­do pro­gre­si­va­men­te la direc­ción del Movi­mien­to de Libe­ra­ción Nacio­nal, exten­di­do a todos los pue­blos»87. ETA insis­ti­rá siem­pre que sea nece­sa­rio que los comi­tés, las batza­rras de los pue­blos no tie­nen una filo­so­fía inter­cla­sis­ta pese a que inten­ten inte­grar a sec­to­res peque­ño bur­gue­ses, sino que debe ser la cla­se obre­ra y el pue­blo tra­ba­ja­dor quie­nes diri­jan ese con­tra­po­der que es el Fren­te Nacio­nal Vas­co, como vuel­ve a insis­tir en mar­zo de 1970: «No debe­mos enten­der el Fren­te Nacio­nal Vas­co como la unión en la prác­ti­ca de las orga­ni­za­cio­nes lla­ma­das de “dere­chas” y de “izquier­das”, sino como el ins­tru­men­to polí­ti­co que repre­sen­ta los intere­ses popu­la­res»88.

ETA Berri: el pri­mer esta­ta­lis­mo

Ade­más de la lucha en Eus­kal Herria, todo el año 1969 y comien­zos de 1970 está sacu­di­do por el terre­mo­to social que se ha vul­ga­ri­za­do reduc­ti­va­men­te como Mayo del 68 que expre­sa­ba el males­tar cre­cien­te en las cla­ses tra­ba­ja­do­ras pese a la capa­ci­dad de inte­gra­ción del key­ne­sia­nis­mo social­de­mó­cra­ta. En el fon­do del capi­ta­lis­mo se ges­ta­ba una de sus peo­res cri­sis que se agra­vó en 1973, jus­to cuan­do el gol­pe de Esta­do de Pino­chet en Chi­le inau­gu­ró ofi­cial­men­te la estra­te­gia impe­ria­lis­ta mun­dial sim­pli­fi­ca­da con el nom­bre de neo­li­be­ra­lis­mo. En el Mani­fies­to sobre el esta­do de excep­ción de febre­ro de 1969, al que ya nos hemos refe­ri­do, ETA sos­te­nía que «la situa­ción de la eco­no­mía espa­ño­la es total­men­te arti­fi­cial […] en otras pala­bras, las cau­sas de la cri­sis no son coyun­tu­ra­les sino estruc­tu­ra­les»89. La huel­ga de Altos Hor­nos de Viz­ca­ya de 1969 amplia­da a otras muchas empre­sas es un ejem­plo de la agu­di­za­ción de la lucha de cla­ses90 y de las pre­sio­nes que ello hace sobre ETA.

Ya para ese pri­mer momen­to de agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes como nun­ca antes, había que­da­do media­na­men­te cla­ro que la esci­sión de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca ocu­rri­da hacía poco tiem­po se había inte­gra­do en la lógi­ca esta­ta­lis­ta des­pués de algu­nas inde­ci­sio­nes rápi­da­men­te supe­ra­das como vere­mos. En el núme­ro 1 de su revis­ta Komu­nis­tak sos­te­nía que la frag­men­ta­ción en peque­ños Esta­dos no es bue­na «en gene­ral»91 para el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co, aun­que esta orga­ni­za­ción toda­vía defen­día en ese nº 1 la sepa­ra­ción vas­ca del Esta­do espa­ñol. Sin embar­go, en el núme­ro 2 comien­za una dura crí­ti­ca al supues­to nacio­na­lis­mo peque­ño-bur­gués basa­do en las tesis de Sabino Ara­na fun­da­dor del PNV. Una de las crí­ti­cas un poco tram­po­sas de Komu­nis­tak radi­ca­ba las ambi­güe­da­des que sufría ETA en la ela­bo­ra­ción de un con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co común a toda la orga­ni­za­ción, pre­ci­sa­men­te en un artícu­lo cuyo títu­lo lo dice todo, «Soli­da­ri­dad racial»:

En la pro­pa­gan­da de ETA-BAI se usa y abu­sa del tér­mino pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. El pue­blo lo cons­ti­tu­yen el con­jun­to de cla­ses opri­mi­das por el poder polí­ti­co reac­cio­na­rio. En Euz­ka­di estas cla­ses no son todas ellas pro­pia­men­te tra­ba­ja­do­ras. No obs­tan­te, ETA-BAI no cesa de lla­mar tra­ba­ja­dor al pue­blo vas­co. La acep­ción del tér­mino no se escla­re­ce en las defi­ni­cio­nes que a menu­do apa­re­cen pues resul­tan, por lo gene­ral, bas­tan­te impre­ci­sas y con­tra­dic­to­rias. En un pan­fle­to publi­ca­do recien­te­men­te bajo el títu­lo de «Fren­te Cul­tu­ral» se dan dos defi­ni­cio­nes que acre­di­tan lo que aca­ba­mos de decir. En la pri­me­ra de ellas se dice que «el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co está com­pues­to por las cla­ses popu­la­res anti­mo­no­po­lis­tas en situa­ción de depen­den­cia nacio­nal»; en la segun­da se con­tra­di­ce fla­gran­te­men­te «gru­po de hom­bres con­cre­tos defi­ni­dos cul­tu­ral e his­tó­ri­ca­men­te en situa­ción de tra­ba­jo asa­la­ria­do, esto es el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co». En un mis­mo escri­to se dan dos defi­ni­cio­nes al comien­zo de la pági­na 4, el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co está com­pues­to por todas las cla­ses anti­mo­no­po­lis­tas y unas líneas más aba­jo –en la mis­ma pági­na– se redu­ce a los asa­la­ria­dos92.

Recor­de­mos que este artícu­lo se titu­la­ba «Soli­da­ri­dad racial», sugi­rien­do que en ETA pri­ma­ba la soli­da­ri­dad racial con la bur­gue­sía vas­ca. Komu­nis­tak mani­pu­ló el con­te­ni­do del tex­to de ETA: al prin­ci­pio Komu­nis­tak citó correc­ta­men­te: «El pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co está com­pues­to por las cla­ses popu­la­res anti­mo­no­po­lis­tas en situa­ción de depen­den­cia nacio­nal». Pero en la segun­da cita fal­ta algo deci­si­vo y aña­de algo tam­bién deci­si­vo que no está en la defi­ni­ción de ETA: «el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co está com­pues­to por todas las cla­ses anti­mo­no­po­lis­tas». Pero Komu­nis­tak borró la cru­cial pre­ci­sión del con­te­ni­do popu­lar de las cla­ses anti­mo­no­po­lis­tas que sufren depen­den­cia nacio­nal. En la ter­mi­no­lo­gía mar­xis­ta el con­cep­to de popu­lar no es apli­ca­ble a las cla­ses pro­pie­ta­rias de fuer­zas pro­duc­ti­vas que viven de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo. Ade­más, tam­bién supri­mió la refe­ren­cia a la opre­sión nacio­nal. De este modo, Komu­nis­tak no solo ter­gi­ver­só la ver­dad sino que mani­pu­ló a su mili­tan­cia de base que, muy pro­ba­ble­men­te, no ten­dría acce­so al docu­men­to de ETA por las medi­das de segu­ri­dad clan­des­ti­na.

No con­ten­ta con esto, la direc­ción de Komu­nis­tak pro­ce­dió a minar una de las pie­dras basa­les de la iden­ti­dad vas­ca: la len­gua y la cul­tu­ra a ella uni­da, el eus­ka­ra. Hemos dicho arri­ba que el secre­to del nacio­na­lis­mo bur­gués radi­ca en el feti­chis­mo de la mer­can­cía que mix­ti­fi­ca inver­sa­men­te la con­tra­dic­ción expan­si­vo-cons­tric­ti­va inhe­ren­te a la defi­ni­ción sim­ple de mer­can­cía, tema al que vol­ve­re­mos. La ver­sión libres­ca del mar­xis­mo de Komu­nis­tak esta­ba lo sufi­cien­te­men­te asen­ta­da como para vol­ver esta tesis con­tra la nación tra­ba­ja­do­ra opri­mi­da gol­pean­do uno de los pila­res de su resis­ten­cia. En el artícu­lo titi­la­do «El feti­chis­mo lin­güís­ti­co» cri­ti­ca­ba la impor­tan­cia que daba ETA a la recu­pe­ra­ción de la len­gua vas­ca rozan­do la acu­sa­ción de «racis­mo ara­nis­ta» y de «idea­lis­mo anti-cien­tí­fi­co»93. Antes había habla­do de «soli­da­ri­dad racial» aho­ra habla­ba de «feti­chis­mo lin­güís­ti­co».

El capi­tal feti­chi­za la mer­can­cía de modo que el mar­co sim­bó­li­co-mate­rial de pro­duc­ción de mer­can­cía que­da invi­si­bi­li­za­do para las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das que creen que ese mar­co, la nación bur­gue­sa, es el sumun de las vir­tu­des, por­que se ha esfu­ma­do la explo­ta­ción sin la cual no exis­ti­rían mer­can­cías: la mer­can­cía, la feli­ci­dad con­su­mis­ta no sur­ge del tra­ba­jo explo­ta­do sino de la «esen­cia nacio­nal» defi­ni­da por la cla­se domi­nan­te. En su doc­tri­na­ris­mo mecá­ni­co, Komu­nis­tak creía que la len­gua vas­ca era una de tan­tas expre­sio­nes de la bur­gue­sía ara­nis­ta reac­cio­na­ria que debía ser com­ba­ti­da por la izquier­da, sin decir pala­bras de las exhor­ta­cio­nes públi­cas de los socia­lis­tas espa­ño­les y Una­muno entre ellos para aca­bar con el eus­ke­ra y la cul­tu­ra «regio­nal» con la acción del Esta­do espa­ñol94.

Es inne­ga­ble el deter­mi­nis­mo eco­no­mi­cis­ta de esta equi­vo­ca­da crí­ti­ca al feti­chis­mo racis­ta de la len­gua que supues­ta­men­te tenía ETA. Par­tien­do de su meca­ni­cis­mo se entien­de otra de las crí­ti­cas de Komu­nis­takETA. En el mis­mo núme­ro 2 se atre­vió a pro­fe­ti­zar la pro­xi­mi­dad de la des­apa­ri­ción de ETA. Recor­de­mos que este núme­ro fue escri­to en 1969: «La actual orga­ni­za­ción de ETA-BAI podrá ser, en mayor o menor gra­do, des­ar­ti­cu­la­da por la poli­cía pero el “fenó­meno ETA-BAI” no pere­ce­rá así. La juven­tud ara­nis­ta radi­ca­li­za­da segui­rá vivien­do la aven­tu­ra del acti­vis­mo toda­vía duran­te algún tiem­po aun­que el carác­ter regre­si­vo del movi­mien­to anun­cie su invia­bi­li­dad final»95. Dado que el aven­tu­re­ris­mo juve­nil está basa­do en el racis­mo feti­chis­ta, regre­si­vo y anti­cien­tí­fi­co, con­for­me avan­ce la cien­cia, con­for­me se supere el feti­chis­mo racis­ta, el aven­tu­re­ris­mo juve­nil ara­nis­ta irá des­apa­re­cien­do para sur­gir en su lugar la con­cien­cia inter­na­cio­na­lis­ta, y como eso será rela­ti­va­men­te pron­to, enton­ces ETA des­apa­re­ce­rá.

Vea­mos: Komu­nis­tak pri­me­ro cen­su­ró y ter­gi­ver­só el tex­to de ETA y mani­pu­ló a su pro­pia mili­tan­cia; segun­do, se atre­vió a pro­fe­ti­zar la pron­ta des­apa­ri­ción de ETA y, ade­más, ridi­cu­li­zó peyo­ra­ti­va­men­te la pra­xis de ETA reba­ján­do­la a «aven­tu­ra del acti­vis­mo», como si en vez de ser mili­tan­tes revo­lu­cio­na­rias fue­ran jóve­nes peque­ño bur­gue­ses con ganas de aven­tu­ras regre­si­vas, es decir, que rozan lo reac­cio­na­rio por­que quie­ren «regre­sar» a la épo­ca de Sabino Ara­na de fina­les del siglo XIX. Era cla­ro que la direc­ción de Komu­nis­tak esta­ba con­di­cio­nan­do a su mili­tan­cia de base para giros pos­te­rio­res, por­que, ade­más de lo ante­rior, a la pre­gun­ta que ella mis­ma plan­teó sobre «¿Con quién hemos de aliar­nos?» la res­pues­ta que ofre­ció fue esta:

La cla­se obre­ra de todo el Esta­do espa­ñol está viva­men­te intere­sa­da en con­so­li­dar –bajo su direc­ción y sobre la base de la más estre­cha unión con el cam­pe­si­na­do pobre y con los sec­to­res más avan­za­dos de la peque­ña bur­gue­sía urba­na– una vas­ta alian­za de todas las cla­ses y capas socia­les que están some­ti­das a la tira­nía de la oli­gar­quía finan­cie­ra-terra­te­nien­te y de los impe­ria­lis­tas, espe­cial­men­te yan­quis. Fru­to de esa alian­za habrá de ser la cris­ta­li­za­ción de un amplio fren­te demo­crá­ti­co de los pue­blos ibé­ri­cos uno de cuyos pila­res lo cons­ti­tui­rá el fren­te nacio­nal vas­co –por cuya for­ma­ción labo­ra­mos ardien­te­men­te los comu­nis­tas96.

Rea­li­za­da esta labor de demo­li­ción de la opción «sepa­ra­tis­ta» en la mili­tan­cia de base has­ta sus raí­ces más pro­fun­das como la de la len­gua, la del eus­ke­ra, la direc­ción de Komu­nis­tak creía que podría «auto­cri­ti­car­se» públi­ca­men­te por su error racis­ta y peque­ño-bur­gués de «sepa­ra­tis­mo». La «auto­crí­ti­ca» y el giro al esta­ta­lis­mo apa­re­ce en el núme­ro 3, reco­no­cien­do el «des­via­cio­nis­mo nacio­na­lis­ta» de la asun­ción del «sepa­ra­tis­mo» defen­di­do has­ta enton­ces:

Nues­tro error reves­tía tres aspec­tos de nota­ble impor­tan­cia: 1) poner en pri­mer plano (como si se tra­ta­ra de una cues­tión pri­mor­dial) el deba­te de si con­si­de­ra­mos opor­tu­na o no la sepa­ra­ción tem­po­ral; 2) tomar una posi­ción al res­pec­to hoy (cuan­do están lejos de reu­nir­se las con­di­cio­nes que carac­te­ri­za­rán la coyun­tu­ra polí­ti­ca en la que será via­ble el ejer­ci­cio de la auto­de­ter­mi­na­ción) y 3) decla­rar­se par­ti­da­rio de la sepa­ra­ción , si bien para favo­re­cer una unión pos­te­rior97.

Tal vez la direc­ción sobre­va­lo­ra­se la efec­ti­vi­dad de sus mani­pu­la­cio­nes, crí­ti­cas y auto­crí­ti­cas por­que al poco tiem­po tuvo que incluir en la revis­ta núme­ro 4 lo que sigue: «Un patrio­tis­mo soli­da­rio y com­ple­men­ta­rio del patrio­tis­mo revo­lu­cio­na­rio común a todos los pue­blos de Espa­ña en lucha con­tra el impe­ria­lis­mo yan­qui. Un patrio­tis­mo que se ins­pi­ra en la con­sig­na que nos die­ra nues­tro már­tir, el comu­nis­ta y patrio­ta vas­co Jesus Larra­ña­ga: “Por la liber­tad de Eus­ka­di den­tro de las liber­ta­des de Espa­ña!”»98. Lo cier­to es que, como vol­ve­ría a suce­der en otras esci­sio­nes pos­te­rio­res, sec­to­res de la mili­tan­cia de Komu­nis­tak fue­ron vol­vien­do a ETA más o menos rápi­da­men­te, pese al inten­to de su direc­ción de crear un «patrio­tis­mo socia­lis­ta» común entre Eus­kal Herria y Espa­ña.

Según se apre­cia, tan­to las crí­ti­cas exte­rio­res, que aquí hemos redu­ci­do a las de Komu­nis­tak que poco des­pués sería Movi­mien­to Comu­nis­ta de Espa­ña (MCE), como los deba­tes inter­nos en la V Asam­blea entre las frac­cio­nes que vere­mos a con­ti­nua­ción, así como los ten­sos cam­bios socia­les y el agu­di­za­mien­to de la lucha de cla­ses en gene­ral, todo ello jun­to, deter­mi­nó que como dice Iker Casa­no­va: «Pro­ba­ble­men­te nun­ca se habrá dado en ETA un momen­to tan com­ple­jo des­de el pun­to de vis­ta ideo­ló­gi­co […] Todas las varian­tes del mar­xis­mo, todas las tesis sobre el nacio­na­lis­mo, todos los mode­los orga­ni­za­ti­vos, tác­ti­cos y estra­té­gi­cos están sobre la mesa […] Ade­más las des­ca­li­fi­ca­cio­nes per­so­na­les empie­zan a apa­re­cer»99.

ETA VI: el segun­do esta­ta­lis­mo

La gene­ra­li­za­ción de los deba­tes inter­nos y exter­nos tie­ne sus cau­sas tan­to en las ten­sio­nes den­tro de la orga­ni­za­ción como en el con­tex­to gene­ral. La mis­ma Igle­sia popu­lar, de base, está inter­vi­nien­do en deter­mi­na­dos fren­tes abier­ta­men­te en con­tra de la Igle­sia buro­crá­ti­ca. El Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­ka­di sigue fiel al esta­ta­lis­mo pero sus bases no pue­den dejar de apo­yar algu­nas movi­li­za­cio­nes. El Fren­te Obre­ro de ETA tie­ne con­tac­tos casi per­ma­nen­tes en las fábri­cas, talle­res y barrios con sin­di­ca­lis­tas de todas las ten­den­cias y en espe­cial con CCOO. No sor­pren­de por tan­to que en verano de 1969 el Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­ka­di, ETA y curas de base fir­men un docu­men­to exi­gien­do la auto­de­ter­mi­na­ción y unien­do esta con los intere­ses del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co100.

Pero para el verano de 1970 cho­ca­ron cua­tro sec­to­res que direc­ta o indi­rec­ta­men­te tenían influen­cia en ETA: la direc­ción, sur­gi­da de la nue­va gene­ra­ción de mili­tan­tes no que­ma­dos; la de las Célu­las Rojas for­ma­da por exi­lia­dos que, ale­ja­dos de la reali­dad, deri­van hacia un inte­lec­tua­lis­mo abs­trac­to que les hace creer que la direc­ción se está ple­gan­do a la peque­ña bur­gue­sía con su cam­pa­ña del Fren­te Nacio­nal, cuan­do era lo con­tra­rio; sec­to­res del Fren­te Mili­tar y otros mili­tan­tes que empie­zan a sos­pe­char con algu­na razón que deba­jo del radi­ca­lis­mo de la direc­ción podía escon­der­se un esta­ta­lis­mo simi­lar al de la Ofi­ci­na Polí­ti­ca ante­rior; y un peque­ño sec­tor aún influen­cia­do por Bran­ka.

Ana­li­zan­do el docu­men­to Car­ta a los makos de la direc­ción de ETA –la que lue­go sería ETA VI– Ortzi escri­be lo siguien­te: «El tér­mino de Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co es sus­ti­tui­do por el bino­mio de cla­se obre­ra y pue­blo vas­co. Lo que a su vez modi­fi­ca la con­cep­ción sobre las rela­cio­nes exis­ten­tes entre revo­lu­ción vas­ca y revo­lu­ción espa­ño­la: la pri­me­ra, la vas­ca, es espe­cí­fi­ca, pero su mar­co es el de la lucha con­tra la dic­ta­du­ra, y por tan­to, el espa­ñol»101. Vemos aquí otra carac­te­rís­ti­ca del mar­xis­mo vas­co en for­ma­ción: el papel crí­ti­co de los con­cep­tos que sur­gen de las pro­pias con­tra­dic­cio­nes. El con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co fue recu­pe­ra­do por el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta y adap­ta­do a la lucha de libe­ra­ción de cla­se como el que más poten­cial heu­rís­ti­co tenía para la pra­xis revo­lu­cio­na­ria. Por su impor­tan­cia, más ade­lan­te vol­ve­re­mos a la famo­sa Doc­tri­na del con­cep­to , pero aho­ra bás­te­nos decir que todas las frac­cio­nes de ETA y de la izquier­da aber­tza­le que han renun­cia­do al con­cep­to de pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co han ter­mi­na­do en el esta­ta­lis­mo o en el refor­mis­mo auto­no­mis­ta.

El desa­rro­llo de la VI Asam­blea, o mejor decir de la segun­da par­te de la V, según lue­go vere­mos, fue caó­ti­co, no se cum­plió el orden esta­ble­ci­do, resul­tó ser un embro­lla­do cho­que de corrien­tes que alcan­zó nive­les de alta ten­sión inter­per­so­nal: ocu­rre que cuan­do las con­tra­dic­cio­nes de la reali­dad van muy por delan­te de las ilu­sio­nes de las van­guar­dias, estas son inca­pa­ces de dige­rir y orde­nar men­tal­men­te el esta­lli­do de pro­ble­mas. Por eso hicie­ron fal­ta varios meses para que la direc­ción fue­ra capaz de ofre­cer un resu­men míni­ma­men­te cohe­ren­te de lo suce­di­do y de sus resul­ta­dos ideo­ló­gi­cos.

Ese tex­to se deno­mi­nó Pro­po­si­cio­nes Gene­ra­les y, refle­ja, apar­te de la con­fu­sión ideo­ló­gi­ca de la direc­ción por el efec­to de las tesis de las Célu­las Rojas y la fuer­te opo­si­ción del Fren­te Mili­tar, sobre todo los cam­bios con la línea ante­rior. Uno de los res­pon­sa­bles de la direc­ción reco­no­ce que algu­nos de esos cam­bios fue­ron «sus­tan­cia­les» y ofre­ce este resu­men de la Pro­po­si­cio­nes Gene­ra­les :

A) Se sus­ti­tu­yen los prin­ci­pios de «inde­pen­den­cia» y Esta­do Vas­co por los del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción.

B) Se insis­te en el carác­ter esta­tal de la lucha con­tra la bur­gue­sía, de la con­ve­nien­cia «habi­tual­men­te» de los gran­des Esta­dos socia­lis­tas cen­tra­li­za­dos y –tam­bién «habi­tual­men­te»– de «úni­cos par­ti­dos pro­le­ta­rios cen­tra­li­za­dos». Aun­que en las for­mu­la­cio­nes pos­te­rio­res se sigue con­si­de­ran­do a ETA como orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria en Eus­ka­di Sur, no hay en el tex­to for­mu­la­cio­nes explí­ci­tas que con­tra­di­gan para Eus­ka­di las for­mu­la­cio­nes ante­rio­res.

C) La vie­ja for­mu­la­ción del Fren­te Nacio­nal, ha des­apa­re­ci­do del tex­to (solo se habla aho­ra de con­tac­tos con «fuer­zas patrió­ti­cas demo­crá­ti­cas» para deter­mi­na­das cam­pa­ñas). Sin embar­go apa­re­ce con insis­ten­cia la nece­si­dad de con­tac­tos y acción uni­da con las «orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas titu­la­das pro­le­ta­rias». Se lle­ga a seña­lar el papel que esos con­tac­tos pue­den tener para «con­tar con ellos o sus bases para la for­ma­ción de un amplio movi­mien­to de base uni­ta­rio y el futu­ro par­ti­do revo­lu­cio­na­rio de la cla­se obre­ra de Eus­ka­di Sur».

D) No hay rup­tu­ra total con el acti­vis­mo arma­do aun­que se rese­ña que «debe­mos exa­mi­nar muy crí­ti­ca­men­te el nivel y fun­cio­na­mien­to que la mis­ma debe cum­plir en el esta­dio actual y a cor­to pla­zo»102.

Con­for­me la mili­tan­cia se ente­ra­ba del caos asam­blea­rio y cono­cía sus resul­ta­dos se exten­día en bue­na par­te de ella una mez­cla de per­ple­ji­dad y des­con­cier­to, ali­men­ta­dos ade­más por una serie de notas y con­tra­no­tas mutua­men­te acu­sa­to­rias redac­ta­das por las diver­sas corrien­tes en los meses pos­te­rio­res. Y fue en ese tor­be­llino cuan­do vol­vió a impo­ner­se la dia­léc­ti­ca de la pra­xis, de lo con­cre­to, por­que la mili­tan­cia se vol­có en sus barrios, pue­blos, empre­sas, escue­las… suplien­do la rela­ti­va inac­ti­vi­dad de la direc­ción con las ini­cia­ti­vas de las bases. Eso no se hubie­ra logra­do sin la lar­ga tarea pre­via de ETA en la for­ma­ción de sus miem­bros, vir­tud que tenía bas­tan­te que ver con el méto­do de los cua­tro fren­tes pese a sus ries­gos de segu­ri­dad. Es sig­ni­fi­ca­ti­vo que la direc­ción de la VI Asam­blea cri­ti­ca­ra como «ter­cer­mun­dis­mo» el méto­do de los cua­tro fren­tes, acep­ta­do has­ta ese momen­to, en un comu­ni­ca­do de sep­tiem­bre de 1970103 que res­pon­día a otro ante­rior del Fren­te Mili­tar en la que vol­vía a insis­tir en que la revo­lu­ción vas­ca «no pue­de ser una tarea mino­ri­ta­ria, sino una lucha de masas»104.

Si la dia­léc­ti­ca de la pra­xis revi­vió a las bases de ETA en su mili­tan­cia inme­dia­ta en medio de la repre­sión gene­ra­li­za­da que envol­vía a los pre­pa­ra­ti­vos del pró­xi­mo Con­se­jo de Gue­rra, tam­bién fue la dia­léc­ti­ca de la acción con el arres­to del cón­sul ale­mán en Donos­tia el 1 de diciem­bre de 1970 la que impu­so el escla­re­ci­mien­to defi­ni­ti­vo al obli­gar a posi­cio­nar­se a todas las corrien­tes y par­ti­dos. Una de las pri­me­ras valo­ra­cio­nes crí­ti­cas en con­tra del arres­to fue la los Comi­tés de Estu­dian­tes de Gipuz­koa por­que, según decían, la acción sus­ti­tu­ye la lucha del pue­blo vas­co «y de los pue­blos de Espa­ña», da una excu­sa a los «sec­to­res vaci­lan­tes de la peque­ña bur­gue­sía» para no actuar, por­que pre­sio­nar al mun­do diplo­má­ti­co es una tarea «inac­ce­si­ble para el pue­blo»105.

La direc­ción de la VI Asam­blea publi­ca un docu­men­to interno el 1 de julio de 1971 insis­tien­do en que el bajo nivel for­ma­ti­vo de la mili­tan­cia no debe impe­dir, sino todo lo con­tra­rio, que se empie­ce a pro­fun­di­zar en temas como «revo­lu­ción popu­lar-revo­lu­ción socia­lis­ta, cons­truc­ción del par­ti­do y tareas actua­les, revo­lu­ción por eta­pas, revo­lu­ción per­ma­nen­te, etcé­te­ra»106. Se empie­za a notar cier­ta pers­pec­ti­va trots­kis­ta. Más ade­lan­te, en su valo­ra­ción ofi­cial de la VI Asam­blea, sos­tie­ne que el acti­vis­mo ante­rior se prac­ti­ca­ba «al mar­gen de las masas» bajo una ideo­lo­gía peque­ño-bur­gue­sa que afir­ma­ba que Eus­kal Herria sufría la opre­sión colo­nial, y con­clu­ye: «En ETA había obre­ros. Lo que se care­cía era de una polí­ti­ca obre­ra, de unas con­sig­nas y orien­ta­cio­nes espe­cí­fi­ca­men­te pro­le­ta­rias»107.

Unos meses des­pués, VI Asam­blea publi­có un exten­so estu­dio sobre «el pro­le­ta­ria­do fren­te a la opre­sión nacio­nal de Eus­ka­di» en el que apa­re­ce expues­ta la inter­pre­ta­ción del lla­ma­do «pro­ble­ma nacio­nal» que enton­ces hacía un sec­tor de la IV Inter­na­cio­nal, con todos sus avan­ces con res­pec­to al dog­ma esta­li­nis­ta pero, sobre todo, con su inca­pa­ci­dad para ana­li­zar las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo vas­co y el papel de la iden­ti­dad nacio­nal-popu­lar en ellas, tema que ana­li­za­re­mos en el segun­do capí­tu­lo de esta obra. El tex­to reafir­ma el carác­ter mino­ri­ta­rio del acti­vis­mo de V Asam­blea: «Por­que no bas­ta el heroís­mo indi­vi­dual de unos pocos sino, por el con­tra­rio, es nece­sa­ria la acción revo­lu­cio­na­ria masi­va de miles y miles de hom­bres cons­cien­tes»108.

La extre­ma abs­trac­ción libres­ca de VI Asam­blea, como antes había sido la de ETA Berri en 1966 hizo que bien pron­to sur­gie­ran otras abs­trac­cio­nes con­tra­rias, como se vio en la crí­ti­ca al Zutik nº 54109 de diciem­bre de 1971. Se abre así una fase de deba­tes y esci­sio­nes que van mer­man­do la cuan­tía de la mili­tan­cia de VI Asam­blea. Poco antes de fusio­nar­se ETA VI con la Liga Comu­nis­ta Revo­lu­cio­na­ria (LCR) en verano de 1973, publi­co un tex­to en el que, tras ren­dir home­na­je al mili­tan­te de ETA V Eus­ta­kio Men­di­za­bal, Txi­kia , ase­si­na­do en abril en Bil­bo, some­tía a crí­ti­ca la lucha arma­da prac­ti­ca­da por esta orga­ni­za­ción:

Dos son pues, las cues­tio­nes bási­cas en el aná­li­sis estra­té­gi­co de ETA V:

a) Una ideo­lo­gi­za­ción bas­tar­da de las luchas del Ter­cer Mun­do y una feti­chi­za­ción de la cues­tión nacio­nal que les lle­va a plan­tear la estra­te­gia en tér­mi­nos de colo­nia y metró­po­li. Este esque­ma nacio­na­lis­ta les lle­va­rá al inde­pen­den­tis­mo polí­ti­co y mili­tar res­pec­to al con­jun­to del com­ba­te de la cla­se obre­ra y sec­to­res popu­la­res de las demás nacio­na­li­da­des some­ti­das al Esta­do espa­ñol.

b) Por otra par­te, su con­cep­ción de la lucha mili­tar es un esque­ma­tis­mo abs­trac­to, des­li­ga­do da las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas y socia­les con­cre­tas de nues­tro pue­blo (y esto, dejan­do a un lado aho­ra el hecho que todo tipo de acti­vi­dad mili­tar rea­li­za­da al mar­gen del con­jun­to de la reali­dad esta­tal, es un calle­jón sin sali­da)110.

ETA VI-LCR sabía que a excep­ción hecha del refor­mis­mo paci­fis­ta del PCE, el res­to de las orga­ni­za­cio­nes obre­ras esta­ban de acuer­do en que no era posi­ble trans­for­mar pací­fi­ca­men­te el Esta­do bur­gués en un Esta­do pro­le­ta­rio; que el poder de cla­se no se trans­for­ma­ba sino se arre­ba­ta­ba con las armas en la mano. Tam­bién se esta­ba de acuer­do en afir­mar que esta revo­lu­ción pro­le­ta­ria no era la acción de una eli­te pri­vi­le­gia­da, sino el resul­ta­do de la acti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria de las más amplias masas111. No pode­mos expo­ner aho­ra las tesis de ETA VI y sus crí­ti­cas al MCE sobre el pro­ce­so que va «de la auto­de­fen­sa obre­ra al arma­men­to de los tra­ba­ja­do­res», por­que des­bor­da el obje­to de este tex­to, aun­que sí debe­mos ana­li­zar la cita que sigue por­que resu­me una idea común en las izquier­das del momen­to sobre ETA:

[…] para ETA V no exis­ten pro­ble­mas deri­va­dos de la lucha de cla­ses del pro­le­ta­ria­do; como orga­ni­za­ción mili­ta­ris­ta y nacio­na­lis­ta, ana­li­za los pro­ble­mas des­de el pris­ma del acti­vis­mo indi­vi­dua­lis­ta peque­ño-bur­gués; como caris­má­ti­cos tri­bu­nos de la peque­ña bur­gue­sía, han aban­do­na­do todas sus tareas que no sean, exclu­si­va­men­te, las accio­nes mili­ta­res112.

Para las izquier­das libres­cas, el árbol no deja­ba ver el bos­que: obse­sio­na­dos por el fan­tas­ma del «acti­vis­mo indi­vi­dua­lis­ta peque­ño-bur­gués» eran inca­pa­ces de ver las fuer­zas de masas que impul­sa­ban un rápi­do y con­tra­dic­to­rio pro­ce­so de auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar incon­ce­bi­ble des­de el meca­ni­cis­mo. Apli­ca­ban a la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se vas­ca las crí­ti­cas de Lenin y Trotsky a las luchas arma­das en el impe­rio zaris­ta, sin ade­cua­ción espa­cio-tem­po­ral algu­na. En oto­ño de 1973 con la fusión con LCR expli­ca­da en el Zutik nº 61 que tras deta­llar la cri­sis del fran­quis­mo, la radi­ca­li­za­ción de la peque­ña bur­gue­sía, las cri­sis de las «direc­cio­nes tra­di­cio­na­les del movi­mien­to obre­ro», etc., se ana­li­za en cuar­to lugar y en menos de una pági­na la opre­sión nacio­nal des­pués de expo­ner las pro­ble­má­ti­cas de la cla­se obre­ra, la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y el movi­mien­to estu­dian­til, siem­pre des­de la pers­pec­ti­va del Esta­do113. En enero de 1974 la nue­va orga­ni­za­ción ana­li­za en el núme­ro 22 de la revis­ta Com­ba­te la eje­cu­ción de Carre­ro Blan­co por ETA V en diciem­bre de 1973. Dejan­do de lado por fal­ta de espa­cio otros argu­men­tos par­ti­cu­la­res, lo que estruc­tu­ra su crí­ti­ca es la anti­gua idea de que el acti­vis­mo mino­ri­ta­rio no con­cien­cia, no atrae a la cla­se obre­ra por­que ETA V está des­vin­cu­la­da del pue­blo. En sín­te­sis:

Nues­tra crí­ti­ca a la orien­ta­ción que des­de hace años encar­na ETA V no se basa, pues, en un recha­zo de prin­ci­pio de toda acción mino­ri­ta­ria, que auto­má­ti­ca­men­te habría de con­tra­po­ner­se a las accio­nes de las masas, sino, muy con­cre­ta­men­te, en la abso­lu­ta des­co­ne­xión exis­ten­te, entre unas y otras.

Esta des­vin­cu­la­ción es la cau­sa de que, por lo gene­ral, las accio­nes de ETA V, inclu­so las más exi­to­sas y espec­ta­cu­la­res –y pese a la aco­gi­da favo­ra­ble que sue­len cose­char entre amplios sec­to­res de las masas– no se tra­duz­can en una ele­va­ción del nivel de con­cien­cia de las mis­mas. […]

Pare­ce cla­ro que lo que menos intere­sa a ETA V es la influen­cia que su actua­ción pue­da tener en la edu­ca­ción de las masas, en la ele­va­ción del nivel de con­cien­cia de estas, en par­ti­cu­lar en lo rela­ti­vo a la nece­si­dad de la vio­len­cia revo­lu­cio­na­ria. Por eso el com­ba­te que la van­guar­dia orga­ni­za­da venía pre­pa­ran­do con­tra el 1001, no les intere­sa­ba. Otras eran sus preo­cu­pa­cio­nes114.

A ETA sí le preo­cu­pa­ba el jui­cio con­tra la direc­ción de CCOO en el sume­rio 1001 pero tenía una con­cep­ción estra­té­gi­ca dife­ren­te a la de LCR-ETA (VI). ETA pen­só pri­me­ro en arres­tar a Carre­ro Blan­co para can­jear­lo por mili­tan­tes pre­sos y pre­sas, pero una vez ascen­di­do a Pre­si­den­te del Gobierno, ETA pen­só que su eje­cu­ción gene­ra­ría una cri­sis irre­so­lu­ble a medio pla­zo en el Esta­do por­que sería una «acción deci­si­va»115 muy medi­ta­da polí­ti­ca­men­te des­de una visión estra­té­gi­ca de agu­di­zar la cri­sis del Esta­do. La crí­ti­ca de LCR-ETA (VI) no lle­ga­ba a este nivel de sofis­ti­ca­ción estra­té­gi­ca limi­tán­do­se al tac­ti­cis­mo del momen­to des­de una pers­pec­ti­va esta­ta­lis­ta que com­pren­día correc­ta­men­te que el Suma­rio 1001 tenía impor­tan­cia tan­to para la lucha por la demo­cra­cia como para la lucha sin­di­cal, pero inca­paz de ele­var­se por sobre esa reali­dad cier­ta aun­que par­cial, para otear el hori­zon­te des­de la con­cep­ción inter­na­cio­na­lis­ta y de des­com­po­si­ción de las estruc­tu­ras del fran­quis­mo que tenía ETA. Aquí tene­mos un ejem­plo de las dife­ren­cias que ya apa­re­cían entre el mar­xis­mo esta­ta­lis­ta y el mar­xis­mo vas­co que expon­dre­mos en su momen­to.

Por su par­te, las Célu­las Rojas publi­ca­ron en diciem­bre de 1970 en Saioak nº 2 que ade­más de rela­ti­vi­zar la nece­si­dad de un Esta­do vas­co inde­pen­dien­te, sos­te­nían que el con­cep­to de «pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co» era en reali­dad «[…] un mero resor­te esen­cia­lis­ta que des­truía otros esque­mas más reac­cio­na­rios pero que tam­po­co res­pon­día a los ver­da­de­ros intere­ses de la lucha de cla­ses y de la libe­ra­ción de Eus­ka­di»116. Rom­pía así con uno de los pila­res de la V Asam­blea. Lue­go, en octu­bre de 1971 afir­ma­ron que el aná­li­sis de la situa­ción que hizo la direc­ción de ETA de las caí­das de sep­tiem­bre de 1969 fue de un «infan­ti­lis­mo galo­pan­te» en el que se recu­rre a la «men­ti­ra», etc., por­que la direc­ción afir­ma­ba que pese a las gran­des caí­das ETA había incre­men­ta­do su influen­cia en el pue­blo tra­ba­ja­dor117.

Al igual que en su tiem­po ETA Berri había ase­gu­ra­do que ETA des­apa­re­ce­ría rela­ti­va­men­te pron­to, aho­ra las Célu­las Rojas vati­ci­nan los mis­mo pero con otras pala­bras: «El sen­ti­mien­to obre­ro tal como es reco­gi­do por la ideo­lo­gía peque­ño-bur­gue­sa de ETA dará nece­sa­ria­men­te unos tras­piés volun­ta­ris­tas al no hallar­se bien cal­za­do en la cien­cia pro­le­ta­ria. Sufri­rá nece­sa­ria­men­te una cons­tan­te dis­tor­sión sub­je­ti­vis­ta entre la afir­ma­ción alti­so­nan­te y ultra-revo­lu­cio­na­ria y la prác­ti­ca real»118. Y tras afir­mar por su ori­gen de cla­se peque­ño-bur­gue­sa ETA ha obs­trui­do el ascen­so de la lucha del pro­le­ta­ria­do vas­co, dice que: «frac­cio­nes de los mejo­res mili­tan­tes irán aban­do­nán­do­la pau­la­ti­na­men­te a medi­da que vayan com­pren­dien­do el ver­da­de­ro pues­to peque­ño-bur­gués que su orga­ni­za­ción tie­ne reser­va­do»119.

La evo­lu­ción de la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se mos­tra­ría lo erró­neo de las tesis de las tres esci­sio­nes ana­li­za­das. Cada una de ellas apor­tó jus­tas crí­ti­cas par­cia­les e ideas que nove­do­sas que serían reto­ma­das más o menos rápi­da­men­te pero para otros obje­ti­vos, des­de otra con­cep­ción y den­tro de una estra­te­gia dife­ren­te. Las tres esci­sio­nes afir­ma­ban el con­te­ni­do peque­ño-bur­gués de la ETA con la que rom­pían por lo que debe­mos con­cluir que des­de al menos 1965 y has­ta no hace mucho, las tres tenían una mis­ma visión de la cues­tión nacio­nal. Las Célu­las Rojas se extin­guie­ron como colec­ti­vo al poco de publi­car­se el Saioak nº 3. Tras ava­ta­res que no pode­mos deta­llar aquí, las dos pri­me­ras esci­sio­nes, ETA Berri y ETA VI ter­mi­na­ron crean­do una mis­ma orga­ni­za­ción tam­bién a nivel esta­tal que dura­ría muy cor­tos años.

Lenin dijo que la revo­lu­ción ense­ña. La lucha de cla­ses ense­ña y, con el tiem­po, algu­nas de las tesis de ETA Berri y de ETA VI se demos­tra­ron cier­tas sobre todo una vez que eran sub­su­mi­das en la estra­te­gia inde­pen­den­tis­ta. La tor­tuo­sa sen­da hacia el mar­xis­mo vas­co, con sus retro­ce­sos y paro­nes pun­tua­les, con­ti­nua­ba hacia ade­lan­te. En el sub­sue­lo de los deba­tes esci­sio­nis­ta en ETA exis­tía una cre­cien­te lucha de cla­ses se basa­ba tam­bién en un movi­mien­to popu­lar espe­cí­fi­co, dife­ren­te. Solo podía sur­gir un mar­xis­mo vas­co si pre­via­men­te exis­tía, entre otras con­di­cio­nes, una cla­se pro­le­ta­ria y un pue­blo tra­ba­ja­dor que die­ran una impron­ta sin­gu­lar a la eman­ci­pa­ción vas­ca. Jus­to de la Cue­va sin­te­ti­zó las cua­tro pecu­lia­ri­da­des del movi­mien­to popu­lar: son de masas, son radi­ca­les, inter­ac­túan entre ellos, y se auto­or­ga­ni­zan120. En cuan­to al movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal pre­ci­sa­men­te en aque­llos momen­tos se esta­ba dan­do un cam­bio deci­si­vo: la buro­cra­ti­za­ción esta­ta­lis­ta de CCOO, los embrio­nes del sin­di­ca­lis­mo aber­tza­le fuer­te­men­te iden­ti­fi­ca­do con valo­res asam­blea­rios y radi­ca­les121. Ade­más exis­tían otras con­di­cio­nes meno­res en las que no pode­mos exten­der­nos.

Ade­más exis­tían otras con­di­cio­nes meno­res en las que no pode­mos exten­der­nos. Seme­jan­te con­jun­to de fac­to­res hizo que sec­to­res de la mili­tan­cia de las dos esci­sio­nes esta­ta­lis­tas vol­vie­ran de algún modo, total o par­cial­men­te, al pro­yec­to estra­té­gi­co inde­pen­den­tis­ta. No han fal­ta­do apor­ta­cio­nes teó­ri­cas indi­vi­dua­les valio­sas que debe­mos citar por su radi­cal alcan­ce his­tó­ri­co, como esta cita de un tex­to de Iriar­te, Biki­la , que repro­du­ci­mos:

Debe ser seña de iden­ti­dad de las izquier­das revo­lu­cio­na­rias de las nacio­na­li­da­des y del con­jun­to del Esta­do la aso­cia­ción de la «Espa­ña roja con la Espa­ña rota» o, si se quie­re, la des­truc­ción del «Esta­do bur­gués y del Esta­do nacio­nal espa­ñol» como con­di­ción de la revo­lu­ción socia­lis­ta de los tra­ba­ja­do­res y la eman­ci­pa­ción de las nacio­nes opri­mi­da122.

Más ade­lan­te debe­re­mos vol­ver sobre esta con­cep­ción estra­té­gi­ca que mina las bases de «Espa­ña» como mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal, por­que este prin­ci­pio es la base del mar­xis­mo vas­co. Vol­ve­re­mos des­pués de repa­sar uno de los últi­mos tex­tos públi­cos de Arga­la.

  1. Eduar­do Reno­ba­les:JAGI-JAGI. His­to­ria del inde­pen­den­tis­mo vas­co, Ahas­tuak 1936 – 1977, Bil­bao 2010, pp. 275 – 276.
  2. Kemen , octu­bre de 1964, Docu­men­tos Y , Hor­da­go, Lur, Donos­tia 1981, tomo 3, p. 435.
  3. «Del Comi­té Eje­cu­ti­vo a Jean», 24 de mar­zo de 1966, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 4, p. 472.
  4. Arga­la: «Pró­lo­go a la edi­ción ori­gi­nal» de Los vas­cos, de la nación al Esta­do , J. Apa­la­te­gi, Aste­ro, 2006.
  5. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , Txa­la­par­ta-Iparhe­goa, Tafa­lla 2014, p. 425.
  6. Menén­dez: Los curas repu­bli­ca­nos que Fran­co ase­si­nó y que la Igle­sia quie­re con­de­nar al olvi­do , 7 de enero de 2017 (https://​www​.cuar​to​po​der​.es/​e​s​p​a​n​a​/​2​0​1​4​/​0​5​/​1​9​/​l​o​s​-​c​u​r​a​s​-​r​e​p​u​b​l​i​c​a​nos).
  7. Dani­lo Albín: El infierno de los curas «rojo-sepa­ra­tis­tas»: cin­cuen­ta años de la cár­cel con­cor­da­ta­ria de Zamo­ra , 24 de julio de 2018 (www​.kao​sen​la​ref​.org).
  8. V. I. Lenin: Acti­tud del par­ti­do obre­ro hacia la reli­gión (https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​l​e​n​i​n​/​o​b​r​a​s​/​1​9​0​0​s​/​1​9​0​9​r​e​l​i​.​htm).
  9. K. Marx: El Capi­tal , FCE, Méxi­co, 1973, tomo III, p. 322.
  10. Fede­ra­ción Comu­nis­ta Vas­co-Nava­rra (http://​www​.aber​tza​le​ko​mu​nis​ta​.net/​e​s​/​r​e​l​a​t​o​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​/​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​1​0​6​-​f​e​d​e​r​a​c​i​o​n​-​c​o​m​u​n​i​s​t​a​-​v​a​s​c​o​-​n​a​v​a​rra).
  11. Muña­go­rri: «El pro­ble­ma nacio­nal vas­co y la bur­gue­sía vas­ca», Euz­ka­di Roja , Órgano del CC del Par­ti­do Comu­nis­ta de Euz­ka­di, nº 2, abril 1933 (http://​www​.aber​tza​le​ko​mu​nis​ta​.net/​e​s​/​r​e​l​a​t​o​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​/​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​-​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​8​0​4​-​a​r​t​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​s​-​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​4​3​5​-​e​r​-​i​-​0​2​-​e​l​-​p​r​o​b​l​e​m​a​-​n​a​c​i​o​n​a​l​-​v​a​s​c​o​-​y​-​l​a​-​b​u​r​g​u​e​s​i​a​-​v​a​sca).
  12. Euz­ka­di Roja (http://​www​.aber​tza​le​ko​mu​nis​ta​.net/​e​s​/​r​e​l​a​t​o​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​/​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​-​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​8​0​4​-​a​r​t​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​s​-​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​4​2​6​-​e​r​-​i​-​1​5​-​e​l​-​p​r​o​b​l​e​m​a​-​n​a​c​i​o​n​a​l​-​a​-​t​r​a​v​e​s​-​d​e​-​l​a​-​t​e​o​r​i​a​-​c​o​m​u​n​i​sta).
  13. Anto­nio Elor­za: «Comu­nis­mo y cues­tión nacio­nal en Cata­lu­ña y Eus­ka­di (1930−36): un aná­li­sis com­pa­ra­do», Saioak. Revis­ta de estu­dios vas­cos , Nava­rra, Este­lla, año I, nº 1, 1977, p. 42.
  14. Iña­ki Gil de San Vicen­te: El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta espa­ñol , Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 135 y ss.
  15. J. R. Garai, J. Gutié­rrez y J. Chue­ca: Octu­bre de 1934 en Eus­kal Herria , Intxor­ta, Oña­ti 2014, pp. 255 y ss.
  16. Iña­ki Gil de San Vicen­te: El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta espa­ñol , Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 181 y ss.
  17. Eduar­do Reno­ba­les: JAGI-JAGI. His­to­ria del inde­pen­den­tis­mo vas­co , Ahas­tuak 1936 – 1977, Bil­bao 2010, p. 165.
  18. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , pp. 432 – 433.
  19. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­na , Txa­la­par­ta, Liza­rra 1993, tomo I, p. 19.
  20. Eduar­do Reno­ba­les: JAGI-JAGI. His­to­ria del inde­pen­den­tis­mo vas­co , Ahaz­tuak 1936 – 1977, Bil­bao 2010, p. 324.
  21. Iker Casa­no­va: ETA 1958 – 2008. Medio siglo de his­to­ria , Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2007, p. 61.
  22. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , p. 445.
  23. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo I, p. 23.
  24. Iña­ki Gil de San Vicen­te: Coope­ra­ti­vis­mo obre­ro, con­se­jis­mo y auto­ges­tión socia­lis­ta , Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2013, pp. 201 – 265.
  25. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , pp. 446 – 447.
  26. Zutik , nº 44, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 7, p. 127.
  27. Pedro Iba­rra Güell: «Movi­mien­to obre­ro en Biz­kaia 1962 a 1977», Nacio­na­lis­mo y socia­lis­mo en Eus­ka­di , Ipes, Bil­bao 1984, p. 181.
  28. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo I, p. 74.
  29. Zutik , nº 20, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 2, pp. 236 – 237.
  30. Acta Fun­da­cio­nal del Par­ti­do Comu­nis­ta Vas­co (http://​www​.aber​tza​le​ko​mu​nis​ta​.net/​e​s​/​r​e​l​a​t​o​-​h​i​s​t​o​r​i​c​o​/​c​o​m​u​n​i​s​m​o​-​a​b​e​r​t​z​a​l​e​/​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​/​8​0​2​-​d​o​c​u​m​e​n​t​o​s​-​f​u​n​d​a​m​e​n​t​a​l​e​s​/​4​0​7​-​f​u​n​d​a​c​i​o​n​-​d​e​l​-​p​a​r​t​i​d​o​-​c​o​m​u​n​i​s​t​a​-​d​e​-​e​u​z​k​adi).
  31. Zutik , Iru­ga­ren Sor­ta 6.gn, Iru­ña, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 2, p. 277.
  32. Adol­fo Sán­chez Váz­quez: «Pra­xis y vio­len­cia», Filo­so­fía de la pra­xis , Gri­jal­bo, Méxi­co 1967, pp. 299 – 232.
  33. Zutik , Iru­ga­ren Sor­ta 7.gn, Iru­ña, «Entorno a la no-vio­len­cia», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 2, pp. 295 – 296.
  34. Zutik , Iru­ga­ren Sor­ta 16​.gn, Iru­ña, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 2, p. 383.
  35. Idem , p. 393.
  36. Zutik , 1963ko Aza­roa, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 9.
  37. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo 2, pp. 97 – 98.
  38. AA.VV: «El siglo XIX en Euro­pa y Nor­te­amé­ri­ca», His­to­ria Uni­ver­sal , Sal­vat-El País, Madrid 2004, t. 17, pp 212 – 274.
  39. Agi­ri nº 1, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 8, p. 50.
  40. Félix Pla­cer Ugar­te: La memo­ria viva de la cár­cel «con­cor­da­ta­ria» de Zamo­ra , 1 de agos­to de 2018 (https://​www​.naiz​.eus/​e​s​/​i​r​i​t​z​i​a​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​l​a​-​m​e​m​o​r​i​a​-​v​i​v​a​-​d​e​-​l​a​-​c​a​r​c​e​l​-​c​o​n​c​o​r​d​a​t​a​r​i​a​-​d​e​-​z​a​m​ora).
  41. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo I, pp. 103 – 104.
  42. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo I, pp. 115 – 116.
  43. Savas Michael-Mat­sas: «Lenin y el camino de la dia­léc­ti­ca», Lenin reac­ti­va­do , Akal, Madrid 2010, p. 115.
  44. Zutik , Iru­ga­rren sor­ta, 22’n zen­ba­kia, Iru­ña, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 245.
  45. Zutik , Iru­ga­rren sor­ta, 23’n zen­ba­kia, Iru­ña, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 263.
  46. Zutik , Iru­ga­rren sor­ta, 24’n zen­ba­kia, Iru­ña, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 270.
  47. Gurutz Jau­re­gui Bere­ciar­tu: Ideo­lo­gía y estra­te­gia polí­ti­ca de ETA , Siglo XXI, Madrid 1981, pp. 238 y ss.
  48. Fran­cis­co Leta­men­día Bel­zun­ze «Ortzi»: His­to­ria del nacio­na­lis­mo vas­co y de ETA , R&B, San Sebas­tián 1994, tomo 1, pp. 280 – 286.
  49. V. I. Lenin: Una gran ini­cia­ti­va , Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1981, tomo 39, pp. 21 – 22.
  50. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo I, pp. 128 – 129.
  51. Zutik , 24 de sep­tiem­bre de 1964, Bole­tín de noti­cias de ETA, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 355.
  52. Pedro Barru­so: Verano y Revo­lu­ción , R&B Edi­cio­nes, Donos­tia 2016, pp 113 – 204.
  53. Zutik , 30 de noviem­bre de 1964, Bole­tín de noti­cias de ETA, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, pp. 381 – 182.
  54. Zutik , Iru­ga­rren Sor­ta 27gn zen­ba­kia 1965, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 462.
  55. Zutik , Iru­ga­rren Sor­ta 28gn zen­ba­kia 1965, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 483.
  56. Zutik , Iru­ga­rren Sor­ta 29gn zen­ba­kia, 1965, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 3, p. 493.
  57. Zutik , nº 35, 1965, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 4, p. 47.
  58. «Del Comi­té Eje­cu­ti­vo a Jean», 24 de mar­zo de 1966, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 4, p. 470.
  59. Zutik , nº 41, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p. 26.
  60. Idem , pp. 25 – 28.
  61. Idem , p. 31.
  62. Zutik , Espe­cial nº 42, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p. 31.
  63. Idem , pp. 48 – 49.
  64. Zutik , nº 43, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p. 56.
  65. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , pp. 480 – 484.
  66. Zutik , nº 43, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p. 57.
  67. G.L.K.P. Agos­to de 1967, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, pp. 67 – 82.
  68. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , p. 517.
  69. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo 2, pp. 11 – 31.
  70. «Con­tac­to de Jean con el Eje­cu­ti­vo», julio de 1966, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p, 122.
  71. K. Marx: Car­ta de Ruge , mar­zo de 1843, OME, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1978, tomo 5, pp. 165 – 166.
  72. «Nota 2», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, pp. 127 – 128.
  73. «Posi­cio­nes ideo­ló­gi­cas apro­ba­das por la V Asam­blea», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p. 176.
  74. «Examen crí­ti­co de las posi­cio­nes ideo­ló­gi­cas adop­ta­das por un gru­po de mili­tan­tes de ETA», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p. 276.
  75. Idem , p. 282.
  76. Idem , pp. 279 – 280.
  77. Jokin Apa­la­te­gi: «Libe­ra­ción nacio­nal y socia­lis­mo-comu­nis­mo como pro­ble­má­ti­ca de sín­te­sis teó­ri­ca des­de la V Asam­blea de ETA has­ta nues­tro pre­sen­te», Nacio­na­lis­mo y socia­lis­mo en Eus­ka­di , Ipes, Bil­bao 1984, p. 190.
  78. «Comen­ta­rios del escri­to “Por una izquier­da socia­lis­ta vas­ca”», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 5, p, 157.
  79. Livio Sichi­ro­llo: Dia­léc­ti­ca , Labor, Bar­ce­lo­na 1976, p. 21.
  80. Ho Chi Minh: «Doce reco­men­da­cio­nes», Escri­tos polí­ti­cos, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 1973, pp. 140 – 142. [Ver tam­bién en http://​www​.matxin​gu​nea​.org/​m​e​d​i​a​/​p​d​f​/​h​o​_​d​o​c​e​_​r​e​c​o​m​e​n​d​a​c​i​o​n​e​s​.​pdf]
  81. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , pp. 523 – 525.
  82. «Al Comi­té Eje­cu­ti­vo de ETA», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 7, pp. 101 – 107.
  83. Livio Sichi­ro­llo: Dia­léc­ti­ca , Labor, Bar­ce­lo­na 1976, p. 14.
  84. «Meli­tón Man­za­nas, eje­cu­ta­do», Aitz­go­rri nº 1, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 8, pp. 42 – 43.
  85. «Rap­port M», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 8, pp. 55 y ss.
  86. Idem , pp. 59 – 60.
  87. «Mani­fies­to. Qué es el esta­do de excep­ción», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 8, p. 251.
  88. Gudal­di nº 4, Extra­or­di­na­rio Bata­su­na, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 8, p. 374.
  89. «Mani­fies­to. Qué es el esta­do de excep­ción», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 8, p. 244.
  90. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , pp. 540 – 542.
  91. Komu­nis­tak : «Los comu­nis­tas y la auto­de­ter­mi­na­ción», nº 1, 1969, p. 20.
  92. Komu­nis­tak : «Soli­da­ri­dad racial», nº 2, 1969, p. 13.
  93. Komu­nis­tak : «El feti­chis­mo lin­güís­ti­co», nº 2, 1969, pp. 15 – 17.
  94. Joxe Azur­men­di: Los espa­ño­les y los eus­kal­du­nes , Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1995, pp. 361 – 363.
  95. Komu­nis­tak : «De la radi­ca­li­za­ción a la aven­tu­ra», nº 2, 1969, p. 20.
  96. Komu­nis­tak : «Acer­ca de nues­tra polí­ti­ca», nº 2, 1969, p. 24.
  97. Komu­nis­tak : «Auto­crí­ti­ca. Auto­de­ter­mi­na­ci­nón y sepa­ra­ción», nº 3, noviembre/​azaroa 1969, p. 20.
  98. Komu­nis­tak : «Leni­nis­mo, nacio­na­lis­mo y patrio­tis­mo», nº 4, Dagonilla/​Agosto 1970, p. 14.
  99. Iker Casa­no­va: ETA 1958 – 2008 Medio siglo de his­to­ria , Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2007, p. 112.
  100. Fran­cis­co Leta­men­día Bel­zun­ze «Ortzi»: His­to­ria del nacio­na­lis­mo vas­co y de ETA , R&B, San Sebas­tián 1994, tomo 1, p. 341.
  101. Idem , p. 343.
  102. José Vicen­te Ido­ya­ga: «La VI Asam­blea de ETA», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 9, p. 419.
  103. «Comu­ni­ca­do de acla­ra­ción de ETA…», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 9, p. 461.
  104. «Mani­fies­to», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 9, p. 452.
  105. «Sobre el secues­tro», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 10, pp. 144 – 145.
  106. Agur Iraul­ki­leok», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 11, p. 13.
  107. Zutik , nº 51, 1 de mayo de1971, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 11, p. 168.
  108. Zutik , nº 53, sep­tiem­bre de 1971, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 11, p. 202.
  109. «Crí­ti­ca al Z‑54», Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 11, pp. 253 – 255.
  110. ETA VI: «ETA V y el acti­vis­mo mino­ri­ta­rio», Zutik nº 57, abril-mayo de 1973, p. 14 (https://​www​.his​to​rialcr​.info/​?​– E​v​o​l​u​c​i​o​n​– de-ETA-VI-1970 – 1973-).
  111. Idem , p. 20.
  112. ETA VI:Idem , p. 23.
  113. «Reso­lu­ción sobre Cons­truir el par­ti­do con la LCR», Zutik nº 61, noviem­bre de 1973, pp. 42 – 43 (https://​www​.his​to​rialcr​.info/​?​– E​v​o​l​u​c​i​o​n​– de-ETA-VI-1970 – 1973-).
  114. «La eje­cu­ción de Carre­ro Blan­co: un deba­te entre revo­lu­cio­na­rios», Com­ba­te , nº 22, 12 de enero de 1974, pp. 15 – 16 (https://​www​.his​to​rialcr​.info/​?​-​D​e​l​-​a​t​e​n​t​a​d​o​-​c​o​n​t​r​a​-​C​a​r​r​e​r​o​-​B​l​a​n​co-).
  115. AA.VV.: Eus­ka­di eta aska­ta­su­naop. cit. , tomo 3, p. 147.
  116. Saioak nº 2, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 10, p. 286.
  117. «ETA Balan­ce de un año. 1970-julio 1971», Saioak nº 3, Docu­men­tos Y , op. cit. , tomo 11, pp. 466 – 470.
  118. Idem , p. 477.
  119. Idem , p. 513.
  120. Jus­to de la Cue­va: «La pecu­liar for­ma vas­ca de la prác­ti­ca de los movi­mien­tos socia­les», Eus­ka­di ante la his­to­ria , IPES, Bil­bo 1987, pp. 317 – 332.
  121. Jose­rra Bus­ti­llo: «Repre­sión fran­quis­ta, luchas obre­ras y nue­vos tiem­pos (1940−1990)», Nues­tro mayo rojo , op. cit. , pp. 555 y ss.
  122. José Iriar­te: Biki­la: ¿Los obre­ros tie­nen patria? , Gakoa, Donos­tia 1991, p. 89.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *