Crí­ti­ca de Rosa Luxem­burg del femi­nis­mo bur­gués y de la pri­me­ra ten­ta­ti­va de teo­ría de la repro­duc­ción social

La acu­mu­la­ción del capi­tal

Luxem­burg no escri­bió muchos tex­tos sobre la lla­ma­da « cues­tión de la mujer»1. Sin embar­go, eso no sig­ni­fi­ca que su tra­ba­jo deba ser omi­ti­do de la his­to­ria del femi­nis­mo revo­lu­cio­na­rio. Por el con­tra­rio, sería erró­neo afir­mar que sus tra­ba­jos, espe­cí­fi­ca­men­te, su crí­ti­ca de la eco­no­mía polí­ti­ca care­cen de refe­ren­cias para el desa­rro­llo de una polí­ti­ca femi­nis­ta pro­gre­sis­ta y la eman­ci­pa­ción de las muje­res, a tra­vés de la his­to­ria y hoy en día. A par­tir de varios ensa­yos de Luxem­burg sobre « la cues­tión de la mujer » y varias tesis cla­ve de su obra La acu­mu­la­ción del capi­tal, inten­ta­re­mos lle­var la teo­ría de Luxem­burg un poco más lejos. ¿Es posi­ble hablar de un femi­nis­mo Luxem­bur­guis­ta ? ¿Qué uti­li­dad tie­ne la crí­ti­ca de Luxem­burg del femi­nis­mo bur­gués ?

En vís­pe­ras de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, tras cer­ca de quin­ce años de pre­pa­ra­ción, Rosa Luxem­burg publi­có La acu­mu­la­ción del capi­tal (Ber­lín, 1913), su tra­ba­jo teó­ri­co más aca­ba­do y uno de los tra­ba­jos más rele­van­tes y ori­gi­na­les de los clá­si­cos de la eco­no­mía mar­xis­ta2. La acu­mu­la­ción del capi­tal : Una con­tri­bu­ción a una expli­ca­ción eco­nó­mi­ca del impe­ria­lis­mo repre­sen­ta­ba la con­ti­nua­ción de su Intro­duc­ción a la eco­no­mía polí­ti­ca que Luxem­burg escri­bió pre­pa­ran­do sus con­fe­ren­cias sobre eco­no­mía polí­ti­ca, impar­ti­das entre 1906 y 1916 en la escue­la del Par­ti­do Social­de­mó­cra­ta ale­mán3. Expo­nien­do bre­ve­men­te, La acu­mu­la­ción del capi­tal pre­ten­día estu­diar y expli­car cien­tí­fi­ca­men­te las con­di­cio­nes del pro­ce­so de mono­po­li­za­ción del capi­tal, la repro­duc­ción amplia­da y el impe­ria­lis­mo, tenien­do en cuen­ta la rela­ción diná­mi­ca entre la espa­cia­li­dad capi­ta­lis­ta y no capi­ta­lis­ta. Luxem­burg sos­te­nía que Marx había des­cui­da­do la deter­mi­na­ción espa­cial del capi­tal, cen­tran­do su crí­ti­ca del capi­tal exclu­si­va­men­te en la cues­tión tem­po­ral, es decir, úni­ca­men­te en el « tiem­po » de la diná­mi­ca inter­na de la repro­duc­ción capi­ta­lis­ta. En cam­bio, el enfo­que de Luxem­burg inten­ta­ba demos­trar que el núcleo interno del capi­tal con­sis­te en la impul­sión a con­su­mir lo externo a él : los estra­tos no capi­ta­lis­tas4. La meta de Luxem­burg era arti­cu­lar su pro­pia teo­ría de la repro­duc­ción amplia­da y de la crí­ti­ca de la eco­no­mía clá­si­ca, que con­ten­dría no sólo una dimen­sión tem­po­ral sino tam­bién el « aná­li­sis de la dimen­sión espa­cial ». Esta deter­mi­na­ción espa­cial de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta Peter Hudis la ha lla­ma­do « la dia­léc­ti­ca de la espa­cia­li­dad»5.

Ami­gos y enemi­gos ver­tie­ron agu­das crí­ti­cas sobre Luxem­burg por seña­lar lo que ella con­si­de­ra­ba « des­lum­bran­tes incon­sis­ten­cias » del enfo­que de Marx del pro­ble­ma de la acu­mu­la­cion y de la repro­duc­ción amplia­da en el segun­do volu­men de El Capi­tal6. En una car­ta diri­gi­da a Franz Meh­ring don­de se refe­ría a las crí­ti­cas de la acu­mu­la­ción del capi­tal, escri­bió :

En gene­ral, esta­ba pre­ve­ni­da de que el libro encon­tra­ría resis­ten­cias a cor­to pla­zo ; des­afor­tu­na­da­men­te, nues­tro « mar­xis­mo » pre­do­mi­nan­te, como el de algun vie­jo cho­cho, tie­ne mie­do de cual­quier bri­sa de aire fres­co en el pen­sa­mien­to, y sabía que al prin­ci­pio ten­dría que enfren­tar muchas luchas7.

Lenin indi­có que Luxem­burg « había defor­ma­do a Marx»8, y su tra­ba­jo fue inter­pre­ta­do como revi­sio­nis­ta, a pesar de haber lide­ra­do una vehe­men­te ofen­si­va con­tra estas ten­den­cias den­tro del SPD ale­mán. En opo­si­ción a los social­de­mó­cra­tas agru­pa­dos alre­de­dor de los « epí­go­nos » y de la opor­tu­nis­ta prác­ti­ca polí­ti­ca que pre­ten­día »corre­gir » a Marx aban­do­nan­do gra­dual­men­te los prin­ci­pios socia­lis­tas de la acción revo­lu­cio­na­ria y del inter­na­cio­na­lis­mo, Luxem­burg insis­tió en afe­rrar­se a un pen­sa­mien­to mar­xis­ta vivo para ofre­cer res­pues­tas y expli­ca­cio­nes más exac­tas a una cri­sis eco­nó­mi­ca cada vez mayor y de los nue­vos hechos que apa­re­cían en la vida eco­nó­mi­ca. Mien­tras que los tra­ba­jos de Luxem­burg sobre la orga­ni­za­ción polí­ti­ca, la filo­so­fía revo­lu­cio­na­ria, el nacio­na­lis­mo o el mili­ta­ris­mo son ana­li­za­dos a menu­do por los eru­di­tos, pocos auto­res han inten­ta­do pro­por­cio­nar una retros­pec­ti­va sis­te­má­ti­ca de la teo­ría eco­nó­mi­ca y de la heren­cia de Luxem­burg, o que ofrez­ca un aná­li­sis con­tem­po­rá­neo de la eco­no­mía polí­ti­ca luxem­bur­guia­na9. En pala­bras de Ingo Sch­midt : « Los izquier­dis­tas intere­sa­dos en el tra­ba­jo de Luxem­burg han estu­dia­do su polí­ti­ca pero han dedi­ca­do poco tiem­po a su aná­li­sis eco­nó­mi­co»10.

Aun­que La acu­mu­la­ción del capi­tal topó con seve­ras crí­ti­cas des­de su publi­ca­ción, pro­ce­den­tes de los ele­men­tos refor­mis­tas opor­tu­nis­tas y del revi­sio­nis­mo del SPD, así como las pro­ce­den­tes de los mar­xis­tas orto­do­xos con­du­ci­dos por Karl Kautsky, no sólo fue cri­ti­ca­do su tra­ba­jo en el mar­xis­mo como fuer­te­men­te sos­pe­cho­so. Estas crí­ti­cas, a menu­do natu­ra­li­zan­do argu­men­tos con­ser­va­do­res de psi­co­lo­gía bara­ta, mina­ron la cre­di­bi­li­dad del tra­ba­jo de Luxem­burg y la expu­sie­ron como una inep­ta e insu­fi­cien­te­men­te fami­lia­ri­za­da con los tex­tos mar­xis­tas. Un buen ejem­plo de este tipo de crí­ti­ca lo pro­por­cio­na Wer­ner Som­bart, que indi­có en su Der pro­le­ta­ris­che Sozia­lis­mus :

Los socia­lis­tas más eno­ja­dos son los que car­gan con el resen­ti­mien­to más fuer­te. Esto es típi­co : el alma sedien­ta de san­gre, vene­no­sa de Rosa Luxem­burg se había car­ga­do con un resen­ti­mien­to cuá­dru­ple : como mujer, como extran­je­ra, como judía y como lisia­da11.

Inclu­so en el seno del par­ti­do comu­nis­ta ale­mán fue til­da­da como « la sífi­lis de la Comin­tern », y Weber una vez habló de Rosa Luxem­burg como alguien «[pro­pia] de un par­que zoo­ló­gi­co»12. Duna­yevs­ka­ya escri­be :

Un chau­vi­nis­mo mas­cu­lino viru­len­to impreg­nó el par­ti­do ente­ro, inclu­yen­do a August Bebel, el autor de « La mujer y el socia­lis­mo » ‑quién había crea­do un mito sobre sí mis­mo como autén­ti­co femi­nis­ta- y Karl Kautsky, el teó­ri­co prin­ci­pal de la Inter­na­cio­nal13.

El aná­li­sis social del géne­ro de Duna­yevs­ka­ya tam­bién cita un frag­men­to de una car­ta don­de Víc­tor Adler escri­be a August Bebel a pro­pó­si­to de Luxem­burg :

La perra vene­no­sa toda­vía hará mucho daño, tan­to más por­que es tan lis­ta como un mono [blitz­ges­cheit] mien­tras que, por otra par­te, care­ce total­men­te de sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad y su úni­ca moti­va­ción es un deseo irre­fre­na­ble de auto­jus­ti­fi­ca­ción14.

Esta­ba en cues­tión, evi­den­te­men­te, cier­to tipo de tác­ti­ca de las polí­ti­cas con­ser­va­do­ras que ascen­die­ron a ata­car a las muje­res pro­mi­nen­tes, que en este caso inclu­ye­ron un serio aban­dono del tra­ba­jo de Luxem­burg basán­do­se en la bio­lo­gía : el hecho de que ella era una mujer. Aun­que este impor­tan­te aspec­to de la his­to­ria social y del géne­ro no será dis­cu­ti­do en pro­fun­di­dad aquí, su ubi­cui­dad nece­si­ta ser con­si­de­ra­da al dis­cu­tir las nume­ro­sas crí­ti­cas pseu­do-teó­ri­cas de La acu­mu­la­ción del capi­tal y de Luxem­burg como mujer teó­ri­ca, pro­fe­so­ra y revo­lu­cio­na­ria.

Si los aná­li­sis femi­nis­tas de los tra­ba­jos de Luxem­burg en gene­ral son raros, más raros son aún los con­tac­tos femi­nis­tas con La acu­mu­la­ción del capi­tal15. Si hay algún inte­rés en la inter­pre­ta­ción femi­nis­ta del tra­ba­jo de Luxem­burg, se aco­ta gene­ral­men­te a su vida per­so­nal y de vez en cuan­do a su teo­ría. Luxem­burg, que no escri­bió mucho sobre la « cues­tión de la mujer », con­tri­bu­yó cier­ta­men­te al hecho de que la mayo­ría de las inter­pre­ta­cio­nes del femi­nis­mo de Luxem­burg esté liga­do a los epi­so­dios de su vida e inti­mi­dad. Éstos son, natu­ral­men­te, bas­tan­tes, temas cru­cia­les, espe­cial­men­te si con­si­de­ra­mos que tra­di­cio­nal­men­te la his­to­rio­gra­fía ha evi­ta­do hablar de las muje­res y sus expe­rien­cias. Sin embar­go, inten­te­mos res­pon­der a esta pre­gun­ta : ¿qué pue­den decir­nos los tex­tos y los dis­cur­sos escri­tos de Luxem­burg acer­ca de la « cues­tión de la mujer » sobre su femi­nis­mo ?

¿Qué uti­li­dad tie­ne la crí­ti­ca de Luxem­burg del femi­nis­mo bur­gués ?

Luxem­burg no se dedi­có exclu­si­va­men­te a orga­ni­zar gru­pos de tra­ba­ja­do­ras ; su tra­ba­jo en ese cam­po fue ensom­bre­ci­do por el hecho de que ella tra­ba­jó gene­ral­men­te entre bam­ba­li­nas. Apo­yó fer­vien­te­men­te el tra­ba­jo de orga­ni­za­ción del movi­mien­to de las muje­res socia­lis­tas, enten­dien­do la impor­tan­cia y las difi­cul­ta­des de la vida labo­ral para la eman­ci­pa­ción feme­ni­na. A menu­do demos­tró su ayu­da en este ámbi­to coope­ran­do con su cer­ca­na ami­ga Cla­ra Zet­kin. En una de las car­tas diri­gi­das a Zet­kin pode­mos leer cómo está intere­sa­da y exci­ta­da cuan­do se unió al movi­mien­to de las muje­res : «¿Cuán­do va a escri­bir­me esa exten­sa car­ta sobre el movi­mien­to de las muje­res ? De hecho se lo rue­go ni que sea una sola car­ta!»16 Refe­ren­te a su inte­rés en el movi­mien­to de las muje­res, Luxem­burg seña­ló en uno de sus dis­cur­sos : « Sólo pue­do estar mara­vi­lla­da con la cama­ra­da Zet­kin que car­ga sobre sus hom­bros tama­ña can­ti­dad de tra­ba­jo»17. Final­men­te, aun­que rara­men­te se reco­no­ció como femi­nis­ta, en una car­ta a Lui­se Kautsky escri­bió : «¿Asis­ti­rá a la con­fe­ren­cia de las muje­res ? ¡Ima­gí­ne­se, me he con­ver­ti­do en una femi­nis­ta!»18 Ade­más del hecho de que tra­ba­ja­ba « detrás del esce­na­rio » y en pri­va­do mos­tra­ba inte­rés sobre la « cues­tión de la mujer », tam­bién se impli­có en una dis­cu­sión abier­ta refe­ren­te al pro­ble­ma de la cla­se fren­te al movi­mien­to de las muje­res. En un dis­cur­so de 1912 titu­la­do « El sufra­gio de las muje­res y la lucha de cla­ses », Luxem­burg cri­ti­có el femi­nis­mo bur­gués y aser­ti­va­men­te seña­ló :

La monar­quía y la nega­ción de dere­chos a las muje­res se han con­ver­ti­do en las herra­mien­tas más impor­tan­tes de la cla­se domi­nan­te capi­ta­lis­ta…. Si era una cues­tión de seño­ras bur­gue­sas votan­do, el esta­do capi­ta­lis­ta no podría con­tar con nada más que el apo­yo efec­ti­vo de la reac­ción. La mayo­ría de muje­res bur­gue­sas que actúan como leo­nas en la lucha con­tra los « pri­vi­le­gios mas­cu­li­nos » bala­rían como cor­de­ros dóci­les en el cam­po de la reac­ción con­ser­va­do­ra y cle­ri­cal si obte­nían el dere­cho al sufra­gio19.

La cues­tión del sufra­gio de las muje­res jun­to con la filo­so­fía del con­cep­to moderno de la ley basa­do en las pre­mi­sas de los dere­chos indi­vi­dua­les desem­pe­ñó un papel impor­tan­te en la lla­ma­da gran tran­si­ción del feu­da­lis­mo al capi­ta­lis­mo. Para Rosa Luxem­burg, la cues­tión del sufra­gio de las muje­res es tác­ti­ca, pues for­mu­la, en sus pro­pias pala­bras, la madu­rez polí­ti­ca alcan­za­da entre las muje­res pro­le­ta­rias. Pro­si­gue sub­ra­yan­do que no se tra­ta de apo­yar el dere­cho al voto como una rei­vin­di­ca­ción ais­la­da sig­ni­fi­ca­ti­va y com­ple­ta en sí, la cues­tión es apo­yar el sufra­gio uni­ver­sal a fin de que el movi­mien­to de muje­res socia­lis­tas pue­da lle­var más allá una estra­te­gia de lucha por la eman­ci­pa­ción de las muje­res y de la cla­se obre­ra en gene­ral. Sin embar­go, la estra­te­gia legal libe­ral de con­quis­tar el sufra­gio ni incluía a todas las cla­ses ni aspi­ra­ba a derro­car el sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Para Luxem­burg, la meta­fí­si­ca de los dere­chos indi­vi­dua­les en el mar­co de un pro­yec­to polí­ti­co libe­ral sir­ve sobre todo para pro­te­ger la pro­pie­dad pri­va­da y la acu­mu­la­ción del capi­tal. Los dere­chos libe­ra­les no refle­xio­nan sobre las con­di­cio­nes socia­les mate­ria­les reales, se colo­can sim­ple­men­te por enci­ma de ellas, como algo abs­trac­to y nomi­nal, hacien­do impo­si­ble su pues­ta en prác­ti­ca o un uso real de tales dere­chos. Como ella argu­men­tó des­pec­ti­va­men­te : « Se tra­ta de una basu­ra mera­men­te for­ma­lis­ta tan­tas veces mano­sea­da y repe­ti­da que ya no con­ser­va nin­gún sig­ni­fi­ca­do prác­ti­co»20.

Luxem­burg recha­zó la defi­ni­ción tra­di­cio­nal de los dere­chos civi­les en todo sen­ti­do, inclu­yen­do la lucha por el sufra­gio de las muje­res y seña­ló su pare­ci­do con la lucha para la auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal :

La dia­léc­ti­ca his­tó­ri­ca ha demos­tra­do que no exis­ten las ver­da­des eter­nas y que no exis­te nin­gún « dere­cho»…. En pala­bras de Engels, « Aque­llo que es bueno aquí y aho­ra es malo en cual­quier otra par­te, y vice­ver­sa » ‑o, aque­llo correc­to y razo­na­ble bajo deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias se con­vier­te en un sin­sen­ti­do y absur­di­dad bajo otras. El mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co nos ha ense­ña­do que el con­te­ni­do real de estas ver­da­des eter­nas, dere­chos y fór­mu­las están úni­ca­men­te deter­mi­na­dos por las con­di­cio­nes socia­les mate­ria­les del ambien­te de una épo­ca his­tó­ri­ca dada21.

Lo que Rosa Luxem­burg sugie­re en la cita, men­cio­na­da en « El sufra­gio de las muje­res y la lucha de cla­ses », per­te­ne­ce a los pro­ble­mas clá­si­cos sus­ci­ta­dos y dis­cu­ti­dos ini­cial­men­te en el mar­co del femi­nis­mo socia­lis­ta a par­tir de fina­les del siglo XVIII y prin­ci­pios del XIX : el papel del femi­nis­mo bur­gués en la repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo y el uso de los obje­ti­vos femi­nis­tas como medio para obte­ner ganan­cias. Siem­pre que el capi­ta­lis­mo está en cri­sis o nece­si­ta « alia­dos » para su res­tau­ra­ción o para la acu­mu­la­ción del capi­tal pos­te­rior, inte­gra a los « otros » mar­gi­na­dos en su for­ma polí­ti­ca libe­ral legal, sean las muje­res, los niños, las razas no blan­cas, o las per­so­nas LGBTIQ ‑quien­quie­ra que esté dis­po­ni­ble o sea poten­cial­men­te útil para con­ti­nuar con la mer­can­ti­li­za­ción :

Uno de las con­di­cio­nes fun­da­men­ta­les para la acu­mu­la­ción es la pro­vi­sión de tra­ba­jo vivo que enca­je con sus reque­ri­mien­tos y que el capi­tal pone en movi­mien­to… El aumen­to pro­gre­si­vo del capi­tal varia­ble que acom­pa­ña la acu­mu­la­ción debe por lo tan­to expre­sar­se en el empleo de una mano de obra cada vez mayor. ¿De dón­de pro­ce­de esta fuer­za de tra­ba­jo adi­cio­nal?22

Según la teo­ría eco­nó­mi­ca de Luxem­burg, el modo capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción se repro­du­ce crean­do plus­va­lías, la apro­pia­ción de las cua­les sólo se pue­de ace­le­rar median­te la exten­sión con­co­mi­tan­te de la super­pro­duc­ción que gene­ra. Por lo tan­to, es nece­sa­rio ase­gu­rar­se que la pro­duc­ción sea repro­du­ci­da en un volu­men mayor que antes, y esto sig­ni­fi­ca que la expan­sión del capi­tal es la ley abso­lu­ta que gobier­na la super­vi­ven­cia de cual­quier capi­ta­lis­ta indi­vi­dual. En La acu­mu­la­ción del capi­tal Rosa Luxem­burg esta­ble­ce las pre­mi­sas para enten­der el capi­ta­lis­mo como una rela­ción social que per­ma­nen­te­men­te pro­du­ce cri­sis y que nece­sa­ria­men­te ha de hacer fren­te a los lími­tes obje­ti­vos de la deman­da y la auto­ex­pan­sión. En este sen­ti­do, desa­rro­lló una teo­ría del impe­ria­lis­mo basa­da en el aná­li­sis del pro­ce­so de la pro­duc­ción social y de la acu­mu­la­ción del capi­tal obser­va­da en varias « for­ma­cio­nes no capi­ta­lis­tas » :

No pue­de haber nin­gu­na duda de que la expli­ca­ción de la raíz eco­nó­mi­ca del impe­ria­lis­mo debe deri­var­se y poner­se en armo­nía con [una com­pren­sión correc­ta de] las leyes de la acu­mu­la­ción de capi­tal, para el impe­ria­lis­mo en gene­ral y de acuer­do con la obser­va­ción empí­ri­ca uni­ver­sal no es otra cosa que un méto­do espe­cí­fi­co de acu­mu­la­ción … La esen­cia del impe­ria­lis­mo con­sis­te pre­ci­sa­men­te en la expan­sión del capi­tal de los anti­guos paí­ses capi­ta­lis­tas a nue­vas regio­nes y en la lucha eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca com­pe­ti­ti­va entre aque­llos por nue­vas áreas23.

A dife­ren­cia de Marx, que resu­mió la acu­mu­la­ción real por paí­ses capi­ta­lis­tas espe­cí­fi­cos y sus rela­cio­nes a tra­vés del comer­cio exte­rior, Luxem­burg afir­ma que la repro­duc­ción amplia­da no debe­ría dis­cu­tir­se en el con­tex­to de una socie­dad capi­ta­lis­ta de tipo ideal25. Luxem­burg dis­cre­pa con Marx, que ana­li­za las rela­cio­nes del valor en la cir­cu­la­ción del capi­tal y de la repro­duc­ción socia­les des­aten­dien­do las carac­te­rís­ti­cas espe­cí­fi­cas del pro­ce­so de pro­duc­ción que crea mer­can­cías. Así, el mer­ca­do fun­cio­na « total­men­te », es decir, en un aná­li­sis gene­ral del pro­ce­so capi­ta­lis­ta de la cir­cu­la­ción asu­mi­mos que ocu­rre la ven­ta direc­ta­men­te, « sin la inter­ven­ción de un comer­cian­te ».

Marx desea demos­trar que una por­ción subs­tan­cial del plus­va­lor es absor­bi­da por el capi­tal como tal, en vez de por indi­vi­duos con­cre­tos. La pre­gun­ta no es el ’quién’ sino ‘qué’ con­su­me las mer­can­cías exce­den­tes. Luxem­burg, por otra par­te, ana­li­za la acu­mu­la­ción del capi­tal a par­tir del inter­cam­bio inter­na­cio­nal de mer­can­cías entre sis­te­mas capi­ta­lis­tas y no capi­ta­lis­tas. A pesar de las obje­cio­nes, Luxem­burg se da cuen­ta de que el aná­li­sis de Marx del pro­ble­ma del capi­tal varia­ble es la base para esta­ble­cer el pro­ble­ma de la ley de la acu­mu­la­ción del capi­tal, que es la cla­ve de su teo­ría eco­nó­mi­co-social. Igual­men­te, ese argu­men­to per­mi­te enten­der la impor­tan­te dis­tin­ción entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo y no pro­duc­ti­vo26, sin la cual sería casi impo­si­ble enten­der la teo­ría de la repro­duc­ción social como una reac­ción espe­cí­fi­ca a la eco­no­mía neo­clá­si­ca y su alian­za con el femi­nis­mo libe­ral. Pre­ci­sa­men­te por esta razón en La acu­mu­la­ción del capi­tal Luxem­burg cita a Marx :

La pobla­ción que tra­ba­ja pue­de aumen­tar, cuan­do los tra­ba­ja­do­res pre­via­men­te impro­duc­ti­vos se trans­for­man en pro­duc­ti­vos, o los seg­men­tos de la pobla­ción que no tra­ba­ja­ban pre­via­men­te, por ejem­plo las muje­res y los niños, o los pobres, son intro­du­ci­dos en el pro­ce­so de pro­duc­ción27.

Este tipo de eco­no­mía y de inclu­sión libe­ral de la « pobla­ción tra­ba­ja­do­ra » obvia­men­te tie­ne poco poten­cial demo­crá­ti­co y care­ce de aspi­ra­ción eman­ci­pa­to­ria de la cla­se opri­mi­da. Los dere­chos se loca­li­zan, muy cau­te­lo­sa­men­te, en una base iden­ti­ta­ria (por opo­si­ción al nivel social mate­rial) y exclu­si­va­men­te según la fór­mu­la dise­ña­da prio­ri­ta­ria­men­te para sal­va­guar­dar la repro­duc­ción del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Las muje­res bur­gue­sas des­de prin­ci­pios del siglo XIX no han teni­do la abo­li­ción del sis­te­ma de cla­ses en men­te ; al con­tra­rio, lo apo­yan. Por otra par­te, el femi­nis­mo bur­gués defien­de el capi­ta­lis­mo y ocu­pa una posi­ción de cla­se y des­atien­de los dere­chos de las muje­res de la cla­se obre­ra. Los pro­ce­sos de acu­mu­la­ción del capi­tal, el esta­do moderno, las aspi­ra­cio­nes del libe­ra­lis­mo y lue­go el movi­mien­to femi­nis­ta bur­gués han reco­rri­do la mis­ma tra­yec­to­ria :

En un nivel for­mal, los dere­chos polí­ti­cos de las muje­res se cons­ti­tu­yen con nota­ble armo­nía con el esta­do bur­gués. Los ejem­plos de Fin­lan­dia, de los esta­dos ame­ri­ca­nos, de algu­nos muni­ci­pios, todos demues­tran que nin­gu­na polí­ti­ca de igual­dad de dere­chos para las muje­res ha tum­ba­do el esta­do ; no dispu­ta la domi­na­ción del capi­tal28.

Luxem­burg expli­ca que el papel del movi­mien­to sufra­gis­ta es reac­cio­na­rio no sólo debi­do a la ausen­cia de apo­yo de las muje­res bur­gue­sas a la lucha por los dere­chos de los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras y los dere­chos socia­les de las muje­res pro­le­ta­rias, sino tam­bién debi­do a su par­ti­ci­pa­ción acti­va en la defen­sa de la opre­sión de las muje­res que nace de las rela­cio­nes socia­les basa­das en el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo feme­nino den­tro de la esfe­ra del hogar. El pun­to meto­do­ló­gi­co cen­tral de la teo­ría de la eco­no­mía de Luxem­burg resi­de en el cho­que aser­ti­vo con la eco­no­mía polí­ti­ca clá­si­ca. Por lo tan­to, no debe sor­pren­der que los temas de su crí­ti­ca tam­bién inclu­yan pre­ci­sa­men­te esos fenó­me­nos y pro­ce­sos socia­les que per­mi­ten al capi­ta­lis­mo-libe­ra­lis­mo, el papel de la bur­gue­sía en la tran­si­ción de la monar­quía feu­dal al capi­ta­lis­mo. Los dere­chos, las leyes y los con­tra­tos socia­les de hoy día son las ins­ti­tu­cio­nes que desem­pe­ña­ron un papel for­mal his­tó­ri­co cla­ve en la implan­ta­ción del capi­ta­lis­mo29. Pero tam­bién el femi­nis­mo bur­gués hace una par­te impor­tan­te en el man­te­ni­mien­to de la estruc­tu­ra de cla­ses capi­ta­lis­ta. Por una par­te, las deman­das de las muje­res de cla­se bur­gue­sa recla­man el dere­cho polí­ti­co al voto sola­men­te para las muje­res de la cla­se domi­nan­te y des­de un pun­to de vis­ta indi­vi­dua­lis­ta no tie­nen nin­gún inte­rés en abor­dar la posi­ción de las muje­res en gene­ral o las cau­sas de cla­se de la opre­sión de las muje­res. En la opi­nión de Luxem­burg, el papel de las muje­res bur­gue­sas es muy impor­tan­te y man­tie­ne una pre­sen­cia acti­va en la per­pe­tua­ción de las rela­cio­nes socia­les esta­ble­ci­das :

Apar­te de las pocas que tie­nen tra­ba­jos o pro­fe­sio­nes, las muje­res de la bur­gue­sía no par­ti­ci­pan en la pro­duc­ción social. No son nada más que co-con­su­mi­do­ras del valor exce­den­te que sus hom­bres extraen del pro­le­ta­ria­do30.

Opo­nien­do las metas de muje­res bur­gue­sas a las metas apo­ya­das por las muje­res pro­le­ta­rias Luxem­burg cla­ri­fi­ca que el pro­ble­ma aquí no es sólo rela­ti­vo al géne­ro, un « pro­ble­ma de la mujer », sino tam­bién un pro­ble­ma rela­cio­na­do con la cla­se. Hablar de las muje­res en gene­ral fin­gien­do uni­ver­sa­li­dad no es váli­do, por­que el aná­li­sis del géne­ro sin el aná­li­sis de la cla­se es reduc­cio­nis­ta. Las muje­res que per­te­ne­cen a las cla­ses más altas en su mayo­ría no par­ti­ci­pan en la pro­duc­ción en el mar­co de pro­ce­sos de mer­ca­do pero con­su­men el plus­va­lor, que ha sido dre­na­do median­te la explo­ta­ción de la cla­se obre­ra ; así su papel en la repro­duc­ción de rela­cio­nes socia­les es de « natu­ra­le­za para­si­ta­ria » :

Son pará­si­tos de los pará­si­tos del cuer­po social. Y los co-con­su­mi­do­res al defen­der su « dere­cho » a la vida pará­si­ta­ria son gene­ral­men­te aún más rabio­sos y crue­les que los agen­tes direc­tos de la cla­se domi­nan­te y de la explo­ta­ción31.

Así, Luxem­burg agre­ga, el úni­co papel social de las muje­res bur­gue­sas es man­te­ner y repro­du­cir el orden exis­ten­te ; no son alia­dos en la lucha por la eman­ci­pa­ción :

Las muje­res de las cla­ses pro­pie­ta­rias siem­pre defen­de­rán faná­ti­ca­men­te la explo­ta­ción y la escla­vi­tud de la cla­se tra­ba­ja­do­ra gra­cias a la cual ellas reci­ben indi­rec­ta­men­te los medios para su exis­ten­cia social inú­til32.

Luxem­burg no está sola en su afi­la­da crí­ti­ca del femi­nis­mo bur­gués. Cla­ra Zet­kin y Ale­xan­dra Kollon­tai, entre otras, con­tri­bu­ye­ron enor­me­men­te, en espe­cial si con­si­de­ra­mos su pun­to de vis­ta hacia las acti­tu­des reac­cio­na­rias de las muje­res libe­ra­les en la eman­ci­pa­ción de muje­res. Las deman­das uni­ver­sa­les de las muje­res socia­lis­tas se pre­sen­ta­ron como el efec­to de moti­va­cio­nes y de cau­sas mate­ria­les socia­les, encon­tran­do en últi­ma ins­tan­cia más en común con los hom­bres que per­te­ne­cían a su mis­ma cla­se que con las muje­res de una cla­se más alta. Esto fue a pesar del hecho de que, his­tó­ri­ca­men­te, la apa­ri­ción de las muje­res en el mer­ca­do labo­ral se veía con fre­cuen­cia como un inten­to de intro­du­cir una com­pe­ten­cia más bara­ta para la fuer­za de tra­ba­jo mas­cu­li­na, lo que a su vez influía en la dis­mi­nu­ción del pre­cio de la mano de obra. En vis­ta del pro­ble­ma de la mano de obra feme­ni­na, las muje­res socia­lis­tas seña­lan que la car­ga de tra­ba­jo de las muje­res es agra­va­da ade­más por el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo den­tro de la esfe­ra del hogar. Se podría casi hablar de la « pri­me­ra ola » de la teo­ría de la repro­duc­ción social, cuan­do Zet­kin indi­ca : « Las muje­res están doble­men­te opri­mi­das, por el capi­ta­lis­mo y por su depen­den­cia en la vida fami­liar»33. Un ejem­plo tan bri­llan­te pro­vie­ne tam­bién de la inter­pre­ta­ción de Luxem­burg del papel social de la fami­lia. Refi­rien­do­se a Engels, en un dis­cur­so de 1912 dis­tin­guió entre el tra­ba­jo en la esfe­ra del mer­ca­do y el tra­ba­jo en la esfe­ra domés­ti­ca, asen­tan­do de este modo las bases ini­cia­les de la teo­ría de la repro­duc­ción social :

Este tipo de tra­ba­jo [edu­car a los niños, o sus tareas domés­ti­cas] no es pro­duc­ti­vo en el sen­ti­do de la eco­no­mía capi­ta­lis­ta actual, sin impor­tar cuán enor­me sea el sacri­fi­cio y la ener­gía inver­ti­dos, los mil peque­ños esfuer­zos que suman. Esto no es más que asun­to pri­va­do del tra­ba­ja­dor, su feli­ci­dad y ben­di­ción, y por esta razón no exis­te para nues­tra socie­dad actual. Mien­tras el capi­ta­lis­mo y el sis­te­ma del sala­rio gobier­nen, sólo se con­si­de­ra­rá pro­duc­ti­vo el tipo de tra­ba­jo que pro­duz­ca plus­va­lor, que cree el bene­fi­cio del capi­ta­lis­ta. Des­de este pun­to de vis­ta, la bai­la­ri­na de music-hall cuyas pier­nas arras­tran ganan­cias al bol­si­llo de su emplea­dor es una tra­ba­ja­do­ra pro­duc­ti­va, mien­tras que todo el tra­ba­jo de las muje­res y madres pro­le­ta­rias en las cua­tro pare­des de sus hoga­res se con­si­de­ra impro­duc­ti­vo. Esto sue­na bru­tal e insano, pero corres­pon­de exac­ta­men­te a la bru­ta­li­dad y la locu­ra de nues­tra eco­no­mía capi­ta­lis­ta actual. Y ver esta reali­dad bru­tal cla­ra­men­te y agu­da­men­te es la pri­me­ra tarea de la mujer pro­le­ta­ria34.

Luxem­burg sub­ra­ya el pro­ble­ma ana­lí­ti­co cla­ve que enfren­ta­mos si vamos a atri­buir la des­ven­ta­ja de la posi­ción de las muje­res sim­ple­men­te a la ideo­lo­gía del « anta­go­nis­mo » entre muje­res y hom­bres, en lugar de al modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Esa adver­ten­cia ilus­tra cuán equi­vo­ca­da y reduc­ti­va es, según Luxem­burg, inter­pre­tar la opre­sión de las muje­res trans­his­tó­ri­ca­men­te y en línea con el femi­nis­mo libe­ral, en lugar de inter­pre­tar­la como un pro­duc­to del anta­go­nis­mo entre el capi­tal y el tra­ba­jo. Esa adver­ten­cia ilus­tra cómo es inco­rrec­to y reduc­tor, según Luxem­burg, inter­pre­tar la opre­sión de las muje­res trans­his­to­ri­ca­men­te con­for­me al femi­nis­mo libe­ral, en vez de inter­pre­tar­lo como pro­duc­to del anta­go­nis­mo entre el capi­tal y el tra­ba­jo :

La rei­vin­di­ca­ción de igual­dad de las muje­res, cuan­do se acuer­da entre las muje­res bur­gue­sas, es pura ideo­lo­gía de gru­pos débi­les sin raí­ces mate­ria­les, una far­sa del anta­go­nis­mo entre hom­bre y mujer, una excen­tri­ci­dad si se quie­re. Esta es la natu­ra­le­za far­san­te del movi­mien­to sufra­gis­ta35.

A medi­da que el neo­li­be­ra­lis­mo explo­ta con éxi­to el géne­ro para los intere­ses de cla­se del capi­tal, nos enfren­ta­mos a una impor­tan­te tarea de dise­ñar estra­te­gias anti­ca­pi­ta­lis­tas basa­das en la resis­ten­cia al mer­ca­do y su repro­duc­ción, con­cen­trán­do­nos simul­tá­nea­men­te en la esfe­ra domés­ti­ca y los pro­ce­sos repro­duc­ti­vos den­tro del mar­co del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. En un momen­to en que los aná­li­sis sis­te­má­ti­cos de la rela­ción entre el mer­ca­do y el esta­do ‑en el nivel nacio­nal o inter­na­cio­nal- son pun­tos de par­ti­da nece­sa­rios para una dis­cu­sión de cual­quier alter­na­ti­va a cor­to o a lar­go pla­zo al modo del capi­ta­lis­ta de la pro­duc­ción, la crí­ti­ca de Luxem­burg del femi­nis­mo bur­gués y su cone­xión con la teo­ría social de la repro­duc­ción pare­cen pre­sen­tar no sólo una refe­ren­cia intro­duc­to­ria valio­sa, sino tam­bién un mode­lo polí­ti­co bien adap­ta­do a las alian­zas orga­ni­za­ti­vas entre estruc­tu­ras para­le­las y ali­near sus metas pro­gre­si­vas.

Anki­ca Čakar­dić

18 de sep­tiem­bre de 2018 [Publi­ca­do en inglés el 25 de febre­ro de 2018.]

[Tra­duc­ción de Isa­bel Bení­tez para Mar­xis­mo Crí­ti­co.]

Fuen­te : http://​www​.his​to​ri​cal​ma​te​ria​lism​.org/​b​l​o​g​/​l​u​x​e​m​b​u​r​g​s​– c​r​i​t​i​q​u​e​– b​o​u​r​g​e​o​i​s​– f​e​m​i​n​i​s​m​– a​n​d​– e​a​r​l​y​– s​o​c​i​a​l​– r​e​p​r​o​d​u​c​t​i​o​n​– t​h​e​ory

Refe­ren­cias

  • Adler, Georg, Peter Hudis and Anne­lies Las­chitza (eds.) 2011, The Let­ters of Rosa Luxem­burg, trans­la­ted by Geor­ge Shri­ver, Lon­don : Ver­so.
  • Arrighi, Gio­van­ni 2004, ‘Spa­tial and Other « Fixes » of His­to­ri­cal Capi­ta­lism’, Jour­nal of World-Sys­tems Research, 10, 2 : 527 – 39.
  • Bello­fio­re, Ric­car­do 2010, ‘Finan­ce and the Rea­li­za­tion Pro­blem in Rosa Luxem­burg : A Cir­cui­tist Reap­prai­sal’, avai­la­ble at : https://libcom.org/library/finance-realization-problem-rosa-luxemburg-%E2%80%98circuitist%E2%80%99-reappraisal-riccardo-bellfiore‑m.
  • Bello­fio­re, Ric­car­do, Ewa Kar­wows­ki and Jan Topo­rows­ki (eds.) 2014, The Legacy of Rosa Luxem­burg, Oskar Lan­ge and Michał Kalec­ki : Volu­me 1 of Essays in Honour of Tadeusz Kowa­lik, Basings­to­ke : Pal­gra­ve Mac­mi­llan.
  • Bula­jić, Žar­ko 1954, ‘Pred­go­vor našem izdan­ju [An Intro­duc­tion to the Yugos­lav Edi­tion]’, in Roza Luk­sem­burg, edi­ted by Paul Fre­lih [Paul Frö­lich], Bel­gra­de : Izda­vač­ko pre­du­zeće ‘Rad’.
  • Cáma­ra Izquier­do, Ser­gio 2006, ‘A Value-orien­ted Dis­tin­ction bet­ween Pro­duc­ti­ve and Unpro­duc­ti­ve Labour’, Capi­tal & Class, 30, 3 : 37 – 63.
  • Cox, Robert 1983, ‘Grams­ci, Hege­mony, and Inter­na­tio­nal Rela­tions : An Essay in Method’, Millen­nium : Jour­nal of Inter­na­tio­nal Stu­dies, 12 : 49 – 56.
  • Day, Richard B. and Daniel Gai­do (eds.) 2012, Dis­co­ve­ring Impe­ria­lism : Social Demo­cracy to World War I, His­to­ri­cal Mate­ria­lism Book Series, Lei­den : Brill.
  • Duna­yevs­ka­ya, Raya 1981, Rosa Luxem­burg, Women’s Libe­ra­tion, and Marx’s Phi­lo­sophy of Revo­lu­tion, Atlan­tic High­lands, NJ.: Huma­ni­ties Press.
  • Fede­ri­ci, Sil­via 2004, Cali­ban and the Witch : Women, the Body and Pri­mi­ti­ve Accu­mu­la­tion, New York : Auto­no­me­dia.
  • Gavrić, Milan 1955, ‘Pred­go­vor [Intro­duc­tion]’, in Aku­mu­la­ci­ja kapi­ta­la : Pri­log eko­noms­kom objašn­jen­ju impe­ri­ja­liz­ma [The Accu­mu­la­tion of Capi­tal : A Con­tri­bu­tion to an Eco­no­mic Expla­na­tion of Impe­ria­lism] by Rosa Luxem­burg, Bel­gra­de : Kul­tu­ra.
  • Har­vey, David 2001, ‘The Geo­graphy of Capi­ta­list Accu­mu­la­tion : A Recons­truc­tion of Marx’s Theory’, in Spa­ces of Capi­tal : Towards a Cri­ti­cal Geo­graphy, Edin­burgh : Edin­burgh Uni­ver­sity Press.
  • Har­vey, David 2003, The New Impe­ria­lism, Oxford : Oxford Uni­ver­sity Press.
  • Har­vey, David 2005, A Brief His­tory of Neo­li­be­ra­lism, Oxford : Oxford Uni­ver­sity Press.
  • Har­vey, David 2006, The Limits to Capi­tal, New Edi­tion, Lon­don : Ver­so.
  • Har­vey, David 2014, Seven­teen Con­tra­dic­tions and the End of Capi­ta­lism, Lon­don : Pro­fi­le Books.
  • Haug, Frig­ga 2007, Rosa Luxem­burg und die Kunst der Poli­tik, Ham­burg : Argu­ment-Ver­lag.
  • Hudis, Peter 2014, ‘The Dia­lec­tic of the Spa­tial Deter­mi­na­tion of Capi­tal : Rosa Luxemburg’s Accu­mu­la­tion of Capi­tal Recon­si­de­red’, Logos Jour­nal, avai­la­ble at : http://​logos​jour​nal​.com/​2​0​1​4​/​h​u​d​is/>.>
  • Hudis, Peter (ed.) 2013, The Com­ple­te Works of Rosa Luxem­burg. Volu­me I : Eco­no­mic Wri­tings 1, trans­la­ted by David Fern­bach, Joseph Frac­chia and Geor­ge Shri­ver, Lon­don : Ver­so.
  • Hudis, Peter and Kevin B. Ander­son (eds.) 2004, The Rosa Luxem­burg Reader, New York : Monthly Review Press.
  • Hudis, Peter and Paul Le Blanc (eds.) 2015, The Com­ple­te Works of Rosa Luxem­burg. Volu­me II : Eco­no­mic Wri­tings 2, trans­la­ted by Nicho­las Gray and Geor­ge Shri­ver, Lon­don : Ver­so.
  • Kowa­lik, Tadeusz 2014 [1971/​2012], Rosa Luxem­burg : Theory of Accu­mu­la­tion and Impe­ria­lism, trans­la­ted and edi­ted by Jan Topo­rows­ki and Han­na Szym­bors­ka, Basings­to­ke : Pal­gra­ve Mac­mi­llan.
  • Krät­ke, Michael R. 2006, ‘The Luxem­burg Deba­te : The Begin­nings of Mar­xian Macro-Eco­no­mics’, avai­la­ble at : http://​kapacc​.blog​.rosa​lux​.de/​f​i​l​e​s​/​2​0​1​4​/​0​3​/​L​u​x​e​m​b​u​r​g​– d​e​b​a​t​e​.​pdf.
  • Luxem­burg, Rosa 1975 [1925], Uvod u nacio­nal­nu eko­no­mi­ju [Intro­duc­tion to Natio­nal Eco­nomy], Zagreb : Cen­tar za kul­tur­nu dje­lat­nost omla­di­ne.
  • Luxem­burg, Rosa 1976 [1909], ‘The Natio­nal Ques­tion’, in The Natio­nal Ques­tion : Selec­ted Wri­tings, edi­ted by Hora­ce B. Davis, New York : Monthly Review Press.
  • Luxem­burg, Rosa 2003 [1913/​51], The Accu­mu­la­tion of Capi­tal, trans­la­ted by Agnes Sch­warzs­child, Lon­don : Routled­ge.
  • Luxem­burg, Rosa 2004a [1902], ‘A Tac­ti­cal Ques­tion’, in Hudis and Ander­son (eds.) 2004.
  • Luxem­burg, Rosa 2004b [1904], ‘The Pro­le­ta­rian Woman’, in Hudis and Ander­son (eds.) 2004.
  • Luxem­burg, Rosa 2004c [1907], ‘Address to the Inter­na­tio­nal Socia­list Women’s Con­fe­ren­ce’, in Hudis and Ander­son (eds.) 2004.
  • Luxem­burg, Rosa 2004d [1912], ‘Women’s Suf­fra­ge and Class Strug­gle’, in Hudis and Ander­son (eds.) 2004.
  • Luxem­burg, Rosa 2015a [1913], ‘The Accu­mu­la­tion of Capi­tal : A Con­tri­bu­tion to the Eco­no­mic Theory of Impe­ria­lism’, in Hudis and Le Blanc (eds.) 2015.
  • Luxem­burg, Rosa 2015b [1921], ‘The Accu­mu­la­tion of Capi­tal, Or, What the Epi­go­nes Have Made Out of Marx’s Theory – An Anti-Cri­ti­que’, in Hudis and Le Blanc (eds.) 2015.
  • Marx, Karl 1982 [1867], Capi­tal : A Cri­ti­que of Poli­ti­cal Eco­nomy. Volu­me One, trans­la­ted by Ben Fow­kes, Har­monds­worth : Pen­guin.
  • Marx, Karl 1991 [1893], Capi­tal : A Cri­ti­que of Poli­ti­cal Eco­nomy. Volu­me Three, trans­la­ted by David Fern­bach, Har­monds­worth : Pen­guin.
  • Marx, Karl 1992 [1885], Capi­tal : A Cri­ti­que of Poli­ti­cal Eco­nomy. Volu­me Two, trans­la­ted by David Fern­bach, Har­monds­worth : Pen­guin.
  • Panitch, Leo and Sam Gin­din 2003, ‘Glo­bal Capi­ta­lism and Ame­ri­can Empi­re’, in Socia­list Regis­ter 2004 : The New Impe­rial Cha­llen­ge, edi­ted by Leo Panitch and Colin Leys, Lon­don : Mer­lin Press.
  • Ping, He 2014, ‘Rosa Luxemburg’s Theo­ries on Capitalism’s Cri­ses : A Review of The Accu­mu­la­tion of Capi­tal’, avai­la­ble at : http://​kapacc​.blog​.rosa​lux​.de/​f​i​l​e​s​/​2​0​1​4​/​0​2​/​R​L​s​– t​h​e​o​r​y​– o​f​– c​r​i​s​i​s​– E​N​– W​L​1​.​pdf.
  • Qui­ro­ga, Manuel and Daniel Gai­do 2013, ‘The Early Recep­tion of Rosa Luxemburg’s Theory of Impe­ria­lism’, Capi­tal & Class, 37, 3 : 437 – 55.
  • Rid­dell, John 2014, ‘Cla­ra Zet­kin in the Lion’s Den’, John Rid­dell : Mar­xist Essays and Com­men­ta­ries, 12 January, avai­la­ble at : https://​john​rid​dell​.word​press​.com/​2​0​1​4​/​0​1​/​1​2​/​c​l​a​r​a​– z​e​t​k​i​n​– i​n​– t​h​e​– l​i​o​n​s​– d​en/​.
  • Sas­sen, Sas­kia 2010, ‘A Sava­ge Sor­ting of Win­ners and Losers : Con­tem­po­rary Ver­sions of Pri­mi­ti­ve Accu­mu­la­tion’, Glo­ba­li­za­tions, 7, 1 – 2 : 23 – 50.
  • Savran, Sun­gur and Ahmet E. Tonak 1999, ‘Pro­duc­ti­ve and Unpro­duc­ti­ve Labour : An Attempt at Cla­ri­fi­ca­tion and Clas­si­fi­ca­tion’, Capi­tal & Class, 23, 2 : 113 – 52.
  • Sch­midt, Ingo 2014, ‘Rosa Luxem­burg : Eco­no­mics for a New Socia­list Pro­ject’, New Poli­tics, Sum­mer, avai­la­ble at : http://newpol.org/content/rosa-luxemburg-economics-%E2%80%A8for-new-socialist-project.
  • Tho­mas, Peter D. 2006, ‘Being Max Weber’, New Left Review, II, 41 : 147 – 58.
  • Tomi­da­je­wicz, Janusz J. 2014, ‘«The Accu­mu­la­tion of Capi­tal » of Rosa Luxem­burg, and Sys­te­mic and Struc­tu­ral Reasons for the Pre­sent Cri­sis’, in Eco­no­mic Cri­sis and Poli­ti­cal Eco­nomy. Volu­me 2 of Essays in Honour of Tadeusz Kowa­lik, edi­ted by Ric­car­do Bello­fio­re, Ewa Kar­wows­ki and Jan Topo­rows­ki, Basings­to­ke : Pal­gra­ve Mac­mi­llan.
  • Wood, Ellen Meik­sins 2012, Liberty and Pro­perty : A Social His­tory of Wes­tern Poli­ti­cal Thought from Renais­san­ce to Enligh­ten­ment, Lon­don : Ver­so.
  1. Res­trin­gién­do­nos a las tra­duc­cio­nes dis­po­ni­bles en inglés, se pue­den iden­ti­fi­car varios trabajos/​discursos del perío­do de 1902 a 1914 en rela­ción con la « cues­tión de la mujer » : « A Tac­ti­cal Ques­tion » (1902), « Address to the Inter­na­tio­nal Socia­list Women’s Con­fe­ren­ce » (1907), « Women’s Suf­fra­ge and Class Strug­gle » (1912) y « The Pro­le­ta­rian Woman » (1914). Todos ellos inclui­dos en Hudis and Ander­son (eds.) 2004.
  2. Luxem­burg 2015a.
  3. In Hudis (ed.) 2013.
  4. Hudis 2014.
  5. Ibid.
  6. Véan­se las crí­ti­cas de Anton Pan­ne­koek, Gus­tav Ecks­tein, Otto Bauer y Karl Kautsky en Day and Gai­do (eds.) 2012. Por otro lado, tam­bién hubo res­pues­tas posi­ti­vas ; véa­se la rese­ña de Franz Meh­ring don­de dice : « Si bien algu­nos recha­zan el tra­ba­jo como un com­ple­to fra­ca­so, inclu­so denun­cián­do­lo como una com­pi­la­ción inú­til, otros lo con­si­de­ran el fenó­meno más sig­ni­fi­ca­ti­vo en la lite­ra­tu­ra socia­lis­ta des­de que Marx y Engels toma­ron la plu­ma. Este revi­sor per­te­ne­ce por com­ple­to al segun­do gru­po. ‘(Day and Gai­do (eds.) 2012, p 746.)
  7. Adler, Hudis and Las­chitza (eds.) 2011, p. 324.
  8. Quo­ted in Day and Gai­do (eds.) 2012, p. 677.
  9. Cier­ta­men­te las excep­cio­nes son Kowa­lik 2014 ; Hudis 2014 ; Bello­fio­re, Kar­wows­ki y Topo­rows­ki (eds.) 2014 ; Ping 2014 ; y Bello­fio­re 2010. Ade­más, pode­mos hablar de varios tipos de apli­ca­cio­nes de la dia­léc­ti­ca de la espa­cia­li­dad de Luxem­burg a dife­ren­tes teo­rías del « nue­vo impe­ria­lis­mo » que defi­ni­ti­va­men­te no son aná­li­sis sis­te­má­ti­cos de la teo­ría del impe­ria­lis­mo de Luxem­burg (y nos abs­ten­dre­mos de dis­cu­tir aquí la cali­dad de cada una de ellos), com­pa­rar : Har­vey 2001, 2003, 2005, 2006, 2014 ; Fede­ri­ci 2004 ; Sas­sen 2010 ; Arrighi 2004 ; Panitch y Gin­din 2003 ; Cox 1983. El tema del impe­ria­lis­mo es una par­te inte­gral de las nue­vas teo­rías crí­ti­cas y tie­ne una lar­ga his­to­ria, des­de Hob­son y Lenin a tra­vés de Luxem­burg, Buja­rin y Gue­va­ra, has­ta Fanon.
  10. Sch­midt 2014.
  11. Quo­ted in Bula­jić 1954, p. VIII.
  12. Quo­ted in Tho­mas 2006, p. 154.
  13. Duna­yevs­ka­ya 1981, p. 27.
  14. Ibid.
  15. Debe­mos tener en cuen­ta las con­tri­bu­cio­nes de Haug 2007 y Duna­yevs­ka­ya 1981.
  16. Adler, Hudis and Las­chitza (eds.) 2011, p. 153.
  17. Luxem­burg 2004c, p. 237.
  18. Cited in Duna­yevs­ka­ya 1981, p. 95.
  19. Luxem­burg 2004d, p. 240.
  20. Luxem­burg 2004a, p. 235.
  21. Luxem­burg 1976, p. 111.
  22. Luxem­burg 2015a, p. 330.
  23. Luxem­burg 2015b, pp. 449 – 50.
  24. Plan­tea una pre­gun­ta que cri­ti­ca direc­ta­men­te a Marx y sus « esque­mas sin san­gre » de las rela­cio­nes entre los dos depar­ta­men­tos (c + v + s) del segun­do volu­men de El Capi­tal : «¿Cómo enton­ces uno pue­de con­ce­bir correc­ta­men­te este pro­ce­so y sus leyes inter­nas de movi­mien­to ? median­te el uso de una fic­ción teó­ri­ca incruen­ta que decla­ra que todo este entorno, y los con­flic­tos e inter­ac­cio­nes den­tro de él, son inexis­ten­tes ? « Ver Luxem­burg 2015b, p. 450. Como lo sub­ra­ya Krät­ke 2006, p. 22 : « Cual­quier esfuer­zo por mejo­rar o ampliar los esque­mas mar­xis­tas es inú­til. En su opi­nión, los esque­mas de repro­duc­ción mar­xis­tas eran fun­da­men­tal­men­te defec­tuo­sos y nin­gu­na refor­mu­la­ción podría sal­var­los ».[/​note]. Para faci­li­tar la com­pren­sión de la repro­duc­ción amplia­da, Marx abs­trae el comer­cio exte­rior y exa­mi­na una nación ais­la­da, para pre­sen­tar cómo se rea­li­za la plus­va­lía en una socie­dad capi­ta­lis­ta ideal domi­na­da por la ley del valor que es una ley del mer­ca­do mun­dial24 Aun­que Luxem­burg correc­ta­men­te afir­ma que Marx no tra­ta en deta­lle el comer­cio exte­rior, ella igno­ra el hecho de que Marx colo­có ine­quí­vo­ca­men­te a la socie­dad que inves­ti­gó y ana­li­zó en el con­tex­to de la eco­no­mía glo­bal : « La pro­duc­ción capi­ta­lis­ta nun­ca exis­te sin el comer­cio exte­rior. Si se pre­su­po­ne la repro­duc­ción anual nor­mal en una esca­la deter­mi­na­da, tam­bién se supo­ne jun­to con esto que el comer­cio exte­rior reem­pla­za los artícu­los nacio­na­les úni­ca­men­te por los de otro uso o for­mas natu­ra­les, sin afec­tar … las pro­por­cio­nes de valor … Lle­var el comer­cio exte­rior a un aná­li­sis del valor del pro­duc­to repro­du­ci­do anual­men­te pue­de, por lo tan­to, con­fun­dir las cosas, sin pro­por­cio­nar nin­gún fac­tor nue­vo ni al pro­ble­ma ni a su solu­ción. Véa­se Marx 1992, p. 546.
  25. La dife­ren­cia entre el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo y el no pro­duc­ti­vo se inter­pre­ta a tra­vés del con­cep­to de Marx, pero tam­bién a tra­vés de una ela­bo­ra­ción de Savran y Tonak 1999 y Cáma­ra Izquier­do 2006. Los auto­res afir­man que la dife­ren­cia antes men­cio­na­da pre­sen­ta la base para enten­der el capi­ta­lis­mo en su con­jun­to y par­ti­cu­lar­men­te en el aná­li­sis de ras­gos espe­cí­fi­cos del capi­ta­lis­mo del siglo XX. El énfa­sis está en la dua­li­dad del pro­ble­ma, depen­dien­do de si nos refe­ri­mos al « tra­ba­jo pro­duc­ti­vo en gene­ral » o « tra­ba­jo pro­duc­ti­vo para el capi­tal ». Esta dis­tin­ción se con­si­de­ra muy impor­tan­te para com­pren­der la rela­ción entre el tra­ba­jo repro­duc­ti­vo (domés­ti­co) y el pro­ble­ma del tra­ba­jo no pro­duc­ti­vo.
  26. Luxem­burg 2015b, p. 587.
  27. Luxem­burg 2004b, p. 244.
  28. Para una ela­bo­ra­ción más deta­lla­da de un enfo­que socio­his­tó­ri­co de la teo­ría libe­ral occi­den­tal y el pen­sa­mien­to polí­ti­co moderno, con énfa­sis en la « tran­si­ción », com­pá­re­se Wood 2012.
  29. Luxem­burg 2004d, p. 240.
  30. Ibid.
  31. Ibid.
  32. Cited in Rid­dell 2014.
  33. Luxem­burg 2004d, p. 241.
  34. Luxem­burg 2004b, p. 243.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *