Pano­ra­ma de Áfri­ca en 2018: Polí­ti­ca elec­to­ral, esta­bi­li­dad social y nece­si­dad de un ver­da­de­ro desa­rro­llo eco­nó­mi­co (I) – Des­de la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go a Sudán es evi­den­te la nece­si­dad de solu­cio­nes con­ti­nen­ta­les

Intro­duc­ción

Hay mucho que apren­der de lo suce­di­do en el año 2018 en el con­ti­nen­te afri­cano don­de las nacio­nes Esta­do y las masas del pue­blo con­ti­núan su bús­que­da de una autén­ti­ca libe­ra­ción nacio­nal y de uni­dad. Este es el pri­me­ro de una serie de artícu­los que des­ta­can algu­nos aspec­tos de los acon­te­ci­mien­tos en el con­ti­nen­te, los cua­les seña­lan la nece­si­dad de cons­truir una exis­ten­cia inde­pen­dien­te para la cla­se obre­ra, el cam­pe­si­na­do y la juven­tud que pue­da garan­ti­zar un futu­ro prós­pe­ro libre del lega­do de la escla­vi­tud, el colo­nia­lis­mo y el neo­co­lo­nia­lis­mo.

Elec­cio­nes, esta­bi­li­za­ción y eco­no­mía de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les: Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca del Con­go y Ango­la

Las muy espe­ra­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en la Repú­bli­ca Demo­crá­ti­ca de Con­go (RDC) se pos­pu­sie­ron una sema­na al 30 de diciem­bre [de 2018].

Des­de que obtu­vo la inde­pen­den­cia en junio de 1960 este Esta­do rico en mine­ra­les situa­do en el «cora­zón de Áfri­ca» ha sido obje­to de una cam­pa­ña coor­di­na­da de des­es­ta­bi­li­za­ción por par­te de las nacio­nes impe­ria­lis­tas. La pri­me­ra per­so­na que desem­pe­ñó el car­go de Pri­mer Minis­tro, Patri­ce Lumum­ba, era un lucha­dor pan­afri­ca­nis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta que tra­tó de unir inter­na­men­te el anti­guo Con­go Bel­ga a bene­fi­cio de la mayo­ría de su pue­blo.

Lumum­ba que­ría con­ver­tir­se en una fuer­za que enca­be­za­ra la lucha por la uni­dad afri­ca­na jun­to con Kwa­me Nkru­mah de Gha­na, Ahmed Sekou Tou­re de Gui­nea-Conakry, Modi­bo Kei­ta de Mali y otros pro­gre­sis­tas que enca­be­za­ron los movi­mien­tos de liber­tad en las déca­das de 1950 y 1960. Tras lle­gar al poder gra­cias a una vic­to­ria elec­to­ral, en el cur­so de sie­te meses Lumum­ba sufrió la des­es­ta­bi­li­za­ción, un gol­pe polí­ti­co mili­tar, el arres­to domi­ci­lia­rio y final­men­te fue ase­si­na­do.

Des­de la muer­te de Lumum­ba en enero de 1961 has habi­do cri­sis recu­rren­tes pro­duc­to del lega­do del colo­nia­lis­mo. En las dos últi­mas déca­das la región orien­tal de la RDC ha sido fuen­te de acti­vi­dad rebel­de, gran par­te de la cual ha esta­do patro­ci­na­da tan­to por gobier­nos regio­na­les alia­dos de Washing­ton como por cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les impli­ca­das en la explo­ta­ción de los recur­sos mine­ra­les.

El pre­si­den­te Joseph Kabi­la lle­va en el poder des­de 2001 cuan­do fue ase­si­na­do su padre, Lau­rent Kabi­la. Su orga­ni­za­ción, Par­ti­do del Pue­blo para la Recons­truc­ción y la Demo­cra­cia, tie­ne su pro­pio can­di­da­to para el car­go más alto, Emma­nuel Rama­za­ni Sha­dary. Los par­ti­dos de la opo­si­ción res­pal­da­dos por impe­ria­lis­tas con intere­ses eco­nó­mi­cos en la indus­tria extrac­ti­va están crean­do una atmós­fe­ra en la que todo lo que no sea una vic­to­ria aplas­tan­te para ellos se denun­cia­rá como frau­de, del que acu­sa­rán al actual gobierno.

En los últi­mos años pare­ce que han dis­mi­nui­do las ten­sio­nes entre Kinsha­sa y los Esta­dos veci­nos de Ugan­da y Ruan­da. Esto supo­ne un cam­bio apa­ren­te des­de fina­les de la déca­da de 1990 cuan­do tras ayu­dar a Lau­rent Kabi­la a tomar el poder en 1997 de manos del dic­ta­dor Mobu­tu Sese Seko al que duran­te mucho tiem­po res­pal­dó por Esta­dos Uni­dos, Kiga­li y Kam­pa­la inva­die­ron RDC en 1998 en un inten­to falli­do por derro­car a este líder. La Comu­ni­dad de Desa­rro­llo de Áfri­ca Aus­tral des­ple­gó dece­nas de miles de sol­da­dos para dete­ner el gol­pe de Esta­do, lo que pro­vo­có un acuer­do de reti­ra­da para ambas par­tes y el esta­cio­na­mien­to de 12.500 sol­da­dos de las fuer­zas de man­te­ni­mien­to de la paz de la ONU (más de 18.000 en 2018) que con­ti­núan en el país.

Des­de 2016 la región de Kasai de la RDC, situa­da al sudoes­te, ha sido esce­na­rio de enfren­ta­mien­tos entre mili­cias que apo­yan y se opo­nen al gobierno de Kinsha­sa. A con­se­cuen­cia de ello cien­tos de miles de per­so­nas des­pla­za­das han hui­do a la veci­na Repú­bli­ca de Ango­la, don­de muchas de ellas tra­ba­jan en el sec­tor mine­ro infor­mal.

En el mes de octu­bre el gobierno de Ango­la orde­nó la depor­ta­ción de unos 300.000 con­go­le­ños a su país. Esta situa­ción ha crea­do pro­ble­mas de reasen­ta­mien­to en zonas en las que la vio­len­cia les había empu­ja­do al éxo­do.

Ango­la expe­ri­men­ta un pro­ce­so de rec­ti­fi­ca­ción en el que el recién ele­gi­do Pre­si­den­te Joao Lou­ren­co tra­ta de abor­dar las acu­sa­cio­nes de corrup­ción del ante­rior gobierno de José Eduar­do dos San­tos. Lou­ren­co está via­jan­do a varios Esta­dos en bus­ca de aso­cia­cio­nes y ayu­da para sos­te­ner y recons­truir la eco­no­mía nacio­nal y las infra­es­truc­tu­ras.

Tan­to la RDC como Ango­la son paí­ses que poseen una gran rique­za nacio­nal. Es indu­da­ble que para estos dos Esta­dos del cen­tro y sur de Áfri­ca la coope­ra­ción es mucho más bene­fi­cio­sa que las divi­sio­nes.

Una esta­bi­li­dad y un desa­rro­llo difí­ci­les de alcan­zar: Burun­di, Ruan­da y la Repú­bli­ca de Sudán

El pre­si­den­te [de Burun­di] Pie­rre Nku­run­zi­za ha man­te­ni­do su pues­to a la cabe­za de la jefa­tu­ra del Esta­do los últi­mos 13 años en un país basa­do en la agri­cul­tu­ra y sin sali­da al mar, que tie­ne una his­to­ria tur­bu­len­ta de con­flic­tos étni­cos y des­pla­za­mien­tos. Los par­ti­dos polí­ti­cos de la opo­si­ción afir­ma­ron hace tres años que, según el acuer­do de paz de 2005 que puso fin a más de una déca­da de gue­rra civil, el pre­si­den­te no tenía dere­cho a un ter­cer man­da­to pre­si­den­cial.

Las mani­fes­ta­cio­nes masi­vas no logra­ron des­alo­jar al gobierno al tiem­po que el temor a una olea­da de repre­sión y la posi­bi­li­dad de que se reanu­da­ra la gue­rra civil lle­va­ron a cien­tos de miles de per­so­nas a huir a los paí­ses veci­nos de Ruan­da y Tan­za­nia. El gobierno de Burun­di diri­gi­do por el par­ti­do de Nku­run­zi­za, el Con­se­jo Nacio­nal para la Defen­sa de la Demo­cra­cia — Fuer­zas para la Defen­sa de la Demo­cra­cia (CNDD-FDD, por sus siglas en inglés), ha adver­ti­do a los Esta­dos de la zona acer­ca de lo que con­si­de­ra una acti­vi­dad sub­ver­si­va por par­te de per­so­nas exi­lia­das des­ti­na­da fomen­tar el des­con­ten­to en el país.

Ruan­da y Burun­di com­par­ten una his­to­ria simi­lar de colo­ni­za­ción por par­te de Ale­ma­nia y Bél­gi­ca. La com­po­si­ción étni­ca de estos paí­ses, en los que los gru­pos domi­nan­tes son los hutu y los tutsi, con una mino­ría twa, fue un meca­nis­mo uti­li­za­do por el impe­ria­lis­mo para divi­dir, ven­cer y con­tro­lar.

En los últi­mos meses Kiga­li y Bujum­bu­ra se han enfren­ta­do diplo­má­ti­ca­men­te de un modo que ha lla­ma­do la aten­ción de los gobier­nos de la región. El pre­si­den­te de Ruan­da Paul Kaga­me fue muy crí­ti­co con la deci­sión de Nku­run­zi­za de per­ma­ne­cer en el poder a pesar de la deci­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Burun­di a favor del CNDD-FDD. Kaga­me enfa­ti­zó el hecho de que los acon­te­ci­mien­tos en Burun­di podían hacer que se reanu­da­ra una impor­tan­te gue­rra de carác­ter étni­co. Aun­que la pro­pia Ruan­da tam­bién ha reci­bi­do crí­ti­cas por ampliar la pre­si­den­cia de Kaga­me posi­ble­men­te otra déca­da o más, ambos líde­res se con­si­de­ran mutua­men­te adver­sa­rios.

Según un artícu­lo escri­to por Seli­na Diaby y Patrick Haja­yan­di acer­ca de la situa­ción entre Ruan­da y Burun­di, «en las últi­mas déca­das la región de los Gran­des Lagos se ha vis­to ensom­bre­ci­da por gue­rras civi­les y ha pade­ci­do las con­se­cuen­cias de una vio­len­cia patro­ci­na­da y de vio­la­cio­nes a gran esca­la de los dere­chos huma­nos que han deja­do millo­nes de per­so­nas muer­tas y otras des­pla­za­das, vio­la­das, muti­la­das, trau­ma­ti­za­das y sin espe­ran­za. Por con­si­guien­te, es nece­sa­rio que los diri­gen­tes de la Comu­ni­dad del Áfri­ca Orien­tal, la Unión Afri­ca­na y posi­ble­men­te las Nacio­nes Uni­das se tomen en serio el con­flic­to y la esca­la­da de ten­sio­nes entre Burun­di y Ruan­da, y el hecho de que supo­nen una ame­na­za para la esta­bi­li­dad regio­nal y con­ti­nen­tal» (News24, 16 de diciem­bre de 2018).

En la Repú­bli­ca de Sudán, por su par­te, se han cele­bra­do mani­fes­ta­cio­nes cen­tra­das en la cri­sis eco­nó­mi­ca que sufre este Esta­do pro­duc­tor de petró­leo. La par­ti­ción del que fue­ra el país más gran­de de Áfri­ca des­de el pun­to de vis­ta geo­grá­fi­co des­pués de 2013 y la caí­da en pica­do de los pre­cios del petró­leo en el mer­ca­do inter­na­cio­nal pro­vo­ca­da por el aumen­to deli­be­ra­do de la pro­duc­ción nacio­nal por par­te de Esta­dos Uni­dos bajo el gobierno Oba­ma han sumi­do a Jar­tún en una situa­ción deses­pe­ra­da.

En los últi­mos años el gobierno se ha acer­ca­do polí­ti­ca­men­te a Ara­bia Sau­dí y a los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) debi­do a su par­ti­ci­pa­ción en la gue­rra orques­ta­da por Esta­dos Uni­dos con­tra el pue­blo de Yemen. No obs­tan­te, más de vein­te per­so­nas han muer­to en el mes de diciem­bre debi­do a los inten­tos por par­te del gobierno de repri­mir las mani­fes­ta­cio­nes cen­tra­das en la capi­tal, con lo que en reali­dad se rati­fi­ca que las aso­cia­cio­nes con los socios meno­res del impe­ria­lis­mo no ofre­cen una sali­da a los peli­gros del neo­co­lo­nia­lis­mo en el siglo XXI.

Sin embar­go, el gobierno del pre­si­den­te Omar Has­san al-Bashir no pare­ce satis­fe­cho con sus inten­tos de «nor­ma­li­zar» las rela­cio­nes con Washing­ton y sus alia­dos en la región del Gol­fo. El pre­si­den­te via­jó a la Fede­ra­ción Rusa a prin­ci­pios de año don­de expre­só su cons­ter­na­ción por los actua­les acuer­dos con el régi­men de Donald Trump. En el mes de diciem­bre el diri­gen­te suda­nés hizo una visi­ta sor­pre­sa a Siria para man­te­ner con­ver­sa­cio­nes con el Pre­si­den­te Bashar al-Assad.

La Liga Ára­be, de la que Sudán es miem­bro, había inten­ta­do ais­lar a Siria des­de el comien­zo de la gue­rra impe­ria­lis­ta des­ti­na­da a derro­car al gobierno de Damas­co. Aho­ra los gobier­nos de Bah­rein y los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos están res­ta­ble­cien­do rela­cio­nes con Siria ya que todo indi­ca que los rebel­des res­pal­da­dos por Washing­ton han sido derro­ta­dos con la ayu­da de Mos­cú, la Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán y Hiz­bo­la del Líbano.

Estos acon­te­ci­mien­tos en Burun­di, Ruan­da y Sudán ilus­tran el carác­ter pre­ca­rio de los Esta­dos post­co­lo­nia­les afri­ca­nos a fina­les de la segun­da déca­da del siglo XXI. Las alian­zas con el impe­ria­lis­mo no ofre­cen bene­fi­cio alguno más allá de una posi­ble fal­sa «reha­bi­li­ta­ción» a cor­to pla­zo des­de el pun­to de vis­ta polí­ti­co res­pec­to a los cen­tros del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial.

Con­clu­sión: recur­sos eco­nó­mi­cos y la bús­que­da de la sobe­ra­nía

Aun­que todos los Esta­dos que hemos men­cio­na­do tie­nen un sig­ni­fi­ca­do estra­té­gi­co rela­cio­na­do con su rique­za mine­ral, su posi­cio­na­mien­to geo­grá­fi­co y los impe­ra­ti­vos de la uni­dad afri­ca­na, el pro­ce­so his­tó­ri­co del neo­co­lo­nia­lis­mo está des­ti­na­do a dete­ner un ver­da­de­ro desa­rro­llo y per­pe­tuar el domi­nio de Esta­dos Uni­dos, sus alia­dos euro­peos y las nacio­nes clien­tes en el con­ti­nen­te, jun­to con el lla­ma­do Orien­te Pró­xi­mo. Si Áfri­ca y sus recur­sos tan­to mate­ria­les como huma­nos se libe­ra­ran, podrían situar la región como una fuer­za des­ta­ca­da en el sis­te­ma mun­dial.

Sin embar­go, tras un pro­ce­so de más de seis déca­das de movi­mien­tos de libe­ra­ción nacio­nal y varios pro­yec­tos pan­afri­ca­nos, exis­te una ame­na­za cons­tan­te de reco­lo­ni­za­ción. La decla­ra­ción hecha en Ruan­da en mar­zo de 2018 de un Área Con­ti­nen­tal Afri­ca­na de Libre Comer­cio se pue­de con­si­de­rar un acon­te­ci­mien­to posi­ti­vo. Con todo, has­ta que no se aca­be con las con­tra­dic­cio­nes de cla­se here­da­das de siglos de escla­vi­tud y colo­ni­za­ción el carác­ter del cre­ci­mien­to y del desa­rro­llo no podrán pro­por­cio­nar la libe­ra­ción total de la mayo­ría de las per­so­nas tra­ba­ja­do­ras, agri­cul­to­ras y jóve­nes del con­ti­nen­te.

Un sim­ple vis­ta­zo rápi­do a varias nacio­nes impor­tan­tes de Áfri­ca pue­de pro­por­cio­nar una pers­pec­ti­va de lo que hay que hacer. Áfri­ca debe ser más cons­cien­te de sí mis­ma como pre­cur­so­ra impor­tan­te de los asun­tos inter­na­cio­na­les a la mane­ra del pun­to de vis­ta de Kwa­me Nkru­mah des­de la déca­da de 1950 a prin­ci­pios de la de 1970. Cuan­do se logre este nivel de auto­rrea­li­za­ción y de pro­yec­ción las posi­bi­li­da­des de trans­for­ma­ción pue­den lle­gar a ser aún más una fuer­za mate­rial e ideo­ló­gi­ca en el ámbi­to mun­dial.

Aba­yo­mi Azi­ki­we es direc­tor de Pan-Afri­can News Wire

3 de enero de 2019

Fuen­te: http://​www​.pam​ba​zu​ka​.org/​p​a​n​-​a​f​r​i​c​a​n​i​s​m​/​a​f​r​i​c​a​-​r​e​v​i​e​w​-​2​0​1​8​-​e​l​e​c​t​o​r​a​l​-​p​o​l​i​t​i​c​s​-​s​o​c​i​a​l​-​s​t​a​b​i​l​i​t​y​-​a​n​d​-​n​e​e​d​-​g​e​n​u​i​n​e​-​e​c​o​n​o​mic

[Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bas­tos.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *