¡¡¡No corrais que es peor…!!!

En nues­tro inocen­te anti­fran­quis­mo juve­nil creía­mos que lo peor era echar a correr cuan­do car­ga­ba la poli­cía o la guar­dia civil por­que si nos que­dá­ba­mos quie­tos no nos pega­rían ni nos patea­rían en el sue­lo, ni nos arras­tra­rían aga­rrán­do­nos por los pelos, ni nos deten­drían, tor­tu­ra­rían y encar­ce­la­rían… Dada nues­tra vir­gi­ni­dad polí­ti­ca, y embe­le­sa­dos por la ideo­lo­gía demo­cra­ti­cis­ta abs­trac­ta, pen­sá­ba­mos que las fuer­zas repre­si­vas res­pe­ta­rían los «dere­chos huma­nos». Muy pron­to apren­di­mos que lo mejor era salir corrien­do… para orga­ni­zar la defen­sa y con­tra­ata­car. Com­pren­di­mos que una mani­fes­ta­ción debía orga­ni­zar­se mili­tar­men­te a peque­ña esca­la, con sus obje­ti­vos, estra­te­gias, tác­ti­cas de apro­xi­ma­ción, avan­ce y pro­tec­ción de flan­cos, y cómo no, sobre todo de reti­ra­da segu­ra. Siem­pre había que tener una reta­guar­dia. Poco des­pués, des­cu­bri­mos que los mis­mos cri­te­rios ele­men­ta­les, con­ve­nien­te­men­te adap­ta­dos, ser­vían para toda lucha polí­ti­ca, sin­di­cal, social, cul­tu­ral, pací­fi­ca, estu­dian­til, veci­nal, no-vio­len­ta, de masas, etc., debi­do al con­te­ni­do polí­ti­co de lo mili­tar y al con­te­ni­do mili­tar de lo polí­ti­co. Y con son­ro­jo nos dimos cuen­ta que no había­mos inven­ta­do el fue­go: un nece­sa­rio baño de humil­dad.

Pero se nos insis­tía en que lo mejor era la espe­ra, la no pro­vo­ca­ción, por­que el rui­do de sables impe­día nego­ciar con la «bur­gue­sía demo­crá­ti­ca». Se nos decía que la impa­cien­cia ultra­iz­quier­dis­ta de Rosa Luxem­burg al decir que «quien no se mue­ve no sien­te las cade­nas», solo refor­za­ba al bún­ker por­que la gen­te tenía mie­do a la repre­sión y, ade­más, era cier­to aque­llo que «más vale malo cono­ci­do que bueno por cono­cer». La «izquier­da» expli­ca­ba exul­tan­te que ya no exis­tían fuer­zas repre­si­vas sino «tra­ba­ja­do­res del orden», que con un SÍ a la «demo­cra­cia» resol­ve­ría­mos todos los pro­ble­mas; al poco, esa «izquier­da» dis­ci­pli­nó a sus bases ame­na­zan­do que «quien se mue­ve no sale en la foto». Y acep­tó y pac­tó a la baja lo que el capi­tal qui­so: uni­dad espa­ño­la, pro­pie­dad pri­va­da, con­ti­nui­dad refor­za­da del Esta­do terro­ris­ta, monar­quía e Igle­sia – «dios nos lo da, dios nos lo qui­ta», «dios aprie­ta, pero no aho­ga»… ¿y si aho­ga?-, amne­sia social y men­ti­ra his­tó­ri­ca, desin­dus­tria­li­za­ción para «entrar» en Euro­pa y empo­bre­ci­mien­to para enri­que­cer al capi­tal… Un dilu­vio de hie­lo apa­gó en muchos sitios el fue­go de la liber­tad, y el grue­so de la izquier­da rene­gó de la esen­cia polí­ti­co-mili­tar del mar­xis­mo.

Des­de la segun­da mitad de los años 70 el capi­ta­lis­mo lan­zó una con­tra­ofen­si­va mun­dial des­ti­na­da a recu­pe­rar la tasa de ganan­cia, des­tro­zar a la URSS y derro­tar la lucha de cla­ses en su gene­ra­li­dad, en espe­cial a las orga­ni­za­cio­nes arma­das. La amne­sia social, el aban­dono de la teo­ría y la moda post crea­da por la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral, han extir­pa­do de la his­to­ria recien­te la tenaz resis­ten­cia del pro­le­ta­ria­do. A la vez, los efec­tos de la desin­dus­tria­li­za­ción y del feti­chis­mo de la mer­can­cía se suma­ron a los del refor­mis­mo. Todo ello logró que el capi­ta­lis­mo se recu­pe­ra­ra mal que bien sobre un ras­tro de san­gre y devas­ta­ción, con la eufo­ria del aplas­ta­mien­to de la URSS ocul­tan­do que ello fue debi­do más a razo­nes inter­nas que exter­nas. La suce­sión de sub­cri­sis y cri­sis par­cia­les cada vez más fre­cuen­tes e inten­sas, fue igno­ra­da por la bur­gue­sía y eran ridi­cu­li­za­dos los pocos mar­xis­tas que adver­tían de la pro­xi­mi­dad de la deba­cle que, como sabe­mos, esta­lló a fina­les de 2007. En las dos últi­mas déca­das, el capi­ta­lis­mo ha cam­bia­do en sus for­mas, ha desa­rro­lla­do con­tra­dic­cio­nes nue­vas y lo que es peor, ha agu­di­za­do al extre­mo su esen­cial irre­con­ci­lia­bi­li­dad con la vida.

Aho­ra, sobre este desier­to, avan­za el neo­fas­cis­mo; la repre­sión ha cul­mi­na­do con éxi­to el ase­si­na­to legal de Oier Gómez; aumen­ta el núme­ro de pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y socia­les, y de exi­lia­das y exi­lia­dos; pla­ni­fi­ca el encar­ce­la­mien­to de Nines Maes­tro, María Barriu­so y Bea­triz y de muchas otras per­so­nas de bien, sin­di­ca­lis­tas, perio­dis­tas, mili­tan­tes…; aho­ra, el Esta­do ha endu­re­ci­do su ata­que a Gara bus­can­do cerrar­lo para siem­pre: se equi­vo­can quie­nes redu­cen este gol­pe a un sim­ple pro­ble­ma de liber­tad de expre­sión, lo mis­mo que se equi­vo­ca­ron quie­nes sim­pli­fi­ca­ban la bru­ta­li­dad con­tra la juven­tud de Altsa­su a un hecho ais­la­do del con­tex­to vas­co, o quie­nes nie­gan la fun­ción estra­té­gi­ca de la ofen­si­va con­tra los gaz­tetxes o la fero­ci­dad patro­nal con­tra el movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal, o los ata­ques a la cul­tu­ra popu­lar vas­ca; aho­ra se per­ci­ben mejor que nun­ca antes los lími­tes insu­pe­ra­bles de las «nue­vas» estra­te­gias, esta­tu­tos, par­ti­dos, con­fluen­cias y ciu­da­da­nis­mos, mareas…

Hay que gol­pear lo más posi­ble al pue­blo tra­ba­ja­dor en la medi­da en que este se deje, pero las luchas pro­le­ta­rias en Eus­kal Herria indi­can que no se deja, o al menos resis­te en par­te. Hay que aplas­tar a otros pue­blos para saquear­los: la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la anhe­la la inme­dia­ta «recon­quis­ta» de Vene­zue­la. Hay que estru­jar la pro­pia tie­rra vas­ca y la bur­gue­sía se sal­ta sus limi­ta­das leyes medioam­bien­ta­les siem­pre que pue­de. Hay que mani­pu­lar a la pobla­ción, EiTB y la pren­sa se vuel­can con ahín­co en ello. ¿Por qué?

Por­que la eco­no­mía ha lle­ga­do al lími­te del cre­ci­mien­to: así lo dice nada menos que Janet Henry, impor­tan­te ana­lis­ta bur­gue­sa. Scholz, minis­tro ale­mán de Finan­zas, ase­gu­ra que se ha aca­ba­do la épo­ca de las vacas gor­das, mien­tras que Chi­na regis­tra la tasa de cre­ci­mien­to más baja des­de 1990. La Euro­zo­na cre­ce un 1,8% en 2018, la tasa más baja en cua­tro años, Ita­lia tam­bién entra en rece­sión, Fran­cia se estan­ca, el Bre­xit ame­na­za los cimien­tos, y, en pri­va­do, se reco­no­ce que el cre­ci­mien­to yan­qui es arti­fi­cial. La pren­sa espa­ño­la gri­ta albo­ro­za­da que cre­ce un 2,8% sin reco­no­cer que para la eco­no­mía con­ven­cio­nal un aumen­to del PIB de entre 2,5% y 3% es ya una «rece­sión téc­ni­ca», que ese aumen­to se sos­tie­ne sobre el empo­bre­ci­mien­to masi­vo, que no aumen­ta la pro­duc­ti­vi­dad y que, por no exten­der­nos, el capi­ta­lis­mo esta­tal espa­ñol ha retro­ce­di­do del pues­to 8 en 2009 al 14 en 2017 y se dis­cu­te si retro­ce­de­rá al 15 o 16 en 2021. Se nos pro­me­te que la tec­no­cien­cia nos sal­va­rá, pero se rige por tres reglas vita­les para el capi­tal: derro­tar al pro­le­ta­ria­do, mul­ti­pli­car la pro­duc­ti­vi­dad y el bene­fi­cio, y ven­cer en la gue­rra cai­ni­ta inter­bur­gue­sa; lue­go, si sobra algo y según cuan­ta pre­sión haga el pue­blo, ali­viar en algo sus penas.

Pues bien, en este nue­vo con­tex­to, se res­ca­ta la fra­ca­sa­da estra­te­gia y se nos dice que vol­va­mos a creer en la «demo­cra­cia» tole­ra­da por el capi­tal como úni­ca for­ma de acción polí­ti­ca; que fren­te al neo­fas­cis­mo y la irra­cio­na­li­dad oscu­ran­tis­ta al alza, hay que aglu­ti­nar a las «fuer­zas de pro­gre­so», des­de el PSOE a la CUP pasan­do por el PNV; que no son bue­nos los radi­ca­lis­mos, que asus­tan a la ciu­da­da­nía y que debe­mos espe­rar a mejo­res tiem­pos, a las famo­sas «con­di­cio­nes obje­ti­vas» para que enton­ces y solo enton­ces la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se diri­ja des­de la calle la acción en los par­la­men­tos espa­ño­les por muy auto­nó­mi­cos y fora­les que parez­can. Mien­tras tan­to, hay que espe­rar, pac­tar, con­sen­suar. La capa­ci­dad de auto­or­ga­ni­za­ción y de crea­ti­vi­dad del pue­blo debe ser supe­di­ta­da a la len­ta buro­cra­cia ins­ti­tu­cio­nal.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 1 de febre­ro 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: