¡¡¡No corrais que es peor…!!!

En nues­tro ino­cen­te anti­fran­quis­mo juve­nil creía­mos que lo peor era echar a correr cuan­do car­ga­ba la poli­cía o la guar­dia civil por­que si nos que­dá­ba­mos quie­tos no nos pega­rían ni nos patea­rían en el sue­lo, ni nos arras­tra­rían aga­rrán­do­nos por los pelos, ni nos deten­drían, tor­tu­ra­rían y encar­ce­la­rían… Dada nues­tra vir­gi­ni­dad polí­ti­ca, y embe­le­sa­dos por la ideo­lo­gía demo­cra­ti­cis­ta abs­trac­ta, pen­sá­ba­mos que las fuer­zas repre­si­vas res­pe­ta­rían los «dere­chos huma­nos». Muy pron­to apren­di­mos que lo mejor era salir corrien­do… para orga­ni­zar la defen­sa y con­tra­ata­car. Com­pren­di­mos que una mani­fes­ta­ción debía orga­ni­zar­se mili­tar­men­te a peque­ña esca­la, con sus obje­ti­vos, estra­te­gias, tác­ti­cas de apro­xi­ma­ción, avan­ce y pro­tec­ción de flan­cos, y cómo no, sobre todo de reti­ra­da segu­ra. Siem­pre había que tener una reta­guar­dia. Poco des­pués, des­cu­bri­mos que los mis­mos cri­te­rios ele­men­ta­les, con­ve­nien­te­men­te adap­ta­dos, ser­vían para toda lucha polí­ti­ca, sin­di­cal, social, cul­tu­ral, pací­fi­ca, estu­dian­til, veci­nal, no-vio­len­ta, de masas, etc., debi­do al con­te­ni­do polí­ti­co de lo mili­tar y al con­te­ni­do mili­tar de lo polí­ti­co. Y con son­ro­jo nos dimos cuen­ta que no había­mos inven­ta­do el fue­go: un nece­sa­rio baño de humil­dad.

Pero se nos insis­tía en que lo mejor era la espe­ra, la no pro­vo­ca­ción, por­que el rui­do de sables impe­día nego­ciar con la «bur­gue­sía demo­crá­ti­ca». Se nos decía que la impa­cien­cia ultra­iz­quier­dis­ta de Rosa Luxem­burg al decir que «quien no se mue­ve no sien­te las cade­nas», solo refor­za­ba al bún­ker por­que la gen­te tenía mie­do a la repre­sión y, ade­más, era cier­to aque­llo que «más vale malo cono­ci­do que bueno por cono­cer». La «izquier­da» expli­ca­ba exul­tan­te que ya no exis­tían fuer­zas repre­si­vas sino «tra­ba­ja­do­res del orden», que con un SÍ a la «demo­cra­cia» resol­ve­ría­mos todos los pro­ble­mas; al poco, esa «izquier­da» dis­ci­pli­nó a sus bases ame­na­zan­do que «quien se mue­ve no sale en la foto». Y acep­tó y pac­tó a la baja lo que el capi­tal qui­so: uni­dad espa­ño­la, pro­pie­dad pri­va­da, con­ti­nui­dad refor­za­da del Esta­do terro­ris­ta, monar­quía e Igle­sia – «dios nos lo da, dios nos lo qui­ta», «dios aprie­ta, pero no aho­ga»… ¿y si aho­ga?-, amne­sia social y men­ti­ra his­tó­ri­ca, des­in­dus­tria­li­za­ción para «entrar» en Euro­pa y empo­bre­ci­mien­to para enri­que­cer al capi­tal… Un dilu­vio de hie­lo apa­gó en muchos sitios el fue­go de la liber­tad, y el grue­so de la izquier­da rene­gó de la esen­cia polí­ti­co-mili­tar del mar­xis­mo.

Des­de la segun­da mitad de los años 70 el capi­ta­lis­mo lan­zó una con­tra­ofen­si­va mun­dial des­ti­na­da a recu­pe­rar la tasa de ganan­cia, des­tro­zar a la URSS y derro­tar la lucha de cla­ses en su gene­ra­li­dad, en espe­cial a las orga­ni­za­cio­nes arma­das. La amne­sia social, el aban­dono de la teo­ría y la moda post crea­da por la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral, han extir­pa­do de la his­to­ria recien­te la tenaz resis­ten­cia del pro­le­ta­ria­do. A la vez, los efec­tos de la des­in­dus­tria­li­za­ción y del feti­chis­mo de la mer­can­cía se suma­ron a los del refor­mis­mo. Todo ello logró que el capi­ta­lis­mo se recu­pe­ra­ra mal que bien sobre un ras­tro de san­gre y devas­ta­ción, con la eufo­ria del aplas­ta­mien­to de la URSS ocul­tan­do que ello fue debi­do más a razo­nes inter­nas que exter­nas. La suce­sión de sub­cri­sis y cri­sis par­cia­les cada vez más fre­cuen­tes e inten­sas, fue igno­ra­da por la bur­gue­sía y eran ridi­cu­li­za­dos los pocos mar­xis­tas que adver­tían de la pro­xi­mi­dad de la deba­cle que, como sabe­mos, esta­lló a fina­les de 2007. En las dos últi­mas déca­das, el capi­ta­lis­mo ha cam­bia­do en sus for­mas, ha desa­rro­lla­do con­tra­dic­cio­nes nue­vas y lo que es peor, ha agu­di­za­do al extre­mo su esen­cial irre­con­ci­lia­bi­li­dad con la vida.

Aho­ra, sobre este desier­to, avan­za el neo­fas­cis­mo; la repre­sión ha cul­mi­na­do con éxi­to el ase­si­na­to legal de Oier Gómez; aumen­ta el núme­ro de pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y socia­les, y de exi­lia­das y exi­lia­dos; pla­ni­fi­ca el encar­ce­la­mien­to de Nines Maes­tro, María Barriu­so y Bea­triz y de muchas otras per­so­nas de bien, sin­di­ca­lis­tas, perio­dis­tas, mili­tan­tes…; aho­ra, el Esta­do ha endu­re­ci­do su ata­que a Gara bus­can­do cerrar­lo para siem­pre: se equi­vo­can quie­nes redu­cen este gol­pe a un sim­ple pro­ble­ma de liber­tad de expre­sión, lo mis­mo que se equi­vo­ca­ron quie­nes sim­pli­fi­ca­ban la bru­ta­li­dad con­tra la juven­tud de Altsa­su a un hecho ais­la­do del con­tex­to vas­co, o quie­nes nie­gan la fun­ción estra­té­gi­ca de la ofen­si­va con­tra los gaz­tetxes o la fero­ci­dad patro­nal con­tra el movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal, o los ata­ques a la cul­tu­ra popu­lar vas­ca; aho­ra se per­ci­ben mejor que nun­ca antes los lími­tes insu­pe­ra­bles de las «nue­vas» estra­te­gias, esta­tu­tos, par­ti­dos, con­fluen­cias y ciu­da­da­nis­mos, mareas…

Hay que gol­pear lo más posi­ble al pue­blo tra­ba­ja­dor en la medi­da en que este se deje, pero las luchas pro­le­ta­rias en Eus­kal Herria indi­can que no se deja, o al menos resis­te en par­te. Hay que aplas­tar a otros pue­blos para saquear­los: la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la anhe­la la inme­dia­ta «recon­quis­ta» de Vene­zue­la. Hay que estru­jar la pro­pia tie­rra vas­ca y la bur­gue­sía se sal­ta sus limi­ta­das leyes medioam­bien­ta­les siem­pre que pue­de. Hay que mani­pu­lar a la pobla­ción, EiTB y la pren­sa se vuel­can con ahín­co en ello. ¿Por qué?

Por­que la eco­no­mía ha lle­ga­do al lími­te del cre­ci­mien­to: así lo dice nada menos que Janet Henry, impor­tan­te ana­lis­ta bur­gue­sa. Scholz, minis­tro ale­mán de Finan­zas, ase­gu­ra que se ha aca­ba­do la épo­ca de las vacas gor­das, mien­tras que Chi­na regis­tra la tasa de cre­ci­mien­to más baja des­de 1990. La Euro­zo­na cre­ce un 1,8% en 2018, la tasa más baja en cua­tro años, Ita­lia tam­bién entra en rece­sión, Fran­cia se estan­ca, el Bre­xit ame­na­za los cimien­tos, y, en pri­va­do, se reco­no­ce que el cre­ci­mien­to yan­qui es arti­fi­cial. La pren­sa espa­ño­la gri­ta albo­ro­za­da que cre­ce un 2,8% sin reco­no­cer que para la eco­no­mía con­ven­cio­nal un aumen­to del PIB de entre 2,5% y 3% es ya una «rece­sión téc­ni­ca», que ese aumen­to se sos­tie­ne sobre el empo­bre­ci­mien­to masi­vo, que no aumen­ta la pro­duc­ti­vi­dad y que, por no exten­der­nos, el capi­ta­lis­mo esta­tal espa­ñol ha retro­ce­di­do del pues­to 8 en 2009 al 14 en 2017 y se dis­cu­te si retro­ce­de­rá al 15 o 16 en 2021. Se nos pro­me­te que la tec­no­cien­cia nos sal­va­rá, pero se rige por tres reglas vita­les para el capi­tal: derro­tar al pro­le­ta­ria­do, mul­ti­pli­car la pro­duc­ti­vi­dad y el bene­fi­cio, y ven­cer en la gue­rra cai­ni­ta inter­bur­gue­sa; lue­go, si sobra algo y según cuan­ta pre­sión haga el pue­blo, ali­viar en algo sus penas.

Pues bien, en este nue­vo con­tex­to, se res­ca­ta la fra­ca­sa­da estra­te­gia y se nos dice que vol­va­mos a creer en la «demo­cra­cia» tole­ra­da por el capi­tal como úni­ca for­ma de acción polí­ti­ca; que fren­te al neo­fas­cis­mo y la irra­cio­na­li­dad oscu­ran­tis­ta al alza, hay que aglu­ti­nar a las «fuer­zas de pro­gre­so», des­de el PSOE a la CUP pasan­do por el PNV; que no son bue­nos los radi­ca­lis­mos, que asus­tan a la ciu­da­da­nía y que debe­mos espe­rar a mejo­res tiem­pos, a las famo­sas «con­di­cio­nes obje­ti­vas» para que enton­ces y solo enton­ces la lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se diri­ja des­de la calle la acción en los par­la­men­tos espa­ño­les por muy auto­nó­mi­cos y fora­les que parez­can. Mien­tras tan­to, hay que espe­rar, pac­tar, con­sen­suar. La capa­ci­dad de auto­or­ga­ni­za­ción y de crea­ti­vi­dad del pue­blo debe ser supe­di­ta­da a la len­ta buro­cra­cia ins­ti­tu­cio­nal.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 1 de febre­ro 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *