Rosa la Roja en Eus­kal Herria

«El terreno de la lega­li­dad bur­gue­sa del par­la­men­ta­ris­mo no es sola­men­te un cam­po de domi­na­ción para la cla­se capi­ta­lis­ta, sino tam­bién un terreno de lucha, sobre el cual tro­pie­zan los anta­go­nis­mos entre pro­le­ta­ria­do y bur­gue­sía. Pero del mis­mo modo que el orden legal para la bur­gue­sía no es más que una expre­sión de su vio­len­cia, para el pro­le­ta­ria­do la lucha par­la­men­ta­ria no pue­de ser más que la ten­den­cia a lle­var su pro­pia vio­len­cia al poder. Si detrás de nues­tra acti­vi­dad legal y par­la­men­ta­ria no está la vio­len­cia de la cla­se obre­ra, siem­pre dis­pues­ta a entrar en acción en el momen­to opor­tuno, la acción par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia se con­vier­te en un pasa­tiem­po tan espi­ri­tual como extraer agua con una espu­ma­de­ra. Los aman­tes del rea­lis­mo, que sub­ra­yan los “posi­ti­vos éxi­tos” de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria de la social­de­mo­cra­cia para uti­li­zar­los como argu­men­tos con­tra la nece­si­dad y la uti­li­dad de la vio­len­cia en la lucha obre­ra, no notan que esos éxi­tos, por más ínfi­mos que sean, solo pue­den ser con­si­de­ra­dos como los pro­duc­tos del efec­to invi­si­ble y laten­te de la vio­len­cia.»

Rosa Luxem­burg: «Una vez más el expe­ri­men­to bel­ga», Deba­te sobre la huel­ga de masas, PyP, nº 62, Car­ta­go, Argen­ti­na 1975, p. 110.

1.

Al poco de suble­var­se el fas­cis­mo inter­na­cio­nal en el Esta­do espa­ñol en julio de 1936, se for­mó el bata­lló de guda­ris comu­nis­tas Rosa Luxem­burg, en la Eus­kal Herria que resis­tía a la deses­pe­ra­da tras per­der la estra­té­gi­ca ciu­dad de Irún. Poco antes comu­nis­tas vas­cos habían for­ma­do la Colum­na Thäl­mann en honor al miem­bro del Par­ti­do Comu­nis­ta Ale­mán dete­ni­do en 1933, tor­tu­ra­do y enton­ces toda­vía encar­ce­la­do, pero ase­si­na­do en 1944. Tam­bién crea­ron el bata­llón Karl Liebk­necht en honor del revo­lu­cio­na­rio ase­si­na­do con Rosa. Estas y otras deci­sio­nes polí­ti­co-mili­ta­res mues­tran tan­to la con­cien­cia comu­nis­ta e inter­na­cio­na­lis­ta que arrai­ga­ba en el pro­le­ta­ria­do y en el cam­pe­si­na­do vas­co, y a la vez su entron­que esen­cial con los dere­chos nacio­na­les de su pue­blo.

El bata­llón Rosa Luxem­burg se for­mó con la lle­ga­da de cien­tos de volun­ta­rios que sabían per­fec­ta­men­te los ries­gos que asu­mían, tras una bata­lla en la que la des­pro­por­ción de medios entre el fas­cis­mo y la liber­tad era abso­lu­ta en bene­fi­cio de la bur­gue­sía. El bata­llón es famo­so por su heroís­mo y por su enor­me núme­ro de bajas de entre sus 1.400 volun­ta­rios: según nues­tros datos, fue el últi­mo en salir del infierno de Artxan­da. Que noso­tros sepa­mos, y asu­mien­do la posi­bi­li­dad de error, esta­mos ante pro­ba­ble­men­te la úni­ca uni­dad mili­tar con el nom­bre de la mili­tan­te ase­si­na­da en Ber­lín a comien­zos de 1919 por tro­pas que obe­de­cían las órde­nes de la social­de­mo­cra­cia y que se inte­gra­rían en el nazis­mo en 1923.

La dis­ci­pli­na, cohe­ren­cia y moral de lucha del comu­nis­mo vas­co ads­cri­to a la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta era reco­no­ci­da por todas las fuer­zas anti­fas­cis­tas, inclui­dos por el peque­ñi­to gru­po trots­kis­ta que tam­bién lucha­ba por la liber­tad nacio­nal, aun­que cono­cían la per­se­cu­ción cre­cien­te de sus cama­ra­das en la URSS, que no tar­da­rían en prac­ti­car­se en Cata­lun­ya con­tra el POUM y otras corrien­tes des­de mayo de 1937. De igual modo, los anar­quis­tas, tam­bién sabe­do­res de las dispu­tas his­tó­ri­cas con los comu­nis­tas, man­te­nían sin embar­go una con­fian­za mutua en la lucha con­tra la inva­sión fas­cis­ta. Para verano de 1936 era ya cono­ci­da la «exco­mu­nión» des­de 1925 de la revo­lu­cio­na­ria pola­ca por la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, como vere­mos.

Enton­ces, nos pre­gun­ta­mos: ¿qué vie­ron aque­llos dis­ci­pli­na­dos comu­nis­tas que mata­ban y morían en defen­sa del socia­lis­mo y de la liber­tad vas­ca, en una mili­tan­te abo­rre­ci­da por la III Inter­na­cio­nal que, ade­más, rela­ti­vi­za­ba mucho la inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das? ¿Qué escri­tos de ella, sobre ella y con­tra ella podían haber leí­do, tenien­do en cuen­ta que los de su auto­ría fue­ron reti­ra­dos en la URSS en la segun­da mitad de la déca­da de 1920 y que el aplas­ta­mien­to en san­gre de la revo­lu­ción ale­ma­na difi­cul­tó en extre­mo la difu­sión de sus ideas? Si todo lo rela­cio­na­do con la his­to­ria del Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­ka­di está bajo tres can­da­dos: el de la repre­sión fran­quis­ta y las fal­se­da­des bur­gue­sas inclui­das aquí el inte­rés del PNV por silen­ciar el deci­si­vo papel de los bata­llo­nes que no eran de su ideo­lo­gía; el de las pur­gas del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña con­tra la «des­via­ción nacio­na­lis­ta»; y el de la amne­sia impues­ta por el euro­co­mu­nis­mo obse­sio­na­do por ani­qui­lar toda memo­ria de lucha, con el bata­llón Rosa Luxem­burg hay que aña­dir una cuar­ta: la sim­bo­lo­gía de su nom­bre. Solo muy recien­te­men­te se ha empe­za­do a estu­diar su heroi­ca e impre­sio­nan­te his­to­ria.

Des­de su ori­gen, las y los comu­nis­tas lucha­ban tan­to con­tra la bur­gue­sía autóc­to­na como con­tra la pre­sen­cia del «ejér­ci­to impe­ria­lis­ta espa­ñol» en tie­rras vas­cas. El pri­mer inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta prác­ti­co fue el del comu­nis­mo vas­co. Aun­que en el VII Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta de 1935 se impu­so la línea del Fren­te Popu­lar que supe­di­ta­da la polí­ti­ca revo­lu­cio­na­ria a los acuer­dos con la bur­gue­sía nacio­nal-demo­crá­ti­ca para aunar fuer­zas anti­fas­cis­tas, ello no impi­dió a los comu­nis­tas recu­pe­rar la his­to­ria nacio­nal vas­ca des­de su ver­da­de­ro con­te­ni­do, el del pue­blo tra­ba­ja­dor opri­mi­do secu­lar­men­te por esa bur­gue­sía cuya corrien­te auto­no­mis­ta en lo polí­ti­co y reac­cio­na­ria en lo social, dudó has­ta el últi­mo segun­do en resis­tir­se al fas­cis­mo: sec­to­res del auto­no­mis­mo reac­cio­na­rio, sec­to­res del PNV, se escon­die­ron, huye­ron o se suma­ron al fas­cis­mo. Y los que apo­ya­ron a la II Repú­bli­ca y defen­die­ron las liber­ta­des vas­cas, lo hicie­ron tar­de, pre­sio­na­dos por sus bases popu­la­res y a medio gas, sin movi­li­zar los gran­des recur­sos indus­tria­les del capi­ta­lis­mo vas­co.

La gue­rra de 1936 – 1944 –año en el que final­men­te se rin­die­ron las tro­pas nazi-fas­cis­tas acan­to­na­das en Eus­kal Herria– fue ade­más de una gue­rra de inva­sión extran­je­ra tam­bién y a la vez una gue­rra social, una gue­rra de cla­ses en el seno del pue­blo vas­co. No pode­mos desa­rro­llar aho­ra esta dia­léc­ti­ca entre la lucha de cla­ses nacio­nal y la lucha de cla­ses inter­na­cio­nal en la que el nazi-fas­cis­mo y el fran­quis­mo fue­ron armas deci­si­vas del capi­tal en cri­sis, aun­que es la base que per­mi­te com­pren­der lo que sigue. En efec­to, los y las comu­nis­tas rei­vin­di­ca­ron la nación tra­ba­ja­do­ra dan­do nom­bres car­ga­dos de sim­bo­lo­gía a dos de sus bata­llo­nes: Rebe­lión de la Sal y Ger­ni­ka­ko Arbo­la.

El bata­llón lla­ma­do Rebe­lión de la Sal1 hacía honor a la suble­va­ción popu­lar que se fue auto­or­ga­ni­zan­do des­de 1631 has­ta esta­llar en 1634, con­tra el inten­to espa­ñol de recor­tar gra­ve­men­te el Sis­te­ma Foral que reco­no­cía dere­chos socia­les bási­cos, entre ellos el con­trol de pre­cios ase­qui­bles en pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad para el pue­blo tra­ba­ja­dor como era la sal, entre otros. Aumen­tar el pre­cio de la sal era empeo­rar las con­di­cio­nes de vida y cer­ce­nar gra­ve­men­te el Sis­te­ma Foral, obje­ti­vo desea­do por la bur­gue­sía comer­cial en ascen­so deseo­sa de inte­gra­se en el mer­ca­do esta­tal: la matxi­na­da, nom­bre en eus­ka­ra dado a las luchas de los ferro­nes, los tra­ba­ja­do­res explo­ta­dos en las ferre­rías, fue aplas­ta­da con la eje­cu­ción de seis per­so­nas.

El bata­llón lla­ma­do Ger­ni­ka­ko Arbo­la hacía honor al más cono­ci­do de los pue­blos en los que se deba­tían y apro­ba­ban leyes en el Sis­te­ma Foral. Aun­que man­da­ba el blo­que de cla­ses domi­nan­te en cada perío­do his­tó­ri­co y el pue­blo tra­ba­ja­dor era mar­gi­na­do en la toma de deci­sio­nes, pese a ello este sabía que mal que bien el Sis­te­ma Foral era menos malo que el orden impe­ran­te en el Esta­do espa­ñol y por eso lo defen­dió mien­tras pudo com­pen­sar con su vida la impa­ra­ble supe­rio­ri­dad eco­nó­mi­ca y mili­tar del Esta­do. Inva­di­da la zona penin­su­lar del País Vas­co en 1876, el ocu­pan­te se encon­tró con una tenaz resis­ten­cia pací­fi­ca abier­ta y sote­rra­da, y con una Admi­nis­tra­ción Foral inadap­ta­ble al sis­te­ma buro­crá­ti­co espa­ñol. Nece­si­ta­do urgen­te­men­te de fon­dos eco­nó­mi­cos y de paz social, Cáno­vas nego­ció con la bur­gue­sía vas­ca los Con­cier­tos Eco­nó­mi­cos, es decir, que la Admi­nis­tra­ción Foral siguie­ra fun­cio­nan­do en bene­fi­cio de la bur­gue­sía autóc­to­na, pero que esta paga­se al Esta­do espa­ñol un Cupo, o mejor una «repa­ra­ción de gue­rra» según la váli­da defi­ni­ción hecha por el soció­lo­go bur­gués Max Weber2 en su via­je al País Vas­co en 1898.

Al mar­gen de estos cam­ba­la­ches inter­bur­gue­ses, el pue­blo tra­ba­ja­dor siguió defen­dien­do el valor sim­bó­li­co de Ger­ni­ka dado que repre­sen­ta, des­de la his­to­ria social de las cla­ses explo­ta­das, un reduc­to legi­ti­ma­dor de los bie­nes comu­na­les, de las for­mas socio­po­lí­ti­cas basa­das en ellos, de la len­gua y cul­tu­ra, etc. La cohe­ren­cia de los comu­nis­tas al nom­brar bata­llo­nes con la his­tó­ri­ca matxi­na­da de 1634 y con Ger­ni­ka es inne­ga­ble por­que asu­mía y actua­li­za­ba en 1936 – 1937 otra his­to­ria nacio­nal opues­ta a la bur­gue­sa tan­to en su ver­sión autóc­to­na como en la espa­ño­la, lo que expli­ca el bom­bar­deo de Ger­ni­ka como el silen­cio cuan­do no los ata­ques de la his­to­rio­gra­fía capi­ta­lis­ta al valor de lo comu­nal en la cul­tu­ra popu­lar vas­ca. ¿Aca­so no hicie­ron los mis­mo Marx y Engels al apo­yar las luchas de los pue­blos con­tra la explo­ta­ción colo­nial que les saquea­ba sus recur­sos, cul­tu­ras y bie­nes comu­nes?

Y tam­bién expli­ca el que, una vez impues­to el nacio­na­lis­mo espa­ñol en su for­ma repu­bli­ca­na en el Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña des­de mayo de 1937 se pusie­ra en mar­cha una depu­ra­ción y pur­ga de la «des­via­ción nacio­na­lis­ta» en los comu­nis­tas que defen­dían la inde­pen­den­cia de sus pue­blos3. Ade­más, el esta­li­nis­mo apor­ta­ba otro argu­men­to para las depu­ra­cio­nes y pur­gas: las ideas de Marx sobre el valor de lo comu­nal, sobre los modos comu­na­les de pro­duc­ción, etc., no eran impor­tan­tes por­que lo deci­si­vo era que la revo­lu­ción mun­dial debía tran­si­tar obli­ga­to­ria­men­te por el mode­lo eta­pis­ta ofi­cia­li­za­do por la III Inter­na­cio­nal. Ocu­rría que en Eus­kal Herria aún en esos años exis­tían gran­des exten­sio­nes de tie­rras comu­na­les y públi­cas de las Dipu­tacio­nes, ayun­ta­mien­tos, con­ce­jos, cua­dri­llas, etc.; que des­de hacía tiem­po eran codi­cia­das por la bur­gue­sía apo­ya­da por los Esta­dos fran­cés y espa­ñol; que las resis­ten­cias popu­la­res para impe­dir su expo­lio y pri­va­ti­za­ción fue­ron median­te toda cla­se de accio­nes inclui­das gue­rras defen­si­vas deses­pe­ra­das.

Si debe­mos decir a cien­cia cier­ta que los comu­nis­tas vas­cos cono­cían esa his­to­ria y defen­dían la recu­pe­ra­ción de las tie­rras comu­na­les. No pode­mos decir a cien­cia cier­ta que cono­cie­ran los lar­gos y docu­men­ta­dos capí­tu­los escri­tos sobre el par­ti­cu­lar por Rosa Luxem­burg en su cele­bé­rri­ma obra La acu­mu­la­ción del capi­tal de diciem­bre de 1912 sobre todo des­de el capí­tu­lo XXVII has­ta el final, en los que estu­dió minu­cio­sa­men­te el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co de las for­mas de pro­pie­dad comu­nal, de las resis­ten­cias de sus pue­blos a las inva­sio­nes occi­den­ta­les, etc. Dejó escri­tas pági­nas bri­llan­tes sobre el saqueo y pri­va­ti­za­ción de los bie­nes comu­na­les y de los pue­blos que vivían de ellos como, por ejem­plo, los que pobla­ban Amé­ri­ca4, pero tam­bién estu­dió con dete­ni­mien­to la inva­sión fran­ce­sa de Arge­lia en la que posi­ble­men­te par­ti­ci­pa­ran sol­da­dos vas­cos a las órde­nes de impe­ria­lis­mo fran­cés. En lo esen­cial, sus ideas son apli­ca­bles a Eus­kal Herria sal­van­do las dis­tan­cias espa­cio-tem­po­ra­les: tal vez fue posi­ble que estas ideas jun­to a otras obras de ella lle­ga­ran de algún modo a los comu­nis­tas vas­cos.

Nun­ca lo sabre­mos con exac­ti­tud por­que la pra­xis de Rosa Luxem­burg fue some­ti­da a una impla­ca­ble cen­su­ra y ocul­ta­ción pri­me­ro por la social­de­mo­cra­cia y la dere­cha ale­ma­na; pocos años des­pués por el esta­li­nis­mo, y por últi­mo, mani­pu­la­da por la dere­cha y el refor­mis­mo como ejem­plo con­tra Lenin y Sta­lin. Inclu­so des­de antes de la revo­lu­ción de 1905, sus ideas ya empe­za­ban a ser ais­la­das den­tro de la social­de­mo­cra­cia, y ella mis­ma obje­to de un recha­zo chau­vi­nis­ta ger­má­ni­co difu­so al prin­ci­pio aun­que cada vez más acen­tua­do con­tra su iden­ti­dad pola­ca. Cada vez de mane­ra más acen­tua­da tuvo que publi­car sus escri­tos en su par­ti­do pola­co ante las difi­cul­ta­des «téc­ni­cas» cre­cien­tes que encon­tra­ba en Ale­ma­nia.

2.

La buro­cra­cia social­de­mó­cra­ta no había lle­ga­do aún a con­tro­lar el par­ti­do cuan­do Rosa empe­zó a ser cono­ci­da por sus apor­ta­cio­nes teó­ri­cas fun­da­men­tal­men­te en dos cues­tio­nes deci­si­vas: la cues­tión nacio­nal en 1896 y la crí­ti­ca radi­cal del refor­mis­mo de Berns­tein en 1899. Sobre la pri­me­ra, Rosa opi­na­ba que el con­tex­to de fina­les del siglo XIX había cam­bia­do con res­pec­to al de la épo­ca en la que Marx y Engels defen­día la inde­pen­den­cia de Polo­nia. Según Rosa, el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta había hecho de Polo­nia la indus­tria más poten­te del impe­rio zaris­ta crean­do una depen­den­cia mutua entre la bur­gue­sía pola­ca y la rusa en base a la uni­dad de mer­ca­do, y por ello mis­mo entre el pro­le­ta­ria­do pola­co y el ruso: se había abier­to una nue­va fase de lucha de cla­ses en la que rei­vin­di­car el dere­cho a la inde­pen­den­cia pola­ca era rom­per la uni­dad estra­té­gi­ca del pro­le­ta­ria­do, escin­dir­lo en bene­fi­cio del capi­ta­lis­mo. Con los años, Rosa exten­de­ría esta tesis al con­jun­to de la lucha de cla­ses mun­dial.

Rosa no nega­ba en modo alguno los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos opri­mi­dos: los defen­día con ahín­co, pero pen­sa­ba que su eta­pa his­tó­ri­ca pro­gre­sis­ta ya había con­clui­do con el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta. Los dere­chos de los pue­blos solo podrían resol­ver­se en el avan­ce al socia­lis­mo cuan­do sus cul­tu­ras y len­guas fue­ran res­pe­ta­das por la demo­cra­cia obre­ra mien­tras se iba dilu­yen­do el Esta­do y el capi­ta­lis­mo, y con ellos todas las opre­sio­nes. Has­ta enton­ces las cla­ses tra­ba­ja­do­ras de los Esta­dos opre­so­res y de los pue­blos opri­mi­dos debían luchar en uni­dad revo­lu­cio­na­ria con­tra la uni­dad con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria del capi­tal.

Los hechos ya habían demos­tra­ron para enton­ces que la opre­sión nacio­nal era y es una de las fuer­zas socia­les más con­tra­dic­to­ria que exis­ten, por­que pue­den hacer que la lucha de cla­ses gire a la revo­lu­ción o a la con­tra­rre­vo­lu­ción, según qué obje­ti­vos se mar­quen y qué estra­te­gia se emplee. En este sen­ti­do, son reve­la­do­ras las pala­bras de Eric Blanc5 cuan­do en su lar­go estu­dio sobre Rosa Luxem­burg en la Polo­nia de 1898 – 1903, sos­tie­ne que sus accio­nes tuvie­ron efec­tos con­tra­dic­to­rios y trá­gi­cos. Lo sor­pren­den­te es que tras acer­tar y acep­tar que el saqueo impe­ria­lis­ta de los «arra­ba­les»6 del capi­ta­lis­mo enton­ces desa­rro­lla­do no haría sino aumen­tar, a pesar de esta coin­ci­den­cia ple­na con otros mar­xis­tas, sin embar­gó siguió insis­tien­do en la no impor­tan­cia de las luchas de libe­ra­ción.

Se deba­te mucho sobre por qué Rosa se man­tu­vo fir­me en su recha­zo del dere­cho a la inde­pen­den­cia, tan­to que aquí no pode­mos ni siquie­ra resu­mir las dife­ren­tes pos­tu­ras. Por exi­gen­cias de bre­ve­dad, noso­tros pen­sa­mos que el pro­ble­ma radi­ca en su limi­ta­da com­pren­sión de la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta. Aun­que hay auto­res que no pres­tan ape­nas aten­ción a la dia­léc­ti­ca en Rosa, como Gre­gory A. Albo7, otros muchos sí lo hacen: María-José Aubet8, Lelio Bas­so, Oskar Negt9… han rei­vin­di­ca­do con fuer­za su domi­nio del méto­do dia­léc­ti­co sin el cual no se entien­den sus gran­des apor­ta­cio­nes. Lue­go vere­mos que Rosa Luxem­burg sí domi­na­ba bien la dia­léc­ti­ca de lo polí­ti­co, como demos­tró en su crí­ti­ca al refor­mis­mo y en la defen­sa gené­ri­ca de la demo­cra­cia socia­lis­ta; pero en otras pro­ble­má­ti­cas no lo logró, como en la nacio­nal, la teo­ría de la orga­ni­za­ción, el pro­ble­ma de los esque­mas de repro­duc­ción del libro II de El Capi­tal

Raya Duna­yevs­ka­ya10 sos­tie­ne que Rosa no com­pren­dió bien la «dia­léc­ti­ca de la his­to­ria», y por tan­to no cap­tó el poten­cial revo­lu­cio­na­rio del dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. D. Ben­saïd y Samy Nair11, afir­man que su dia­léc­ti­ca era más hege­lia­na que mar­xis­ta, lo que expli­ca las defi­cien­cias de su teo­ría de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y sus rela­cio­nes con la com­ple­ji­dad del pro­ce­so de con­cien­cia­ción de la cla­se tra­ba­ja­do­ra y, por tan­to, el con­te­ni­do y el papel de «lo polí­ti­co» en todos los aspec­tos de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Michael Löwy12 tam­bién comen­ta sobre cier­ta ambi­güe­dad en su «opti­mis­mo deter­mi­nis­ta». Leyen­do el Folle­to de Junius que Rosa escri­bió en la cár­cel en 1915, en espe­cial su capí­tu­lo VII, apre­cia­mos las limi­ta­cio­nes de su dia­léc­ti­ca.

Paul Mat­tik13 se posi­cio­na por las tesis de Lenin en el deba­te con Rosa sobre los esque­mas de la repro­duc­ción y acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y sobre que el papel deci­si­vo radi­ca en la pro­duc­ción y no en la cir­cu­la­ción, como sos­te­nía Rosa. Mat­tik aña­de con razón que ni uno ni otra com­pren­die­ron en pro­fun­di­dad el sig­ni­fi­ca­do de la ley de caí­da ten­den­cial de la tasa media de bene­fi­cio. Henryk Gross­mann14 dice que la «solu­ción» de Rosa al pro­ble­ma de los esque­mas de la repro­duc­ción en el libro II de El Capi­tal de Marx, es «un méto­do cómo­do» de sali­da del calle­jón teó­ri­co en el que ella mis­ma se ha meti­do, con­sis­ten­te en afir­mar sin prue­bas que hay «lagu­nas» en esa par­te de la obra mar­xia­na. Exten­dien­do su crí­ti­ca sobre quie­nes sos­tie­nen ideas pare­ci­das a las de Rosa Luxem­burg, como por ejem­plo Fritz Stern­berg, Gross­mann les acha­ca no tener «nin­gu­na for­ma­ción filo­só­fi­ca». Años más tar­de, Bera­men­di y Fio­ra­ban­ti15 sos­ten­drán sobre este mis­mo pro­ble­ma que Rosa tenía una visión del capi­ta­lis­mo si no lineal, sí al menos uni­la­te­ral.

Siguien­do con el deba­te sobre las defi­cien­cias del méto­do de Rosa al estu­diar los esque­mas de repro­duc­ción, Louis Gill extien­de esa debi­li­dad al grue­so del mar­xis­mo de la II Inter­na­cio­nal por su defi­ci­ta­ria com­pren­sión del méto­do dia­léc­ti­co de Marx debi­do a que los impres­cin­di­bles Grun­dris­se16, sin cuyo estu­dio es muy difí­cil com­pren­der el méto­do de El Capi­tal, fue­ron publi­ca­dos por pri­me­ra vez en 1939, y en una edi­ción muy cor­ta some­ti­da de inme­dia­to a los ava­ta­res de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, de modo que no fue has­ta la déca­da de 1950 cuan­do pudie­ron empe­zar a ser estu­dia­dos con dete­ni­mien­to.

Ernest Man­del17 no entra al deba­te sobre las limi­ta­cio­nes del méto­do de Rosa en su crí­ti­ca de los esque­mas de repro­duc­ción de Marx, sino que, ade­más de corre­gir en algo a Gross­mann, expli­ca que en reali­dad Rosa plan­teó una duda solo reso­lu­ble si se da un paso ade­lan­te en refle­xión teó­ri­ca revo­lu­cio­na­ria, entran­do a deba­tir nada menos que la teo­ría de la cri­sis capi­ta­lis­ta. Aquí, en la deci­si­va teo­ría mar­xis­ta de la cri­sis, L. Gill reco­no­ce que Rosa Luxem­burg, si bien esta­ba equi­vo­ca­da en su crí­ti­ca a los esque­mas de repro­duc­ción, conec­tó con la teo­ría de Marx sobre que la cri­sis sur­gen de la his­to­ri­ci­dad y tran­si­to­rie­dad del capi­ta­lis­mo18, lo que le gran­jeó el fuer­te recha­zo del refor­mis­mo social­de­mó­cra­ta que defen­día la tesis de que el capi­ta­lis­mo se per­pe­túa y que solo la refor­ma pue­de irlo cam­bian­do poco a poco hacia el socia­lis­mo.

Mien­tras que la dia­léc­ti­ca de Marx y Engels enla­za en una tota­li­dad pro­ce­sual el inte­rior de las con­tra­dic­cio­nes nacio­na­les, de la orga­ni­za­ción y de la espon­ta­nei­dad, y del pro­ble­ma de «derrum­be» del capi­ta­lis­mo, la dia­léc­ti­ca hege­lia­na de Rosa redu­cía esta tota­li­dad com­ple­ja y con­tra­dic­to­ria a un movi­mien­to casi auto­má­ti­co y casi obje­ti­vis­ta y deter­mi­nis­ta que nos recuer­da al des­en­vol­vi­mien­to de la Idea. Nor­man Geras dice que la obra de Rosa ha sido inter­pre­ta­da como una espe­cie de «fata­lis­mo polí­ti­co»19 por­que una lec­tu­ra super­fi­cial da la sen­sa­ción de un «inevi­ta­ble des­ca­la­bro» del capi­ta­lis­mo, pero que se tra­ta de una ter­gi­ver­sa­ción o cari­ca­tu­ra. Michael Lowy20 ha escri­to amplia­men­te sobre la filo­so­fía de la pra­xis inser­ta en Rosa Luxem­burg, con­fir­man­do con otras pala­bras lo tam­bién demos­tra­do por Raya Duna­yevs­ka­ya al ase­gu­rar sobre Rosa que: « en su caso pudo decir­se que el inte­lec­to se vuel­ve volun­tad, se vuel­ve acto»21.

3.

Pode­mos decir que par­te de las difi­cul­ta­des de Rosa pro­ve­nien­tes de los lími­tes del méto­do que emplea­ba se resol­vie­ron gra­cias al papel de la filo­so­fía de la pra­xis en la lucha polí­ti­ca, en la denun­cia bri­llan­te del refor­mis­mo, que es el segun­do deba­te, el de 1899, al que nos hemos refe­ri­do arri­ba. En reali­dad Berns­tein no aña­dió nada nue­vo a los refor­mis­mos ante­rio­res. Su méri­to con­sis­te en haber­los sin­te­ti­za­do de for­ma cohe­ren­te en un úni­co libro. Bo Gus­tafs­son reco­no­ce que fue Rosa Luxem­burg la que dejó acla­ra­do que Berns­tein no tuvo nin­gu­na idea nue­va22 que, como dice el autor, no estu­vie­ra ya en Lan­ge y otros nekan­tia­nos, socia­lis­tas de cáte­dra, socia­lis­tas refor­mis­tas den­tro de la pro­pia social­de­mo­cra­cia… Para Rosa Luxem­burg la doc­tri­na de Berns­tein esta­ba «com­pues­ta por peda­ci­tos de todos los sis­te­mas posi­bles»23. Nes­tor Kohan indi­ca que el ata­que de Berns­tein a la dia­léc­ti­ca mar­xis­ta, res­pon­di­do por Rosa24, for­ma par­te de la opo­si­ción reac­cio­na­ria y refor­mis­ta al mar­xis­mo tam­bién aho­ra mis­mo.

Tie­ne razón Mat­tik cuan­do afir­ma en el tex­to cita­do que las crí­ti­cas de Rosa al refor­mis­mo son las más pode­ro­sas de todas, dan­do a enten­der cla­ra­men­te que tam­po­co Lenin estu­vo a su altu­ra. Aun­que ambos esta­ban edu­ca­dos en el hori­zon­te teó­ri­co de la II Inter­na­cio­nal fue Rosa la que pri­me­ro se cer­cio­ró del refor­mis­mo des­ca­ra­do de Berns­tein, y sobre todo la que pri­me­ro intu­yó las ambi­güe­da­des de Kautsky mien­tras que Lenin tar­dó bas­tan­te más tiem­po. Sin duda, la ágil y pene­tran­te dia­léc­ti­ca polí­ti­ca que ver­te­bra su clá­si­ca obra Refor­mis­mo o revo­lu­ción le per­mi­tió vis­lum­brar siquie­ra borro­sa­men­te pero des­de lue­go antes que nadie, el fon­do de deter­mi­nis­mo eco­no­mi­cis­ta de Kautsky. En la cues­tión crí­ti­ca de la ideo­lo­gía refor­mis­ta sobre el avan­ce al socia­lis­mo median­te refor­mas socia­les, Rosa sin­te­ti­za las apor­ta­cio­nes de diver­sos auto­res refor­mis­tas en el blo­que for­ma­do por el sin­di­ca­lis­mo, la refor­ma social y la demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca del Esta­do como los «medios para la rea­li­za­ción pro­gre­si­va del socia­lis­mo»25. Los hechos le die­ron la razón.

Pero una crí­ti­ca más impor­tan­te aún radi­ca aquí: «Berns­tein decla­ra que la ley de la plus­va­lía de Marx es una mera abs­trac­ción […] un pro­duc­to de la ima­gi­na­ción»26. La plus­va­lía, dicho bási­ca­men­te, es el ali­men­to del capi­ta­lis­mo, negar su exis­ten­cia, redu­cir­la a una abs­trac­ción es negar la obje­ti­vi­dad del capi­ta­lis­mo sus­ti­tu­yén­do­lo por una socie­dad idí­li­ca, sin explo­ta­ción ni lucha de cla­ses. La nece­si­dad cie­ga de aumen­tar la plus­va­lía para aumen­tar el bene­fi­cio y supe­rar la com­pe­ten­cia inter­bur­gue­sa lle­va al capi­ta­lis­mo a endu­re­cer, inten­si­fi­car y exten­der la explo­ta­ción asa­la­ria­da, desa­rro­llar el mili­ta­ris­mo y recor­tar su pro­pio sis­te­ma demo­crá­ti­co. Des­de esta cer­ti­dum­bre teó­ri­ca basa­da en la vera­ci­dad cien­tí­fi­ca de la ley de la plus­va­lía, Rosa vati­ci­nó lo que sigue:

Como resul­ta­do del desa­rro­llo de la eco­no­mía mun­dial y de la agu­di­za­ción y gene­ra­li­za­ción de la com­pe­ten­cia en el mer­ca­do mun­dial, el mili­ta­ris­mo y la polí­ti­ca de las gran­des flo­tas se han vuel­to, en tan­to que ins­tru­men­tos de polí­ti­ca mun­dial, un fac­tor deci­si­vo tan­to en la vida inte­rior como en la vida exte­rior de las gran­des poten­cias. Si es cier­to que la polí­ti­ca mun­dial y el mili­ta­ris­mo repre­sen­tan una fase ascen­den­te en la eta­pa que atra­vie­sa el capi­ta­lis­mo en la actua­li­dad, enton­ces la demo­cra­cia bur­gue­sa debe des­pla­zar­se, lógi­ca­men­te, en sen­ti­do des­cen­den­te27.

La crí­ti­ca del refor­mis­mo no solo era teó­ri­ca. Pocos meses des­pués de esta anda­na­da, Rosa pro­ce­de a la crí­ti­ca de la prác­ti­ca del refor­mis­mo fran­cés cuan­do el socia­lis­ta Mille­rand se inte­gra en el gobierno en 1899. En un tex­to de 1900 – 1901 sobre la cri­sis en Fran­cia, Rosa enu­me­ra la tri­lo­gía prác­ti­ca, polí­ti­ca y teó­ri­ca de movi­li­za­ción de masas que impul­sa­ban para arri­ba al socia­lis­mo fran­cés, y des­pués ana­li­za el giro al cen­tro del socia­lis­mo que había entra­do en el gobierno cen­tris­ta:

1) Sus con­sig­nas son las más avan­za­das, de modo que cuan­do com­pi­ten en las elec­cio­nes con los par­ti­dos bur­gue­ses hacen valer la pre­sión de las masas que votan. 2) Denun­cian cons­tan­te­men­te al gobierno ante el pue­blo y agi­tan la opi­nión públi­ca. 3) Su agi­ta­ción den­tro y fue­ra del par­la­men­to atrae a masas cada vez más nume­ro­sas y así se con­vier­ten en una poten­cia con la cual deben con­tar el gobierno y el con­jun­to de la bur­gue­sía. Cuan­do Mille­rand entró en el gabi­ne­te los socia­lis­tas de Jau­rés cerra­ron los tres cami­nos de acer­ca­mien­to a las masas […] La pri­me­ra con­se­cuen­cia de la par­ti­ci­pa­ción socia­lis­ta en un gabi­ne­te de coa­li­ción es, por tan­to, el cese de la más impor­tan­te de las acti­vi­da­des socia­lis­tas y, sobre todo, de la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria: la edu­ca­ción polí­ti­ca y cla­ri­fi­ca­ción de las masas28.

Esta crí­ti­ca al socia­lis­mo fran­cés anun­cia­ba lo que sería el refor­mis­mo ale­mán den­tro de pocos años y, muy en espe­cial, es aho­ra mis­mo una denun­cia del par­la­men­ta­ris­mo refor­mis­ta actual, denun­cia ava­la­da por la his­to­ria de más de un siglo. Afir­mar aho­ra que la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria debe bus­car la edu­ca­ción polí­ti­ca y cla­ri­fi­ca­ción de las masas es poner en la pico­ta a la tota­li­dad de las polí­ti­cas par­la­men­ta­rias en Eus­kal Herria.

4.

Una vez esta­lla­da la revo­lu­ción de 1905, Rosa se vol­có en ella: no dudó en ame­na­zar con una pis­to­la a un impre­sor para que edi­ta­se folle­tos revo­lu­cio­na­rios, pues se nega­ba a hacer­lo. A raíz del com­por­ta­mien­to deci­di­da­men­te reac­cio­na­rio de las igle­sias, Rosa, indig­na­da, escri­bió: «Y esta es la res­pues­ta a los ata­ques del cle­ro: las social­de­mo­cra­cia de nin­gu­na mane­ra com­ba­te a los cre­dos reli­gio­sos. Por el con­tra­rio, exi­ge total liber­tad de con­cien­cia para todo indi­vi­duo, y la mayor tole­ran­cia para cada fe y opi­nión. Pero, des­de el momen­to en que los curas uti­li­zan el púl­pi­to como medio de lucha polí­ti­ca con­tra la cla­se obre­ra, los obre­ros deben com­ba­tir a los de su dere­cho y de su libe­ra­ción. Por­que el que defien­de a los explo­ta­do­res y el que ayu­da a per­pe­tuar este régi­men de mise­ria es el enemi­go mor­tal del pro­le­ta­ria­do, ya vis­ta sota­na o uni­for­me de poli­cía»29.

El esfuer­zo teó­ri­co-polí­ti­co de Rosa Luxem­burg iba des­ti­na­do a eman­ci­par a la mili­tan­cia del con­te­ni­do reac­cio­na­rio de la reli­gión sobre todo cuan­do hace polí­ti­ca abier­ta­men­te, pero tam­bién bus­ca­ba aumen­tar la for­ma­ción teó­ri­ca en un par­ti­do tan pode­ro­so y en cre­ci­mien­to como el ale­mán en el que en 1905 ape­nas el 10% de sus miem­bros poseían algún cono­ci­mien­to de mar­xis­mo, mien­tras que los subs­crip­to­res a la revis­ta teó­ri­ca Neue Zeit no sobre­pa­sa­ba el 1,5% de la mili­tan­cia30.

En verano de 1906 Rosa escri­bió a unos ami­gos que: «La revo­lu­ción es magnífica…Todo lo demás es un dis­pa­ra­te»31. Fue en este cli­ma y en los deba­tes que se libra­ban cuan­do escri­bió tam­bién las pala­bras que intro­du­cen este tex­to sobre el papel de la vio­len­cia y de la huel­ga de masas en la polí­ti­ca par­la­men­ta­ria. Su pra­xis le lle­vo, como antes y como des­pués, a la cár­cel. La buro­cra­cia del par­ti­do le mar­gi­na­ba aún más tan­to por sus crí­ti­cas direc­tas como por­que estas se basa­ban en una pro­fun­da dia­léc­ti­ca de las lucha de cla­ses, según se vuel­ve a des­cu­brir en esta des­crip­ción de las fue­ras socia­les que es más váli­da hoy, en el com­ple­jo capi­ta­lis­mo actual, que en el más sim­ple de hace 112 años:

Es un fres­co gigan­tes­co y mul­ti­co­lor de un enfren­ta­mien­to gene­ral entre el capi­tal y el tra­ba­jo, que refle­ja toda la com­ple­ji­dad de la orga­ni­za­ción social y de la con­cien­cia polí­ti­ca de cada sec­tor y de cada dis­tri­to. La esca­la se extien­de des­de la lucha sin­di­cal orde­na­da de una capa selec­ta y pro­ba­da del pro­le­ta­ria­do de la gran indus­tria has­ta la pro­tes­ta infor­me de un puña­do de obre­ros rura­les y los pri­me­ros tem­blo­res bre­ves de una guar­ni­ción mili­tar agi­ta­da; de la revuel­ta bien edu­ca­da y ele­gan­te de los tra­ba­ja­do­res de puños almi­do­na­dos y cue­llo duro en las ofi­ci­nas de un ban­co has­ta los tími­dos mur­mu­llos de una tos­ca reu­nión de poli­cías insa­tis­fe­chos en un sucio pues­to de guar­dia oscu­ro y lleno de humo32.

Rosa está deta­llan­do la rica y con­tra­dic­to­ria com­ple­ji­dad de las diná­mi­cas ascen­den­tes que pue­den con­cluir en las revo­lu­cio­nes, si no se come­ten erro­res garra­fa­les. Mues­tra cómo inclu­so sec­to­res más bajos de algu­nas fuer­zas repre­si­vas pue­den sumar­se par­cial o total­men­te a ese pro­ce­so. Y es sobre este méto­do emi­nen­te­men­te dia­léc­ti­co, en el que sos­tie­ne la expli­ca­ción de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria:

Pre­ci­sa­men­te por­que el orden legal bur­gués ha exis­ti­do tan­to tiem­po en Ale­ma­nia, por­que ha teni­do tiem­po de ago­tar­se y de lla­gar a su fin, por­que la demo­cra­cia y el libe­ra­lis­mo bur­gués han teni­do tiem­po de morir, aquí ya ni se pue­de hablar de revo­lu­ción bur­gue­sa. Por eso, en el perío­do de luchas polí­ti­cas popu­la­res en Ale­ma­nia, el obje­ti­vo últi­mo his­tó­ri­ca­men­te nece­sa­rio no pue­de ser sino la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do […] esta tarea no pue­de rea­li­zar­se de gol­pe; se con­su­ma­rá en una eta­pa de gigan­tes­cas luchas socia­les33.

Esta visión mar­xis­ta era recha­za­da en la prác­ti­ca coti­dia­na por la buro­cra­cia polí­ti­co-sin­di­cal. En una car­ta a Cla­ra Zet­kin de 1907, Rosa dice sobre los buró­cra­tas: «se han com­pro­me­ti­do por com­ple­to con el par­la­men­to y el par­la­men­ta­ris­mo, y cada vez que ocu­rre algo que tras­cien­de los lími­tes de la acción par­la­men­ta­ria, se sien­ten impo­ten­tes; no, peor que impo­ten­tes, por­que hacen todo lo que pue­den por obli­gar al movi­mien­to a vol­ver a los cana­les par­la­men­ta­rios, y til­da­rán furio­sa­men­te de “enemi­go del pue­blo” a todo el que se aven­tu­re más allá de esos lími­tes»34.

En 1910 tras fuer­tes deba­tes que le enfren­ta­ron con la buro­cra­cia y le lle­va­ron a rom­per con Kautsky, Rosa escri­be un artícu­lo sobre la posi­ble valía de las lec­cio­nes de 1905 y de la Huel­ga Gene­ral de Masas en la Ale­ma­nia de enton­ces sur­ca­da por una nue­va olea­da de huel­gas y de movi­li­za­cio­nes para ampliar a todos los sec­to­res popu­la­res el dere­cho de sufra­gio35, y lo lle­va a la redac­ción del perió­di­co, este le res­pon­de dicien­do que la direc­ción del par­ti­do ha deci­di­do no publi­car­lo por­que lo más impor­tan­te en esos momen­tos es pre­pa­rar la cam­pa­ña elec­to­ral en cier­nes.

Duran­te esos tiem­pos, mien­tras que la bur­gue­sía fre­na­ba con su lega­li­dad y con el apo­yo de la buro­cra­cia social­de­mó­cra­ta las luchas de izquier­das, Rosa pre­pa­ra­ba para fina­les de 1912 el libro La acu­mu­la­ción del capi­tal «cuya publi­ca­ción fue retra­sa­da al máxi­mo por la direc­ción del par­ti­do»36. La buro­cra­cia sabía per­fec­ta­men­te que el libro cues­tio­na­ba de raíz la polí­ti­ca social­de­mó­cra­ta en todos los sen­ti­dos, y de ahí su boi­cot. En reali­dad, la social­de­mo­cra­cia había boi­co­tea­do tex­tos mar­xis­tas des­de la déca­da de 1870 en deba­tes deci­si­vos para el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio euro­peo y mun­dial mien­tras que, a la vez, crea­ba un «mar­xis­mo»37 com­pa­ti­ble con el capi­tal median­te la tesis de la «nece­si­dad his­tó­ri­ca» ineluc­ta­ble del socia­lis­mo, lo que anu­la­ba el papel cru­cial de la con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria orga­ni­za­da en la cru­cial lucha de cla­ses dia­ria, coti­dia­na. Ese «mar­xis­mo» fue uno de los res­pon­sa­bles de la «trai­ción»38 de la social­de­mo­cra­cia.

5.

Es aquí, en este nudo gor­diano de la pra­xis orga­ni­za­da que con­ca­te­na polí­ti­ca­men­te todas las for­mas de la lucha de cla­ses, en don­de debe­mos intro­du­cir el deba­te sobre la teo­ría del par­ti­do y de la espon­ta­nei­dad en y de Rosa Luxem­burg, deba­te arti­fi­cial e intere­sa­da­men­te agran­da­do por quie­nes enfren­tar a Rosa con el res­to de fuer­zas revo­lu­cio­na­rias. Aho­ra debe­mos recor­dar por unos ins­tan­tes lo arri­ba dicho sobre las limi­ta­cio­nes de la dia­léc­ti­ca hege­lia­na de Rosa y en espe­cial en su teo­ría del par­ti­do por­que «no pre­vió la con­tra-revo­lu­ción des­de den­tro»39 del par­ti­do, peli­gro mor­tal que Lenin siem­pre tuvo pre­sen­te en lo esen­cial de su teo­ría del par­ti­do aun­que la adap­ta­se siem­pre a las nue­vas nece­si­da­des, mien­tras que: «El con­cep­to pre­do­mi­nan­te de Rosa Luxem­burg –un par­ti­do uni­fi­ca­do, una inter­na­cio­nal uni­fi­ca­da– en gran par­te fue res­pon­sa­ble de las muchas inter­pre­ta­cio­nes fal­sas de sus con­cep­tos sobre espon­ta­nei­dad y orga­ni­za­ción»40.

En los pri­me­ros deba­tes sobre la teo­ría de la orga­ni­za­ción, Lenin res­pon­dió a Rosa dicién­do­le que no había res­pon­di­do a nin­guno de sus argu­men­tos con­cre­tos que él pre­sen­ta­ba, sino a gene­ra­li­da­des que no esta­ban en cues­tión, con lo que vuel­ve a apa­re­cer el pro­ble­ma del méto­do de Rosa arri­ba vis­to en este tema: sobre­va­lo­rar lo gene­ral y abs­trac­to. Pero es dudo­so que Rosa hubie­ra podi­do leer la res­pues­ta de Lenin por­que Kautsky se negó a publi­car­la41, con lo que tene­mos otro ejem­plo de la cen­su­ra inter­na. Sin embar­go, esas «gene­ra­li­da­des» que rehuían el deba­te son váli­das en el pre­sen­te42 por­que nos recuer­dan pre­ci­sa­men­te cues­tio­nes de dere­chos socia­lis­tas en la vida mili­tan­te que no deben olvi­dar­se.

No hay duda de que la tar­dan­za en crear un par­ti­do revo­lu­cio­na­rio inde­pen­dien­te del social­de­mó­cra­ta faci­li­tó sobre­ma­ne­ra la derro­ta de la revo­lu­ción ale­ma­na de noviem­bre de 1918, la loca­li­za­ción de Rosa y Liebk­necht y su ase­si­na­to. Los bol­che­vi­ques evi­ta­ron varias veces su total des­truc­ción, y Lenin man­tu­vo su mili­tan­cia clan­des­ti­na en momen­tos deci­si­vos, gra­cias pre­ci­sa­men­te a su for­ma orga­ni­za­ti­va43.

Rosa Luxem­burg fue ase­si­na­da la noche del 15 de enero de 1919 de un tiro des­pués de abrir­le la cabe­za con un cula­ta­zo de fusil. Tenía 48 años y vivía en la clan­des­ti­ni­dad. Poco antes, mien­tras la dete­nían y lle­va­ban al coche, era insul­ta­da: «comu­nis­ta», «judía», «puta»… Fue una de los milla­res de víc­ti­mas de la con­tra­rre­vo­lu­ción diri­gi­da por el gobierno social­de­mó­cra­ta alia­do con la dere­cha más cri­mi­nal. La revo­lu­ción bol­che­vi­que había triun­fa­do en octu­bre de 1917, sien­do la chis­pa de otras lla­ma­ra­das revo­lu­cio­na­rias entre las que des­ta­có la ale­ma­na de fina­les de 1918. La bur­gue­sía ale­ma­na nun­ca le ha per­do­na­do: toda­vía en 1962 el gobierno «demo­crá­ti­co» de Ale­ma­nia Fede­ral seguía jus­ti­fi­can­do su ase­si­na­to44.

Los bol­che­vi­ques loa­ron sus méri­tos, los de Karl Liebk­necht y res­tan­tes comu­nis­tas exter­mi­na­dos des­de cono­cer la noti­cia. Dos meses des­pués, el dis­cur­so de aper­tu­ra del I Con­gre­so de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta se ini­cia­ba hon­ran­do su memo­ria con las y los asis­ten­tes pues­tos en pie45. En febre­ro de 1922 Lenin escri­bió:

Rosa Luxem­burg se equi­vo­có en el pro­ble­ma de la inde­pen­den­cia de Polo­nia; se equi­vo­có al enjui­ciar en 1903 el men­che­vis­mo; se equi­vo­có en la teo­ría de la acu­mu­la­ción del capi­tal; se equi­vo­có en julio de 1914 cuan­do defen­dió con Ple­já­nov, Van­der­vel­de, Kautsky y otros la uni­dad de los bol­che­vi­ques con los men­che­vi­ques; se equi­vo­có en sus escri­tos de la cár­cel, en 1918 (por lo demás, ella mis­ma corri­gió, al salir a la calle, a fina­les de 1918 y prin­ci­pios de 1919, la mayor par­te de sus erro­res). Pero, a pesar de todos sus erro­res, Rosa Luxem­burg fue y segui­rá sien­do un águi­la; y no solo será siem­pre entra­ña­ble para todos los comu­nis­tas su recuer­do, sino que su bio­gra­fía y sus obras com­ple­tas (cuya edi­ción demo­ran dema­sia­do los comu­nis­tas ale­ma­nes, quie­nes solo en par­te mere­cen ser dis­cul­pa­dos por la inau­di­ta can­ti­dad de víc­ti­mas que sufren en su dura lucha) serán uti­lí­si­mas ense­ñan­zas para edu­car a muchas gene­ra­cio­nes de comu­nis­tas del mun­do ente­ro46.

Vis­ta la his­to­ria des­de el pre­sen­te, Rosa Luxem­burg hizo cua­tro gran­des blo­ques de crí­ti­cas a los bol­che­vi­ques: el pro­ble­ma del cam­pe­si­na­do; el pro­ble­ma nacio­nal; el pro­ble­ma de Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te; y el pro­ble­ma de la demo­cra­cia socia­lis­ta. De los cua­tro, a nues­tro enten­der es en el últi­mo en don­de Rosa tie­ne bas­tan­te razón aun­que siem­pre pre­ci­san­do los lími­tes espa­cio-tem­po­ra­les. Con res­pec­to a rela­cio­nes de Rosa con Lenin, Nor­man Geras afir­ma que sus dife­ren­cias han sido fre­cuen­te­men­te exa­ge­ra­das y que esta­ban uni­dos por muchas más cosas47. Según Mary Ali­ce Waters las dife­ren­cias entre Lenin y Rosa fue­ron bási­ca­men­te tres: la cues­tión nacio­nal, la cues­tión del par­ti­do revo­lu­cio­na­rio y la cues­tión de la revo­lu­ción bol­che­vi­que, pero que aun así Rosa Luxem­burg siem­pre la apo­yó48.

De mane­ra pare­ci­da a la ter­gi­ver­sa­ción de Grams­ci por el euro­co­mu­nis­mo para jus­ti­fi­car con su pres­ti­gio el apo­yo incon­di­cio­nal al capi­ta­lis­mo, con Rosa Luxem­burg la social­de­mo­cra­cia y la bur­gue­sía, como la buro­cra­cia esta­li­nis­ta, crea­ron lo que se deno­mi­nó «luxem­bur­guis­mo», que amal­ga­ma­ba en diver­sos momen­tos las acu­sa­cio­nes de «ultra­iz­quier­dis­mo», «expon­ta­neís­mo», «con­se­jis­mo», «trots­kis­mo», «cen­tris­mo», «huma­nis­mo», «anti­le­ni­nis­mo», etc.

En su ver­sión esta­li­nis­ta, el «luxem­bur­guis­mo» fue con­de­na­do en el pleno del eje­cu­ti­vo de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta de mar­zo-abril de 1925, y lue­go sus libros reti­ra­dos de la biblio­te­cas y de las libre­rías, negan­do la volun­tad de Lenin de publi­ca­ción de sus obras com­ple­tas. En 1931 Sta­lin arre­me­te con­tra ella acu­sán­do­la de osci­la­cio­nes de un extre­mo a otro, de la ultra­iz­quier­da al men­che­vis­mo, de haber inven­ta­do la teo­ría de la revo­lu­ción per­ma­nen­te, etcé­te­ra, en una bre­ve car­ta sobre la his­to­ria del bol­che­vis­mo49. Según diver­sas infor­ma­cio­nes y a la espe­ra de más datos, toda­vía a fina­les de la déca­da de 1980 seguía sin edi­tar­se la corres­pon­den­cia pri­va­da entre Lenin y Rosa Luxem­burg.

¿Qué nos apor­ta Rosa la Roja aho­ra? Una idea deci­si­va la encon­tra­mos en las pala­bras de Cla­ra Zet­kin inme­dia­ta­men­te des­pués de su ase­si­na­to: «La obra de toda su vida fue pre­pa­rar la revo­lu­ción»50. Otras ideas un poco más sua­ves nos las apor­ta María-José Aubet:

¿Se pue­de apren­der algo de su lega­do? En la actua­li­dad, fren­te a la vía muer­ta o agó­ni­ca del movi­mien­to obre­ro orga­ni­za­do, al ago­ta­mien­to de la vía del «comu­nis­mo» esta­li­nis­ta pero tam­bién de la alter­na­ti­va social­de­mó­cra­ta como fuer­za anti­ca­pi­ta­lis­ta, la voz de Rosa Luxem­burg nos invi­ta a repen­sar nues­tras herra­mien­tas de aná­li­sis para abor­dar las nue­vas –y vie­jas– for­mas de explo­ta­ción en el mun­do actual. El anti­dog­ma­tis­mo de Rosa Luxem­burg, su anti­bu­ro­cra­tis­mo, su leal­tad y fe en la capa­ci­dad revo­lu­cio­na­ria –¿exce­si­va­men­te naif?– de «las masas popu­la­res», su denun­cia de la deri­va auto­ri­ta­ria y de la escle­ro­sis de los par­ti­dos social­de­mó­cra­tas y su defen­sa de dere­chos fun­da­men­ta­les inclu­so en momen­tos revo­lu­cio­na­rios la con­vier­ten qui­zás en la mejor con­ti­nua­do­ra de Marx. No hay que olvi­dar que ella, a dife­ren­cia de los Lenin, Trotsky, Mao, etc., se movió, actuó, pen­só y escri­bió en el mar­co de un país ya enton­ces muy indus­tria­li­za­do de capi­ta­lis­mo avan­za­do51.

Ade­más de estas apor­ta­cio­nes, que­re­mos con­cluir otras dos. Una de ellas es la apor­ta­ción deci­si­va de la pra­xis de Rosa a la eman­ci­pa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra, como demues­tra en su artícu­lo de 1912 en el que, ade­más de pre­gun­tar­se por qué no exis­te una orga­ni­za­ción de muje­res en Ale­ma­nia, sepa­ra tajan­te­men­te el movi­mien­to de las muje­res tra­ba­ja­do­ras y el de las muje­res bur­gue­sas, defen­so­ras del capi­ta­lis­mo, y expo­ne su ideas sobre el tra­ba­jo domés­ti­co, que no pro­du­ce valor, con­tra­rias a la pala­bre­ría del femi­nis­mo aca­dé­mi­co, refor­mis­ta52. Andi­ca Cakar­dic53 ha demos­tra­do que en La acu­mu­la­ción del capi­tal Rosa des­tro­za el femi­nis­mo bur­gués por no tener en cuen­ta el papel del tra­ba­jo domés­ti­co en el capi­ta­lis­mo. Por no exten­der­nos, la obra ente­ra de Raya Duna­yevs­ka­ya demues­tra el femi­nis­mo mar­xis­ta de Rosa la Roja.

La otra apor­ta­ción es la del eslo­gan «socia­lis­mo o bar­ba­rie» popu­la­ri­za­do por Rosa Luxem­burg en el Folle­to de Junius de 1915, de tan­ta actua­li­dad en el pre­sen­te. Ian Angus ha ras­trea­do su ori­gen que se atri­buía a Engels en una fra­se muy pare­ci­da, des­cu­brien­do que fue Kautsky en 1892 el que le dio la for­ma pre­ci­sa en un bre­ve tex­ti­to para el pro­gra­ma de Erfurt dicien­do que «debe­mos avan­zar hacia el socia­lis­mo o caer de nue­vo en la bar­ba­rie» adap­ta­do por Rosa como «avan­ce al socia­lis­mo o regre­sión a la bar­ba­rie»54. Solo cua­tro años des­pués, en 1919, Pre­obrazhens­ki y Buja­rin pro­fun­di­za­ron aún más con el eslo­gan «caos o comu­nis­mo»55: de 1915 a 1919 se había mul­ti­pli­ca­do la leta­li­dad de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, había esta­lla­do la olea­da revo­lu­cio­na­ria de 1917 y el capi­tal finan­cie­ro mos­tra­ba sin tapu­jos su odio anti­so­cia­lis­ta.

No pode­mos exten­der­nos aquí en cómo la his­to­ria ha con­fir­ma­do esta vía sui­ci­da al auto­ex­ter­mi­nio capi­ta­lis­ta y cómo fue denun­cia­da por el mar­xis­mo des­de media­dos del siglo XIX –ya está pre­sen­te en el Mani­fies­to Comu­nis­ta de 1848 al admi­tir­se la posi­bi­li­dad del «hun­di­mien­to de las cla­ses en pug­na»56–, o cómo E. Thom­pson con­mo­cio­nó la pla­ci­dez inte­lec­tual bur­gue­sa y refor­mis­ta con su teo­ría del exter­mi­nis­mo como «últi­mo esta­dio de la civi­li­za­ción»57.

El dile­ma Socia­lis­mo o Bar­ba­rie que ya ha ascen­di­do al de Comu­nis­mo o Caos, es la expre­sión polí­ti­co-estra­té­gi­ca del deba­te sobre el «derrum­be» capi­ta­lis­ta, sobre los con­tex­tos de sal­to revo­lu­cio­na­rio al socia­lis­mo como ante­sa­la del comu­nis­mo. Todo indi­ca que habre­mos de dar el sal­to en un mar­co mun­dial some­ti­do a extre­mas con­tra­dic­cio­nes inso­lu­bles entre el capi­tal y el tra­ba­jo, sien­do una de ella la des­truc­ción de la capa­ci­dad de car­ga y reci­cla­je del pla­ne­ta, la catás­tro­fe socio­na­tu­ral gene­ra­da por la irra­cio­na­li­dad inhe­ren­te a la ley de la plus­va­lía que Berns­tein negó que exis­tie­ra, y que Rosa la Roja demos­tró que sí exis­tía.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 9 de noviem­bre de 2018

[Tex­to de Iña­ki Gil de San Vicen­te para Sare Anti­fa­xis­ta sobre Rosa Luxem­burg, en el 100 ani­ver­sa­rio de su ase­si­na­to, des­de Eus­kal Herria a Ale­ma­nia, con Rosa Luxem­burg como refe­ren­te his­tó­ri­co de la izquier­da y el anti­fas­cis­mo.]

  1. Juan Mari Esku­bi: Matxi­na­da de la Sal de 1634, 17 de mayo de 2011 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​1​2​8​546).
  2. Max Weber: «Dos car­tas sobre el País Vas­co», Revis­ta Espa­ño­la de Inves­ti­ga­cio­nes Socio­ló­gi­cas, CIS, Madrid, octu­bre-diciem­bre 2002, pp. 303 – 314.
  3. Iña­ki Gil de San Vicen­te: El nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, Boltxe Libu­ruak, Bil­bo 2015, pp. 135 y ss.
  4. Ser­gio Abraham Mén­dez Mois­sen: Rosa Luxem­burg y los pue­blos indí­ge­nas de Amé­ri­ca, 31 de julio de 2017 (https://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​R​o​s​a​-​L​u​x​e​m​b​u​r​g​o​-​y​-​l​o​s​-​p​u​e​b​l​o​s​-​i​n​d​i​g​e​n​a​s​-​d​e​-​A​m​e​r​ica).
  5. Eric Blanc: Rosa Luxem­bur­go y el socia­lis­mo pola­co (1898−1903), 6 de febre­ro de 2018 (http://​sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​r​g​o​-​y​-​e​l​-​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​p​o​l​a​c​o​-​1​893 – 1919).
  6. Arman­do Bar­tra Ver­gés: Vio­len­cia y des­po­jo en los arra­ba­les del capi­tal, 22 de sep­tiem­bre de 2016 (https://​kmarx​.word​press​.com/​2​0​1​6​/​0​9​/​2​2​/​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​r​g​o​-​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​y​-​d​e​s​p​o​j​o​-​e​n​-​l​o​s​-​a​r​r​a​b​a​l​e​s​-​d​e​l​-​c​a​p​i​t​al/).
  7. Gre­gory A. Albo: Rosa Luxem­bur­go y el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, 20 de mar­zo de 2018 (https://​kmarx​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​3​/​2​7​/​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​r​g​o​-​y​-​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​i​s​m​o​-​c​o​n​t​e​m​p​o​r​a​n​eo/).
  8. María-José Aubet: Rosa Luxem­burg y la cues­tión nacio­nal, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na 1977, pp. 36 y ss.
  9. Oskar Negt: «Rosa Luxem­burg y la reno­va­ción del mar­xis­mo», His­to­ria del mar­xis­mo, Bru­gue­ra, Bar­ce­lo­na 1980, tomo 4, p. 280.
  10. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, pp. 833 y ss.
  11. Daniel Ben­saïd y Samy Nair: El pro­ble­ma de la orga­ni­za­ción. Lenin y Rosa Luxem­bur­go (http://​daniel​ben​said​.org/​L​e​n​i​n​-​y​-​R​o​s​a​-​L​u​x​e​m​b​u​r​g​o​?​l​a​n​g​=fr).
  12. Michael Löwy: Actua­li­dad revo­lu­cio­na­ria de Rosa Luxem­bur­go, 21 de julio de 2013 (https://​kmarx​.word​press​.com/​2​0​1​3​/​0​7​/​2​1​/​a​c​t​u​a​l​i​d​a​d​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​a​-​d​e​-​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​r​go/).
  13. Paul Mat­tik: Luxem­bur­go ver­sus Lenin, mar­zo de 2008 (https://​es​.scribd​.com/​d​o​c​u​m​e​n​t​/​1​9​9​8​3​2​0​5​7​/​P​a​u​l​-​M​a​t​t​i​c​k​-​L​u​x​e​m​b​u​r​g​o​-​v​s​-​L​e​n​i​n​-​1​935).
  14. Henryk Gross­mann: La ley de la acu­mu­la­ción y del derrum­be del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, Siglo XXI, Méxi­co 1979, pp. 270 y ss.
  15. J. G. Beramendi‑E. Fio­ra­van­ti: Mise­ria de la eco­no­mía, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1974, tomo 1 «Del mar­xis­mo cien­tí­fi­co al mar­xis­mo dog­má­ti­co», pp. 161 – 183.
  16. Louis Gill: Fun­da­men­tos y lími­tes del capi­ta­lis­mo, Trot­ta, Madrid 2002, p. 359.
  17. Ernest Man­del: El Capi­tal. Cien años de con­tro­ver­sias en torno a la obra de Karl Marx, Siglo XXI, Méxi­co, 1985, pp. 143 y ss.
  18. Louis Gill: Fun­da­men­tos y lími­tes del capi­ta­lis­mo, Trot­ta, Madrid 2002, p. 554.
  19. Nor­man Geras: «Luxem­burg, Rosa», Dic­cio­na­rio del pen­sa­mien­to mar­xis­tas, Tec­nos, Madrid 1984, p. 470.
  20. Michael Lowy: La filo­so­fía de la pra­xis en el pen­sa­mien­to de Rosa Luxem­burg, 7 de noviem­bre de 2014 (https://​kmarx​.word​press​.com/​2​0​1​4​/​1​1​/​0​7​/​l​a​-​f​i​l​o​s​o​f​i​a​-​d​e​-​l​a​-​p​r​a​x​i​s​-​e​n​-​e​l​-​p​e​n​s​a​m​i​e​n​t​o​-​d​e​-​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​rg/).
  21. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, p. 770.
  22. Bo Gus­tafs­son: Mar­xis­mo y revi­sio­nis­mo, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1975, p. 152.
  23. Rosa Luxem­burg: Refor­ma o revo­lu­ción, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia 1976, tomo I, p. 112.
  24. Nés­tor Kohan: Rosa Luxem­burg y la refle­xión mar­xis­ta sobre el poder, 11 de diciem­bre de 2012 (https://​kmarx​.word​press​.com/​2​0​1​3​/​1​2​/​1​1​/​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​r​g​-​y​-​l​a​-​r​e​f​l​e​x​i​o​n​-​m​a​r​x​i​s​t​a​-​s​o​b​r​e​-​e​l​-​p​o​d​er/).
  25. Rosa Luxem­burg: Refor­ma o revo­lu­ción, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, p. 66.
  26. Rosa Luxem­burg: Refor­ma o revo­lu­ción, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, p. 89.
  27. Rosa Luxem­burg: Refor­ma o revo­lu­ción, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, p. 99.
  28. Rosa Luxem­burg: La cri­sis socia­lis­ta en Fran­cia, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, pp. 132 – 133.
  29. Rosa Luxem­burg: El socia­lis­mo y las igle­sias, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, p. 191.
  30. B. Gus­tafs­son: Mar­xis­mo y revi­sio­nis­mo, Gri­jal­bo, Bar­ce­lo­na 1975, pp. 34 – 35.
  31. Cla­ra Zet­kin, lunes 15 de mar­zo de 2018 (https://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​C​l​a​r​a​-​Z​e​t​k​i​n​-​s​o​b​r​e​-​R​o​s​a​-​L​u​x​e​m​b​u​r​g​-​L​a​-​o​b​r​a​-​d​e​-​t​o​d​a​-​s​u​-​v​i​d​a​-​f​u​e​-​p​r​e​p​a​r​a​r​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​?​i​d​_​r​u​b​r​i​q​u​e​=​2​653).
  32. Rosa Luxm­burg: Huel­ga de masas, par­ti­do y sin­di­ca­tos, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, p. 214.
  33. Rosa Luxem­burg: Huel­ga de masas, par­ti­do y sin­di­ca­tos, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, pp. 256 – 257.
  34. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, p. 775.
  35. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, pp. 792 – 793.
  36. Jac­ques Droz: «La social­de­mo­cra­cia ale­ma­na (1875−1914)», His­to­ria Gene­ral del Socia­lis­mo, Des­tino, Bar­ce­lo­na 1979, tomo 2, p. 64.
  37. Mon­tse­rrat Gal­ce­rán Huget: La inven­ción del mar­xis­mo, IEPALA, Madrid 1997, pp. 399 y ss.
  38. CCI: Cómo el socia­lis­mo ale­mán aca­bó trai­cio­nan­do a los tra­ba­ja­do­res, 3 de sep­tiem­bre de 2014 (https://​es​.inter​na​tio​na​lism​.org/​e​n​/​n​o​d​e​/​4​041).
  39. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, p. 846.
  40. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, p. 847.
  41. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, p. 842.
  42. Raya Duna­yevs­ka­ya: «Rosa Luxem­bur­go, la libe­ra­ción feme­ni­na y la filo­so­fía mar­xis­ta de la revo­lu­ción», Una tri­lo­gía de revo­lu­ción, Pro­me­teo Libe­ra­do, Méxi­co, sep­tiem­bre de 2012, p. 843.
  43. M. Jhons­to­ne: «Un ins­tru­men­to polí­ti­co de nue­vo tipo: el par­ti­do leni­nis­ta de van­guar­dia», His­to­ria del mar­xis­mo, Bru­gue­ra, 1983, tomo 7 (I), pp. 447 – 456.
  44. David Arra­ba­lí Cam­pos: El ase­si­na­to de Rosa Luxem­bur­go, 31 de enero de 2009 (http://​www​.mun​doo​bre​ro​.es/​p​l​.​p​h​p​?​i​d​=​1​116).
  45. V. I. Lenin: Dis­cur­so de aper­tu­ra del Con­gre­so. 2 de mar­zo, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1986, tomo 37, p. 507.
  46. V. I. Lenin: Notas de un publi­cis­ta, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1986, tomo 44, p. 440.
  47. Nor­man Geras: «Luxem­burg, Rosa», Dic­cio­na­rio del pen­sa­mien­to mar­xis­tas, Tec­nos, Madrid 1984, p. 471.
  48. Rosa Luxem­burg: «Intro­duc­ción» de Mary Ali­ce Waters, Obras esco­gi­das, Plu­ma, Colom­bia, 1976, tomo I, pp. 7 – 44.
  49. J. Sta­lin: Sobre algu­nas cues­tio­nes de la his­to­ria del bol­che­vis­mo, Obras, Edi­cio­nes Len­guas Extran­je­ras, Mos­cú 1955, pp. 95 – 96.
  50. Cla­ra Zet­kin, lunes 15 de mar­zo de 2018 (https://​www​.izquier​da​dia​rio​.es/​C​l​a​r​a​-​Z​e​t​k​i​n​-​s​o​b​r​e​-​R​o​s​a​-​L​u​x​e​m​b​u​r​g​-​L​a​-​o​b​r​a​-​d​e​-​t​o​d​a​-​s​u​-​v​i​d​a​-​f​u​e​-​p​r​e​p​a​r​a​r​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​?​i​d​_​r​u​b​r​i​q​u​e​=​2​653).
  51. María José Aubet: «Rosa Luxem­burg en el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y en la II Inter­na­cio­nal: sus crí­ti­cas a Lenin y a la revo­lu­ción rusa», 9 de noviem­bre de 2011 (http://​www​.mien​tras​tan​to​.org/​b​o​l​e​t​i​n​-​1​6​3​/​n​o​t​a​s​/​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​r​g​-​e​n​-​e​l​-​m​o​v​i​m​i​e​n​t​o​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​a​r​i​o​-​y​-​e​n​-​l​a​-​i​i​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​-​s​u​s​-​c​r​i​tic).
  52. Rosa Luxem­burg: El voto feme­nino y la lucha de cla­ses (https://​www​.mar​xists​.org/​e​s​p​a​n​o​l​/​l​u​x​e​m​/​1​9​1​2​/​m​a​y​o​/​1​2​.​htm).
  53. Andi­ca Cakar­dic: Crí­ti­ca de Rosa Luxem­bur­go del femi­nis­mo bur­gués y de la pri­me­ra ten­ta­ti­va de la repro­duc­ción social, 18 de sep­tiem­bre de 2018 (https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​8​/​0​9​/​1​8​/​c​r​i​t​i​c​a​-​d​e​-​r​o​s​a​-​l​u​x​e​m​b​u​r​g​o​-​d​e​l​-​f​e​m​i​n​i​s​m​o​-​b​u​r​g​u​es/).
  54. Ian Angus: El ori­gen del eslo­gan «Socia­lis­mo o Bar­ba­rie» de Rosa Luxem­burg, 14 de noviem­bre de 2014 (https://​mar​xis​mo​cri​ti​co​.com/​2​0​1​4​/​1​1​/​1​4​/​e​l​-​o​r​i​g​e​n​-​d​e​l​-​e​s​l​o​g​a​n​-​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​o​-​b​a​r​b​a​r​ie/).
  55. N. Bujarin‑E. Pre­obrazhens­ki: ABC del comu­nis­mo, Fon­ta­ma­ra, 1977, pp. 134 – 136.
  56. K. Marx y F. Engels: Mani­fies­to Comu­nis­ta, Obras esco­gi­das, Pro­gre­so, Mos­cú 1978, tomo I, p. 111.
  57. E. Thom­pson: «Notas sobre el exter­mi­nis­mo, últi­mo esta­dio de la civi­li­za­ción», y «Rec­ti­fi­ca­ción: Sobre las “Notas sobre el exter­mi­nis­mo, últi­mo esta­dio de la civi­li­za­ción”», Comu­nis­mo, Madrid nº 8, 1982 y nº 9, 1983, res­pec­ti­va­men­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *