En defen­sa de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la

Una rabio­sa jau­ría enca­be­za­da por Esta­dos Uni­dos está ata­can­do deses­pe­ra­da al gobierno boli­va­riano de Vene­zue­la para derro­car­lo. Y quie­re derro­car­lo para apro­piar­se del petró­leo, del oro, del col­tan y de las rique­zas mine­ra­les que yacen en el sue­lo y el sub­sue­lo de Vene­zue­la.

Nin­gún revo­lu­cio­na­rio, nin­gún boli­va­riano, nin­gu­na per­so­na hon­ra­da, ni orga­ni­za­ción social que luche por la jus­ti­cia, por un mun­do mejor, pue­de per­ma­ne­cer con los bra­zos cru­za­dos fren­te a esta agre­sión de la codi­cia; mucho menos los que sien­tan pal­pi­tar la patria por den­tro, ya sea vene­zo­la­na o nues­tr­ame­ri­ca­na.

Esta­mos en la eta­pa final de un plan sote­rra­do que venía avan­zan­do des­de hacía tiem­po movi­do por el com­bus­ti­ble del odio de los gober­nan­tes de Washing­ton y la dere­cha lati­no­ame­ri­ca­na con­tra Simón Bolí­var. Siem­pre qui­sie­ron apa­gar la voz que estre­me­ció el cie­lo del Ori­no­co y del Nue­vo Mun­do en el Con­gre­so de Angos­tu­ra. Siem­pre qui­sie­ron silen­ciar el vibra­to de ese espír­ti­tu revo­lu­cio­na­rio que aun sigue con­vo­can­do a las nacio­nes sur­gi­das de su espa­da a la con­fe­de­ra­ción en una Gran Nación de repú­bli­cas her­ma­nas. Bolí­var con­si­de­ra­ba que ella cons­ti­tuía la úni­ca poten­cia capaz de garan­ti­zar la defen­sa de la liber­tad y la inde­pen­den­cia, ame­na­za­das por «el terri­ble mons­truo del nor­te» y por la San­ta Alian­za euro­pea que toda­vía nos quie­ren regre­sar a las cade­nas colo­nia­les. Por eso sus pala­bras siguen vigen­tes con todas sus sono­ri­da­des en el aire: «Uni­dos sere­mos fuer­tes y mere­ce­re­mos res­pe­to; divi­di­dos y ais­la­dos, pere­ce­re­mos».

Esta­dos Uni­dos his­tó­ri­ca­men­te ha con­ta­do con la oli­gar­quía san­tan­de­ris­ta de Colom­bia a la hora de poner en mar­cha su estra­te­gia geo­po­lí­ti­ca de domi­na­ción de Nues­tra Amé­ri­ca. Han uti­li­za­do a Colom­bia como a Malin­che en la trai­ción a sus her­ma­nos. Vene­zue­la brin­dó ampa­ro en su terri­to­rio a más de 5 millo­nes de colom­bia­nos que huye­ron de la pobre­za y les col­gó en el pecho el ran­go de com­pa­trio­tas; pero el agra­de­ci­mien­to de esta oli­gar­quía fue el ata­que a la mone­da vene­zo­la­na, el sabo­teo a su eco­no­mía y el des­plie­gue de un fue­go mediá­ti­co des­es­ta­bi­li­za­dor que infla­mó los odios y los cho­vi­nis­mos irra­cio­na­les.

Ayer la pren­sa des­cu­brió en la car­pe­ta bajo el bra­zo de John Bol­ton, ase­sor de segu­ri­dad de Esta­dos Uni­dos, la suges­ti­va línea a mamo alza­da «5.000 tro­pas a Colom­bia»; y el can­ci­ller de Duque, que cree que el mun­do es bobo, dice que no sabe por qué el grin­go tenía esa ano­ta­ción. Son unos hipó­cri­tas. Cono­cen muy bien el plan de inter­ven­ción inje­ren­cis­ta. Es una locu­ra la gue­rra con­tra Vene­zue­la. Tie­ne razón el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro al res­pon­sa­bi­li­zar a Donald Trump de un even­tual derra­mien­to de san­gre en la patria de Bolí­var. El gobierno de Colom­bia sien­te tre­pi­dar por den­tro la adre­na­li­na de la frui­ción que le pro­du­ce ser peón de los pla­nes de las rapa­ces águi­las de Washing­ton.

El mis­mo ase­sor de segu­ri­dad de los Esta­dos Uni­dos ha mani­fes­ta­do con la des­fa­cha­tez de la sober­bia el deseo de que las empre­sas petro­le­ras de los Esta­dos Uni­dos pro­duz­can petró­leo en Vene­zue­la. Que hay que derro­car a Madu­ro para crear opor­tu­ni­da­des de nego­cios en la región… Y para con­tri­buir a ello le con­ge­lan más de 7.000 millo­nes de dóla­res a Vene­zue­la. Se quie­ren robar a CITGO filial de PDVSA en los Esta­dos Uni­dos. Y aho­ra el gobierno bri­tá­ni­co, des­em­pol­van­do sus anti­guas prác­ti­cas de cor­sa­rio del Cari­be des­po­ja a Vene­zue­la, como Mor­gan el pira­ta, par­te del oro de su reser­va.

La con­cien­cia mun­dial debe pro­nun­ciar­se fren­te a estos atro­pe­llos. Levan­te­mos la voz, movi­li­cé­mo­nos, pro­tes­te­mos, opon­gá­mo­nos a esa gavi­lla de rufia­nes que quie­ren por la fuer­za aplas­tar la patria gran­de boli­va­ria­na. Los lati­no­ame­ri­ca­nos, el pue­blo esta­dou­ni­den­se, debe­mos mani­fes­tar­nos con fuer­za para impe­dir que se per­pe­tre el abo­mi­na­ble cri­men que tie­nen en men­te. Nin­gun pue­blo, nin­gún gobierno, pue­de en este momen­to cru­cial vol­ver la espal­da de la indi­fe­ren­cia. Fren­te a esta gra­ve cir­cuns­tan­cia per­ma­ne­cer en silen­cio es un cri­men.

Haga­mos nues­tro el sen­ti­mien­to de Bolí­var para quien «la ofen­sa hecha al jus­to es un gol­pe con­tra mi cora­zón». Lo nece­si­ta­mos para alen­tar la nue­va albo­ra­da del radian­te sol de la soli­da­ri­dad. No per­mi­ta­mos que la dere­cha borre de nues­tra his­to­ria y de nues­tra con­cien­cia a Simón Bolí­var el Liber­ta­dor por­que su pro­yec­to sigue vivo y tie­ne queha­cer en Amé­ri­ca toda­vía.

Iván Már­quez

28 de enero de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *