Soco­rro Rojo y Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les para Vene­zue­la

Dos de los gran­des avan­ces de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta que vuel­ven a demos­trar su urgen­te nece­si­dad, fue­ron, uno, la crea­ción en 1922 del Soco­rro Rojo Inter­na­cio­nal; y otro, la fun­da­ción de la Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les anti­fas­cis­tas en 1936. Eus­kal Herria debe mucho a ambos medios de ayu­da mutua y soli­da­ri­dad prác­ti­ca crea­dos para avan­zar en la feli­ci­dad huma­na. Aho­ra que Vene­zue­la está sien­do ata­ca­da otra vez con saña cri­mi­nal más pla­ni­fi­ca­da y orga­ni­za­da por el impe­ria­lis­mo que nun­ca antes, nues­tra expe­rien­cia como pue­blo tra­ba­ja­dor opri­mi­do nos lle­va a rei­vin­di­car la peren­to­ria recu­pe­ra­ción de aque­llos dos ins­tru­men­tos vita­les para ayu­dar a Vene­zue­la y a la huma­ni­dad ente­ra.

Las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias lle­va­mos mucho tiem­po advir­tien­do que el impe­ria­lis­mo nece­si­ta des­truir Vene­zue­la como nación tra­ba­ja­do­ra inde­pen­dien­te. Bas­ta­ba leer en el año 2000 a Car­los Azná­rez (Los sue­ños de Bolí­var en la Vene­zue­la de hoy, Txa­la­par­ta, Tafa­lla 2000) para com­pren­der por qué la dia­léc­ti­ca de la liber­tad ten­dría que enfren­tar­se a muer­te con la irra­cio­na­li­dad de la explo­ta­ción. No son solo los inmen­sos recur­sos que Vene­zue­la guar­da en su sub­sue­lo, ansia­dos por la cie­ga codi­cia del capi­tal, que tam­bién, sino a la vez y en deter­mi­na­das cues­tio­nes de éti­ca, con­cien­cia y estra­te­gia de libe­ra­ción sobre todo, el sig­ni­fi­ca­do anti­im­pe­ria­lis­ta de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, tan­to en el pro­yec­to de Hugo Chá­vez (Pen­sa­mien­to petro­le­ro del Coman­dan­te Hugo Chá­vez, PDVSA, Cara­cas 2013) como de la lúci­da visión his­tó­ri­ca de Bolí­var, según deta­lla Fran­cis­co Pidi­val. (Bolí­var. Pen­sa­mien­to pre­cur­sor del anti­im­pe­ria­lis­mo, Edi­cio­nes Madres de Pla­za de Mayo, Argen­ti­na 2005.)

El Con­gre­so Anfic­tió­ni­co de Pana­má de 1826 fue un gol­pe al colo­nia­lis­mo yan­qui y euro­peo que estos nun­ca olvi­da­rán. Este Con­gre­so se asen­tó en los impre­sio­nan­tes logros de la rebe­lión popu­lar de 1814 ana­li­za­da por Juan Uslar Pie­tri (His­to­ria de la rebe­lión popu­lar de 1814, Medi­te­rrá­neo, Madrid 1972), con espe­cial valor cuan­do denun­cia que los ocu­pan­tes espa­ño­les y los cola­bo­ra­cio­nis­tas tenían la demo­cra­cia en la boca y la aris­to­cra­cia en el cora­zón, y cuan­do Bolí­var apli­ca radi­ca­les mejo­ras socia­les con­tra la explo­ta­ción y la escla­vi­tud sin las cua­les no hubie­se podi­do lle­var a buen tér­mino la «gue­rra a muer­te» que derro­tó a Espa­ña. Juan Boch (Bolí­var y la gue­rra social, Fun­da­ción J. Boch, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, 2014) ha demos­tra­do el impa­ra­ble poten­cial revo­lu­cio­na­rio del Liber­ta­dor con sus pro­pues­tas de autén­ti­ca «gue­rra social» con­tra la explo­ta­ción y la injus­ti­cia. Las revo­lu­cio­nes y el Con­gre­so de 1826 hicie­ron com­pren­der a Washing­ton que debía aplas­tar Nues­tra­mé­ri­ca. La «doc­tri­na de tute­la de los pue­blos», como muy bien defi­ne Rafael San Mar­tín (Bio­gra­fía del Tío Tom, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2006, tomo 1) a la lla­ma­da cíni­ca­men­te Doc­tri­na Mon­roe, tenía y tie­ne la fun­ción de jus­ti­fi­car tan­ta bar­ba­rie.

La doc­tri­na de la tute­la de los pue­blos ocul­ta la lógi­ca de su explo­ta­ción inmi­se­ri­cor­de. Vene­zue­la y Nues­tra­mé­ri­ca die­ron un paso cua­li­ta­ti­vo para su pos­te­rior eman­ci­pa­ción socia­lis­ta gra­cias a la ante­rior revo­lu­ción hai­tia­na, que des­de enton­ces sufre lo inde­ci­ble por haber sabo­rea­do la liber­tad. Este es el sino de los pue­blos rebel­des, dig­nos, que no quie­ren humi­llar­se con genu­fle­xio­nes ante el amo. C. L. R. James ya nos ade­lan­tó en 1938 por qué el odio occi­den­tal nun­ca per­do­na­ría la vir­tud de la revo­lu­ción hai­tia­na de comien­zos de siglo XIX (Los jaco­bi­nos negros, Casa de las Amé­ri­cas, La Haba­na 2010) inten­tan­do asfi­xiar­la bajo el ham­bre y el terror. Siguien­do la lava hir­vien­te de la vida libre lle­ga­mos has­ta la «eter­na resis­ten­cia» de los chi­chi­me­cas, el fra­ca­so espa­ñol de la «con­quis­ta sin fin» de esta nación que ama­ba más la muer­te que la escla­vi­tud. (Enri­que Semo: «Con­quis­ta sin fin. Espa­ño­les con­tra chi­chi­me­cas», Memo­ria, Revis­ta de crí­ti­ca mili­tan­te, Méxi­co, 2016 – 3, nº 259.)

Aho­ra el impe­ria­lis­mo, Esta­dos Uni­dos, está en una situa­ción incon­ce­bi­ble para ellos en 1826: aho­ra su eco­no­mía es super­fi­cial y para­si­ta­ria, son un vam­pi­ro que mori­ría si deja­se de sor­ber san­gre huma­na. Es muy cono­ci­da aque­lla bru­tal sin­ce­ri­dad de un pre­si­den­te yan­qui que al final del siglo XIX reco­no­ció que Esta­dos Uni­dos nece­si­ta­ba una gue­rra cada deter­mi­na­do tiem­po. Pero es más rica en impli­ca­cio­nes teó­ri­cas y polí­ti­cas la refe­ren­cia que Howard Zinn hace de Ran­dolph Bour­ne en ple­na Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial: la gue­rra es la salud del Esta­do (La otra his­to­ria de los Esta­dos Uni­dos, Hiru Argi­ta­letxe, Hon­da­rri­bia 1997), por­que se refie­re a la lógi­ca inter­na del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta en su gene­ra­li­dad y no solo a uno de sus Esta­dos por mons­truo­so que sea. Y lo es por­que aho­ra mis­mo, es el impe­ria­lis­mo occi­den­tal en su con­jun­to, cen­tra­li­za­do estra­té­gi­ca­men­te por Esta­dos Uni­dos, que de una for­ma hipó­cri­ta o bru­tal cons­pi­ra con disi­mu­lo o des­ca­ra­da­men­te con­tra Vene­zue­la.

La gue­rra injus­ta e inhu­ma­na como últi­mo recur­so para reac­ti­var la acu­mu­la­ción de capi­tal. La gue­rra, sí, esa reali­dad con­sus­tan­cial a la pro­pie­dad pri­va­da ante la que el refor­mis­mo se tapa los ojos, los oídos y la boca, y se hace la lobo­to­mía polí­ti­ca y éti­ca.

Alfre­do Prie­to ya estu­dió esta lógi­ca cri­mi­nal en la extre­ma dere­cha del Tea Party («Extre­ma dere­cha y tra­di­cio­nes ideo­ló­gi­cas de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na: el caso del Tea Party», Los Esta­dos Uni­dos y la lógi­ca del impe­ria­lis­mo, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2012), dán­do­nos ins­tru­men­tos teó­ri­cos impres­cin­di­bles para com­pren­der aho­ra por qué Donald Trump no es una casua­li­dad aza­ro­sa de una socie­dad deca­den­te y podri­da por los opiá­ceos, hiper­vio­len­ta y racis­ta, sino su res­pues­ta deses­pe­ra­da ante la espe­ran­za­do­ra y cre­cien­te lucha de cla­ses inter­na y el masi­vo recha­zo mun­dial. Esta civi­li­za­ción agó­ni­ca sabe que su úni­co y tal vez últi­mo soplo de vida con­sis­te en cani­ba­li­zar a Nues­tra­mé­ri­ca, y sabe que eso será impo­si­ble mien­tras Vene­zue­la se reafir­me en no ser un cadá­ver en la mesa de Walt Street.

La pren­sa mien­te cuan­do dice que Vene­zue­la es una dic­ta­du­ra. Las cifras can­tan:

  • Nico­lás Madu­ro de Vene­zue­la con el 31,7% de par­ti­ci­pa­ción obtu­vo el 67,8% de síes.

  • Donald Trump de los EEUU con el 27,3% de par­ti­ci­pan­tes obtu­vo el 46% de síes.

  • Mau­ri­cio Macri de Argen­ti­na con el 26,8% obtu­vo el 51,2%.

  • Sebas­tián Piñe­ra de Chi­le con el 26,5% obtu­vo el 54,6%.

  • J. P. San­tos de Colom­bia con el 23,7% obtu­vo el 53,1%.

  • Y Juan Guai­do de Vene­zue­la con el 0,00% obtu­vo el 0,00%.

Lle­ga­mos así al pun­to crí­ti­co: el impe­ria­lis­mo quie­re aca­bar con Vene­zue­la. La espe­cie huma­na, que por aho­ra está superan­do el cani­ba­lis­mo, no pue­de per­mi­tir la vuel­ta de la antro­po­fa­gia capi­ta­lis­ta. Ayu­dar a Vene­zue­la es man­te­ner­nos con vida, vivos. El Soco­rro Rojo, que en la prác­ti­ca exis­te bajo mil for­mas, debe reapa­re­cer como poder huma­ni­ta­rio mun­dia­li­za­do. Y las Bri­ga­das Inter­na­cio­na­les, que tam­bién exis­ten de mane­ra dis­per­sa y ocul­ta, deben vol­ver a des­tro­zar orgu­llo­sa y ofi­cial­men­te al fas­cis­mo. Y deben empe­zar en Vene­zue­la.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

25 de enero de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *