Trump jue­ga con fue­go

El empe­ra­dor emi­tió su úka­se y ungió como pre­si­den­te a Juan Guai­dó, un don nadie de la polí­ti­ca vene­zo­la­na, des­co­no­ci­do para la inmen­sa mayo­ría de la pobla­ción pero cons­trui­do, «pret a por­ter» por los medios y los mar­ke­ti­ne­ros nor­te­ame­ri­ca­nos en las últi­mas dos sema­nas. Tras el exabrup­to de Trump los gobier­nos que se des­vi­ven por con­ver­tir a sus paí­ses en repu­bli­que­tas neo­co­lo­nia­les –Argen­ti­na, Bra­sil, Colom­bia, Para­guay, Hon­du­ras y has­ta el degra­da­do Cana­dá- salie­ron en tro­pel a ver quién lle­ga­ba pri­me­ro para lamer­le las botas al mag­na­te neo­yor­quino. Todo este esper­pen­to jurí­di­co, que sería moti­vo de risa si no fue­ra por­que pue­de ter­mi­nar en una tra­ge­dia, cuen­ta con la ben­di­ción de Luis Alma­gro (a) «Cuán­to me dan por tum­bar a Madu­ro» y, has­ta aho­ra, el estruen­do­so silen­cio del Secre­ta­rio Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, el por­tu­gués Antó­nio Gute­rres que, como buen social­de­mó­cra­ta, pade­ce del tic carac­te­rís­ti­co de sus cofra­des que lo hace mirar hacia otro lado cada vez que las papas que­man en cual­quier rin­cón del pla­ne­ta. Por eso a tra­vés de su voce­ro pidió «nego­cia­cio­nes polí­ti­cas inclu­si­vas y creí­bles» para abor­dar los retos del país, tal vez olvi­dán­do­se que esas nego­cia­cio­nes las con­du­jo con éxi­to José L. Rodrí­guez Zapa­te­ro en los diá­lo­gos que tuvie­ron lugar en San­to Domin­go y que al momen­to de estam­par con su fir­ma los tra­ba­jo­sos acuer­dos logra­dos los repre­sen­tan­tes de la «opo­si­ción demo­crá­ti­ca» vene­zo­la­na se levan­ta­ron de la mesa y deja­ron al espa­ñol con su plu­ma fuen­te en la mano. Es que reci­bie­ron una lla­ma­da de Álva­ro Uri­be, habi­tual man­da­de­ro de la Casa Blan­ca, trans­mi­tien­do la orden de Trump de abor­tar el pro­ce­so.

La ten­ta­ti­va gol­pis­ta, exal­ta­da por el sica­ria­to mediá­ti­co, tro­pe­za­rá con muchas difi­cul­ta­des. No es la pri­me­ra vez en la moder­na his­to­ria de Vene­zue­la que la Casa Blan­ca reco­no­ce a un pre­si­den­te, como Pedro Car­mo­na, el 11 de abril del 2002, que ape­nas duró 47 horas en el gobierno y ter­mi­nó pre­so. ¿Será dife­ren­te esta vez? Difí­cil pro­nos­ti­car. Guai­dó pue­de refu­giar­se en una emba­ja­da ami­ga en Cara­cas y des­de allí emi­tir decla­ra­cio­nes que ten­sen la cuer­da y fuer­cen una con­fron­ta­ción con Esta­dos Uni­dos. Por ejem­plo, ante la orden del pre­si­den­te Madu­ro de que el per­so­nal de la emba­ja­da de EEUU aban­do­ne el país en las pró­xi­mas 72 horas el meque­tre­fe impe­rial pue­de decir­les que per­ma­nez­can en Vene­zue­la. Otra alter­na­ti­va es que se ins­ta­le en algu­na ciu­dad fron­te­ri­za con Colom­bia y des­de allí, con la ben­di­ción de Trump, los tufos malo­lien­tes de la OEA y las neo­co­lo­nias lati­no­ame­ri­ca­nas pro­cla­me una nue­va repú­bli­ca, pro­te­gi­da por los «para­mi­li­ta­res» colom­bia­nos y el nar­co­go­bierno de Duque, Uri­be y com­pa­ñía y exi­ja su reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal ante la OEA y la ONU.

Cual­quie­ra de estos dos esce­na­rios con­fir­man por enési­ma vez que si hay algo que ni los impe­ria­lis­tas ni la dere­cha vene­zo­la­na quie­ren es el diá­lo­go y la subor­di­na­ción a las reglas del jue­go demo­crá­ti­co. Es evi­den­te que ambos bus­can la con­fron­ta­ción, sea apli­can­do el mode­lo libio o el ucra­niano, dife­ren­tes pero simi­la­res en cuan­to a las miles de víc­ti­mas fata­les y los cen­te­na­res de miles de refu­gia­dos que hubo ambos paí­ses. Pero más allá de las fake news las cosas no serán tan fáci­les para los asal­tan­tes del poder pre­si­den­cial. La base cha­vis­ta está muy fir­me, y lo mis­mo pue­de decir­se de las fuer­zas arma­das boli­va­ria­nas. Una «solu­ción» mili­tar reque­ri­ría un impo­pu­lar envío de tro­pas nor­te­ame­ri­ca­nas a Vene­zue­la, en momen­tos en que en la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes cobra fuer­za el pro­yec­to de some­ter a Trump a un jui­cio polí­ti­co. Y si a los 26.000 hom­bres envia­dos a Pana­má en diciem­bre de 1989 para cap­tu­rar a Norie­ga y con­tro­lar esa ciu­dad tuvie­ron que luchar a bra­zo par­ti­do duran­te dos sema­nas para lograr su obje­ti­vo, ante un pue­blo inde­fen­so y unas fuer­zas arma­das sin equi­pa­mien­to, la opción mili­tar impli­ca­ría, en el caso de Vene­zue­la, un ries­go enor­me de re-edi­tar un fias­co como Pla­ya Girón o, en una esca­la mayor, la gue­rra de Viet­nam, apar­te de des­es­ta­bi­li­zar la situa­ción mili­tar en Colom­bia ante el recru­de­ci­mien­to de la gue­rri­lla. La beli­co­si­dad de Washing­ton con­tra Vene­zue­la es una res­pues­ta a la derro­ta mili­tar que EEUU sufrie­ra en Siria lue­go de seis años de ingen­tes esfuer­zos para derro­car a Basher al Assad. Por otra par­te no es un dato menor que paí­ses como Rusia, Chi­na, Tur­quía, Irán, Méxi­co, Cuba y Boli­via han rehu­sa­do brin­dar su reco­no­ci­mien­to diplo­má­ti­co al gol­pis­ta y esto cuen­ta en el table­ro de la polí­ti­ca mun­dial. Por lo tan­to no habría de des­car­tar que Guai­dó ter­mi­ne corrien­do la mis­ma suer­te que Car­mo­na.

Ati­lio A. Borón

23 de enero de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *