Otra vez fra­ca­sa­ron

Lo vol­vie­ron a inten­tar y otra vez fra­ca­sa­ron. Este lunes a la madru­ga­da un gru­po redu­ci­do de inte­gran­tes de la Guar­dia Nacio­nal, aci­ca­tea­dos por las pro­me­sas de pron­to éxi­to con­tra el «régi­men» que hacen los poli­ti­que­ros opo­si­to­res, se apo­de­ra­ron de algu­nas armas y comen­za­ron un raíd que ter­mi­nó con todos ellos dete­ni­dos y con­fe­san­do, como siem­pre, que actua­ban «enga­ña­dos». Ya a esa hora, el paté­ti­co «pre­si­den­te inte­ri­no», se había pro­nun­cia­do apo­yán­do­les, en la mis­ma línea que 24 horas antes había ofre­ci­do «amnis­tía» para los uni­for­ma­dos que se levan­ten en armas con­tra el «dic­ta­dor». Algo simi­lar, hizo des­de el exte­rior el ultra­gol­pis­ta Julio Bor­ges, quien des­de la como­di­dad de su con­di­ción de pró­fu­go mima­do por los enemi­gos de Vene­zue­la, lla­ma­ba al «pue­blo» a apo­yar a los insu­rrec­tos.

Toda pól­vo­ra moja­da y bue­nos con­di­men­tos para que el terro­ris­mo mediá­ti­co lle­na­ra el espa­cio audio­vi­sual de men­ti­ras como hacen todos los días, aun­que esta vez con los col­mi­llos más afi­la­dos, exhul­tan­tes de feli­ci­dad pre­vien­do la caí­da tan­tas veces anun­cia­da. Sin embar­go, se que­da­ron con las ganas, emi­tien­do repe­ti­da­men­te imá­ge­nes de dos doce­nas de uni­for­ma­dos embar­ca­dos en la aven­tu­ra de ir de con­tra­mano con­tra la his­to­ria y el sen­ti­do común.

No les alcan­zó con las «haza­ñas» del terro­ris­ta Oscar Pérez y sus secua­ces cuan­do se apro­pia­ron de un heli­cóp­te­ro y arro­ja­ron gra­na­das por las calles de Cara­cas, ni los pos­te­rio­res robos de armas en un cuar­tel que ter­mi­nó días des­pués en la muer­te de varios de los «suble­va­dos» y la deten­ción del res­to. Tam­po­co pudie­ron fes­te­jar la muer­te cuan­do en la máxi­ma expo­nen­cia de que son sim­ples ase­si­nos y no polí­ti­cos dis­con­for­mes, inten­ta­ron el mag­ni­ci­dio con­tra el pre­si­den­te Nico­las Madu­ro y par­te de su gabi­ne­te.

Derro­ta­dos en las urnas y tam­bién cuan­do optan por el terro­ris­mo. Ahí están de mues­tra las gua­rim­bas pre­vias a la vota­ción vic­to­rio­sa de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Sen­ci­lla­men­te estos gol­pis­ta fallan y segui­rán fallan­do por­que no entien­den al pue­blo que dicen que­rer libe­rar. Son hijos dilec­tos de los pro­ce­di­mien­tos que Trump y sus mari­nes (como antes lo hicie­ron los Bush, Clin­ton y Oba­ma) apli­ca­ron en Medio Orien­te. Se ima­gi­nan res­tau­ra­do­res de una demo­cra­cia que jamás prac­ti­ca­ron y seres ungi­dos por algu­na divi­ni­dad para libe­rar a pue­blos que los des­pre­cian y en el peor de los casos les temen por el terror que gene­ran sus inter­ven­cio­nes.

Vene­zue­la es un hue­so duro de roer para la «inte­li­gen­cia» des­es­ta­bi­li­za­do­ra. A fuer­za de resis­tir todos los méto­dos de inje­ren­cia (polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y mili­tar) la pobla­ción sabe muy bien que el muro fun­da­men­tal con­tra quie­nes quie­ren vol­ver a la IV Repú­bli­ca es esa alian­za estra­té­gi­ca entre las fuer­zas mili­ta­res y la poten­cia revo­lu­cio­na­ria que des­plie­ga el pue­blo, inclui­das sus mili­cias. Son estos ele­men­tos los que actúan como un escu­do humano anti misi­les, al esti­lo del que uti­li­za Rusia para pro­te­ger a Siria.

No es casua­li­dad que ape­nas se pro­du­cen algu­na de estas aso­na­das en las que se alis­tan irres­pon­sa­ble­men­te ele­men­tos de la Guar­dia Nacio­nal u otros simi­la­res, se acti­van todas las alar­mas a nivel de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res y casi en el mis­mo momen­to, apa­re­cen en esce­na Dios­da­do Cabe­llo o Vla­di­mir Padrino López, dan­do infor­ma­ción exac­ta sobre las actua­cio­nes del alto man­do para aca­bar con el foco sub­ver­si­vo y gene­ran­do con­fian­za en la pobla­ción. No solo ellos, sino que la mayo­ría de los Colec­ti­vos se apres­tan en ese mis­mo ins­tan­te para res­pon­der en la calle si hicie­ra fal­ta.

Estos con­ti­nuos fra­ca­sos no sig­ni­fi­can que los enemi­gos del pue­blo vene­zo­lano se echa­rán para atrás, pero sí les debe que­dar cla­ro que no les será fácil la juga­da, de la mis­ma mane­ra que el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano sabe que si se atre­vie­ra a ata­car mili­tar­men­te a Cuba ter­mi­na­rían peor que en Viet­nam.

Pen­san­do en el futu­ro inme­dia­to, cada vez se hace más nece­sa­rio solu­cio­nar los males pro­vo­ca­dos por la gue­rra eco­nó­mi­ca y per­fo­rar el blo­queo que se inten­ta impo­ner, Esto se logra con volun­tad polí­ti­ca para poten­ciar medi­das que urgen­te­men­te la Revo­lu­ción debe poner en mar­cha y que sig­ni­fi­ca nacio­na­li­zar y expro­piar todo lo que haga fal­ta, pen­san­do en la feli­ci­dad de ese pue­blo tan leal. No olvi­dar que sobre las debi­li­da­des inter­nas es que pico­tean los enemi­gos exter­nos, gene­ran­do dudas y ati­zan­do con­tro­ver­sias. Sabien­do que Vene­zue­la libra una gue­rra des­igual no es nece­sa­rio cui­dar las for­mas sino ir a fon­do a las cau­sas que pudie­ran pro­vo­car des­es­pe­ran­za en el pro­pio cam­po.

A la vez, es indis­pen­sa­ble com­pro­me­ter a ultran­za el peso de las alian­zas inter­na­cio­na­les con los gobier­nos ami­gos (los más gran­des y los peque­ños) y ape­lar como siem­pre a la soli­da­ri­dad de los igua­les en el mun­do. Esos que de pala­bra y acción están dis­pues­tos a defen­der el lega­do de Hugo Chá­vez y la pre­si­den­cia de Nico­lás Madu­ro.

Se dijo ayer y se pue­de repe­tir hoy: Vene­zue­la no está sola. Todos y todas somos res­pon­sa­bles de su cui­da­do. En ese mis­mo sen­ti­do, este 23E, en cada rin­cón del mun­do se hace nece­sa­rio rodear de apo­yo y com­pro­mi­so las emba­ja­das boli­va­ria­nas, acom­pa­ñan­do al bra­vo pue­blo en su mar­cha hacia Cara­cas demos­tran­do que hay cha­vis­mo por muchos años.

Car­los Azná­rez

21 de enero de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *