¿Ile­gí­ti­mo por qué?

¿Se habrán hecho esta pre­gun­ta quie­nes afir­man que Nico­lás Madu­ro es un dic­ta­dor, un usur­pa­dor y que el perío­do 2019 – 2025 care­ce de legi­ti­mi­dad? ¿O solo repi­ten lo que oyen?

Comen­za­ron a posi­cio­nar esta matriz de opi­nión los 12 paí­ses reu­ni­dos en Lima. Se lee en su comu­ni­ca­do: «[…] el pro­ce­so elec­to­ral lle­va­do a cabo en Vene­zue­la el 20 de mayo de 2018 care­ce de legi­ti­mi­dad por no haber con­ta­do con la par­ti­ci­pa­ción de todos los acto­res polí­ti­cos vene­zo­la­nos, ni con la pre­sen­cia de obser­va­do­res inter­na­cio­na­les inde­pen­dien­tes, ni con las garan­tías y están­da­res inter­na­cio­na­les nece­sa­rios para un pro­ce­so libre, jus­to y trans­pa­ren­te».

Los diri­gen­tes de la opo­si­ción vene­zo­la­na, nos refe­ri­mos a la no demo­crá­ti­ca, repi­ten sin des­can­so, y por supues­to sin argu­men­ta­ción, que Madu­ro es un usur­pa­dor.

En un acto de deses­pe­ro, el pro­pio Vice­pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Mike Pen­ce al ver­se obli­ga­do a con­vo­car per­so­nal­men­te la mar­cha opo­si­to­ra para el 23 de enero, debi­do a la incom­pe­ten­cia de la diri­gen­cia opo­si­to­ra, insis­tió y repi­tió que el Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro es un dic­ta­dor, usur­pa­dor e ile­gí­ti­mo.

La estra­te­gia es cla­ra, repe­tir mil veces la men­ti­ra para con­ver­tir­la en ver­dad.

Des­mon­te­mos la men­ti­ra:

  1. Hubo elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Se rea­li­za­ron el 20 de mayo de 2018, es decir, antes del 10 de enero de 2019, momen­to en el que de acuer­do con los artícu­los 230 y 231 de la Cons­ti­tu­ción se ven­ce el perío­do pre­si­den­cial 2013 – 2019. Se estu­vie­se vio­lan­do la Cons­ti­tu­ción si las elec­cio­nes se hubie­sen rea­li­za­do des­pués del 10 de enero de 2019, o peor aún que no se hubie­sen rea­li­za­do.

  2. Fue la opo­si­ción vene­zo­la­na la que soli­ci­tó el ade­lan­to de las elec­cio­nes. Se rea­li­za­ron en mayo y no en diciem­bre, como tra­di­cio­nal­men­te se hacía, por­que fue la opo­si­ción la que soli­ci­tó, en el mar­co del diá­lo­go en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, que se efec­tua­sen el pri­mer tri­mes­tre del 2018.

  3. En Vene­zue­la el voto es un dere­cho, no es un deber. Quie­nes de mane­ra libre, aun­que influen­cia­dos por algu­nas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas no demo­crá­ti­cas que lla­ma­ron a la abs­ten­ción, deci­die­ron no asis­tir a votar están en su pleno dere­cho, pero en lo abso­lu­to ile­gi­ti­ma el pro­ce­so elec­to­ral, más aún cuan­do eso impli­ca­ría des­co­no­cer e irres­pe­tar a los 9.389.056 que si deci­die­ron votar y ejer­cie­ron demo­crá­ti­ca­men­te su dere­cho al sufra­gio.

  4. Par­ti­ci­pa­ron 16 par­ti­dos polí­ti­cos en la con­tien­da elec­to­ral (PSUV), (MSV), (Tupa­ma­ro), (UPV), (Pode­mos), (PPT), (ORA), (MPAC), (MEP), (PCV), (AP), (MAS) (Copei) Espe­ran­za por el Cam­bio, (UPP89). En Vene­zue­la no es obli­ga­to­rio que todos los par­ti­dos polí­ti­cos par­ti­ci­pen en los pro­ce­sos elec­to­ra­les. Están en su pleno dere­cho de deci­dir si par­ti­ci­pan o no. Jus­ta­men­te por­que nues­tro sis­te­ma es demo­crá­ti­co. El hecho de que 3 par­ti­dos (AD, VP y PJ) deci­die­ron libre­men­te no par­ti­ci­par, no ile­gi­ti­ma el pro­ce­so elec­to­ral.

  5. Se pos­tu­la­ron 6 can­di­da­tos: Nico­lás Madu­ro, Hen­ri Fal­cón, Javier Ber­tuc­ci, Rei­nal­do Qui­ja­da, Fran­cis­co Vis­con­ti Oso­rio y Luis Ale­jan­dro Rat­ti (los dos últi­mos deci­die­ron reti­rar­se).

  6. Madu­ro ganó con un amplio mar­gen, obtu­vo 6.248.864 de votos, el 67,84%; le siguie­ron Hen­ri Fal­cón con 1.927.958, el 20,93%; Javier Ber­tuc­ci con 1.015.895, 10,82% y Rei­nal­do Qui­ja­da quien obtu­vo 36.246 votos, el 0,39% del total. La dife­ren­cia entre Madu­ro y Fal­cón fue 46,91 pun­tos por­cen­tua­les.

  7. Acom­pa­ña­ron el pro­ce­so elec­to­ral unas 150 per­so­nas, entre ellas 14 comi­sio­nes elec­to­ra­les de 8 paí­ses; 2 misio­nes téc­ni­cas elec­to­ra­les; 18 perio­dis­tas de dis­tin­tas par­tes del mun­do; 1 Euro­par­la­men­ta­rio y 1 dele­ga­ción téc­ni­co-elec­to­ral de la Cen­tral Elec­to­ral de Rusia.

  8. Las elec­cio­nes se rea­li­za­ron con el mis­mo sis­te­ma elec­to­ral emplea­do en las elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de diciem­bre de 2015, en las cua­les resul­tó gana­do­ra la opo­si­ción vene­zo­la­na. Sis­te­ma que es auto­ma­ti­za­do y some­ti­do a audi­to­rías antes, duran­te y des­pués de los comi­cios. Sis­te­ma que garan­ti­za los prin­ci­pios de «un elec­tor, un voto» por­que solo con la hue­lla dac­ti­lar se des­blo­quea la máqui­na de vota­ción; y garan­ti­za el «secre­to del voto».

  9. Se rea­li­za­ron 18 audi­to­rías al sis­te­ma auto­ma­ti­za­do. Los repre­sen­tan­tes del can­di­da­to Hen­ri Fal­cón par­ti­ci­pa­ron en las 18 y sus­cri­bie­ron las actas en las que mani­fies­tan su con­for­mi­dad con el sis­te­ma elec­to­ral. Las audi­to­rías son públi­cas y tele­vi­sa­das en vivo por el canal del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral. Una vez rea­li­za­das las audi­to­rías, el sis­te­ma se blo­quea y la úni­ca mane­ra de acce­der nue­va­men­te es con la intro­duc­ción simul­tá­nea de los códi­gos secre­tos que tie­ne cada orga­ni­za­ción polí­ti­ca.

  10. Nin­guno de los can­di­da­tos que par­ti­ci­pó en el pro­ce­so elec­to­ral impug­nó los resul­ta­dos. No hay prue­bas de frau­de, no pre­sen­ta­ron nin­gu­na evi­den­cia o denun­cia con­cre­ta de frau­de.

Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 20 de mayo de 2018 fue­ron libres, trans­pa­ren­tes, con­fia­bles, segu­ras y ajus­ta­das a la Cons­ti­tu­ción y a las leyes a pesar del lla­ma­do anti­de­mo­crá­ti­co a la abs­ten­ción por par­te de un sec­tor de la opo­si­ción.

Son otros los que pre­ten­den usur­par el car­go de Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca con el argu­men­to de un supues­to vacío de poder, figu­ra que no está con­tem­pla­da en nues­tra Cons­ti­tu­ción y la ins­tau­ra­ción de un «gobierno de tran­si­ción», figu­ra tam­po­co pre­vis­ta en la Car­ta Mag­na. Por si fue­ra poco, pre­ten­den ejer­cer el poder fue­ra de nues­tras fron­te­ras vio­lan­do el artícu­lo 18 de la Cons­ti­tu­ción que esta­ble­ce que es Cara­cas la sede de los pode­res públi­cos.

Así las cosas, son otros los usur­pa­do­res, ile­gí­ti­mos y anti­de­mo­crá­ti­cos.

Es ile­gí­ti­mo y cons­ti­tu­ye un inten­to de usur­pa­ción el que algu­nos sec­to­res de la opo­si­ción pre­ten­dan sos­te­ner­se en el apo­yo de sec­to­res extran­je­ros pro­ve­nien­tes de gobier­nos impe­ria­lis­tas para ejer­cer una auto­ri­dad que ni el pue­blo ni la Cons­ti­tu­ción les da.

Repi­ta­mos mil veces estas ver­da­des.

Pas­qua­li­na Cur­cio

22 de enero de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *